Anterior Pedro abandona la gira asiática del Chelsea tras pasar la noche en el hospital Siguiente París vive otro nuevo episodio de la era Chris Froome Arriba Ir arriba
Leo Messi, protagonista del partido contra el City.
Leo Messi, protagonista del partido contra el City. AFP
Champions | FC Barcelona 4-0 Manchester City

Messi devora al City de Guardiola

  • El argentino firma un triplete y provoca un penalti; Neymar hizo el cuarto

  • Los errores defensivos condenaron al Manchester City

  • Datos y estadísticas del FC Barcelona 4-0 Manchester City

|

Ficha técnica:

4 - Barcelona: Ter Stegen; Mascherano, Piqué (Mathieu, min.39), Umtiti, Jordi Alba (Digne, min.9); Sergio Busquets, Rakitic, Iniesta (André Gomes, min.80); Messi, Luis Suárez y Neymar.

0 - Manchester City: Bravo; Zabaleta (Clichy, min.57), Otmendi, Stones, Koralov; Gündogan (Agüero, min.79), Fernandinho, Silva; Sterling, De Bruyne y Nolito (Caballero, min.57).

Goles: 1-0: Messi, min.17. 2-0: Messi, min.61. 3-0: Messi, min.69. 4-0: Neymar, min.89.

Árbitro: Milorad Mazic (SRB). Mostró tarjeta amarilla a Silva (min.29), Fernandinho (min.40) y expulsó con tarjeta roja a Bravo (min.53) y a Mathieu (min.71 y 73).

Incidencias: Partido de la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 96.290 espectadores.

El Barcelona ha goleado al Manchester City de Pep Guardiola en un partido con menos brillo del esperado y en el que Leo Messi se erigió como absoluto protagonista con tres goles, que dejan al Barça como indiscutible líder de su grupo en la Champions. [Datos y estadísticas del FC Barcelona 4-0 Manchester City]

El argentino fue el autor de los tres primeros goles de su equipo, que sacó tajada los clamorosos errores defensivos del City. El conjunto de Manchester evidenció graves problemas defensivos que, acrecentados con la expulsión de Claudio Bravo, resultaron definitivos.

No perdonó el Barça, que también tuvo que solventar contratiempos como las lesiones de Jordi Alba y Piqué, y la postrera expulsión de Mathieu por dobe amarilla. Pese a tanto movimiento en su defensa, los azulgranas se mostraron certeros en ataque y, a lomos de Messi, se apuntaron los tres puntos frente al rival más complicado de la fase de grupos.

El City llegaba al Camp Nou con la inevitable expectación por ver el regreso de Guardiola a su campo. El nuevo proyecto del entrenador catalán se ponía a prueba allí donde nació su leyenda. Y antes de comenzar el partido ya sorprendió una de sus decisiones técnicas: dejar al 'Kun' Agüero en el banquillo.

La lucha iba a estar en el centro del campo y Guardiola dejó solo arriba a De Bruyne para intentar llevar la batuta del choque. Pero enfrente estaba el Barça y los primeros minutos resultaron equilibrados, con control para ambos y con un juego muy lento que invitaba más a un duelo técnico en el que los goles tardarían en llegar.

Imparable Messi

Pero un resbalón lo cambió todo. Tras un robo de Mascherano, el Barça alcanzó el área y Fernandinho se fue al suelo en el peor momento. Messi aprovechó la parálisis de la defensa del City, tumbó a Bravo y materializó el primer tanto de la noche.

El tanto allanó el choque para el Barça, que comenzó a apoderarse del juego y encontró en Ter Stegen el muro perfecto para detener las acometidas del City, que creció en la recta final de la primera parte y contó con buenas ocasiones de gol, por medio de Stones, Nolito o De Bruyne en el 45', en una jugada en la que se pidió penalti por una mano clara de Digne.

Con el partido todavía abierto, los ingleses vieron como se les complicaba la vida con la expulsión de Bravo. El chileno le regaló un balón a Suárez en una salida y vio la roja por detener con las manos fuera del área el disparo del uruguayo. Los planes de Guardiola cambiaron y Nolito se fue al banco para dar entrada a Willy Caballero, al tiempo que Zabaleta se lesionaba y daba paso a Clichy.

Ante diez jugadores el Barça se vino arriba y Messi volvió a marcar en el minuto 60 con un disparo desde fuera del área pegado al palo. De nuevo, la jugada comenzó tras un robo de balón azulgrana.

Mientras Ter Stegen salvaba otra vez al Barça tras disparo de De Bruyne, Messi se preparaba para el tercero. Nuevo error defensivo del City y Suárez le deja el gol en bandeja al argentino, que se movía como pez en el agua entre las líneas rivales. Cuando apenas restaban cuatro minutos para el final, Messi regateó a quien se le puso por delante y provocó un penalti que Neymar disparó sobre Caballero.

El brasileño, sin embargo, se desquitó al marcar el cuarto y definitivo tanto de una noche que vuelve dejar en evidencia la defensa del City y a coronar al 10 del Barça. Messi, una vez más, resultó imparable.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente