Enlaces accesibilidad
Concedió una entrevista en TVE

'Los Durrell' en la vida real: el proyecto de Gerald Durrell para conservar la naturaleza

Rtve Play Rtve Play  

Por

Última frontera - Monográfico sobre Gerald Durrell

Los Durrell es la serie de época que se ha convertido en nuestro lugar feliz: una comedia amable y optimista que, además, está basada en los personajes reales que describió el naturalista Gerald Durrell, inspirados en él mismo y en su propia familia. Como escritor, este zoólogo británico convirtió la historia de su mudanza a Grecia en una exitosa saga de novelas para niñosLa trilogía del Corfú, más conocida por su primera entrega, Mi familia y otros animales. Su aportación a la ciencia, menos conocida para el público general, tuvo un gran impacto para el ecologismo actual y el mundo de la conservación animal. 

Las cuatro temporadas de la serie, ya completa, están disponibles en RTVE Play, donde también hemos rescatado un valioso material de archivo: un magnífico monográfico que le dedicó el programa Última frontera en 1984. Esteban Sánchez Ocaña, el periodista y divulgador científico asturiano tristemente fallecido el año pasado, presenta este documental ideal para conocer esa otra faceta de Gerald Durrell y su relevancia más allá de la ficción. Con entrevista al naturalista y visitas al zoo de la isla de Jersey y a su Fundación para la Conservación de la Vida Salvaje en Peligro de Extinción, es un programa que no te puedes perder. 

Gerald Durrell está representado en la serie en el personaje de Gerry, interpretado por Milo Parker. Esta es la foto en la que se basa la adaptación.

Gerald Durrell está representado en la serie en el personaje de Gerry, interpretado por Milo Parker. Esta es su foto real.

 

La aportación ecologista de Gerald Durrell

El suyo no es un zoo cualquiera: no tiene elefantes, tigres o los animales que llaman la atención del público general, pero sí una fauna importantísima para la comunidad científica y para el futuro de nuestro planeta. Desde el principio, Durrell, que murió en 1995, sabía lo que no quería que fuese su legado: uno de esos zoos enormes dedicados a vender helados para los niños y organizar juegos con los animales en cautividad, diseñados por arquitectos que dejan de lado las necesidades de los animales para priorizar la experiencia del humano. 

En vez de eso, su zoo, que sigue operativo en la isla de Jersey, se creó con la idea de reconstruir las condiciones idóneas para la reproducción de especies en peligro de extinción, rescatadas en expediciones especiales financiadas por su fundación y con un objetivo mayor: poder estudiar mejor a estos animales para poder protegerlos en su vida salvaje, y promover estas ideas en todo el mundo. Allí los animales pueden moverse libremente y esconderse de los visitantes si les apetece estar solos.

"Siempre he estado interesado en los animales. Mi madre me contó que mi primera palabra no fue ni papá ni mamá, sino zoo. Y desde entonces no he tenido otro interés. Puede decirse que nací un poco loco y que así seguí, tratando de estudiar animales y conservar el mundo en que vivimos. Es tarea de todos conservarlo y no destruirlo, que es lo que estamos haciendo con gran rapidez", explicaba Durrell en 1984. 

 La familia de Gerald Durrell inspiró 'Los Durrell'

La familia de Gerald Durrell inspiró 'Los Durrell'

Así eran 'Los Durrell' en la vida real

Ya conocemos a Gerald Durrell, el científico en el que se convertía el pequeño Gerry al que conocemos en la serie, obsesionado con la fauna y dedicido a vivir como un animal salvaje. La historia de su familia también quedó parcialmente plasmada en los libros que escribió, aunque la realidad supera a la ficción. Louisa, su madre, no fue siempre un modelo ejemplar, y su dificultad para superar la muerte de su marido hizo que a veces se inclinase demasiado en la bebida. Su hermano Larry, interpretado por Josh O'Connor, logró un enorme pedigrí literario: junto a su mujer, Nancy, llevó una vida bohemia que escandalizó a las instituciones, trabajó como diplomático en Egipto y conoció a la amante que se convertiría en su segund esposa, Eve, que protagonizó sus novelas más famosas. Estuvo nominado para el Premio Nobel de literatura en 1962, pero lo perdió en favor de John Steinbeck (sus novelas, demasiado eróticas a gusto de los jueces, estaban demasiado avanzadas para la moral de la época).

'Los Durrell' vivieron con la casa repleta de animales por la inclinación de Gerald Durrell

'Los Durrell' vivieron con la casa repleta de animales por la inclinación de Gerald Durrell

Su hermana Margo también escribió un libro en 1995, ¿Qué pasó con Margo?, donde explicaba que fundó un hostal cerca de casa de su madre que su hermano utilizaba después de sus viajes para alojar a sus animales. Leslie, el hermano que menos se conformó a las reglas sociales, se fugó con la sirvienta de la familia y escapó a Kenya con los fondos de un colegio en el que había trabajado como administrador. 

Ya tienes la serie completa

Las cuatro temporadas de Los Durrell ya están disponibles para ver, cuando quieras y como quieras, en RTVE Play. La ficción recapitula los sucesos de la infancia de Gerald Durrell y la mudanza de su familia desde Inglaterra hasta la isla griega de Corfú durante el período de entreguerras. La serie navega con una cómica elegancia el choque cultural que experimenta la familia en su llegada a este lugar desconocido y lleno de aventuras: sin hablar griego, sin tener todos los hijos la misma disposición al esfuerzo y sin poder acceder a su dinero, haciendo lo que pueden para ganarse la vida entre hostilidades y paisajes de infarto. Con personajes cómicos y entrañables y una buena dosis de crítica social (al sexismo, la homofobia o el maltrato animal), es la serie ideal para acompañar esta época del año. 

No recomendado para menores de 12 años Los Durrell - Temporada 1 - Episodio 1 - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Canción en inglés)

(Continúa la música)

(Teléfono)

Hola, Bournemouth, 2353.

Sí, Gerald Durrell es mi hijo.

(Bullicio)

¡Gerry!

"Señora Durrell, no puede entrar".

¡Señora Durrell!

(ENFADADA) ¿Cómo se ha atrevido a pegar a mi hijo?

En una sociedad justa le atarían a un árbol

y le azotarían por golpear a un niño inocente.

Prefiere alimentar a las ratas

detrás del pabellón de críquet que asistir a sus clases.

Sí, porque no han dejado de acosarlo desde que llegó

a esa patética escuela. ¿Y por qué cree que es eso, querida?

Porque...

Es un poco diferente.

¡Por eso se acosa a los niños, imbécil!

Es fácil ver de dónde le viene su falta de civismo,

no utilice ese lenguaje. No me de instrucciones,

no soy uno de sus tontos lacayos.

No se ofenda, seguro que sería usted encantadora,

si se lo permitieran.

El propósito de la educación es sacar lo mejor de los niños,

nunca infundirles temor. Un padre, sin duda,

habría corregido mejor sus defectos.

Espero una carta de disculpa. Oh, no, no va a volver.

Preferiría que lo educaran los monos.

Mamá, me encantaría. ¿Puede ser? No seas tonto, Gerry.

(Campanas)

¡Ay! ¿Por qué dices que soy diferente?

(Música cabecera)

(Sorbos)

(Puerta)

¿Cómo pudiste quedarte quieta y dejar que me convirtiera

en agente inmobiliario? ¡Soy escritor!

Aunque no has escrito nada. ¿No es así, cariño?

Sí, yo soy modelo. Piloto de caza.

Ah, por cierto, voy a dejar la escuela.

No, de eso nada. Si Gerry puede hacerlo, yo también.

De todas formas, llevé el uniforme al jardín y le disparé, así que...

Yo también debería dejarlo, soy más bruta que un arado.

En cuanto encuentre marido, lo dejo. ¿Pero se puede saber

qué os pasa a todos? Roger...

Aquí está el indisciplinado guiando al indomable.

Deberíamos irnos a Corfú. Yo he estado.

Castillo de Corfú, yo allí no vuelvo hasta que no le pongan un techo.

Es Castillo de Corf, cariño. ¡Por Dios, Margo!

Corfú es una isla griega. ¡Ya he dicho que soy una bruta!

¡Ah! ¡Cariño, no eres ninguna bruta!

Y solo tienes 16 años. ¿Qué dices de encontrar marido?

Mi amigo Donald vive en Corfú, dice que es barato.

Podría escribir allí, hay animales repugnantes para Gerry

y Leslie, puedes dispararles.

Oye, Margo... Haré la maleta.

No tienes porque ponerte así. No vamos a ninguna parte,

no podemos huir de nuestros problemas.

Es una confusión...

(Graznidos)

Buenas tardes, señora Durrell. Louisa, por favor.

Cierto. Los viudos debemos mantenernos unidos.

Debería pasarse a tomar ese jerez.

Sí, debería. Desde que me jubilé,

juego mucho a los bolos. ¿Usted juega?

Ojalá tuviera tiempo, y bolas.

Le hablaré claramente.

Usted es una mujer atractiva y yo soy un hombre atractivo.

Los niños necesitan una figura paterna.

Y yo soy un gran defensor de los internados.

-Venga, cariño, vamos.

(Música)

(Puerta)

Oh...

Hola.

(Tictac)

¿Por qué estás tan abatida?

Tal vez sea porque creía que era una buena madre

y me doy cuenta de que todo lo que he logrado criar

es un hijo indisciplinado, otro psicópata,

una hija frívola y a ti.

¿Qué me pasa a mí? Y lo peor es que

ninguno de vosotros parece feliz.

Parece que ya no hay risas en esta casa.

Los escritores no deben ser felices, es contraproducente.

No eres un escritor, querido, vendes casas.

Es un pabellón de conveniencia.

¿Y tú, qué? Bebes como un pez,

si es que los peces beben ginebra.

Y sé que tenemos problemas de dinero.

No hay secretos en esta familia.

Hay secretos en realidad.

¿No te estarás muriendo? No, no me estoy muriendo.

(Música dramática)

El secreto es...

Que ya no puedo seguir viviendo así.

(Continúa la música)

Cuando erais todos pequeños era como si estuviéramos de viaje,

siempre avanzando, y ahora hemos dejado de avanzar.

Y nos hundimos.

(Continúa la música)

Así que por una vez en mi vida, Larry, he decidido

seguir tu consejo.

(Continúa la música)

¿Qué consejo?

(Música)

(Continúa la música)

(Bullicio)

¿Sabéis? Aquí un taxi nos costaría lo mismo que un plátano

en Bornemouth.

Tenemos que empezar como pretendemos seguir.

¿Matándonos los unos a los otros? Economizando.

Mirad, ya se ve el pueblo, allí arriba, mirad.

¡Ah! No hablarás en serio.

Mira, la venta de la casa apenas cubrió las deudas,

no tenemos dinero. Tengo una pensión de viuda miserable.

Eres una viuda miserable. Calla.

Y vosotros ganáis exactamente nada.

No estamos de vacaciones,

estamos aquí para vivir como los locales,

en unión y armonía,

lejos de la parafernalia de la llamada civilización,

que hasta donde yo sé, básicamente significa crueldad y alienación.

Sé que será maravilloso.

(Claxon)

No habléis con él, aquí la gente solo habla en su idioma.

Hola, ¿necesitan un taxi? No, gracias.

(HABLAN A LA VEZ) ¿A dónde van?

Nos gusta caminar. Ignórela, vamos a una hospedería

que está allá, a lo lejos.

Eh, ese es un buen motor. -Es americano,

no hay nada parecido en Corfú.

Spiros Halikiopoulos. -Leslie.

Margo. Larry.

Soy la señora Durrell. La madre.

La persona más importante.

Voy a cargar el equipaje. ¿Dónde está Gerry?

¿Gerry? Un lagarto.

Es un lagarto en el tronco de un árbol.

¿Qué tiene eso de interesante? ¡Gerry!

(Música)

Estáis muy pálidos.

Sí, pensamos tomar mucho el sol. ¿Qué dices?

Para eso hemos venido aquí. No, no es verdad.

¿Cuánto se quedará? Aún no lo sabemos,

pero ya no tenemos una casa en Inglaterra a la que volver.

La verdad, si no fuera griego, me gustaría ser inglés.

Oh, gracias.

(Continúa la música)

Oh, debe de ser aquí.

No, no se alojen aquí, muy caro.

Hay muchas casas vacías en la isla, les buscaré una.

Sí, mejor.

(Continúa la música)

Señora Durrell, venga.

(Continúa la música)

(Música)

¡Gerry, hay un zoológico en el retrete!

(Continúa la música)

Guau. ¡Yo dormiré en el retrete!

(Cigarras)

No puedo creer que en la aduana te dejaran pasar eso.

Saben que la autodefensa es vital en este mundo inseguro de hoy.

Deberías casarte con Spyro. No quiero volver a casarme.

Y además, lleva una alianza. Ah.

Y tiene una fotografía de su esposa con sus hijos

en el salpicadero.

Pensé que era de la familia real griega.

¿Por qué iba a llevar su foto?

¿Dónde está la...? No hay electricidad en Corfú.

(RÍE)

(GRITA)

Le consigo descuento, señora Durrell.

(Música)

(REFUNFUÑAN)

¡Oh! Tenemos que comprar unas camas.

(Ladridos)

¡Gerry! ¡Gerry! Las botas de agua.

¿Para qué? Por las serpientes. Ten.

Vamos. Y esto.

¿Para qué? Para que se te vea bien.

Mamá, no me va a pasar nada. Así.

(SUSPIRA)

Bien.

Y oye...

No hagas nada. (RESIGNADO) Adiós.

¡Adiós, madre! Hasta luego.

¡Oh! ¡Margo!

Déjame ver... ¿Qué?

Ya sabes qué.

Margo, esto no es Bournemouth. Lo sé, por eso estamos aquí.

Los griegos son muy conservadores.

En mi época, las señoritas evitábamos el sol.

Pues en la mía, que es esta, no lo hacemos.

Libro.

Buena chica.

Y no lo utilices solo como almohada. (RESOPLA)

(Música)

(SUSPIRA)

Bien. Bien, vamos.

(Máquina de escribir)

Por fin.

(Máquina de escribir)

¡Oh, Leslie!

¿Puedes ayudarme, cariño? Lo siento, estoy ocupado.

(Continúa la música)

(Pájaros, cigarras)

Eh... "Kaliméra".

"Kaliméra".

Lo has dicho bien. ¿Sabes algo más en griego?

No, solo llevamos aquí un día. Oh. Bienvenido.

¿Habías visto uno de esos antes?

No. El nido de un alimoche.

Tiene un truco.

Rompe los huevos que si quiere comer arrojándoles piedras.

Es muy raro que los pájaros utilicen herramientas.

¡Oh! Seguro que ya lo sabías.

No.

(Música)

¡Ah!

¿Hay kumquats en Hampshire?

No creo.

Tenemos manzanas.

Y mucho repollo.

Las manzanas no son buenas en Corfú.

Estamos seguros de que la Eva de la Biblia

fue tentada por un kumquat.

No era más que una broma. Ah.

¿Cómo están tus criaturas?

Quiero enseñárselas a mi familia. Tu optimismo es impresionante.

Yo creo que mis amigos consideran mi interés por la vida silvestre

una forma de locura. (RÍE)

(Ladridos)

¡Uh, uh, uh!

Perros saltando como canguros. Es muy gracioso.

(Coche)

¡Buen tiro, Leslie!

¡No le des a tu madre!

(Golpes, resoplidos)

¡Larry, baja aquí y ayuda!

¡No puedo, estoy trabajando!

¿Señora Durrell? (SUSPIRA)

Le traigo a Lugaretzia. Ah, hola.

¿Para qué? Necesita ayuda.

Gran familia, casa bonita, pero no perfecta.

Ah, sí, ya se ha dado cuenta. Gracias, Spiros.

No podemos permitírnoslo. Claro que pueden, son ingleses.

Bueno, hay ingleses de todo tipo y nosotros somos de los pobres.

Ah... Cobra poco. Por horas. Casi gratis.

¡Oh, Dios! ¡Si parezco una bruja!

No, qué dice. (RÍE)

¿Dónde está el señor Durrell? (SUSPIRA) Ha muerto, el muy egoísta.

Así que ahora soy yo sola soportando la carga,

como una mula sin sexo, rebuznando.

Ah... No entiende su idioma,

Así que puede insultarla cuando quiera.

No... No quiero insultarla. ¿Cuánto... cuánto cobra?

15 dracmas al día.

Bienvenida.

Ah, es un poco hipocondríaca.

Oh. (LUGARETZIA) Oh.

-Adiós, señora Durrell.

-Oh.

Oh, cariño, ¿qué pasa?

Un hombre me gritó. Oh, cariño.

(Música)

No pasa nada, pero es que no va a ser

como yo creía. Sí.

Sí, yo también lo creo.

(LEE) "Mamá necesita sexo".

(Música)

¡Ah!

No seas tan débil, vuelve allí y enfréntate a él.

¿Para que tenga una excusa para tirarme al mar o matarme?

¡Oh! Ten un poco de coraje moral. ¡Basta ya, dejadlo!

¿Cuándo has mostrado tú coraje moral, sea lo que sea eso?

¡Demuestro coraje en mis escritos constantemente!

¿Qué escritos? ¡Búscate un trabajo!

Eres una enana intelectual. Larry, eso es cruel.

Al menos soy intelectual. ¡Tu intelecto es insignificante!

Por el amor de Dios... (GIME)

Sí, muy bonito. Era de mi madre.

Parece un agujero de bala.

Leslie debe de haber estado a punto de cargársela.

Oh, no seguirá con la misma monserga.

¡No! ¡Lugaretzia!

¡Lugaretzia, vuelve!

(Portazo)

¡Leslie, podías haberla matado! Es una pistola de aire comprimido,

como mucho, la habría arañado. O sacado un ojo.

¡O sacado un ojo! ¡Eres un estúpido!

¡Sois increíbles!

¡Trabajo como una esclava para vosotros!

¡Ahora pierdo a mi única ayuda! ¡Hay un montón de especies!

¡Y vosotros aquí! Mira, he encontrado...

¡Gerry! ¡Ah!

(LESLIE RÍE) ¡Cogedla!

¡Llévatelos, llévatelos! ¡No los pises!

Espera, voy a dispararle. ¡No, no!

¡No dispares! ¡No le dispares!

¡Déjame, hombre! ¡Quita!

¡Quita! ¡Basta!

¿Qué es lo que he hecho mal?

¿Cómo os habéis vuelto todos tan... viles?

(Música)

¿Sabéis cuál es su problema?

¿No crees que somos nosotros? En absoluto.

Claro que no. Nada de eso.

Necesita un hombre. No te atrevas a hablar así de mamá.

Yo cuido de ella.

Permíteme que te pase un ensayo de Freud

titulado "Complejo de Edipo". No dudo de que será muy sesudo,

pero no nos interesa. El cuerpo está hecho para el sexo.

Gerry lo sabe, los animales se aparean.

Te obsesiona el sexo. Por fin estamos de acuerdo en algo.

Y como yo no voy a conseguirlo, podríamos ayudar a mamá.

Vale. ¿Por dónde empezamos?

No podemos enganchar al primer hombre de la calle.

(GOLPEA) Buenas tardes.

Theo. Mi nombre es Theo Stephanides.

Buenas tardes. Hola.

Gerry fue tan amable de invitarme a tomar el té.

Para tus futuros descubrimientos. Muchas gracias.

Té, sí. ¿Prefieren que vuelva otro día?

Oh, no, no. No, no, no, no.

Un té. Theo.

¿Eres soltero? Sí, soy soltero, sí.

(Cigarras)

(Chillidos suaves)

Buena suerte.

No sabíamos cómo calentar el agua.

Oh, no te preocupes, tomaré té en otro momento.

Higos con sardinas. Es algo muy original.

¿Qué?

¿Puedo ayudaros a descubrir algún misterio sobre Corfú?

¿Puedes explicarme por qué un monje me gritó como un lunático

cuando tomaba el sol?

Tal vez estuvieras invadiendo su espacio.

Los griegos se pasaban la vida desnudos,

así que no tiene excusa. Eso los de la antigüedad.

Y desnudez masculina, los cuerpos femeninos

se mostraban más a menudo parcialmente vestidos.

-¡Oh! Pues ahí lo tienes.

Hazte hombre o ponte un abrigo encima del bikini.

(RÍEN)

Hay... una norma para hombres

y otra para mujeres. ¿Es eso?

¿Acabas de darte cuenta?

He estado ocupada creciendo.

¿Cuánto tiempo lleva pasando eso? Aristóteles, que no era ningún tonto,

situaba a las mujeres algo por debajo de los hombres

y por encima de los esclavos. Hurra.

¿Hay más galletas, Margo?

Cógelas tú.

Entonces, Theo, no estás casado aún.

¿Qué buscas en una mujer?

Oh. (RÍE)

Eh... Alguien con quien intercambiar ideas,

discutir avances científicos y sentarnos juntos en silencio.

Oh.

No, entonces no va a ser. (A LA VEZ) No.

(Música)

Theo ha venido a tomar el té. Bueno, no lo ha tomado,

pero me ha dado esto, que he llenado de lirones.

Oh, Gerry.

(SUSPIRA)

Le hemos dicho a Leslie que no dispare cerca de la casa

porque Larry no puede escribir y porque podría matarnos,

así que mañana dará una vuelta por la isla.

Ven aquí.

Vamos.

Uh. ¡Uh! Te estás haciendo muy grande, ¿eh?

Sí. ¿Quieres que me baje? No.

(Música)

Ahora sí, bájate, no siento las piernas.

¡Uh!

(Bullicio)

(Música)

(SUSPIRA)

(Continúa la música)

¿Alguna recomendación?

(GRUÑE)

Evite la comida. Limítese a la bebida.

(RÍE)

Es usted extranjero, ¿mm? Sí.

Aunque me considero un ciudadano del mundo.

Tiene aspecto de haber vivido mucho. (RÍE)

He navegado los siete mares.

¿Cuál es su preferido?

¡Los odio todos! (RÍE)

Traicioneros, fríos...

Húmedos.

Generalmente, desprovistos de mujeres.

¡Estoy vestida de manera perfectamente decente,

a diferencia de los antiguos griegos según todos los relatos,

y tengo derecho a estar aquí!

Deberías dejar de tomar el sol por un tiempo.

No me dejaré intimidar. Porque tienes la cara como un tomate.

Oh. Buenas noticias.

¿Por qué hablas en voz baja? Nunca hablas en voz baja.

Porque no quiero que mamá me oiga. Dios, ¿cómo podéis ser tan cortos?

Ha ido al banco a ver si le habían hecho el ingreso.

Afortunadamente, no nos moriremos de hambre,

he cazado esta belleza.

No necesitará dinero si esto funciona.

Le he encontrado un hombre. No. ¿Quién?

Se llama capitán Creech. Un gran sentido del humor,

historias que contar, no se anda con rodeos,

y bueno, debe de tener dinero.

Esto va a salir muy mal, ¿lo sabes?

¿Cómo piensas juntarlos? Esperaré un par de semanas,

le va a bajar la regla y estará... Para de hablar de ella así.

Eres un... Nos han ingresado el dinero

de la venta de los muebles.

No es mucho, pero bueno, es un pequeño desahogo.

(Música)

(Continúa la música)

¿Cómo te sientes, madre?

Bueno, mejor,

pero sigo furiosa porque habéis ahuyentado a Lugaretzia.

Y... ¿Hormonalmente?

No seas ridículo.

Voy a traer a un amigo a cenar esta noche.

De tu edad, casualmente. ¡Oh!

Vaya, nuestro primer invitado. ¿Qué debo cocinar?

Tendrá que ser algo con higos.

Bueno, yo tengo que irme ya.

¿Alguien ha notado algo raro en Leslie?

Yo procuro no mirarlo.

¿Qué se está poniendo muy guapo? No es verdad.

Se ha ido sin ningún arma.

Nunca le he visto sin un arma.

(Música)

Tengo que seguir por aquí...

Y después...

(Continúa la música)

Dios te bendiga.

No me he llevado un arma esta mañana porque ya he terminado con eso.

Oh, cuánto me alegro, Leslie.

Me gusta ir a explorar la isla con el diccionario

y hablar con los lugareños.

¿Qué es lo que está pasando, has matado a alguien a tiros?

No seas tonta, Margo.

Está madurando.

Además, son los años 30, cariño, la gente ya no necesita armas.

¿Madre? Este es el capitán Creech, estaba deseando conocerte.

Vaya... Señora Durrell.

Con un rostro así debería estar en la proa de un barco.

Oh, vaya, gracias. Un regalo, para la casa.

Una botella del mejor ron de Jamaica.

¿Ha estado alguna vez en Jamaica?

No, nunca...

El primer lugar donde contraje la gonorrea.

(RÍE)

Y ahí estábamos,

con una docena de rameras uruguayas bajo cubierta,

con un viento desgarrador que salía directamente del ano de la Tierra.

(RÍEN)

Este es un buen condumio.

Me gusta una chica...

Hábil en la cocina.

Y también en la cama.

¿Por dónde iba? Ano de la Tierra.

Ah, el ano... Ya basta de esa historia.

Gerry, cántanos una canción, la que quieras.

¿Dónde tiene la cabeza?

En este momento está latiendo, de hecho...

Es jerga náutica.

Para cagadero o caja de los truenos.

-Se refiere al retrete.

Sí, ya lo sé, ahora.

Está en la parte de atrás. Discúlpeme.

(SE PEDORREA Y RÍE)

¿Cómo demonios se te ocurre traer a ese sucio viejo lascivo

a nuestra casa?

Es un soplo de aire fresco.

Pasa cuando las mujeres dejan que los hombres

dirijan el gallinero.

(Cigarras)

(Ronquidos)

Arriba.

Adiós...

Oh, Leslie, ¿qué vas a hacer hoy?

Dar un paseo, hablar con la gente,

buscar trabajo para ayudar con los gastos...

Miente. Lo sé.

Pero es mejor tratarlo como un adulto.

¿Como hacías cuando le dejaste tener media docena de armas?

Soy madre, no policía.

Pensé que eso podría inculcarle algo de disciplina,

convertirlo en un hombre, ya que papá no estaba ahí.

Ya tendrás cuenta si tienes hijos. Te estoy escuchando,

voy momento al jardín.

(Música)

Chico tonto, ¿dónde estás?

(CON DESAGRADO) ¡Oh!

(Música)

(RÍE)

(Continúa la música)

(GRITA)

¡Maldito Bastardo! Larry, por favor.

Seguro que Virginia Woolf no maldice como un soldado.

Seguro que su hermano no quitó la letra X

de su máquina de escribir.

¿Por qué iba a hacer eso Leslie?

Para que no escriba la palabra sexo tan a menudo, aparentemente.

Muy bien, me vengaré.

(Máquina de escribir)

¿Le he dicho que su trasero

debería estar en la proa de un barco?

No empiece, ya tuvimos suficiente anoche.

Bueno, es culpa suya por dejarme beber.

Mire, generalmente,

son las mujeres las que causan los problemas.

¿Sabe? Me deja atónita que nadie le haya asesinado todavía.

Ahora por favor, váyase.

Después de que me prepare un pequeño almuerzo.

(Máquina de escribir)

(GRITA) ¡Para con eso! ¡Utiliza la puta pluma!

(Ruidos)

Oh, Lugaretzia, bienvenida de vuelta.

Esto ha sido un infierno sin ti.

(Máquina de escribir)

Hijo de puta.

Veo que Spyro la ha estado enseñando.

Pero en Inglaterra decimos bastardo.

"Barsto".

Bastardo. "Barsto".

Sí. "Barsto".

(Música)

Me encanta, mamá.

Oh, Gerry, llévatela fuera.

(Continúa la música)

Gerry, sácala ahora mismo.

Se escaparía. No, no se iría muy lejos.

¡Gerry! Hay tanto que ver...

(Continúa la música)

(IMITA DISPAROS)

Come y se va.

Siento haberla decepcionado.

He pasado demasiado tiempo en medio de hombres zafios.

Oh, bueno...

Gracias, lo siento, yo... (GRITA)

¡Fuera!

Está bien, cuando me coma esto.

Ahora váyase o le disparo.

No lo hará.

Señora, necesita un buen guantazo.

Oh, tú sí que puedes disparar y casi matar a alguien.

Sí, sí puedo.

Leslie, ¿qué te dijimos? No más disparos.

No he sido yo. Es la última vez

que intentas encontrarme marido, ¿está claro?

¿Estás segura? He conocido a un turco fascinante...

¿Pensaste que me enamoraría

de Popeye, el maldito marino? ¡Y no es de mi edad!

Creemos que el sexo te calmará. Oh, Dios...

Tu padre ha sido el amor de mi vida y no quiero ni necesito

una burda imitación de él.

Eso me parece muy triste.

Puede que tú te hayas rendido, pero nosotros, no.

(Música)

(Graznidos)

(Continúa la música)

¿De dónde vienes?

Estuve siguiendo a Leslie y me perdí.

Intenté que me indicaran el camino a casa,

pero nadie habla mi idioma.

En todo caso,

Leslie ha perdido su interés por las armas

porque se ha echado novia.

¿Qué?

Lo pille con una lugareña besándose y algo peor.

¡Oh, vaya!

Tal vez haya sido una buena idea venir aquí.

Te digo que quiero tener novio y me llamas cabeza hueca

y obsesa sexual, pero Leslie encuentra a alguien y es un héroe.

Ante todo, Margo, me entusiasma que pienses por ti misma

y señales el doble rasero.

Gracias. Y en segundo lugar,

no te atrevas a ser tan grosera con tu madre.

Bien, entonces me buscaré un novio.

(SUSPIRA)

¡Oh! Hola, Luga, qué bien

que hayas vuelto.

Esta historia corta es una genialidad.

¿Quién la ha escrito? Yo.

(Motor)

(Claxon)

¡Mire a quien encontrado volviendo a casa!

¡Mamá!

Gerry, tienes una araña, dos lirones, una tortuga

y una familia, no necesitas un pelícano, suéltalo.

Lo haré después de estudiarlo.

(RÍE)

No tiene gracia, Spyro. No, claro que no.

¡Vamos, Gerry, hagamos una jaula!

(Llaman a la puerta)

Larry, tenemos que hablar sobre tu escritura.

Nos ocuparemos de que seas un mirón más tarde.

Siento que no te guste, pero me niego a dejarlo.

No, es brillante.

¿Pero por qué la madre es tan horrible?

No todo se trata de ti.

Oh, nada se trata de mí.

Mi vida ha sido devorada por mis hijos,

en 21 años no he pensado en mí misma ni 5 minutos seguidos.

Pero es bueno, ¿verdad? ¿Te ha gustado el final?

Sí, Larry, es muy bueno.

Vamos a sentirnos muy orgullosos. ¿En esta familia?

Nos sentiremos moderadamente satisfechos

de una manera complicada.

Ven a ver esto.

En las rocas, junto a la capilla.

¡Oh!

Esa es mi niña.

¿Hola? Señora Durrell,

Theo Stephanides, encantado de conocerla.

(Música)

Creo que necesita un travesaño ahí.

Aquí, creo que se llama...

(BALBUCEA EN GRIEGO)

Dime, Leslie, ¿cómo se llama tu nueva amiga?

¿Cómo sabes de ella?

Oh, yo lo sé todo, cariño, soy tu madre.

Se llama Alexia.

Es el nombre más hermoso.

Y si alguna vez quieres escribirlo a máquina,

tendrás que devolverle a Larry su X.

(Continúa la música)

(RÍE) -Leslie...

¿Por qué eres tan bueno con nosotros, Spyro?

No tenemos dinero, discutimos todo el tiempo...

Tenemos una palabra, "filoxenia",

significa amor al extranjero. Esto es muy dulce.

Y está claro que necesita ayuda.

(GRITA) ¡Ah, maldito bastardo!

Lugaretzia, ¿cómo se dice esto en griego?

-"Alexia hapi te".

-"Alexia hapi te".

-Sujétame esto, por favor.

-"Alexia hapi te".

-"Ti Alexia...".

Esta es mi venganza, Leslie.

Una X por una X.

He hecho que parezcan menos violentas.

¿Vive alguien aquí?

-¡Oh!

¿Se ha muerto alguien?

(Música)

Mis amigos Donald y Max.

Los he invitado.

Oh...

Dios, ¿quién es esta?

(Música)

(SUSPIRA)

(Música)

Los Durrell - Temporada 1 - Episodio 1 - Ver ahora