Enlaces accesibilidad

Cruz Roja: "La gente ha pasado la noche en la calle dando vueltas y asustadísima"

  • Cruz Roja: "La gente ha pasado la noche en la calle desorientada y asustadísima"
  • Un misionero: "Me temo una gran catástrofe por la fragilidad de las casas" 

Por
La experiencia de un grupo de supervivientes

"Se confirma que los daños son muy graves, el terremoto duró más de un minuto y además hubo muchísimas réplicas; la gente ha pasado la noche en la calle dando vueltas, asustadísima y desorientada", ha afirmado la delegada de Cruz Roja España en la zona, Pilar Palomino, sobre la situación en Haití tras el devastador terremoto de magnitud 7 en la escala Ritcher (ver ficha técnica) que ha destruido gran parte de la capital haitiana.

Según Palomino, que ha hablado con Efe desde República Dominicana, los afectados están siendo asistidos por cooperantes y miembros de organizaciones que se encontraban en Puerto Príncipe, ya que algunas carreteras de la capital están cortadas y el aeropuerto también ha resultado afectado. "Me han dicho que están trabajando en la calle, que se está llevando a la gente a hospitales que no dan abasto", ha explicado.

"Se han podido caer hospitales, colegios, hoteles, incluso el edificio de la ONU está afectado, pero todo es muy confuso", insiste Rodríguez, quien va a desplazarse a la zona en las próximas horas desde la República Dominicana con un convoy de ayuda humanitaria. 

El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, teme que todas las personas que ocupaban el edificio de la ONU han fallecido.

"Se oye pedir ayuda desde todos los rincones"

Kristie van de Wetering, trabajadora de Oxfam Internacional en Haití, ha señalado que la situación es "muy caótica, con escombros de las viviendas por todas partes" y que se oye "pedir ayuda desde todos los rincones".

"Hay una capa de polvo que cubre toda la capital. Podemos oír a la gente pidiendo ayuda desde todos los rincones. Se están produciendo réplicas y la gente está muy nerviosa", ha añadido sobre una ciudad que se ha quedado sin luz, incomunicada y además sufre fuertes réplicas, informa Servimedia.

La portavoz de Oxfam Internacional en Haití -donde la ONG dispone de un equipo especializado en salud pública y saneamiento-, Jane Cocking, ha indicado que "es aún demasiado pronto para conocer con exactitud los daños provocados en la zona por el terremoto, pero las primeras impresiones no son buenas, dado que las comunicaciones están cortadas en el país".

Yolette Azor Charles, embajadora de Haití en España, ha informado a TVE, de que aún no se ha podido poner en contacto con las autoridades de su país. "Lo más difícil ahora no es la escasez de alimentos si no recolectar herramientas para poder sacar a la gente que se encuentra bajo los escombros", afirma.

La gente reza en las calles

"Jesús, Jesús", rezan los supervivientes, que corrían de noche por las calles cubiertas de polvo por los escombros de los edificios derrumbados, informa Reuters. Otros, heridos, estaban en las aceras a la espera de una ayuda que tardará en llegar dado el aeropuerto de Puerto Príncipe ha quedado afectado por daños en su torre de control. No obstante, el aeropuerto ya se ha reabierto, aunque la carretera que lo une con la capital está dañada.

"Los hospitales no pueden atender a todas estas víctimas", ha declarado Louis-gerard Gilles, ex senador del país, mientras ayudaba a los supervivientes. "Haiti necesita rezar. Todos debemos rezar juntos", ha proclamado.

"Hay miles de personas en las calles sin ningún lugar a donde ir. Hay gente corriendo, llorando, chillando", ha asegurado Rachmani Domersant, director de operaciones de la ONG Comida para los Pobres, en declaraciones a la agencia Reuters.

"Miles de personas permanecen sentadas en la calle sin ningún sitio a donde ir", ha señalado a France Presse un voluntario de las labores de rescate, que afirma que las víctimas podrían contarse en cientos, "quizás en miles".

Quienes sí han podido salir de la capital han sido los pasajeros de un avión que estaban embarcando en Puerto Príncipe hacia Miami en el momento del temblor. Los supervivientes han relatado que el pánico se desató y la gente "corría y lloraba", aunque finalmente embarcaron y lograron llegar a su destino.

"Me temo una gran catástrofe por la fragilidad de los edificios"

"Me temo que haya un gran catástrofe conociendo la estructura tan frágil de las casas", ha dicho en RNE Antonio Fernández, un cooperante misionero en la frontera de República Dominicana con Haití, también preocupado porque no pueden contactar con varios compañeros religiosos de Puerto Príncipe dado que existen problemas con las comunicaciones y los teléfonos no funcionan, salvo algunos vía satélite. De hecho, Cruz Roja habla con sus colaboradores en la zona por skype y "con una radio interna de Cruz Roja", ha explicado la delegada en la zona.

El misionero ha relatado que la capital haitiana tiene numerosas colinas en las que hay edificadas casas muy frágiles y pequeñas, por lo que cree que barrios enteros han podido ser arrasados por el terremoto, que también han podido sentir en la República Dominicana.

Dada esa vecindidad, Antonio Fernández ha explicado en RNE que están "muy afectados" en solidaridad con sus vecinos y porque muchas personas tienen familiares en Haití. También hay "pánico" entre los dominicanos por las réplicas del seísmo.

República Dominicana espera "una fuerte presión en la frontera"

También desde República Dominicana ha hablado con el Canal 24 Horas de TVE el periodista Wilfredo Alemani, de la televisión local ONTV, quien ha explicado que las autoridades dominicanas esperan "una fuerte presión en la frontera" de haitianos que huyan de la catástrofe, una presión que ya existía por la pobreza de Haití y que ahora se espera incrementada por la "precariedad".

Ha añadido que "no hay precedentes" de una catástrofe de este tipo en Haití y ha señalado que, pese a ello, el impacto en República Dominicana ha sido "mínimo, casi inexistente", pese a que unas primeras horas se extendió el pánico por la alerta de tsunami.

Javier Domínguez, teniente coronel de la inteligencia militar dominicana, ha dicho a Efe desde el puesto fronterizo de Jimaní que la situación es "caótica" en Puerto Príncipe y que se cree que "al menos un centenar de edificios" se han derrumbado en la capital haitiana, entre ellos una cárcel de la que pueden haberse fugado presos y muerto otros.

El militar dijo que las autoridades haitianas han empezado a trasladar en ambulancias a los primeros heridos desde Puerto Príncipe a centros sanitarios de República Dominicana, a la vez que las autoridades dominicanas preparan un gran operativo militar en la zona fronteriza con Haití, país que comparte con República Dominicana la isla de La Española, para evitar un éxodo masivo de haitianos.

Noticias

anterior siguiente