Enlaces accesibilidad

De la desaceleración a la recesión con más de cuatro millones de parados

  • El INE sitúa el paro en el 17,92% y supera la previsión del Banco de España y del FMI
  • El Gobierno estima que el PIB retrocederá un 3,6% en este ejercicio
  • El FMI prevé que la economía española no creará empleo hasta el año 2014

Enlaces relacionados

Por
La crisis económica ha hecho saltar por los aires todas las previsiones económicas. La discrepancia más llamativa y más dramática es la de las cifras del paro.

El ministro de Trabajo negó hasta en tres ocasiones que el número de parados superaría en 2009 los cuatro millones. No ha hecho falta esperar a diciembre, en el primer trimestre se supero la barrera de los cuatro millones según los datos de la Encuesta de Población Activa. La cifra del segundo trimestre deja el número de desempleados en España en 4.137.500.

Las previsiones sobre la evolución del empleo no son muy halagüeñas, por decir algo. En el primer trimestre el paro se coloca en el 17,36% lo que deja desfasado el cálculo del Banco de España que estimaba la media anual del paro en un 17,1% de la población activa.

Los datos de la EPA de abril a junio acaban de superar la previsión del FMI, que situaba el paro en el 17,7%, ahora la tasa roza el 18%, en concreto se sitúa en el 17,92%.

Con respecto a 2010, el director del FMI Dominique Strauss-Khan apunta una tasa de desempleo del 19,3% y el gobernador del banco emisor Miguel Ángel Fernández Ordóñez cree que subirá una décima más, el 19,4%.

La OCDE calcula que la tasa de paro en España, que desde hace más de un año es con diferencia la más elevada de sus 30 países miembros, llegará al 19,6% de media en 2010 (el Gobierno ha calculado un 18,9%) con 4,47 millones de desempleados.

Cuando la crisis era desaceleración

Hace más de un año, en abril de 2008, el panorama era muy diferente. El Gobierno no hablaba de crisis sino de desaceleración y aprobaba un plan de 10.000 millones de euros para reactivar la economía española.

Ya en aquellas fechas, las previsiones del ministro de Economía, Pedro Solbes, diferían sustancialmente de las del Fondo Monetario Internacional.

El Ejecutivo preveía un crecimiento del PIB español para 2008 del 3,1% y del 3% para 2009 mientras que la institución presidida por Dominique Strauss-Khan dejaba la cifra en un 1,8% para 2008 y un 1,7% en 2009.

Ese mismo mes, el 25 de abril, Solbes tuvo que rebajar las previsiones un punto hasta el 2,3% pero aún así, tanto el ministerio como el FMI pecaron de optimistas o no valoraron correctamente la magnitud de la crisis porque la economía española cerró 2008 con un crecimiento del PIB del 1,2%, muy por debajo de lo estimado.

El año de la recesión

En 2009 está claro que pintan bastos. El Banco de España pronosticaba en abril que la economía retrocederá un 3% este año y seguirá en tasas negativas el próximo ejercicio, pero la cruda realidad es que en el segundo trimestre la caída del PIB es ya del 4% según el organismo regulador.

Las previsiones del Gobierno también reflejaban un decrecimiento del 1,2% este año pero auguran una recuperación en 2010 algo que la entidad que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez retrasa hasta 2011.

En el baile de cifras a España siempre le toca bailar con la más fea. Las últimas previsiones del FMI dibujan un panorama desalentador y se alinean con las de Ordóñez al estimar un decrecimiento del 3% del PIB en este ejercicio. Un cálculo mucho más pesimista que el publicado en noviembre por el organismo internacional que estimaba una contracción del 0,7% en 2009.

De momento, la realidad es que España ya está oficialmente en recesión tras experimentar dos retrocesos consecutivos del PIB en el tercer y cuarto trimestre de 2008, un 0,3% y un 1% respectivamente.

Desplome del crecimiento

De la ligera desaceleración hemos pasado a la crisis que se ha cobrado la cabeza de Pedro Solbes. Ahora a la ministra Elena Salgado le toca lidiar con una recesión que puede prolongarse durante el año que viene pero se mostraba moderadamente optimista y creía que el empleo mejoraría en mayo.

En efecto, las cifras de paro registrado en mayo bajaron en mayo en casi 25.000 personas, lo que significa que la destrucción de empleo fue menor que en los meses precedentes.

Las últimas previsiones de la ministra de Economía, Elena Salgado, defienden que el PIB caerá en 2009 un 3,6%, 2,4 puntos más que la estimación anterior, un desplome del crecimiento que la OCDE aumenta hasta el 4,2%.

El FMI estima que no levantaremos cabeza hasta 2014, año en el que la economía española volverá a crecer al 2%, un ritmo que permite crear empleo, aunque si algo nos ha enseñado esta crisis es a no tomar demasiado en serio las previsiones económicas.

Noticias

anterior siguiente