Enlaces accesibilidad

La catástrofe aérea de Barajas deja 154 muertos

Por
El aeropuerto de Madrid-Barajas vivió este miércoles el accidente aéreo más grave ocurrido en Europa en la última década. Todo ocurrió cerca de las 14.30 cuando un avión de Spanair se estrellaba con 172 personas a bordo. Según confirmó la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, son 153 las personas fallecidas hasta el momento, y otras 19 permanecen ingresadas en el hospital. En un principio fueron 20 los supervivientes pero uno de ellos murió en el centro hospitalario, por lo que el número de víctimas mortales se elevó a 154.

Todos los cadáveres se llevaron al pabellón 6 de IFEMA, que se habilitó con una cámara refrigerada para almacenar los cuerpos, otro espacio para las autopsias y la identificación y una tercera zona para que trabaje la policía científica. Los forenses han estado trabajando en Ifema toda la noche y a las 05.30 horas del jueves han concluido las autopsias. Entre los pasajeros había 22 niños, de los que solo han sobrevivido 3.

El parte médico de la mañana del jueves ha confirmado que el número de heridos ingresados sigue siendo de 19, tras la muerte ayer de uno de los supervivientes, un joven de entre 25 y 30 años. Cuatro de los heridos presentan heridas con pronóstico muy grave y otros seis están graves, según ha informado la Consejería de Sanidad. Además hay ocho personas en observación  cuya evolución es favorable y otra cuyo pronóstico es leve.

La ministra Álvarez confirmó que en el accidente murieron todos los miembros de la tripulación. Asimismo, ha indicado que el avión realizó un primer intento de despegue que finalmente no se produjo por problemas que se desconocen. Abandonó la pista, y regresó a ella unos minutos más tarde para retomar la acción. Tras despegar y alcanzar la velocidad de 'no retorno', punto crítico en el despegue, el avión se elevó 200 pies (50 metros). En ese momento, se produjo un incendio en el motor izquierdo. El avión se partió entonces en dos trozos al caer junto a una especie de lago entre dos pistas.

Varias dotaciones de Bomberos de AENA, de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de la capital han retomado en la mañana del jueves las labores de rastreo en la zona en la que cayó el avión siniestrado en busca de restos de las dos personas desaparecidas.

Poco antes de las 09.00 horas se ha localizado en el lugar del accidente el cuerpo de uno de los dos bebés que iban en el vuelo de Spanair. El bebé era uno de los dos desaparecidos que desde primera hora de esta mañana buscaban los bomberos y los miembros de la Policía Científica, que siguen buscando al segundo desaparecido.

En la aeronave viajaban 162 pasajeros, dos de ellos bebés,  y 10 trabajadores de Spanair -aunque cuatro de ellos no iban como tripulantes-. Según los últimos datos, al menos siete de los pasajeros viajaban con billete de Lufthansa y cuatro de ellos son de nacionalidad alemana.

La investigación


El vuelo JK5022 de Spanair -compartido con Lufthansa- ha sufrido el accidente en el momento del despegue, alrededor de las 14.25 horas. Uno de los motores del avión podría haberse incendiado al despegar y se ha estrellado contra el suelo, según han contado algunos testigos (VÍDEO). 

En cuanto a la investigación de las causas del accidente, el titular del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid se ha hecho cargo del caso. El magistrado procedió al levantamiento de los cadáveres en la pista de despegue. Las autoridades ya tienen en su poder las cajas negras del aparato para iniciar la investigación.

Según se ha conocido posteriormente, el avión sufrió un retraso en su despegue debido a un problema en la indicación de la temperatura, aunque algunas fuentes aseguran que eso no tiene relación alguna con la tragedia acaecida posteriormente.

El director de comunicación de Spanair ha informado en rueda de prensa que la aeronave siniestrada pasó su última revisión el 24 de enero (VÍDEO) sin que se detectara ninguna irregularidad.

El testimonio de los equipos de rescate es escalofriante. Lo único que han podido reconoer es la cola, el resto ha sido pasto de las llamas. Además, aseguran que les ha recordado al dispositivo que tuvieron que poner en marcha con motivo de los atentados del 11-M .

Los familiares, destrozados

Al aeropuerto de Barajas llegaron desde primera hora de la tarde del miércoles los familiares de las víctimas del siniestro. Acompañados de personal de AENA, muchos llegaban llorando, con el rostro desencajado, a la espera confirmar si sus familiares estaban entre los fallecidos.

En Ifema hay 300 voluntarios de la Cruz Roja de los que 170 dan atención psicosocial, un equipo formado por psicólogos, ATS, trabajadores sociales, médicos y socorristas. El goteo de familiares desde la tarde de ayer ha sido incesante, aunque ya son pocas las familias que permanecen en Ifema, ya que la mayoría descansa en el hotel Auditorio, donde se han habilitado 300 habitaciones para ellos.

En el aeropuerto de Las Palmas, familiares de los viajeros esperaba a tener información sobre sus allegados (VÍDEO). Algunos de ellos han podido salir en un vuelo que Spanair ha habilitado para que viajen hacia Madrid.

Televisión Española pudo hablar con algunos de ellos que, entre lágrimas, han asegurado no saber nada de sus familiares que tendrían que haber llegado ya al aeropuerto canario (VÍDEO).

Para dar información a los familiares, la compañía ha puesto a su disposición un teléfono de atención gratuito, el 800 400 200, además de habitaciones en el Hotel Auditorium Madrid, a pocos kilómetros del aeropuerto.

Zapatero promete a las víctimas que investigará lo sucedido

El presidente del Gobierno, ha visitado a los heridos ingresados en los hospitales de La Paz y Ramón y Cajal. Son dos de los seis hospitales a los que ayer fueron trasladadas las 19 personas heridas en el accidente. Zapatero ha podido incluso hablar con uno de los heridos que le ha relatado la angustia vivida.

Por otro lado, el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, van a visitar a los heridos ingresos en el Hospital La Princesa de Madrid. Se trata de una mujer de unos 30 años con pronóstico grave reservado con politraumatismos y otra mujer de unos 27 años con quemaduras faciales que los médicos han evaluado con un pronóstico grave.

Noticias

anterior siguiente