Enlaces accesibilidad
Gian Giacomo Caprotti

Quién fue Salaí, el personaje al que da vida Carlos Cuevas en 'Leonardo'

Noticia Leonardo 

Por

En el cuarto capítulo de Leonardo, hemos conocido a uno de los hombres más importantes de la vida de Leonardo Da Vinci: Salaí. El actor que acompaña a Aidan Turner es Carlos Cuevas, que interpreta a este personaje basado en una persona real, y que respondía al verdadero nombre de Gian Giacomo Caprotti. Pero, ¿quién fue en realidad? Se dice que discípulo del artista, pero que su relación podría haber ido más allá que la de un padre y un hijo. 

Así es Salaí en Leonardo

Giacomo hace su primera aparición en la serie como modelo para Leonardo. Se le dibuja como un joven que vive en la calle y vende su cuerpo por dinero. También como un ladrón que se busca la vida como puede: "Vivo en muchos sitios. Tengo residencias por toda la ciudad: un palacio de verano, un retiro de invierno". Esto enternece al artista que le invita a dormir en el taller, pero cuando despierta al día siguiente se da cuenta que le ha robado los dibujos y materiales. En su búsqueda, Giacomo le sugiere algo a Da Vinci: "Quiero algo mejor, por qué no un trabajo. Quiero ser un artista". Y es que su objetivo era convertirse en su primer aprendiz.

Carlos Cuevas da vida a este personaje real y tan importante dentro de la vida del genio del Renacimiento. Pero, ¿cuál fue la relación que tuvieron? ¿Es verdad lo que sale en la serie?

 Carlos Cuevas como Salaí, y una imagen del personaje histórico

Carlos Cuevas como Salaí, y una imagen del personaje histórico

¿Quién fue realmente Salaí?

Se cree que 1490, cuando Leonardo trabajaba en Milán, incorporó a su taller a Gian Giacomo Caprotti (1480-1524), un joven de unos 10 años de edad al que el artista describe en sus cuadernos como "ladrón, embustero, obstinado y glotón". Por eso, más tarde empezó a llamarle Salaí, el diablillo. 

Aunque en la serie dice que su madre murió cuando le alumbró y que su padre era bueno con los puños y se escapó de él cuando pudo encontrar comida solo, lo cierto es que no se conocen muchos datos sobre los primogenitores de Salaí. En algunos escritos, aparece que eran campesinos de una ciudad cercana a Milán, donde el niño se encuentra con Leonardo. 

Leonardo adoptó al niño y le trató como si fuera su hijo. Le compró ropas, le intentó enderezar, y también le enseñó todo sobre el arte en el taller. Fue uno de sus aprendices, además de fiel compañero. Salaí permaneció al lado de Da Vinci durante más de 25 años. 

De hecho, se cree que la amistad entre Leonardo y Salaí podría haber ido más allá, y que el joven fuera el amante del artista. El parecido de Juan el Bautista en la obra del italiano con el muchacho, sumado al erotismo que tiene la pintura, ha llevado a pensar que ambos pudieran tener una relación amorosa. 

¿Se esconde Salaí tras la sonrisa de "La Gioconda"?

Entre 1503 y 1519, Leonardo Da Vinci pintó el cuadro más importante del mundo, "La Gioconda". El retrato de Lisa Gherardini fue un encargo de Francesco del Giocondo, pero podría ser que la mujer no estuviera reflejada en la pintura. Son muchas las teorías sobre esta obra, como que un hombre podría ser quién realmente posara para el artista.

Silvano Vicenti ha sido uno de los expertos que han sometido a La Mona Lisa a un análisis, y tras sus estudios, determinó que este personaje podría basarse en otra persona además de la mujer florentina. Se trataría de Salaí, que se escondería tras la sonrisa de "La Gioconda". 

¿Tú qué piensas? Habrá que esperar a los próximo capítulos para averiguarlo ¡No te los pierdas cada jueves en La 1!