Enlaces accesibilidad
Rutas culturales

Escapadas por pueblos y ciudades de España para el puente de diciembre

Un país mágico Un país mágico  

  • Descubre ocho pueblos y ciudades con un gran patrimonio histórico y cultural de diferentes provincias españolas
  • Escápate el puente de diciembre y visita Barbastro, Alcázar de San Juan, L'Escala, Tordesillas, Baeza, Santillana del Mar, Tudela o Ronda
  • Tienes disponible en RTVE Play todos los episodios de 'Un país mágico' con el mago Miguel de Lucas

Por

 Pueblos y ciudades de 'Un país mágico'
Pueblos y ciudades de 'Un país mágico' RTVE.es

¿No sabes dónde escaparte el próximo puente de diciembre? Si quieres quedarte por España, te proponemos ocho pueblos y ciudades que tienen un gran patrimonio histórico y cultural y cuya belleza te enamorará. 

En el programa ‘Un país mágico’ el mago Miguel de Lucas ha recorrido distintas provincias españolas. Ha visitado Barbastro (Huesca), Alcázar de San Juan (Ciudad Real), L'Escala (Girona), Tordesillas (Valladolid), Baeza (Jaén), Santillana del Mar (Cantabria), Tudela (Navarra) y Ronda (Málaga). ¿Te animas a viajar a alguno de estos municipios y hacer una ruta cultural por sus calles?

Barbastro (Huesca)

Barbastro, capital del Somontano y conocida como ‘ciudad del Vero’ por el río que la atraviesa, está a los pies de los Pirineos en la provincia de Huesca. Los musulmanes fundaron la ciudad en el siglo IX en una zona de asentamiento romano llamada Barbitania. En su casco antiguo convivieron cristianos, musulmanes y judíos que dejaron un rico legado patrimonial. En esta ciudad tuvo lugar la primera cruzada de la historia hace casi un milenio y también el nacimiento de la Corona de Aragón hace más de 800 años. Además, en el siglo XVI Barbastro vivió su esplendor con la construcción de casas señoriales y palacios del Renacimiento aragonés, cuyo mejor ejemplo de este estilo es el palacio Argensola.

Conocerás también la Catedral de la Asunción, el Monasterio El Pueyo, el Museo Diocesano Barbastro – Monzón, el Barrio de Entremuro y la Iglesia de San Francisco.

Para todos los públicos Un país mágico - Barbastro - ver ahora
Transcripción completa

Este es Miguel de Lucas.

El mago más curioso que viaja por España

contando las tradiciones, la cultura,

el arte y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades.

Barbastro es hoy nuestro destino mágico.

Descubriremos la belleza de su catedral.

Ellos dicen que es uno de los mejores ejemplos y más bellos

de la arquitectura aragonesa dentro esta tipología.

Recordaremos la Primera Cruzada de la historia

y visitaremos la cuna del Reino de Aragón.

Aquí se produjo un acontecimiento de carácter internacional

y fue que se firmaron los esponsales

entre la princesa Petronila, hija del rey Ramiro II,

con el conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV.

Aprenderemos los secretos de los tambores artesanos.

Utilizamos piel de cabra. Es la que mejor sonido saca.

La de cabra es mucho más fina, resistente también

y el sonido es mucho más potente. Qué curioso.

Probaremos su embutido más tradicional...

El nombre viene del chirador.

Chirador es un palo de boj que se utilizaba para limpiar

las tripas del cordero o los budillos, como decimos aquí.

Y nos dejaremos sorprender por la magia de Miguel.

¡Oh, qué bien!

Guau. -¡Qué bonito! ¡Muchas gracias!

¡Qué pasada!

De la mano de un invitado muy especial,

viviremos la esencia de esta tierra...

¡Guau! ¡Guau!

¡Tomate rosa! ¡Tomate rosa de Barbastro!

Ven. ¿Yo mismo?

Tú mismo. ¡Qué ensalada me voy a hacer!

Y disfrutaremos de su encanto medieval.

También conoceremos la leyenda del Monasterio de El Pueyo...

Salió de la cueva y se encontró a la Virgen

entre las ramas de un almendro.

Y volaremos sobre una muralla china

en pleno Prepirineo aragonés.

Bienvenidos a "Un país mágico".

Barbastro, puerta de los Pirineos,

capital del Somontano y ciudad del vino.

Enclavada entre las primeras estribaciones pirenaicas

y las llanuras de la tierra baja de la provincia de Huesca,

en ella confluyen los ríos Cinca y Vero.

Esta situación estratégica entre el llano y la montaña,

la convirtió desde hace siglos en un nudo comercial

gracias a las ferias y mercados.

Su nombre deriva de la antigua Barbitania,

una zona de asentamiento romano

sobre la que los musulmanes fundaron en el siglo IX la ciudad.

Testigo de grandes hitos en el pasado,

aquí tuvo lugar la Primera Cruzada de la historia

hace casi un milenio.

Y también el nacimiento de la Corona de Aragón

hace más de 800 años.

Fruto de la convivencia entre cristianos, musulmanes y judíos,

es el rico legado patrimonial que atesora esta ciudad.

En el siglo XVI,

vivió su esplendor con la explosión de la arquitectura civil

y los palacios del Renacimiento aragonés.

Una dilatada historia plasmada en un amplio patrimonio

que la convierte en un destino único y perfecto

para la visita de Miguel.

Comenzamos nuestra aventura en la ciudad de Barbastro

y lo hacemos en la joya de la ciudad,

en la catedral de la Asunción.

Monumento que data del primer tercio del siglo XVI

y, del cual, el arquitecto Chueca Goitia dijo:

"Es uno de los salones más hermosos de nuestra arquitectura religiosa".

Y yo ya estoy deseando comprobarlo. ¡Bienvenidos a "Un país mágico"!

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien, ¿y tú?

Encantado de comenzar esta aventura en Barbastro

y hacerlo en un lugar tan importante como esta catedral.

¿Cuál su origen, su historia?

Para conocer la historia de esta catedral,

nos tenemos que remontar al siglo X,

cuando Barbastro era una ciudad musulmana.

En ese momento, el emplazamiento que hoy ocupa la catedral,

lo ocupaba la mezquita, el aljama de la ciudad.

Fue en el año 1100, cuando el rey de Aragón, Pedro I,

conquista la ciudad y lo primero que hacen

es que consagran la propia mezquita como catedral.

Pocos años después, cuarenta, cincuenta años después,

sustituyen la mezquita por un templo románico,

que, finalmente, en el siglo XVI, lo que hacen es desmontarlo

y construir este ejemplo de arquitectura gótica en su lugar.

Lo mismo que sucede con el templo y la mezquita,

pasa lo mismo con la torre.

En ese momento, el minarete es aprovechado.

No levantan un nuevo campanario,

sino que lo aprovechan para hacer la torre campanario de la catedral.

Esta torre, además, juega un papel muy importante

en la historia de la ciudad. Sí.

Durante el siglo XIV, en lo que se denomina la Guerra de los Pedros,

en la que se enfrentó Pedro IV de Aragón

con Pedro I de Castilla,

hubo un momento determinado en el que Enrique de Trastámara,

hermanastro de Pedro de Castilla,

quiere emprender luchas contra su hermano

para derrocarlo en el poder.

Este estaba apoyado por Pedro IV de Aragón.

Hay un momento determinado

en el que contrata a unos mercenarios europeos,

llegan a la ciudad y en ese momento, justamente,

una serie de personas de la población deciden esconderse dentro de la torre

pensando que así estarían a salvo.

¿Cuál es la sorpresa?

Que los mercenarios se dan cuenta de que están dentro

y lo que hacen es incendiar la torre con todos

y la fatalidad es que fallecen 300 personas en la torre.

A partir de ese momento se tuvo que reconstruir

y la torre que vemos actualmente es a partir del siglo XIV,

XVII y ampliaciones del XVIII.

¿Por qué se considera esta catedral

como un referente del gótico renacentista en Aragón?

Esta catedral se adscribe dentro de la tipología de Hallenkirche

o iglesias de planta de salón,

cuya característica principal es que las bóvedas de las naves

se cubren todas a la misma altura sean tres, sean cinco,

en este caso son tres.

Y, además, lo que hace es que avanza el concepto espacial, digamos,

del Renacimiento.

Y en palabras de especialistas como, por ejemplo,

el profesor de la Universidad de Zaragoza, José Luis Pano,

o bien, el arquitecto Fernando Chueca Goitia,

ellos dicen que es uno de los mejores ejemplos y más bellos

de la arquitectura aragonesa dentro de esta tipología.

A mí siempre me llama la atención cuando entro a una catedral,

a un templo como este, los retablos.

Y este retablo es como que te atrapa.

Este se divide en dos partes. Está hecho en dos fases.

La parte inferior, que se denomina basamento,

si te fijas es de un color más agrisado,

es la parte que diseña Forment y la ejecuta hasta la mitad:

La parte inferior a modo de zócalo

y la hornacina central que representa la Resurrección de Cristo,

porque, justamente, en 1540, también Forment fallece.

Se ponen en contacto con la hija de Forment.

Quien la va a finalizar el resto de basamento

es uno de los mejores discípulos de Forment.

Un alumno suyo. Eso es, un alumno.

Para que siguiera con su estilo, digamos.

Exactamente. Ella dice que es el único capaz...

De imitarle un poquito. ...de imitar la maestría de su padre.

Además, en la parte inferior, en los chaflanes lateral,

se encuentra el escudo de la ciudad de Barbastro.

ya que fueron los grandes promotores no solo del retablo,

sino, además, de todo el templo.

Si te fijas, es la cabeza con largas barbas.

Barbastro: barbas de astro.

Hay algo que también me llama la atención

y es que adyacente a la nave central nos encontramos diferentes capillas.

Tengo mucho interés en conocer la capilla del Santo Cristo.

Vamos, se encuentra a los pies. Vamos.

Llegamos a una capilla que es muy especial

para todos los barbastrenses, pues está llena de simbolismo.

Sí. Es la capilla más devocional que hay dentro de la catedral.

Cuenta el padre Faci, en el siglo XVIII,

que llegaron dos peregrinos y llega uno de los canónigos

y, recién construido el templo, imagínate,

lo primero que les preguntan que qué le parecía la gran obra

que acaban de construir.

Ellos dicen que preciosa, pero que les extraña que no haya un altar

que esté dedicado al Santo Cristo crucificado.

Entonces dicen que está dedicada a la Asunción de la Virgen.

Ellos le dicen que por el alojamiento y por la comida de unos días,

de tres días más o menos,

que ellos son artífices y que les hacen un Santo Cristo de madera.

Así que se encierran en una habitación

y empiezan a tallar.

Pasados unos días, ¿qué sucede? Sorpresa.

Cuando entran se dan cuenta que los peregrinos no están,

pero que la escultura está tallada y acabada.

Entonces empieza ahí la leyenda

de que eran dos ángeles que no necesitan alimento

más que el espiritual... Se me ha puesto la piel de gallina.

Claro, imagínate la gente del pueblo.

Le cogen gran devoción a esta talla.

Es la que utilizan para las rogativas de agua.

Cuando hay época de sequía es la que sacan en procesión por el pueblo

para que llegue la querida lluvia, ¿no?

Y, justamente, a comienzos del siglo XVIII,

dos años de una sequía que no se había visto nunca

y deciden sacar el Cristo en procesión.

Y justo, casi ni ha entrado por la puerta,

empieza a llover.

Entonces ya dicen: "Esto ya es el colmo de todo".

Y decide el pueblo... dar limosnas

y donativos para construir esta capilla de estilo barroco

para colocarlo exclusivamente para él.

Es decir, para que el Cristo esté aquí ubicado.

Pues ha sido un placer.

Es una manera inmejorable de comenzar esta aventura por Barbastro

y te estoy muy agradecido. Muchísimas gracias.

A ti por venir a vernos. Hasta pronto.

Hasta luego. Que vaya bien.

En la comarca de la Ribagorza, sin salir de la provincia de Huesca,

es posible admirar una obra única de la naturaleza:

la Muralla de Finestras.

Se trata de una maravilla geológica del periodo cretácico

formada por roca caliza.

La disposición vertical de las capas de roca

unidos a los procesos de erosión que han actuado sobre ellas

han dado lugar a su curiosa forma.

Por lo que se conoce a este lugar como la Muralla China de Finestras.

Dos inolvidables paredes de piedra verticales y paralelas

y, en medio de ellas,

las ruinas del castillo medieval y la Ermita de San Vicente.

Un derroche natural potenciado aún más

por su reflejo en el embalse de Canelles.

Barbastro es conocida como "la ciudad del Vero".

Un arte vía fluvial que ha articulado su historia

desde su fundación.

Su estampa junto a las fachadas de colores

es una de vistas más icónicas de la ciudad.

En su orilla derecha se levantaba fuertes murallas

sobre las que más tarde se edificarían las casas.

La protección de la ciudad se completaba con el mismo río

que, junto a las murallas, actuaba como pozo defensivo natural.

Antes de la canalización del río,

las casas se alzaban verticalmente sobre las aguas.

¿Y cuándo cambio este paisaje?

Hacia 1969.

A causa de las terribles inundaciones

que provocaban las crecidas, se decidió canalizar sus riberas.

Aguas arriba, encontramos el Puente del Portillo,

que fue reconstruido en el siglo XX

siguiendo los planos del antiguo puente.

También estaca el Puente de San Francisco

datado en el siglo XIII.

Un trazado de gran belleza,

que el río Vero dibuja a su paso por la ciudad.

Cada Semana Santa,

resuena con fuerza el eco de los tambores en Barbastro.

Un instrumento lleno de tradición que Miguel va a aprender a elaborar

de la mano de todo un experto.

¡Hola, Javier! ¿Cómo estás? Hola, Miguel.

No te imaginas las ganas que tengo

de descubrir esta tradición de tu mano.

¿Fabricas tambores o bombos? Bombos y timbales.

¿Y cómo llegaste a ello?

Yo empecé a los 14 años tocando

en la cofradía del Nazareno de Barbastro.

Allí aprendí a repararlos.

Cambiaba los parches de los tambores, de los bombos, cuando se rompían,

y con el tiempo y con los años, viendo cómo estaban hechos,

me decidí a hacerlos.

¿Qué importancia tiene para una tierra como Barbastro la percusión?

Para su Semana Santa muy importante.

Aparte de que atrae a mucha juventud a tocar estos instrumentos,

aparte son el acompañamiento de todas nuestras imágenes

en las procesiones.

Una curiosidad: ¿Cuál es la diferencia,

para alguien que no entiende, como yo, entre un tambor y un bombo?

Aparte del tamaño es la manera de tocarlo.

El tambor se toca con baquetas y el bombo con una maza.

Me voy a poner una bata que tienes por aquí para integrarme un poco.

A mí esto de la artesanía me encanta.

Primero vamos a hacer el casco del bombo.

El casco.

Utilizamos dos láminas de ocume

y vamos a poner unos aros de refuerzo de haya.

Si me ayudas por aquí un poco...

Así alrededor.

Ahora cogeríamos este aro,

que es el de refuerzo, que vamos a colocar dentro,

lo vamos a encolar. ¿Quieres echar la cola?

Aquí tienes cola. Le vas dando por todo el aro.

¿Cuánto tiempo llevas entonces haciendo bombos?

Pues llevo ya desde el 98. Jobar.

Desde el 98.

Y en plan profesional desde el 2012.

Bueno, yo creo que esto ya va estando, ¿no?

Ahora lo colocamos dentro... Sí.

¿Ahora tiene pegarse con...? Exacto.

Ahora lo vamos a grapar.

Venga. ¿Esto hace daño? Sí, esto hace daño.

Con cuidado. Ha que tener cuidado.

Le vamos a poner otras grapas.

¿Más grapas? Sí.

Vale. Venga, más grapas.

¿Me dejas a mí poner una? Sí. Mira.

¿Cómo se hace? Solo tienes que colocar aquí.

Exacto. Ponlo así en el medio.

Ahí está. Ostras.

Fuerte.

Ahí está.

Ahí.

Ya está la última.

¿Última? Sí. Muy bien.

El siguiente paso sería hacer los aros.

Los vamos a colocar.

Ya tenemos el aro aquí preparado y los ajustaríamos.

¿Otro aro más? ¿El tercero? Sí.

Estos ya son los que van a ir por fuera.

Ah, por fuera. Donde vamos a montar los parches.

Vale.

La piel que utilizamos es piel de cabra.

Es la que mejor sonido saca.

La de cabra es mucho más fina, resistente también

y el sonido es mucho más potente. Qué curioso.

Lo marcaríamos, lo encolaríamos y lo dejaríamos secar

Cuando lo tuviéramos acabado, haríamos los agujeros

y pasaremos la cuerda para poderlo montar y tensar.

Vale. Vale.

Y esta sería su posición.

Este sería uno de los aros

y llevaría dos, uno arriba y otro abajo.

El bombo ya estaría terminado listo para pintar.

Para la cofradía de Barbastro tiene sus colores propios.

Hay cofradías que los llevan todos negros,

hay otras que los llevan los aros morados y el caso amarillo.

Aquí está ya pintado de color negro. ¿Alguna pintura especial usas?

Pintura acrílica al agua. Acrílica al agua.

¿Momento muy especial con la colocación de la piel?

Exacto. La piel.

Para poder colocar la piel hay que humedecerla.

Sí, veo que está... Está húmeda, húmeda.

Sí, sí. Tiene que estar unas horas en agua

para poderla trabajar, porque si no es muy rígida

y no la podríamos colocar dentro del arillo

porque va toda incrustada dentro.

Entonces una vez está montada en el arillo,

la colocaríamos... Me está encantando este proceso.

Ya hasta suela y todo cuando golpeas.

Ya suena.

Y ya colocaríamos el aro, el otro parche de abajo, el otro aro,

y ya se nos quedaría preparado para pasar la cuerda.

Y el bombo terminado... quedaría así.

Guau. ¡Qué bonito! Vale, ya está montado.

¿Tienes una maza por ahí para...? Sí.

Yo sé que todavía no está afinado ni tensado, pero me hace ilusión.

Qué maravilla. El sonido es grave.

Qué bien. Te propongo lo siguiente.

Recoge un poquito esto, quita los bombos.

y yo tardo unos minutines en venir

porque si esto es mágico,

yo creo que lo que vamos a hacer a continuación,

si te atreves, también será mágico. ¿Te parece?

Perfecto. Prepárame sitio, que tardo nada.

Bueno, Javier, ya tengo aquí... todo listo.

Esto lo tengo que ver bien todo

porque va a ser un juego muy especial

de un artesano de los bombos y un artesano de las ilusiones.

Además con un elemento que conoces bien, ¿verdad?

Y que utilizas bastante la grapadora.

Entonces, mira.

Lo primero que vamos a hacer,

son grapadoras que están descargadas por seguridad.

Es muy importante.

Vamos a elegir una para cargar.

Entonces, voy pasando así y con toda libertad me dices

en cuál quieres que me pare. Pues esa misma.

¿Esta seguro? Esa.

Puedes cambiar. No. Esa.

Perfecto. La cogemos... y muy clarito...

así... vamos a ponerle una carga.

De tal manera,

que, ahora, de todas las grapadoras que tenemos,

solo hay una que está cargada.

Y además vamos a comprobarlo.

Ahí está. Se ve claramente ¿verdad?

Sí, sí. Ahí está. Claramente.

Claramente. ¿Vale?

Una: Si yo dejo la grapadora aquí, Javier,

así, todos sabemos cuál la que está...

Cargada. Sí. Mira lo que voy a hacer.

Yo no miro.

Giro otra vez.

Giro otra vez.

Javier, ahora te pido que me mires a mí.

para que no sepas dónde está la grapadora.

Ya me he perdido. Ya no sabes dónde está.

Nadie sabe dónde está ahora. Aquí empieza la magia. Mira.

Cinco grapadoras.

Cinco tarjetas con cinco números.

Elije una tarjeta, la que tú quieras.

Esta. Dale la vuelta.

¿Qué número es? El cinco.

El cinco, pero no sabemos cuál es la cinco.

¿Para ti cuál sería la cinco?

Voy pasando dedo a dedo y me vas diciendo.

Pues... esa.

¿Esta sería la cinco? Sí.

¿Por ejemplo?

¿Seguro?

Mira esto.

Otra tarjeta, la que tú quieras.

Esta. ¿Número?

El uno.

¿Para ti cuál sería la número uno?

Esta mismo. ¿Esta?

Esta. ¿Seguro?

Sí.

Para los magos las manos son muy importantes.

Y tanto. Pero me arriesgo. Mira.

Dale la vuelta a una tarjeta. La dos.

¿Cuál sería la dos? Esta de aquí mismo.

¿La de en medio?

Nos quedan dos.

Dale la vuelta a la que tú quieras. La cuatro.

La número cuatro. ¿Para ti cuál sería la número cuatro?

La de la derecha. ¿Esta?

¿Confías en mí? Sí.

Déjame tu mano.

Te le dejo.

¿Seguro? Seguro.

No. Me lo hago yo.

No quiero que haya ningún fallo. Ningún fallo.

Solo nos queda una. Una.

La número tres.

Mira.

Quiero... Quiero que veas esto.

Vamos a colocar y quiero que veas cómo...

Exactamente... Guau.

Es la única... Impresionante.

...grapa.

Javier, ha sido un placer. Igualmente.

Hasta pronto Gracias.

Volamos ahora a poco más de 30 kilómetros de Barbastro

para admirar una de las torres más espectaculares

y mejor conservadas de Aragón: la del Castillo de Abizanda.

Construido en plena edad de oro de los castillos, en el siglo XI,

esta construcción fue fundamental

para la vigilancia y defensa del Sobrarbe frente a los árabes.

La torre levantada por maestros lombardos

es de estilo donjon.

¿Y en qué consiste esta tipología?

Se trata de un modelo de origen francés

que designa las torres con función de palacio.

En lugar de tener las dependencias alrededor,

como la torre del homenaje de otros castillos,

son grandes torres que hacen la función también de residencia.

Es decir, son como rascacielos militares del siglo XI.

En su exterior, destaca su escasa decoración

al tratarse de un edificio con una finalidad defensiva,

del cual importaba su aspecto de fortaleza inexpugnable

más que su belleza.

Se trata de la torre más completa del periodo románico

se conserva prácticamente tal y como la construyeron

en el siglo XI.

Un vistoso retazo del medievo

donde recordar las gestas del pasado de esta tierra.

A tan solo tres kilómetros de Barbastro

y con una espectacular panorámica de la comarca de Somontano,

nos encontramos con el Monasterio El Pueyo.

Un singular monumento que en su interior acoge

grandes joyas artísticas y leyendas que ya estoy deseando conocer.

Hola, Inés. ¿Qué tal estás? Hola, ¿qué tal?

No te imaginas la ilusión que me hace comenzar esta visita

a este monasterio tan especial desde la iglesia.

Pero me gustaría hablar desde aquí de cuál es el origen del monasterio.

La palabra "pueyo" proviene del latín pódium,

que significa podio o lugar elevado.

Y realmente el monasterio está

sobre una colina de 603 metros de altura

desde donde se divisan los bellísimos paisajes del Somontano.

Aquí ya, en el siglo XII, se erigió una pequeña ermita

con su campana y su espadaña,

y se cree también que Pedro I

dirigió, precisamente desde lo alto de esta colina,

y desde esta ermita,

la reconquista de Barbastro, que estaba en esos momentos

en el poder de la taifa de Zaragoza.

También, luego, Jaime I de Aragón estableció aquí, en la ermita,

una capellanía, lo que permitió que subiera de valor,

y que se ampliara y se pudiera transformar en un templo románico

con un pequeño claustro.

Tengo entendido que los vecinos de Barbastro

de alguna manera unieron sus fuerzas y su ilusión

para cambiar el destino de este lugar.

Sí, eso sucedió en 1843,

cuando Espartero, que era regente del país,

durante la minoría de edad de Isabel II,

llevó a cabo una amortización

o la expropiación de bienes de la iglesia.

De tal manera, que el Monasterio de El Pueyo salió a subasta.

Entonces, una serie de prohombres de Barbastro

hicieron una colecta para lograr la puja más alta.

Así que una cabalgada espectacular de relevos,

de muchos jinetes que partieron de Barbastro hacia Huesca,

para enterarse de cuál era la puja más alta.

Cuando se enteraron,

regresaron galopando, corriendo a Barbastro,

donde se iba a realizar la segunda y definitiva subasta,

y lograron mejorar todas las pujas que había en la sala,

con lo cual, el monasterio volvió o se quedó en la ciudad,

y perteneció a la ciudad.

Este lugar también es muy importante para el peregrinaje.

Sí. Desde el siglo XVI hay una gran tradición

de al romerías a la Virgen de El Pueyo,

y persisten hasta hoy.

Hay que decir que este monasterio forma parte del Camino de Santiago

y en la hostería del monasterio reciben a los peregrinos,

que, aprovechando la ruta,

han querido conocer este monasterio,

por disfrutar de la calma contemplativa

a la que invita este lugar.

Oye, un lugar con tanta historia, con tantos sucesos,

seguro que hay alguna leyenda asociada a él.

En 1101,

la Virgen se le apareció a un pastor, a un joven pastor,

que había llevado a las ovejas a pastar encima del monte.

El chico estaba durmiendo en una cueva

cuando escuchó una voz que no le parecía de este mundo,

y esa voz pronunciaba tres veces su nombre.

Salió de la cueva y se encontró a la Virgen

entre las ramas de un almendro.

Le transmitió el mensaje

de que quería que se erigiera allí una capilla

para rendirle culto.

Bajó a Barbastro y le planteó al Concejo

la visión sobrenatural que había tenido.

Erigieron una ermita justo en el almendro

y Balandrán permaneció en la ermita como ermitaño

hasta el fin de sus días.

A mí me gusta mucho creer en este tipo de cosas.

Inés, ¿qué te parece si continuamos y me llevas hasta la biblioteca,

que he oído que es un lugar muy mágico?

Sí. ¿Te parece?

Muy bien. Estupendo.

Inés, llegamos a un lugar muy especial,

a un lugar que respira magia por la cantidad de libros,

pero, antes de ello,

me gustaría saber cuántas órdenes religiosas

ha acogido este monasterio.

Las primeras fueron los benedictinos, luego vinieron los claretianos,

y ahora mismo hay una orden de clausura

que tiene 20 monjes de muchas nacionalidades.

Todas las órdenes custodian al santo, a San Balandrán.

Ese sepulcro tiene una leyenda curiosa, popular,

porque dice que si no abarcas

lo que es el sepulcro de la cabeza a los pies, nunca te casarás.

Inés, estamos en una biblioteca. Tiene más de 30 000 volúmenes.

¿Qué podríamos destacar de ella?

Bueno, primero que es una joya bibliográfica,

es una de las más importantes de Aragón

y alberga varios incunables.

Uno de ellos, es uno editado en Basilea,

del cual solo existen siete ejemplares en el mundo.

Recoge las sentencias de un teólogo, Pedro Lombardo,

y que tiene muchísimo valor.

Inés, qué afortunado me siento

visitando lugares como este tan especiales

y hacerlo además con alguien como tú.

Voy a seguir descubriendo la biblioteca.

Muy bien. Hasta pronto.

Gracias. Gracias.

El casco histórico de Barbastro está jalonado por casas señoriales

y palacios que fueron levantados por las familias nobles

en pleno esplendor del siglo XVI.

El Palacio Argensola, localizado en la calle del mismo nombre,

es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura civil

del Renacimiento aragonés.

Conserva el zaguán de entrada a modo de recibidor

con techos de gran altura y portones muy anchos.

¿Y a qué se deben estas dimensiones?

Gracias a este tamaño,

en su momento, permitía la entrada de carruajes.

Destaca sobre todo su alero labrado en madera.

Uno de los más monumentales por la fuerza plástica

de su espléndida decoración renacentista.

Además de su potencial artístico,

este palacio es la casa natal de los hermanos Argensola.

Importantes literatos del Siglo de Oro español

admirados por Lope de Vega y Cervantes.

Un lugar imprescindible

donde admirar el poso cultural de Barbastro.

La Plaza del Mercado es el corazón comercial de Barbastro

y también el punto de encuentro de la ciudad.

Es el lugar donde se produce la venta de los exquisitos productos

de la huerta del río Vero.

Y no se me ocurre un lugar mejor para que conozcáis a un buen amigo

campeón del mundo de magia de calle:

Ismael, de la compañía Civi-Civiac,

quien, además, nos va hacer una magia

relacionada con un producto de la gastronomía local.

Ismael, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Encantado de estar aquí contigo.

Qué bonita tierra tenéis aquí, qué maravilla.

Auténtica belleza.

Además, estamos en un lugar que es especial para los artistas como tú.

Cuéntame qué significa esta plaza para ti.

La Plaza del Mercado de Barbastro es el epicentro de la fiesta

y aquí hay una programación fantástica en las fiestas,

y he tenido la oportunidad de disfrutar y de actuar muchos años,

y ya no es un público, sino que muchos son amigos

que vienen a ver nuestro espectáculo.

Es el mejor sitio donde te puedo enseñar mi magia.

Antes de que me enseñes tu magia, que estoy deseando,

una pregunta: En este camino de "Un país mágico",

tengo la oportunidad de compartir unos instantes con algunos magos,

de muchas especialidades, grandes ilusiones,

magia de cerca,

pero contigo va a ser magia de calle. ¿Qué es la magia de calle?

La magia de calle es una especialidad muy, muy compleja.

Hay que hacer magia rodeado 360 grados,

incluso, en algún momento,

hay alguien en un balcón que puede ver todos los efectos.

Tienes que tener capacidad de improvisación,

tienes que ser muy rápido, muy ágil

pero para mí, desde luego, es la magia con la que mejor me encuentro

y con la que he actuado en toda Europa.

Así nació la magia, ¿no? En la calle.

Así es. Así tiene que continuar.

Deseando ver tu magia, Ismael. Muy bien.

He traído aquí, Miguel, para que veas bien,

estos boles o ensaladeras.

Fíjate, son muy grandes.

Mira, unos boles o ensaladeras.

Además de esto, he traído el elemento imprescindible

que es una gran varita mágica.

Esta varita hay que frotarla.

¡Guau! Mira.

Es mágica, eh. Sí, sí.

Mira, mira.

Otra. Guau.

Muy bien. Ahora me gustaría aquí, muy cerquita,

que se vea muy bien, ¿vale? Fíjate bien.

Preparados. Sí.

Mira, así...

Atención. ¡Guau!

Aquí viene. Me encanta.

Y viene rápido. Vamos a repetirlo.

Vamos a repetirlo para que no se quede ahí,

sino que vamos a hacerlo... nuevamente.

Bola. El bol, que se vea muy bien.

Este bol. Atención, preparados, eh.

Y ahora...

Muy bien, ¿dónde está la pelota?

No, en la mano no.

Mira, mira, mira.

Ahí está. Guau. Me encanta. Qué bonito.

Muy bien, muy bien. Vamos a hacer lo siguiente.

Vamos a colocar una bola, un bol. Sí.

Y me gustaría que fueras tú el que que colases este bol aquí,

cubriendo esa bola. ¿Aquí encima?

Sí, por favor.

Muy bien.

A veces, solamente a veces,

haciendo el ritual mágico

suceden cosas... como esta.

¡Guau! Si lo acababa de poner. ¡Mola!

Sí, es que las bolas son amigas. Viajan siempre donde está la otra.

Mira. Vamos a intentar...

Digo intentar porque, claro, voy a colocar esta bola aquí debajo, ¿vale?

Esta bola la colocamos..

Mira. Ahora...

Hacemos así y la bola viene aquí debajo.

¡Guau! ¡Me encanta!

Vamos a intentar complicarlo un poquito solo

porque he traído para ti...

Una cajita. Sí. Abre esta caja.

Eso es. No hay nada.

No. Eso es.

Para que sea vea muy limpio y muy claro, ¿vale?

Vamos a coger así, colocamos la bola... aquí.

Sujetamos así. Una bola en el interior.

Perfecto. Ahora preparamos bola, bol, bola y bol.

El ritual mágico viene así y vamos a ver si atraviesa el sólido.

No solamente atraviesa el sólido... No me digas.

No me digas. La abro, eh. Abre.

Y está... ¿Cómo está? ¡Guau!

¡Las dos! Las dos bolas.

¡Qué bonito! Déjame por aquí, enséñalas bien.

Sí, sí, está claro. Son rojas.

Me encanta. Son unas bolas rojas muy chulas.

Mira bien. Vamos a... Que se vea aquí muy cerquita.

La bola la colocamos aquí debajo. Sí.

Esta otra bola aquí y ahora va a atravesar...

Mira, es aquí...

Es que atraviesa el sólido. Eso es lo que sucede.

La dejo aquí, que por el viento no se nos vaya a mover.

Así es la magia de calle. Así es.

Y ha atravesado el sólido. Mira, esta aquí.

Coloco...

Ahora va de aquí a aquí, Miguel.

Atraviesa por arriba. Sí.

Mira.

Polvos mágicos: uno, dos y tres.

Ha atravesado. Mira, mira, mira.

Otra vez ahí. Las dos.

Pero, mira, me voy a llevar las dos bolas.

Las llevo aquí dentro, ahora toco aquí...

Chan y chan.

Sí, sí. Mira, mira.

Vamos a ver. Vamos a ver.

¡Guau! ¡Guau!

¡Tomate rosa de Barbastro! ¡Tomate rosa! ¡Ven, ven!

Ven. ¿Yo mismo?

Tú mismo. ¡Qué ensalada me voy a hacer!

¡Tomate rosa de...! ¡Dos tomates! ¡Gracias, Ismael!

¿Hay más o qué? A ver, a ver, veces...

Solamente a veces. ¡Guau!

¡Tres tomates! ¡Maravilloso!

Tomate rosa de la huerta de Barbastro.

Muchísimas gracias. Me llevo una joya de la tierra.

No solo tu magia, sino también este producto local.

Maravilloso. Gracias, Ismael. Muy bien.

Hasta pronto. ¡Gracias!

Qué contento me voy con mis tomates. ¡Qué contento!

En pleno Prepirineo

y al norte del Somontano de Barbastro

se esconde el mayor espacio natural protegido de Aragón:

el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara.

¿Y por qué es tan especial este paraje?

Estamos ante un auténtico referente mundial del barranquismo,

ya que sus cañones están calificados como los más atractivos de Europa.

Una sucesión de ríos furiosos que excavan la roca,

presas de color azul turquesa pozas de ensueño

y cascadas inesperadas cruzan todo el paisaje de norte a sur.

Una riqueza natura que también se refleja

en la flora y fauna autóctonas

entre las que destacan las aves rapaces

constituyendo una de las reservas de aves más importantes de Europa.

Todo un paraíso de agua, roca y naturaleza,

que cautiva a primera vista.

El Museo Diocesano Basbastro-Monzón es una parada indispensable

para conocer el legado artístico de esta ciudad.

Recorrer sus salas es emprender un viaje

por los últimos mil años de arte occidental

desde el románico al barroco.

Un viaje que Miguel ya está a punto de comenzar de la mano de María,

la subdirectora del museo.

Hola, María. ¿Qué tal? Hola, Miguel.

Encantado de acompañarte en esta visita

por el Museo Diocesano Barbastro-Monzón.

Es así, ¿verdad? Es así. Correcto.

¿Cuál fue el origen de este museo tan especial?

Como la mayoría de los museos diocesanos,

nace el los albores del siglo XX

y las primeras piezas se llevan al seminario a conciliar.

Después, habrá un primer museo en las dependencias de la catedral,

que se inaugura en el años 1978.

En el año 2010, todas las piezas ya pasan a este nuevo espacio,

que, anteriormente, había siso el palacio episcopal de Barbastro.

En esta estancia se pueden destacar muchos aspectos,

pero me gustaría saber que es una lipsanoteca.

Es un tipo especial de relicario que contiene dentro reliquias.

Normalmente, suelen ser de un mártir

y en ellas encontramos también una noticia de la consagración,

que es un fragmento de pergamino normalmente,

en el que se inscribe el obispo que consagró esa iglesia,

a quién la dedicó y en qué año aconteció ese...

ese evento histórico. ¿Lo podemos ver?

Sí, sí, por supuesto.

Como verás, también tenemos un fragmento de tejido.

Este en concreto es del siglo XII.

Como muchos de esta época, suelen ser de origen musulmán

que aparecía envolviendo las reliquias del santo mártir,

que después eran depositadas en la lipsanoteca

acompañados de este pergamino, esta noticia de consagración.

Esta cajita después se depositaba en la mesa de altar

y, a partir de ese momento, era un espacio sacro.

Se producía la consagración de la Iglesia.

Estoy viendo desde aquí, mientras te escucho atentamente,

porque es muy interesante, una talla de San Miguel.

Esa talla es muy interesante y muy representativa

por la decoración que tiene;

la decoración que denominamos brocado aplicado.

Los estaños aplicados comenzaron a utilizarse en Europa

a mediados del siglo XII.

Pero la técnica completa del brocado aplicado,

que es un tipo especial de estaño en relieve,

se utiliza a partir del siglo XV,

cuando se ponen de moda los textiles brocados.

Esta técnica pretende imitar en escultura

esos untuosos tejidos que las altas clases sociales y el alto clero

llevaba en su indumentaria.

Esta técnica, en concreto esta escultura

está considerada la más antigua que se conserva en Aragón.

Bueno, María, esto es espectacular.

¿Plata? ¿Es plata? Es plata. Todo plata.

¿Pero cómo llega esto a este museo?

Las dotaciones de la catedral en el siglo XVIII

sobresalen por su riqueza y por el volumen, ¿no?

Esto forma parte de estas dotaciones.

Es una obra de principios del siglo XVIII

donada por un obispo de esta sede, don Carlos Alamán y Ferrer,

y esto estaba dedicado a colocarse

en el altar de la Catedral de Barbastro.

San Ramón, patrón de Barbastro. Eso es.

El busto relicario de San Ramón y el de San Valero.

San Ramón es el patrón de Barbastro

y San Valero es el patrón de Zaragoza.

Pero, concretamente, ¿cómo llega hasta aquí?

Esto debe ser muy curioso.

En febrero del año 1939 sale una noticia

en el que se han hallado varios tesoros en un pozo.

Dos niños jugando, acompañando a su padre en las labores del campo,

estaban jugando a echar piedras a un pozo.

De repente, una de las piedras que tiraron,

produjo un sonido metálico que despertó el interés de los niños.

El mayor de ellos bajó a ver qué era.

Cuando vio que había objetos de plata dio la voz de aviso.

Dentro aparecieron no solo muchas alhajas de la catedral,

sino de otras parroquias, incluso de particulares,

a lo mejor cuberterías y otros objetos,

y la catedral y otras parroquias pudieron recuperar

todas esas alhajas que habían perdido en la Guerra Civil.

También podemos hablar estando aquí de pintura.

¿Cuál es la relación de esta estancia con la Escuela de Rubens?

En el año 1616,

Rubens pinta una tabla, una pintura sobre tabla,

que se titula: "Sagrada familia con cesto de ropa".

En el museo conservamos una versión,

porque en vez de cesto de ropa hay un cesto con uvas,

que está inspirada en la genial obra del pintor flamenco.

Al rey español le encantaba la pintura flamenca,

Rubens, Van Dyck,

pero pocos eran, los que exceptuando la corte,

podían acceder a las obras de los geniales pintores flamencos.

Así que surgió una escuela en torno a ellos

que hizo muchísima producción de obras

y en ese momento había un comercio muy interesante,

sobre todo a través de Cádiz,

y las obras pudieron llegar aquí a través de allí

porque las obras pertenecen al Convento de Madres Capuchinas

de aquí, de Barbastro.

Pues ha sido un placer

hacer un recorrido a través de la historia de Barbastro

y al final la historia de este país mágico.

Muchísimas gracias. Muchísimas gracias.

Hasta pronto, María. Hasta pronto. Gracias.

A extramuros de la ciudad de Barbastro,

en el barrio de San Juan, muy próxima al río Vero,

se esconde una curiosa construcción del siglo XVII:

el Pozo de Hielo.

Se trata de una de las antiguas neveras más monumentales

de la provincia de Huesca.

¿Y a qué se debe su existencia?

Barbastro fue el centro neurálgico del comercio del frío

a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Y estos pozos eran depósitos que servían de abastecimiento de hielo

a lo largo del año.

El comercio de la nieve se sustentaba en la necesidad

de conservar los alimentos y combatir diversas enfermedades,

por lo que resultó fundamental hasta los inicios del siglo XX.

Custro siglos después de su construcción,

las obras de rehabilitación y el montaje museístico

permiten descubrir los secretos

sobre el antiguo negocio de la nieve y el hielo en la ciudad.

El barrio de entre muros es el germen de la ciudad de Barbastro,

allá donde los musulmanes fundaron la ciudad en el siglo IX.

Además, es la cuna de la Corona de Aragón.

El trazado medieval de sus calles nos da pistas sobre las curiosidades

que se esconden en su fachadas.

Una historia en piedra que estoy a punto de descubrir.

Hola, Nieves. ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Hola. Muy bien.

No te imaginas las ganas que tengo de saber

por qué donde nos encontramos es el barrio de Entremuros.

¿Por qué se llama así? Porque hace referencia

a la zona de la ciudad que estuvo intramuros de la muralla medieval

que fue construida por los musulmanes en el siglo X.

Esta muralla fue la que se encontró Pedro I

cuando conquistó definitivamente la ciudad para el Reino de Aragón.

Estamos en la Plaza Candelera, una plaza llena de simbolismos.

Concretamente, aquí, hace ya algún tiempo

se dio un acontecimiento muy especial.

Pues sí. Primero es una de las plazas más antiguas de Barbastro

porque en la zona alta estuvo la zona musulmana

y los primeros espacios abiertos que se crearon

antes de crecer la ciudad y convertirse en ciudad,

fue uno de estos espacios como la Plaza de la Candelera.

¿Y qué ocurrió aquí?

Se produjo un acontecimiento de carácter internacional

y fue que se firmaron los esponsales entre la princesa Petronila,

hija del rey Ramiro II de Aragón, cuando tenía un año,

con el conde Barcelona, Ramón Berenguer IV.

Esto supuso la creación de la Corona de Aragón.

De hecho, el hijo de ellos, que fue Alfonso I,

es el primer rey de esta institución,

que fue una institución adelantada a su época,

y que, bajo el soberano aragonés,

se incorporaron diferentes territorios

cada uno con su jurisdicción.

De tal forma, que fue una potencia que fue hegemónica en el Mediterráneo

hasta, prácticamente, el siglo XV.

Algo que sucede en esta plaza tiene consecuencias nacionales

e internacionales para la historia. Increíble.

Es un hecho que se produce el 11 de agosto de 1137.

Es un hecho verídico, real y documentado.

Pero también en las paredes hay cosas muy curiosas, ¿no?

Un escudo pontificio, que, además, estoy viendo desde aquí.

¿Qué podríamos destacar de él?

Es una curiosidad.

No es un escudo nobiliario, sino pontificio,

porque lleva la tiara papal,

lleva también las llaves apostólicas cruzadas

y los expertos en heráldica lo relacionaba con los inmuebles

que, fundamentalmente, tenían los reyes

y allí se alojaban el nuncio del papa,

los diferentes estamentos religiosos, señores principales,

cuando se hacían cortes en la ciudad o en la vecina ciudad de Monzón.

Podemos decir que nos encontramos en el barrio de la Judería.

Si, exactamente. ¿Cuál sería su estructura?

Aquí ya sabemos que en la época musulmana de la ciudad

ya había población judía.

Después de la Reconquista,

se convirtió en una aljama importante.

Sabemos que la judería estuvo instalada en toda esta zona,

en torno a la Plaza de la Candelera,

toda la calle de los Hornos...

Toda la zona de intramuros forma parte de la judería.

Me encantaría seguir conociendo este barrio,

hacerlo de tu mano, y hay un lugar que es especial

por su nombre, que es la calle del Rollo.

¿Podemos ir a visitarla? Sí, sí, por supuesto.

Nieves, estamos en lo que, antiguamente,

se conocía como la calle del Rollo, hoy tiene otro nombre,

¿pero por qué se llamó en aquella época la calle del Rollo?

Los rollos eran unas columnas de piedra

que estaban rematadas o bien en bola o en forma de cruz,

y que eran un emblema de la capacidad administrativa

de la ciudad o de la villa.

Y también hacían alusión al tipo de clase que tenía:

si era una ciudad de realengo, de señorío, eclesiástica, etcétera.

Y a veces estas estructuras también tenían que ver con las picotas,

que era donde a los reos se les exponía atados

a la vergüenza pública.

Estos tipos de rollos desaparecieron con las Cortes de Cádiz.

¿Podemos decir que en este lugar

tuvo lugar la Primera Cruzada de la cristiandad?

Es algo en lo que todavía los autores discuten:

si fue una cruzada, una protocruzada...

Pero lo que tenemos que tener en cuenta

es que Barbastro fue una ciudad muy importante

de la marca superior de Al-Ándalus,

fue la zona de frontera y el joven reino cristiano de Aragón,

en su afán de expandirse,

puso sus ojos en Barbastro como plataforma también

para conquistar después las ciudades del llano mayores

como Huesca, Lérida y Zaragoza.

¿Qué ocurre? Que en el 1064, como ayuda al rey Sancho Ramírez,

el papá Alejandro II exhorta a toda la urbe cristiana

para crear un ejército internacional que venga a conquistar Barbastro

y salvarla de ese mundo musulmán,

en el sentido en el que se encontraban.

Pero, digamos, que esta conquista duró muy poquito

porque pronto hubo una reacción del mundo musulmán muy importante

capitaneado por el rey de Zaragoza, Al-Muqtádir,

y en el año siguiente conquistó de nuevo la ciudad.

Se puede decir que aquí, en Barbastro,

se vivió la Primera Cruzada o protocruzada de la cristiandad.

Nieves, qué bien me lo cuentas. Ha sido un placer.

Muchísimas gracias. Muchísimas gracias a vosotros.

Al este de la provincia de Huesca,

a las puertas del Pirineo y rodeada por el Montsec de Aragón,

se levanta Benabarre.

La capital cultural de la Ribagorza.

Su casco histórico de cuento

conserva el carácter medieval de su pasado.

Fachadas renacentistas y barrocas, el Pozo de Hielo

o los molinos de harina y aceite, son algunos de sus reclamos.

Y coronando todo el caserío,

se alza imponente su castillo gótico:

antigua residencia de los condes de la Ribagorza.

Testigo de numerosas batallas,

se trata de un conjunto monumental

formado por la iglesia románica y la fortaleza

que datan del siglo XII.

Una histórica villa donde es posible viajar siglos atrás

gracias a su rico legado patrimonial y que cautiva con su belleza.

La cocina de Barbastro se nutre de lo mejor de sus campos

para ofrecer recetas con una esencia inigualable.

Uno de sus platos más reconocidos son la chiretas.

Miguel ya está punto de conocer

todos los secretos de su elaboración.

Estamos en la Bodega del Vero.

Llegó un momento muy especial: la gastronomía.

Además, con un plato que tiene mucha historia

y un nombre un tanto curioso: chiretas.

¿De dónde viene este nombre?

El nombre viene del chirador.

El chirador es un palo de boj que se utilizaba para limpiar

las tripas del cordero o los budillos, como decimos aquí.

Otra teoría es que viene de la zona del Magreb.

Y también hay otra teorías que dicen que tiene su origen en Escocia

porque hacen una especie de chiretas que se llaman "haggis".

Esto, si no me equivoco, es un tradición artesana,

pero con el paso del tiempo,

¿cómo se ha mantenido esta tradición?

Es un producto que deja muy poco margen a la industrialización.

Es un producto fresco que se hace con casquería

y no cabe la industrialización.

Creo que es la magia, la magia.

Todo a mano. Todo a mano.

Y una curiosidad:

¿Cuál es la relación de las chiretas con la literatura?

Hay un autor barbastrense, Ildefonso García Serena,

que ha escrito un libro titulado: "Elogio a la chireta

y otras crónicas sentimentales del Somontano".

Él explica crónica sentimentales,

historias de la gente de aquí,

cómo guardan en su recuerdo el sabor de la chireta y otras cosas.

Hablando de sabores, Rosita, cuéntame paso a paso,

detalle a detalle, cómo podemos elaborar una chireta.

Las más ricas del mundo. La chireta es la tripa de cordero.

Primeramente se lava con agua templada y sal,

bien lavada porque aquí el tema es que se haga todo

con muchísimo cariño, con mucha limpieza

y con mucha calidad del producto.

Una vez lavada la tripa, se escurre,

y, una vez que la gurdas escurrida,

preparamos los condimentos para el relleno de la chireta.

Es el pulmón del cordero, el corazón del cordero,

la falda que se dice del cordero,

que es una falda sin hueso que se corta a trocitos.

y se pone en la chireta,

panceta fresca, se hace a trocitos,

taquitos de jamón, que eso le da un sabor muy bueno, muy bueno,

luego se echan especias que consiste en:

pimentón dulce, canela,

pimienta blanca,

sal y, básicamente, el arroz.

El arroz es el complemento de la mezcla.

Una vez ya hecho esto, se amasa,

se mezcla todo, se remueve bien para que quede...

una mezcla uniforme.

Una vez que está hecho esto,

cojo, se corta la tripa,

la coso un poquito más...

¿Pero primero la rellenas o no?

Primero la coso y dejo un poquito abierto

para rellenar y luego terminarlo de coser.

¿Rellenamos una, Rosita? Vale.

Rellenamos una. Vamos al lío.

Vamos al lío.

Vamos a rellenar ahí bien la chireta.

Luego hay que tener mucho cuidado al comérsela

para que uno no se trague el hilo.

¿Cómo se come? ¿Se muerde así entero?

¿O se corta con cuchillo y tenedor? ¿Cómo se suele hacer?

Cada uno se la come como quiere.

Normalmente, se quita el hilo, queda abierta,

y tú vas cogiendo con el tenedor.

¿Pero la tripa no se come? ¡Sí!

Ah, se come todo, ¿no? ¡Es lo mejor!

Ahora la pincho,

porque cuando la echas en el agua, se reviene un poquito la tripa,

se pincha y se pone a cocer.

De 45 a 60 minutos en el agua con el hueso se jamón.

Un buen hueso de jamón.

Una vez que se ha cocido, las escurres y las pones en un plato.

Sí. Y ya... a comer.

Te las puedes comer. ¿Directamente?

Directamente. Es lo mejor.

¿Quieres probar a coser tú? Venga, yo por probar, sí, pero...

Venga. ¿Te lo alcanzo? Sí, sí.

Vale. A ver. Así...

Muy bien. Pues esto no te creas que...

Bueno, pero lo haces bien. Lo haces muy bien.

No me puntúes muy bajo, que es mi primera vez.

No, que lo haces bien.

Qué bien. Y yo creo que ya está todo.

Pues me ha quedado muy claro. No está todo.

¿No está todo? ¿Qué falta? Falta algo, falta algo. Mira.

Yo voy a coger esto... Lo has hecho bien, eh.

...esta bobina de hilo, voy a cogerme esta vela,

y en dos minutos os espero en este saloncito que tenemos aquí.

Vale. -¡Sorpresa!

¡Qué bien!

Bueno, chicas. Qué placer haber aprendido...

esta receta tan especial y con tanta historia.

Hay varios ingredientes que son protagonistas

aparte de los elementos tradicionales de la matanza.

Pero me ha llamado mucho la atención la agujas y el hilo.

Y por eso, he querido traer un hilo para hacer esta experiencia.

Quiero que lo veáis bien

porque un hilo puede representar muchas cosas.

Mirad. Vamos a cortarlo por aquí...

A cortarlo por aquí...

Bien, que se vea bien.

Quiero veáis que esto no es una ilusión óptica,

que realmente el hilo se ha cortado. Sí.

Que se corte bien, que se corte bien,

que se corte bien...

Es que tengo mucha maña.

Al igual que tú cosiendo, yo tengo mucha maña.

Vamos a hacer una bolita.

Así... Así... Así...

Así... y vamos a ponerlo...

Aquí lo ponemos.

Bien apretadito. Huy, huy, huy.

Así, bien apretadito.

Hemos hecho una bolita con todos los hilos que se han cortado.

Quiero que veáis esto porque otra parte de la receta

muy importante es el fuego.

El fuego siempre ha estado presente en las tradiciones.

Y más, en las tradiciones gastronómicas.

Mirad, a veces la vida... es como un hilo.

Se puede romper porque es frágil

y solo con la magia que vosotras desprendéis...

se puede hacer esto. Mirad.

¡Guau!

¡Guau! ¡Qué bien!

¡Guau! ¡Qué bonito!

¡Muchas gracias! ¡Qué pasada!

Muchas gracias. -Estoy alucinada.

Muy bueno. Muy genio, eh. Muchas gracias.

¿Cómo lo has hecho?

Magia.

Me has dejado...

Muy bien.

Cruzando el río Vero, en el arrabal,

se encuentra uno de los templos mas importantes de Barbastro:

la Iglesia de San Francisco.

Su nombre deriva del convento de la orden franciscana

que se estableció en el siglo XIII.

El edificio actual es fruto de las reformas realizadas

en los siglos XVI y XVII.

En su interior se encuentra la primera capilla en España

dedicada a un beato mártir gitano: Ceferino Giménez Malla,

conocido como El Pelé

y beatificado en 1997 por Juan Pablo II.

Destaca también la capilla funeraria de San Juan Bautista

edificada por la familia Claramunt

y decorada con las pinturas murales de Rafael Pertús,

pintor renacentista zaragozano.

Por una escalera se desciende a la cripta abovedada.

Allí hay un banco corrido dividido en quince sitiales

talados en piedra,

donde se colocaban los cuerpos de los difuntos.

La iglesia de San Francisco es una de las parroquias más populares

de Barbastro y un enclave único

donde recordar el pasado de la ciudad.

Llegó el momento de decir adiós a la ciudad de Barbastro.

Una ciudad que me ha sabido acoger con todo el cariño

y me ha mostrado todos y cada uno de sus reclamos.

Me voy desde un lugar muy especial

con una fantástica panorámica de la ciudad,

desde el Mirador de La Peñeta.

Y desde aquí, me voy sabiendo que muy pronto volveré

para segur disfrutando de su arte, de su cultura, de su patrimonio,

de su gastronomía y también de sus gentes.

Ha sido un placer, gracias por todo y hasta pronto.

Miguel dice adiós a Barbastro,

corazón del Somontano a los pies de los Pirineos.

La ciudad del Vero hunde las raíces de su historia

en un pasado de gestas y leyendas que curtió su carácter para siempre.

Cuna de la Corona de Aragón, la ciudad del vino,

es hoy el legado en piedra de sus hazañas

y la promesa de mil razones para volver.

(Música créditos)

Un país mágico - Barbastro - ver ahora

Alcázar de San Juan (Ciudad Real)

Al noreste de la provincia de Ciudad Real, en el corazón de La Mancha, se encuentra la ciudad de Alcázar de San Juan. Su origen se remonta a la prehistoria, como atestigua el yacimiento arqueológico de Piédrola, y el actual núcleo urbano se asienta sobre una antigua villa romana. Los árabes levantaron en este enclave un complejo defensivo al que llamaron “Al-kasar”. En el siglo XIII los Caballeros de la Orden Militar de los Hospitalarios de Jerusalén construyeron su propia fortaleza y renombraron este núcleo como Alcázar de San Juan. El siglo XVI fue una época de esplendor y crecimiento de la ciudad, cuando se convirtió en capital del Priorato de San Juan.

Descubrirás dos de sus iglesias más importantes, como son la de Santa María la Mayor y la de San Francisco, y conocerás el Torreón del Gran Prior y cuatro molinos de viento característicos de la zona. Además, verás cómo vivían los hidalgos en una casa solariega del siglo XVI convertida en museo.

Para todos los públicos Un país mágico - Alcázar de San Juan - ver ahora
Transcripción completa

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, el arte

y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades.

Alcázar de San Juan es hoy nuestro destino mágico.

Admiraremos la belleza de la iglesia de Santa María la Mayor.

Tenemos de tradición, aquí en este pueblo, la Virgen del Rosario

es punto y final.

Aprenderemos el origen de una curiosa expresión.

Cuando iban a venir visitas,

se regaba el suelo, que era de tierra,

y las paredes, y de ahí viene esa expresión.

Visitaremos un yacimiento prehistórico único

en la Península Ibérica.

Conoceremos a uno

de los últimos molineros de Castilla.

Dos personas dándole vueltas al borriquillo pueden mover

las seis o siete toneladas que pesa todo el conjunto

que ves sobre nosotros.

Volaremos sobre uno de los castillos de roca

más importantes de Europa.

Descubriremos un tesoro arqueológico

enterrado en la Mancha.

Y en el que a lo largo de los años hemos ido encontrando

vestigios de diferentes culturas, desde una necrópolis islámica,

una villa romana

y lo que es una cantera de piedras de molino,

la más importante de Castilla la Mancha.

Probaremos el sabor de la auténtica torta de Alcázar.

Y nos dejaremos sorprender por la magia de sus rincones.

Una, dos y tres, soltad.

(RÍE) Mirad.

Pero, hombre, no hay absolutamente nada de nada.

Bienvenidos a "Un país mágico".

Enclavada al noroeste de la provincia de Ciudad Real,

en el corazón de la Mancha,

se levanta la ciudad de Alcázar de San Juan.

Abrazada por infinitos horizontes ocres,

su origen se remonta a la prehistoria

como atestiguan los yacimientos hallados en su entorno.

El actual núcleo urbano

se asienta sobre una antigua villa romana

de la que se conservan numerosos restos arqueológicos.

Los árabes levantaron en este enclave

un importante complejo defensivo

al que llamaron "Al-kasar",

que significa "palacio fortificado".

Desde el siglo XIII,

los caballeros de la orden militar de los hospitalarios de Jerusalén

construyeron su propia fortaleza tras su asentamiento definitivo.

Fue entonces cuando se renombró este núcleo

como Alcázar de San Juan.

El siglo XVI

fue una época de esplendor y crecimiento de la población.

Cuando Alcázar se convirtió en capital del priorato de San Juan.

Coincide este momento

con el nacimiento de Miguel de Cervantes,

atribuido, según la tradición alcazareña,

a esta villa.

Fruto de este glorioso pasado es su rico patrimonio monumental

presente en su casco histórico.

Todo un abanico de reclamos

que Miguel ya está a punto de disfrutar.

Nuestra aventura en Alcázar de San Juan comienza

en su templo más antiguo,

la parroquia de Santa María la Mayor.

Cuenta la leyenda que los íberos dedicaron este templo

al culto a la diosa Ana.

Por su parte, los romanos

lo hicieron así con Hércules y ya en tiempos visigodos

y sobre sus ruinas se construyó una iglesia cristiana.

Vamos a descubrir ya los secretos y curiosidades

que encierra este templo.

Hola, Javier, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Hola, muy buenas, Miguel.

No te imaginas las ganas que tengo de comenzar esta aventura

en Alcázar de San Juan

y además lo voy a hacer en un lugar que es muy especial,

la parroquia de Santa María la Mayor.

¿Cuál es el origen de este templo?

En 1226,

esta parroquia que tenemos aquí es declarada parroquia

por un acuerdo entre el arzobispo de Toledo

y el comendador general de la orden de San Juan.

Esta iglesia perteneció al arzobispado de Toledo

hasta que pasa a pertenecer al priorato de las órdenes militares.

Y ya desde 1980,

la parroquia es de la diócesis de Ciudad Real.

Algo muy importante y curioso que el año, me parece que fue, 1537,

el Papa Pablo III la declaró colegiata

con su comunidad de canónigos.

Queda como vestigios el escudo de la parroquia,

que lo tenemos aquí arriba

y después también algunos retablos y algunas pinturas de la iglesia.

Me gustaría que me hablaras sobre la puerta del Perdón,

¿por qué se llama así?

Se llama la puerta del Perdón porque los papas dan indulgencias

a todo aquel que pase por esa puerta

en las fiestas patronales que aquí las celebramos

en honor a la Virgen del Rosario el primer domingo de octubre.

Bueno, tengo muchísimas ganas de descubrir este templo

en su interior, ¿vamos?

Venga, vamos, pasa. Te sigo.

Sígueme. Javier, venga, vamos allá.

Javier, nada más entrar en este templo llama la atención

que hay varios retablos, pero por centrar un poco me gustaría

hablar en primer lugar del retablo del altar mayor.

Es un retablo muy bonito.

Si te das cuenta es un retablo del siglo XVII, de Diego Barroso,

que tiene dos pinturas abajo de la enunciación de la virgen,

y de la visitación de la virgen

que son de Miguel Barroso, que era un pintor de cámara de Felipe II.

Y cuando se restauró, pues no había ninguna pintura,

y se pintó el Pentecostés, la venida del Espíritu Santo.

Entonces, los apóstoles, que estaban pintados ahí,

son pintados con rostros de hombres y mujeres

de aquí de Alcázar de San Juan, del cura anterior, de otro cura,

de vecinos de aquí, de gente de la parroquia.

Que detalle más bonito, me encanta. (RÍE)

Y me gustaría, si es posible,

acceder al camarín, para conocer un poquito más en detalle.

Pues sí porque si hablamos de tradición,

aquí en este pueblo, la Virgen del Rosario

es punto y final.

Pues venga, vamos. Punto y final. Sígueme.

Vamos al camarín. Sí.

(Cantos gregorianos)

Javier, me siento un auténtico privilegiado,

pues estamos en uno de los pocos camarines visitables

de toda la diócesis.

¿Qué podemos destacar de este camarín?

Este camarín es posterior a la iglesia, es del siglo XVIII,

se construyó después, el exterior es de piedra rojiza,

igual que toda la iglesia.

Y bueno, el barroco.

Como veis tiene muchas... esculturas barrocas.

Este camarín que se hace en 1742

es el año que Händel estrena "El mesías".

Y aquí decimos que hay dos grandes obras barrocas

el estreno de "El mesías" de Händel y este camarín de la virgen.

Lo restauró un pintor de aquí de la ciudad que se jubiló,

Gabriel Arias, que hay que recordarlo siempre, aquí está su nombre,

y puso dos condiciones para restaurar el camarín:

Primero, que nadie subiera.

Que nadie le molestara.

Y que luego no iba a cobrar.

Y esta es la obra de la restauración también de Gabriel Arias,

que le estamos muy agradecidos el pueblo de Alcázar

y, por supuesto, la parroquia

y la Cofradía de la Patronal de la Virgen del Rosario.

Una curiosidad,

¿de dónde viene está gran devoción

del pueblo de Alcázar por la virgen?

A la Virgen del Rosario se le tiene devoción porque se le llama también

la Virgen del Naval porque dicen que se apareció

en la batalla de Lepanto.

¿Cuál es la importancia de los mantos?

Los mantos son muy importantes porque, además aquí,

tiene mantos para cualquier tiempo litúrgico.

Ahora que estamos en tiempo ordinario,

pues el verde, bueno,

pero hay dos mantos muy antiguos aquí en Alcázar.

El que regaló el Gran Prior, Juan José de Austria,

que es un manto del siglo XVII-XVIII.

Y luego, hay otro manto, que es muy curioso,

que es un manto que se llama el manto de las rogativas,

que lo regalaron los campesinos de la ciudad, en el siglo XVIII

para poner sobre la virgen y sacar a la virgen

para dos cosas:

o para pedir lluvia. (ASIENTE)

O también cuando había plagas.

Ese manto nunca se ha puesto.

Pero se puso el año pasado,

se puso con motivo de la pandemia.

Javier, pues ha sido un placer.

Creo que no he tenido mejor manera de comenzar esta aventura en Alcázar

que hacerlo de tu mano y en este lugar, muchísimas gracias.

Pues nada, gracias a ti. Estoy muy agradecido.

Hasta pronto, Javier, chao. Hasta pronto.

Volamos ahora hasta Daimiel,

donde se ubica el yacimiento más representativo

de la Edad de Bronce en la Mancha.

La Motilla del Azuer.

¿Y cuál es el origen de su nombre?

Las motillas representan uno de los tipos más singulares

de asentamiento prehistórico de la Península Ibérica.

Y se denominan así porque forman una elevación artificial

dentro de un espacio principalmente llano.

Se consideran monumentos excepcionales

por su riqueza científica

y por su escasez.

Hace más de 4000 años,

sus habitantes construyeron

sobre un profundo pozo,

varias líneas concéntricas de murallas

y una vigorosa torre de planta cuadrada.

Se trata de un complejo sistema defensivo

realizado fundamentalmente con piedra caliza y barro.

Su especial aspecto

se debe a las peculiares condiciones del paisaje manchego,

de modo que cobraba gran importancia el pozo

por la escasez de agua del entorno.

Destaca la monumentalidad de las estructuras

de su fortificación

con sus robustos muros de mampostería.

Todo un viaje hasta el segundo milenio antes de Cristo

en un enclave lleno de magia.

Recorriendo las calles de Alcázar de San Juan,

llegamos hasta la Iglesia de San Francisco.

Un templo de grandes dimensiones

que formaba parte del antiguo convento franciscano.

Este edificio llegó a tener gran relevancia

a lo largo del siglo XVII,

ya que en él, se ubicó la Universidad de Alcázar.

Con el tiempo,

esta iglesia acogió un hospital

un cuartel, fue centro de la Academia Cervantes,

internado y capilla.

Curiosamente, la cara norte del edificio

fue completada con materiales reutilizados,

extraídos de las lápidas

del que fue antiguo cementerio del convento.

A mediados del siglo XIX, se derribó el convento

permaneciendo en pie solo la iglesia de San Francisco.

Un testimonio en piedra de la historio alcazareña

que ha llegado hasta nuestros días.

El pasado de Alcázar de San Juan

se refleja en la evolución de la vestimenta tradicional,

a lo largo de los últimos siglos.

Un ámbito donde el traje folclórico juega un papel clave.

En el Museo del Traje Manchego se exponen prendas originales

y se pone en valor el patrimonio inmaterial

de la historia de esta ciudad y de sus gentes.

Todo un recorrido

por la indumentaria típica alcazareña

que Miguel ya está a punto de descubrir.

¡Muy buenas! ¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

Hola.

Pilar, ¿verdad? Sí.

Y si no me equivoco, Ana y Miguel Ángel.

Es así. ¡Muy bien!

Estoy en el Museo del Traje Manchego.

Sí, señor.

Oye, he visto que es un edificio precioso.

Típico, típico, manchego. Muy bonito. Sí, señor.

¿Y qué usos tuvo a lo largo de la historia?

¿Cómo ha sido?

Este edificio fue hecho en los años 70.

Y más bien fue para la oficina de información y turismo.

(ASIENTE)

Pero de ahí, pues fueron haciendo otras cosas

hasta ahora, que hace un mes

no los cedieron el ayuntamiento a los coros y danzas

para poner el Museo del Traje Manchego.

Estos trajes ahora mismo, por ejemplo, los que llevan los dos,

es un traje que se llevaba antiguamente,

pero no la gente normal.

Esto era de estatus sociales... ¿Los pudientes?

Muy alto, muy alto. (ASIENTE)

Entonces, se decía que eran los trajes de los días tercos,

Días de festejo, digamos. Días de festejo.

El que tenía, se ponía todo lo mejor

para encandilar a su dama.

Oye, Ana, ¿en qué se diferencian de trajes

quizá un poquito más normales?

Pues por las telas.

La gran diferencia es que había entre la ropa que se utilizaba

los días de diario y el día de vestir.

El brocado, por ejemplo,

era la tela que se utilizaba para este tipo de ropa.

Para los días de diario era otro tejido totalmente distinto,

para poder salir al campo.

Para poder salir a hacer las faenas diarias.

Pilar, quiero que me hables del traje Diana.

El traje Diana, la falda... ¿Sí?

Y el jubón, porque no se llama blusa se llama jubón,

es de brocado auténtico de seda

que eso no se encuentra en ningún sitio.

Algunas personas han tenido que marchar a Zaragoza,

que es donde más parecidas se encuentran las telas.

Esto se llama refajo rodado

y está hecho en un telar de casas de Lázaro.

Ellas eran muy sobrias por fuera, pero por dentro...

Coloridas. Exactamente.

¡Hay que bonito!

Luego te cuento que esto es pañoleta alfombrada,

porque se asemeja mucho a los colores de una alfombra.

Y de pisto, pues porque es muy parecido

al pisto manchego, tomate y pimiento.

El pañuelo es bordado a mano.

La que estaba un poquito enamorada grababa las iniciales de su amor

en su propio pañuelo. ¡Qué bien!

Y por arriba, mira, llevaban unos moños de pleita preciosos.

Eso se llama de pleita.

Increíble.

Miguel Ángel lleva el traje de pana de canutillo

(ASIENTE)

porque también se estilaba pana lisa sin canutillo.

Sí.

Lleva la faja que se solía ser...

Esta es pintada y bordada.

Lleva el chaleco con la botonadura si lo ves.

Sí, sí, sí.

La camisa igual. La camisa es de cuello de tirita.

No es camisa abierta hasta abajo, es camisón.

(ASIENTE)

Son unos estilos muy bonitos, muy bonitos.

Que esto lo guardamos de tradición,

porque así nos lo enseñaron nuestros mayores.

Había una diferencia en los colores, lo mismo en mujeres que hombres,

que se llevaban... Los más claros era la gente joven

y los más oscuros, eran los más mayores.

¿Y el sombrero?

Y el sombrero es de ala ancha. Sí, sí, sí, sí.

Había antiguamente, por lo que te he dicho,

unos iban con gorrilla porque no tenían más.

Los ricos llevaban el sobrero de ala ancha.

Y otros llevaban la boina.

El pantalón no lleva bragueta.

Es un pantalón que va abrochado a los lados.

Se llama de mandil.

¡Ah! ¿Y se baja así?

¿Por qué se llama de mandil? Porque se baja así.

Pilar, os voy a proponer algo.

Mira, déjame ese pañuelo que tiene el maniquí.

Sí, yo creo que ese pañuelo me va a valer.

Y con este pañuelo y con un botón vamos a hacer un viaje.

Os espero a los tres aquí abajo en un minutito. ¿Os parece?

Vale. Dadme un segundo. Me voy a preparar.

Vale. Hasta ahora.

¡Qué bien! Ha llegado el momento

de hacer una magia en un sitio tan bonito como es este.

Y vamos a hacer una magia, además con un elemento,

porque antes cuando estaba escuchando

creo que ha llegado un punto de hacer una magia con un elemento

como pueden ser botones.

Sí, sí, botones.

Eh, no pasa nada. Siempre se cae uno.

Mira, para adornar un poco la zona,

vamos a tirarlos.

Pon así tus manos.

Te voy a dejar un montón de botones aquí.

Y quiero que elijas uno, el que tú quieras.

Y para que ese botón sea único en el mundo,

le tendrás que poner tu firma.

Asegúrate además, de hacerlo casi por el lado que más...

¿Mate? Sí, mate.

Para que se pueda ver bien tu firma. ¿De acuerdo? El que tú quieras.

Venga. Eso es.

Una firma única en el mundo.

Ana, ¿es la primera vez que firmas un botón?

Sí.

Dile a Pilar que ponga también su nombre abajo

para que sea aún más único y aún más especial.

Así tu nombre o tus iniciales...

Ahí está.

Venga, perfecto. Y Miguel Ángel, tú también.

Si no te cabe, no te han dejado un sitio estas mujeres,

pues le haces un dibujito o algo

para que también tenga tu aportación.

Perfecto. Dame el rotulador.

Vale.

Pues debemos decir que este botón es único en el mundo.

No hay más botones iguales porque es vuestra firma.

Bueno, con el pañuelo que me has dejado antes, Pilar,

quiero hacer una cosa especial. Permíteme el botón.

Aquí está. Botón firmado.

Lo reconoceríais si lo vierais, ¿verdad?

Sí, claro.

Mira, tan solo vamos a colocarlo por aquí

para proteger un poquito el misterio. Así.

Y Pilar, quiero que cojas con dos deditos el botón.

Que no se caiga, ¿de acuerdo?

Y tú también Ana, cógelo por debajo así el pañuelo.

Eso es muy importante. Que no se vea absolutamente nada.

Y ahora... entre los tres,

quiero que penséis un lugar

donde podría viajar este botón.

Un lugar de todo el mundo.

Venga. ¿Dónde lo mandamos?

Venga. ¿Dónde lo mandáis?

Lo mandamos, a ver, a ver... Venga.

A...

¿Dónde puede ir?

A Cantabria.

A Cantabria. ¡Me encanta, Cantabria!

Pues perfecto. ¡A Cantabria!

Bueno, siempre que la gente ve magia tiene dos opciones.

Verla desde el lado racional, que se pone a pensar:

"¿Cómo ha ocurrido esto? ¿Cómo ha ocurrido lo otro?".

Y se pierde el momento presente, pensando en lo que puede suceder.

Así que yo les voy a pedir que veáis la magia,

en este caso, que la sintáis desde el lado emocional.

¿Qué quiere decir esto? Que os dejéis llevar.

Y que pase lo que pase,

sigamos juntos adelante.

Porque hacer viajar un botón hasta Cantabria, no es fácil.

Porque podías haber dicho cualquier otra ciudad del mundo.

Otra región, cualquiera.

Nadie en mi equipo, Pilar, Ana, Miguel Ángel, os ha dicho:

"Oye cuando Miguel os pregunte, decid Cantabria".

¿Seguro? Seguro.

Nadie también os ha obligado a coger el botón...

No lo sabía ni yo.

Ya, no sabía nadie.

Bueno, pues dejadme que voy a coger una cajita que tengo ahí.

Y, mientras tanto, por favor.

Es muy importante, que comprobéis...

Miguel Ángel, comprueba que el botón está ahí.

Que no os engañen. Sí.

Y lo más curioso de esto

es que lo hago en manga corta.

¿Qué quiere decir esto?

Que no me puedo llevar absolutamente anda.

Pues estando de esta manera,

voy a coger esta caja.

Es una caja un poco pesada.

Quiero que la veáis por un lado,

y por otro

y por otro.

Porque las cosas viajan en cajas.

Y los sueños también viajan en cajas.

Mirad lo que voy a hacer ¿eh? Me acerco.

Muy despacito.

Cuando cuente tres, quiero que soltéis el botón.

Lo tenéis ahí, ¿verdad? Sí.

Una... dos... y tres. Soltad.

Pero ¡hombre! Mira.

No hay absolutamente nada de nada.

Te has quedado alucinado, Miguel Ángel.

Pero quiero que veáis esto.

Sigo haciéndolo en manga corta, ¿eh? Mirad.

Voy a abrir esta caja.

Ah, mira. Parece que hay otra caja.

Mirad.

Voy a abrir esta caja.

Otra caja.

(EXHALA)

Mirad.

Dentro de esta caja...

¡Otra caja!

Dentro de esta caja.

Voy a manga corta.

Teníais ahí el botón cuando la caja ya estaba aquí.

Dentro de esta caja.

¡Otra caja!

Dentro de esta caja.

Otra caja.

Y dentro de esta caja.

Hay... otra caja.

Y con esta caja... yo me acerco a vosotros.

Mirad.

Mirad, hay una nota

y una cajita de madera.

Te entrego la nota y te digo antes una cosa.

Yo si fuera un botón,

también viajaría a Cantabria.

Mira, quiero que leas lo que pone en esa nota.

Sí.

"Yo si fuera un botón, también viajaría a Cantabria".

¿Te han dejado fría, Pilar? Vaya.

Pues espérate porque esto no ha acabado aquí, Pilar.

Mira, mira, mira. Mira esto.

En manga corta. Mira, mira...

Una bolsita.

Dentro de la bolsita...

Pon tu mano, Pilar.

(SUSURRA) Dale la vuelta.

Y comprueba qué es.

(RÍE)

¡Ay, por Dios!

El botón.

Esto es por demás, ¿eh?

¡Qué maravilla!

A Cantabria.

A Cantabria nos vamos.

¡Esto no lo he visto yo nunca!

-Es una maravilla. -¡Maravilloso! ¡Maravilloso!

Maravilloso.

¡Qué fuerte, sí!

Muy fuerte.

Sin salir de la provincia de Ciudad Real,

en Aldea del Rey,

se levanta una de las fortalezas en roca más importantes de Europa,

el Castillo de Calatrava La Nueva.

¿Y a qué debe su relevancia?

A su estado de conservación

y a su descomunal tamaño,

equivalente al de más de seis campos de fútbol.

Se trata de un recinto fortificado,

formado por un convento, una iglesia y un castillo,

que fue la sede de la Orden de Calatrava.

Alcanzó su mayor apogeo a partir del siglo XIII,

tras la batalla de las Navas de Tolosa,

gracias a su situación privilegiada

dominando el paso hacia Sierra Morena

desde la meseta sur.

Cuenta con tres recintos amurallados y se accede por el camino original

que se construyó para la visita de Felipe II

por la puerta de hierro en piedra volcánica roja.

Hoy se pueden recorrer sus caminos, los patios, las torres,

las escalera y un aljibe.

Un testimonio mudo de la vida en el medievo

donde disfrutar de los paisajes que se divisan desde sus almenas.

Hablar de Alcázar de San Juan es hablar de la alcazaba árabe,

concretamente, del torreón del Gran Prior

o de Juan José de Austria.

Su visita será un viaje en el tiempo primero al siglo XIII,

para después ir hasta la época de los Caballeros Hospitalarios.

Estoy deseando conocer la magia que desprende este lugar.

¡Muy buenas! ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Hola, ¿qué tal?

Estoy deseando conocer quién era el Gran Prior

para haberle dedicado un monumento como este.

Fue un gran gestor, un administrador, un guerrero,

un personaje influyente en la corte de Alfonso X y de Sancho IV,

y gracias a él, toda esta zona se convirtió en un pueblo atractivo

para que llegara población y se iniciara

todo el repoblamiento de La Mancha y Alcázar empezara a tener

la importancia que luego va a ganar en el futuro.

Sabemos también, que este Gran Prior, Fray Fernán Pérez de Mosego,

logró en 1294 que a Alcázar de San Juan

se le diera, ni más ni menos, que el título de villa.

Y a partir de ahí, pues un crecimiento expansivo

que le va a convertir en una de las localidades

más importantes de esta zona,

durante todos los siglos de la Edad Media.

Su nombre es torreón del Gran Prior o de Juan José de Austria,

no de Juan de Austria, ¿verdad?

Claro, el primero es don Juan de Austria,

el hijo bastardo reconocido

del emperador Carlos V y Bárbara Blomberg,

vencedor de la batalla de Lepanto.

Pero el personaje que a nosotros nos ocupa,

es Juan José de Austria, también un hijo bastardo,

en este caso de Felipe IV y una actriz llamada "La Calderona"

que llegó a ser un personaje muy importante

durante el reinado de Carlos II.

Al otro lado del torreón hay una inscripción

que hace referencia al fundador.

Sí, en efecto, a Fray Fernán Pérez de Mosego.

Cuando nosotros la leemos vemos los números romanos,

que quien más quien menos los sabe interpretar,

y pone 1325 y decimos:

"Vaya, ¿1325? pero si no es la época de la que estamos hablado, ¿no?".

Bueno, pues todo tiene su truco,

como ese y muchos otros documentos medievales,

porque tiene una palabrita delante que pone: "Era",

y esa "Era" es la Era Hispánica, es decir,

una forma de dar la fecha en los documentos medievales

que empieza 38 años antes del nacimiento de Cristo.

Así que aquí tenemos un pequeño misterio matemático,

y es que tenemos que restar

a los 1325 años de la Era los 38

y, sorpresa, ¿qué nos da? Pues 1287, Todo encaja.

que efectivamente es la fecha en la que encaja perfectamente

la fundación del torreón por el gran comendador

don Fernán Pérez de Mosego. ¡Qué bueno!

Estoy deseando conocer los secretos que encierra este torreón.

Pues vamos a aprovechar la ocasión porque la verdad que merece la pena.

Venga.

Daniel, ¿sabes una cosa?

Cuando entro a los lugares, me da por sentir

y aquí se siente algo especial, porque es un aljibe subterráneo

y este es un lugar muy curioso, cuéntame por favor.

Bueno pues sí que lo es, sobre todo porque era

la cámara de seguridad para los que vivían en el torreón.

La acumulación del agua de lluvia, les permitía resistir

durante mucho tiempo en caso de asedio,

y eso sí que era la clave

para resistir cualquier tipo de acción bélica contraria.

Comencé mi visita a Alcázar

en la parroquia de Santa María la Mayor,

y ahí me dijeron que las campanas no estaban en la iglesia,

si no que estaban justo en este torreón.

Pues es verdad, en 1844

la torre de Santa María se derrumba,

cae al suelo y no hay manera de reconstruirla

y en aquella época, época de Isabel II,

pues parece ser que no había mucho dinero

como para poder levantar una nueva torre.

Bueno, fue pasando el tiempo y se decidió que las campanas

se trasladaran a lo alto del torreón en el que nosotros estamos ahora.

Había antes una escultura dedicada al sagrado corazón de Jesús,

que se mandó a las afueras de la ciudad,

y se instalaron las campanas con un mecanismo eléctrico,

así que la parroquia de Santa María tiene el lujo de contar

con un campanario tan singular y tan especial como es,

ni más ni menos, que este torreón.

Lo cual es un placer conocer un poquito nada más,

un poquito nada más de la historia de este lugar.

Te estoy muy agradecido. Y yo encantadísimo

de haberte servido de guía en esta ocasión.

Pues muchísimas gracias. Un auténtico placer.

Hasta pronto, gracias. Gracias.

Volamos ahora hasta el corazón del Campo de Montiel,

donde se localiza uno de los pueblos más majestuosos

de la provincia de Ciudad Real,

Villanueva de los Infantes.

Declarado monumento histórico-artístico desde 1974,

se trata del conjunto más representativo

del barroco y del renacimiento manchego.

Esta singular villa del Siglo de Oro,

atesora un enorme patrimonio monumental,

y en sus fachadas conserva más de 250 escudos.

La vida en ella fluye en torno

al conjunto monumental de la plaza mayor,

por sus calles transitaron Lope de Vega, Francisco de Quevedo

e incluso Miguel de Cervantes.

Capital del Campo de Montiel, origen del Quijote,

y última morada de Quevedo,

Villanueva de los Infantes forma parte de la red

"Los pueblos más bonitos de España", gracias a su encanto único.

Llega el momento de saborear

la tradición más dulce de esta ciudad:

la torta de Alcázar.

Una deliciosa receta con mucho arraigo

que alcanzó fama nacional

gracias al ferrocarril,

y Miguel ya está a la espera de conocer cuál es su historia,

y, sobretodo, cómo se elabora este manjar.

Antonio, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal, Miguel?

Tortas, por lo que veo. (RÍE) Sí.

Un dulce muy especial. Sí, sí.

¿Cuál es la historia de este dulce?

Pues un poco la historia data aproximadamente de 1850,

entonces, esto empezó un poco

en el monasterio de las monjas clarisas.

Mi bisabuela iba allí a coser con su hermana,

el postre no se sabe exactamente si salió de allí,

del mismo monasterio, si lo llevó mi abuela

o fue un poco una inventiva entre ellas.

Y además se elabora en un obrador que también tiene mucha historia.

¿Cuál es la historia de La Cantera?

Pues la historia de La Cantera es esto,

desde siempre se ha fabricado aquí, la calle Juan de Dios Raboso,

empezó mi bisabuela Manuela,

luego siguió mi abuela Cayetana,

mi padre Antonio, y ahora yo la cuarta generación.

Qué bien.

¿Y cuál es la relación de este dulce por ejemplo, con la realeza?

Bueno, la realeza era de Alfonso XIII,

cuando pasaba por aquí con el tren,

había unas paradas bastante largas

y la gente pues salía a vender tortas,

y entonces Alfonso, había un alcalde, el alcalde estrella,

que era muy amigo de él, y como muestra de agradecimiento,

entonces el alcalde, pues por haber parado el rey aquí,

salía y le regalaba las tortas.

Luego yo ya, después, a parte de Juan Carlos el rey emérito,

y el actual, que les he mandado también.

Además es un producto televisivo, porque tiene relación

con nuestro compañeros de la 1, "Cuéntame".

"Cuéntame". Sí, exactamente.

Yo es que a través de Manolo Cal, taxista de "Cuéntame",

es que su madre era de La Solana,

y entonces, un día me llamó que quería tortas, las consumía,

él vive en Madrid, y las consumía allí en Madrid,

y entonces pues él me comentó de poder mandárselas.

Y entonces, acudí un día al rodaje, me invitó allí al rodaje,

y hemos ido muchas veces con Imanol Arias, con Ana Duato,

con Juan Echanove.

Claro, así tienen tanto éxito, como se alimentan así de bien.

(RÍE) Sí, es verdad, sí.

Antonio vamos a hablar ya de la elaboración

de este producto tan especial: las tortas, venga.

Bueno, pues la torta de Alcázar,

consta básicamente de tres productos, nada más.

Se elabora con huevos,

huevos frescos, azúcar, y harina.

Se baten primero los huevos con el azúcar,

y cuando el batido tiene un punto especial,

pues se le añade la harina.

Esto está ya terminado el batido. Terminado el batido, vale.

El batido está terminado, y, a partir de aquí, se hornea.

Se hornea. Esto se hornea, aproximadamente,

de dos minutos y medio a tres, Ajá.

y el resultado de hornearlo queda la torta

como la estáis viendo, y al salir del horno,

se le da un almíbar con azúcar y agua.

Y entonces, pues, un punto de almíbar se le da manualmente.

Esto sería la torta clásica. Clásica, exactamente.

Y veo que hay otras variedades, de chocolate...

Sí, unas variedades que llevamos años haciendo,

y entonces, una variedad es

que le añadimos una estrella de chocolate,

y luego tenemos unas rellenas, que las rellenamos de crema,

crema pastelera, chocolate tipo kinder o nutela.

Oye, Antonio, y vuestras tortas

han viajado por muchas partes de este mundo.

Sí, prácticamente por todo el mundo, gente que ha regalado a padres

que tienen a sus hijos estudiando por todo Europa,

en Estados Unidos,

e incluso cuando era príncipe el que ahora es rey,

entonces estaba en Estado Unidos estudiando

y allí le han mandado muchas.

E infinidad de sitios, en todo el mundo sí.

Cuando uno está fuera echa de menos a su familia

y también lo bien que se come en este país.

Exactamente. ¿Verdad?

Bueno, Antonio, ha sido un placer

conocer la historia de las tortas de tu mano,

y si no te importa, Un placer.

la rellena me la llevaré,

de chocolate las dos porque soy muy goloso,

y también, no voy a hacer un feo, no voy a dejar una de las normales.

Así que, gracias Antonio.

¡Hasta pronto! Hasta pronto.

Alcázar de San Juan se encuentra en el centro de la llanura manchega,

donde los paisajes de tierras labradas

se salpican de pequeños cerros y humedales.

En su entorno, se localiza el complejo lagunar,

que tiene su origen en los vasos de antiguos cauces de ríos

que quedaron segmentados y cegados en ciertos tramos.

La elevada salinidad de los suelos de la zona

condiciona su vegetación.

La laguna de La Veguilla, la del Camino de Villafranca

y la de Las Yeguas, son también el hábitat de numerosas aves

que habitan en este humedal

o que lo utilizan como lugar de descanso

en sus viajes migratorios.

Entre ellas, destacan las cigüeñas, garzas, flamencos o grullas,

así como invertebrados

y plantas únicas en la Península Ibérica.

Un oasis en mitad del horizonte manchego

donde disfrutar de los contrastes y la biodiversidad de la zona.

En los alrededores de Alcázar de San Juan

se encuentra una auténtica joya arqueológica.

Se trata del yacimiento de Piédrola.

Un lugar único en España, no solo por su extensión,

sino también por la cantidad de piezas encontradas.

Vamos a descubrir los secretos de este espacio tan singular.

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Hola, Miguel.

Bueno, estamos en un lugar que es maravilloso para conocer.

Es un yacimiento. ¿Cuál fue su origen?

¿Cómo se descubrió este lugar?

Bueno, pues en el año 2013, la Universidad de Castilla-La Mancha

empezó a explorar este paraje

y nos encontramos con un enorme yacimiento arqueológico

con más de dos kilómetros de extensión,

que se extendería todo lo que tenemos a nuestro alrededor.

Estamos en el punto más alto ahora mismo.

Y en el que, a lo largo de los años,

hemos ido encontrando vestigios de diferentes culturas.

Desde una necrópolis islámica, que estaría aquí a nuestros pies,

una villa romana y lo que es una cantera de piedras de molino,

la más importante de Castilla-La Mancha.

Vamos a conocer la cantera. Venga, perfecto.

Venga, vamos. Te llevo.

Llegamos al único lugar que es visitable de este yacimiento,

que es la cantera.

¿Qué destacamos de este lugar?

Pues esta cantera molinera

es un lugar donde se fabricaban piedras de molino.

Servían para los molinos de agua y para los molinos de viento, ¿no?

¿Y cómo trabajaban esa piedra?

¿Qué tipo de herramientas utilizaban?

Pues utilizaban unas herramientas muy rudimentarias.

Y, realmente, era un esfuerzo descomunal

para las gentes de la época.

Utilizaban cuñas, mazas, algunos picos también.

Y con eso iban poco a poco trabajando la piedra,

partiendo bloques...

Para tallar la piedra utilizaban cuñeras,

que eran agujeros alargados en la roca, colocados en línea,

sobre los que luego, con cuñas de metal y mazas,

iban golpeando hasta partir grandes bloques de piedra.

Posteriormente, le iban dando forma a esas rebanadas de piedra,

de piedra que pesaba toneladas.

Iban haciendo una forma circular.

Una vez tenían esa forma circular,

tenían que darle la vuelta a la piedra.

Volteaban la piedra y hacían lo que se llama encamar.

Que es poner piedras debajo, sujetarla y seguir tallando.

¿Por qué hacían esto?

Porque trabajar la piedra era muy costoso, era muy duro.

Y cuando tú golpeas una piedra sobre el suelo,

parte del esfuerzo que realizas se va por el suelo.

De manera que era más sencillo para ellos encamar,

colocar estas piedras como calzadas sobre otras piedras,

para poder ir trabajando

hasta conseguir la forma completamente circular

que les permitían, posteriormente, comercializar y vender esas piedras

a los molinos de agua y de viento que existían en toda la comarca,

incluso en toda la región.

¿Cómo era ese proceso de compra y venta?

¿Venían aquí a por las piedras o las transportaban?

Lo que hacían los canteros, los moleros,

era producirla en la cantera, transportarla hasta el molino

e instalarla.

Hay que pensar que hemos encontrado documentación de piedras

que se han transportado a más de 100 kilómetros de distancia.

Con carros. ¡Madre mía!

Si en el proceso se rompía, pues no se le pagaba.

Porque aquel que pagaba quería que su piedra

estuviera perfectamente colocada, instalada en su molino.

Algunas de estas piedras podían costar más que una casa.

En la época. ¡Anda!

¿Y por qué había tanta demanda de este tipo de piedra?

Hasta el siglo XIX, lo que era La Mancha

es el gran granero de Castilla y de España.

Era una zona de cereal.

Para moler ese cereal, hacía falta molinos.

El corazón de los molinos

eran estas piedras que se extraían en esta cantera.

¡Qué bien!

Ha sido un placer conocer un poquito de la historia de vuestra tierra.

Y hacerlo, además, a través de la piedra.

Un placer poder explicártelo y espero que mucha gente

se anime a verlo y a conocerlo en persona, in situ.

¡Ojalá que sí! Muchísimas gracias. Muchas gracias a ti.

Hasta pronto. Adiós. Hasta luego.

En Alcázar de San Juan es posible descubrir

cómo era la vida de los hidalgos que inspiraron a Miguel de Cervantes

cuando creo el personaje de Don Quijote de la Mancha.

El Museo Hidalgo es un espacio

ubicado en una antigua casa solariega del siglo XVI

y repleto de curiosidades que Miguel ya está a punto de conocer.

Hola. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Hola, Miguel. Muy bien.

¿Dónde estamos exactamente?

Pues estamos en el Museo Casa del Hidalgo.

Es un caserón manchego del siglo XVI,

conocido como La Casa del Rey.

Se construyó como residencia

para el gobernador de la Real Fábrica de Pólvora.

Esta fábrica fue una de las más importantes en España

y, además, representó uno de los pilares económicos

también más importantes para Alcázar de San Juan.

Actualmente, esta casa esta musealizada.

Y nos cuenta, a través de sus salas, quien eran los hidalgos,

cómo vivían y cuáles eran sus costumbres.

Estas casas estaban organizadas en torno a dos puertas.

Una exterior, como en la que nos encontramos,

que daba a la calle y normalmente estaba abierta.

Y otra, interior, que se llamaba puerta principal,

daba acceso directo a la casa y habitualmente estaba cerrada.

Entre ambas puertas está el zaguán.

Es el vestíbulo de hoy en día.

Y era el lugar donde se recibía a las visitas.

Pues me encantaría conocer su interior, ¿puede ser?

Sí, por supuesto. Vamos. Pues te sigo.

Por aquí ya se ve la arquitectura típica manchega.

Este es el patio central, ¿verdad?

Estas casas se articulaban en torno a un patio central,

como el que nos encontramos.

Este está construido a dos alturas.

La parte inferior sustentada por siete columnas toscanas.

Y la superior, por pie derecho y zapata.

También estas casas tenían pozo y aljibe.

El agua del pozo no se solía utilizar para beber,

pues tenía una gran dureza

por su alto contenido en carbonato cálcico y en salitre.

Esta casa sería de una familia... ¿pudiente, no pudiente?

Porque yo la veo muy grande.

Estas casas eran de familias de hidalgos ricos.

Además, la singularidad de estas casas es que,

no solo era el lugar de residencia del hidalgo,

sino donde administraba su hacienda y realizaba su trabajo.

Es curioso ver cómo, de alguna manera,

utilizamos expresiones en nuestra vida diaria

y no sabemos cuál es su origen.

Por ejemplo, bailar el agua a alguien.

Estos patios eran el lugar

donde la familia se trasladaba en verano.

Cuando hacía mucho calor, era uno de los sitios más frescos de la casa.

Por su ventilación, por su correspondencia de aire.

Y cuando iban a venir visitas,

se regaba el suelo, que era de tierra, y las paredes.

Y de ahí viene esa expresión de bailarle el agua a alguien.

Para que estuviera más fresquito el ambiente.

Exacto.

¿Seguimos conociendo las salas de este museo?

Acompáñame. Venga, te sigo.

Llegamos a la parte noble de la casa,

pero, antes, tengo que preguntarte

en qué consistía la figura del hidalgo.

Pues los hidalgos pertenecían a la baja nobleza.

Era todo aquel que se preciaba de ser hijo de algo.

O persona distinguida por sus obras o su posición.

Aunque la hidalguía podía alcanzarse por méritos propios.

Los hidalgos estaban obligados a mantener caballo y armadura.

Y estar disponibles para incorporarse a la batalla junto al rey

en cualquier momento.

A cambio, tenían una serie de privilegios,

como la de no pagar impuestos. ¡Anda!

¿Existían diferentes tipos de hidalguía?

La hidalguía se podía conseguir heredada o adquirida.

Dentro de la hidalguía heredada, había diferentes tipos.

Por ejemplo, una de las más características

era el hidalgo de cuatro costados.

Que es cuando lo heredaba por parte paterna y materna.

Cuando la hidalguía era adquirida, uno de los tipos más singulares

era el hidalgo de bragueta.

Que es cuando tenías siete hijos varones consecutivos

con su legítima esposa.

¿Cómo podemos saber que estamos en esta parte noble

y qué tipo de decoración existe?

Por ejemplo, se decoraba con este tipo de yeserías

que vemos a la subida de la escalera.

En el centro de la yesería, se encuentra una gran cruz verde.

Que es por donde circulan los ríos

que confluyen en uno en el jardín del Edén.

Pero, además, hay otra teoría sobre esa cruz.

Que probablemente pudo ser la cruz verde de la Inquisición.

También podemos encontrar el árbol del bien y del mal,

con la serpiente enroscada.

Y dos personajes de tez morena que representarían la creencia

de que el jardín del Edén estaba situado en Oriente Medio.

¡Qué increíble lectura! Sí.

Maravilloso. Fantástica.

Bueno, ha sido un placer conocer una casa manchega

y, además, hacerlo de tu mano,

que lo cuentas tan bien y con tanta pasión.

Muchísimas gracias. Gracias a ti, Miguel.

¡Hasta pronto! Hasta pronto. Nos vemos.

En plena llanura manchega, en la provincia de Ciudad Real,

surge un espectáculo ensordecedor

en el parque natural de las Lagunas de Ruidera.

La Cascada del Hundimiento.

Según la tradición popular,

Ruidera toma su nombre del sonido de las aguas del alto Guadiana

cuando se precipitan en cascada, de laguna en laguna.

Son el rugido del agua que atrona el silencio

del campo de Montiel.

Este grandioso salto de agua,

marca la separación entre las lagunas altas y bajas.

La Cascada del Hundimiento es la más espectacular

del parque natural.

Y, ¿cómo surgió este paisaje?

Su origen tuvo lugar en 1545.

Cuando unas crecidas extraordinarias

del río rompieron la barrera que protegía la Laguna del Rey.

Un prodigio de la naturaleza.

Y un auténtico paraíso

donde disfrutar de un paraje manchego único.

En los alrededores del barrio de Santa María

de Alcázar de San Juan

se conserva el vestigio más importante

del medievo alcazareño.

El conjunto palacial del Gran Prior.

Destaca la antigua capilla de San Juan Bautista

que a lo largo de la historia ha servido de cárcel,

cementerio o museo

y hoy en día, es el centro de recepción de visitantes.

Sobre El Cubillo, existen dos teorías,

ya que, por un lado, se plantea que fuera parte

de la antigua muralla que rodeaba a Alcázar.

Y, por otro, restos del antiguo palacio del Gran Prior

de los Hospitalarios de la Orden de San Juan.

Según cuenta esta tradición,

pudo servir de campanario de la iglesia de Santa María.

Muestra los restos de una torre semielíptica

cubierta por una bóveda de crucería.

Con su restauración, pasó a coger una pila bautismal.

Así como varios paneles explicativos

que describen la tradición cervantina alcazareña.

Una parada indispensable

en cualquier visita a Alcázar de San Juan.

Coronando el cerro de San Antón,

emergen altivos como torres vigías,

cuatro molinos de viento que son toda una insignia

de Alcázar de San Juan.

Una muestra de su pasado vinculado al viento.

Y una oportunidad para revivir cómo era la molienda tradicional

hace más de 500 años.

Algo que Miguel va a poder comprobar de primera mano,

en compañía de uno de los últimos molineros de Castilla.

Hola, Juan, ¿verdad?

Sí. Muchísimas gracias por recibirme

en este cerro porque tenía muchísimas ganas de disfrutar

del símbolo, por excelencia, de La Mancha.

Los molinos. Los molinos de viento.

¿Qué función tenían?

Su función, principalmente, era la de moler el grano.

(ASIENTE) Aquí, en La Mancha,

teníamos todo tipo de cereal, avena, trigo, centeno...

Y una legumbre, también muy conocida y muy cultivada aquí,

que era la almorta.

En esas moliendas llegaban a desarrollar una molturación

de entre 32 y 40 kilos.

Que es una fanega, en una jornada laboral.

¿En qué consistía exactamente el oficio de molinero?

Pues la verdad que el oficio de molinero

era un oficio bastante duro.

Toda la maquinaria tiene pesos bastante considerables.

Entonces, todo funciona con palancas

para evitar que el molinero tenga que trabajar así.

Aun así, quedaba el acarreo del grano

desde la planta baja hasta el moledero.

El constante funcionamiento

o estar pendiente de lo que era el freno...

Sistema del alivio, levantar las piedras, bajarlas,

la retirada de la harina que ya estaba saliendo.

Era un trabajo que como mínimo tenían

que desarrollar dos personas.

Una sola, sería demasiado.

Me encantaría entrar dentro de un molino

y conocer un poco su funcionamiento, ¿puede ser?

Voy a enseñártelo. Venga, pues vamos para allá.

Juan, podemos decir que estamos en el corazón del molino.

¿Cuáles serían las tres partes fundamentales

de un molino tradicional?

El molino consta de tres partes.

Son la cuadra, que es la habitación principal

por la que entramos al molino.

Un lugar de almacén.

Y se llama cuadra porque, incluso, en algunos días de tempestad total

si venía algún labriego con trigo para moler,

dada la circunstancia, podía dormir la bestia abajo.

La segunda planta, sería la camareta.

Servía de almacén para el tránsito del trigo que fuéramos a moler.

Y, también, donde la harina

caía desde el moledero hasta esa habitación

y donde se cernía.

Había veces que no salía muy fina y había que cernirla y separarla,

por ejemplo, del salvado.

Luego, teníamos el moledero. Es esta habitación en la que estamos,

que es donde alberga la maquinaria con la que moleríamos ese grano.

Y una parte muy importante para el molino

son los ventanillos que nos rodean.

Ahora que me hablas de las ventanas, es curioso porque me fijaba en ellas

y tienen, además de un pequeño nombre,

una disposición un tanto curiosa.

Cada una de ellas está orientada a un viento predominante de la zona.

No están puestas simétricas.

Están orientadas con la rosa de los vientos.

Y el nombre, se corresponde al viento.

Eso es. El nombre que hemos puesto encima de cada una,

es el viento que entra por ella.

Y, Juan, tú como molinero, ¿qué harías aquí?

Lo primero que haría como molinero,

sería subir al moledero, que es donde estamos,

y abrir todos estos ventanillos que decimos.

Pasando la mano por delante de ellos, veríamos por cuál entra el viento.

¡Ah!

Pero, según la intensidad de cada viento,

inclinaremos el juego de aspas

hacia un ventanillo o hacia otro.

Una vez que el molinero

tenía orientado el molino, debía colocar los lienzos.

Son las telas que vemos

sobre las aspas para recoger la fuerza del viento.

Para mover la cubierta,

lo que hacíamos es utilizar el palo de gobierno.

Es este palo tan largo que vemos que llega, prácticamente,

desde el suelo hasta la clave de la cubierta,

hasta la punta más alta del tejado.

Son unos 17 metros de longitud.

Y ayudados, también, del borriquillo.

El borriquillo no es un animal, como su nombre dice,

sino un utensilio de madera.

Un sillo redondo con una cadena enrollada

que va desde él hasta el palo de gobierno.

Y sujetando ese borriquillo en los hitos de amarre,

muy importantes, unas pequeñas piedras blancas

que veremos alrededor de todos los molinos.

Dos personas dándole vueltas al borriquillo pueden mover las seis

o siete toneladas que pesa todo el conjunto

que ves sobre nosotros.

¿Siete toneladas?

Siete. Y el esfuerzo es mínimo.

Borriquillo, adquiere ese nombre

porque los primeros molinos que existen son lo de sangre.

En los que una bestia, tiraba en forma de círculo

para ir moliendo ese grano.

Entonces, el molinero y su ayudante, como ejercen ese mismo movimiento,

adquieren el nombre de borriquillo.

Pero, realmente, no lo es.

Una vez colocadas, volveríamos a subir al moledero.

Y depositaríamos en la tolva el grano que fuéramos a moler.

Iría cayendo por un agujero central

a la guitarra, que es la pieza horizontal

que tenemos justo debajo.

Y de la guitarra, caería al centro de las piedras.

Bajo estos guardapolvos, tenemos las dos piedras de moler.

La volandera, que sería la que tira vueltas.

Y justo debajo, la solera.

Como su nombre indica, es como el suelo y no se mueve.

Ambas tienen un rayado.

La presión entre ellas y el rayado, va triturando el grano.

Y la fuerza... ¿Cómo es? ¿Así o así?

En redondo, va circulando. Va haciendo así, vale.

Va circulando. Entonces, la fuerza centrífuga

va haciendo que el grano que cae al centro, vaya al exterior,

se triture, se muela y vaya saliendo entre medias

de las dos piedras, convertido en harina.

En tantos años de historia, seguro que alguna anécdota

entre el propietario del molino, el constructor y el molinero.

Seguro que hay algo. Sí que las hay.

Es que, claro, el propietario no iba a estar en el molino...

ni a menudo, ni continuamente ni nada.

Entonces, él contrataría a un constructor

que construiría el molino y luego a un molinero

que se encargara del trabajo, de la labor.

Entonces, entre ellos, se ponían de acuerdo.

Y el constructor lo que hacía, es que en la cimbra de la escalera

o en los muros, hacía una pequeña canaleta.

Un pequeño tubo oculto.

Que cuando conociera al molinero, le revelaría el secreto del lugar,

y llegaban a un acuerdo de cómo robarle al propietario.

(RÍE) Qué increíble.

La picaresca, secretos, magia...

Ha sido fantástico.

Juan, ¿qué te parece si para despedirnos

me das un minutito? He traído mi propio molino.

Un molino...

No como estos, pero también especial.

Quiero compartir contigo una experiencia de magia.

¿Te parece? Me encantaría.

Dame un segundo y te veo abajo, ¿sí?

Venga. Hasta ahora.

Juan, he traído un molino.

Es tu instrumento.

Y el mío, que es una baraja de cartas

que quiero que me firmes, venga.

Vamos.

Vas a elegiruna carta, la vas a firmar y me la vas a dar.

¿De acuerdo? ¿Sin verla?

No, puedes verla si quieres.

(ASIENTE) Adelante.

Pero que te guste, si no te gusta...

¿Está bien esa carta?

(ASIENTE) Fírmala.

Y... eso es.

Dame el resto de la baraja, por favor.

Eso es. Y firma esa carta, venga.

Perfecto, dame el rotulador.

Y, ahora, te voy a pedir

que perdamos la carta por aquí.

Por el centro de la baraja.

Y vas a tener que accionar este molino.

Pero, antes, me voy a colocar esto así.

Para no ver nada, ¿de acuerdo?

Quiero que acciones el molino.

Date cuenta que hay una carta firmada

que no voy a mezclar ni voy a hacer nada.

Pero, si no te importa, descolócame un poquito, por favor.

Vale. Gira hacia el molino.

Y te vuelves a tu posición, ¿de acuerdo?

De acuerdo. No pierdas la baraja de vista.

No quiero que pienses que hago algo con ella, ¿sí?

¿Ya está? Sí.

Carta firmada por el centro, ¿de acuerdo?

Qué bueno.

Ahí está tu carta firmada en el molino.

Gracias, Juan, fue un placer conocer

parte de la historia de los molinos contigo.

Espero que esta experiencia la recuerdes durante mucho tiempo.

El placer ha sido mío. Gracias.

Llegó el momento de decir adiós a Alcázar de San Juan.

Y lo hago desde uno de los cuatro gigantes.

Desde una tierra, donde aún es posible soñar con hidalgos

y disfrutar de unas vistas tan increíbles como estas.

Alcázar es una tierra que me ha sabido recibir

con los brazos abiertos.

Y me ha ayudado a disfrutar de la cultura, el arte,

la gastronomía y el patrimonio.

Una tierra de la que aún no me he ido

y sé que muy pronto volveré.

Miguel dice adiós a Alcázar de San Juan.

Una célebre villa que muestra orgullosa

los tesoros de su pasado.

Tierra de molinos,

inspiración quijotesca

y aroma de leyendas.

La tradición cervantina y la riqueza monumental

se unen para brindaros el mejor de los recuerdos.

Paisajes para la memoria que fueron escenarios de gestas

y que hoy son la promesa de mil historias por descubrir.

Un país mágico - Alcázar de San Juan - ver ahora

L'Escala (Girona)

Al sur de la bahía de Roses, en plena Costa Brava, se sitúa el pueblo marinero de L’Escala. Su ubicación estratégica explica que griegos y romanos entraran a la Península Ibérica desde la cercana Empúries. El mar ha sido y es su auténtico motor de crecimiento.

Visitarás Sant Martí d’Empúries, el núcleo medieval más antiguo de este pueblo, recorrerás un cementerio que es puro arte marinero y conocerás en el Clos del Pastor la historia de una escritora escalense Caterina Albert que firmó toda su obra bajo el pseudónimo masculino de Víctor Català. Además, podrás descubrir la Torre del Pedró y el Museo Alfolí de la Sal.

Para todos los públicos Un país mágico - L'Escala - ver ahora
Transcripción completa

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, el arte

y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades.

L'Escala es hoy nuestro destino mágico.

Visitaremos el único yacimiento arqueológico de España

donde conviven los restos

de una ciudad griega con los de una ciudad romana.

Estas culturas convivieron junto con la cultura ibérica

durante un largo tiempo.

Recorreremos un cementerio que es puro arte marinero.

Conoceremos la historia de una escritora escalense

que firmó su obra bajo un seudónimo masculino.

Caterina Albert publicó a lo largo de su carrera 15 libros,

todos con el seudónimo Víctor Català.

Volaremos hasta la mejor reserva marítima

del Mediterráneo occidental.

Comprobaremos el juego que le da la sal a Miguel de Lucas.

Disfrutaremos del paisaje más oriental de la península.

Probaremos un manjar de esta tierra.

Hay un libro de finales de 1700

donde hablaba del pueblo de L'Escala

y decía ser el pueblo por excelencia en cuanto a salazón de anchoas.

Nos dejaremos sorprender

por la magia de un invitado especial.

En la baraja española, cada carta tiene

un nombre del libro de Víctor Català.

Bienvenidos a "Un país mágico".

Al sur de la Bahía de Roses, en plena Costa Brava

se levanta el pueblo marinero de L'Escala.

Su ubicación estratégica explica que griegos y romanos

entraran a la Península Ibérica desde la cercana Empúries.

Tierra de ruinas de antiguas civilizaciones

y vestigios medievales,

el mar ha sido y es su motor de crecimiento.

Como muestra, el origen de su nombre: L'Escala.

En latín, designaba un puerto o muelle.

Playas de dunas, macizos rocosos y abruptas calas

se alternan en su entorno brindándole un encanto único.

Su casco histórico, perfilado por un singular paseo marítimo,

rezuma aroma mediterráneo en cada esquina

y es una colección de reclamos por disfrutar.

Un recorrido por sus calles

nos llevará a revivir sus episodios más vibrantes

y a saborear el ambiente de esta histórica villa

anclada al mar que Miguel ya está a punto de descubrir.

(Música suave)

Nuestro viaje en L'Escala comienza en Sant Martí d'Empúries,

el núcleo medieval más antiguo y donde se gestó

la tradición marinera de la villa.

Un entramado de calles que conserva su trazado original

y que invita a perderse para descubrir sorpresas

y también resquicios de su pasado.

(Música suave)

Miguel va a conocer los secretos y curiosidades

de Sant Martí d'Empúries de la mano de un experto:

el guía turístico Nick Duserm.

Hola, Nick. ¿Qué tal? Bien. Bienvenido.

¿Por qué es tan importante este punto?

Tienes que pensar que llegan los griegos y los fenicios,

se instalan aquí. Esto había sido antiguamente una isla.

Posiblemente aquí tuvieron el primer templo,

que tenemos una referencia allí que pone "Artemis de Ephesia".

A partir de ese momento, esta población empieza a crecer

con sus murallas, etc.

Finalmente, debido a los ataques, al estar en la costa,

de normandos y otomanos, deciden que la capital se va al interior.

Se instalan en lo que hoy se llama Castelló d'Empúries.

Tenemos población permanente desde el siglo VI a. C.

Actualmente, Sant Martí d'Empúries, pero no siempre fue así.

Exacto. Empúries es una palabra que viene del griego

que significa mercado.

A partir de aquí tenemos que los griegos son comerciantes,

están comerciando con los íberos, con los nativos de la zona.

Más tarde este nombre pasa a lo que sería

la comarca del Baix Empordà, del Alt Empordà.

Podríamos decir que continuamos en un comercio.

De aquella época, de ese pasado quedan muchos vestigios,

pero tengo entendido que hay unos muy especiales

que tienen que ver con un castillo. Sí.

Los restos del castillo tienen una referencia curiosa

a lo que sería el "Capitán Trueno". ¿El "Capitán Trueno"?

Que es este cómic... Sí, sí.

De los años 50, 60 que mucha gente mayor debe conocer muy bien.

Pues resulta que el productor decide que su castillo estará

en un lugar apartado, cerca de la costa donde hace mucho viento.

Estamos hablando de la tramontana. Y lo sitúa aquí.

Comenzamos. Vamos a adentrarnos en esta iglesia

para que me cuentes sus detalles. Perfecto.

Te sigo. Vamos, Nick. Vamos a ello.

(Música triunfal)

Quiero preguntarte

por una inscripción que está en un altar.

Es el altar principal

en el cual encontramos una inscripción.

¿Qué dice? En esta inscripción pone "Silvi".

Podría ser el nombre de una persona

o quizá podría ser la referencia a algo más interesante.

La zona en la que estamos,

antes de conocerse como la Costa Brava,

se conocía como la selva del mar

porque tenía una cantidad de árboles impresionante.

Estamos en un templo con historia y yo soy un apasionado de leyendas.

Aquí, relacionado con estos arcos, hay una leyenda multicolor.

En catalán, el arcoíris se llama el arco de Sant Martí.

Nos dice la leyenda que hay un soldado romano

que llega a una población

y en la entrada se encuentra a un pobre que pasa mucho frío.

Él coge, rasga su capa de soldado romano

y le da la mitad a ese pobre para que no tenga frío.

Qué casualidad que era Jesús.

Este, en agradecimiento, decide regalarle un arco de colores

que es lo que llamamos el arco de Sant Martí.

¿Qué te parece si salimos a las calles?

Merece la pena dar un paseo por ellas.

Vamos a buscar unas curiosidades en las calles.

(Música suave)

Venía observando y veo que las casas son, todas,

más o menos parecidas, pero esta fachada es diferente.

Lo auténtico es lo que tienes aquí.

Las paredes encaladas para protegerlas.

Podrás ver que hay dos pizarras que sobresalen.

Los pescadores lo que hacían es,

supuestamente por las noches, dejaban alguna lámpara

para poder llegar y verse, porque no había electricidad.

Lo más interesante es

que lo utilizaban para dejar el orinal ya lleno,

así aquellos efluvios no quedaban dentro de la casa.

Aquí tenemos esta puerta.

Es increíble la cantidad de espantabrujas que aparecen.

Tenemos cruces, tenemos las herraduras,

tenemos la ese de Salvador. Claro.

Todo esto concentrado en esa puerta.

Increíble. Es increíble.

El miedo que tenía la gente de las brujas en aquella época

era muy importante.

Nick, me voy encantado. Ha sido mi primera parada en L'Escala.

Me queda mucho por ver y sentir. Ha sido un placer

comenzar esta aventura de tu mano. Que no sea la última.

Hasta pronto. Muchas gracias.

(Música aventuras)

A solo 18 km de L'Escala se localiza

la mejor reserva natural del Mediterráneo occidental:

las Islas Medes.

Numerosas cuevas y túneles indican

que este conjunto de islotes de roca calcárea perteneció

al macizo del Montgrí hace más de 10 000 años.

Históricamente, las Islas Medes han sido un lugar

que ha cautivado al ser humano, tal y como revelan

los restos de naufragios encontrados en su entorno.

Lo más llamativo es la riqueza de sus fondos marinos

donde destacan las poblaciones de algas,

las praderas de posidonia, los corales o las estrellas de mar.

¿A qué se debe su espectacularidad? A la aportación de materia orgánica

procedente de la desembocadura del río Ter,

situado a poca distancia costa arriba.

Un enclave único en el Mediterráneo

y uno de los destinos más apreciados en el submarinismo.

En el extremo noroeste del casco antiguo de L'Escala,

en la entrada del pueblo y protegiendo su puerto,

se encuentra la Torre del Pedró.

Su función principal era alertar a los vecinos de la llegada

de navíos enemigos mediante señales de humo.

Desde la parte más alta se podían divisar las masías fortificadas,

de modo que se formaba una red que, con señales de fuego,

permitía advertir de piratas en la costa.

Además de defender la navegación

y el transporte de cereales hasta el molino,

también se usó como refugio para los pobres.

Y sirvió como prisión. Un punto ideal

desde el que disfrutar de las vistas del casco antiguo,

la Cala de la Creu, las playas de Empúries y la Bahía de Roses.

A orillas del Mediterráneo,

en un paraje natural de excepcional belleza descansan

las ruinas de Empúries,

el único yacimiento arqueológico de la Península Ibérica

donde conviven los restos de una ciudad griega y romana.

Hace más de 2000 años, este punto fue puerto,

colonia occidental de Grecia

y primer campamento romano de la península.

Hoy es un tesoro que Miguel está a punto de disfrutar.

Hola. ¿Qué tal? Hola. Encantada.

Yo también estoy encantado de estar en un lugar tan especial.

Hay tanto por contar... Comencemos por el principio.

¿Cuál es el origen de la colonia?

La ciudad de Empúries, la ciudad griega se fundó en el 575

en el enclave de Sant Martí d'Empúries,

que era como una pequeña isla.

Pero esa isla,

habitada por los indígenas, que ocupaban todo el territorio,

quedó pequeña y fundaron otra ciudad que es en la que nos encontramos.

Era una ciudad con un claro objetivo que era el de comerciar.

Querían dominar el Mediterráneo.

Lo estaban haciendo en otros puntos. Tenían ciudades como Masalia,

que eran estas colonias de origen foceo, y querían

controlar las rutas comerciales.

¿Qué tiene de especial este yacimiento?

Empúries es el único yacimiento griego

que se conserva en la Península Ibérica.

Es la colonia más occidental que tenemos en el Mediterráneo.

Además, es un claro ejemplo de la unión de dos culturas,

la griega y la romana. Estas culturas convivieron,

junto con la cultura ibérica, durante un largo tiempo.

Hablamos de la cultura romana, de la griega.

Ahora estamos en la ciudad griega. Estamos en el ágora. ¿Qué era?

El ágora era el punto neurálgico de la ciudad.

Cualquier ciudad griega tenía este punto como el punto

donde se articulaba el comercio, la política

y donde se establecían las relaciones comerciales.

En el caso de Empúries, es un ágora construida en el siglo II a. C.

y que se abre al puerto,

un puerto que será un punto esencial para la historia de Empúries.

El que este ágora se abra al puerto nos da la idea de la importancia

no solo del comercio sino de este punto de la ciudad

donde encontramos otros edificios de cierta importancia,

entre ellos la estoa, que es el edificio más grande de aquí.

Sería el límite norte de la ciudad, de la plaza, perdón,

y que estaría destinada a este comercio.

Hablas de la importancia de los edificios.

Los templos también son importantes.

Sí. Evidentemente. Se ha documentado uno de los templos más importantes

que es el de Asclepio, una divinidad dedicada a la Medicina.

Además, hemos podido conservar

una escultura que fue encontrada en 1909

al inicio de las excavaciones de Empúries,

en una cisterna que formaba parte del templo de Asclepio.

¿Qué te parece si nos adentramos en la cultura romana?

Perfecto. Vamos.

(Música triunfal)

Venía pensando que este yacimiento está en un lugar estratégico:

en una zona alta, con vistas increíbles del Mediterráneo.

Era una puerta de entrada. Efectivamente.

Empúries fue la puerta de entrada de la cultura griega y romana.

Una cultura romana de la cual nos encontramos

en el centro neurálgico: en el foro.

Las murallas que tenemos conservadas en la ciudad romana

son unas murallas que tenían una función: cerrar esta ciudad,

es decir delimitar el espacio de la ciudad.

En esa época era importante aquel que era ciudadano

y el que no lo era.

Hemos pasado del centro de la ciudad griega

al centro de la ciudad romana, que es el foro.

Me llama la atención las dimensiones que tiene.

Si comparamos con el ágora de la ciudad griega, es

un foro de dimensiones grandes,

pero si comparamos con otras ciudades de la península

o con la capital del imperio, Roma, tiene unas dimensiones modestas.

Cumplía todas las funciones que necesitaba la ciudad.

La función legislativa... Tenía el espacio del gobierno,

el espacio para los templos y tenía el espacio comercial.

Si no tengo mal entendido, se lleva excavado un 15 %.

Queda mucho por excavar,

pero en ese 15 % se han encontrado tesoros.

Sí. Entre ellos destacan

dos grandes domus, dos casas señoriales

con una decoración y unos elementos de mosaicos

que son característicos del periodo romano

y que son un claro ejemplo de la influencia directa de Roma.

Ha sido muy especial conocer este lugar.

Me quedo con muchas emociones.

También con el concepto de puerta de entrada a algo.

En la magia, el concepto de puerta es muy importante;

como atravesar esa puerta que te conduce a la ilusión.

Me gustaría que me acompañaras para que viviéramos

una experiencia que creo que va a ser emocionante.

Por supuesto. Vamos.

(Música triunfal)

Tenemos esta puerta que simboliza tantas cosas

de las que hemos hablado en esta visita.

Es una puerta a la que le falta algo porque ahora está abierta.

Si te parece, le vamos a poner este candado.

Aquí tienes el candado.

Antes de eso, aquí tengo un montón de llaves.

No me digas cuál es la que abre. No lo sé.

Si te parece, vas cogiendo una llave, compruebas.

Comprueba si la llave abre.

No abre. Elisa, estoy nervioso

porque abrir esta puerta tiene muchos simbolismos.

De momento ninguna. No pasa nada.

Las puertas son difíciles de abrir. Otras son más fáciles.

Está costando esto.

¿Será la última? No lo sé.

El resto no abre la puerta. Estas llaves no abren, ¿verdad?

Como sea la última, yo alucino contigo.

Estas llaves no abren, ¿verdad? Las dejamos aquí.

Esto no es magia. Es paciencia.

He retirado al principio, no sé dónde la tengo,

la llave que abre. Por favor, comprueba que abre.

Perfecto. No cierres el candado. Saca la llave.

La única llave que abre la tenemos aquí.

Ponla junto con las demás.

Te entrego a ti la copa y yo cojo el candado.

Mira lo que voy a hacer. Voy a cerrar esta puerta.

Quiero que cojas las llaves y que muevas bien.

Dame todas las llaves. Eso es. Deja la copa por ahí. Perfecto.

Muy bien. Mira. Aquí están todas las llaves.

Te voy a pedir algo muy especial. Pon las manos como las tengo yo.

Te paso todas las llaves.

Dime si hay alguna manera de que yo sepa qué llave abre.

En principio no. En principio no.

Candado completamente cerrado impide que esta puerta se abra.

Cuando cuente tres, vas a lanzar las llaves

más o menos a esta altura.

Ni muy fuerte ni muy flojo. Así, más o menos por aquí.

Que me queden a esta altura porque voy a intentar coger

una, dos, tres o ninguna. Vale.

Venga, ¿estás lista? Sí.

Qué nervios. Yo más.

No se trata de coger una llave.

Se trata de coger la única llave que abre el candado.

Una... A ver si tienes suerte.

Dos y tres. Lanza.

(RÍE) Vale.

Tú misma. Yo no quiero tocar.

Quiero que tú te acerques y, con cuidado,

ya hemos comprobado que la llave entra, pero quiero que la gires.

A ver.

(RÍE) No me lo puedo creer. Saca el candado.

Yo tampoco me puedo creer la visita tan especial

en este lugar tan mágico. Ha sido un placer.

Te invito a cruzar la puerta junto a mí.

(Música aventuras)

En la villa de Torroella de Montgrí se levanta una de las fortalezas

más espectaculares e imponentes de toda la Costa Brava:

el Castillo de Montgrí.

La sencillez de sus formas resalta más su belleza.

Rodeado en sus cuatro vértices por torres cilíndricas,

sus altas murallas finalizan en almenas rectangulares

dispuestas a intervalos regulares que coronan sus muros perimetrales.

Levantado hace más de 700 años,

lo curioso de este castillo es que no llegó a terminarse nunca.

¿A qué se debe esta rareza?

El motivo fue la consolidación del poder

del condado de Barcelona sobre el de Empúries.

Aunque sea una construcción inacabada, está considerado

uno de los elementos medievales más importantes de Cataluña

por lo que ha sido declarado bien cultural de interés nacional.

Calificado como el botón de la rueda del Empordà

por Josep Pla, el Castillo de Montgrí

es un emblema visual y un reclamo único de esta comarca.

En un lugar con tradición pesquera, la esencia marinera impregna todo,

incluso la artesanía.

He quedado con un experto artesano

en la fabricación de nasas para la pesca de la langosta

¿Seré yo capaz de fabricarlas? Vamos a verlo.

(Música suave)

Josep, ¿verdad? ¿Qué tal? Con permiso, me siento.

Ya lo creo.

¿Cómo estás? Muy bien.

¿Qué estás haciendo? Una nasa.

¿Qué es exactamente una nasa? Una nasa es

un aparejo para pescar. Cada pez necesita una nasa distinta.

El funcionamiento es extraordinario.

Pescan muy bien. Además, es una pesca selectiva.

¿Por el tamaño del...? Hacemos el tamaño de los triángulos.

Si queremos un pez grande como una langosta,

hacemos los triángulos grandes para que el pez pequeño pueda salir.

Antiguamente, se puede decir

que era prestigioso hacer nasas bien hechas.

¿Hoy en día se han dejado de fabricar?

Sí. Se han dejado de fabricar porque no es viable económicamente.

Lleva muchas horas hacerlas.

Después, puede que una nasa dure poco dentro del agua.

¿Cómo se despierta este interés por la fabricación de las nasas?

Yo empecé a hacer cestas normales para las setas y otro tipo de cosas.

Cestas de mimbre. Tenía el taller. Pero vivo en un pueblo marinero

y me interesó aprender. Terminé haciendo más nasas que otra cosa.

¿Cuántos tipos de nasas hay? Veo que hay varios modelos.

Sí. Hay pescadores que las hacían en forma de campana,

como la que estoy haciendo,

y también los había que las hacían en forma redonda,

que se parece a un erizo de mar. ¿Qué materiales se utilizan?

Las cañas, los mimbres de secano.

Las ramas de olivo van fantásticas

porque tienen una rigidez y una dureza muy buena.

Juncos marinos también. Se recogen los juncos cerca del mar.

En definitiva, materiales que puedan durar.

Si yo quisiera hacer una nasa,

además de pedir ayuda porque veo que es complicado,

¿cómo es el proceso? Lo puedes ir haciendo y me voy fijando.

Lo primero de todo es ir a recoger el material,

después prepararlo aquí.

Esta, por ejemplo, lleva caña y juncos.

Es un trabajo que es, yo digo, es muy humano,

que se hace sin moldes.

¿Cuánto puedes tardar en hacer una nasa como la que vemos?

¿Como esta? Yo diría que unos dos días y medio.

Ya tengo la caña preparada... Estaba pensando

que se suele decir que los marineros

tenían pinta de rudos, pero también muy finos.

Para hacer este tipo de piezas hay que ser fino.

Hay que entender el mar, hay que entender los materiales

y tener una cierta destreza en las manos para hacerla.

¿Con qué unes los juncos, con hilo? Sí. Con unos hilos que tengo aquí.

Cuando se aprende a hacer una nasa, lo primero que hay que aprender es

a hacer un par de nudos.

Este es uno de los nudos primeros que me enseñó a hacer

un pescador de L'Escala. El otro nudo es para marcar

el triángulo. Se pasa por aquí.

Es una técnica que con el dedo de abajo

se sube el hilo y ya lo tenemos. (ASIENTE)

¿Es una nasa acabada como la que estás haciendo?

Sí. Voy a cogerla.

Sí, sí. Puedes cogerla. ¿Sabes lo que más me interesa?

Saber cómo es la trampa. Vale.

Ah, qué curioso.

Esta, precisamente, es una nasa

que es muy larga de dentro porque es para pescar congrios.

¿Estos palos son ornamentales? No. Son refuerzos.

Ah, para que no se rompa. Y para poderla subir y bajar.

Ah, para cogerla. Vale, vale. Sí.

Ha sido un placer conocer este oficio tan maravilloso.

Ojalá no se pierda. Aquí dejo la nasa terminada.

Sigue trabajando. Muy bien.

Gracias. Adiós. Adiós.

Situada en la Costa Brava, la Bahía de Roses se abre

entre el Cabo de Creus y el macizo del Montgrí.

Se trata de la principal bahía de la costa de Cataluña

y es la salida natural al mar de la región.

Desde 2011, está considerada una de las bahías más bellas.

Una declaración avalada por la Unesco

que reconoce los valores turísticos, paisajísticos

y culturales de este entorno.

¿Por qué ha logrado esta distinción?

Este paraje ha conseguido esta mención

gracias a sus numerosos atractivos y valores territoriales:

tres parques naturales, las ruinas d'Empúries

y más de 45 km de playa.

La costa ofrece desde acantilados

hasta pequeñas calas de aguas transparentes

que se fusionan con el litoral más suave de la Costa Brava.

(Música aventuras)

Un abanico de matices por disfrutar

y una panorámica de ensueño sobre el Mediterráneo.

A unos 50 km de L'Escala se encuentra enclavado

Castellfollit de la Roca,

un pueblo que creció asomándose al vacío de un impresionante risco.

Sus casas alcanzan el límite del precipicio

desafiando el vértigo

desde lo alto de este acantilado de 50 me de altura.

¿Cuál es el origen de esta curiosa formación?

Esta pared vertical de basalto

surgió como fruto de la acción erosiva

de los ríos Fluvià y Toronell sobre las corrientes de lava

procedentes de las erupciones volcánicas que tuvieron lugar

en la zona hace millones de años.

Ubicada en la comarca de la Garrocha,

esta villa medieval ofrece un casco histórico de cuento

con fachadas de piedra volcánica que se funden con el paisaje.

Un prodigio de la naturaleza convertido en mirador

desde el que contener el aliento ante las vistas.

(Música aventuras)

En pleno paseo marítimo de L'Escala se esconde Clos del Pastor,

la finca que fue entregada a la escritora Caterina Albert

en reconocimiento a su actividad literaria.

En su jardín modernista aguarda Miguel para descubrir

las curiosidades sobre esta figura literaria.

Hola, ¿qué tal? Muy bien. Gracias. Encantada.

Tengo ganas de conocer quién fue Caterina Albert.

Se le entregó esta casa. Una casa no se le entrega a cualquiera.

Caterina Albert i Paradís nació en L'Escala.

Empezó su carrera literaria a finales del siglo XIX.

Empezó a escribir, a pintar, a dibujar. Era una artista total.

Era muy frecuente en la época del Modernismo.

Ella, una de las novelas, de las dos que publicó

que fueron más importantes y que la consagró como escritora fue

la novela "Solitud" que publicó en una revista de la época

entre 1904 y 1905

y que se conserva en el Archivo Histórico de L'Escala

gracias a la familia Albert, al sobrino,

que dio este archivo al ayuntamiento de L'Escala,

y el ayuntamiento, que lo ha sabido conservar y poner a disposición

de los investigadores.

Ella publicó, a lo largo de su carrera literaria, 15 libros.

Todos con el seudónimo Víctor Català.

Lo cogió de un personaje de una novela que estaba escribiendo

porque en la época que empezó a escribir, para una mujer era

difícil firmar los libros con su propio nombre.

¿Porque era mujer simplemente? Y más ella, porque ella escribió

sobre temas problemáticos en aquella época,

por ejemplo parricidios, asesinatos, violaciones.

Esto, que lo escribiera una mujer, aún era más mal...

No era bien visto. Qué interesante.

¿Cuál es la relación de ella con este patio?

Antonio Bartomeu y Marcel Granell le cedieron el legado testamental,

esta finca y también el jardín a Caterina Albert.

El jardín es el Clos del Pastor

en homenaje al personaje del pastor, de "Solitud".

La finca, la casa se llama Solitud en homenaje

a la novela tan importante de Víctor Català.

¿Qué hace ella por esta localidad?

Ella vivió aquí toda su vida. Ella, en su obra literaria,

describe muy bien L'Escala y L'Empordà, estas tierras.

¿Era querida por la gente de L'Escala?

Josep Pla cita a Víctor Català

como un gran pintor literario de estas tierras.

Caterina pasaría muchas tardes y contemplaría

la belleza que hay en este patio interior.

¿Qué elementos podríamos destacar?

Podemos destacar especialmente de este jardín

una escultura de Josep Llimona

y que, curiosamente, tiene dos agujeros

que son de una bala de la Guerra Civil.

También encontramos un busto que preside el jardín,

que es el busto de Caterina Albert

con su año de nacimiento y de muerte en 1869 y 1966.

También encontramos una fuente, en el centro del jardín,

con la inscripción "Laurus Víctor Català",

un poema de la escritora y un pequeño estanque.

Ha sido un placer.

Me voy con la sensación de haber descubierto una parte importante

de L'Escala y haberlo hecho a través de la literatura.

Gracias. Hasta pronto. Gracias.

(Música suave)

Tras descubrir la historia del lugar, ha llegado el momento

de disfrutar de su magia. He quedado con un buen amigo,

un mago de la zona, David El Mac. Le he propuesto un reto:

que me sorprenda con un juego de magia y que, además, este efecto

esté relacionado con la vida de Víctor Català. ¿Lo conseguirá?

(Música suave)

David, ¿qué tal? Buenas, Miguel.

Cómo estoy disfrutando de tu tierra. Qué lujo de lugar.

Un lujo el Empordà. Un lujo.

Veo que has aceptado mi reto.

Te propuse, cuando te llamé, que vinieras al programa.

Me encanta que los magos de la zona puedan estar conmigo.

Y que hiciéramos algo en honor a Víctor Català.

Has traído un libro. Un libro de Víctor Català.

Hizo muchas obras, como los "Marines".

En la baraja española, cada carta

tiene un nombre del libro de Víctor Català. De un libro.

Por ejemplo, el dos de espadas es los "Marines".

O el siete de bastos, "Drama rural".

¿Qué carta de la baraja española crees que es la "Solitud"?

¿Puedo decir la que quiera? La que quieras.

El siete de bastos.

¿El siete de bastos? ¿No querías el cinco?

No. El siete. Y doy mi palabra de que no hemos hablado antes

de que iba a decir el siete de bastos. Esto es libre.

Fíjate, he traído la baraja española.

Mira, el ocho de espadas es "Drama rural".

Tengo por aquí el dos de espadas que es "Caires Vius".

Tenemos el rey de copas: "La mare Balena".

Tenemos los "Marines"... Sí, un montón.

Un montón. ¿Has dicho el...? Siete de bastos.

Vamos a buscar el siete de bastos. A ver si lo encontramos.

El siete de bastos. Quiero que lo cojas.

¿Yo? Sí, sí.

No puede ser. No lo sé.

"Solitud". Sí, señor. Justamente ahí "Solitud".

Qué bueno, tío. Has cogido la que has querido.

En serio, en serio. Aquí tenemos "Vida mòlta"...

Doy mi palabra, tío. Todas sus obras.

Además, "Drama rural" se escribió en tu tierra.

Allí, en Santa Caterina.

Si has traído este libro, será por algo.

He aceptado el reto

y para el programa me lo he aprendido de memoria.

¿Este libro de memoria? Que sí, que sí.

Déjame, que voy a ponerme las gafas para ver

porque tengo que ver bien. Y en tiempo récord.

¿Te has aprendido cuántas páginas? 300 y algo páginas.

Nos vamos a poner de espaldas. Sí.

Nos ponemos de espaldas, vas a abrir el libro

por la mitad, por donde quieras. ¿Por la página que quiera?

Sí. Y vas a decir en voz alta la página.

¿Ya? Ya. ¿Qué página?

La página 92. 92.

A ver... Un momento. Es muy difícil. Has dicho la más difícil.

Está en catalán. En catalán.

(HABLA EN CATALÁN)

¿Voy bien? Perfectamente.

(HABLA EN CATALÁN)

Encima del "teatret".

Tiene que ver con el teatro. ¿Cómo es posible?

Lo estás flipando. Date la vuelta. Anda...

¿Estabas leyendo? Mentiroso. Esto no me lo hagas.

Es un programa de magia honesta. Hacemos la magia de verdad.

Me ha gustado lo de las cartas, pero esto...

¿Sabes una cosa? Que el libro está todo, todo, todo blanco...

¿Qué página habías dicho? 92.

92. Justamente está la página de color blanco.

Pues me dejas alucinado. Gracias por aceptar mi invitación.

Insisto, he dicho el siete de bastos porque he querido.

He elegido la página 92 porque me ha dado la gana.

Me voy alucinado

no solo por tu magia. También por tu tierra. Gracias.

Gracias, Miguel. Hasta pronto.

En pleno corazón de L'Escala y cerca del paseo marítimo

se esconde un tesoro neoclásico: el cementerio marinero.

Fue construido en 1835 y se compone de un atrio de entrada,

un segundo recinto con gran densidad de nichos

y un tercero con cuatro panteones.

¿Qué hace tan especial a esta necrópolis?

Se trata de un conjunto de nichos coronados por tímpanos triangulares

que se encalan cada año,

lo que le confiere un color blanco deslumbrante.

Además, este cementerio acoge

los restos de dos personalidades catalanas.

Caterina Albert,

quien bajo el seudónimo de Víctor Català escribió

grandes obras literarias. Y Josep Esquirol,

quien realizó las primeras fotografías

del yacimiento arqueológico de Empúries.

Una joya de la arquitectura popular mediterránea

donde apreciar las huellas del tiempo en esta localidad.

L'Escala huele y sabe a anchoa.

Un tesoro de mar que aquí adquiere otro sentido.

La tradición salinera ha permitido a este municipio prosperar

y convertirse en un referente gracias a sus productos.

Tradicionalmente, las mujeres se encargaban de la conservación.

Por eso vamos a quedar con dos mujeres

que tienen una historia increíble que compartir.

Hola. Hola.

Paquita y Amalia. Sí.

No os imagináis la ilusión que me hace estar

en una casa tan mágica como esta. Veo que ahí tenéis anchoas.

¿Cuál es la relación de la anchoa con L'Escala?

La relación es ancestral porque cuando llegaron los griegos

ya salaban el pescado con sal.

En la ciudad griega del yacimiento de Empúries, se encontró

una factoría de salazón. Desde entonces hasta hoy,

en este pueblo se sala anchoas con sal.

La verdad es que ha habido...

ha sido la industria del pueblo por excelencia.

¿Cuál es la relación de la anchoa con el alfolí de la sal?

En L'Escala había el almacén de sal que era el alfolí,

donde llegaban los barcos de sal en el antiguo puerto.

Los pescadores con sus barcas iban a descargar la sal

y la almacenaban en el alfolí.

Desde allí se distribuía a los pueblos del interior.

Actualmente, ¿cuántas fábricas hay

relacionadas con la anchoa y con la salazón?

Actualmente hay seis fábricas de anchoa.

Ha habido hasta ocho y diez.

A principios de los años 60, con la llegada del turismo,

a nivel económico la salazón queda un poco desplazada

por la llegada masiva de turismo.

La industria de la salazón,

en el pueblo, ha sido de vital importancia.

¿Hay algún libro donde esté documentada esta importancia?

Hay un libro de finales de 1700,

de Francisco Zamora, donde hablaba del pueblo de L'Escala

y decía que era

el pueblo por excelencia en cuanto a salazón de anchoas.

Paquita, me ha quedado claro la importancia de la anchoa

y de la salazón y también, creo, que de la mujer.

Habéis sido fundamentales. Sí, sí, sí.

Las fábricas de anchoas estaban llenas de mujeres.

Básicamente, era la mujer la que cuidaba y salaba las anchoas.

Mujeres como Amalia, que llevan una vida dedicada.

He ido 40 años. ¿40 años ha estado usted?

Cuando me retiraron me contaron 40 años de seguro.

Ahora las hago en casa. ¿De verdad?

Para mi hijo y los amigos. Qué maravilla.

¿Cómo es este proceso? ¿Me podría enseñar?

Sí. Primero, cuando llegan las barcas en la playa,

llevan unas cajas muy grandes. De anchoa.

Los amos van a comprarlas y las llevan a la fábrica.

Después las ponen en unas tinas:

una de sal, una de anchoa, una de sal, hasta que está llena.

Para la mañana, para las trabajadoras,

las quitaban y las ponían en unas pasteras

y les quitaban las cabezas y la tripa.

Se hace a mano eso, claro. A mano. Así, ¿ves?

Vaya maña. ¿A que sí, Paquita?

Sabe mucho. Ella es... -Claro, tantos años.

Después la ponían en unos barriles de fusta:

una de sal y una de anchoa, hasta que estaban llenas.

Cuando estaban llenas, las tapaban y podían estar nueve meses o así.

¿Nueve meses con la sal?

Cuando estaban ya maduras, las poníamos en botes.

Cuando las compras, tienes que abrirlas.

Te enseño. Sí.

(INCOMPRENSIBLE). Después aceite y te las puedes comer

Qué bueno. Tengo una curiosidad.

Estoy viendo un huevo que está flotando

y otro que no está flotando. ¿Esto cómo es?

Dígale, dígale.

-Esto es salmorra, agua sal. Agua con sal.

Agua con sal. Y cuando el huevo flota es que ya tiene

la densidad de sal conveniente.

La sal, ¿qué características tiene?

¿Se asemeja a la sal gorda? Es sal gorda.

Déjame el plato para ver. Es sal gorda.

Es sal gorda. Sí. Se salan con sal gorda.

Qué sal. Tiene un tacto diferente a lo que yo he tocado siempre.

Ha sido un placer conocer

esta tradición tan mágica de vuestra mano.

Voy a tardar mucho tiempo en olvidar esta conversación.

Muchas gracias a ti. -Nosotras a ti.

Gracias. Hasta pronto. Hasta pronto.

A poco más de 50 km de L'Escala

se encuentra el primer parque marítimo-terrestre del país

y el punto más oriental de la Península Ibérica:

el Cap de Creus.

Dice la leyenda que del amor entre un pescador y una sirena

nació esta tierra del Alt Empordà,

donde los Pirineos se funden con el Mediterráneo

creando un paisaje único por su sobria y salvaje belleza.

Acantilados abruptos, rocas oscuras surcadas por el viento y la sal,

islotes y calas recogidas, rincones expuestos a la furia tramontana

y otros protegidos de este viento que fueron la fuente de inspiración

para artistas como Josep Pla o Salvador Dalí.

En los días claros, se puede llegar a divisar L'Escala

en la otra punta del golfo, un lugar mágico donde el horizonte

es el único límite de la paleta de tonalidades marinas.

En el corazón del barrio viejo de L'Escala se sitúa

el edificio más antiguo del pueblo: el Alfolí de la sal.

Con más de tres siglos de historia, era un centro de comercio de sal

que sirvió como almacén y punto de distribución

de las mercancías que llegaban por mar y de las que se exportaban.

Un emblema escalense que Miguel va a descubrir

de la mano de su directora, Lurdes Boix.

Lurdes, ¿qué tal? Bienvenido a L'Escala.

Muchas gracias. Tengo ganas de conocer

este edificio emblemático para esta ciudad.

Estamos en el Alfolí de la sal. ¿Cuál es el origen del edificio?

El alfolí era el antiguo almacén real de la sal

donde se almacenaba la sal

que venían a buscar los pueblos de alrededor.

La sal era un producto importante para la historia de la humanidad,

tanto para la alimentación como la conservación de alimentos.

Está construido aquí a finales del siglo XVII.

Muy cerca de la playa,

donde amarraban estos barcos de cabotaje, en los pilones.

Las barcas de los pescadores tenían que ir a buscar la sal,

los sacos de sal, al barco; lo descargaban en la playa

y, con mulas, estos sacos entraban aquí.

Después, a lo largo de todo el año,

más de 200 pueblos de las comarcas de alrededor venían a buscar su sal.

Vamos a entrar por una puerta que tiene mucha historia.

Muchísima historia. Muchísima gente ha entrado aquí.

Hoy es un honor que entres tú. Te sigo, Lurdes. Encantado.

(Música triunfal)

Lo primero que nos encontramos en este patio interior es sal.

Sal, sí. Hace 25 años, en 1997,

celebramos el tercer centenario de este edificio

con una fiesta popular, la fiesta de la sal.

Esta fiesta nació pequeña,

con la gente mayor del pueblo que nos enseñó

los oficios artesanos relacionados con la pesca.

La fiesta fue creciendo, creciendo.

Invitamos a grupos de baile del mundo y les pedimos

que trajeran sal de su país.

Cuando estos pueblos vienen con el traje típico de su país

y hacen la ofrenda, es como que sellamos

un pacto de amistad con la sal. Maravilloso.

Creo, quizá me equivoco, pero esto en mi tierra se llama castañuelas.

Sí. Aquí se llaman ñacras, que es una variedad de concha.

Esto originó un baile típico de la Bahía de Rosas, de los pueblos

y se llama baile de ñacras. Es una especie de jota.

Se bailaba descalzos, en la playa,

alrededor del pescado que se había pescado. Para celebrarlo.

Lurdes, anímate, que te veo con las castañuelas en la mano.

Este es un sonido natural, marinero, del mar.

Se baila a este ritmo.

Cómo sonríes. Qué maravilla. Muy bonito.

Cuéntame alguna curiosidad sobre alguna danza.

Recuperamos, como te he dicho, danzas antiguas, concretamente tres:

el baile de ñacras, la farandola,

y el más mágico es el baile del dragón.

Van los danzantes de blanco; con la cara...

antiguamente con ceniza, ahora, con harina; todos blancos.

El de detrás coge la faja del de delante.

La particularidad es que el que va delante de todo lleva fuego.

El baile no se termina hasta que no quema la cola,

hecha de hojas secas de maíz, del que va detrás.

Los danzantes entran en el mar y apagan el fuego en el mar.

De alguna manera, desde que he llegado al museo

el pescado ha estado presente. L'Escala es la villa de la anchoa

y entiendo que tenéis una sala dedicada al pescado.

¿Vamos a verla? Vamos.

(Música suave)

Llegamos al lugar ideal para hablar de la importancia de la pesca,

pero pesca antigua. Tan antigua.

Esta red tiene más de 100 años. Eran de cáñamo, los cabos,

porque los pescadores no dicen cuerdas sino cabos.

Las boyas, que ahora son de plástico, eran de corcho,

del alcornoque. Sí.

Y la red de algodón.

Este arte de pesca que permitía capturar

miles de anchoas y miles de sardinas iba aparejada con la salazón.

¿Qué se tenía que hacer con tantas sardinas y anchoas

cuando no había neveras ni congeladores?

Pero para conservar era el barril pequeño.

Eran de madera de castaño.

Así se conservaban las anchoas durante un año.

Estas redes se teñían con corteza de pino.

Claro, así no hace daño al mar.

Todo era natural, se degradaba y así se mantenía la pesca.

En este museo tenéis piezas muy interesantes, curiosas,

pero me llama la atención la cámara de Josep Esquirol.

¿Por qué es tan importante? Fue un fotógrafo

de final del siglo XIX y principio del XX.

Él nació en Barcelona, se enamoró de una mujer de aquí,

se instaló en L'Escala, y Josep Esquirol fotografió

todos los acontecimientos importantes de L'Escala.

Esto es el tesoro, el legado que nos dejó Josep Esquirol.

Su cámara se conserva en el museo. No me extraña que se conserve.

Te voy a pedir que me acompañes. Vamos a hacer algo

que no olvidarás. Ven, vamos.

(Música suave)

(Música misterio)

Bueno, Lurdes, pues agua del mar;

sal de colores.

Con estos elementos vamos a hacer una magia que espero que te guste.

(Música suave)

(Música triunfal)

En la playa de les Barques, en el casco urbano de L'Escala,

aún pueden apreciarse huellas del pasado marinero.

Antes de que el turismo cambiase para siempre este paisaje,

aquí se amarraban las barcas de los pescadores,

cuando aún no se había construido el puerto.

En las rocas cercanas a la playa, en el Paseo de la Riba,

se conservan dos amarres del siglo XVIII

utilizados por los barcos de cabotaje cargados de sal

que no podían acercarse a la playa.

A la izquierda de la playa, hay también seis norayes,

conocidos como los Norais de les Roques d'en Guillem,

unos pilones más pequeños para subir o amarrar barcas.

Un legado en piedra que refleja

la importancia de la tradición marinera para L'Escala.

Llegó el momento de decir adiós a L'Escala

desde un lugar muy especial, a más de 100 m de altura.

Se trata de la Torre de Montgó,

construida para evitar el ataque de los piratas.

Es uno de los miradores más espectaculares

de la Costa Brava, y es desde donde quiero agradecer

el cariño y la hospitalidad

de todas las personas con las que me he encontrado.

Me voy de L'Escala, pero sabiendo que pronto volveré. Gracias.

Miguel dice adiós a L'Escala, tierra forjada por sal y viento,

y abrazada por viñas, higueras y olivos.

Pura esencia mediterránea y villa literaria

donde recordar las gestas que hace más de dos milenios

pusieron este lugar en el mapa de la historia.

Un enclave con orgullo de su pasado y un destino único

en el que disfrutar

de los atractivos patrimoniales y naturales

de este paraíso del Alt Empordà.

(Música aventuras)

Un país mágico - L'Escala - ver ahora

Tordesillas (Valladolid)

No se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de Tordesillas. En los alrededores de la villa han encontrado asentamientos que datan de la segunda Edad del Hierro y en sus cuevas se han encontrado restos de tribus íberas y celtas de los siglos III y V antes de Cristo. Lo que está claro que este pueblo situado a 28 kilómetros de Valladolid ha sido un “enclave” decisivo en la historia de España, desde la dominación árabe y la Reconquista, pasando por la Revuelta de los Comuneros, hasta el Tratado de Tordesillas en que se repartió el nuevo mundo entre españoles y portugueses.

Descubrirás el Real Monasterio de Santa Clara y sus baños árabes, el Museo del Tratado de Tordesillas, la Plaza Mayor, la Iglesia Museo San Antolín y la Ermita de Nuestra Señora de la Peña.

Para todos los públicos Un país mágico - Tordesillas - ver ahora
Transcripción completa

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, el arte

y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades.

Tordesillas es hoy nuestro destino mágico.

Descubriremos la pasión de algunos de nuestros reyes

por el arte mudéjar

e investigaremos la letra pequeña del tratado

que decidió el idioma de millones de personas en el mundo.

Porque aquí se decidió la cultura y el idioma

de millones de personas en el mundo.

Conoceremos los orígenes del órgano

como instrumento musical,

y a uno de los pocos organeros en activo

de este país.

Ha sido mi oficio, mi vida y un lujo.

Y es que la magia estará más presente que nunca

en nuestro recorrido,

pues, además de presentarnos a nuevos talentos de la magia,

Miguel de Lucas activará sus poderes psíquicos

en Tordesillas

y, para nuestro regocijo,

se teletransportará en la Plaza Mayor.

Nunca antes he llegado a realizar una experiencia de este tipo.

Por el camino,

visitaremos también unos baños árabes

encargados por Alfonso XI,

descubriremos a un artista callejero que pinta sobre la historia...

Tordesillas es conocido

porque en él estuvo viviendo 46 años

la reina Juana.

Y disfrutaremos de la increíble calidad y sabor

del gallo turresilano.

Todo esto y mucho más

a continuación en "Un país mágico".

¡Bienvenidos!

(Música)

Sobre la vega y ribera del Duero,

a 28 kilómetros de Valladolid,

se erige Tordesillas.

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es su origen,

esta villa ha sido un enclave decisivo

en la historia de España.

Desde la dominación árabe y la Reconquista,

pasando por la Revuelta de los Comuneros,

hasta el Tratado de Tordesillas,

en que se repartió el mundo

entre españoles y portugueses.

En sus alrededores se han encontrado asentamientos

que datan de la Segunda Edad del Hierro

y en sus cuevas se han encontrado

restos de tribus íberas y celtas

de los siglos III y V antes de Cristo.

De hecho, el nombre de Tordesillas

ha dado lugar a animados debates

en torno a su etimología.

Se han dado tres orígenes en torno a la palabra.

Unos dicen que el procónsul romano Quinto Cecilio Metelo

habría mandado construir una torre

al dictador romano Lucio Cornelio Sila,

Torre de Sila,

hacia el año 63 antes de Cristo.

Otra versión atribuye el nombre a la fortaleza de los Shilanes,

Thor Shilah,

tribus árabes asentadas en la Península

en el siglo VIII.

Aunque la opinión más aceptada

sitúa el origen de Tordesillas en la Edad Media,

pudiendo ser el origen del nombre Oter de Sillas

por asentarse sobre una elevación del terreno u otero.

De cualquier forma,

Tordesillas sigue siendo a día de hoy

un cruce de caminos

que enlaza el norte con el sur y el este con el oeste.

Miguel nos espera ya en este estratégico y mágico enclave

a orillas del río Duero.

(Música)

Aquí estamos, una semana más, en "Un país mágico".

En esta ocasión, nos hemos desplazado

a la preciosa localidad castellana de Tordesillas.

De hecho, estoy en el Monasterio de Santa Clara,

un monasterio que fue construido por el rey Alfonso XI

en el siglo XIV,

a orillas del Duero.

Es uno de los mejores ejemplos de arte mudéjar

de toda Castilla y León.

Vamos a descubrirlo.

(Música)

Hola, Ana, ¿qué tal? Hola, Miguel.

Estoy encantado de comenzar esta aventura de "Un país mágico"

en Tordesillas,

hacerlo contigo en un lugar tan especial.

Pero tengo una duda.

Acabo de decir que este monasterio

fue construido por el rey Alfonso XI,

pero los datos oficiales hablan de Pedro I.

Cuéntame. Efectivamente.

Alfonso XI y Pedro I son padre e hijo,

así que todo queda en familia.

Hay noticias de que Alfonso XI tuvo aquí una residencia,

pero el que realmente construyó lo que vamos a ver es Pedro I.

Pedro I era un enamorado del arte musulmán.

Esto es curioso.

Estamos en plena Reconquista,

se supone que son facciones contrarias,

pero Pedro I va a tener una amistad muy interesante y muy sincera

con el sultán de Granada, Muhammad V,

y de esa amistad van a surgir estos edificios,

porque él va a poder contar con todos esos artistas

que habían trabajado para el sultán,

y algunos de los que trabajan en la Alhambra de Granada

van a trabajar aquí.

Anda, qué curioso. Entonces, lo que vemos

son todos los elementos propios del arte musulmán,

y no solamente utilizan el estilo,

sino que utilizan algo que se ha podido averiguar

que es un sistema métrico muy curioso,

que era el codo negro mameluco.

¿Codo negro mameluco? Codo negro mameluco.

Es un sistema métrico muy poco utilizado...

que proviene de El Cairo

y que, bueno, era, realmente, esta...

¿Esa medida?

Esta medida, supongo que de un mameluco,

y que eran unos 54 centímetros.

Qué curioso.

Mientras te estaba escuchando,

estaba fijándome y veo como dos llaves.

Eso es un símbolo muy curioso.

Alude a la fe, al poder,

pero quizás el simbolismo más común

es el que las vincula con las llaves del paraíso,

las que abrían el paraíso al fiel tras la muerte,

siempre que hubiera cumplido con los cinco preceptos del islam.

Ana, ¿continuamos descubriendo este monasterio?

Perfecto, vamos. Venga, vamos.

(Música)

Entramos en una de las zonas más antiguas de este monasterio,

y tengo la sensación de que, viendo este ambiente, este patio,

estar en Granada,

pero es Tordesillas, claro.

Sí, sí, sí, efectivamente.

Lo que vemos son las típicas yeserías,

los arcos de herradura, los arcos lobulados,

y algo muy curioso que se hacía en Castilla,

que es el reciclado de materiales.

Aquí vemos que las columnas

son de diferentes estilos, de diferentes, incluso, dimensiones,

y se reutilizaban de edificios cercanos

que se hubieran destruido,

entonces, se reutilizaban en estos espacios.

¿Qué uso tenía este patio?

Creemos, porque hay muchos misterios todavía sobre este edificio,

que era el patio de acceso a la Capilla Dorada.

A la capilla que está ahí. A esa capilla.

Por cierto, en esa capilla hay algunas inscripciones

que son un tanto curiosas.

Aparecen fragmentadas.

En una se lee "buenos",

en otra, "Leonor", parece,

y eso es lo que ha hecho pensar

en que esta capilla fuera de la época de Alfonso XI,

y lo que se lee ahí alude a Leonor de Guzmán.

Pero bueno, son suposiciones.

Qué bonito es el arte,

y disfrutarlo y sentirlo de esta manera.

¿Continuamos? Continuamos.

Venga, vamos.

(Música)

Pensé que la puerta mágica era la última sorpresa,

pero ya veo que no.

Estamos en una iglesia de uso público,

pero es que este artesonado

es un sorpresón para el que no conozca este lugar.

Esto es espectacular.

Según muchos, la mejor techumbre de España,

pero bueno, no vamos a ser exagerados.

Una de las mejores. Una de las mejores.

Hace años, se restauró,

se pusieron unos andamios.

Yo tuve la ocasión de verla de cerca,

y todos los restauradores.

Ahí ya nos dimos cuenta

de que por los materiales, la policromía, hay dos partes:

la más antigua, que es todo el artesonado;

y toda la parte de abajo,

que se hace posteriormente

para acoplarla a este nuevo espacio.

Luego, hablamos de dos épocas diferentes.

Pero ¿cuándo se hace?

No tenemos ningún documento,

pero, si observamos esta obra,

vemos que en toda esta serie de santos

que aparecen pintados,

aparece uno, Bernardino de Siena,

y Bernardino de Siena es canonizado en 1449,

¿vale?

Tiene que ser posterior.

Claro. Vale.

Y luego, en aquellas vigas de las esquinas,

aparecen tres escudos:

son las armas de Juan II,

el castillo alude a Juan II,

y Juan II se muere en 1454,

luego tiene que estar hecha esta techumbre

entre 1449 y 1454.

Es como un acertijo. Increíble.

No nos hemos encontrado ningún papel,

pero solamente analizando la obra de arte,

podemos tener toda esta información.

A tu espalda hay una capilla

que también te atrapa de alguna manera.

¿A qué estilo pertenece?

Bueno, es una capilla de estilo gótico flamígero

o flamenco borgoñón.

Esos dos nombres definen un mismo estilo.

Y este estilo irrumpió en Castilla con muchísima fuerza,

se puso muy de moda,

y, entonces, aquellas personas que tenían cierto poder adquisitivo

querían construirse algo con ese estilo.

Y aquí entra en escena Fernán López de Saldaña,

que era el contador del rey, de Juan II,

y él quiere hacerse una capilla funeraria

para enterrarse aquí con otros miembros de su familia.

Y en el exterior de la capilla,

actualmente, solamente se conserva un hueco en la pared,

que a simple vista no sabíamos lo que era,

pero hay un viajero a finales del siglo XVIII

que recorre Tordesillas

y nos describe lo que hay ahí,

y es el enterramiento de un personaje,

con una lápida, y él se ocupa de transcribirla.

Dice: "Aquí yace Guillem de Roam, aparejador de esta capilla".

Hasta ahora, es la primera vez que se habla de un aparejador.

¿Y eso qué ha hecho?

Pues que los aparejadores tengan este lugar

como lugar de peregrinación.

Ha sido un placer, Ana,

descubrir este auténtico, pero auténtico tesoro

que tienen aquí, en Tordesillas.

Yo sigo descubriendo esta maravillosa villa.

Muchas gracias. A ti.

Hasta pronto, Ana. Hasta pronto.

(Música)

En el centro-oeste de la provincia de Valladolid,

entre las localidades de Tordesillas y Castronuño,

se encuentra un emblemático espacio natural

conocido como las Riberas de Castronuño.

Único sistema palustre y particular

que engloba un tramo del Duero

y que presenta importantes sotos y riberas

ligados al río,

cada vez más escasos en esta región,

así como encinares de gran extensión

y dehesas únicas en la provincia.

Pero ¿qué más destaca en este espacio natural?

Uno de los puntos fuertes de este ecosistema

es su importancia para la nidificación de aves,

como la garza real, el martinete y la garceta común.

Esta formación es relevante también

como zona de invernada de muchas y diversas aves acuáticas

que crían entre las rocas,

como ánades reales, patos cucharas,

porrones comunes, moñudos y cormoranes.

La Plaza Mayor constituye el eje central de Tordesillas

y, como la mayoría de las plazas castellanas,

forma un perfecto cuadrado porticado

en el que confluyen

las principales arterias de la ciudad.

Su estructura urbana

recuerda a la de los campos militares romanos,

con dos vías que la atraviesan perpendicularmente

y que desembocan en las puertas de la villa.

Desde la plaza,

un pasadizo adintelado conduce hacia los balcones

donde se contempla el sosegado paso del río Duero.

Pero ¿cómo es posible que una plaza del siglo XVI

se encuentre en tan buen estado de conservación?

Como es natural en lugares con varios siglos de historia,

y aunque su estado natural se corresponde

con el proyecto original de los Reyes Católicos,

la plaza ha sido restaurada en diversas ocasiones

a lo largo de los siglos.

Miguel se encuentra ya sobre el terreno,

dispuesto a ponerse más a prueba que nunca.

(Música)

Hace algún tiempo tuve una idea,

una idea un tanto especial.

Tan solo me hacía falta un lugar para poder desarrollarla.

Creo que estoy en el lugar idóneo,

la Plaza Mayor de Tordesillas,

una Plaza Mayor con tanta historia

que, desde luego, tengo que intentarlo aquí.

Nunca antes he llegado a realizar una experiencia de este tipo.

Por eso os pido que me acompañéis

y deseo que esto salga bien.

Vamos.

(Música)

Estos son los elementos:

una grúa, una jaula, un mago

y mucha mucha tensión.

(Música)

El Museo del Tratado de Tordesillas

se encuentra cerca del Duero,

en las denominadas Casas del Tratado,

uno de los edificios nobles

con los que contaba la villa en el siglo XV.

¿Y por qué se ubica precisamente en este lugar?

Pues, al parecer,

este fue el lugar elegido

por los representantes de Castilla y Portugal

para llevar a cabo las negociaciones internacionales

relacionadas con los descubrimientos geográficos

de la época

y que concluyeron con la firma del conocido Tratado de Tordesillas

el 7 de junio de 1494.

En este museo se recopilan, por tanto,

los aspectos históricos, políticos y sociales del momento.

Unos años clave en la historia de nuestro país

en los que los descubrimientos llevados a cabo por Colón

cambiaron para siempre la concepción del mundo.

Miguel se ha acercado hasta sus puertas

para viajar hasta el lugar desde donde un buen día

estas dos potencias se repartieron el pastel

del mundo conocido y por conocer.

Hola, Ana, ¿qué tal?

Pues muy bien, y encantada de recibirte.

Yo también estoy encantado de adentrarme

de una manera tan directa y apasionante

en la historia de Tordesillas,

porque estamos en un lugar muy especial.

Sí, estamos en uno de los edificios más emblemáticos de Tordesillas,

que se le conoce con el nombre de las Casas del Tratado,

puesto que aquí fue firmado el Tratado de Tordesillas

en el año 1494,

durante el reinado de los Reyes Católicos.

Y estamos en la casa de un noble,

esta casa pertenecía a un noble

que se prestará para que aquí se lleven a cabo las negociaciones

entre el reino de Castilla y el reino de Portugal.

Por eso vemos en la fachada,

el escudo superior es el escudo de los Reyes Católicos,

y luego los escudos que hay debajo

son los dos escudos de los propietarios de la casa,

los nobles que aquí vivían

y que la tienen que ceder durante meses

para que se negocie el Tratado de Tordesillas.

Pero, habiendo un Palacio Real,

¿por qué se decide firmar

algo tan importante como es el Tratado

en la casa de un noble?

Pues sí, efectivamente, existía un Palacio Real,

que, de hecho, los Reyes Católicos pensaban pasar una temporada aquí,

pero ya que se firma este tratado,

que es internacional, entre dos reinos,

ya que se firma en el reino de Castilla,

por lo menos, intentan buscar un lugar más neutral,

por lo tanto, será en esta casa propiedad privada.

Un tratado internacional con tanta relevancia,

¿por qué se decide firmar en Tordesillas?

Sí, bueno, los Reyes Católicos tienen una corte itinerante,

tienen diferentes residencias, diferentes lugares,

aquí tienen ese Palacio Real

que utilizarán en diferentes ocasiones,

y en esa época iban a pasar una temporada,

estaba prevista la llegada de los Reyes Católicos

alrededor del 8 de mayo,

por lo tanto, deciden que sea aquí

donde se van a reunir castellanos y portugueses.

¿Entramos a conocer la casa del noble?

Perfecto, vamos. Te sigo, Ana.

(Música)

Ana, no me cabe duda de que este tratado

fue algo muy importante,

pero ¿qué se firmó exactamente en él?

Bien, pues en este tratado,

lo que ocurre es que Castilla y Portugal

van a resolver un conflicto,

y ese conflicto surge

a través del primer viaje de Cristóbal Colón.

Por eso, en esta sala, lo primero que contemplamos

son las naves que utiliza Colón

en ese viaje en busca de las Indias,

y cuando regresa con la noticia

de que ha descubierto unos nuevos territorios,

pues la Corona de Portugal va a reclamar

y van a decir que ese territorio debería ser suyo

en base al tratado que habían firmado años atrás.

Por lo tanto, aquí lo que tenemos es un conflicto

entre dos potencias marítimas, Castilla y Portugal,

y lo que harán será sentarse y buscar una solución,

y la solución parece un poco sencilla,

pero también complicada,

porque lo que hacen es marcar una raya,

y deciden que esa raya que ha ido de polo a polo,

todo lo que quede al este se lo va a quedar...

Todo lo que se descubra al este, se lo va a quedar Portugal,

y todo lo que quede al oeste de esa raya

será para Castilla.

Eso es lo que establecen aquí

y lo que se firma en Tordesillas.

Entonces, ¿qué consecuencias tuvo este tratado?

Pues lo que ocurrió es que, realmente, y sin saberlo,

lo que hicieron fue repartirse América,

y, por lo tanto,

lo que queda al este de la raya del Tratado de Tordesillas,

que era propiedad portuguesa,

es lo que es Brasil,

y por eso hablan el portugués;

y todo el territorio que quedaba al oeste de esa raya

es lo que le correspondía a la Corona de Castilla,

y por eso se habla otra lengua diferente,

que es la nuestra.

¿Continuamos el viaje? Vale, perfecto.

Venga, te sigo. Vale.

(Música)

Ana, estaba pensando

en esos tres meses tan intensos, tan emocionantes,

que se vivieron aquí,

y los gobernantes fueron un poco innovadores,

porque decidieron delegar en una serie de embajadores.

Sí.

Precisamente estamos en este espacio del Museo del Tratado

que está dedicado para hacer un homenaje

a los embajadores plenipotenciarios que estuvieron en este edificio

negociando esos tres meses que comentas,

y son los que deciden, realmente,

dónde se va a marcar esa raya que comentábamos anteriormente.

Luego, lo que van a hacer los reyes es ratificarlo.

¿Y dónde está recogido físicamente ese tratado?

Pues, efectivamente, lo que ellos acuerdan aquí

se redactará, se redactará en dos documentos,

cada uno en su idioma,

un documento redactado en castellano

y otro documento redactado en portugués.

Aquí, en el Museo del Tratado, lo que podemos contemplar

son los facsímiles de estos dos documentos juntos,

puesto que, en realidad,

en la realidad, los originales no están juntos,

están intercambiados.

Es decir, el documento que está redactado en castellano

lo guardan los portugueses,

y el documento que está redactado en portugués

lo guardamos los españoles.

En concreto, en el Archivo de Indias de Sevilla

es donde está el original que custodia España.

Bueno, no me cabe duda, Ana,

que charlando contigo he sido consciente

de la importancia del contenido del documento,

pero ¿qué ocurre con el continente?

¿Por qué es tan importante el objeto en sí, el papel, digamos?

Claro, de hecho, es tan importante para explicar por qué

que la UNESCO creó un registro,

que se llama el Registro de la Memoria del Mundo,

que está sobre todo destinado a proteger el patrimonio documental,

que es el patrimonio más frágil, realmente.

Y el primer documento español que fue incluido por la UNESCO

en ese Registro de la Memoria del Mundo

fue el Tratado de Tordesillas,

o sea, que ahí ya nos da un poco muestra.

Y es que el Tratado no afecta

a la historia de Castilla y de Portugal,

como vamos diciendo,

sino que afecta

a millones de personas del continente americano,

y sin saberlo,

porque aquí se decidió la cultura y el idioma

de millones de personas en el mundo.

¡Guau! Con esa frase me quedo.

Aquí, en Tordesillas, se decidió la cultura

de millones de personas en todo el mundo.

Ha sido un placer, Ana.

Muchísimas gracias. De nada, muchísimas gracias a ti.

Hasta pronto, gracias. Muy bien, gracias.

(Música)

En pleno valle del Duero,

a unos 57 minutos por carretera de Tordesillas,

se encuentra la localidad de Peñafiel,

auténtica capital del este de la provincia.

Desde su impresionante castillo,

ubicado en un cerro estratégico,

se pueden admirar tres valles:

el del Duero, el del Duratón y el del arroyo Botijas.

Esta bella fortaleza,

descrita por muchos

como un auténtico barco anclado a tierra,

ha sido declarada Monumento Nacional

y, a día de hoy, está considerada

como una de las más bellas de nuestra geografía.

Pero ¿qué más podemos visitar en un viaje a Peñafiel?

Otro de los rincones imprescindibles de la villa

es, sin duda, la Plaza del Coso,

donde las viviendas

siguen conservando su aspecto medieval,

con balcones arabescos de madera.

Dentro de la plaza se encuentra el Aula de Arqueología,

en la que se representa la vida cotidiana

de la población vaccea de Pintia.

A escasos 100 metros de la plaza del pueblo,

no podemos dejar de conocer tampoco

la iglesia y convento de San Pablo.

Castilla y León atesora

una de las colecciones más importantes del mundo

de órganos barrocos ibéricos.

Resulta paradójico, sin embargo,

que el gran valor patrimonial de esta colección

y el esfuerzo que supone su conservación

apenas deje espacio

para la adquisición de instrumentos de estilos posteriores o modernos

como sí es habitual en otros territorios y países.

Circunstancia que reduce también, a su vez,

el número de piezas que se puede reproducir

en estos órganos,

es decir, partituras compuestas casi exclusivamente

durante los siglos XVI-XVIII

en España, Portugal o América.

Debido a ello, resulta difícil, por tanto,

que escuchemos en Castilla y León

obras de Bach, de Mendelssohn, de César Franck o de Messiaen,

lo que, se mire como se mire,

supone una carencia importante.

Para hablar de este y otros asuntos,

Miguel se ha citado con Joaquín Lois,

un conocido constructor y restaurador de órganos

de Tordesillas.

Hola, Joaquín, ¿qué tal? Muy bien.

Vengo ilusionado por conocer esta profesión tan artesana.

¿Cómo empezaste en ella?

Pues empecé muy joven

por afición y pasión

y me fui enrolando en diferentes talleres

que había en España y...

y aquí estoy.

Hasta que al final montaste tu propio taller.

¿Cuál es la vinculación de la villa de Tordesillas

con este instrumento?

Era un elemento fundamental para la liturgia

y la vida cultural de los pueblos,

y, entonces, Tordesillas, al ser una villa importante,

pues tuvo bastantes iglesias,

y yo he llegado a contabilizar 14 órganos.

Tú sigues generando historia con el órgano.

Esto que tenemos aquí, ¿qué es, Joaquín? Cuéntame.

Son tubos, ¿verdad?

Estos son los tubos de un órgano,

que son los que producen el sonido.

Depende del tipo de tubo,

podemos tener los de metal, como estos que tenemos;

también pueden ser de madera...

y pueden ser labiales,

que son como estos dos,

que son como una flauta.

Tendría este tipo de sonido.

Y estos son la lengüeta o trompetas.

Ah, suena más agudo, más potente, así como...

Es otro tipo... Como otro instrumento.

Voy a ver yo este cómo suena, vamos allá.

Bueno, y ahora os explico qué es la construcción,

porque el tubo, una vez que se construye,

no suena o suena así de mal.

¿Qué insinúas? ¿Que lo he tocado mal, Joaquín?

No, no, es el tubo,

que está sin hacer el proceso de armonización,

que es el proceso que hacemos

para que el tubo suene como debe sonar

y como queremos que suene.

Entonces, el proceso de construcción es...

Primero se funde el metal,

que es una aleación de estaño y plomo

que, como vemos aquí,

depende de la aleación,

tiene un color y una textura diferente.

Entonces, se cortan, según la geometría del tubo,

se moldean,

se sueldan

y ya está hecho el tubo.

Vamos a verlos, Joaquín, venga, vamos.

Joaquín, aquí vemos los tubos

de los que antes hemos estado hablando,

tanto los graves como los agudos,

los tubos de la fachada.

¿Cómo sonaría el más grave y el más agudo?

Pues de este juego que tenemos en la fachada,

que es el flautado,

pues el más grave sería este.

Y el más agudo este.

Bueno, esta pieza,

¿estáis ahora construyendo?

¿Estáis reparando?

¿Qué estáis haciendo con ella?

No, construyendo.

Este es de nueva concepción, de cero, y...

¿Y hacia dónde va una vez esté construido?

¿Dónde va a viajar?

Pues a la ciudad de Neuchatel, en Suiza.

¡En Suiza! En la Suiza francesa.

¿Cuánto tiempo tardáis en construir una pieza como esta?

Pues un año lleva en el taller, más o menos.

¿Qué significa para ti el órgano?

Pues fue mi pasión desde pequeño y sigue siéndolo.

Ha sido mi oficio, mi vida y un lujo. Qué bien.

Una última curiosidad.

¿Cómo se transporta hasta Suiza un órgano como este?

Pues se desmonta completamente,

se desmonta en determinados bloques,

se traslada y se monta allí.

Joaquín, pues muy agradecido me voy.

Ha sido todo un placer conocerte

y conocer esta profesión tan mágica que tienes.

Muchísimas gracias.

Gracias a ti.

Hasta pronto.

(Música)

En el casco histórico de Tordesillas,

frente a las Casas del Tratado,

apenas a 100 metros del río Duero,

se encuentra la iglesia museo de San Antolín.

Construida en piedra y ladrillo,

esta iglesia tiene una sola nave

y capillas laterales

de entre las que sobresale la de los Alderete,

que presenta contrafuertes en los ángulos

y ventanales apuntados,

donde llama la atención su torrecilla angular.

Esta capilla fue edificada

en las décadas centrales del siglo XVI,

mientras que el resto de la iglesia

se construyó entre los siglos XVI y XVII.

El acceso al templo se realiza

mediante arco de medio punto abierto al lado de la epístola.

Declarada Bien de Interés Cultural el 30 de abril de 1998,

la iglesia se constituyó como museo en 1969

para recoger y exponer las piezas de arte

provenientes de otras iglesias de Tordesillas.

Pero ¿qué otros tesoros esconde este museo en su interior?

Entre otras muchas joyas,

destacan un Cristo yacente de la escuela de Gregorio Fernández,

una Inmaculada de Pedro de Mena,

un retablo con esculturas de Juan de Juni

y el sepulcro de don Pedro González de Alderete.

El lugar donde estoy,

los Jardines de Palacio,

era el lugar donde se encontraba el antiguo Palacio Real,

donde, por cierto,

Juana I de Castilla,

más conocida como Juana la Loca,

fue apresada durante 46 años.

En realidad, no sabemos si estaba loca o no,

o quizá era una estrategia para apartarla del poder.

Lo que está claro es que sufría continuos ataques de ira

y tuvo que ser inmovilizada,

y para ello usaron cuerdas,

y es que de cuerdas sabe mucho

la maga vallisoletana que ahora vamos a conocer.

(Música)

Hola, Marta, ¿qué tal?

Muy bien. ¿Y tú, Miguel?

Muchas gracias por aceptar mi invitación.

Para mí, un honor estar aquí contigo.

Estamos conociendo Tordesillas.

Tú eres una maga de la provincia de Valladolid,

y es que recuerdo que hace un tiempo

di esta rutina que ahora vamos a poder disfrutar

y pensé que, de alguna manera,

el lugar donde estamos,

al estar relacionado con Juana la Loca,

que tuvo que ser atada y demás,

pues me encantaría poder disfrutarla.

Pues nada, vamos a ello.

Muchísimas gracias, aquí te dejo. A ti, muy bien.

Te voy a ver, ¿eh?

(Música)

A menos de 40 minutos por carretera hacia el noroeste de Tordesillas,

junto a la localidad vallisoletana de Cabezón de Pisuerga,

se encuentra un extraño paraje natural

conocido como los Cortados de Cabezón del Pisuerga.

Este enclave recibe su nombre

de los caprichosos desniveles verticales

que el río Pisuerga ha ido labrando a lo largo del tiempo

en su discurrir por el valle

y que contrastan con la orografía vallisoletana,

donde los páramos presentan, por lo general,

pendientes mucho más suaves.

Situados en la margen izquierda del río Pisuerga,

dichos Cortados presentan paredes naturales

de una altura considerable,

equivalente a un edificio de 26 plantas,

y una longitud semejante a la de cuatro campos de fútbol.

En función de la luz y de la hora del día,

sus tonalidades anaranjadas y blanquecinas

no dejan indiferentes

a cuantos curiosos se acercan a contemplarlos.

Pero ¿cuál es la importancia real de este accidente geográfico?

Además, por supuesto, de su valor paisajístico,

este capricho de la naturaleza

tiene también un extraordinario valor faunístico,

al albergar una gran comunidad de especies de aves

que anidan entre las rocas de su agreste geografía.

Una de las partes más llamativas

del sensacional convento de Santa Clara

de Tordesillas,

que antes hemos visitado,

son sus baños árabes,

un lugar público

que destaca tanto por su interés artístico

como por su rareza.

Y es que, aunque se tiene constancia de la existencia de baños públicos

en las ciudades castellanas hasta finales de la Edad Media,

lamentablemente, no han llegado hasta nuestros días.

En cuanto a los de Tordesillas,

responden al esquema clásico de los baños musulmanes,

con un cuarto frío seguido de uno templado,

otro caliente y, al final,

una sala de servicio desde donde se alimentaba el fuego.

Todo ello iluminado a través de óculos

o pequeños tragaluces en forma de estrella,

también llamadas lucernas,

practicadas en la bóveda.

El conjunto está ornamentado

con pinturas de motivos geométricos y de lacería.

Miguel no ha resistido la tentación de adelantarse

para conocer estos magníficos baños personalmente.

Hola, Loreto, ¿qué tal?

Hola, buenas.

Estoy muy ilusionado por conocer estos baños

y hacerlo de tu mano,

pero, claro, en primer lugar,

¿cómo están ubicados con respecto a la villa de Tordesillas?

Pues, como verás, estamos junto al río Duero,

en el mirador,

y estamos dentro del recinto del palacio,

del que fue el palacio mudéjar,

y el palacio y los baños

estaban comunicados por un pasadizo o corredor

del que solo quedan esos restos,

porque al pasar de palacio a monasterio,

hubo que hacer una iglesia

y, entonces, se cerraron.

Eran privados y, además,

tenían un carácter más lúdico,

más festivo que de higiene,

y solo los usaba la gente del palacio.

Y a lo largo de la historia, ¿estos baños han tenido otros usos?

Sí, desafortunadamente, diferentes usos,

porque han llegado a abandonarse, a recuperarse,

y ha dado cobijo desde a soldados,

han sido establos de animales,

han sido dependencias de los franciscanos,

de los hermanos franciscanos menores,

incluso han vivido aquí los administradores del monasterio,

y ha sido hasta alfarería.

¿Alfarería?

Y ha tenido también la capacidad de guardar un tesoro,

el tesoro de la cera,

que era un bien preciado.

Se necesitaba mucha cera para iluminar el monasterio

y, entonces, aquí se guardaba, se atesoraba toda la cera.

Lugar muy importante. Muy importante.

Pero seguro que la esencia de aquellos baños

todavía se puede sentir.

Se siente, se siente. Vamos a sentirlo, ¿te parece?

Vamos a ello, venga. Pues te sigo, venga, vamos.

(Música)

Loreto, teníamos razón,

se siente todavía esa esencia genuina de los baños.

Además, tengo entendido que tenían una estructuración muy concreta.

¿Cómo eran?

Pues seguían un poco el esquema de las termas romanas,

de las tres habitaciones principales.

Se pasaría a una primera sala, esta, que es la sala fría,

la que hacía las funciones de vestuario.

Por eso tiene esos huequitos, esas salitas en la pared.

Luego, de ahí se pasaba a esta sala, pero nunca de frente.

Hemos visto que hay que entrar a mano derecha,

y eso era para preservar un poco la intimidad

y para mantener el vapor,

porque esta es la sala templada.

En esta sala era donde se recibían de verdad

los baños de vapor.

Y de aquí pasarían a una tercera sala,

que es la sala caliente,

que ahora se ve el hipocausto,

pero antiguamente ahí había dos piletas en cada lado.

Como están más próximos a la leñera, a los hornos,

ahí habría una pila de agua caliente

y otra pileta de agua más fresquita,

y hacían una especie de baño de inmersión,

pero de contraste.

Si hablamos de materiales de construcción,

¿qué podríamos destacar?

Pues destacaríamos que aquí se hizo

pensando en el uso que se le iban a dar a estos baños,

entonces, eligieron materiales que fueran afines con el vapor,

que no se deterioraran tan fácilmente.

Entonces, hicieron los muros de piedra,

una mampostería de piedra,

con un revoco de cal y arena al fresco.

Y luego, para la parte alta, para el techo, se empleó ladrillo,

porque permitía tener menos peso en las bóvedas

y, además, permitía hacer estos tragaluces.

¿Podríamos destacar algo más de la decoración de las paredes?

Todo era decoración geométrica.

Se hacía con punzón, con regla, a partir de un círculo,

y se hacía con un ocre rojo de almagra

que venía de los árabes.

Y se hacían, sobre todo, decoraciones geométricas

porque ellos tenían muchísima capacidad matemática,

muchos conocimientos.

También incluyen decoración vegetal.

Pero lo más importante de aquí,

que es lo que les separa un poco de los demás

es que en el arte de los musulmanes

no suelen hacer una representación de figuras,

ni humanas ni animales,

puesto que los consideran que podrían ser ídolos

y no querían ídolos,

entonces, es muy difícil encontrar esas representaciones de personas.

Y aquí tenemos un medallón con unas figuras,

ahí, en el paso a la siguiente sala,

y tenemos unos pájaros por las paredes,

unos pajaritos,

y eso era muy poco característico,

entonces, puede ser que fuera una decoración posterior

o que cuando hicieron la decoración,

supieran que esto iba a ser para un rey cristiano.

Loreto, pues ha sido un placer

descubrir la magia de este lugar tan especial.

Muchas gracias. Muchas gracias a ti.

Hasta pronto. Hasta luego.

(Música)

A unos 35 kilómetros al noroeste de Tordesillas

se encuentra la villa amurallada de Urueña.

Enmarcada en las primeras estribaciones

de los montes Torozos,

esta antigua plaza fuerte romana u "oppidum"

es una atalaya privilegiada

desde la que contemplar la inmensa tierra de campos

e incluso, en días claros,

la sierra de la Culebra y los montes de León.

La muralla que ha llegado hasta nosotros

se asienta sobre los restos de la antigua cerca romana

cuyos vestigios nos hacen pensar

que abarcaba una extensión mucho mayor

que la existente en la actualidad.

Su construcción puede datarse

a mediados del siglo XII y comienzos del XIII,

en un momento en que esta población

hacía de puente fronterizo

entre los reinos de León y Castilla.

Su muralla encierra una superficie de casi siete hectáreas,

articulando a Urueña en torno a una calle

que une las dos únicas puertas existentes,

la del Azogue y la de la Villa.

Pero ¿qué más motivos hay para visitar esta preciosa villa?

Pues por si no fuera suficiente con pasear por sus preciosas calles,

deleitarse con su ermita de factura románico lombarda

o visitar sus cinco museos,

Urueña ha sido declarada como la Villa del Libro

al ser la única población española

en la que hay más librerías que bares.

(Música)

Arraigada en la tradición culinaria castellana,

la gastronomía de Tordesillas

se distingue por sus platos de legumbres,

su sopa castellana,

sus guisos de rabo de toro,

los asados de cordero y cochinillo,

las carnes a la brasa

o los dulces de tradición monástica,

entre los que destacan los amarguillos,

los hojaldres y polvorones,

los dulces de Santa Clara y los canelos,

todo ello regado, por supuesto,

con un buen vino de la tierra.

Pero si hay un plato típico y específico de esta villa,

ese es, sin duda, el famoso gallo de corral turresilano,

criado en Tordesillas

y elaborado según una antigua receta local.

Dispuesto a comprobar si su fama está justificada,

Miguel se ha desplazado hasta un restaurante de la villa.

Hola, Carlos, ¿qué tal?

Muy buenas, ¿qué tal?

Oye, qué ganas tenía.

Es una de las secciones que más me encanta de este programa,

cuando hay comida,

pero cuando he entrado al restaurante,

ya, de alguna manera, he percibido como mucha historia.

Pues mira, aquí estamos desde el año 84 que abrimos,

y nada, aquí continuamos

pues atendiendo a la gente como bien podemos, y nada.

Yo, cuando hicimos el restaurante,

pensé primero en hacer un restaurante un poco típico

y, bueno, yo creo que lo hemos conseguido con esto.

Bueno, ¿y qué vamos a preparar hoy?

Bueno, pues vamos a preparar un gallo de corral,

que aquí lo llamamos gallo turresilano.

Pero eso no es el gentilicio de Tordesillas.

Bueno, en realidad es tordesillano el gentilicio,

pero bueno, antiguamente,

parece ser que en castellano antiguo era Torre de Silas,

por ahí viene el este.

¿Cuál es el origen de este plato?

Bueno, pues mira, esto fue con motivo

del quinto centenario del Tratado de Tordesillas,

pues intentamos, en varias reuniones,

buscar un plato para conmemorar dicho evento.

Entonces, mirando y recopilando

escritos y demás que había de la época,

pues vimos que el gallo de corral era lo que utilizaban

para festejar siempre fiestas importantes.

Entonces, a nosotros lo que nos obligó fue eso,

a intentar buscar eso, buscamos el gallo,

y de ahí pues...

Y funcionó el plato, por lo que veo.

Perfecto, sí, sí, ahí funcionó a la maravilla.

Carlos, hablabas de partir de materia de primera calidad,

pero todas las recetas tienen un secretillo, como la magia.

¿Cuál es el secreto de este plato?

Bueno, pues mira, lo primero es,

aparte de lo que ya te he dicho de primera calidad del gallo,

nosotros trabajamos con una empresa palentina

que es la que nos suministra estos gallos,

y tiene que tener alrededor de un año, un año de vida.

Es lo que le diferencia de un gallo de granja.

La carne es mucho más consistente,

el sabor, más fuerte,

y es lo que le asemeja a una carne tipo roja.

Pues venga, cuéntame cómo se hace este plato.

Pues mira, lo primero que hacemos es coger el gallo de corral,

lo salpimentamos y lo freímos con un poquito de aceite.

¿Qué parte de...?

Nosotros solo utilizamos el muslo y el contramuslo.

Muslo y contramuslo.

Eso lo hacemos, precisamente, la carcasa y la pechuga

lo damos para hacer el fumet, el caldo,

que luego vamos a cocer.

Primero salpimentamos y sofreímos un poquito

para cerrar el poro y que quede jugoso por dentro.

A la vez hemos pochado la cebolla

y, una vez que está, agregamos el pollo.

Lo tenemos cociendo

y vamos preparando un majado de almendra frita, pan tostado

con el vino rancio.

Lo incorporamos

y lo tenemos cociendo unas dos horas, dos horas y media.

Carlos, estoy viendo que aquí está terminado.

Ahí lo tienes, sí.

¡Vaya, vaya, vaya pintaza!

¿Y este color tan especial?

Pues mira, eso lo aporta el pan tostado,

las almendras cuando las tostamos y el vino rancio.

Pues sabes que ahora llega la parte

que, junto con la magia, es la que más me gusta,

que es la de probar este pollo.

Gracias. Muy bien.

Cruzando el río por el puente medieval,

a unos cuatro kilómetros de Tordesillas,

se encuentra la preciosa ermita de Nuestra Señora de la Peña.

El templo quedó prácticamente destruido

durante la Guerra de la Independencia

contra los franceses

hacia 1812.

Las obras de reconstrucción no terminaron hasta 1840

y respetaron la estructura y la fachada

del edificio del siglo XVII,

que, a su vez, había reemplazado a otro anterior.

Pero ¿desde cuándo se tiene devoción por esta Virgen en la villa?

Al parecer, ya consta devoción por Nuestra Señora de la Peña

en el siglo XVII,

cuando se la volvió a elegir patrona de la villa

y de la tierra de Tordesillas.

El edificio,

ubicado en la margen izquierda del río Duero,

tiene planta de cruz latina,

fachada de ladrillo

y una doble espadaña flanqueando su portada principal.

Este lugar santo es, además,

objeto cada año de una romería de gran sabor popular

durante las fiestas patronales.

(Música)

En un paseo por Tordesillas

se puede disfrutar de sus preciosas calles,

de sus tranquilas plazas,

alternar en sus bares

o disfrutar también de la compra en el comercio tradicional,

pero es posible que en este paseo

os encontréis con agradables sorpresas.

Arte urbano en forma de murales

que convierten el paseo en Tordesillas

en una auténtica experiencia.

Estoy deseando ya conocer a su creador

y, si se deja,

vamos a ver cuál es la relación que existe

entre el arte y la magia.

(Música)

Carlos, ¿qué tal, cómo estás?

Hola, ¿qué tal? Muy bien.

Oye, pues encantado de comenzar

esta ruta de arte urbano, de murales,

una iniciativa muy peculiar.

¿Cómo surge?

Bueno, pues surge de una manera muy sencilla.

Yo había colaborado en Vitoria

en un primer proyecto

que se hizo allí, en esa ciudad,

y, bueno, como yo vivía aquí, en Tordesillas,

digo: "Bueno, pues vamos a hacer,

a intentar aquí, en Tordesillas, hacer lo mismo",

a una escala muchísimo más pequeña,

pero bueno, empecé con este mural,

la verdad que muy bien.

¿Por qué decidiste plasmar este mural,

esta historia que ahora me vas a contar y no otra?

Bueno, pues elegimos esta pared

porque está próxima al convento de Santa Clara,

que antes de ser convento pues fue Palacio Real,

que lo mandó construir Alfonso XI

después de la batalla del Salado,

porque vemos aquí una orla toda escrita,

que aquí cuenta todo eso,

que en la batalla del Salado, que la ganó,

y con el botín, con esa riqueza, pues mandó construir.

Y luego cede a su hijo Pedro I,

que es el que la continúa, la termina,

y él lo cede a sus hijas.

¿Qué estilo predomina en este mural?

Bueno, pues predomina un poquito lo que hay en el convento,

el estilo mudéjar,

hay un patio árabe muy bonito con los arcos polilobulados,

que son los que cogimos para la decoración de los laterales,

y luego, en el fondo,

pues vemos una especie de mosaico

inspirado en los baños árabes del convento, también,

que son muy buenos.

Carlos, ¿continuamos esta ruta de murales?

Perfecto. De arte urbano.

Venga, vamos. Venga, gracias.

(Música)

Carlos, llegamos a un lugar donde vuelves a hablar de historia,

historia importante para vuestra villa.

Cuéntame.

Pues, efectivamente, yo creo que el mural más emblemático,

porque venimos de los reyes fundadores,

que son los que hicieron el Palacio Real,

pero bueno, si Tordesillas es conocido

porque en él estuvo viviendo 46 años la reina Juana.

Es la visita de Carlos V a su madre,

aquí, al Palacio Real de Tordesillas.

Entonces, he cogido una escenita que simboliza la danza, la fiesta,

porque yo supongo que la llegada de Carlos V a Tordesillas

pues supuso un gran evento y una fiesta importante,

porque cabe recordar que Juana no había visto a Carlos

desde que era un bebé, prácticamente.

¿Qué nos quiere contar esa fiesta?

Porque veo instrumentos musicales, gente pasándolo bien...

Vemos cómo hay un caballero que ha cogido un tamboril y la flauta

y ha empezado a tocar y los demás, a danzar.

Es un instrumento muy típico

de la zona de la Ruta de la Plata,

todo, desde León hasta Huelva,

pues es un instrumento muy muy característico.

Vale, Carlos, dame un segundito.

Espérame ahí sentado, por favor,

que voy a preparar algo especial para ti.

¿Te apetece? Claro.

Pues venga, espérame, que ahora vengo.

Muy bien. Venga.

(Música)

Carlos, ¿qué tal estás? Bien.

Carlos, he pensado que deberíamos hacer un juego

que relacionara la magia y el arte.

Hombre, pues muy bien.

"El caballero de la mano en el pecho", ¿eh?

Este Greco tan oscuro, tan misterioso,

qué mágico era, ¿verdad?

Bueno, tengo un montón de ellas,

una, ya sabes, incluso así de niños pequeños.

Mira, mira, muchas, muchas, muchas.

Ah, mira, "El grito", que esa no la había visto.

Bueno, hay un montón de ellas, todas diferentes.

Para mí, lo más importante en este tipo de juegos

es que tú vas a tener que elegir una, ¿de acuerdo?

Pero es importante, para que nadie pueda pensar

que si tú ahora, por ejemplo, me dijeras:

"'El grito'",

la gente en casa pensaría:

"Están compinchados de alguna manera",

así que, mira, vamos a hacerlo de una manera mucho más casual.

Entonces, quiero que me digas: "¡Alto!"

cuando tú quieras.

Voy pasando así, dime: "¡Alto!".

¡Alto! Ahí, mira.

Fíjate, no lo olvidarás, ¿no? No, claro.

¿Seguro?

La muestro así un poquito a la cámara, ¿vale?

Perfecto.

Bueno, esta obra que tú has elegido,

quiero que la visualices.

¿La conocías o es desconocida? Hombre, un poco.

¿Sí? ¿La conoces? Perfecto. Sí, sí.

Bueno, pues mira, mira,

todas las obras, todas,

tienen una X, mira.

Anda, mira, una X roja.

Sí, una X roja, todas.

Las voy a ir pasando así

porque, como hay mucho aire...

Mira, todas tienen una X roja.

Pon la mano encima de esta, por favor.

Pon la mano para que no se vuele.

Hay una que tiene un "check" verde.

Y todas, absolutamente todas, tienen...

una X roja, menos una.

Carlos, ¿me podrías decir qué carta has elegido,

qué obra de arte?

"Los girasoles". ¿"Los girasoles"?

Me encanta.

Uno obra optimista, una obra vitalista.

¿Sabes que hizo 11 versiones?

11 versiones, efectivamente, mira.

Es exactamente la única que tiene el "check".

Pero hay más.

Ah, ¿hay más? Hay más, hay más.

Porque esta mañana,

cuando yo me levanté,

tuve una pequeña inspiración y dije:

"Me voy a poner unos calcetines especiales".

Y mira qué curioso... ¡Oh!

Que mis calcetines...

¡Tío, qué bueno!

Pero aún hay más.

Quiero que mires ahí arriba.

Me voy a subir ahí arriba y espérame, ¿de acuerdo?

¡Carlos, acércate un poco!

¡Oye, recuerda, obras de arte, elegida al azar,

una predicción desde el principio,

sobre tu mural!

¡Increíble, mira esto!

¿Estás listo? ¡Sí, sí, dale, dale!

¡Una, dos...!

¡Y tres!

¡Ahí está!

Chapó, tío, chapó, lo has bordado.

"Los girasoles" en Tordesillas, sí, señor.

Hombre, encima de tu mural, además.

Muy bien.

Carlos, que sigas haciendo tu magia en las paredes de Tordesillas

y que muchos las vengan a conocer.

Muchas gracias.

Qué guapo, qué chulo la pancarta.

(Música)

Uno de los proyectos más relevantes de ingeniería civil

de la España ilustrada

fue, sin duda, el canal de Castilla.

Una impresionante obra de ingeniería del siglo XIX

cuyo objetivo principal

era solucionar con una vía fluvial

los problemas de comunicación y transporte

de la históricamente aislada meseta castellana y leonesa.

La culpa de este aislamiento

la tenía, por supuesto, una orografía complicada

y también una deficiente y mal conservada red viaria

que imposibilitaba el transporte

de los excedentes agrarios de la región,

cereales en su mayor parte.

Pero ¿qué tipo de tráfico transitaba originalmente

por este canal?

Por sus aguas navegaron barcazas movidas, en un principio,

por un sistema combinado de arrastre y vela,

pero, con el paso del tiempo,

solo se mantuvo el arrastre mediante caballerías

como fuerza motriz.

Para su construcción,

hubo que salvar un desnivel de 150 metros

y poner en marcha la ingeniería del transporte,

por lo que se construyen una serie de elementos arquitectónicos

capaces de salvar los desniveles propios de la fisonomía del terreno

y que facilitasen la navegación.

Estoy a los pies de Tordesillas,

en la playa sobre el río Duero,

"río de oro",

y es que esta villa y su puente eran de paso obligado,

porque unían el noroeste de la Península

con el centro.

Me voy, y os tengo que decir adiós muy a mi pesar.

Eso sí, espero haber estado a la altura

y haberos transmitido con pasión el arte, la cultura y el patrimonio

de esta excepcional villa castellana

desde la que, hace ya algún tiempo, se repartió el mundo.

Nosotros seguimos descubriendo este país mágico.

Nos vemos la semana que viene.

(Música)

Nos vamos, Tordesillas,

y lo hacemos con la gratitud del que ha sido agasajado,

pues nos habéis mostrado todo vuestro encanto

y vuestra gloria pasada.

Adiós, ciudad del Tratado,

villa histórica,

capital efímera.

Adiós, balcón del Duero,

campos de Castilla.

No solo eres paso obligado,

sino también punto de partida,

pues ya dijo Azorín que desde Tordesillas

partían tres caminos imaginarios:

uno hacia el centro de Europa,

otro hacia África

y un tercero que partía hacia América.

Tampoco se olvidó de ti el poeta Rosales

cuando escribió: "Duran las cosas sencillas,

su vivir triste y honrado,

dura el paso sosegado del Duero por Tordesillas".

¡Nos vemos a la vuelta, Tordesillas!

¡Hasta la semana que viene!

Un país mágico - Tordesillas - ver ahora

Baeza (Jaén)

¡Viaja la provincia de Jaén para descubrir Baeza! La localidad fue declarada, junto a su vecina ÚbedaPatrimonio Mundial por la UNESCO en el 2003. ¿Sabías que el poeta Antonio Machado vivió en esta ciudad andaluza en su etapa como docente? En la urbe se han hallado restos ibéricos, romanos y musulmanes. De hecho, Baeza tiene un parecido razonable con algunas ciudades renacentistas italianas pero su pasado árabe se deja ver en muchos de sus rincones. El estilo gótico y barroco también contribuyen al enriquecimiento del enorme tesoro monumental que ofrece el municipio.

Conocerás la Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza y los orígenes de la fuente más antigua de la ciudad en la Plaza de Santa María. También verás la alegoría sexual de la fachada del Palacio de Jabalquinto. Además, visitarás la Plaza del Pópulo, la Iglesia de Santa Cruz, la Antigua Universidad y las Ruinas de la Iglesia de San Juan Bautista.

Para todos los públicos Un país mágico - Baeza - ver ahora
Transcripción completa

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, el arte

la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades.

Baeza es hoy nuestro destino mágico.

Recordaremos la figura del mártir san Pedro Pascual,

cuyos restos descansan en el interior de la catedral.

Las dos ciudades querían tener los restos, Baeza y Jaén.

Se decidió montar el cadáver sobre una mula

y lo que decidiese esta es lo que se iba a hacer.

La magia acudirá también puntual a su cita en Baeza,

donde Miguel, después de bordar su actuación...

En vez de unas agujas es un anzuelo.

Mira. ¿Cómo has hecho eso?

Nos presentará a un mago andaluz,

el mago Migue,

quien nos mostrará su magia en un palacio del siglo XV,

tras lo cual descubriremos por qué se llama a esta ciudad

la Salamanca andaluza.

Lo que no da la naturaleza, ni Salamanca ni Baeza.

Y buscaremos una alegoría sexual

en la fachada del palacio de Jabalquinto.

Ahí, si te fijas bien,

nos marca lo que es el genital masculino y femenino.

Para completar nuestro recorrido por esta ciudad mágica,

probaremos uno de los platos con más tradición en Baeza.

Descubriremos los orígenes de la fuente más antigua

de la ciudad.

Siglo IV antes de Cristo.

Una fuente que además se trajo aquí a Baeza en el siglo XVI.

A sentarse todo el mundo,

que aquí comienza "Un país mágico".

Bienvenidos.

En el sur de España,

enclavada en el centro geográfico de la provincia de Jaén,

frente al Valle del Guadalquivir y Sierra Mágina

se encuentra Baeza.

Una localidad que ha sido declarada junto con su vecina Úbeda

Patrimonio Mundial por la Unesco en el año 2003.

Su singular situación geográfica y estratégica

ha posibilitado la ocupación humana desde tiempos prehistóricos

como muestran los restos ibéricos,

romanos y musulmanes hallados en la urbe.

Por su atípica fisionomía,

Baeza tiene un parecido razonable

con algunas ciudades renacentistas de Italia,

lo que no le impide sentirse profundamente andaluza,

pues su prolongado pasado árabe

común al del resto de los pueblos y ciudades de Andalucía,

se intuye en muchos de los rincones de su geografía urbana.

Sin embargo, y aun con ser la arquitectura renacentista

el rasgo más sobresaliente de su urbanismo,

otras construcciones de estilos árabe, gótico y barroco

contribuyen al enriquecimiento

del enorme tesoro monumental que nos ofrece Baeza.

Entre otras muchas virtudes,

esta espléndida población

donde se han dado cita las más diversas civilizaciones,

atesora también uno de los patrimonios religiosos

más relevantes de Andalucía.

Miguel de Lucas se encuentra frente a su catedral

deseando comenzar con nuestro recorrido.

Me dirijo a la Plaza de Santa María,

donde se encuentra la Catedral de Baeza,

en uno de los ejes que atraviesa el casco antiguo.

Mirad, esta zona ha sido declarada con el máximo nivel de protección

en su declaración como Patrimonio Mundial.

Sin embargo, la riqueza renacentista

que a todo el mundo que visita la catedral impresiona

se debe en su mayor parte

a la maestría de Andrés de Vandelvira,

quien en 1787 llevó a cabo la reconstrucción

tras su hundimiento.

No me digáis que no es una manera maravillosa

de comenzar este viaje en Baeza.

Hola, Pedro, ¿qué tal?

Hola, Miguel, bienvenido a esta plaza tan emblemática

y a la ciudad de Baeza.

¿Por qué se construyó este templo justo aquí y no en otro sitio?

La catedral se construyó en uno de los puntos más elevados

del casco urbano de Baeza.

Eso hizo que desde todos los rincones de la ciudad se pueda divisar

su torre y se haya convertido en el símbolo de la ciudad

junto a la Fuente de Santa María.

La fuente se construyó

para conmemorar la traída de agua a la ciudad en el siglo XVI.

Es el emplazamiento más importante de la ciudad de intramuros

y desde el siglo XVI se convirtió en el centro político y religioso

de la ciudad.

De ahí tenemos las casas consistoriales

y la catedral, que representan religiosidad y el poder civil.

Vamos a hablar un poco de la evolución histórica

de este lugar.

Los primeros datos que encontramos de la catedral, de su sede episcopal,

son del siglo VII,

siglo en el cual se hizo el traslado de la Sede de Cástulo a Baeza.

Durante dominación musulmana

se construye la mezquita,

que ocupaba un poco más de espacio de lo que hoy es el claustro

y el patio de la catedral actual

y en la conquista definitiva de 1227 por parte del rey Fernando III,

se dedicó ya definitivamente a la natividad de la Virgen,

que es el relieve que aparece en el centro de la fachada.

La fachada ya nos advierte

que estamos ante la catedral más antigua

de Andalucía.

Aparecen multitud de estilos de las diferentes etapas

que ha sufrido este templo.

Podemos ver la base del alminar de la mezquita

sobre el cual se edificó la torre de la catedral,

podemos ver un arco apuntado con punta de diamante,

que son restos góticos

y luego predomina la fachada principal renacentista

con un toque rellano.

Quiero conocerlo por dentro. Vamos.

Venga. Un placer enseñártelo.

Pedro, ya estamos en el interior de la catedral

y además creo que estamos en un lugar muy especial

para hablar de ese paso,

de esa transición de estilos.

Claro, tras el hundimiento de la catedral gótica,

Vandelvira se encargó de hacer las trazas nuevas renacentistas

y se pasó de los restos góticos,

que aún quedan algunos en la parte de la cabecera,

a lo que es ya el templo renacentista en sí

aprovechando los pilares góticos,

incorporándole capitales platerescos

que van a dar la posibilidad de sustentar

las nuevas bóvedas vaídas

en diferencia a las de crucería que había antes, derrumbadas.

¿Qué podemos destacar de este púlpito

que me ha llamado la atención nada más entrar?

En sus orígenes nos cuentan cómo era un púlpito gótico de madera

donde los colonistas nos hablan

de las predicaciones de san Vicente Ferrer

en su estancia en la ciudad en torno a 1410,

a Juan de Ávila en su estancia en Baeza,

San Juan de la Cruz,

con lo cual tiene un valor especial

aparte de valor como obra de arte,

ese valor emocional.

El retablo siempre es un lugar muy emblemático

de los templos.

¿Qué destacarías de él?

Yo destacaría una pieza en el centro,

en el templete central,

que es un cofre que custodia los restos de san Pedro Pascual.

San Pedro Pascual fue un mártir de la época musulmana,

murió en un martirio en 1300 en Granada.

¿Cómo llegaron hasta aquí?

Mandaron unos procuradores a Granada

para recoger los restos y traérselos a Jaén

y al día siguiente vino el dilema.

En las dos ciudades querían tener los restos, Baeza y Jaén.

Se decidió montar el cadáver sobre una mula

que no conocía la zona

y lo que decidiese es lo que se iba a hacer.

Así fue, la mula se tiró para Baeza,

paró en lo que es la plaza actual de al Deán Martínez Rojas,

La Puerta de La Luna,

y posteriormente se llevaron al retablo mayor de la catedral.

Vamos a continuar descubriendo

esta catedral que me está encantando.

¿Te parece? Perfecto.

Venga.

Pedro, llegamos a un lugar muy especial,

hemos disfrutado del gótico, del Renacimiento

y ahora lo vamos a hacer del barroco.

¿Ante qué pieza estamos?

Estamos ante una pieza obra cumbre de la orfebrería barroca española,

un templete que porta la sagrada forma,

las procesiones más importantes dentro de la liturgia catedralicia.

Aquí en Baeza tiene lugar el día del Corpus Christi,

que es donde procesiona las calles y plazas de la ciudad

y el día de la Octava del Corpus Christi,

que se realiza una procesión claustral.

¿Qué podemos destacar de esta pieza?

Lo que es los diferentes cuerpos,

los diferentes elementos simbólicos e imágenes que forman la custodia

trazan un camino de perfección que se basa en tres elementos,

la purificación, la iluminación y la contemplación.

Es el camino que todo creyente debe seguir

para alcanzar el encuentro con Dios.

En el primer cuerpo aparece la Inmaculada Concepción,

que es un misterio muy defendido en Baeza desde tiempos inmemorables,

en el segundo cuerpo aparece el ostensorio,

donde en el epicentro está el viril,

que nos da la imagen de Cristo como sol de justicia,

rodeado de todo el apostolado

y en la parte tercera aparece

el arcángel san Miguel rodeado con 12 apóstoles

y terminando todo el conjunto de la custodia

está el Triunfo de la Santa Fe arriba.

Pedro, ha sido un placer conocer la historia de esta catedral

y es una manera maravillosa de comenzar este viaje en Baeza,

muchísimas gracias. Muchas gracias a ti.

Hasta pronto, adiós.

No necesitamos alejarnos de la catedral

para seguir con nuestra ruta,

pues podría decirse que estamos en el auténtico corazón de la ciudad

y es que en torno a la Plaza de Santa María

se concentra el mayor número de monumentos de Baeza.

Presidiéndola, en el centro de la misma,

nos encontramos con una de las fuentes andaluzas más bellas.

Construida a mediados del siglo XVI

por el maestro y arquitecto baezano Ginés Martínez,

la Fuente de Santa María

fue la primera en proveer de agua potable a Baeza.

Su fábrica es renacentista

con un cuerpo inferior en forma de arco triunfal romano

y una parte superior rematada

con un frontón clásico

con los escudos de Felipe II y de la ciudad

protegidos por atlantes.

Sin salir de la plaza,

adosada a la catedral como si formase parte de la misma,

se encuentran las casas consistoriales altas,

uno de los edificios con más solera de la ciudad,

un histórico palacio

que antes de convertirse en casas consistoriales

fue casa solariega.

¿Y qué más edificios podemos destacar en esta plaza?

Entre otras maravillas,

aquí se encuentra el Seminario de San Felipe Neri,

actualmente sede de la Universidad Internacional

de Andalucía

con su pintoresca fachada plagada de vítores.

A menos de media hora por carretera de Baeza

y apenas a cinco kilómetros de Linares,

se encuentra la ciudad íbera de Cástulo,

capital de la región de Oretania.

Estas ruinas cuentan con una trayectoria histórica

de más de 4000 años

en los que la influencia de las culturas del Mediterráneo

han dejado su huella en el territorio.

Y es que Cástulo fue

un importante nudo de comunicación de las vías antiguas,

teniendo a lo largo de su historia

el control del cobre, la plata y el plomo de Sierra Morena.

Cástulo está considerado como uno de los "oppidum"

o ciudad fortificada más importantes de Andalucía.

Curiosamente la sede episcopal que posee en época visigoda

queda interrumpida en el siglo VI

al trasladarse el obispado a la pujante ciudad de Beatia

o Baeza.

La historia de esta ciudad iberorromana

de Cástulo termina en el siglo XIV

cuando es abandonada definitivamente

y sus ruinas sirven de cantera

para las florecientes ciudades de Linares y Baeza.

En la entrada de Baeza,

viniendo desde Jaén,

se encuentra una de las plazas más importantes

de la ciudad,

la plaza del Pópulo.

Un conjunto monumental de gran valor artístico e histórico

en el que conviven las antiguas carnicerías,

convertidas ahora en juzgados con la fuente de los Leones,

la Puerta de Jaén,

el Arco de Villalar

y, por supuesto, con la Casa del Pópulo,

un maravilloso edificio plateresco

frente al que Miguel ha quedado con una guía de turismo de Baeza.

Hola, Inma, ¿qué tal?

Hola, ¿qué tal?

Deseando conocer esta plaza

porque no encontramos en una de las plazas quizás más relevantes

de Baeza, ¿es cierto?

Así es, una plaza que además está situada

en la considerada zona extramuros,

fuera de lo que es el grueso monumental de la ciudad.

¿Y por qué?

Lo que ocurre es que en el siglo XV

aún Baeza contaba con su recinto amurallado,

una muralla árabe,

e Isabel la Católica decide mandarla derribar.

En principio porque quiere acabar con enfrentamiento interno

que hay entre dos familias nobles de Baeza.

Esta fuente, ¿qué podemos destacar de ella?

Porque es muy especial, ¿verdad?

Siglo IV antes de Cristo.

Anda, sí.

Una fuente que además se trajo aquí a Baeza en el siglo XVI.

La traen desde una ruina de la ciudad,

uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Europa, Cástulo.

De hecho, se coloca aquí porque ya tienen claro

que quieren que aquí se forme una plaza importante,

la plaza que tenemos en la actualidad.

Esta fuente originalmente era un monumento funerario.

Está dedicada a Himilce,

que es la figura que de hecho aparece justo en el centro de la fuente.

Himilce era la princesa de la ciudad de Cástulo

y además llegó a ser esposa del general cartaginés Aníbal.

Y otra curiosidad de esta fuente

es que no son cuatro leones los que forman parte de ella,

son dos leones,

pero también hay dos caballos o bueyes.

Son fáciles de reconocer porque si te fijas

tienen un modo diferente de sentarse.

Hay dos animales que están con las patas hacia atrás,

que son caballos o bueyes

y dos que están con las patas hacia delante,

que son realmente los dos leones.

Me llama la atención el arco,

si no me equivoco es la Puerta de Jaén.

Exactamente, el actual arco que vemos ahora,

la actual puerta sustituye a la anterior,

que estaba situada en este mismo lugar.

¿Y el arco que está justo a su lado?

Este arco conmemora una de las batallas más importantes

que se producen en España,

que es la batalla de Villalar.

En esta batalla el ejército imperial, a la cabeza Carlos I,

vence a los comuneros.

En ese momento el rey se entera de que parte de Baeza

está a favor de los comuneros.

Piensa tomar represalia,

pero Baeza se adelanta al regreso del rey

y para evitar ese castigo

le construye el arco como regalo.

Me estaba fijando que justo a tu espalda

nos encontramos con un edificio...

Hay un cartel que habla de que son unas antiguas carnicerías públicas.

Hay que tener en cuenta que originalmente

no todo el mundo se podía permitir el lujo de comer carne.

La primera carne cuando mataban

era siempre para los que se la podían permitir,

para los nobles en este caso.

Una curiosidad, no estaba tampoco en la plaza.

También la traen a este lugar.

La carnicería estaba justo al pasar el Arco de Villalar

y deciden traérsela piedra a piedra.

Lo que ocurre es que el edificio no cabe realmente tal cual es.

Hay que buscar una solución

y se les ocurre doblar la fachada.

Así que originalmente no era tres ventanas,

las que había a cada lado del escudo imperial,

sino cuatro.

Al doblarla, una quedó mirando a la carretera

y la otra a la calle que se abre a la derecha de este edificio.

Muy curioso, vamos a hablar un poco de la fachada si te parece,

¿qué elementos representativos tiene?

Aparte del escudo imperial que es el que más llama la atención,

la reja de la parte inferior también es destacable

porque es algo característico de la zona.

Aquí era más elemento decorativo.

Por eso hay rejas tan elaboradas.

En este caso la reja que cierra estas ventanas

es la más típica de la ciudad.

Es la llamada reja de rosetones.

Hemos visto que hay edificios

que albergaron diferentes usos a lo largo de la historia,

es el caso de este edificio que tengo a mi derecha.

Sí, ese edificio originalmente fue antigua escribanía pública

y audiencia civil de Baeza.

Es un edificio de fachada plateresca,

uno de los que cuenta con una fachada más decorada

de la ciudad, también se construye en el siglo XVI,

doble uso con lo cual cada una de las plantas del edificio

eran diferentes.

La parte inferior escribanía,

seis escribanos, cada uno independiente del resto,

cada uno su puerta de entrada, por eso hay seis,

y la audiencia civil tiene su puerta en la parte trasera,

se accedía por la parte trasera.

Inma, es curioso,

si nos fijamos veo cinco ventanas con una decoración maravillosa,

pero hay una sexta ventana que no tiene decoración.

Originalmente esa ventana no se veía,

el balcón estaba cubierto como una pequeña capilla

y en el interior de esa capilla

se guardaba un lienzo con la imagen de una Virgen.

La Virgen del Pópulo o del pueblo

y ahí se celebró la primera misa

tras la reconquista de la ciudad

a manos del rey Fernando III "el Santo".

La capilla desaparece junto con el lienzo de la Virgen

durante la guerra civil.

Inma, ha sido un placer descubrir esta plaza,

darme cuenta de la cantidad de curiosidades

que la historia esconde,

voy a seguir descubriendo Baeza, muchas gracias.

A ti. Hasta pronto, Inma.

Gracias.

En la Plaza de Santa Cruz,

frente al palacio de Jabalquinto y en contraste con este

se encuentra la Iglesia de Santa Cruz.

Un templo románico en perfecto estado de conservación

que representa con la iglesia de Juan Bautista

una de las muestras de este estilo más al sur de Europa.

La iglesia data de finales del siglo XII

y el motivo de su construcción fue la conquista de Baeza

por Fernando III "el Santo".

La fachada principal fue cubierta por estructuras neoclásicas,

algo que se aprecia en la decoración de los capiteles de las columnas.

La Iglesia de Santa Cruz se divide en tres naves

con artesonado de madera

que se sostienen por columnas de piedra.

La nave central termina en una bóveda de cañón

y ábside circular cubierto con pinturas al fresco

de principios del siglo XVI.

En una ciudad con tanta historia como es Baeza

es lógico pensar que su artesanía

hunda sus raíces también en la tradición.

De alguna manera es su sello de identidad.

El bordado tradicional en oro

es una de esas tradiciones que merece la pena conocer.

Vamos a visitar un taller muy especial,

donde además vamos a disfrutar del arte de la magia.

Manuel, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Buenas, muy bien.

Estamos en un lugar muy especial, ¿dónde estamos?

Estamos en plena Plaza de los Leones, la Plaza del Pópulo de Baeza,

más concretamente en el edificio de la antigua escribanía.

He venido para conocer de primera mano

esta tradición tan importante en especial para esta tierra,

para Baeza, el bordado tradicional en oro,

¿en qué consiste?

El bordado en oro consiste en enriquecer tejidos

para engrandecer los cortejos procesionales

o las imágenes sagradas que conforman la Semana Santa.

¿Cuáles son los inicios de este arte? ¿Cómo surgió?

Está muy vinculado a la época islámica

aquí en Andalucía,

ya que el bordado que se usaba en Europa

era enriquecer estandartes y gallardete,

eso ha sido una evolución

que se inicia desde la época islámica aquí en Andalucía.

No tiene nada que ver el bordado convencional

con el bordado en oro.

La primera diferencia son los materiales,

aquí en el bordado en oro

se utiliza exclusivamente el hilo de oro, de plata.

Nosotros cogemos para el bordado en oro

una aguja enhebrada en un hilo sintético

que con ella hilamos el hilo de oro,

ya que el hilo de oro al ser un hilo más grueso, un hilo metálico,

no se puede enhebrar,

por lo que no puedes traspasar la tela,

a diferencia del bordado convencional,

que se suelen utilizar las sedas de colores,

otro tipo de hilos que sí van traspasando la tela

hacia arriba y hacia abajo

y entonces se borda tanto por la cara A como por la cara B.

Vamos a ver si te parece cómo se trabaja.

Estoy deseando conocer el proceso.

Una vez que nosotros tenemos el diseño

y está aprobado por parte de la hermandad,

se cogen todas las piezas del diseño

y se recortan en un fieltro amarillo.

Una vez que ya tenemos las piezas pasadas en fieltro,

se ponen en unos bastidores independientes

y se bordan todas las piezas en hilo de oro.

Hilo de oro de 24 quilates.

Una vez que tenemos todas las piezas bordadas

se encolan por detrás con almidón de arroz,

que es como una cola para que no se escapen los hilos.

Se cortan y se pasan directamente al terciopelo.

En el terciopelo se cosen,

se perfilan, se le ponen todos los detalles.

¿Cuánto de oro realmente tiene este dibujo en el que trabajas?

Tiene una fina hebra textil

que va recubierta con una pletina de plata

y esa pletina de plata tiene un baño de oro de 24 quilates.

¿Y qué sientes cuando ves una de tus obras?

Por ejemplo, en una procesión.

Muchísimo orgullo,

al fin y al cabo es un trabajo que uno realiza

y un trabajo que por regla general a la gente le suele gustar,

entonces esa es la mayor de las satisfacciones.

Aquí por ejemplo estamos realizando una restauración,

concretamente un traspaso de bordado,

porque en este caso los bordados ya están hechos,

se ha cogido un manto de la Cofradía de El Paso de Baeza

en el que el tejido estaba bastante deteriorado,

entonces nosotros cogemos las piezas, las limpiamos,

le reintegramos todos los hilos de oro que le faltan,

se cosen directamente de nuevo sobre el terciopelo y se perfilan.

En este momento solo tenemos la parte central,

que se conoce como la parte de la cola,

que es la parte de la espalda

y conforme va avanzando el bordado,

se va abriendo hacia un lado y se va abriendo hacia el otro

hasta que esté completamente todo el manto desplegado.

Increíble, ahora, no sé si tienes,

¿me puedes dejar un carrete de hilo de oro?

Sí, claro.

Porque se me ha ocurrido algo cuando estaba hablando contigo.

Perfecto.

Voy a cortar cuatro trocitos de hilo.

Vale.

Y créeme que con estos cuatro trocitos

te voy a sorprender.

Muy bien. Nos vemos ahora.

Perfecto. Venga.

Manuel, ya estoy listo. Muy bien.

Me he apoderado de tu taller durante unos instantes

para preparar algo con el hilo que te he pedido prestado.

Entonces, es la primera vez que yo estoy aquí contigo

y tú ¿es la primera vez que vas a ver magia tan de cerca?

Creo que sí.

Perfecto, mira.

Tengo cuatro trocitos de hilo. Sí.

Es hilo que tú me acabas de dejar,

de hecho tócalo para que lo reconozcas.

Es el hilo que te he dado, torzal del número tres.

Perfecto.

Yo tanto no controlo de hilo, pero es tu hilo, ¿verdad?

Sí. Venga.

Quería coger también unas agujas. Sí...

Pero al final me he decidido por hacer algo diferente,

en vez de unas agujas, es un anzuelo.

Sí. Cumple un poco una función similar.

Es decir, que si no lo manejas bien,

te pinchas. Sí, eso es.

Te voy a proponer un reto, esto es como una ruleta rusa,

es algo de decisiones,

Tú en tu vida has tenido que tomar decisiones,

una de ellas dedicarte de manera profesional a tu pasión.

Sí. Y por lo que veo, muy bien.

Muy bien. Sí.

Espero que esto también sea muy bien

por la cuenta que me trae. Vamos a ver.

Entonces, este juego tiene muy pocas normas.

Una de ellas y la más importante

es que te voy a pedir en un momento determinado

que elijas uno de los cuatro hilos. Vale.

Una vez que lo tengas lo cogerás con una mano

y tirarás fuerte.

Vale. ¿De acuerdo?

Luego cogerás otro

y tirarás incluso más fuerte que el primero

y luego cogerás un tercero

y tirarás fuerte.

Vale. Hasta ahí te puedo contar.

¿Lo has entendido? Fuerte, fuerte, fuerte.

¿Lo has entendido? Sí.

Vamos allá.

Claro, si te dejo ahora los hilos para tirar

sería demasiado sencillo, quiero que veas esto, mira.

Sí, sí.

Ese.

Mira, quiero que veas...

¿Y eso?

Que el único hilo que está atado

a este anzuelo

es este.

¿Cómo has hecho eso?

Manuel, te voy a entregar el anzuelo el hilo

para que veas que no es una ilusión óptica,

que no hay trampa, que realmente está atado incluso.

Mira, lo voy a sujetar ya con la mano

y quiero que hagas unos pequeños tirones...

Despacito, lo voy a coger por aquí.

Tira para que veas que realmente está atado.

Compruébalo tú mismo, ¿verdad? Completamente.

¿Cómo lo has hecho?

Con mucho cuidado, como haces tú las cosas.

Manuel, ha sido un placer.

Un gusto de verdad conocer tu profesión,

tu arte, vuestra tradición

y espero que esta experiencia de magia

no la olvides en mucho tiempo.

Muchas gracias, igualmente ha sido un placer

y ha sido maravilloso, vaya.

Gracias, hasta pronto. Hasta luego.

Al noreste de la provincia de Jaén,

a poco más de 100 kilómetros por carretera de Baeza,

se encuentra Segura de la Sierra,

una comarca y municipio situado en la zona central

de la comarca de la Sierra de Segura

a unos 1240 metros de altitud.

Esta zona se distingue por su amplia serranía.

Con una enorme riqueza natural y forestal

en donde predomina el olivo como cultivo

y la agricultura y la ganadería

como forma de vida de sus habitantes.

Su impresionante castillo mudéjar

es sin duda su monumento más significativo,

un eterno vigía situado en lo más alto del pueblo

y rodeado por la antigua muralla

que aún conserva algunos de sus torreones.

También en la Plaza de Santa Cruz

bajando la cuesta de San Felipe Neri,

nos encontramos con el Palacio de Jabalquinto.

Bello ejemplo del gótico flamígero

cuya fachada contrasta con la sencillez

de la Iglesia de Santa Cruz.

Destaca su preciosa fachada de estilo gótico isabelino

con gran cantidad de pináculos

y con los escudos heráldicos de sus fundadores.

Decidido a descubrir los secretos de este palacio,

Miguel se ha citado a sus puertas con un guía turístico.

Juanma, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

Hola, Miguel, muy bien.

Deseando conocer la historia de este palacio,

estamos ante un edificio con mucha historia.

Lo curioso va a ser que en torno a 1227

que se conquista la ciudad,

el rey Fernando III ya da privilegios a familias castellanas,

estas familias vienen a ocupar la ciudad

y va a ser el caso de esta familia

que era oriunda de toda la zona de León.

De ahí que van a ser señores de los marqueses de Jabalquinto.

Jabalquinto es un pueblecito cercano a Baeza.

¿Quién lo construye?

Concretamente don Juan Alfonso de Benavides y Manrique,

que era II marqués de Jabalquinto,

su primo, es muy curioso, era Fernando "el Católico"

y su consuegro el poeta Jorge Manrique.

Estaba mirando la fachada y me recuerda un poquito

a Salamanca, ¿no?

Tanto la Casa de las Conchas

como esa fachada de la antigua universidad

donde todo el mundo busca algo, ¿aquí también?

Claro, aquí si te fijas hay

dos elementos muy curiosos de la fachada,

las torres laterales son dos balcones,

pero realmente siempre se ha contado que se asomaban por él

el propietario don Juan Alfonso de Benavides

y su esposa, Beatriz de Bracamonte,

de ahí que si te fijas bien,

nos marca el genital masculino y el genital femenino.

El lado derecho, con las borlas, haciendo alusión a los testículos

y en el lado izquierdo sin borlas

haciendo alusión al genital femenino.

Fíjate por ejemplo en la puerta de entrada del palacio,

realmente es una simbología del útero femenino,

aparecen una serie de mujeres enroscadas en un tronco,

de ahí dos mujeres muy curiosas, las del lado izquierdo,

que realmente hablan de masturbación femenina,

algo bastante chocante para finales del siglo XV.

El resto de la fachada pertenece al gótico isabelino

que popularmente se le llama para andar por casa

como el estilo de los Reyes Católicos,

ya que, si te fijas,

los laterales aparece punta de diamante, punta de lanza

y la parte central, el elemento decorativo de la piña,

tan característico es también ya de la decoración de esa transición

de finales del gótico al Renacimiento.

Está claro que apetece entrar una vez que se conoce la historia

de esta fachada, aún más todavía.

¿Vamos? Claro.

Llegamos a una de las partes importantes de este palacio.

Fíjate, según entraba, creo que de alguna manera me recuerda

a una casa romana, ¿no?

Efectivamente, recuerda a una casa romana porque

el Renacimiento parte de lo que es el concepto de las casas romanas,

incluso de Al-Ándalus, estamos en España también.

El patio es el eje vertebrador, con todas las habitaciones

en torno al patio.

Y es un lugar magnífico y fresquísimo también.

Realmente, los patios eran una carta de presentación de la familia.

Junto con la fachada.

Tenemos que pensar que los eventos culturales y las fiestas

se hacían en los patios. Las damas y caballeros se arreglaban,

presentaban en sociedad a sus hijos, bailaban las pavanas, las danzas,

entonces era un encuentro social dentro de una casa.

¿Qué fecha de construcción tendría este patio?

Según la inscripción es de 1599.

Ya estamos al final del siglo XVI.

Un estilo claro renacentista,

pero casi una transición hacia el Barroco.

Vamos a hablar de la evolución de este edificio.

Después de ser palacio, fue seminario conciliar de San Felipe Neri.

Hasta el año 1969.

Luego, estuvo ya estuvo un tiempo sin uso.

Y actualmente es

la Universidad Internacional de Andalucía.

Se restauró a fondo y aquí damos cursos anuales de posgrado, máster,

seminarios y funciona todo el año.

Para acceder a las plantas superiores

hay unas escaleras que veo que me parecen fabulosas.

¿Podríamos conocerlas? Por supuesto.

Escaleras espectaculares, la verdad, viéndolas de cerca.

¿Quién mandó construirla?

La escalera es posterior, ya no es de la familia.

La manda levantar el obispado.

Los leones hacen alusión a la familia, a los Benavides.

Si te fijas, tienen un pequeño detalle que cada uno

tiene también dos corazones:

el corazón del Sagrado Corazón de Jesús

y el Sagrado Corazón de María.

Simbolizan un poco el concepto entre lo nobiliario y lo religioso.

La decoración es bastante característica también del Barroco.

Aparecen rocallas, muchísima hojarasca,

muchísima decoración floral, vegetal...

Aparece ya una exuberancia bastante curiosa del Barroco,

que el Renacimiento no tiene tanta decoración como el Barroco.

En los huecos de los arcos de la escalera imperial barroca,

porque es una escalera imperial,

aparecen cinco mujeres, cinco cabezas que podemos decir europeas,

pero esta de aquí, es masculina y tiene unos rasgos indígenas.

Siempre se ha dicho que puede haber alguna influencia de Hispanoamérica,

que ya en el Barroco hace acto de presencia.

¿Podemos decir que nos encontramos ante unas escaleras de cine?

Películas como "El capitán Alatriste" o "La conjura de El Escorial",

"Rosa y negro". Se han filmado por aquí producciones.

Julia Ormond, esta actriz británica, imagínatela vestida

de princesa Éboli bajando por estas escaleras, impresionante.

Maravilloso.

Ha sido un placer descubrir este palacio de tu mano.

Muchas gracias. Muchísimas gracias a ti.

Hasta pronto. Hasta luego.

Sin dejar la calle San Pablo donde me encuentro,

podemos seguir disfrutando de edificios representativos

de la ciudad de Baeza, como este palacio Sánchez Valenzuela,

a donde me dirijo, y donde, por cierto, hemos quedado

con nuestro siguiente invitado.

Ya sabéis que siempre que podemos, nos gusta, además de disfrutar

del patrimonio de nuestros pueblos y ciudades, contar con magos

de la zona, magos invitados.

En esta ocasión se trata de un mago muy especial.

Campeón del mundo de cartomagia, nada más ni nada menos.

Miguel Puga. Más conocido artísticamente como MagoMigue,

con el que nos vamos a adentrar en el fascinante mundo de la magia.

¡Querido Miguel! ¿Cómo estás, hombre?

¡Muy bien! Encantado de verte, Miguel.

Qué maravilla, ¿sabes lo que estoy disfrutando en Baeza?

Es que Baeza es para disfrutar.

Andalucía entera es una maravilla y tener exponentes de la magia

como tú en Andalucía, qué gusto.

Oye, ¿por qué hemos quedado aquí? ¿Es un casino?

Es un casino y tiene la energía de un casino, bien antiguo además.

Desde el siglo XV, que sepas. ¿Siglo XV?

Sí, mira, además ha tenido diferentes usos

a lo largo de la historia,

pero no fue hasta la Desamortización de Mendizábal

cuando ya pasó a ser un casino.

Y creo que es el mejor sitio para hacer magia, ¿no?

Nos viene bien a los que nos dedicamos a la cartomagia, ¿no?

¿Y tú no sabes algo que tenga que ver con casinos?

Sé algunas cosillas, pero algunas no las puedo contar.

Y menos en televisión, pero tú sabes que a los jugadores

que vienen a los casinos,

uno de sus sueños sería controlar el azar.

Hombre, sin duda.

Mira, un juego en esto, a ver qué te parece.

Vamos a mezclar las cartas, tú sabes de esto.

Y quiero que me ayudes, por favor.

Te voy a pedir que cortes la baraja y te quedes con una mitad.

Corto entonces, corto un poquito por aquí.

Y mezcla las cartas como te dé la gana.

Perfecto.

Mézclalas como quieras, bocarriba, bocabajo.

Y vamos a hacer una cosa.

Yo voy a cortar la baraja, corta tú también por donde quieras.

¿Donde quiera? Y la primera carta que salga

la intercambiamos. ¿Sin verla?

Sin verla y sin nada nos la intercambiamos.

Mi carta es una carta negra, ¿la tuya?

La mía es un siete de picas, ¿y la tuya?

Te ríes por algo.

Sí, porque es el siete de tréboles. El siete de tréboles.

Una coincidencia. Qué bueno, he mezclado.

Esto en el póquer sería una parejita, con eso se empieza a ganar.

Pues vamos a repetirlo, venga.

Mezcla las cartas bien. Si ya he mezclado todo.

Corta por donde tú quieras.

La que quieras, yo te doy esta, por ejemplo.

Pues yo esta. La que tú quieras.

Bueno, esta misma, pero tienes que acertar.

La mía es un rey, ¿la tuya? Tiene que ser un rey, dime que sí.

Es un rey rojo. Encima rojo.

Coincidencia buenísima. ¡Dobles parejas tenemos!

Pero yo sé que estás pensando, como tú también eres mago:

"Este tío lo hace con sus cartas" Hombre, claro.

Mira, mezcla. ¿Me las dejas?

Sí, sí. Venga.

Tú mezclas las mías y yo mezclo las tuyas.

Voy a hacerlo a conciencia. A saco.

Corta por la que quieras.

¿Así?

Dame una. Venga.

Y aquí nos la jugamos. Esto es imposible.

La mía es roja, ¿la tuya es roja?

¿Cinco? Sí.

¡Toma!

Fantástico, eh. Está guay, ¿verdad?

El caos y la intriga, ¿qué tienes aquí, hombre?

Aquí tengo algo muy chulo.

Dos copas. Venga ya, hombre.

Mira.

Dos copas. ¿Esto qué es?

¿Qué invento me traes? Son dos copas de guerra.

Ah, mira, ¡qué guay! ¡Se montan!

Se pueden montar, se usan en cualquier sitio.

Y como yo no sé dónde voy a estar nunca, pues lo hacemos

en cualquier sitio.

Dos copitas. Un pañuelo.

Un pañuelo que no tiene nada. Y la baraja de cartas.

Vamos a hacer una cosa.

Estamos hablando de controlar el caos y quiero enseñarte algo

realmente fascinante. Venga.

Vamos a sacar dos palos, corazones y picas, por ejemplo.

Del uno al diez, solo con esas cartas vamos a jugar.

¿Tú que palo prefieres? ¿Corazones o picas?

Pues te iba a decir el de corazones, pero para llevarte la contraria

y... Escucha, al programa no invito a cualquiera.

Me lo pones difícil, ¿no? Campeón mundial de cartomagia.

Pues voy a elegir picas. Picas.

Pues estas cartas de picas las vamos a ordenar, las vamos a colocar

en esta copa, por ejemplo, del diez al uno en orden.

Vale. Quiero que se vea muy claro.

Vamos a sacar el diez, aquí está, el nueve.

Vamos a ver, el ocho. Ocho.

Este es el orden. Sí.

Viene ahora... El siete.

El siete, muy claro, siete, siete, siete.

Después viene el seis, ¿sí?

Cinco... El cinco.

Cuatro... El cuatro.

Yo voy controlando. Sí, sí.

Cuatro. Tres.

Tres. Dos y uno.

Estas cartas no las voy a tocar,

por eso las he introducido en la copa.

Aquí tenemos las otras diez del palo de corazones que te voy a entregar.

Y las mezcles a placer.

¡Cha, cha, cha, cha!

Esas cartas se van a desordenar. Totalmente.

Ni tú mismo sabes el desorden que tienes.

Es más, quiero que te lleves las manos detrás.

Y de esas cartas saques una al azar y la pones al revés de las demás.

Puf, qué lío, Migue, ¿en serio?

La locura, ¡eso es el caos!

Esto es el orden total y lo que tengo aquí en la espalda, el caos.

El caos. Pero caos, caos.

Como tu cabeza, el caos, con esos pelos que tienes.

Con dos deditos, vamos a colocar estas cartas.

Quiero enseñarte el caos que has creado.

Y las vamos a colocar en la otra copa.

Un cinco, un ocho, un uno, un diez, un nueve, un tres.

Mira, una que has puesto bocabajo. Sí.

Un seis, un dos, un siete...

¡Ese es el caos!

Las diez descolocadas. Descolocadas.

En este perfecto desorden.

Las dejo... Bueno, que veamos cuál has dejado bocabajo.

¿Sabrías decirla?

Bueno, te la enseño.

Tendría que mirar... El cuatro. Un cuatro.

Tal como están, las dejo aquí.

Qué bonito sería...

Porque ordenarlas del uno al diez es fácil,

pero ordenarlas en tu caos...

en este desorden.

No puede ser.

Tendrías que cogerlas... No pestañees, Miguel.

Las cartas, te recuerdo, están el uno, el dos, el tres...

Están ordenadas. Sí, perfectamente.

¿La última? El diez.

No toco las cartas a partir de ahora.

Mira.

Nada por aquí. Nada por allá.

¡"Jop"! Venga, hombre.

Flipante.

La verdad que...

Un cinco y un cinco. Un cinco.

Mira, Miguel. Ahí estaba el as.

No toco, ¿después cuál venía?

Según tú mezclaste, el ocho. El ocho, el ocho.

No me lo puedo creer, si aquí...

hay un ocho.

Detrás del ocho, has dejado un as. Y aquí, el as.

Detrás del as, un diez. Y aquí, el diez.

Es flipante, ¿eh? Un diez,

el nueve,

el tres.

Había una dada la vuelta. ¡Una se ha dado la vuelta!

Era el cuatro.

Era el cuatro, y aquí, evidentemente, tiene que ser el cuatro.

Qué maravilla, no te lo crees, fíjate.

Tenemos el seis, tenemos el dos.

Y por supuesto,

la última de las cartas.

El siete.

¿Es o no es para comerme?

Es para comerte. Ya está.

Para comerte.

Te has quedado loco. Es una gozada, de verdad,

coincidir contigo siempre.

Creo que Andalucía tiene una suerte estupenda.

Eres embajador de esta tierra en el mundo cuando viajas.

Y me parece increíble que con 52 cartulinas, cartones,

que con 52 naipes seas capaz de sorprender a...

a medio mundo. Un placer, Miguel.

El placer es seguir viajando en este país mágico de tu mano,

y mucha suerte, compañero.

Me voy, pero me voy un poco flipado, ¿no?

No sé cómo ha podido pasar. Chao, chao.

A 81 km por carretera al noreste de Jaén y de Baeza,

en pleno parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas,

se encuentra uno de los mayores embalses de España:

el Pantano de El Tranco.

Un paraje de una gran belleza,

cuyo entorno se ha convertido actualmente

en una importante área recreativa y turística

debido a su valor energético, económico y paisajístico.

Protegido, además, como área de reserva de Bujaraiza.

Su construcción se inició en 1927

y las obras finalizaron en 1944.

Aunque su inauguración oficial

se produjo en 1946.

La cocina autóctona de Baeza conjuga sabiamente las influencias romanas,

judías y árabes,

que han ido fusionándose a lo largo de los años

y en las que el aceite de oliva es el rey indiscutible,

pues toda la provincia jiennense es la mayor productora del mundo.

En Baeza también es habitual el sofrito de cebolla y tomate

en aceite de olvida virgen extra,

y el uso del pimentón dulce, molido.

De donde surge la reconocida receta del bacalao a la baezana.

Para que nos enseñen a prepararlo,

Miguel se ha acercado hasta uno de los templos

de la gastronomía de esta ciudad.

Pedro, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Hola, Miguel, bien.

Qué ganas tengo de adentrarme en el fascinante mundo

de la gastronomía baezana.

Antes de nada, explícame que es esto del Juanito.

Precisamente Juanito nació de un capricho,

o de una necesidad gastronómica que tenían mis padres.

Mi padre tenía una taberna de joven porque su abuelo era tabernero.

Y le gustaba mucho comer.

Entonces pensó que lo que más feliz le haría

sería darle de comer a la gente.

Entonces, se casó con mi madre, que no sabía cocinar para nada,

pero mi abuela le enseñó.

Porque mi abuela era una excelente cocinera y así surge.

Cuéntame alguna personalidad que pasó por aquí.

Por aquí ha pasado todo.

Ha pasado todo el panorama cultural, político, pero...

una barbaridad. Son muchos años.

Muchísimos años, 50 y tantos años.

Hablemos un poco de la gastronomía baezana.

¿De qué se nutre esta gastronomía?

Lo más importante es que tenemos un mar de olivos.

El aceite. El aceite de olvida virgen extra.

Entonces, a partir de ahí, ese es el eje de cualquier cosa

que vayamos a hacer.

Cuéntame los ingredientes de este plato.

El bacalao es un pescado que se utiliza mucho aquí,

porque se traía salado,

y porque aquí no había otro medio de obtener un pescado fresco

que no fuera un bacalao.

Luego los demás ingredientes son base de un sofrito de tomate y cebolla

en aceite de oliva virgen extra.

Muy acompañado de pimentón dulce.

Y luego, el azafrán en el aliño.

Porque tenemos azafrán y perejil, pero el azafrán, es cierto,

que al estar muy cerca de La Mancha,

forma parte de la mayoría los guisos de Baeza.

Un plato histórico con mucha potencia.

Vamos a ver cómo se hace.

Lo primero que hay que hacer.

Que no falte. El aceite de oliva virgen extra.

¿Cuánta cantidad? Da igual.

Abundante. Sí, abundante,

¿por qué? Porque luego podemos escurrir lo que estemos haciendo.

Ese aceite lo podemos volver a utilizar,

incluso para freír cebolla.

Porque no va a perder nunca las características.

Si tú no maltratas el aceite, en cuanto a temperatura,

ese aceite, puedes hacer con él lo que te dé la gana.

Entonces lo que hacemos es eso, cogemos, y...

La primera parte es el sofrito. Exactamente.

Ya le hemos echado la cebolla, y aquí estaría pochando

aproximadamente 15 minutos a 150 grados, no más.

Nosotros ya tenemos la cebolla pochada.

Esto sería después de 15 minutos. Eso es.

Eso sería después de 15 minutos aproximadamente.

Veis que ha mermado mucho el aceite. Sí.

Y la cebolla la tenemos caramelizada. Sí, sí.

Le vamos a dar un poquito de tomate natural,

de aquí de Baeza.

Tomates que hay que se llaman de carne de doncella.

Y en el momento que esto toma temperatura

y se sofríe un poquito. Sí.

Y le quitamos la humedad al tomate,

automáticamente y sin que coja mucha temperatura,

para no quemar el pimentón.

Claro. Esto es importante.

Todos los cocineros lo saben. Un poquito de pimentón,

y lo que estamos haciendo es al pimentón quitarle,

para que no esté tan en crudo,

lo estamos sofriendo.

Y una vez que tenemos esto, añadimos agua.

Un poquito de agua.

Lo movemos un poco.

Esto va a empezar a hervir de un momento a otro.

Esto es aliño, que es el ajo, azafrán y perejil.

¿Tengo que echar todo? No, la mitad más o menos.

Qué bien huele, esto con un poquito de pan, vamos.

Claro, eso ya... Un poquito.

Sí, la mitad... Sí, ahí está bien. Ahí está.

Ya está, estupendo. Perfecto, lo dejamos aquí.

Lo vamos a sazonar también un poquito,

que luego no digan que no le echamos la sal.

Una vez que empieza a hervir, lo que hacemos es coger el bacalao.

Vamos a utilizar, por ejemplo, este lomo, ¿vale?

Con la piel para arriba siempre.

Esto lo podemos hacer así, o frito también.

El mismo calor va a terminar el bacalao, ¿vale?

Y ya, una vez que está así,

dependiendo de lo gordo que sea el bacalao, estará 15 o 20 minutos.

Le vamos a dar la vuelta. Sí.

Para que se vea, mira.

Va cogiendo... Ha cambiado el colorcito.

Y también podemos darle un toque,

esto ya es al gusto, un poco de pimienta negra molida

porque esto tiene toque exótico. Desde luego.

Veo que no lo echas en el bacalao, sino en la salsa.

En la salsa. Y mira, un poquito de nuez moscada.

También le da un "puntejo" canalla.

Oye, vaya receta... Vaya mezcla, ¿eh?

Sí, y mira cómo quedaría.

Guau. Mira qué maravilla.

Mira qué presentación más simpática, cuatro guisantes, piñones encima.

Claro, eso es lo que no hemos contado antes,

que eso es una opción para adornarlo, ¿vale?

Y queda también muy cromático.

Pedro, ha sido un placer conocer parte de la gastronomía

de Baeza de tu mano.

Así que voy a probar

este bacalao.

Con permiso. Claro.

Y nos vemos pronto. Gracias.

Al norte de la provincia de Jaén,

se encuentra uno de los parques naturales

de menor superficie de Andalucía.

El Parque de Despeñaperros.

La acción del curso del agua del río Despeñaperros

ha ido creando un pasillo natural

que conecta la meseta Castellana con Andalucía,

y que, a pesar de sus dimensiones,

concentra en poco territorio

un extraordinario patrimonio geológico,

natural e histórico.

Pero ¿qué hay del valor histórico de este parque?

Entre otras tantas efemérides,

sus desfiladeros han sido escenario de importantes episodios épicos,

como la Batalla de las Navas de Tolosa.

La Universidad de Baeza es una de las instituciones

más representativas de la ciudad.

El espíritu intelectual y erudito de los baezanos,

llevó a fundar su propia universidad en el siglo XVI,

una universidad que funcionó durante tres siglos.

Y donde se conserva, de manera intacta y original,

el aula donde Antonio Machado impartió sus clases.

Es un lugar lleno de historia y magia del que vamos a disfrutar.

Dámaso, ¿qué tal? Hola, Miguel, bienvenido.

Estoy deseando conocer la historia de esta universidad tan importante.

¿A quién se debe su construcción?

Lo primero que llama la atención es que Baeza tuviera universidad.

De hecho, solo había cuatro en Andalucía.

Pero hemos de pensar en Baeza

como una ciudad más importante que actualmente,

con apenas 16 000 habitantes.

Sobre todo, el gran impulso se lo debemos a San Juan de Ávila,

un clérigo español, escritor asceta, fueron acusados de ser herejes.

Pretendía que la relación entre el fiel y Dios

fuera mucho más directa.

Así que despierta el recelo de la Santa Inquisición.

De la fachada ¿qué podemos destacar? Es una fachada manierista,

de finales del siglo XVI.

Llama mucho la atención los vítores,

que son esa especie de grafitis de la época.

Que sobre todo eran para celebrar

que los estudiantes habían terminado sus estudios.

Y se les permitía que en la fachada pusieron su nombre.

Y es que tenemos el dato del primer vítor que aparece en Baeza

en el año 1668.

Y es curioso porque en el año 1667 hay un hermanamiento

entre la Universidad de Baeza y Salamanca.

De esa relación especial, surgen dicho populares

que se mantienen actualmente. Por ejemplo.

Lo que no da la naturaleza, ni Salamanca, ni Baeza.

Es decir, si no vales para estudiar,

da igual que fueras a la universidad, que no ibas a sacar nada adelante.

Vamos a conocer esta universidad por dentro, ¿te parece?

Vamos para dentro. Vamos.

Estamos sin duda en uno de los lugares más especiales

de prácticamente cualquier universidad, el paraninfo.

Aquí tienen lugar los actos más importantes.

Y aquí solo se trabaja con una cosa, la oratoria, la voz.

Así que todo este espacio está pensado y diseñado

para que, con un pequeño hilo de voz, se escuche todo perfectamente.

Claro, la decoración también es algo que realmente te atrapa, ¿no?

Por destacar algo, los cuadros.

Tenemos los principales, digamos, comitentes de esta gran empresa.

Uno, que ya lo hemos mencionado, que es San Juan de Ávila.

Otro que es Rodrigo López, que dotaba económicamente a la universidad.

Y luego, otro de los grandes discípulos del maestro de Ávila,

que es Diego Pérez de Valdivia.

También suele llamar mucho la atención

el escudo de nuestra ciudad.

Además, ahí tiene un emblema, "nido real de gavilanes".

Ya en el romancero castellano, se mencionaba a Baeza

como sitio de gavilanes.

Vemos que esta antigua universidad es vista por muchos turistas.

Pero ¿concretamente este espacio?

Lamentablemente la Universidad de Baeza desaparece en 1824.

Y desde el año 1869, se ha constituido como un instituto.

Instituto público, Santísima Trinidad.

Lleva el nombre del origen de la universidad.

De Secundaria. De Secundaria.

Forma parte, por supuesto,

de la red de institutos históricos de España.

En lo que fue la antigua universidad de Baeza.

Sin ninguna duda, no me puedo ir de aquí sin poner en valor

la figura de Antonio Machado. Por supuesto.

Vamos a conocer su aula.

Venga, para allá.

Impresiona estar en la misma aula

donde Antonio Machado impartía sus clases.

Efectivamente. El aula se conserva tal y cómo eran estos espacios.

A comienzos del siglo XX, con mobiliario original.

Y Antonio Machado llega un poco fruto de la casualidad,

es la realidad.

Él vivía en Soria.

Ahí conoció a la que iba a ser su mujer, a Leonor Izquierdo.

Él era catedrático de francés en un instituto.

Y lamentablemente Leonor fallece siendo una niña, con 18 años.

Y eso es un duro golpe que él nunca supera en vida.

Así que él pide traslado.

Y aquí llega a finales de octubre de 1912.

¿Con qué Baeza se encuentra Machado cuando llega?

Una Baeza a todas luces, atrasada,

y una clara decadencia.

Eso también está muy presente en su poesía.

Me gustaría hacer un homenaje a Antonio Machado en este aula,

donde yo haré de profesor, y tú harás de alumno.

Si no te importa, necesito estar unos instantes a solas

para poder preparar todo.

Y enseguida te llamo, ¿de acuerdo?

Hasta ahora, Dámaso. Hasta ahora.

Adelante, querido alumno.

Toma asiento.

Porque siempre que hago magia intento de alguna manera...

que sea una experiencia que tenga que ver con un reto.

En este caso será, sorprenderte con esta magia

y con algún dato de Antonio Machado,

que a lo mejor no conoces del todo.

Pero me pareció interesante vincular la figura

de un poeta con los números.

De hecho, los números también están relacionados con las métricas.

Antonio Machado fue un poeta que me descubrió

que la métrica, los números, no era lo importante en la poesía,

al menos para mí, sino comprenderla, entenderla, y sobre todo, empatizar.

Que tú leyeras un poema

y pensaras, sintieras que estaba escrito para ti.

Tú y yo vamos a hacer un pequeño reto de empatía.

Lo haremos con cuatro números, Te voy a pedir libremente,

en grande, en esa pizarra, cuatro números.

Los que tú quieras, ¿de acuerdo?

Yo incluso me voy a dar la vuelta para que veas... ¿Sí?

Cuatro... Libremente, ¿eh?

Libremente, cuatro números, los que tú quieras. ¿Lo tienes?

Listo. Tápalo contra el pecho,

que nadie lo vea, por favor.

Dime si hay alguna posibilidad

de conocer

esos dígitos que has puesto ahí.

Imposible, ¿verdad?

Imposible.

Mira, piensa en el primero.

Pero veas lo que veas escrito, no digas nada.

¿Puedes empezar a contar desde el uno al nueve en bajito?

Pero que yo te oiga.

Uno, dos, tres... Quieto.

¿Puedes contar desde el cinco hacia abajo?

Cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¿Puedes decir dos y uno? Dos, uno.

¿Puedes contar del uno hasta el nueve otra vez?

Uno, dos, tres, cuatro, cinco...

seis, siete... Quieto.

Y por último.

No me lo digas.

Quieto, no me digas nada.

Te noto una carilla...

¿Sabes que Machado a veces, cuando escribía,

no estaba conforme con lo que había escrito, borraba

y volvía a hacerlo?

Si esto lo dejo así, no sería magia.

Magia sería si hago esto, mira.

¿Puedes, por favor, girar la pizarra y decirme si son esos números?

31, cero, uno.

Me has dejado un poco...

Vamos que no sé... Es muy fuerte. (RÍE)

Has hecho magia auténticamente.

¿Magia? Sí.

Ha sido un placer sorprenderte, muchísimas gracias.

Un placer también para mí haberte conocido.

Hasta pronto. Hasta pronto.

En el centro de Baeza,

muy cerca de la catedral, se encuentran

las ruinas de San Juan Bautista.

Ruinas que fueron el templo románico más importante de la ciudad

y que hoy en día se han convertido en un magnífico ejemplo

de recuperación del patrimonio.

Dicha iglesia,

donada en 1251 por Fernando III a don Pascual,

se levantó para responder a las necesidades espirituales

de la nueva población cristiana de la ciudad,

y fue obra de maestros canteros castellanos,

muy alejados de las nuevas tendencias estilísticas.

Lo que explica que el templo quedara vinculado al románico castellano,

conocido también como tardorrománico.

El espacio que hoy se visita

presenta una planta basilical con restos de dos ábsides,

ventanas abocinadas de sillería,

algunos lienzos de muro y dos puertas de entrada.

Una de las cuales se trasladó a la iglesia de Santa Cruz

a mediados del siglo XX.

Llegó el momento de decir adiós a Baeza

Y lo hago desde el paseo de las murallas,

por dónde paseaba Antonio Machado.

Lo hago con unas vistas espectaculares.

Con estas montañas, el mar de olivos y el valle del Guadalquivir.

Pasear por esta ciudad es descubrir, a cada paso,

un conjunto monumental que espero, os haya gustado tanto como a mí.

Ahora solo queda que decidáis venir a conocer esta ciudad dorada,

que seguramente no os va a dejar indiferentes.

Me queda, por lo tanto, agradecer vuestra fidelidad

y seguir aquí descubriendo un país, que sin ninguna duda,

es un país mágico.

Miguel se despide, y también lo hacemos nosotros,

con la mirada perdida.

Adiós, ciudad poética.

Baeza la nombrada.

Síntesis del renacimiento del sur.

Centro geográfico de Jaén.

Tus fachadas doradas nos han trasladado a otra época.

Pues conservas la magia y el carácter

de quienes nos han precedido.

Íberos, romanos, visigodos y musulmanes

dejaron en tus calles y plazas su nombre impronta.

También San Juan de la Cruz,

Antonio Machado o Jorge Manrique,

te dijeron adiós, en su día.

Salamanca andaluza, nido real de gavilanes.

El campanario de tu catedral

es un faro en mitad de un mar de olivos.

Hasta siempre, Baeza.

Un país mágico - Baeza - ver ahora

Santillana del Mar (Cantabria)

¿Sabías que la localidad de Santillana del Mar es conocida como "la villa de las tres mentiras"? Porque se dice que ni es "santa", ni "llana", ni tiene "mar". Aunque realmente sí tiene una playa, la de Santa Justa. El nombre de la población deriva de la ermita que se edificó en la Alta Edad Media para guardar las reliquias de Santa Juliana. Santillana del Mar está considerado uno de los pueblos más bonitos de España y es un auténtico museo al aire libre por el encanto de sus calles empedradas, las casas con balcones de madera, los palacios renacentistas y barrocos y las torres góticas.

Visitarás la Colegiata de Santa Juliana, la Torre de Don Borja, el Palacio de los Velarde y Torre del Merino. Además, Santillana del Mar custodia las cuevas de Altamira, un icono del arte paleolítico.

Para todos los públicos Un país mágico - Santillana del Mar - ver ahora
Transcripción completa

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, el arte

y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades.

(Continúa la música)

Santillana del Mar es hoy nuestro destino mágico.

Visitaremos la joya del románico en Cantabria.

El nombre original de Santa Juliana es el nombre de Iliana,

Santa Iliana, Santi-llana.

Es el motivo por el que este lugar se llama Santillana.

Sobrevolaremos un paraíso escondido,

conoceremos la esencia de la capilla Sixtina

del paleolítico.

Aquí, en Altamira,

es la primera vez que se descubre el arte rupestre

de la prehistoria en todo el mundo.

Contendremos el aliento

ante el desfiladero más largo de España,

probaremos el auténtico cocido montañés.

Tiene más sabor, está más contundente

y nosotros aquí lo dejamos para el día después.

Volaremos sobre uno de los acantilados

más espectaculares de España,

aprenderemos los secretos de su baile más tradicional.

Los picayos es un baile de la zona central de Cantabria.

También viajaremos hasta Comillas para admirar

una de las primeras muestras del modernismo en Europa

y nos dejaremos sorprender por la magia de sus rincones.

Atento, porque yo creo que lo que vas a vivir

va a ser bastante especial.

Bienvenidos a "Un país mágico".

(Música épica)

En la costa central de Cantabria, protegida por colinas y prados,

se localiza Santillana del Mar.

Conocida como la villa de las tres mentiras,

de ella se dice que ni es santa ni llana ni tiene mar.

Lo que sí atesora es un enorme encanto

en forma de calles empedradas, casas con balcones de madera,

palacios renacentistas y barrocos

y torres góticas.

Fuente de inspiración para Benito Pérez Galdós,

Emilia Pardo Bazán o Miguel de Unamuno,

Santillana está considerada

uno de los pueblos más bonitos de España.

Su riqueza patrimonial se gestó en la Alta Edad Media,

cuando se edificó una ermita

para guardar las reliquias de santa Juliana,

de donde deriva el germen de su nombre.

Custodiando las cuevas de Altamira

y con muchos siglos de historia a sus espaldas,

esta villa medieval es hoy un auténtico museo al aire libre

aderezado por la bruma cantábrica

que Miguel ya está a punto de recorrer.

(Música épica)

Nuestro viaje en Santillana del Mar

comienza en la colegiata de Santa Juliana,

símbolo y razón de ser de esta villa.

Enclavada en pleno casco urbano,

es una de las construcciones románicas más importantes

de toda Cantabria.

Es una joya arquitectónica que estoy deseando conocer.

(Continúa la música)

Muy buenas. ¿qué tal? Bien.

Estoy deseando conocer esta colegiata

porque aquí comienza mi aventura en Santillana del Mar

y me gustaría saber cuál es la historia.

En el siglo III,

en una ciudad situada al norte de Turquía,

Nicomedia de Bitinia,

es perseguida y es sometida a martirio una joven

que lleva por nombre Juliana.

El delito era muy simple: vivir bajo los auspicios religiosos

que marcaba entonces el Imperio romano,

y ella convertirse al convertirse al cristianismo a muy temprana edad.

Una vez que santa Juliana fue sometida a martirio,

cuenta la leyenda que sus restos fueron arrojados

por encima de la muralla defensiva de la ciudad de Nicomedia de Bitina

y los restos fueron recogidos por un grupo de primitivos cristianos

y los trasladaron a Roma,

que era el lugar de encuentro y de reunión

de todos los restos de los mártires de la época.

En el siglo IV, Roma y, concretamente, toda Italia,

es invadida por los lombardos.

Los restos de santa Juliana son recogidos

y, para salvaguardarlos,

peregrinan por todo el occidente de Europa

y se asientan aquí, en este lugar del norte de España,

concretamente, en una aldea de labradores

que entonces se llamaba Lugar de Planes.

Los restos de santa Juliana son enterrados aquí mismo

y en torno a la tumba de santa Juliana

se edifica una pequeña capilla funeraria.

Hasta aquí se empiezan a desplazar peregrinos

que vienen a venerar los restos de santa Juliana.

Este hecho no escapa a la nobleza castellana

y a los reyes castellanos,

y ya en su momento dan fuertes cantidades de dinero

para construir y para venerar a nuestra santa.

¿Cuándo y cómo pasa esta villa a llamarse Santillana del Mar?

Aproximadamente, en el siglo XI

se sustituye el nombre de Lugar de Planes

por el nombre de Santillana, que no es, ni más ni menos,

que una derivación del nombre de santa Juliana.

El nombre original de santa Juliana es el nombre de Iliana.

Iliana, santa Iliana, Santi-llana.

(ASIENTE)

Es el motivo por el que este lugar se llama Santillana.

¿Pasamos dentro a conocer?

Pasamos. Venga, vamos.

(Música épica)

Aquí descansaban los restos de santa Juliana

y justo desde aquí tenemos una vista maravillosa

de este retablo. ¿Qué podríamos destacar de él?

El retablo fue donado a la colegiata. Sí.

Por el primer marqués de Santillana, Íñigo López de Mendoza.

Consta de pintura y escultura.

La parte de la escultura,

en la calle central la imagen de santa Juliana.

(ASIENTE)

Bajo la imagen de santa Juliana,

el arca que actualmente contiene los restos

y que los contiene desde el año 1453.

Y en la zona de pintura,

dos pinturas haciendo referencia a la vida de santa Juliana:

abajo a la izquierda, el martirio,

y abajo a la derecha, santa Juliana entregada

ante los jueces de su pueblo para ser condenada a muerte.

En el centro a la izquierda, el nacimiento de Cristo

y arriba a la derecha, un descendimiento de la cruz.

Un retablo muy completo. Te quería preguntar también

por qué es tan especial la pila bautismal.

Es una pila bautismal con reminiscencias mozárabes.

En esa pila bautismal se bautizaban tanto recién nacidos

como aquellas personas adultas

que, provenientes de otras religiones,

querían convertirse al cristianismo.

El pantocrátor es un relieve de casi 2 m de altura

y nos muestra la visión que en la época del arte románico

había de Dios,

un Dios como juez implacable e inmisericorde.

Agustín, me gustaría conocer, si es posible, el claustro.

Por supuesto. Pues te sigo.

Por aquí vamos. Va.

(Música épica)

Bueno, qué maravilla este claustro y, además, es que no era habitual

que las colegiatas tuvieran este espacio.

Se debe a que en el siglo XII,

desde el siglo XII hasta la desamortización de Mendizábal,

hasta el año 1848,

la iglesia estuvo habitada por canónigos,

canónigos, en este caso, de la Orden de San Agustín.

Muy bien. Oye, en este claustro quería que me contaras

la importancia de un capitel que estoy viendo desde aquí.

Sin duda ninguna, es el mejor capitel conservado de todo el claustro.

En este caso, nos muestra la alegoría de la lucha entre el bien y el mal.

Podemos ver cómo el bien, en este caso, vence al mal,

ya que el caballero le está clavando la espada al mal, a la fiera,

y por la herida que deja abierta la espada

es la prueba de que el bien está venciendo al mal,

ya que el mal está herido de muerte.

Agustín, ha sido un placer conocer un poquito

de la historia de este lugar,

porque seguro que se nos han quedado muchas cosas,

y mi aventura aquí, en Santillana del Mar, continúa.

Muchísimas gracias. Gracias a ti.

Hasta pronto. Gracias. Hasta pronto.

(Música épica)

A apenas 27 km de Santillana

se esconde una auténtica maravilla geológica

al borde del Cantábrico, Costa Quebrada.

(Música épica)

Un tramo de litoral

donde la eterna lucha entre el mar y la tierra

ha cristalizado creando caprichosas formaciones rocosas.

(Continúa la música)

Una hilera de afilados acantilados que caen como cuchillas

se alternan con inmensos arenales, islotes y preciosas calas

a lo largo de este paisaje único.

(Continúa la música)

Además de su atractiva belleza,

Costa Quebrada guarda en sus formas litorales

el secreto para entender qué ha pasado en el mar

desde la última glaciación.

Lo que fueron antiguos arrecifes tropicales

son hoy uno de los enclaves geológicos

más relevantes del mundo.

Una joya natural de aguas cristalinas y turquesas

donde el tiempo transcurre a golpe de oleaje, viento y salitre.

(Música épica)

En pleno casco histórico de Santillana del Mar

se levanta uno de los edificios más importantes de la villa,

la torre de don Borja.

De estilo gótico, data del siglo XV y entre sus muros acoge

una de las colecciones privadas de arte contemporáneo español

más importantes del país.

Su nombre se debe a don Borja Barreda,

titular del mayorazgo en 1844.

Es de planta cuadrada

y tiene tres alturas con cubierta a cuatro aguas.

(Continúa la música)

Está realizada en piedra de sillería.

Se trata de una casa-torre

que consta de dos cuerpos unidos por un patio interior del siglo XVI

de gran belleza y originalidad en la arquitectura montañesa.

La fachada principal, orientada al sur, da a la plaza

y tiene un soportal con doble arco rebajado

bastante reformado y gárgolas de cañón.

(Continúa la música)

Un retazo del pasado medieval de Santillana

reconvertido en un centro cultural donde disfrutar de exposiciones

dedicadas al arte contemporáneo español,

los libros y la comunicación.

(Música épica)

A orillas del Cantábrico y con una escarpada costa,

se localiza Comillas,

una fusión perfecta de villa marinera

y tesoro arquitectónico.

Su singular belleza patrimonial es todo un símbolo en Cantabria,

con monumentos tan destacados como el palacio de Sobrellano,

una auténtica oda al modernismo,

cuyo interior es aún más impresionante que su exterior,

algo que Miguel ya está a punto de comprobar.

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estás? ¿Qué tal, Miguel?

Oye, no te imaginas la ilusión que me hace estar

en un lugar tan especial para Comillas,

este palacio de Sobrellano. ¿Cuál es su historia?

Bueno, la finca es adquirida en 1880 por el marqués de Comillas.

Nace un poco de la necesidad.

En primer lugar, en este palacio crea su residencia de verano,

él no vivía aquí, venía a pasar los veranos,

y, por otra parte, hacer una capilla que sirviera de panteón familiar.

Fue realizada por Joan Martorell, un arquitecto catalán,

e implicó el origen del modernismo catalán en Comillas.

Tenemos una gran representación de edificios que, de hecho,

culminan con el modernismo puro y duro de Domènech i Montaner

o, por ejemplo, arquitectos como Antonio Gaudí.

¿Y cómo se relaciona este lugar con alguien tan importante

como Antonio López?

Antonio López nace aquí, en Comillas, en 1817.

Con dos años queda huérfano y su madre no tiene dinero económico

y le lleva con nueve añitos a Cádiz a trabajar.

Y con 14 años se va en un barco y llega a Cuba.

Ahí contrae matrimonio con la hija de un indiano catalán

que tenía mucho dinero.

Con 40 años vuelve a Barcelona. Sí.

Y allí funda su gran empresa, que es la Compañía Trasatlántica.

De hecho, fíjate, en la fachada en la que estamos

hay dos estatuas de Joan Roig

que simbolizan el comercio y la navegación,

que son los dos pilares económicos del marqués.

El marqués, de hecho,

incluso a nivel político también tuvo gran influencia.

En 1875 influye para restaurar la monarquía

y poner en el poder a Alfonso XII.

Y cuando llega Alfonso XII al poder,

lo primero que se encuentra son con las revueltas de Cuba.

El marqués le dice que no hay ningún tipo de problema

y para ello hace el Banco Hispano Colonial,

controlando así la banca de las Antillas

y financiando las revueltas con Cuba.

En 1878, en agradecimiento,

Alfonso XII le concede el marquesado de Comillas

y es ahí donde surge la necesidad de crear un gran palacio

acorde a su nuevo estatus social.

¿Construir un palacio tan grande solo para que se hospedara

aquí el marqués o tenía más funciones?

Bueno, tiene una gran historia.

Realmente, cuando compra la finca en 1880,

él la considera como una ciudad jardín

donde crearán sus residencias de verano no solo él,

sino sus familiares y sus socios de negocios más cercanos.

Y él encarga a dos personas hacer un poco los preparativos.

En primer lugar, a su hijo, Claudio López,

que fue el segundo marqués de Comillas,

y, en segundo lugar, a su yerno.

Su yerno era Eusebio Güell,

que fue el gran mecenas de Antonio Gaudí.

La visita del rey fue un verdadero éxito.

De hecho, el 5 de septiembre se declaró por un día

capital de España Comillas. Qué bueno.

Incluso llegaron a traer la luz eléctrica aquí, a Comillas,

que nunca antes se había dado.

Y, de hecho, aquí está la primera calle

que tuvo alumbrado público, pero, eso sí,

ese alumbrado solo duró el tiempo que estuvo aquí la familia real.

Y unos meses después de la visita,

gustó tanto que el rey hizo grande de España al marqués

y decidió volver a repetir la experiencia y volver en 1882.

Es entonces cuando se empieza a levantar este palacio.

Qué curioso. ¿Te parece si entramos

y vamos directamente al salón del trono,

que tengo muchas ganas de conocer?

Venga, va. Venga.

(Música épica)

Daniel, ¿por qué se llama este espacio la sala del trono?

Bueno, la sala del trono porque fue concebida

para las recepciones reales

cuando vinieran aquí a pasar al verano la familia real

y también para las recepciones del marquesado.

Estaba mirando hacia arriba y estoy viendo unas pinturas

que son maravillosas. ¿Qué historias nos transmiten?

Estos son frescos de Llorens i Masdeu.

Lo que quieren enmarcar son cuatro efemérides de la familia.

(ASIENTE)

En primer lugar, estaría el embarco de Barcelona

de voluntarios catalanes para repeler las guerras de Cuba,

que hablamos con anterioridad. Sí.

Por otra parte, tenemos un hecho de esa visita regia

que hubo en 1881 ese verano,

que es la inauguración de la capilla-panteón.

Ajá.

Por otra parte, tenemos la revista naval

y, por otra parte, la bendición del seminario mayor,

que luego fue la Universidad Pontificia de Comillas.

Ajá. Daniel, voy a seguir visitando. ¿Qué me recomiendas?

Pues mira, ya que estás aquí,

no puedes dejar de visitar la capilla-panteón,

que la tenemos justamente al lado

y, además, creo que está Natalia esperándote

para darte una pequeña explicación sobre ello.

Pues voy a seguir entonces. Muchísimas gracias.

Nada, a ti. Hasta ahora.

(Música épica)

Natalia, ¿verdad? Hola. Sí.

Vengo caminando por esta capilla y ya me he dado cuenta

de que es un lugar mágico, pero ¿qué podrías destacar de él?

Todos estos bancos que vemos aquí delante,

que estás viendo aquí delante... (ASIENTE)

Son obra de Antonio Gaudí.

Fue un encargo que le hizo el yerno del marqués

para regalárselo al propio marqués de Comillas.

Están hechos en madera de nogal por un taller de Barcelona,

los Talleres Puntí.

De hecho, hay una parte de los bancos,

hay un rectángulo alargado en el cual aparece un dragón alado.

El dragón alado es una figura que Gaudí usaba mucho en sus obras

y, especialmente, en las obras que le encargaba

su cliente y amigo Eusebio Güell. Bueno, un panteón se levanta,

fundamentalmente, para acoger enterramientos.

Aquí están enterrados los marqueses de Comillas,

pero también alguien más que tiene una historia muy especial.

Cuéntame. Exacto.

Está enterrado también Claudio López Bru,

que fue el que se convirtió en el segundo marqués de Comillas.

Antes de fallecer,

su voluntad era que fuera enterrado en la Universidad Pontificia

solo y vestido con la ropa de los jesuitas.

Cuando la Universidad Pontificia se traslada a Madrid en los años 60,

el cuerpo de Claudio López Bru se trae a este edificio,

a la capilla-panteón,

y se trae también el monumento funerario que lo acompañaba.

Esta es una réplica de una escultura similar

existente en el Museo del Prado

y es considerada una de las esculturas

más importantes del modernismo.

Qué bueno. Ha sido un placer, Natalia.

Muchas gracias a Daniel y a ti por haberme acompañado

en esta visita, que ha sido maravillosa,

en la que he aprendido y he disfrutado mucho.

Muchas gracias. Gracias a ti.

Hasta pronto.

(Música épica)

(Música épica)

En pleno casco urbano de Comillas,

junto al palacio de Sobrellano,

surge entre los árboles un monumento único,

el Capricho de Gaudí,

un sueño modernista convertido en emblema mundialmente reconocido

de este pueblo.

El indiano Máximo Díaz de Quijano,

concuñado del entonces marqués de Comillas,

encargó el proyecto a Antoni Gaudí como residencia de veraneo.

¿Y de dónde procede su curiosa denominación?

La afición al piano de su propietario

inspiró el nombre del edificio,

en alusión a los caprichos musicales.

(Continúa la música)

El arquitecto revistió de cerámica verde el exterior

para que se camuflara con su entorno natural.

(Continúa la música)

También tuvo en cuenta que debía aprovechar la escasa luz solar,

de modo que dispuso las habitaciones y salas

de manera que la vida de la familia se fuese desplazando por ellas

en sintonía con el movimiento del sol en el firmamento.

De este modo, el girasol,

por su capacidad para orientarse hacia el astro rey,

se convirtió en un icono en el Capricho.

Un enclave para descubrir los orígenes

de la creación arquitectónica de Antoni Gaudí

a través de una de sus primeras obras

y todo un prodigio arquitectónico donde dejar volar la imaginación.

(Música suave)

En el alto de la Cardosa

y dominando todo el casco urbano de Comillas

se erige otro hito del modernismo en Comillas,

la Universidad Pontificia.

En ella se funden los estilos neogótico, mudéjar y modernista

y su tamaño equivale, más o menos, al de tres campos de fútbol.

Y aquí está ya Miguel dispuesto a descubrir todo su potencial.

Hola, Ana, ¿qué tal estás? Hola, ¿qué tal?

No te imaginas la ilusión que me hace estar en este lugar

frente a este edificio tan significativo para Comillas.

¿Cómo surge?

Pues este edificio lo mandó construir Antonio López y López,

el primer marqués de Comillas.

En un principio iba a ser para la enseñanza de niños pobres,

una escuela, pero llegó a ser una universidad pontificia.

(ASIENTE)

La primera piedra la colocan el 20 de mayo de 1883

y, a pesar de toda la ilusión que tenía el marqués de realizarlo,

pues no puede ver su sueño realizado,

muere ese mismo año en el mes de enero.

Y el que continúa con todo es su hijo, Claudio López Bru,

segundo marqués de Comillas.

Actualmente, es la sede de la Fundación Comillas,

que está adscrita a la Universidad de Cantabria,

y se imparten las titulaciones de grado y posgrado

en Estudios Hispánicos,

además también de la enseñanza del español para extranjeros.

(ASIENTE) Ana, no es casualidad que hayamos quedado en esta puerta,

porque es una puerta, de las que tiene la universidad,

una de las más peculiares.

Sí, se puede decir que es una de las joyas del edificio,

conocida como la puerta de las Virtudes.

Están representadas las virtudes en forma de figuras femeninas

y, a sus pies, enfrentados, están los pecados capitales.

Todos sabemos que hay siete virtudes frente a siete pecados capitales,

pero se pueden apreciar en cada hoja tres y tres.

Ajá. Ya que la séptima virtud,

que es la humildad, está en lo alto con la anunciación de la Virgen.

Y a sus pies no se puede ver el pecado capital

que está enfrentado a la humildad, que es la soberbia.

¡Ah! Ya que Lluís Domènech i Montaner

la soberbia la representa con la propia puerta.

Consideró que era una puerta soberbiamente decorada...

Claro. Su material es bronce

y también es soberbiamente pesada. Ajá.

Cada hoja pesa 1200 kilos. ¡Guau!

Ana, ¿qué te parece si empezamos la aventura en su interior? ¿Sí?

Perfecto. Pues venga, vamos.

(Música épica)

Ana, llegamos al interior de la universidad

y nos paramos justo aquí

porque este arco esconde una historia un tanto especial.

Sí, es un arco que, aparte de especial,

también esconde, como bien dices, una historia muy simpática.

Cuando Lluís Domènech i Montaner quiso construir la escalera,

quería apoyar parte de su peso solamente en un arco en el aire.

(ASIENTE)

Sus compañeros le decían que eso era imposible,

que no lo iba a conseguir.

Al ser un arco con mucha luz y sin tener más puntos de apoyo,

le decían que no iba a sostener parte de ese peso

y que se iba a venir abajo.

Y le llegaron a comparar su obra con lo difícil que puede ser

que unos ratones le pongan los cascabeles a un gato.

Lluís Domènech i Montaner cuando finalizó

se quiso burlar de todos sus compañeros.

¿Y cómo lo hizo?

En los arranques del arco les deja el gato

y los ratones. Qué bueno.

Y a su vez, les esconde cuatro cascabeles

para que estén buscándolos. Qué historia más curiosa.

Curiosa y simpática. Como para decir: "Lo conseguí".

Sí, sí. Uno de los lugares más importantes

de las universidades son los paraninfos.

(ASIENTE)

Este es increíble. ¿Qué podríamos destacar de él?

Pues este paraninfo, en un principio, los jesuitas lo utilizaban

para los debates orales de fin de curso de los alumnos.

Tenía muy buena acústica. Tenía y tiene.

Tiene una altura, más o menos, de unos 15 m.

(ASIENTE)

Como curiosidad, esta balconada,

cuando había un gran aforo de gente,

los jesuitas subían a ella

y tomó el nombre de la Pajarera,

ya que estaban todos asomados vestidos de negro

y eran como pájaros.

Por encima de ella podemos ver este friso,

que es de Llorens i Masdeu.

Es óleo sobre tela, recorre las cuatro paredes

y representa el triunfo del cristianismo,

donde están todos los miembros del Antiguo y Nuevo Testamento.

(ASIENTE) Bueno, Ana, pues ha sido un placer.

Muchísimas gracias. Encantada.

Me voy encantado de haber podido visitar,

aunque solo sea por un ratito, esta maravillosa Universidad,

símbolo de Comillas. Gracias. Muy bien. Muchas gracias.

Hasta pronto. Gracias.

(Música épica)

(Música suave)

Enclavado en el corazón del Parque Natural Saja-Besaya

se esconde uno de los pueblos más pintorescos de Cantabria,

Bárcena Mayor.

Su nombre significa "lugar llano cerca del río",

ya que se encuentra en una pequeña vega del Argoza,

al pie de las montañas de la divisoria cantábrica.

¿Y por qué es tan especial?

Destaca la conservación de su arquitectura popular montañesa

con casonas tradicionales llenas de encanto.

(Continúa la música)

Todo un entramado de corrales, callejones e hileras de casas

orientadas al sureste, típico de la aldea montañesa.

Además, su curiosa disposición,

junto con el trabajo en madera de las vigas y balconadas,

llama mucho la atención.

(Continúa la música)

Gracias a estos reclamos,

Bárcena Mayor fue declarada conjunto histórico artístico

en 1980

y pertenece a la Asociación de los Pueblos Bonitos de España.

Pura esencia de pueblo montañés

atrapada para siempre en este valle.

(Música suave)

En plena plaza de las Arenas,

al lado de la colegiata de Santa Juliana,

se levanta uno de los edificios más significativos

de Santillana del Mar.

Se trata del palacio de Velarde,

también conocido como palacio de las Arenas.

Fue edificado por Alonso de Velarde a mediados del siglo XVI.

De estilo renacentista,

en su interior atesora curiosidades que ya estoy deseando conocer.

(Continúa la música)

Muy buenas. ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Hola, Miguel, buen día.

Caminando por la villa te encuentras con tesoros y joyas

como este palacio de Velarde. ¿Cuál fue su origen?

Bueno, el origen de este palacio es el de otros linajes de aquí,

de la villa, que van surgiendo a partir del siglo XIII,

cuando decrece el poder del abad de la colegiata,

que está aquí mismo,

e iban construyendo sus propias torres defensivas.

Los principales linajes que eran los Barreda, los Villa,

los Tagle, por ejemplo, o los Velarde.

Porque Santillana no tiene murallas,

entonces, la primitiva torre de Velarde,

el padre del que construyó este palacio,

estaba en la calle principal que va hacia la colegiata,

pero su hijo, Alonso de Velarde, ya construye esta torre.

A partir de la torre se construye todo el palacio

y don Alonso de Velarde contacta con la Orden de Dominicos de Burgos

y proporciona que puedan venir aquí, a este palacio, a vivir

hasta que se construya un nuevo convento.

Y sobre el escudo original... ¿Qué historia encierra este escudo?

Bueno, es una historia y, más bien, leyenda.

Ajá. Porque el cuartel principal

del escudo es la serpiente o el dragón.

El dragón hace alusión a la leyenda de san Jorge.

Ajá. Entonces, la antigua nobleza española

quería emparentarse con esas leyendas

y colocan en sus escudos estos seres mitológicos,

se puede decir, y, precisamente, en el lema de la propia familia

se dice: "Velarde, el que la sierpe mató", el monstruo,

"con la infanta se casó".

Bueno, me encantaría conocerlo por dentro. ¿Puede ser?

Sí, hombre. Venga, te sigo.

(Música)

Por lo que se ve... en este palacio

la literatura ocupó un lugar muy destacado.

Sí. Desde siempre, además, pero, fundamentalmente,

a partir de finales del siglo XIX, que vive aquí

un novelista importante, Ricardo León.

Escribe una novela que se hizo famosa en su momento,

no solo en España, sino también en Europa,

sobre una evocación de la Santillana medieval

y de los principales linajes que ponen, de nuevo, en valor

a Santillana en el panorama internacional de la literatura.

Esta novela se titulaba "Casta de hidalgos".

¿Qué otros personajes históricos habitaron en este palacio?

Hubo muchos militares, políticos... de la propia familia Velarde,

pero..., ya en el siglo XX, un médico que fue muy importante,

republicano, que tuvo que exiliarse a México

y que, después de muchos años, volvió a España

y se afincó aquí, en Santillana, que era don Francisco Guerra.

Tuvo un papel muy importante en la difusión de la medicina.

Don Francisco Guerra, además, fue un gran coleccionista de arte

y también, sobre todo, de objetos valiosos históricos.

Uno de ellos sería la espada de Hernán Cortés que, según él,

era la espada original y que la tenemos aquí,

en este palacio. Una última curiosidad...

He visto que, al entrar en este salón, hay un piano.

¿Qué podríamos destacar de él? El piano es una adquisición

de un miembro muy importante de la familia Velarde del siglo XVIII.

En realidad, no es un piano, sino el precedente del piano.

Se llama pianoforte. Es muy importante

porque, desde finales del siglo XVIII a principios del XIX,

va a estar vigente en toda Europa. Beethoven, por ejemplo,

escribe la mayor parte de sus sonatas para este instrumento.

Además, este es el único que poseemos aquí, en Cantabria.

Es una maravilla conocer parte de la historia de este palacio.

Ahora, si me lo permites, me gustaría quedarme... paseando

para descubrir la auténtica magia porque, a veces,

me imagino este lugar por la noche. La luz se cuela entre las ventanas

y ese instante mágico es lo que me gustaría buscar ahora.

(Música misterio)

El 22 de octubre de 1879,

Thomas Alva Edison compartió con el mundo su gran descubrimiento,

la luz... eléctrica. Hasta ese momento,

palacios como este se iluminaban con el fuego,

que procedía de antorchas y velas. Hoy vamos a hacer

una experiencia mágica en la que este fuego,

procedente de una vela, se va a convertir en luz

y esa luz será capaz de dotar de vida a un objeto inanimado.

(SOPLA)

(Música intriga)

(Música suave)

Volamos ahora hasta un auténtico paraíso escondido,

la península de Pechón.

(Continúa la música)

Las desembocaduras de los ríos Nansa y Deva

forman este milagro verde que se funde con el Cantábrico.

Aguas turquesas encajonadas entre paredes naturales.

La riqueza del bosque atlántico y una costa tan escarpada como bella

conforman este paisaje cántabro.

Flanqueada por las rías de Tina Mayor y Tina Menor,

la península de Pechón cuenta con uno

de los encinares mejor conservados de Cantabria.

El resultado son unas vistas de ensueño en un pequeño edén

de bosques y paisajes costeros insospechados.

(Continúa la música)

En Santillana del Mar,

se localiza todo un icono del arte rupestre paleolítico,

la cueva de Altamira.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco,

actualmente, está cerrada a las visitas públicas

y la mejora manera de conocerla es visitar su museo.

Un espacio que permite descubrir esta cuna del arte de la humanidad

y que Miguel ya está deseando de recorrer.

Muy buenas, ¿qué tal? ¿Qué tal?

Encantado de estar... en la entrada a la cueva de Altamira, ¿no?

Sí, justamente. ¿Cómo se descubrió esta entrada?

En el siglo XIX, en 1868, un habitante de aquí, de la zona,

entra en ella siguiendo a su perro. Realmente, él no sabe la importancia

del descubrimiento, pero se lo cuenta a Marcelino Sanz de Sautuola,

que era el prototipo del erudito del siglo XIX.

Una persona cultivada y que apreciaba todas las cuestiones científicas.

Se lo cuenta. Marcelino viene a la cueva.

Primero, en 1875, ya descubre alguna de las figuras

que hay en el interior y, luego, en 1879, con su hija María, de 9 años,

y es la niña la que se adentra por una galería muy baja que había

y descubre los famosos bisontes policromos.

Entonces, la importancia real e inicial de este hallazgo

es que es la primera vez que se descubre el arte rupestre

de la Prehistoria en todo el mundo. Y fue aquí.

Fue aquí, en Altamira, en esta fecha, en 1879.

Primero, se conocían algunos objetos bellamente grabados,

que se habían encontrado en cuevas del sur de Francia;

pero... el arte con mayúsculas, el arte parietal no se conocía

hasta que no se descubre Altamira. Si aquel día Marcelino

no hubiera estado paseando por aquí, quizá esto...

no se hubiera descubierta jamás. ¿La gente le creyó?

Bueno, la gente de aquí, la gente de Cantabria, sus vecinos...

pues recibieron con alborozo el hallazgo.

En un principio, todo el mundo lo disfrutó, ¿no?

Pero la comunidad científica de la época,

pues como esto no se conocía en ninguna otra parte del mundo,

empezó a dudar y a poner en cuestión el hallazgo.

Entonces, realmente, a Marcelino no se le creyó ni se vio reconocido

su hallazgo hasta 1902, cuando se descubren en Francia

otras cuevas con arte muy similar, con bisontes,

con animales pintados con las mismas técnicas...

Entonces, rápidamente, hacen la conexión entre esos hallazgos

del sur de Francia con aquellas pinturas que un español

había descubierto muchos años antes y, desgraciadamente,

nadie le había creído. Tristemente, murió

sin ver reconocido este hallazgo que fue verdaderamente sensacional.

¿Podríamos conocer la cueva por dentro?

Claro... Cómo no. Pues... te sigo.

Muy bien.

(Música)

(Música tribal)

Carmen, no te imaginas las ganas que tenía de entrar

en esta neocueva. La cueva original, evidentemente,

no es visitable por medidas de conservación,

pero aquí, quizás lo más conocido son los bisontes,

pero hay más representaciones de animales.

Sí. En Altamira, los más conocidos son los bisontes.

Si tú preguntas a alguien, te dirá: "Los bisontes de Altamira".

Tenemos una representación, que es nuestra gran cierva,

que es una figura que está realizada a tamaño natural

porque tiene 2,25 m de longitud y la altura también cuadra

perfectamente con lo que sería una cierva viva en la naturaleza.

Bisontes, ciervos, ciervas..., pero ¿y ellos mismos?

¿Dónde están las personas? Bueno, las personas no están.

Podemos encontrar algunas figuras que nosotros denominamos

con el curioso nombre de antropomorfo, es decir,

con forma de hombre o con forma de persona;

pero, realmente, no es un retrato, digamos, al uso de una persona,

sino que es una esquematización, medio hombre, medio animal.

¿Qué tipo de técnicas se usaban para llegar a representar estos animales?

Utilizaban una gran cantidad de técnicas,

el grabado, la pintura... Dentro de la pintura,

pues cubrían superficies... Lo que se suele denominar tinta plana

y una técnica que, a mí, me parece muy destacable de Altamira

porque es sumamente delicada. En el Renacimiento,

lo llamaron "sfumato" y lo utilizó Leonardo,

pero ellos lo utilizaron también y crearon unas gradaciones de color

muy suaves que nos da ese... ¿Difuminado o así?

Ese difuminado, esa sensación de levedad, ¿no?

Y es una técnica, la verdad, pues muy evolucionada, digamos,

y muy bien realizada para la época.

En el museo, ¿qué piezas del Paleolítico superior

podemos encontrar? Tenían utensilios...

Un utensilio para cada cosa, o sea, es una cosa muy especializada

todo lo que hacían. Yo destacaría, como un elemento de perduración

en la actualidad, por ejemplo, el uso de agujas.

Agujas para coser, agujas de hueso, que solo difieren

de las que nosotros utilizamos en la materia, o sea,

en vez de ser de acero, son de hueso. ¿Pero son iguales?

Iguales. Con su pequeña perforación, que todavía, a día de hoy,

es para maravillarse cómo podían hacer

esas perforaciones diminutas. Y son utensilios que utilizamos

nosotros hoy en día y que ellos los utilizaban igual

para coser, por ejemplo, utilizaban muchos elementos de adorno personal.

De todos los animales, usaban los dientes,

los incisivos y los caninos atrofiados, que son otros dientes,

para perforarlos y, con ellos, construir adornos personales,

collares... Cuando no tenían suficientes dientes

o piezas para completar la serie, los fabricaban.

Entonces, hacían lo que podríamos denominar bisutería con huesos,

que recortaban y perforaban para darles la misma forma

de los que ya tenían disponibles. En Altamira,

tenemos algunas piezas de estas que están en proceso de fabricación

sobre hueso, pero imitando la forma de los dientes.

Carmen, ha sido un placer. Me voy muy emocionado e ilusionado

porque era la primera vez que visitaba esta cueva

y permíteme que te felicite por el gran trabajo

que hacéis en este lugar. Muchas gracias, hasta pronto.

Muchas gracias a vosotros.

(Música)

La playa de Santa Justa se sitúa 5 km al norte de Santillana del Mar

y es el único arenal de la población.

Localizada junto a Ubiarco,

en su entorno se esconde una antigua ermita que le da nombre

y que se encuentra en el núcleo de un espectacular pliegue anticlinal.

Este rincón convierte a la ensenada en un punto

de gran interés geológico.

Su arena se caracteriza por ser fina y un color tostado.

Y se dispone en un suave desnivel.

Cuenta con espectaculares vistas, entre las que destacan

las que ofrecen el paredón de San Telmo,

correspondientes a los restos de una fortificación militar.

Una panorámica llena de esencia cantábrica,

donde el salitre y el viento han modelado el paisaje

hasta convertirlo en una auténtica acuarela marina.

(Continúa la música)

(Música animada)

La riqueza de los paisajes de Santillana del Mar

se traduce en un recetario repleto de platos únicos,

recetas contundentes. Entre ellas, destaca el cocido montañés,

buque insignia de la cocina cántabra,

un plato que, por cierto, estoy deseando aprender a cocinar,

pero... sobre todo, probar.

(Continúa la música)

Muy buenas, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Hola, Miguel.

Ya estoy en el restaurante El Castillo.

Vamos a hablar de uno de los platos más especiales

de la cocina cántabra, el cocido montañés.

¿Cuál es el origen o la historia de este plato?

Pues el origen es de la cocina tradicional

de la montaña de Cantabria. Pero no siempre se llamó así.

Antiguamente, se llamaba la olla. ¿Y el cambio de nombre?

La Delegación de Turismo de Santander puso un nombre a la olla

porque, en otros sitios, había cocido lebaniego con garbanzos...

Y decidieron poner ese nombre. Cocido montañés.

Hablemos de todos y cada uno de los ingredientes

que forman parte de esta receta. Lo más importante es la alubia.

Después, está la berza. Después, tiene chorizo,

morcilla de arroz, la oreja... Sí.

Después están el tocino y la panceta con la costilla adobada

y... la morcilla de año. Por lo que veo,

hay dos tipos de morcilla. Sí, esta es opcional.

La morcilla de año es opcional. Hay gente que la echa,

otra gente que no, pero la que no puede faltar es la de arroz.

La de arroz, perfecto. ¿Cómo se elabora este plato?

Es muy fácil.

La alubia blanca se pone el día antes a remojo.

Al día siguiente, se cambia el agua y se pone a mínima cocción.

(ASIENTE)

Se pica la berza, muy bien picadita, y se cuece aparte.

Una vez que están puestas las alubias a cocer,

se va echando todo el compango, menos la morcilla.

¿La morcilla se deja para...? Para lo último porque se deshace.

Ajá. Requiere menos tiempo de cocción.

Después, la berza, una vez que ya está el cocido a punto de acabarse,

la berza cocida se echa encima de todo el plato del cocido.

Una vez terminado, punto de sal... y a degustar.

¿Hay algún truquillo para...? Sí, claro.

¿Cómo es? Comerlo al día siguiente

después de hacerlo. O sea, lo hacéis

y, al día siguiente, es cuando... Tiene más sabor,

está más contundente... Aquí lo dejamos para el día después.

Por cierto, lo tienes por ahí acabado, ¿verdad?

Sí. Aquí está. A ver...

Voy a retirar esto, retiramos la berza.

Si quieres, ponlo por aquí. Aquí está.

Para que lo podamos ver... Este es el aspecto.

¡Ah! Se sirve en barro. Sí.

Era una manera de calentarlo mejor. Qué bien, qué buena pinta.

Elígeme tres ingredientes básicos para ti de todos los que hay

que es con lo que voy a intentar hacer una experiencia mágica

contigo. Dime... La alubia.

La alubia. La berza.

La berza. Y la panceta.

Y la panceta. ¿Seguro?

¡Pues perfecto!

Si te parece, me das unos minutitos y nos vemos ahora para...

seguir haciendo magia. ¿Te parece? Perfecto.

Venga, un segundito.

(Música)

Bueno, ya tengo todo listo. ¿Qué tal estás?

Muy bien, Miguel.

¿Alguna vez te han hecho magia así tan de cerca?

No, es la primera vez. Pues... atentos

porque yo creo que lo que vas a vivir va a ser...

bastante especial. Hemos hablado del cocido montañés,

tiene muchos ingredientes y nos hemos quedado con tres, ¿no?

Si no recuerdo mal, son la alubia, la berza y la panceta.

Mira lo que voy hacer. En primer lugar,

voy a intentar... porque no soy un gran dibujante.

Voy a intentar dibujar esta mesa vista así,

un poco desde arriba. Así...

Mira.

Haré aquí... un cuadrado, o sea, un rectángulo.

Y pondré tres platos.

Un plato, dos platos

y tres platos, ¿de acuerdo?

En el primer plato, voy a escribir la palabra "alubia".

En el segundo, en el del medio, la palabra... "berza".

Y en el tercero, ¿me habías dicho? Panceta.

Panceta. "Pan... ceta".

Y te voy a entregar este folio con estos tres platos.

De momento, no hagas nada, ¿te parece?

Venga. Esto es para ti. Ahora, para que la gente en casa

nos pueda seguir bien, mira lo que voy a hacer.

Voy a coger un plato y le voy a poner...

(Música suspense)

Alubia.

Aquí. ¿De acuerdo?

El segundo es... "berza".

Y, por último, otro platito de por aquí,

vamos a poner "panceta".

Ahí está.

Hasta aquí, no hay nada raro. Hemos dibujado tres ingredientes

de este cocido montañés. Yo te voy a pedir que, ahora,

sobre los... tres círculos, tres platos,

pon una equis en uno de los platos que tú quieras.

Tacha bien, ¿eh?

Y pon otra equis en otro plato, de los dos que te quedan,

en el que tú quieras.

¿Lo tienes? Sí.

Solo hay un círculo que ha quedado, ¿verdad?

(ASIENTE)

Mira esto, atento, ¿eh? Fíjate...

Mira los platos. Piensa en una de las equis.

¿La tienes? Sí.

Vale, no se lo digas a nadie. Fíjate.

Una, dos... y tres.

(Cristales rotos)

(RÍE)

Nos queda una equis entonces.

Quiero que te centres en esa equis, ¿de acuerdo?

Que pienses... Mira esto.

Yo no sé cuál de las dos equis será.

O alubia o panceta, pero mira...

Una, dos... y tres.

(Cristales rotos)

Solo queda la alubia.

Escúchame una cosa muy importante.

¿Había alguna manera de que yo supiera

que tú ibas a elegir estos tres ingredientes?

Cuando te lo he preguntado,

podías haber dicho otros tres diferentes.

Perfecto.

Yo no tenía capacidad para decidir dónde ibas a poner las equis.

Quiero que le des la vuelta a ese folio que ha estado ahí

en todo momento...

y quiero que leas lo que pone, por favor.

Lee en voz alta.

(LEE) "Sabía que solo quedaría en la mesa el plato de alubias.

Miguel de Lucas".

(RÍE) Ha estado muy bien.

Ha sido un placer estar en este restaurante El Castillo.

Lo mismo digo. Espero que no olvides

esta experiencia mágica. Ha sido espectacular.

Muchísimas gracias. Impresionante.

Un placer, hasta pronto. Adiós. Gracias.

(Música)

En el occidente de Cantabria,

marcando el límite de los Picos de Europa,

nos encontramos con el desfiladero más largo de España, La Hermida.

Con sus 21 km de largo,

se trata de un inmenso surco en la tierra excavado

a través de los siglos por el río Deva.

Dijo Pérez Galdós sobre este paraje:

"Que lo llaman garganta, pero podría llamársele,

propiamente, esófago porque, al pasar,

se siente uno tragado por la tierra".

Una sensación que se aviva ante las imponentes paredes verticales

que flanquean en el curso del río y que llegan a alcanzar

los 600 m de altura.

En el interior del desfiladero,

se encuentran varios miradores, como el de Santa Catalina,

desde los que contemplar los picos de fondo.

Un auténtico espectáculo paisajístico

ante el que contener la respiración y todo un capricho geológico

tallado por las esmeraldas aguas del río Deva.

(Continúa la música)

(Música tradicional)

(Canto)

En Santillana del Mar, hablar de folclore

es hablar de los picayos, una danza popular

propia de la tradición cántabra.

Vamos a conocer todos los detalles que rodean a este baile

de la mano de Aurelio Vélez, director artístico

de Danzas Ubiarco.

Aurelio, ¿verdad? Sí.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien, gracias.

Oye, es un placer que me recibas para hablar de algo tan especial

como es el baile de los picayos. ¿Cuál es el origen de esta danza?

Hay autores que lo remontan a la época romana,

los bailes de los cántabros que describió Ontañón,

pero es un poco aventurado todo eso. Otros, como Nemesio Otaño,

del siglo XII. Y la cosa más plausible,

la explicación más plausible es que el antecedente histórico más ajustado

sean los cantos que recibieron a Carlos I,

cuando, en 1517, vino a San Vicente de la Barquera.

Lo mismo ocurre con su nombre, que hay autores que dicen

que es el repiqueteo de las campanas. Otros hablan del "spiccato",

que es cómo rebotan los dedos cuando las tocadoras

tocan la pandereta o, incluso, por las picayas o los picayos,

que son instrumentos... La picaya es un, una cachaba,

la forma curva que tienen, que es la que adoptan las piernas

de los danzantes al bailar. ¿Dónde se bailan los picayos?

Es un baile de la zona central de Cantabria,

sobre todo, valles del Saja-Besaya, aunque también se cantan,

pero no se bailan, en la zona de Nansa de Cabuérniga,

y la costa occidental también es una zona de picayos.

Nosotros lo bailamos el día de la festividad del santo

por la ofrenda que le hacemos al santo en forma de canto y de baile,

el día de santa Justa.

Hablemos un poco de vuestros trajes. Son espectaculares.

Los danzantes, como símbolo de pureza,

por lo general, iban vestidos de blanco.

Porque los mozos debían ser solteros, igual que las mozas,

para poder tocarlo. Y debían abandonar la danza

en el momento que contraían matrimonio.

¡Anda! Y las mozas, en Cantabria,

la indumentaria se distingue un poquito por la sencillez.

Paños del país en las sayas, como podéis ver, bastante gruesos

y bastante pesados, lino... y, luego, pañuelos al cuerpo

y la cabeza, y unas cuentas de vidrio, unos corales al cuello

y unos pendientes de aro. Qué bueno.

Y de los instrumentos, venga, háblame de los instrumentos.

Estoy viendo panderetas, si no me equivoco,

y... ¿castañuelas se llaman? Y castañuelas o tarrañuelas.

Ajá. Cuéntame. La pandereta es el instrumento,

sin duda, rey del folclore de Cantabria y acompaña a la mayoría

de los bailes. Y cómo no, acompaña el baile de los picayos.

Acompañado siempre, cuando se baila, de los mozos

con el sonido de las tarrañuelas. ¿Cómo sería el paso básico?

Bueno, yo soy muy torpe, pero por ver un poquito.

¿Cómo sería? Un, dos... y tres.

Un, dos... y tres.

Y esto tienes que acompañarlo de... un, dos...

y abrir los brazos. A ver, uno, dos y abrimos.

Eso lo tengo pillado. Muy bien.

Uno, dos y abrimos. Ahora, a ver cómo lo coordinamos

con esto. Venga, dale. Pues... uno, dos... y abrimos.

Madre mía...

Esto es un lío. Aurelio, si quieres, hacemos una cosa.

Dejamos a los profesionales y me quedo aquí a disfrutar

y te doy las gracias por tener esta oportunidad maravillosa

de ver vuestro arte. Encantado.

Venga, Aurelio, adelante.

(Música)

(Música tradicional)

# Buenos días nos dé # y a todos en compañía.

# Todos a Santa Justa # vamos siguiendo la vía. #

(CANTAN)

¡Viva santa Justa!

(TODOS) ¡Viva!

(Castañuelas)

En pleno centro histórico de Santillana del Mar,

en la antigua plaza del Mercado, hoy llamada plaza de Ramón Pelayo,

se alza imponente una de las construcciones más antiguas

de la villa, la torre del Merino.

Su nombre deriva de que, en el pasado,

era la vivienda del merino mayor de las Asturias de Santillana,

la jurisdicción más grande de Cantabria en la Edad Media.

Es la única torre de Santillana que no fue desmochada,

ya que al vivir allí un representante de los reyes,

no se consideró necesario.

El edificio aún conserva, en gran medida, su aspecto original

con algunas transformaciones, como las almenas convertidas

en ventanas bajo la cubierta.

En su interior, además de la propia estructura de madera

de la torre en todo su esplendor, se pueden ver exposiciones.

Un monumento que es reflejo del glorioso pasado de la localidad

y donde el tiempo parece haberse detenido para contemplarlo.

(Continúa la música)

Llegó el momento de decir adiós a Santillana del Mar,

perla medieval y orgullo de Cantabria.

Una villa que me ha sabido recibir con los brazos abiertos

y en la que he podido disfrutar de su cultura, de su arte,

de su gastronomía, de su patrimonio...

Me quedo también con la pasión de aquellos

que me han querido acompañar en esta aventura.

Estoy muy agradecido y sé muy pronto volveré.

Hasta pronto, Santillana.

(Música épica)

Miguel dice adiós a Santillana del Mar,

la villa de las tres mentiras que es el latido rural de Cantabria.

El pueblo más hermoso de toda España para Jean Paul Sartre

y una villa envuelta en prestigio literario para Miguel de Unamuno.

Un relicario de piedra que preserva intacto su encanto medieval

y su arte milenario.

Y que es una postal viva donde perderse.

(Continúa la música)

Un país mágico - Santillana del Mar - ver ahora

Tudela (Navarra)

Tudela es una de las ciudades de origen islámico más importantes de Europa. Su situación geográfica, al sur de Navarra, la convirtió en avanzadilla de los musulmanes contra los cristianos y, después, en atalaya del Reino de Navarra en sus luchas con Castilla y Aragón. En ella convivieron durante más de 400 años musulmanes, judíos y mozárabes, quienes aportaron un mestizaje artístico que actualmente se refleja en sus edificios, callejuelas, murallas y pasadizos.

Conocerás la plaza de los Fueros, la Catedral de Santa María, la Torre Monreal, el Palacio del Marques de Huarte, el Palacio Marqués de San Adrián, la Iglesia de Santa María Magdalena y el museo de la ciudad.

Para todos los públicos Un país mágico - Tudela - ver ahora
Transcripción completa

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, el arte

y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades.

Tudela es hoy, nuestro destino mágico.

Comenzaremos nuestro viaje con la historia de una plaza barroca

que fue concebida como coso taurino.

Precisamente, esa balconada se utilizaba

para presidir las corridas de toros que aquí se celebraban.

Admiraremos la belleza de su catedral

y nos contarán qué abre una llave que está colgada

en la capilla de la Virgen Blanca.

Popularmente, se dice que se la llevó y dijo:

"Si la quieres, la coges tú, yo no te la doy".

Visitaremos la primera cámara oscura de Navarra.

Y Miguel utilizará su magia para aguantar hasta "La revoltosa".

No voy a poder ver nada.

Al final, "La revoltosa" se trata de ver, escuchar,

pero, sobre todo, de sentir.

Nos acercaremos después a uno de los mejores templos

de arquitectura señorial barroca de Navarra.

Cuando vino Alfonso XII, comentó:

"A palacio, te gano yo, pero a escaleras me ganas tú".

En el museo de Tudela, nos mostrarán el enterramiento

del ser humano más antiguo de Tudela.

Apareció un enterramiento infantil,

que prácticamente, conservaba todo su esqueleto.

Para terminar, nos redimiremos de nuestros pecados

con un crismón trinitario

y volveremos a pecar en un restaurante tradicional,

donde probaremos auténticos tesoros culinarios.

Todo el mundo a sus puestos y que nadie pestañee,

que aquí comienza "Un país mágico".

¡Bienvenidos!

Al sur de Navarra, a orillas del Ebro,

se encuentra Tudela.

La capital de la ribera y una de las ciudades de origen islámico

más importantes de Europa.

Enclavada entre la aridez de las Bardenas

y el verde intenso de la huerta,

su privilegiada situación geográfica la convirtió,

primero, en avanzadilla de los musulmanes

contra los cristianos

y, después, en Atalaya del reino de Navarra

en sus luchas con Castilla y Aragón.

En ella, convivieron durante más de 400 años

musulmanes, judíos y mozárabes,

quienes aportaron un mestizaje artístico

que aún hoy se refleja en sus edificios.

Callejuelas,

murallas y pasadizos,

palacios y casas señoriales,

jalonan sus calles convirtiéndolas en un reclamo

al alcance de la mano.

Muestra viva del encuentro de culturas que conforman su pasado,

Tudela es, en la actualidad, también la cabecera

de una próspera comarca agrícola.

Reina de las verduras,

joya monumental

y guardiana de muchas historias

que Miguel ya está a punto de descubrir.

Comenzamos nuestro viaje en el centro de la ciudad

o, como dicen aquí, en el "cogollico".

Mirad, estoy en la Plaza de los Fueros

o Plaza Nueva, una plaza de estilo barroco

que fue construida en el siglo XVII como plaza de toros.

Es un lugar mágico, un lugar especial,

que está lleno de misterios y de curiosidades

que ya estoy a punto de descubrir.

Hola, Santi. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien. Bienvenido a Tudela.

Pues muchas gracias.

La verdad, que estoy deseando conocer esta ciudad.

Adentrarme en su historia, en sus curiosidades...

Y creo que estamos

en un lugar muy especial para hacerlo.

Sí, estamos en la Plaza de los Fueros

que se ha llamado también, Plaza de la Constitución,

Plaza Fernando VII, Plaza Real y, también, Plaza Nueva.

Seguimos llamándolo Plaza Nueva.

¿Por qué se hizo esta plaza aquí?

Se hizo porque una de las torres de la catedral se cayó

y a raíz de ese momento, la plaza Vieja se quedó pequeña

para hacer los eventos.

Sobre todo, los eventos que rayaban lo pagano,

que se hacían en aquella Plaza Vieja,

que eran los festejos taurinos y el antiguo mercado medieval.

Entonces, a partir de ese momento, ¿qué ocurre?

Se buscan dos ubicaciones para estos festejos.

Una, la de la zona del Mercadal

que actualmente, así se sigue llamando.

Y, luego, al antiguo barrio de la Morería,

se va y se hacen allá las corridas de toros.

¿Qué ocurrirá?

Que el ayuntamiento tenía que pedir las balconadas

a los vecinos y, al final, se viene aquí

y se encuentran un espacio regado por un río que se llama Queiles.

Y también, se encuentran un hospital y una iglesia.

¿Cómo fue ese proceso de construcción que llevó,

al final, a tener esta maravillosa plaza?

Bueno, pues al estilo

de lo que eran muchas de las plazas Mayores de España,

un ejemplo del urbanismo barroco en Navarra.

Entonces, se empiezan a construir tres arcos,

ahora mismo solo nos quedan dos.

Y se construyen dos balconadas importantes,

una Casa de la Ciudad.

Y, a parte de todo eso,

como el objetivo final era hacer esa plaza de toros,

pues muchas de las calles también tendrán nombres

de aquellos eventos taurinos que aquí se celebraban.

Por ejemplo, Zurradores, Cortadores, Boteros, la calle Carnicerías.

Y, aquí, se celebraron eventos taurinos

durante bastantes años.

Hablando de la Casa del Reloj, ¿qué podemos destacar de ella?

De la Casa del Reloj,

lo que se puede decir es que, en 1885,

hasta ese momento se le llamaba Casa de la Ciudad.

A partir de 1885, se pone ese reloj

y se conoce como la Casa del Reloj.

Precisamente, esa balconada,

esa primera balconada se utilizaba

para presidir las corridas de toros que aquí se celebraban.

Y me llama la atención estas cerámicas tan impresionantes

que hay en los balcones. ¿Qué significado tienen?

En la segunda y en la primera balconada,

lo que nos encontramos son

escudos heráldicos de aquellas familias nobles

que van a venir a Tudela, precisamente, a partir de 1119,

cuando Tudela pasa a ser parte de la era cristiana.

Hasta, prácticamente, 1119 o 1118 Tudela fue una ciudad islámica

desde el 706.

Y en la parte de arriba de la balconada,

lo que nos encontramos son los escudos heráldicos

de los pueblos que conforman la Merindad de Tudela,

que es la segunda de Navarra.

A parte, hay una cerámica cuadrangular

que lo que nos enseña es...

Y está dedicada a los hijos del islam,

precisamente, a esa cantidad de siglos

que Tudela es una ciudad islámica de la marca superior.

Y luego, también, nos encontramos otra cerámica

que está dedicada a los hijos de Israel.

Y dentro de los hijos de Israel, tres personajes importantes.

Nuestro Marco Polo,

que es ni más ni menos Benjamín de Tudela,

que escribió aquel gran libro de viajes en cinco años.

Y luego, tenemos a nuestro poeta, rabino, filósofo,

que era Yehudah Halevi.

Y, sobre todo, al esperado, al único, al más grande de todos,

que era ni más ni menos, que Abraham ibn Ezra.

Aben Ezra, que tiene un cráter en la Luna

de 42 kilómetros de diámetro.

El quiosco que tengo a mi izquierda...

Al estar situado, además, en el centro de la plaza

le concede una identidad absoluta a este lugar.

Donde entra en acción este quiosco es,

precisamente, en las fiestas patronales

del 24 de julio al 30 de julio dedicadas a Santiago y a Santana.

Este quiosco que ahora ves, ahora se amplió.

¿Por qué? Porque hay que meter a la banda municipal y a los gaiteros

que se suben ahí arriba y tocan cuatro piezas.

"El baile de la era", "La jota de Tudela",

"La polka de Tudela" y "La revoltosa".

"La revoltosa".

Para que sepas de "La Revoltosa" y veas lo importante.

Cuando los tudelanos estamos de fiestas,

por la calle te dicen: "¿Qué tal andas?

A ver si aguanto hasta 'La revoltosa'".

¿En qué consiste "La revoltosa"?

Empieza la música a tocar y empiezan a dar vueltas

pequeños, mayores, jóvenes.

¿Al quiosco? Exactamente.

Oye, Santi, se me estaba ocurriendo una cosa.

Mira, voy a intentar hacer un humilde sentido homenaje

a esta "Revoltosa", intentando simular de alguna manera,

pero con una dificultad extra,

lo que vosotros hacéis en vuestras fiestas.

Así que, dame un minuto y te veo ahora, en el quiosco.

¿Te parece? Encantado, perfecto.

Venga, hasta ahora, Santi. Hasta ahora.

Santi, pues he traído estos cuchillos

porque, de alguna manera, esto va a ser un homenaje

y un recuerdo a esa famosa batalla de Tudela,

cuando salisteis los tudelanos a defender vuestra tierra.

Sí, salimos dos veces.

En mayo y en junio.

Pero eso, con cuchillos porque no había armas

y, claro, esta ciudad estaba siendo invadida

por los franceses.

No vamos a hablar de batallas, vamos a hablar de cultura.

Entonces, voy a entrar a hacer un homenaje a ese baile

de "La revoltosa".

Entonces, consiste exactamente en girar este quiosco. ¿Verdad?

Exactamente, en ir dando vueltas,

bailando y corriendo al ritmo de la música.

Bueno, no sé si bailando o corriendo pero, al menos, lo voy a intentar.

Quizás sea la primera vez que se haga algo parecido

con tres cuchillos.

Quiero que compruebes, por favor, que no son cuchillos de mentira.

Cógelos. No, no, esto...

Golpéalos, que veas que... Sí, sí.

Uno contra otro.

Esto para cortar alcachofas, perfecto.

Perfecto. Pues allá voy, ¿eh?

Santi, te pido que te retires.

Voy a hacer una primera intentona.

Girando este quiosco.

Un humilde y con todo respeto,

con todo el cariño del mundo para los tudelanos.

Vamos a hacer ese...

ese pequeño baile. Vamos.

Un homenaje para nosotros.

Vamos allá.

¡Ay! Pero ¿qué estás haciendo, Miguel?

Te van a hacer hijo adoptivo de esta ciudad.

¡Ojalá!

Santi, ¿se te ocurre alguna manera de hacerlo más difícil todavía?

Mira, ¿sabes dónde entrañaría más dificultad?

¿Dónde? Como si fuéramos

una cuadrilla de amigos bailando "La revoltosa" con los ojos cerrados.

A ver si eres capaz de hacerlo así.

Déjame que intente algo. Sujétame los cuchillos, por favor.

Muy bien.

Voy a colocarme la capucha para que sea imposible que vea.

Y lo voy a intentar, no digo conseguir.

Voy a intentar hacer lo mismo, incluso un poquito más de prisa.

No sé si podré, pero con el sentido de la vista completamente privado.

No voy a poder ver nada, pero voy a poder sentir

porque, al final, "La revoltosa" se trata de ver, escuchar,

pero, sobre todo, de sentir. Sentir, sentimientos.

Sentimientos, vamos allá.

Llego, Santi, llego, ¿no?

¡Oh! ¡Esto es espectacular, Miguel!

¡Uf!

De esta, te hacen hijo adoptivo de la ciudad.

Seguro. Oye...

He vivido lo que viven los tudelanos.

Pero me gustaría también vivir lo que vive,

lo que siente la banda de música junto con los gaiteros.

Es arriba del quiosco.

Pero para eso te tienes que subir arriba.

Venga. Vamos a ver.

Déjame que pruebe esa capucha, que yo creo...

Tela de verdad. Tela de verdad, claro.

Aquí se siente, no hay trampa.

No hay trampa. Déjame.

Voy a hacer lo mismo subiéndome al quiosco

y aquí voy a acabar porque es que si no...

¿Te parece? Muy bien, adelante.

Vamos allá.

Increíble, Miguel.

Bueno, Santi. Increíble.

Aquí comienzo mi aventura por Tudela.

Vaya manera de comenzar este viaje.

Pues yo espero que disfrutes.

Porque, desde luego, si no acabas como hijo adoptivo,

seguro que a algún gigante de esta ciudad le ponemos tu nombre

porque te lo mereces.

Disfruta de la ciudad. Santi, muchísimas gracias.

Hasta pronto, gracias. Hasta pronto.

¡Adiós!

Al suroeste de Tudela, se alza la única atalaya de la ciudad

que ha llegado hasta nuestros días.

La torre Monreal.

Se trata de un edificio defensivo

del siglo XIII, construido con el fin

de vigilar el territorio y que hoy ofrece una espectacular panorámica

de la capital de la ribera.

Conserva, de la época medieval, el aljibe.

Un depósito subterráneo destinado

a guardar agua potable procedente de la lluvia.

La última reforma lo convirtió

en la primera cámara oscura de Navarra

y en un centro de interpretación con paneles explicativos

sobre las tres culturas que convivieron en esta ciudad.

Una parada ineludible para admirar las huellas

que el tiempo ha dejado en el trazado de Tudela.

En pleno centro del casco antiguo tudelano,

se encuentra el monumento más emblemático de la ciudad,

la catedral de Santa María.

Construida sobre los restos

de la antigua mezquita mayor de la villa,

fue declarada monumento nacional en 1884.

Con nueve siglos de historia a sus espaldas,

este templo atesora muchos detalles curiosos

que vamos a conocer con Miguel.

Muy buenas, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal? Bien.

Estoy deseando conocer la historia de esta catedral.

Estamos en la calle del Juicio, en la puerta del Juicio

pero antes, hablemos del origen de este templo.

El origen del templo está en principios del siglo XII.

Justo después de la Reconquista en 1119,

se utilizó la primera mezquita como iglesia

mientras se construía la colegiata entonces.

Se construyó el crucero y la cabecera y el claustro en la parte sur.

Cuando se acabó esa parte, se derribó la mezquita

y se construyeron las naves del templo.

El edificio se construyó como colegiata

y pertenecía a Tarazona en Aragón

pero luego, consiguió se catedral con obispo propio, en el siglo XVIII.

Y así duró hasta el siglo XIX, que luego, volvió a Tarazona.

Pero desde el siglo XX, pertenece a Pamplona.

El arzobispo de Pamplona es obispo de Tudela,

pero quién reside en Tudela es el deán.

Esta puerta del Juicio es una auténtica obra de arte.

¿Qué podríamos destacar de ella?

Es la puerta principal del edificio, la puerta del lado oeste.

Se llamó, en la época del barroco, "La puerta pintada"

porque se dice que estuvo pintada.

Y la iconografía se dedica, la parte de abajo,

lo que son los capiteles, a la creación.

Y la parte superior, al juicio final.

Hay varios capiteles muy significativos

como la creación de los ángeles, la creación de los planetas,

la creación de las estrellas.

Y en la parte posterior, donde estoy yo,

está lo que es la ofrenda de Caín y Abel.

En la ofrenda de Caín que lleva un manojo de trigo,

la gente cree que son alcachofas o espárragos.

Lo que es realmente interesante, es la parte de las arquivoltas, aquí.

Estaría Cristo en el centro y, en la parte de allá,

los justos que irían al cielo

y, en mi espalda, los pecadores que irían al infierno.

A cada pecador se castiga

con la parte del cuerpo que ha pecado.

Por ejemplo, los que calumnian, se les corta la lengua.

A los lujuriosos, se les corta sus partes.

Y así, cada uno de los pecados.

¿Te parece que conozcamos la catedral en su interior?

Sí, de acuerdo. Venga, te sigo.

Vamos allá. Vale.

Nos encontramos en la nave central de la catedral.

Concretamente, en el coro. ¿Qué me podrías contar de él?

Este coro supone el origen del Renacimiento en Navarra.

Se edificó al final del siglo XV,

cuando se construyó el nuevo altar menor de la catedral.

Se reorganizó todo

y se trasladó el coro de la cabecera a la nave central.

Se construyó en nogal con más de 80 sitiales

en un estilo entre gótico y luego ya renacimiento.

¿Y los relieves?

Es algo que llama la atención.

¿Qué nos cuentan estos relieves? Hay dos muy significativos.

El que está justo debajo de la silla del deán,

es un rostro al que le pican los ojos dos cuervos,

sería el cría cuervos.

Y sería para que el gobernante, el deán, no se fiara de nadie.

Luego, hay otro muy curioso que es una liebre con un caracol.

Sería festín alente, corre despacio, vísteme despacio que tengo prisa,

no te precipites.

Lleno de mensajes, incluso expresiones,

que hoy en día se sigue utilizando.

Para continuar descubriendo esta catedral,

¿qué te parece si nos acercamos a la capilla de la Virgen Blanca?

Que si tengo bien entendido, es la antigua patrona

de esta catedral. Sí.

¿Vamos? Venga. Vamos.

Llegamos a esta capilla

y me gustaría que me explicaras una cosa.

Porque si nos referimos como escultura a la Virgen,

no sería correcto porque es un alto relieve, ¿verdad?

¿Cuál es la diferencia? Sí. Así es.

No es una escultura, es un alto relieve

porque la parte posterior es lisa.

Porque su origen está en la imagen titular

que tuvo la catedral en 1188.

Se colocó en la parte alta de la cabecera,

luego se colocó el retablo mayor en el siglo XV

y quedó oculto durante 500 años,

hasta que se descubrió en los años 30, en el siglo XX.

Me estaba fijando, y hay una llave colgada ahí.

Sí. Es lo que más llama la atención a los visitantes de la catedral.

Muchos creen que son las llaves de San Pedro

y, en realidad, es un trofeo de guerra.

La llave del castillo de Milán.

Lo que pasa que popularmente se cree

que Carlos Eza perdió la llave en una batalla

y, en vez de entregarla al vencedor, se la llevó y dijo:

"Si quieres, ahora, la coges tú. Yo no te la doy".

Según la leyenda.

La luz se vive, y esta luz nos permite ver

capillas tan interesantes como la de Santa Ana.

Sí, Santa Ana es la patrona de Tudela desde el siglo XVI,

anteriormente era San Pedro Ad-Vincula.

Y Tudela, para hacer la capilla de su patrón en el siglo XVIII,

eligió el mejor sitio e hizo la capilla más explendorosa

del barroco navarro, lleno de relieves, de escayolas,

de dorados, de materiales más caros, de mármoles, de piedras.

Es el mejor ejemplo de barroco navarro,

el ejemplo más exuberante y recargado.

Y también es muy curiosa la imagen de Santa Ana, la patrona.

Es una imagen medieval, del siglo XV, revestida con matos barrocos

y del que se ve la cara que es una imagen medieval gótica.

Luego, se ven dos cabecitas que son Santa Ana, la Virgen María,

y la segunda es el niño Jesús.

A mí no me cabe duda de que es un lugar

de paso obligado para todos los turistas.

Ha sido un placer conocer la catedral de tu mano.

Muchísimas gracias. Muchas gracias, igualmente.

Hasta pronto. Adiós. Hasta pronto.

Sin salir de Navarra,

volamos ahora hasta los pies de los Pirineos,

para admirar la Foz de Lumbier.

Una garganta esculpida en roca por la furia de las heladas aguas

del río Irati.

Sus paredes verticales alcanzan hasta 150 metros de altura,

el equivalente a un edificio de 30 plantas.

Y en sus grietas viven grandes rapaces,

entre los que abundan

los buitres leonados y los quebrantahuesos.

En este paisaje también se dan cita

los restos de un puente, que según cuenta la leyenda,

fue construido con ayuda del diablo, y dos túneles, que antaño,

atravesó el primer tren eléctrico de España.

El resultado es un auténtico tesoro

escondido en las entrañas de Navarra,

donde disfrutar con el contraste entre la roca caliza

y el turquesa imposible del río Irati.

Caminando por las calles de Tudela,

llegamos al mejor ejemplo de arquitectura civil

del barroco de la Ribera, el palacio del Marqués de Huarte.

En él se han alojado, a su paso por la ciudad,

personajes históricos como Carlos IV,

Fernando VII, Isabel II o Espartero.

Y hoy, Miguel va a comprobar

la magia que se respira en sus estancias.

Hola, Beatriz. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien, ¿qué tal tú?

Pues deseando conocer la historia de este palacio,

del Marqués de Huarte. ¿Quién fue Diego de Huarte?

A ver, te voy a hablar de dos Diegos de Huarte,

que eran padre e hijo.

El padre fue el que construyó el palacio,

es barroco, en 1745.

Él tenía el mayorazgo de Huarte, se casó terceras nupcias

con María Antonia Escudero y Luna.

Tuvo tres hijos, Diego, Pedro y María Antonia.

Su hijo, Diego de Huarte Escudero, es el primer marqués de Huarte,

que le concedió el título Carlos IV por sus méritos de guerra.

En ese momento es cuando la familia adquirió mayor influencia

en la sociedad tudelana.

Desde luego que si nos quedamos mirando esta fachada,

las pinturas llaman muchísimo la atención.

Como verás, las pinturas son barrocas,

entonces, en los marcos de los balcones

hay como mucha fantasía arquitectónica,

porque tienes cariátides, faunos con trompetas...

¿Qué podríamos destacar de este escudo?

Proviene de Juan de Huarte, es del siglo XVI y viene de Marquina.

Tiene 4 carteles, en uno de ellos tienes unos árboles con lobos,

luego tienes una torre...

Y es el que se ha mantenido durante toda la familia.

Vamos a acceder entonces, ¿te parece?

Muy bien. Te sigo.

Entramos en este palacio,

y lo primero que me llama la atención

son estas escaleras, una, dos, tres y cuatro,

que confluyen justo donde estamos nosotros.

¿Era muy habitual en el barroco?

El barroco lo que incorpora en Navarra y Álava

es un elemento importante, la escalera-patio.

Te resuelve diferentes funcionalidades,

una de ellas es la iluminación.

La iluminación se convierte en el eje principal del edificio,

entonces todas las habitaciones y todas las dependencias

tienen ese eje que va a ser la escalera.

Y luego, también, toda la ornamentación del edificio

lo soporta la propia escalera.

Cuando vino Alfonso XII,

estuvo aquí de visita y se hospedó en el palacio,

él comentó: "Ha palacio te gano yo, pero a escaleras me ganas tú".

(RÍEN) Qué bueno.

Y justo desde aquí, además, tenemos una panorámica maravillosa

del resto de pisos de este palacio.

Supongo que son diferentes dependencias, ¿verdad?

La planta baja, que se puede ver desde la escalera,

eran dependencias grandes

que, además, tenían una independencia exterior.

Es decir, tenían otra puerta para poder acceder

y salir del edificio sin ir por la puerta principal.

Se accedía con estos tramos hacia la principal,

que es la primera planta,

y entonces, en la primera planta es donde se desarrollaba

toda la actividad social.

Y luego, teníamos la segunda planta y la sobrecubierta,

que eran habitaciones, cocinas, toda la parte complementaria.

En la actualidad, este edificio alberga también un museo.

¿Qué te parece si lo conocemos? Muy bien.

Venga. Vamos.

Esta carroza es algo increíble.

Si no me equivoco,

pertenece a los marqueses de San Adrián.

¿Qué más podríamos destacar?

Podemos destacar las pinturas que tiene la carroza.

Son barrocas, claramente.

Fueron realizadas por Luis Paret y Alcázar,

tienen bastante influencia del rococó francés,

y tiene las cuatro artes que son:

arquitectura, música, pintura y escultura.

Personajes ilustres que hayan tenido la fortuna de visitar este lugar

habrán sido muchos.

Casi todos los reyes y personajes que han pasado por Tudela,

han venido a hospedarse a este palacio.

De Borbones creo que no ha faltado ninguno,

ha venido Carlos IV, Fernando VII en 1828,

vino también el infante Francisco de Paula con su esposa,

Isabel II, también Alfonso XII, vino también don general Espartero,

un virrey de Navarra, Ezpeleta, y demás.

Beatriz, ha sido un placer conocer este palacio de tu mano,

ha sido una experiencia mágica, te estoy muy agradecido.

Espero que nos volvamos a ver.

Muchas gracias. Gracias a ti.

El museo de Tudela

se localiza en el centro de su casco antiguo,

formando parte del conjunto catedralicio.

El edificio que lo acoge es el palacio Decanal,

un espacio donde disfrutar

de obras de arte sacro y arqueología,

además de la belleza del claustro románico

que Miguel ya está a punto de mostrarnos.

Hola, Delia. ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Hola, buenas.

Mira, no te imaginas las ganas e ilusión que tengo

por conocer este museo de Tudela, y además quedar aquí,

en una de las dependencias del deán Villalón.

¿Quién fue este personaje?

Este personaje fue una personalidad muy especial en el siglo XVI

dentro de la iglesia.

Estuvo en la corte del Papa Julio II, fue su familiar,

protonotario apostólico, camarero personal,

y le concedió el Papa el deanato de Tudela.

Y cuando vino aquí, llevó a cabo una serie de obras artísticas

muy en la línea del mecenas.

Él había conocido al magnífico Julio II

con artistas a su alrededor como Miguel Ángel, Rafael, Bramante...

Entonces, en todas las obras que emprendió

siempre puso en su escudo el escudo del Papa Julio II.

Quizá siempre con fidelidad, guardando la memoria del Papa,

pero también como con un sentido de autoridad con el apoyo papal.

No es casualidad que hayamos quedado justo aquí,

porque a mi derecha se encuentra un cuadro maravilloso.

Estamos en este momento frente a una tabla pintada al óleo

que representa un juicio final y que está atribuido, relacionado,

con la escuela bosquiana.

Vemos en la parte superior, se representa a Cristo en majestad,

en Pantocrátor.

Sería la llamada al juicio con los ángeles trompeteros

y los apóstoles.

Y en la parte baja, separado por ese lago o río,

con los edificios en llamas a la derecha,

vamos pasando hacia la izquierda

con un sentido de llegada hacia el cielo,

a los bienaventurados, con esos ángeles, esas barcas,

que están cogiendo a las buenas personas

frente a todas estas escenas de infierno, de ensueño,

en terribles representaciones de castigos que vemos en la parte baja,

sobre todo a la derecha, y en este primer plano.

¿Qué te parece si dejamos el mundo de la pintura

y nos adentramos en el de la arqueología

visitando una bodega que hay en este museo?

Estupendo. Vamos.

Llegamos al espacio arqueológico de este museo

y te voy a hacer una pregunta que te voy a poner

en cierto compromiso, porque me gustaría saber

cuál es para ti la pieza más valiosa.

Bien, quizá la pieza más valiosa sea un ataifor de loza dorada.

¿Qué es un ataifor?

El ataifor es un recipiente de uso doméstico.

Normalmente se utilizaba como contenedor de viandas,

bien fruta, como ensaladera...

Y es una pieza islámica, entonces se ha considerado

que es la mejor pieza, en su cronología,

que se conserva en la Península Ibérica.

Su procedencia es del casco antiguo de Tudela,

en un hallazgo casual en la excavación que se hizo

en un sondeo arqueológico para la construcción de un edificio,

y tuvimos la suerte de que estaba completo,

fragmentado, pero completo.

Vemos en este museo piezas cerámicas,

vasos, platos, vasijas...

Pero también están los restos

del ser humano más antiguo encontrado en Tudela.

En una cata arqueológica que se hizo en la ladera norte

del Cerro de Santa Bárbara, apareció un enterramiento infantil

que prácticamente conservaba todo su esqueleto.

Se supone que los enterramientos infantiles

de esta época, de la edad de Hierro, sería del siglo VII antes de Cristo.

Cuando eran así, tan pequeñitos,

se enterraban dentro de la propia casa.

Me gustaría acabar esta visita en un lugar muy especial

como es el claustro. ¿Puede ser? Sí, cómo no.

Venga, vamos. Ahora vamos.

Llegamos a la joya de la corona, este claustro románico.

¿Qué podríamos destacar de él?

Es un espacio especialmente emblemático.

Junto con la catedral,

fue nombrado monumento nacional en 1884,

y como puedes ver, está configurado como una planta cuadrada,

pero no exactamente, ya que hay, concretamente,

dos galerías que tienen 12 arcos, y las otras dos tienen 12 arcos.

Dentro de estas galerías, destaca especialmente

la iconografía de los capiteles. Se representa

el ciclo neotestamentario más completo que se conserva

en la Península Ibérica. Qué interesante, la verdad.

Me gustaría también preguntarte por un tapiz que es muy importante:

La manta de Tudela.

Nos emplaza a la importancia que tuvo en época medieval

la comunidad judía de Tudela.

Fue la más numerosa de Navarra, sobre todo en el siglo XV.

El tapiz viene a ser un listado del censo, o padrón,

de todos los judíos conversos.

Ya sabes que en el año 1498, para el caso de Navarra,

se llevó a cabo el edicto de expulsión de los judíos,

y, bueno, gran parte de ellos se convirtieron al cristianismo,

pasando a tener la categoría de conversos.

Ellos mismos hacen este listado, este padrón, con la intención

de pedir, a cambio del pago de un tributo a la Corona,

que les salvaguarde, que no les suceda nada.

Asociado a este tapiz, a esta manta de Tudela,

hay una expresión, un dicho popular,

"tirar de la manta". ¿Es así?

Sí, popularmente siempre se ha dicho "tirar de la manta"

con un sentido negativo.

Entonces, quizá, este dicho popular venga de estos lienzos,

de estas mantas, que colgaban tradicionalmente

en este momento, en el siglo XVII, en muchas parroquias, iglesias...

Donde aparecían los nombres de los ajusticiados

por el tribunal de la inquisición.

Ha sido un placer conocer un poquito de este lugar tan especial

y hacerlo, además, de tu mano. Estoy muy agradecido.

Muchísimas gracias. Muchísimas gracias a ti.

Hasta pronto. Gracias. Encantada, hasta luego.

Al norte de Tudela, a unos 40 minutos por carretera,

se encuentra la villa de Olite.

Esta población medieval de menos de 4000 habitantes

se ha convertido, sin embargo, en uno de los lugares más visitados

de la Comunidad Foral de Navarra.

Algo que no extrañará a quien haya visitado

su espectacular palacio real, recorrido su entramado

de robustas casonas solariegas

con imponentes blasones en las fachadas,

o se haya acercado hasta sus murallas romanas.

Los alicientes para el paseo son múltiples y variados

en esta localidad,

pues el que no se conforme con el sourio románico de iglesias,

como la de San Pedro en la Rúa Mayor,

puede deleitarse con elegantes palacios renacentistas o barrocos.

¿Pero qué más sorpresas o encantos esconde este precioso pueblo?

Pues en los últimos tiempos, Olite se ha convertido también

en la capital del vino de Navarra.

El lugar donde me encuentro, debe su nombre a Manuel Castel-Ruiz,

uno de los benefactores de Tudela.

Quizá es una persona no demasiado conocida

y aun así hay premios culturales

e instrucciones que llevan su nombre.

Estoy en un claustro del siglo XVII y es justo aquí donde vamos a vivir

una experiencia con un mago que tiene nombre de rey.

Un mago que, además, es de Tudela, Pedro III.

Pedro, ¿qué tal? ¡Qué alegría verte, hombre!

¿Qué tal, Miguel? ¿Cómo te están tratando por Tudela?

Maravillosamente. Una ciudad...

Estoy disfrutando, no te lo puedes imaginar.

Tenía también muchas ganas de encontrarme contigo

en un lugar directamente mágico, ¿no?

Te estaba esperando. Pues mira,

estamos en un fantástico edificio

denominado Castel-Ruiz.

Y es un edificio que se comenzó la construcción

en los primeros años del siglo XVII

y fue destinado como convento y como colegio

de la compañía de Jesús. Aproximadamente en el año 1982

ya fue completamente restaurado y ahora mismo y desde entonces

es la sede de la escuela de música de Fernando Remacha.

¿Quién fue Manuel Castel-Ruiz?

No te puedo dar muchísimos datos porque la verdad es que se desconoce.

Lo que sí se sabe es que nació en 1709 en Tudela

y pertenecía a una familia adinerada de la localidad.

Se sabe también que fue ordenado sacerdote

y dedicó su vida al mundo religioso.

Y fue un gran benefactor de Tudela.

De ahí, el resto de su vida la verdad es que pertenece a la incógnita

y el terreno del misterio.

El misterio... Sí.

Oye, qué maravilloso, ¿no? Hablando de misterio, la magia y el misterio

están muy relacionadas y conociéndote, Pedro,

seguro que algo...

has preparado.

Por supuesto, Miguel.

¿Sí? Vamos a jugar al misterio.

Venga. Y en un sitio como este

va a ser fantástico.

Mira, Miguel, algo tan sencillo como una tiza, ¿vale?

Con lo que vamos a fijar

un punto de destino, un destino en nuestro viaje.

¿De acuerdo? Sí.

Me vas a indicar cómo tengo que hacer,

tú que eres un comunicador fantástico,

vamos a ver si la forma de comunicarte conmigo

es lo suficientemente buena como para hacer que yo termine ahí.

Además, como he visto que has estado en la plaza de los Fueros,

con la capucha, haciendo ahí algo como un poquito a ciegas,

la verdad es que va a ser la forma perfecta

de que bebas de tu propia medicina.

Anda, vale, vale. Voy a vendarme los ojos.

Perfecto. Y me das las indicaciones.

Venga. Quedo en tus manos.

Vamos allá.

Escúchame con atención. Sí.

Me gustaría que dieras tres pasos hacia adelante.

(Música tensa)

Ahora, que te giraras un poquito a tu derecha.

Ahora un pasito pequeñito hacia adelante.

Otro más pequeñito.

Eso es, ahora uno un poquito más grande.

¡Y párate!

Ahí, un poquito para atrás.

No tanto, un poquito para delante, una gotita.

Estarías, Pedro.

Bueno, la verdad es que has hecho diana,

pero te habrás dado cuenta que avanzar prácticamente dos metros

siguiendo las instrucciones de algo tan sencillo

como unas instrucciones claras y precisas como las que me has dado,

la verdad es que no ha sido tan sencillo como a primera vista

podíamos pensar, ¿verdad?

Cierto, el proceso de comunicación es muy mágico

y también misterioso, ¿no? Una cosa es lo que uno piensa,

lo que dice, lo que el otro percibe, es algo realmente misterioso.

Esto, que aparentemente era fácil lo hemos resuelto, bueno, bien.

Más o menos, pero lo voy a complicar un poco más, ¿vale?

Porque esta vez, en lugar de dirigirme a un círculo

en el suelo, quiero que me des las instrucciones precisas

para que toda la atención termine aquí.

¿En ese corazón? En este corazón.

Eh...

Vamos a darle un poquito de color a todo esto.

(ASIENTE) ¿Te parece?

Con un globo en forma de corazón.

Me encanta.

Perfectamente reconocible, ¿verdad? Sí, la ilusión y la pasión

de nuestro arte. La magia.

Bueno, pues aquí es donde quiero que me guíes.

Vale, pues perfecto.

Te lo voy a poner más complicado y es que para esta ocasión,

no quiero que utilices la palabra. ¿Entonces?

Quiero que me guíes con algo que creo que entre estas paredes

lo han escuchado alguna vez.

Yo muevo la campana y tú te vas a orientar.

Con la campana dime cómo terminar... Vale.

...fijándome aquí. ¿Vas a ponerte el antifaz?

Claro. Venga, perfecto.

Vale.

Vamos allá.

(Campana)

(Música tensa)

¡Ostras!

Pedro, quítate la capucha.

Que me has roto el corazón, de verdad.

Increíble.

Que experiencia más chula.

Así se demuestra que no se ve absolutamente nada.

Pedro, maravilloso, de verdad.

Gracias, Miguel, la verdad es que me has guiado

casi, casi al centro del corazón.

Me has roto el corazón. Ha sido un placer, de verdad.

Muchísimas gracias. Los tudelanos tienen una suerte gigante que...

de alguna manera tú seas el representante de la magia

de toda esta tierra, muchísimas gracias.

Un placer y un honor tenerte en nuestra ciudad, Miguel.

Hasta pronto, Pedro, gracias.

Gracias.

Al norte de Tudela, a unos 45 kilómetros por carretera,

se encuentra en Barranco de Peñalén.

Una atalaya perfecta de la Ribera Alta, desde la que,

en días claros, se divisan terrenos de las Bardenas Reales, Villafranca,

Marcilla e incluso por el norte, las cumbres nevadas de los Pirineos.

El barranco se encuentra a 392 metro de altura,

y a sus pies, confluyen los ríos Arga y Aragón,

que tres kilómetros más abajo, en Milagro, se encontrarán después

con las aguas del Ebro.

Este espolón rocoso, es la consecuencia

de la constante erosión del agua del río que ha terminado por labrar

un desnivel de altura equivalente a un edificio de 28 pisos

con una bella y singular silueta.

Un capricho natural considerado por votación popular

como una de las diez maravillas de Navarra que, sin embargo,

es más conocido históricamente

por ser el escenario de un magnicidio.

Pues fue aquí, en este precipicio, donde un 4 de junio del año 1076

el rey de Pamplona, Sancho Garcés IV,

fue empujado al vacío por su hermano Ramón cuando ambos

se encontraban de cacería.

Una insólita tragedia.

El despeñamiento del monarca

que ha valido a este mágico rincón de la Ribera Navarra

el sobrenombre del Barranco del Rey.

En el casco antiguo de Tudela, frente al puente del Ebro,

al lado de la judería nueva,

se levanta la iglesia de Santa María Magdalena.

El mayor exponente de arquitectura románica de la ciudad.

Declarada bien de interés cultural,

su construcción se remonta a mediados del siglo XII.

Por lo que es contemporánea a la catedral de Santa María.

Si bien, esta tardó más años en ser finalizada.

Destaca su esbelta torre de tres cuerpos,

cuya sombra se proyecta firme y elegante sobre las aguas del Ebro.

Miguel se encuentra ya a las puertas de esta joya del románico.

Hola, Jorge, ¿qué tal, cómo estás? Hola, muy bien.

Deseando conocer la historia de este templo,

Santa María Magdalena, ¿cuál es el valor simbólico de este templo?

Precisamente, nos situamos en uno de los márgenes de la ciudad

donde se asentaba la comunidad cristiana,

que vivía en la ciudad que estaba o que formaba parte

de la taifa musulmana de Zaragoza.

Y por eso, las dimensiones modestas de este templo,

era porque necesitaban o asistía simplemente cubría

las necesidades de culto de esa pequeña comunidad.

Cuando las tropas de Alfonso el Batallador,

Alfonso I, rey de Aragón y de Pamplona,

en ese momento, están los dos territorios unidos

conquistan la ciudad. Toda la ciudad va a depender administrativamente,

diocesanamente de Tarazona.

En agradecimiento al obispo de Pamplona a la ayuda

que le había prestado, le dona el templo de la Magdalena.

Esta decisión generó las tensiones habituales,

pero se incrementaron cuando los dos reinos,

el de Aragón y el de Pamplona, que unos años más tarde se denominará

de Navarra, se separan, entonces imagínate,

los enfrentamientos fueron arduos y duros.

Entonces, la iglesia, la había recibido

el obispo de Pamplona, entonces se convierte en el bastión

del obispo de Pamplona en Tudela.

Fue una decisión que ha tenido grabes e importantes consecuencias

y parte de ello pues también queda reflejado en este templo.

(ASIENTE) Como estamos viendo, un templo con mucha historia,

y, además, esta puerta donde nos encontramos

no es la puerta primitiva, había otra que tenía, además,

un crismón trinitario, ¿es así? Efectivamente.

Es un elemento extraordinario, es de los únicos que conservamos

en Tudela, parece que están documentados dos.

El crismón es el monograma de Cristo y se situaban encima de la puerta.

(ASIENTE) ¿Y por qué crismón trinitario?

Pues tenemos... aparecen varios elementos en el crismón.

Las letras de la palabra "Cristo" en griego, las dos primeras.

Y entre a ellos se le añade el alfa y la omega

y en el astil pequeño una S.

Y esa S, hay un debate entre los historiadores y los filólogos

porque parece ser que según uno de los crismones más importantes

y románicos que tenemos con esta forma que está en Jaca

tiene una inscripción que identifica esa S con el Espíritu Santo.

Pues cuéntame si te parece las restauraciones

que se han llevado a cabo en este templo.

Cuando el obispo de Pamplona se hace con este templo, con este bastión

dentro de la ciudad, lo que hace es cambiar la puerta esta

en la que nos encontramos ahora, este gran pórtico románico siguiendo

planteamientos y conceptos de este nuevo periodo, este aspecto

que vemos nosotros ahora es fruto de unas restauraciones

que tuvieron lugar a finales de los años 80,

de hecho, este pórtico en el que estamos

también estaba cubierto y en la restauración

decidieron eliminar y recuperar este aspecto más o menos primitivo

y románico de todo este espacio.

¿Y qué nos quieren decir estas imágenes?

Pues en el tímpano, aparece una teofanía, una visión de Dios.

"Maiestas Domini".

Rodeada de tetramorfos, la representación simbólica

de los cuatro evangelistas y a cada lado, a nuestra izquierda,

la Virgen María y a la derecha, Santa María Magdalena,

que es la titular del templo.

Y después, en las arquivoltas, aparecen los apóstoles

a nuestra izquierda, aparece San Pedro y, por último,

en la siguiente arquivolta aparece una serie de arpías, cabeza de mujer,

cuerpo de ave y la cola de reptil.

Y es curioso porque, si te fijas en la quinta,

aparece un arpío, tiene una carpa y parece ser que representa

al espíritu maligno, ¿no? rodeado de las arpías.

Pero bueno, es muy curioso.

Tanto hablar de este pórtico y de esta puerta

que ahora toca cruzarla.

Jorge, ¿dónde podemos ver ese efecto de la reforma

que encargó el obispo de Pamplona?

Pues una de las intervenciones fue la sustitución de la cubierta.

Originalmente era de madera, plana.

Y aquí se construyó, justo a la vez que se levantaba la puerta

que acabamos de ver, esta bóveda apuntada que sustituyó

aquella otra cubierta y de esa reforma también

se pueden ver estos capiteles historiados

que recogen el ciclo de la infancia de Cristo.

¿Y de los muebles litúrgicos de este templo

qué podríamos destacar?

Pues es también muy modesto, como el resto del templo.

Tenemos este retablo de mediados del siglo XVI,

con la santa titular en el centro y el resto de santos,

quizá la más importante y, desde luego, la más interesante

para la ciudad es en este retablo de aquí que tenemos la imagen

que se conoce popularmente como Santa Ana la Vieja.

La escena de la virgen, el niño y la abuela, que es Santa Ana

enseñándole a leer a la virgen y el niño aparece jugando

con un racimo de uvas como prefiguración de la pasión.

(ASIENTE) Y es muy importante

porque es de comienzos del siglo XVI que surge en la ciudad de Amberes.

Y las encontramos por muchos lugares de Europa.

Bueno Jorge, pues ha sido un placer.

Tus alumnos de la Universidad de Zaragoza

son muy afortunados de contar con un docente como tú.

Muchísimas gracias.

Hasta pronto. A ti, gracias.

A unos 70 kilómetros al norte de Tudela y a solo 30 de Pamplona,

se encuentra la localidad de Artajona.

Los primeros asentamientos en su término municipal,

se remontan al tercer milenio antes de Cristo

con la presencia de dos dólmenes:

Sepulcros megalíticos, conocidos como el Portillo de Eneriz,

y la Mina.

Su impresionante fortaleza del siglo XI conocida con el nombre

de El Cerco se asoma con autoridad al caserío que desciende

por la ladera hasta el llano, por un laberinto

de calles estrechas y empedradas.

Un lugar encantado que invita a viajar en el tiempo

hasta un momento habitado por reyes, nobles, obispos y papas.

En un recorrido por sus calles,

descubriremos edificios de interés

como palacios dieciochescos, la iglesia gótica de San Pedro

y en las afueras, la Basílica de Nuestra Señora de Jerusalén

y la Ermita de San Bartolomé.

Es evidente que la gastronomía tudelana

no solo son alcachofas, espárragos o tomates. Para comprobarlo,

nos vamos a acercar hasta un restaurante tradicional

donde vamos a degustar unas auténticas pochas

y los famosísimos cogollos de Tudela.

¿Estará justificado tanto prestigio?

En fin, creo que me voy a sacrificar por el conocimiento.

Ana, ¿qué tal, cómo estás? Hola, Miguel, ¿qué tal?

Mira que huerta has preparado aquí. Sí.

Estamos en una bodega.

Estamos en una bodega histórica,

del siglo XVI.

Un calado.

Está enclavado en la parte antigua de Tudela, estamos rodeados

de iglesias, de museos, de palacetes, estamos en un sitio estratégico.

Vengo con la intención de disfrutar de las pochas y los cogollos,

pero ¿las pochas qué son exactamente?

Bueno, las pochas es una leguminosa. (ASIENTE)

Se llaman pochas por su color realmente,

porque tiene un color pocho.

¿En qué campo se cultivan?

En la mejana. Mejana significa isla dentro de un río.

Está en el río Ebro.

Bañada por el río Ebro.

Entonces es una tierra superfértil,

que da pues lo que ves: cogollitos,

pochas, tomate feo de Tudela... Sí.

¿Cuál serían los ingredientes de estas pochas?

Un poco de tomate feo de Tudela. (ASIENTE)

Pimiento rojo, pimiento verde, cebolla, ajo, una hoja de laurel,

un hueso de jamón. (ASIENTE)

Las pochas, obviamente. Sí.

Y aceite de oliva.

Bueno, ¿cómo se preparan las pochas? Venga, vamos allá.

Se desgranan. Vamos a coger esta que se va a desgranar mejor.

La desgranamos.

Es una leguminosa, pero está recién pelada y se considera

entre verdura y legumbre. Sí.

¿Cómo se hace? Se pone agua a hervir con un huesito de jamón,

una cabecita de ajos.

Sí.

Un pimiento verde, una cebolla y un tomate.

Se pone a hervir todo

y cuando está el agua hirviendo, añadimos las pochas que hemos pelado,

que hemos sacado de la vaina. Sí.

¿Cuánto tiempo tiene que estar hirviendo?

Media hora. ¿Media hora es suficiente?

Media hora y el sofrito. Un sofrito con pimiento verde, rojo, cebolla,

ajo y un poquito de tomate pelado.

Que no falte un aceite de oliva virgen.

Y nada, ya tenemos el plato.

A ver cómo ha quedado ese plato final.

A ver cómo ha quedado.

Es un plato muy sencillo. Me recuerda a un guiso.

Digamos que es ligero dentro de lo que es una legumbre.

Claro, de carne solo llevaría el huesito de jamón.

Que lo retiramos.

Y solo queda el saborcillo.

El sofrito y el saborcillo.

¿Qué tal, Miguel?

Muy muy buena. Muy rica.

Mmm.

Buenísimas. Deliciosas.

Y de los cogollos, ¿qué me cuentas?

Tradicionalmente, aquí en Tudela, se preparan solo con ajito.

Solo con ajito.

Pero bueno, le hemos dado una alegría con la anchoa.

Normalmente, no faltan cogollos en Tudela en todo el año.

En todo el año, se plantan cogollos.

Es una lechuga de hoja verde y fuerte.

La gente mayor aquí dice: "La lechuga del 'grumillo'",

cogollo de Tudela.

Ajá.

Una comida que puedes preparar en un minuto.

Lo que hacéis vosotros aquí es auténtica magia, ¿no?

Cogéis un producto como es la pocha y a través de vuestras manos

y vuestro corazón, que le ponéis mucho, hacéis magia.

Pues yo voy a intentar hacer lo mismo.

Me llevo los cogollos y una pocha que será la protagonista.

Te veo en un momentito.

Ana, ahora ha llegado mi momento. Vale.

Estamos en tu casa, pero en mi terreno digamos.

Vale Porque vamos a hacer magia.

¿Te han hecho magia alguna vez tan de cerca?

La verdad es que no.

Pues ojalá no olvides nunca esta experiencia

y te propongo un reto.

Si consigo sorprenderte, me llevo los cogollos.

Vale. ¿Vale?

Pero si no consigo sorprenderte, tienes que ser sincera,

no me los llevo. Vale.

Y tendré que venir otro día a conseguirlos.

Vamos a hacer magia con una pocha.

Cógela, es una pocha de las que hemos utilizado antes.

Ajá. Déjamela.

Ponla aquí. Bien.

La vamos a dejar aquí en esta mano y al soplar la pocha, ya no estará.

Mira.

Y, en cambio, aquí no solo habrá una, sino que habrá dos pochas.

Se van multiplicando las pochas, esto es increíble.

Si coges una pocha y una pocha con la mano así, bien remangada...

Estás mirando muy atenta, Ana. Sí, porque me he quedado alucinada.

De eso se trata. Estará por ahí el fantasmilla.

Mira, cogemos esta pocha en esta mano.

Y esta pocha en esta mano.

Fíjate que no hago nada. No haces nada.

Fíjate en esto.

Y al hacer así, mira.

Y vienen aquí. Impresionante.

Mola, ¿eh? Mola.

Quédate con una de las dos pochas. La que quieras.

Perfecto. Esta la retiramos.

De momento cómo voy con el reto del cogollo. ¿Bien?

Vale, eh... La reconozco.

(RÍE) Perfecto. Voy a utilizar una baraja de cartas

y te voy a proponer algo que es muy especial.

Porque, como te decía antes,

se puede compartir la mesa para una conversación,

para una buena comida, como se hace aquí en La Rubia,

y también, para disfrutar de la magia.

Y claro, cuando dos personas están en una mesa hablando y disfrutando,

entran en conexión.

Y tú, sin querer,

aunque lo quieras evitar, vas a hacer lo que yo te diga.

Intenta no hacerlo.

Pero vas a hacer lo que yo te diga. Vale.

Una baraja de cartas que tiene picas, corazones, rombos y tréboles.

Vamos a mezclarlas un poquito.

Que se vea bien mezclada por aquí, por acá.

Y quiero, incluso, que tú la mezcles también.

Deja la pocha por ahí.

Mézclala como tú veas conveniente.

Ana, me has dicho que nunca te han hecho magia, ¿no?

No. Pues perfecto.

No me han hecho nunca magia, no.

Ya tienes la baraja. Una baraja mezclada por ti.

Corta si quieres y completa el corte para que sea imposible que...

¿Quieres cortar otra vez? No. Ya está bien.

Perfecto. Está bien.

Mira lo que hacemos.

Hago una pequeña extensión así.

Coge la pocha,

mírame a los ojos...

¡Uy! Yo he notado algo aquí, algo especial.

Sí. Noto algo especial.

Puede ser.

Quiero que dejes la pocha en una carta.

Una carta que sea...

el cinco de tréboles.

Intenta no dejarla.

pero yo te he dicho que la dejes en el cinco de tréboles.

Déjala donde tú quieras.

Donde tú quieras.

Justo ahí.

O sea, justo aquí.

Quiero que veas que si hubieras escogido una menos, hubiera sido

el diez de tréboles,

una más, hubiera sido el ocho de corazones.

¿Cierto? Sí, sí.

Pero tú la has dejado justo ahí.

Sí.

Es que es increíble.

Este hubiera sido el cuatro de tréboles,

la dama... todas. Evidentemente.

Cinco, el ocho de picas, el cinco de corazones,

todas diferentes.

Pero tú has elegido una carta.

Te he dicho que intentaras hacer lo imposible por no hacerme caso.

Te he dicho que dejaras la carta en el cinco de tréboles.

Has puesto la pocha en una carta, una sola carta.

Ana. Miguel.

Te imaginas que fuera la... Eh... no me lo creo.

No puede ser, ¿no? No puede ser.

Yo tampoco. A ver.

Pero, a veces, en sitios tan mágicos como este, se consiguen cosas.

Como esta.

¡Guau!

Miguel, me ha dado un escalofrío.

¿Me llevo los cogollos? Claro, claro.

Y un tomate feo también.

En el casco histórico de Tudela, en la calle Magallón,

se encuentra el palacio del marqués de San Adrián.

Uno de los mejores ejemplos

de arquitectura civil renacentista de Navarra.

Se trata de un monumental edificio de ladrillo con dos pisos

y ático en la galería.

Su fachada con vanos de medio punto y óculos ciegos

destaca por su sobriedad y está rematada

por un espectacular alero de madera tallada

atribuido a Esteban de Obray.

En su interior, destaca un patio renacentista

de dos plantas y su escalera noble.

Las primeras noticias sobre su construcción

se remontan a finales del siglo XV.

La fachada se termina a mediados del XVI

mientras que el patio, escalera y habitaciones interiores

se acaban en vida de don Pedro de Magallón.

Un hombre con auténtica pasión por las artes y las letras.

La familia Magallón, que da nombre a la calle

y por cuyo títulos de marqueses se conoce al palacio,

residió en él hasta mediados del siglo XX.

Compartiendo desde 1931 sus estancias

con el centro de enseñanza de una orden religiosa.

¿Qué uso recibe el palacio actualmente?

Tras su última restauración, en 1993,

alberga la Universidad Nacional de Educación a Distancia,

así como distintos usos también de carácter cultural.

Llegó el momento de decir adiós a Tudela.

Y lo hago desde el cerro de Santa Bárbara.

Uno de los yacimientos arqueológicos más completos de Navarra.

Aquí, está el origen de esta ciudad.

Una ciudad que nos ha contado historias interminables

y apasionantes, que sin ninguna duda y si nos dejáis,

os seguiremos contando en "Un País Mágico".

Miguel dice adiós a la muy noble y muy leal ciudad de Tudela,

capital de la Ribera Navarra.

Ciudad con alma barroca.

Culta y refinada donde las haya.

Pero que surgió amurallada en torno a un castillo medieval.

Entre la abrumadora aridez de las Bardenas

y el verde intenso de su huerta.

La luz al sur de su reino.

Donde brotan los tesoros de las fértiles vegas del Ebro.

Crisol de culturas en el pasado.

La perla de la Ribera es hoy una joya artística

con orgullo de sus raíces.

Hasta siempre, Tudela.

Nos vamos encantados de haberte conocido.

Un país mágico - Tudela - ver ahora

Ronda (Málaga)

¿Sabías que Ronda es una de las ciudades más antiguas de la Península Ibérica? En la Cueva de la Pileta se encuentran muestras de Arte Rupestre. De la ocupación romana destaca el yacimiento arqueológico de Acinipo con su magnífico Teatro. Pero fue la influencia islámica una de las más trascendentales para la ciudad por su legado urbanístico, gastronómico y tradicional. No obstante, los monumentos más significativos y emblemáticos de este municipio de la provincia de Málaga no se levantaron hasta el siglo XVIII.

Descubrirás el Puente Nuevo sobre el Tajo de Ronda, los baños árabes mejores conservados de la península, la Casa del Rey Moro, la Iglesia de Santa María la Mayor, la Plaza del Socorro, la Iglesia de la Merced, el Palacio de Mondragón donde se ubica el Museo Municipal y la Casa Museo de San Juan Bosco.

Para todos los públicos Un país mágico - Ronda - ver ahora
Transcripción completa

Este es Miguel de Lucas,

el mago más curioso que viaja por España

contando las tradiciones, la cultura, el arte

y la historia escondida en nuestro pueblos y ciudades.

Ronda es hoy nuestro destino mágico.

Descubriremos el secreto mejor guardado por los musulmanes

para resistir los asedios a la ciudad.

Mediante una noria, un artilugio, activado por cautivos,

subían el agua hasta 15 metros.

En nuestra visita a esta ciudad mágica,

Miguel de Lucas nos hará levitar.

Por si esto fuera poco,

un mago malagueño nos hará su particular "juego de las sillas".

Siempre lo he dicho: este es uno de mis juegos favoritos.

Viajaremos en el tiempo

hasta la Ronda Romántica de los bandoleros

donde conoceremos el mito de Carmen.

Carmen de Ronda, el arquetipo de la mujer libre.

Todos la querían y ella por dar tanto amor, murió.

Nos trasladaremos también a la Edad de Bronce

donde nos mostrarán cómo se forjaban las espadas.

Se ha logrado reproducir con el propio molde algunas,

que demuestra que ahí hubo un taller metalúrgico.

Y para terminar con buen sabor de boca,

probaremos el rabo de toro a la rondeña.

Vaya pintaza.

Claro, ahora lo entiendo, lo entiendo

Así que prepárense para disfrutar

porque aquí comienza "Un país mágico".

¡Bienvenidos!

En el sur de España,

a poco más de 100 kilómetros al este de Málaga,

se encuentra Ronda,

una de las ciudades más antiguas de la Península Ibérica.

Prueba de su pasado Paleolítico

es el arte rupestre de la Cueva de la Pileta.

Posteriormente, la ocupación romana dejó numerosos vestigios

entre los que destaca el yacimiento arqueológico de Acinipo,

con su magnífico teatro.

Pero será, sin duda, la influencia islámica

una de la más trascendentales para la ciudad

por su legado urbanístico, gastronómico y tradicional.

Con la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos en el 1485,

se producirán profundas transformaciones

económicas y culturales, que se pueden apreciar incluso

en la fisonomía urbana de hoy en día.

No obstante, los monumentos más significativos y emblemáticos

de la actual Ronda no se levantarán hasta el siglo XVIII.

A partir de entonces y durante todo el siglo XIX,

se forja la imagen romántica de la ciudad,

así como de su serranía

con el mundo del bandolerismo y de la tauromaquia,

lo que no deja de ser una imagen un tanto tópica,

pues la riqueza cultural y tradicional de Ronda

es mucho más amplia y diversa.

Miguel se encuentra ya inmerso entre los rondeños

con ganas de comprobar sobre el terreno

si es cierto lo que se cuenta sobre ellos.

Su símbolo más reconocido es el Puente Nuevo,

que, con sus 98 metros de altura sobre el río Guadalevín,

conecta el barrio moderno con el antiguo barrio de La Ciudad.

Y, precisamente, al borde de la cornisa del Tajo,

aguarda ya Miguel dispuesto a conocer de primera mano

el embrujo de esta ciudad.

¡Hola, Inma! ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Bien. ¿Qué tal?

Pues deseando conocer esta ciudad. Es mi primera vez en Ronda.

Creo que empiezo en un lugar genial, ¿no?

Porque este puente es el símbolo de vuestra ciudad

y quería saber por qué motivo se construye aquí.

Se construyó fundamentalmente para conectar ambas partes de Ronda,

la zona nueva con la parte antigua.

La parte principal de la ciudad estaba situada

en el distrito conocido como La Ciudad.

Era la zona más alta,

entonces para pasar de una zona a la otra

ya se habían construido previamente dos puentes:

el Puente Viejo y el Puente Árabe, en la zona más baja del Tajo,

que era más fácil el acceso,

pero para subir a la otra zona había que subir dos amplias cuestas.

Por lo tanto, este no es el primer puente que había en la ciudad.

Efectivamente. Ya, previamente, en el año 1733,

se construyó un puente de un solo ojo, que llamamos.

Tenía 35 metros de diámetro

y de ese puente todavía se pueden apreciar los arranques en el Tajo.

Las obras de ese puente tardaron solamente ocho mees.

Tiempo récord para la época.

A los seis años, desgraciadamente, se cayó,

causándole la muerte a 50 personas.

¿Este actual cuándo se construyó?

Las sobras se reanudaron en la segunda década del siglo XVIII.

La fase de terminación del puente la llevó a cabo

el arquitecto aragonés José Martín de Aldehuela.

Tuvo la suerte de contar con un cantero nacido aquí, en Ronda,

que se llamaba Juan Antonio Díaz Machuca,

que inventó artilugios que facilitaban

la bajada de material al fondo del Tajo.

Ya, a la altura que tiene, hay que apreciar que no era fácil

en aquellos entonces. Sí, son casi 100 metros

y es una obra de ingeniería y más en aquella época.

Totalmente, sí.

Las obras de este puente tardaron 40 años

y la finalización justo coincidió

con el día antes de la Real Feria de Mayo,

que es la más antigua de Andalucía.

Hablábamos antes de las funciones del puente,

pero entiendo que no solo era

para conectar la zona antigua con la zona moderna, ¿verdad?

La construcción del puente supuso una de las obras de ingeniería

más importantes para la época.

Fue Aldehuela, su arquitecto, el que remarcó la necesidad

de reutilizarlo como acueducto

debido a la escasez de agua en el actual centro histórico

y a la falta de fuente,

y era muy costoso el trasvase de un lado a otro.

Háblame de las dimensiones de este puente.

Tiene exactamente 98 metros de altura,

está construido en sillerías de piedra,

los cimientos, en este caso, arrancan en el fondo del Tajo...

Se puede apreciar, si nos asomamos, que tiene tres zonas.

En la parte inferior hay un arco de medio punto,

la parte central está formada por un arco de 90 metros de altura

y en los laterales dos arcos más pequeños,

que soportan todo el piso a nivel de la calle.

Me llama la atención ese pequeño balconcito

con esa puertecita que está como embutido en el puente. ¿Qué es?

Ha tenido numerosos usos a lo largo de la historia.

El principal y más curioso desde mi perspectiva

es que fue cárcel para presos peligrosos.

Anda. En el siglo XIX.

¡Vaya vistas tenían! Totalmente.

De ahí no se escapaba nadie, vamos.

Luego fue, en la época de la Guerra Civil, calabozo.

A finales de la década de los 60 y principios de los 70,

fue un mesón típico rondeño en el que, según me comentan,

iban los camareros ataviados con el traje de bandolero.

Actualmente, alberga el Centro de Interpretación del Puente Nuevo.

Venir a este mirador para comenzar el viaje

es una experiencia maravillosa

porque no solo se puede disfrutar de este puente,

sino que es un lugar maravilloso para tener otro tipo de vistas.

En primer lugar, y como no podía ser menos,

tenemos la Garganta del Tajo.

Es una estrecha y profunda garganta de unos cien metros de profundidad.

Los Jardines de Cuenca,

llamados así por el hermanamiento de la ciudad de Ronda y Cuenca;

ellos también tiene la similitud de la casas colgadas.

En esta zona, la Plaza de España,

situada entre los emblemáticos monumentos de la plaza de toros

y el puente. La plaza data del siglo XIX.

En el centro de la Plaza de España, el Parador,

que también en el siglo XIX fue el Ayuntamiento de la ciudad

y el Marcado Público.

Y justo a la entrada de este mirador, tenemos el Convento de Santo Domingo.

Fue mandado construir por los Reyes Católicos.

Una vez finalizadas las obras,

se entregó el patronato de su capilla a los frailes dominicos.

Actualmente, es el Palacio de Congresos de la ciudad

y la Sede de la Empresa Pública de Turismo.

La verdad, Inma, que un montón de cosas para disfrutar

y con este puente a la vista. Ha sido un placer.

Inma, muchísimas gracias. Gracias.

Hasta pronto. Encantada.

Al noroeste de Ronda, a una hora y media por carretera,

se encuentra el Torcal de Antequera.

Un enclave natural único declarado

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

¿Pero qué hace tan especial a este insólito paraje?

Sin duda, las increíbles y caprichosas formas

que ha ido adoptando la caliza a lo largo de los siglos

debido al efecto de los diversos agentes erosivos

y que lo convierten en todo un placer para la vista.

Su origen se encuentra hace millones de años

en el momento en que gran parte de Europa y Oriente Medio

se encontraban sumergidos bajo el Mar de Tetis.

Fue entonces cuando se inició un proceso de acumulación

y depósito de esqueletos, conchas y caparazones

de animales marinos en el fondo del mar

que durará unos 175 millones de años.

Sedimentos que fueron compactándose en estratos horizontales

que comenzaron a deformarse y fracturarse hasta el Mioceno Medio.

La acción prolongada de los agentes meteorológicos

como el agua, el hielo y el viento sobre las calizas,

terminaron de modelar este espectacular paisaje cárstico

que podemos admirar hoy en día.

En el extrarradio de lo que en su día fue

la Medina Andalusí de Ronda,

se encuentra el "hamman" mejor conservado de la Península Ibérica.

Este yacimiento se localiza al lado del Puente Árabe

junto al antiguo arrabal bajo,

en lo que actualmente se denomina el barrio de San Miguel.

¿Pero por qué decidieron construirlo precisamente en este lugar?

El motivo es que aquí se encontraba el conocido Arroyo de las Culebras.

Sin duda, un lugar perfecto para el abastecimiento de agua.

La cronología de estos Baños Árabes de Ronda

se remonta a los siglos XIII y XIV después de Cristo

y siguen el modelo romano de distribución de tres salas de baño:

fría, templada y caliente,

además de la recepción y la sala de la caldera.

Por otro lado, cada una de las estancias

se encuentra en tan buen estado de conservación

con su sistema hidráulico intacto

que el visitante puede viajar directamente a la época andalusí

y hacerse una idea muy aproximada

de cómo fue concebido este complejo en su día.

En la Cuesta de Santo Domingo, frente al Tajo de Ronda,

se encuentra la Casa del Rey Moro.

Un precioso conjunto monumental,

clave en la historia de la Reconquista

y la defensa de la ciudad.

El conjunto se compone de tres elementos:

la mina de agua, la casa y el jardín.

La Casa de estilo neomudéjar

fue concebida por la Duquesa de Parcent

a principios del siglo XX

a partir de la unión de antiguas viviendas del siglo XVII.

Miguel se encuentra ya a las puertas

de este impresionante conjunto monumental.

Fernando, ¿qué tal? Hola, Miguel. ¿Qué tal?

Pues deseando conocer la apasionante historia

de esta Casa del Rey Moro que, si no me equivoco,

fue concebida por la Duquesa de Parcent.

La Duquesa de Parcent aquí, en Ronda,

es una figura fundamental conocida por todos,

incluso la plaza central del pueblo se llama Plaza Duquesa de Parcent.

Ella se llamaba Trinidad von Scholtz Hermensdorff.

Fue una mujer excepcional.

Era de familia diplomática,

de mucha conexión con las aristocracias europeas,

de principios del siglo XX estamos hablando,

y tenía tertulias importantes con pensadores...

En fin. Intelectual.

Una intelectual. Forma parte de un grupo de mujeres

que empezaban a tomar protagonismo por sí mismas

en distintas ciudades, las más importantes de España,

y entonces ella se enamoró de este lugar

y de las historias de la Casa del Rey Moro.

En este jardín se ve la influencia

de alguien muy adelantado a su tiempo,

el paisajista Forestier. ¿Es así?

La duquesa tenía casa en París, entonces conectó con Forestier,

que era un jardinero, un paisajista, muy afamado en Francia.

Hay que recordar que Forestier fue el que diseñó

el Parque de María Luisa en Sevilla.

Los franceses siempre les ha interesado mucho el mundo morisco,

la tradición árabe de Andalucía y de España.

Él lo que hace es una integración,

dentro de lo que es la tradición morisca,

un pequeño jardín triangular, un jardín de los sentidos,

un jardín abierto al paisaje, abierto que mira al pueblo.

El primer jardín de Forestier de Andalucía,

que hoy es monumento nacional.

De esta fuente, por ejemplo, ¿qué podríamos destacar?

Porque ocupa una parte importante de este jardín, de este patio.

Sí, debe de proceder, quizá, de alguna escuela coránica,

donde sería la fuente de ablución,

la fuente para purificarse antes de la oración.

Se ven caracteres y rasgos islámicos

y abajo unas inscripciones que generan también espejos

y pone "salvación eterna".

De manera, que, bueno, hace referencia al paraíso,

el jardín islámico,

pero que se integra aquí dentro de lo que sería el jardín occidental,

que es como nosotros entendemos también la recuperación

del paraíso perdido, de lo que sería el Edén.

Vamos a seguir conociendo esta casa, ¿te parece?

Magnífico. Venga, vamos.

Hemos bajado casi 300 escalones, hemos llegado a una profundidad

de, aproximadamente, entre 45 y 50 metros,

pero no te he preguntado en el jardín

por qué esta casa se llama la Casa del Rey Moro.

Porque Ronda fue un lugar muy importante

en toda la dominación islámica de Al-Ándalus, de España,

y de lo que queda de aquella época,

esto es un monumento muy misterioso con todas estas bóvedas y escaleras,

etcétera, entonces, aquí,

es donde entendían que era la Casa del Rey Moro

y debajo, al fondo, cerca del río, que parecen unos baños,

sería como el baño de la reina, de la princesa Galiana.

Y estamos exactamente en una de las partes más relevantes: la mina.

¿Qué podemos destacar de esta zona? Se construyó en el siglo XIV

después de la Batalla de Salado.

La capital de Ronda vio que lo mismo venía un asedio

de las tropas cristianas

y entonces decidieron asegurarse la posibilidad de tener agua

en caso de un asedio

porque Ronda está muy alta y el río está a 60 metros de profundidad,

y para eso se construye esta mina.

Llega hasta el nivel donde estamos y después sigue más abajo

hacia una torre defensiva junto al río

que lo que defiende es un pozo de agua.

Esta mina está distribuida en cuatro salas

y desde aquí se puede observar cómo ha sido la historia de este lugar.

Las investigaciones arqueológicas han permitido,

saber que este era el lugar donde estaba el pozo principal

que, mediante una noria, un invento, un artilugio,

activado por cautivos,

subían el agua hasta 15 metros de altura.

El río está a 15 metros más abajo.

Entonces, aquí, venía el agua y desde aquí,

subía, recogían una cadena humana,

que eran cautivos cristianos,

iban con cadenas también, con grilletes.

¿Subían y bajaban continuamente como si de una noria se tratara?

Exacto. Subían hacia la ciudad para proveerla

de esa manera tan trabajosa de el agua necesaria.

¿Cómo se relaciona este lugar con la conquista de Ronda?

Ronda, rodeada en un asedio por los Reyes Católicos,

a fines del siglo XV,

hubo un traidor, les dijo dónde,

hicieron como un butrón, hicieron un agujero en la pared,

entraron y cortaron la cadena

del ingenio del pozo

y Ronda se quedó sin agua.

Entonces Ronda capituló al poco tiempo.

¿Podemos ver aquí algún vestigio de aquellos momentos?

Es que todo es original.

Otro resto que encontramos en esas excavaciones fue

un grafito que está hecho en el momento de la construcción de la mina

y se puede ver la estrella de David, la estrella de seis puntas,

enmarcada dentro en el centro de una estrella de ocho puntas.

Tengo la impresión de que este grafito

pudiera decirnos que el autor de todo este ingenio

fue un judío.

Fernando, ha sido un placer descubrir esta Casa del Rey Moro.

Creo que me voy quedar paseando por el jardín

porque, como en el mundo de la magia todo se puede cumplir,

quizá tenga suerte y me encuentre con la princesa Galiana.

Nunca se sabe. Nunca se sabe.

Si la magia existe,

en lugares como este se hace realidad.

¿Es posible? No lo sé, lo dice la leyenda,

pero la princesa Galiana quizá ya haya subido

de tomar uno de sus famosos baños

y quizá esté paseando por el jardín.

Si algún día la encuentro,

ese día será hoy,

y con ella haremos algo

completamente imposible.

A una hora y cuarto de la ciudad de Ronda, en dirección sur,

llegamos a Casares.

Un municipio entre la serranía y la Costa del Sol.

El pueblo de Casares tiene un destacada posición

sobre el territorio

que le permite contar con unos espacios naturales únicos

y una orografía íntimamente ligada a la serranía de Ronda.

A día de hoy,

esta preciosa población se ha convertido en visita obligada

por su belleza natural y por ser un magnífico ejemplo

de los pueblos blancos andaluces.

Sus estrechas y empinadas callejuelas vieron nacer

al considerado Padre de la Patria Andaluza,

el político y ensayista Blas Infante.

Además de la concepción del núcleo urbano y el entramado de sus calles,

el periodo musulmán nos ha legado la toponimia de algunos lugares:

las ruinas de un alcázar datado del siglo XIII,

y también algunos restos de la antigua muralla

que rodeaba la localidad.

La Iglesia de Santa María la Mayor se encuentra

en una de las plazas más emblemáticas de Ronda,

en el barrio de La Ciudad.

La plaza en que se halla la de la Duquesa se Parcent,

se considera, junto con el castillo, el núcleo primigenio de Ronda,

y, actualmente, está presidida por una fuente

y el busto de la duquesa.

En la plaza se encuentran también algunos de los edificios civiles

y religiosos más relevantes de la ciudad.

Para conocer más detalles sobre esta espectacular templo,

que el rey Fernando El Católico elevó a la categoría de colegiata,

Miguel se ha citado con una historiadora del arte.

Isabel, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Hola, Miguel. Encantada.

Quiero descubrir esta maravillosa iglesia

que tenéis en el centro de Ronda, la iglesia de Santa María la Mayor,

donde todo el mundo la conoce como la Iglesia de Santa María.

¿Cuál es la historia de esta iglesia?

Esta iglesia comenzó siendo en origen un templo romano,

después se convirtió en mezquita, que era la mezquita mayor de Ronda,

y con los Reyes Católicos,

Fernando mandó construir en ella la iglesia mayor.

Conservamos el alminar,

aunque el remate de campana ya es de estilo renacentista.

Desde que Fernando el Católico mandase construir la iglesia,

sufrió diferentes intervenciones hasta el siglo XVIII.

Estamos viendo que es un monumento muy visitado

por cantidad de turistas

y tiene algunas curiosidades, por ejemplo, el número de puertas.

Tiene cinco puertas de acceso:

tiene dos en la Plaza Pedro Pérez Clotet,

que se accede por este callejón;

tiene otras dos en la parte de allí:

una se conoce como la Puerta del Obispo,

que está frente al Callejón de los Tramposos,

y he escuchado decir barbaridades alrededor de esa calle,

pero, realmente, es porque hace bastante tiempo

había fábricas de trampas, pero trampas de animalitos.

Ah, vale, vale. Cepos y cosas así. Sí, cosas así.

Y la otra es la Puerta del Silencio, que está al lado del edificio

en el que se conoce una leyenda sobre el bandolero Tragabuche

en la que se dice que, en una partida hacia Málaga a torear,

porque también fue torero, su caballo sufrió un accidente

y tiene que volver a casa.

Al llegar, se encuentra que su mujer le está siendo infiel.

Asesina al hombre con el que su mujer estaba

y a ella la arroja por el balcón.

Entonces, huye a la sierra

y se une a uno de los grupos más sangrientos de ese momento,

que eran Los Siete Niños de Écija.

Me has hablado de cuatro puertas.

La quinta es la que estamos viendo que, si no me equivoco,

es la puerta de acceso. Sí.

Es por la que se accede habitualmente.

Se encuentra dentro del aminar, ahora torre,

y al lado podemos ver una arquería y unos balcones

que desde donde antiguamente se veían la actividades

que de hacían en la plaza: corridas de toros, luchas y cosas así.

Si te parece, vamos a conocer esta iglesia.

Vamos. Venga, vamos.

Es un templo que impresiona nada más entrar

y, quizá, desde aquí es un buen lugar para hablar de la estructura.

Sí. El templo tiene dos partes constructivas:

una es gótica, que es donde nos encontramos,

y la otra es renacentista.

Ello se debe a un terremoto que destruyó parte de la iglesia

hacia el siglo XVI.

Claro, parte gótica te refieres a las columnas, a la estructura,

porque estoy viendo esos retablos y de gótico tienen poco.

Ese barroco potente, ese barroco potente.

Exacto. Pertenecen al estilo barroco y aquí delante, precisamente,

tenemos una de las imágenes más antiguas de la ciudad,

que es la Virgen del Mayor Dolor,

que pertenece a la Hermandad del Silencio.

A su izquierda hay otro retablo que es aún mayor.

Sí, y, además, se pueden ver muchos de los elementos de barroco

como son: el tipo de columna, el uso de hojarasca,

de CIS, el dorado claro del barroco,

y también es uno de los retablos más destacables de la iglesia.

Me encantan los lugares donde se da esa combinación de estilos.

De hecho, sin salir del barroco esta pintura es espectacular.

Se trata de San Cristóbal.

Antes de que, en Ronda, la patrona fuera la Virgen de la Paz,

que es relativamente reciente, San Cristóbal era nuestro patrón.

¿Te parece que sigamos con conociendo este templo?

Sí. Venga, vamos.

Seguimos viajando a través de los estilos

y llegamos a la época del Renacimiento.

Exacto. Me llama la atención altura.

Sí. Estructuralmente se puede diferenciar por eso mismo que dices,

por la altura.

Podemos ver las grandes columnas estriadas

con los capitales compuestos

y aunque estamos en el Renacimiento,

no podemos olvidar que siempre hay algún añadido del Barroco.

También destacamos la lámpara forjada y de cristales

tan magnífica que tenemos.

Una lámpara gigante. Me ha llamado la atención este coro.

Los coros siempre son como un lugar muy especial,