Anterior Scariolo: "Es la primera vez que no salimos por encima del resto en las apuestas" Siguiente Rafa Nadal se impone a Fognini en la final del Torneo de Hamburgo Arriba
Coma rides his KTM during the Dakar Rally 2011 from Tucuman to Jujuy
El español Marc Coma durante la tercera etapa del Rally Dakar 2011 REUTERS

Coma: "Ha sido un día complicado de verdad"

  • "Cuando tenía a Pain cerca lo he visto en el suelo, estaba inconsciente"

  • "La caída ha provocado algún problema mecánico con el radiador"

  • Ver también: Especial Dakar 2011

|

El piloto de motos español Marc Coma (KTM) vivió en la quinta etapa del Dakar una dura jornada, con caída incluida, en la que pese a las complicaciones consiguió mantener el liderato e incluso le sacó unos segundos al francés Cyril Despres (KTM).

"Hoy ha sido un día de esos complicados de verdad", reconoció a Efe el piloto, que finalizó la etapa cuarto a 3:58 del ganador, el portugués Paulo Gonçalves (BMW).

El catalán sufrió una dura caída en el primer tramo de la especial en la que sólo se ha hecho algún rasguño, aunque la moto ha salido un poco más perjudicada.
"He tenido una caída fuerte al principio que ha provocado algún problema mecánico, sobre todo con el radiador que me perdía un poco de aceite", explicó Coma, quien unos kilómetros más adelante se paró durante algunos minutos para arreglar la máquina.

Cuando pudo emprender la marcha e iba a la caza del francés Olivier Pain (Yamaha), el galo se fue al suelo y tuvo que detenerse de nuevo para prestarle auxilio. "Cuando tenía a Pain cerca lo he visto en el suelo y había caído duro, estaba inconsciente", explicó Coma.

El catalán avisó al helicóptero médico, activó los sistemas de alarma en caso de accidente y esperó junto al herido hasta que llegó Joan Pedrero, su 'mochilero', para retomar la marcha.

El final de la etapa, los comisarios decidieron devolver a Coma 11:20 por el tiempo que perdió prestando ayuda a Pain.

El catalán destacó la dificultad del trazado, con mucha navegación, y aseguró que la modificación en el reglamento de este año, que avisa los puntos de control obligatorios a 800 metros y no a 3.000 como antes, les "complica mucho la vida".

De cara a mañana, la última etapa antes de la jornada de descanso, Coma se espera otro día complejo. "Parece siempre que el día antes de la etapa de descanso es de esos míticos, así que nos pinta un día duro", comentó.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente