Enlaces accesibilidad
Inés del alma mía

Día de las Escritoras 2020: Así es Isabel Allende, la voz tras Inés Suárez en 'Inés del alma mía'

Por
 Inés del alma mía, todos los miércoles a las 22:10h en La 1
Inés del alma mía, todos los miércoles a las 22:10h en La 1

Ya hemos podido disfrutar de los dos primeros capítulos de Inés del alma mía"Un nuevo mundo" y "A la conquista del sueño". En la serie, Elena Rivera y Eduardo Noriega se ponen en la piel de dos figuras claves para la historia de España y, sobre todo, de Chile. Dos figuras cuyo amor, pasión y afán en la guerra fue rescatada por la escritora chilena Isabel Allende. Este 19 de octubre, Día de las Escritoras, le rendimos por ello homenaje a esta autora que, a través de reflexiones acerca de su obra, nos desvela poco a poco cuáles son las piezas que componen su persona. 

Conozco en mis carnes el desarraigo

"Yo soy mestiza", decía la autora en una entrevista con EFE. "Vengo de la cultura española y de la cultura indígena. El choque de ambas es un choque de amor, de odio, de lujuria, de poder, de gran violencia. De ahí nacemos los latinoamericanos". El choque, la pérdida, el exilio, la migración, el desplazamiento: estos son los temas que sus novelas, a veces históricas, a veces realistas y mágicas, piensan y replantean de distintas maneras. 

Reivindicativa, exiliada, madre, abuela, sobrina del ex presidente Salvador Allende: esto y mucho más es Isabel Allende. La historia de su país se entrelaza intimamente con su trabajo y con su vida.

Para todos los públicos Página Dos - Isabel Allende - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Había vivido tres vidas,

venía de la pobreza, había sobrevivido a una guerra perdida

y sufrido la desolación del destierro."

# Somos una especie en viaje.

# No tenemos pertenencias

# sino equipaje. #

"Era madre y esposa,

había cruzado los mares y llegado a tierra ajena

con una mano delante y otra detrás.

Sin miedo a nada, quiso ser digna, fuerte y valiente.

Quiso ser ella."

# Yo no soy de aquí,

# pero tú tampoco.

# De ningún lado del todo

# y de todos lados un poco. #

Stefano Mancuso es un científico italiano

que ha sido un gran promotor del estudio del reino vegetal,

enfocándose puntualmente en el comportamiento de las plantas

y en cómo se desenvuelven dentro del mundo.

Theodor Ceric es un heterónimo de Marco Martella,

un historiador de jardines y este es el segundo libro

que utiliza esta técnica, esta falsedad para publicar.

José Ramón Alonso es doctor en biología,

es conocido a nivel de educación, fundamentalmente por su blog

sobre neurociencia, que hace una labor de divulgación científica.

En el título, yo siento que a lo que se refiere

es que hay que empezar a mirar al mundo vegetal

para poder dar con las claves de qué es lo que va a ser el futuro,

en cuanto a robótica,

en cuanto a reutilización y replanteamiento de nuevas energías

y mirar no solo las plantas en sí o los parques y tal,

si no que ver cuál es su conducta,

cómo es su estructura,

cómo se organizan, cómo se comunican entre ellas.

(Música)

"Jardines en tiempos de guerra",

es un relato de este autor

o el supuesto autor, que escapa de la guerra

en los años 90 y está viajando por toda Europa

realizando distintos trabajos y algunos son de jardinería.

Este libro nos habla, tanto de jardines,

como de plantas, como de filosofía.

Uno quizá desconocido,

que cuando vamos a Roma no lo vemos nunca,

que es el jardín de Monte Caprino,

un jardín que es sorprendente, quizás,

por lo que encuentra el autor en él,

la mirada es completamente distinta

de la que podemos tener como paseantes.

Las Tullerías también es otra visión.

Por tanto, unos cuantos jardines

de distinta tipología, pero vistos con una nueva mirada.

En el libro "Botánica insólita", lo que se va a encontrar

son episodios bastante cortos sobre la vida particular

de plantas que van desde plantas en peligro de extinción,

hasta plantas carnívoras, a frutas

y lo que te encuentras es un periplo por la historia de estas plantas,

su relación con la cultura y con la ciencia.

Hace fácil su lectura porque tú puedes en un capítulo entender

rápidamente de qué te está hablando y aprender un montón.

Lees una noche y sabes algo y creo que también recupera valores

editoriales, divulgativos en el que combina el texto

con unas imágenes muy atractivas, que ha preparado la ilustradora,

que sugieren algo más,

van más allá de lo que te ofrece una imagen

y eso hace que estimule tu curiosidad.

Yo creo que hay un interés

por los libros relacionados con plantas

y sobre el mundo vegetal en general,

porque hay una necesidad de responder preguntas

que el resto de las ciencias no lo ha podido contestar.

El Jardín no deja de ser una narración,

un jardín lo podemos leer mientras que lo paseamos,

pues lo mismo que hacemos con un libro, ¿no?

igual hay pasajes de un libro que nos invitan a ir

muy deprisa, otros que nos hacen pararnos.

En un jardín sucede lo mismo.

Creo que las plantas se están convirtiendo en algo exótico,

aunque las tenemos al alcance,

entenderlas es muy diferente.

Yo creo que a medida que nos alejamos de la naturaleza,

las personas tenemos esta necesidad de volver a las plantas,

creo que está haciendo que la botánica sea un tema

muy interesante, porque la historia de la botánica

es la historia de la cultura humana.

(Música)

Isabel, "Largo pétalo de mar",

bonito título para tu nueva novela

y además un título muy oportuno.

Un título muy poético, es de una frase de Neruda,

que describe a Chile como un largo pétalo de mar, vino y nieve.

Pues vamos a hablar de este libro, porque tú te adentras

por primera vez, creo, en la Guerra Civil Española,

tema que ocupa prácticamente un tercio de la novela,

yo no sé si era una asignatura pendiente o era un tema

que te rondaba en la cabeza desde hacía mucho tiempo

y ya te apetecía escribir sobre ello.

No era el tema de la Guerra Civil Española, de la que no me atrevería

a escribir una novela, pero era necesario

para poder explicar el por qué

salen estos refugiados a Chiles era necesario explicar

las circunstancias, el fin de la Guerra Civil en España,

lo que pasó en Cataluña, sobre todo.

Y cuando termina la guerra,

cuando Franco llega a las puertas de Barcelona,

medio millón de personas salieron hacia la frontera con Francia,

entre ellos iban 2.000 personas que, eventualmente,

terminaron en Chile, ya te contaré por qué.

Vamos a hablar un poco de eso, del argumento,

porque tenemos a uno de los grandes protagonistas que es Víctor Dalmau,

que es un enfermero republicano, que cuando la derrota es evidente,

huy por los Pirineos, llega al sur de Francia

y lo hace justo unas semanas después de que lo haya hecho

su cuñada, que es una talentosa pianista,

Roser Bruguera, que además está embarazada del hermano de Víctor,

de Guillén, y allí empieza algo. ¿Hasta dónde podemos contar?

Mira, cuánta gente va a leer el libro, podemos contar,

no importa.

Esta es una historia de una pareja

desesperada que salen de la Guerra Civil

y que por circunstancias de la desesperación,

se tienen que casar, porque para poder irse a Chile

se tienen que ir como familia.

El poeta Pablo Neruda, cuando él vio el horror

de lo que estaba sucediendo, convenció al gobierno chileno

de recibir inmigrantes españoles,

lo que costó bastante en Chile, porque había mucha oposición

de la derecha y de la Iglesia Católica.

Y él escogió a la gente, pero lógicamente,

le dio prioridad a las familias.

Neruda tenía instrucciones de, en principio, solo embarcar

obreros cualificados .

Gente sin ideas.

Y gente sin ideas, me refiero, ni periodistas, ni artistas,

ni intelectuales, sin embargo, creo que mucho caso no hizo,

porque hay un momento que tú escribes:

"Neruda había enriquecido el país con un derroche de talento,

conocimiento y cultura. Cierto.

Él no siguió las instrucciones y trajo gente con ideas,

gracias a Dios, porque realmente cambiaron a Chile,

trajeron Europa a Chile, trajeron las ideas

y revolucionaron de muchas maneras

el arte, los grandes creadores chilenos

son del Winnipeg o sus descendientes.

El tema de los refugiados es importante en el libro,

que aparezca ahora, que hayas escrito la novela

en este momento, tengo la sensación

que también tiene que ver con el hecho de que es un tema

que te preocupa especialmente, tú también tienes una Fundación

que trabaja con los refugiados, es decir, que no es casualidad.

No es casualidad porque mis últimas tres novelas

tocan el tema del desarraigo, en diferentes circunstancias,

el exilio, la emigración,

el tratar de encontrar un lugar donde tener una vida segura.

Gente que escapa de la muerte

o de la violencia, de la guerra, de la pobreza extrema.

Es un tema que me ocupa mucho y también yo he sido

refugiada e inmigrante, claro que muy privilegiada,

no me puedo comparar con los pobres refugiados sirios,

que se suben en un bote inflable y se ahogan en el mar.

Pero entiendo el problema del desarraigo muy profundamente,

porque así me he sentido siempre, siempre extranjera.

Un tipo tuvo una idea loca hace unos años,

el bibliotecario de Crozon,

se empeñó en recuperar los manuscritos

rechazados por los editores,

la biblioteca de los libros rechazados.

Hoy te recomiendo "La Biblioteca de los libros rechazados",

que es la nueva película de Rémi Bezançon,

que es director de películas como "El primer día del resto de tu vida"

y es la adaptación de una novela homónima que creo que te suena, ¿no?

Me suena porque es de David Foenkinos, que estuvo con nosotros

hace ya cuatro o cinco años con una novela fantástica también.

Ahora vuelve con esta historia que es una mezcla de comedia

costumbrista y película de suspense, que cuenta la historia

de una editora joven que descubre en una biblioteca

a la que van a parar todos esos libros que nadie quiere publicar,

que han sido rechazados por las editoriales,

entonces, decide hacer una visita y allí localiza un manuscrito

por el que se entusiasma y quiere publicarlo

y se entera que el autor es supuestamente un pizzero de la zona,

un tipo del que nadie tenía ni idea de que escribiera ni nada,

entonces ella se empeña en publicar este libro y en paralelo

un famoso crítico literario se propone desmantelar

que realmente esto no es así, que es imposible que este hombre

haya escrito esa novela. ¿Y es una adaptación fiel?

Pues es curioso, porque es un caso bastante particular de adaptación,

porque es fiel tanto en la premisa, el punto de partida,

como el desenlace de la historia, pero es verdad que el desarrollo

hay bastantes cambios y tiene que ver sobre todo

con las intenciones del director y del escritor.

El escritor pone más hincapié en los personajes,

lo que le interesa es explicar cómo la aparición de este manuscrito

cambia la vida de todos los personajes

que tienen algo que ver con este texto,

y en cambio, en la película, el director está más preocupado

por seguir toda esta trama de suspense y de saber realmente

quién es el autor del libro.

Y otra diferencia importante tiene que ver con el tono,

tengo la sensación de que la película,

como le quieren dar un toque más cómico a toda esta trama,

a toda esta investigación, es más amable,

los personajes están más suavizados que en la novela.

¿Y te ha gustado?

Pues es una película poco trascendente, pero sí que es verdad

que es entretenida, yo creo que funciona mejor

en la parte esta más costumbrista de enseñarte la vida

de todos los personajes, cómo es la vida en este pueblecito,

donde vive la familia del escritor, o supuesto escritor de la novela,

que cuando se adentra en la parte del thriller,

que sí que tienes la sensación de que todo es un poco arbitrario

y que en realidad tienes que dejar un poco la credibilidad en suspense

para entrar en la historia, pero entretiene

y creo que tiene una carta a su favor que es la interpretación

de los actores, que están muy bien.

"A veces la solución es tan evidente que no la vemos".

Me encantan los robots.

Pues vas a disfrutar de este libro, te traigo "Robot de cine",

de María A Alita y es un libro escrito por Jordi Ojeda,

que además de ser un divulgador de cultura popular,

además es doctor en ingeniería industrial

y lo que ha hecho es una especie de repaso de cómo se ha representado

el robot a lo largo de la historia del cine.

Es interesante, porque parte, para realizar todo este recorrido,

de ejemplos muy concretos, ya te puedes imaginar un poco

los robots que aparecen. Estoy viendo a Darth Vader,

C3PO, Terminator, están todos.

Hace todo un repaso, además es un libro muy ilustrado

y muy bonito de edición y lo interesante

es que al hacer este recorrido a través de los robots,

también está haciendo un recorrido a una parte importante

de la historia de la ciencia ficción tanto literaria como cinematográfica

y como televisiva, con lo que es un repaso bastante exhaustivo

y yo creo que lo que tiene interesante es que también da

unas nociones de una forma muy accesible para el lector

sobre robótica, que no está demás tener conocimientos.

Hoy os voy a recomendar este libro que se llama

"Lenny Langosta se queda a cenar".

Ahora soy una experta en "El origen de las especies",

de Charles Darwin.

Lenny Langosta es una langosta que tiene una casa.

Pues que la han invitado a una cena de gala

y te pregunta si te tienes que quedar,

si Lenny Langosta se tiene que quedar en la cena

o se tiene que ir.

Esto es una adaptación del "Origen de las especies",

de Charles Darwin y va sobre la evolución de los animales.

No es el original de Charles Darwin,

si no que es una adaptación especialmente para niños.

La parte que más me ha gustado ha sido

la que cenan juntos sin que se coman a Lenny Langosta.

Esta adaptación tiene muchas ilustraciones,

está escrito más sencillo y es muy bonito.

Lo que más me gusta de Lenny Langosta es que es rojo,

es mi tercer color preferido.

De este libro he aprendido que muchas especies

se han evolucionado para vivir más cómodamente

o por ejemplo también que no solo hay un tipo de paloma,

si no que hay muchísimas razas de palomas.

(Música)

Nada que ver navegar en estas entrañables

y románticas golondrinas, que hacerlo en el Winnipeg,

el barco que fletó Neruda para llevar a los refugiados

españoles hasta Chile. Isabel Allende se apoya

en la ficción para narrar ese acontecimiento histórico,

sin embargo, Emiliano Monge, prefiere la autoficción

para hablarnos de su familia y de la historia del siglo XX

en Méjico, esta es una obra donde encontraréis violencias familiares,

luchas de guerrilla y un machismo recalcitrante

que se pretende silenciar. Un gran libro.

(Música)

Los libros nos permiten viajar en el tiempo, sin ir más lejos

la novela de Isabel Allende es un recorrido por buena parte

del siglo XX en Chile, sin embargo, la de Félix Modroño

es una aventura que se mueve entre el siglo XIX y el medievo

más alquimista. Esta es una novela de misterio que en el fondo es

también un gran homenaje a los libros y al mundo del vino,

vamos, como para no leerla.

(Música)

Esto de viajar en el tiempo sería facilísimo si pudiéramos disponer

de cualquier puerta temporal, de hecho, "Lena y Karl"

nos propone también un viaje en el tiempo pero muy especial,

y es que los protagonistas pretenden revivir

los mejores conciertos de la historia del rock,

vamos, como para no hacer ese viaje,

¿os imagináis cuál elegirías vosotros?

Yo me mojo, uno de Van Morrison a mediados de los 90 en Barcelona.

(Música)

Me hubiera gustado escribir cualquier libro de Natalia Ginzburg.

Me gusta mucho Natalia Ginzburg, me gusta mucho cómo cuenta,

no solo las relaciones familiares, me gusta el tono que tiene,

que es un tono siempre como nunca estridente,

callado, pero para contar como lo excepcional y lo cotidiano.

Yo creo que el de Gonzalo Suárez,

"La musa intrusa", es un libro que me ha sorprendido,

me ha gustado muchísimo, tanto la parte de memorias

con el tono de humor tan de Gonzalo y luego, por supuesto,

la parte en que desarrolla esa trama en torno a Hamlet,

que también Hamlet es como para Gonzalo,

para mí es una obsesión.

En una etapa de mi vida volvía mucho a las novelas de Jorge Semprún,

"La escritura o la vida", por ejemplo,

hubo un tiempo en que se convirtió para mí en un vademécum.

"Después de Kim" es la historia de un matrimonio,

un matrimonio mayor o un exmatrimonio, mejor dicho,

tienen 70 años, son británicos, están jubilados y se divorciaron

hace décadas, hace 30 años, si pueden no se ven,

se evitan porque no acabaron muy bien,

pero bueno, inesperadamente les llega la noticia

de que su hija que vive en España desde hace, al menos diez años,

pues ha aparecido muerta en un jardín de una urbanización

por ahí en la costa del Mediterráneo

y entonces tienen que convivir de nuevo.

(Música)

# Me mandaron una carta

# por el correo temprano,

# en esa carta me dicen # que cayó preso mi hermano.

# Y sin lástima con grillo # por la calle lo arrastraron,

# sí.

# La carta dice el motivo. #

Decíamos que el primer tercio transcurre durante la Guerra Civil

Española y el resto en Chile a lo largo de todo el siglo XX,

buena parte del siglo XX, evidentemente salen

los grandes acontecimientos y pensaba:

"Fíjate tú los pobres Víctor y Roser que huyen

del inicio de una dictadura, la dictadura de Franco,

y van a acabar en brazos también de otra dictadura allá en el 73

con el golpe de estado de Pinochet,

o sea, no les pilla muy desprevenidos.

No, pero es un segundo exilio, tienen que volver a salir

casi en las mismas circunstancias y lo curioso

es que tampoco pueden volver a España,

porque todavía estaba Franco en España,

pero en el año 75 cuando muere Franco, ellos piensan:

"Bueno, me voy a reintegrar a mi país, a España"

y cuando vienen ya no son de aquí, han estado demasiado tiempo en Chile

y ya el país ha cambiado mucho, no se sienten a gusto.

Y es lo que nos ha pasado a muchos chilenos

que salimos con la dictadura y que cuando volvimos

ya no somos de ahí tampoco y nuestros hijos no nos acompañan,

los hijos se quedan donde quiera que pasamos el exilio.

Siempre que leo novelas donde el tema del exilio está presente,

sea voluntario o forzoso, aparece la necesidad que a veces

siente el exiliado de plantearse si regresar o no.

Todo el tiempo se plantea.

¿Y en el caso de Isabel Allende abandonar EE.UU.? hace mucho tiempo

que pensaste ya no me voy a mover de aquí.

No, ya no, porque ya tengo mi hijo y mis nietos en California,

pero por muchos años la idea era regresar,

siempre la idea era regresar.

Todo el contexto histórico y social es muy importante en el libro,

como lo es en el resto de tus obras, pero hay un tema importante

del que debemos hablar hasta donde se pueda, que es esa relación

tan especial que mantienen los dos protagonistas,

Víctor y Roser, una relación que va a sorprender,

yo creo mucho a los lectores.

Empieza como ese matrimonio de conveniencia que hablamos

y se transforma en una amistad tremenda,

en una gran complicidad, en hacer la vida juntos

en un país donde tienen que echar raíces,

donde no conocen las reglas del juego,

donde tienen que sobrevivir, así que se va como postergando

esta separación y cuando están en peligro de muerte

con el terror de perderse mutuamente

se dan cuenta cuánto se aman.

Entre esos personajes secundarios que tienen papel,

aparece de nuevo tu tío Salvador Allende,

pero debe aparecer porque él forma parte de la historia de Chile

y además es que él estaba en el puerto cuando llegó el Winnipeg.

Pero era importante poner a Salvador Allende,

no como personaje secundario, por ponerlo,

si no para poder explicar el golpe militar más tarde,

la trayectoria política de él, además, era amigo personal

de Víctor y mi personaje Víctor Dalmau,

está basado en Víctor Pei, un refugiado del Winnipeg

y que llegó a ser amigo de Salvador Allende,

porque jugaban al ajedrez juntos, eso también está en el libro,

lo necesitaba como personaje.

En entrevistas anteriores nos comentabas que tu madre era,

no sé si tu primera lectora, pero que era una lectora incisiva

de tus manuscritos y además con la que te carteabas a diario.

Sabemos que tu madre falleció no hace mucho tiempo,

no sé si tuvo oportunidad de leerla.

No tuvo oportunidad de leer el manuscrito, pero le conté mucho,

porque era amiga ella también de Víctor Pei

y cuando yo iba a Chile él venía de visita a la casa

y nos encerrábamos a conversar,

"¿qué hablan tanto?" decía mi mamá.

El libro, eso hablábamos.

Tu novela vuelve a demostrar la capacidad que tiene

el ser humano para sobrevivir en situaciones extremas.

Y la capacidad que tiene el ser humano de hacerle daño

a otro cuando tiene poder e impunidad.

Y eso es muy temible.

Escribes en la novela: "No se puede cambiar el pasado,

pero tal vez, se pueden ir eliminando los peores recuerdos".

¿Lo compartes? Lo comparto,

porque en la vida me ha pasado de todo, me han pasado cosas buenas

y cosas malas, ha habido también mucha tragedia de despedidas,

separaciones y me quedo con lo bueno,

no es que no lo recuerde,

me acuerdo bien de las cosas malas que me han pasado,

pero las transformo. Lo peor que me ha pasado en la vida

fue la muerte de mi hija, pero la llevo adentro

como un recuerdo tierno, no como un recuerdo de sufrimiento,

claro que sufrimos, todos,

pero el sufrimiento se puede transformar

en fortaleza, en memoria, en amor,

no sé, yo siento que llevo bajo la piel a Paola

de una manera buena, no mala

y creo que así actuaría Roser.

# También tengo nueve hermanos # fuera del que se engrilló.

# Los nueve son comunistas # con el favor de mi Dios.

# Sí. #

Será por su forma de ser o porque nos ha acompañado

en varias ocasiones en "Página Dos" a lo largo

de estos casi doce años, pero lo comentábamos con el equipo,

lo cierto es que Isabel Allende pertenece a ese grupo de escritores

que son como de la familia.

(Música)

"El profesor Marcel LLuis Dalmau distinguió muy pronto a Roser

entre los otros estudiantes.

En el afán de enseñarles a sus alumnos lo que sabía de música

y de la vida, se le colaban ideas políticas y filosóficas

que seguramente influyeron ellos más de lo que él mismo suponía.

Por experiencia, Dalmau desconfiaba de los alumnos

con excesiva facilidad para la música,

porque tal como decía a menudo,

no le había tocado ningún Mozart todavía.

Había visto casos como el de Roser,

jóvenes con buen oído para tocar cualquier instrumento,

que se volvían perezosos, convencidos de que eso les bastaba

para dominar el oficio

y podían prescindir del estudio y la disciplina."

(Música)

Página Dos - Isabel Allende - ver ahora

El exilio de Isabel Allende y Largo pétalo de mar

Pablo Neruda se refería a Chile como “largo pétalo de mar”, y es a partir de la labor de este poeta que Allende emprendió la novela del mismo nombre. Publicada el año pasado, la historia de la que la escritora habló en Página Dos trata de una pareja de emigrantes españoles que consiguen escapar de la guerra civil y de los campos de concentración franceses gracias al Winnipeg, el barco que fletó Neruda para ayudar a los republicanosUna novela que ahonda en el tema del exilio y que muestra, con unos soberbios personajes, la historia de buena parte del siglo XX chileno.

"Mis últimas tres novelas tocan el tema del desarraigo en diferentes circunstancias: el exilio, la inmigración, el escape de la pobreza extrema. También yo he sido refugiada y emigrante, claro que muy privilegiada. No me puedo comparar con los pobres refugiados sirios que se suben en un bote y se ahogan en el mar, pero conozco en mis carnes el desarraigo", cuenta en la entrevista. 

No recomendado para menores de 7 años Conversatorios en Casa de América - Isabel Allende - ver ahora
Transcripción completa

Hola ¿Qué tal?

Es la autora viva en español más vendida

74 millones de ejemplares.

Bienvenidos a los Conversatorios en Casa de América.

Subtitulado por Accesibilidad TVE

(Música de Cabecera)

Isabel Allende ¿Qué tal? ¿Cómo está?

Muchas gracias por tenerme en el programa, Julio.

Gracias por estar aquí. Nada.

Soy yo la agradecida.

(Risas)

Bueno, vamos a ver, 23 libros, traducidos a 42 idiomas.

Más de 60 premios internacionales, entre ellos,

el primer National Book Award a una escritora en español.

¿Cómo se hace eso?

Suerte.

Mucha suerte y, bueno, trabajo también.

Pero hay gente que trabaja más que yo

y no ha tenido tanto reconocimiento.

Así que me siento muy afortunada.

Y además yo creo que me ha servido

vivir en EE.UU.

Donde hay espacio para todo el mundo.

Chile es un país pequeño.

Donde hay lo que nosotros llamamos "chaqueteo".

Y es cualquiera que salga por encima de la media

lo cogen de la chaqueta y lo tiran para abajo.

"El Chaqueteo chileno".

Estudiar un poco también, ¿eh?

¿También? Sí.

Bueno, entonces es mucho más difícil hacerse un espacio en Chile.

Especialmente si eres mujer.

Dice que suerte, decía Seneca...

que el éxito es un 70 % de suerte

pero un 30% de preparación.

¿Usted cómo se prepara?

Yo me preparo bastante para cada libro.

Porque escribo mucha novela histórica.

Y cuando investigo la historia...

Tengo la mitad del libro hecho.

Porque la historia te da tanto, te da tanto material.

Y eso lo hago con mucho cuidado.

Con tanto cuidado...

Que me van a dar el premio por novela histórica

el Premio Barcino en Barcelona.

O sea que me reconocen que investigo.

Que bien, enhorabuena.

Ahora trae su última novela.

Trae a España su última novela...

Que se llama "Largo Pétalo de Mar".

Es una cita de Pablo Neruda. Sí, eso...

Describe a Chile como "Largo Pétalo de Mar, Vino y Nieve".

¿Y por qué "Largo Pétalo de Mar" ¿Como se produce esto?

Es un país larguirucho... Sí, sí.

En el mapa, que tiene la forma de un pétalo.

Y lo describe él con su...

Con su tono poético como un largo pétalo de mar.

Bueno, el libro, de hecho, es un poco un homenaje a Neruda, ¡no?

Es un homenaje a Neruda porque

a pesar de que es un personaje muy controversial en Chile

en este momento,

por su vida privada, no por su obra.

Em...

No sería posible que estos dos militantes refugiados

republicanos, españoles, llegaron a Chile

sólo por Pablo Neruda

que primero consiguió que el gobierno chileno los aceptara

como inmigrantes.

Los mandaron a Francia

con la misión de traer a estos refugiados

sin darles ni un peso.

Tenía él que conseguir el dinero.

Y consiguió el dinero para comprar el barco el Winnipeg

acondicionarlo porque era un barco de carga.

Y traerse a la gente.

Una odisea verdaderamente.

Y a él le tocó seleccionar a los refugiados también.

Neruda estaba en Chile.

Pero tenía muchos amigos españoles

y él vivió muy de cerca y con mucho corazón

la Guerra Civil.

Era amigo de Federico García Lorca, de Machado, de esa gente.

Y le pegó mucho

la derrota de los republicanos en la guerra.

Entonces consiguió con el gobierno

que pudieran aceptar estos refugiados

Fue una cosa...

Difícil porque había una tremenda oposición en Chile.

De la derecha y de la Iglesia Católica.

La historia tiene dos protagonistas que son Víctor y Roser.

¿Quiénes son Víctor y Roser?

Víctor está basado en un amigo mío que se llamaba Víctor Pey.

Se acaba de morir.

Murió una semana antes

de que yo alcanzara a mandarle

el manuscrito

del libro dedicado a él.

Se murió de 103 años.

Totalmente lucido.

Trabajando.

Manejaba su carro.

Bueno, y él me contó la historia.

Yo conocía más o menos la historia del Winnipeg

pero muy vagamente.

Hasta que conocí a Víctor Pey en los años 70 en Venezuela.

Y el me contó su vida.

Y él era uno de los refugiados del Winnipeg.

Y en los años posteriores

cuando me dio,

cuando tomé la decisión de escribir esta historia

me volví a poner en contacto con él

y nos mandábamos e-mails, duro y parejo.

Y el me iba dando los detalles de una historia

que yo no habría podido conseguir en un libro de historia.

Y detalles personales.

¿Y Roser?

Y Roser

está basado también en un personaje maravilloso.

Una española que venía en el Winnipeg

que llegó a ser la decana de música

de la Escuela de Música en Chile.

Pianista.

¿Y cómo se le ocurrió a usted contar esta historia?

Yo creo que porque el tema de los refugiados en el mundo

está en el aire.

Entonces mis últimas tres novelas

tocan el tema de la inmigración, el desarraigo.

El tratar de encontrar otro lugar en la vida donde plantar raíces.

Tiene un poco lo que ha sido mi vida también.

Una vida de...

De eterna extranjera.

Sí, porque usted tiene descendencia española y portuguesa, por un lado,

por parte de padres.

Pero luego además...

Muchos de vascos ¿eh?

Muchos de los vascos también. Española por tanto ¿no?

Ha vivido en Chile,

en Venezuela,

y en EE.UU ¿no?

Una refugiada, bueno refugiada no sé si es la palabra.

Pero sí exiliada de laguna manera por lo menos...

Exiliada por unos años en Venezuela.

Y después inmigrante en EE.UU.

Donde he vivido 30 años.

Pero me siento extranjera.

Hablo ingles con acento.

Y soy latina.

Soy una extranjera en EE.UU donde me ha ido muy bien.

Y cuando voy a Chile

también me siento extranjera en Chile.

no en la calle con la gente pero...

Si me quedo por más de una semana

ya me doy cuenta que no es el país que tengo inventado en la memoria.

Que es el recuerdo de momentos que ha vivido allí.

Claro del Chile de antes.

El Chile antiguo.

Anterior a la dictadura.

Cuando era un país sobrio, pobretón.

Muy politizado.

El país donde yo me crié.

¿Y en qué ha cambiado Chile?

Completamente.

Chile ahora de, de...

Es un país súper capitalista.

Con una clase de nuevos ricos que no existía antes.

Con ostentación.

Chile antes era un país donde si tú tenías...

Dinero, lo ocultabas.

Porque se trataba de no...

De no...

Hacer ostentación. Era el peor pecado.

La vanidad y la ostentación eran el peor pecado.

Hoy en día no, ya se ha cambiado muchísimo.

Sigue siendo un país muy clasista.

Eh...

En Chile decimos que no somos racistas.

Pero el sistema de clases de Chile

es como racismo.

Y ahora que tenemos mucha inmigración alguna de haitianos también.

También se nota el racismo.

Que lo había contra los indígenas.

Ese exilio, es ese exilio republicano,

que narra también en su libro,

es un poco la llave para narrarnos

para llevarnos a su país, a Chile.

Y narrarnos medio siglo de la historia de Chile.

Desde los años 40

hasta final del siglo, ¿no?

Eso, esos republicanos se establecieron en Chile.

Muy pocos regresaban a España después.

Se quedaron. Se hicieron chilenos.

Entonces para mí era fácil contar la historia también de Chile

a través de la vida

de estos personajes españoles que se quedaron allí.

Me encantan esas historias que son épicas.

Que abarcan mucha gente, mucho tiempo.

Muchos acontecimientos.

Esas como sagas largas.

Eso me encanta.

Pero eso lleva trabajo, ¿eh?

Lleva menos trabajo que una historia intima, personal, psicológica.

En que tienes que meterte en la minucia

de lo que piensan y sienten los personajes.

Esta obra es así como...

Una fiesta de contar.

Una fiesta de contar. ¿Cómo es su día a día?

¿Mi día a día?

Depende.

Si estoy escribiendo y en este momento no estoy escribiendo.

Si estoy escribiendo no viajo.

Hago muy poca vida social.

Tengo una vida muy cerrada. Muy íntima.

Me levanto temprano.

Saco a pasear al perro.

Y después me siento a escribir.

Y escribo...

Antes podía escribir 10 horas seguidas, ya no.

Ahora seis, digamos.

Y tengo que hacer mucha investigación mucho trabajo

de estudio, que no es propiamente la escritura.

Pero es parte de la escritura.

Y luego viene...

Todo eso que no tiene nada que ver con escribir.

Que es promover los libros, revisar traducciones,

ver contratos,

hablar con los periodistas,

toda esa parte que no tiene nada que ver con escritura.

Y eso, para tanto tiempo,

que si no tuviera un momento para empezar a escribir

que es el ocho de enero

no tendría el silencio necesario en la vida para poder escribir.

O sea, el día ocho de enero es cuando usted se pone a escribir.

Claro, ese es mi día...

Mi día sagrado.

Y reservo varios meses en el calendario

para escribir.

A partir del ocho de enero.

¿Cuando usted se pone a escribir

siente que tiene la obligación de escribir

o siente que tiene la necesidad de escribir?

Tengo la disciplina de empezar ese día.

Y el gusto de que hago lo que me encanta.

Pero siempre empezar un libro...

Da terror.

Es un momento de pánico

porque no sabes si vas a poder escribirlo.

si los personajes se van a revelar.

Si vas a encontrar...Tono.

La voz narrativa.

Eso demora semanas.

Y esas semanas son pavorosas.

Pero una vez que los personajes

empiezan a hacer cosas por sí mismos

entonces ya se que voy por buen camino.

Y ya lo demás es pura fiesta.

Dice que no sabe si va a lograr que los personajes no se rebelen

¿alguna vez se le han rebelado los personajes?

Cuéntenos. Pero si de eso se trata.

Justamente. Que se rebelen ¿no?

Claro, porque yo puedo tener una idea Sí.

De quiénes son mis personajes.

Y que es lo que mis personas van a hacer.

Pero en el proceso de la escritura

van saliendo cosas que uno no esperaba.

Y ahí te das cuenta de que tienen vida propia.

Que, que ellos están en el éter.

En la conciencia colectiva.

Y han venido a contarme sus vidas.

Y ahí entonces ya todo es fiesta.

(Risa)

El proceso de construcción del libro

cuando tú empiezas a escribir un libro

¿tú sabes cómo acaba el libro? No.

No sé cómo va. Ni siquiera para donde va.

A veces tengo la idea de que voy a escribir sobre un tema

y se me dispara en otra dirección.

Cuando escribí "La Isla Bajo el Mar"

yo quería escribir sobre los piratas del Caribe.

Me fui a investigar a, a...

Donde estaban los piratas del Caribe

que era en Luisiana y en Nueva Orleans.

Y dije ¿pero por qué esta ciudad tiene este tono tan francés?

¡Bah! Porque llegaron

diez mil refugiados de Haití en el 1800.

¿Y por qué llegaron?

¡Ah! Porque había la revolución de los esclavos en Haití.

Y terminé escribiendo sobre eso.

Y se me olvidó Nueva Orleans

y se me olvidaron los piratas del Caribe.

Bueno, por suerte.

Porque después salieron las películas

que eran mucho mejores

que cualquier cosa que yo hubiera podido escribir.

A lo mejor habría ayudado con las ventas también,

hablar en esos momentos sobre los piratas del Caribe.

No sé. Pero como...

Las cosas a veces coinciden de manera casi trágica

el libro salió a la semana

en que ocurrió el terrible terremoto de Haití.

Mira que coincidencia... Tremenda.

Entonces... Y este libro acaba de salir

sin que yo lo pensara

cuando se va a celebrar

80 años del Winnipeg.

Iba a haber una exposición en Barcelona.

Una exposición itinerante.

Con fotografías y con testimonios que creo que va a ir a Chile también.

Yo te preguntaba si tenías claro cuál es el principio y el final

porque muchos escritores que pasan por aquí,

por estos conversatorios dicen que ellos,

lo primero que hacen, es la estructura.

Ellos saben los capítulos que hay

lo que sucede en cada capítulo

y cómo termina cada personaje.

Y a partir de ahí, empiezan a desarrollar la prosa.

La literatura.

Me encantaría poder hacer eso.

(Risas)

Pero soy incapaz de seguir instrucciones.

No podría seguir ni siquiera una receta de cocina.

Mucho menos hacerme un guión y poder seguirlo.

Eh...

Voy tanteando.

Mira escribí una novela policial y se supone

que la novela policial

sabes perfectamente quién es el asesino

cómo va a terminar la novela

plantas todas las claves

vas engañando a tu lector para que no adivine quién es.

Bueno, nada de eso.

Lo único que yo sabía es que tenía que haber algunos muertos.

Entonces en la página 5 ya hay el primer cadáver.

E iba en la página 20 y ya había otro cadáver.

En la página 35 el tercer cadáver.

Pero ¿quién era el asesino? todavía no sabía

y por qué estaba matando a la gente tampoco.

(Risas)

Y llego hasta el final

del, del libro y bueno, ya finalmente

más o menos armé un asesino

y hay una escena final

en que la gente me reprochó mucho

mis lectores me reprocharon que mi héroe muere

en la escena final.

Bueno, yo tenía que elegir entre matar al héroe o matar al perro

Bueno, ¿qué habrías hecho tú?

No sé, no soy escritor. Bueno, matas al héroe.

Y dejas al perro. ¿Cómo vas a matar al perro?

No puedes.

(Risas)

Esto me lo habrían reprochado más. ¿Sí, no?

Había tenido la... Habría habido algo de polémica.

Por cierto que tu hablabas de Pablo Neruda

decías que ahora mismo, bueno pues hay...

Cierto malestar con él porque ha confesado que...

Lleva a cabo dos violaciones y tal.

Un poco también lo que sucede también con Woody Allen ¿no?

Que al final se le juzga su obra artística

por su vida personal.

¿Tú crees que tiene que ser juicios separados?

Separados, absolutamente.

Porque si no tenemos que juzgarlos a todos.

Y la cultura se reduce en un 90 %.

Porque quién, ¿quién se salva?

Ninguno de los moralistas mejicanos.

Habría que descubrir toda la obra.

Grandes escritores habría que descubrir la obra también.

Si vamos a aplicar ese tipo de censura

nos quedamos sin nada.

Y también habría que aplicarla no sólo a la cultura

habría que aplicarla a la ciencia,

a, a todo.

Entonces ¿vas a eliminar el trabajo de un científico

porque el tipo tiene una vida reprochable?

No puedes hacer eso.

Tu sabes que esto que estás diciendo no es políticamente correcto.

¡Que me importa!

Estoy hasta aquí del políticamente correcto.

No se puede hablar de nada.

Hay que censurarlo todo.

En EE.UU ha llegado un punto en el que no puedes decir:

¡Hola, chicos!

Ya eso está mal visto.

¡Ah! Y si vas a tocar a alguien mucho cuidado.

Esto de andarse besuqueando como aquí en España...

¡Jamás!

Jamás.

(Risas)

Pablo Neruda si hay un sentimiento que destaca y que, que...

Cuyos destellos se ven en su poesía es la pasión, es el amor

es algo también que mueve un poco a los protagonistas de, de

de tu libro, a Víctor y a Roser.

Al final el amor lo puede todo.

¿El amor es la columna vertebral de nuestra existencia

por lo que leemos en estas páginas?

Yo creo que es uno de los grandes

motivadores.

Por supuesto hay otras motivaciones

humanas.

El miedo, por ejemplo

que es tan fuerte casi como el amor.

Pero para mí el amor mueve todo.

Justifica muchas cosas.

Y literariamente es imposible de obviar para mi.

¿Cómo cuento esta historia

para que el lector sienta el Winnipeg?

Sienta a los refugiados, sienta lo que fue esa odisea

sino es a través de personaje que aman, que sufren

que tienen miedo, que buscan sus raíces.

De eso se trata.

Tu has eh...

Estarías en la segunda parte de tu vida.

Por decirlo así. Has pasado el Ecuador.

(Risas)

Mucho rato que pasé el Ecuador.

Eh...Hace 50 años.

Me dices que siempre has estado enamorada.

Que incluso hoy, a tu edad sigues...

bueno, profundamente enamorada

como algo...

Pero eso es porque cambio de enamorados.

¡Ah, bueno!

Si fuera siempre el mismo yo creo que ya estaría aburrida.

Pero tengo dos divorcios a la espalda

y ahora estoy enamorada por tercera vez.

Y lo que estaba diciendo

en la conferencia de prensa

que a mí los amores me duran

como 20 años más o menos como promedio.

Que es bastante largo si tu piensas 20 años.

Y luego paso como unos ocho más

dudando hasta que me divorcio.

O sea, períodos de 28 años.

Más o menos, sí.

No voy a alcanzar a pasar ese período de 28 años con este último amor.

Porque ya vamos a estar muertos mucho antes.

Bueno, eso nunca se sabe. Oh sí.

Dios quiera.

La historia de Víctor y Roser entonces

¿es la historia normal o es una historia excepcional?

Tuvo una historia excepcional

porque ellos empiezan como un matrimonio de conveniencia.

Porque tienen que emigrar casados.

Y luego, desarrollan una complicidad, una amistad,

de años, de décadas

hasta que llegó un momento

en que están a punto de perderse mutuamente.

Están a punto de morir.

Él está a punto de morir.

Y ahí se dan cuenta los dos

que se han amado profundamente todos estos años.

Y de ahí para adelante un amor de la madurez.

Que es un tema que me ha gustado desarrollar.

Bueno, en parte porque con la edad mía

por la situación en la que yo estoy

pero ya llevo desarrollándolo en los últimos tres libros.

El amor a los sesenta años, a los setenta, a los ochenta...

¿Qué cambia el amor a los sesenta, a los setenta y a los ochenta?

La urgencia.

Que no tienes tiempo.

No puedes perder el tiempo en tonterías.

No puedes perder el tiempo en infidelidad,

en celos,

en mezquindades

en peleas por tonterías

porque dejaras los zapatos tirados.

¡Qué se yo!

No. Te, te preocupas de lo fundamental.

Y salvas cada minuto

porque es precioso.

¿Es un amor más puro, es un amor más práctico?

Yo diría que es un amor más limpio de lo pequeño.

Pero también es cierto

que nos toma en un momento de la vida

que no tenemos que lidiar con niños pequeños

en que, a menudo, ya nos hemos jubilado

o tenemos suficientes recursos económicos como para no estar...

Con el agua al cuello porque no puedes pagar las deudas.

Como sucede en la juventud.

Hay tanta cosa de la vida cotidiana

que molesta a la pareja

que impide que la pareja se desarrolle

en la juventud

pero ya en la edad mía

todo eso ya no existe.

Además, no tengo temor de quedar embarazada.

¡Mira tú que maravilla!

(Risas)

Nada más que eso, es la gran ventaja.

Hay otro amor en el libro

que es el amor entre dos países entre Chile y España.

(Ella asiente)

¿Cómo es ese amor?

Yo creo que es un amor muy intenso.

Porque nosotros, los chilenos, descendemos

de esos conquistadores feroces que llegaron a Chile.

Y de sucesivas inmigraciones que hemos tenido

de castellanos, de vascos, de gallegos, de catalanes,

que han llegado a formar lo que somos nosotros.

Con una mezcla de indígena.

Y yo creo que la lengua, la religión

la idiosincrasia española la tenemos ¡tan metida!.

Tan metida.

Yo cuando vengo a España siento que...

Siento que conozco exactamente como reacciona la gente.

Porque así somos los chilenos.

Con esa hospitalidad, esa generosidad, sin sentimentalismos.

Esa especie de brusquedad.

Eh...Eh.

Que nos da como vergüenza ser sentimentales o románticos.

Pero en el fondo lo somos.

Eh...

Una ironía, una manera irónica de...

La sobriedad.

Que, que...

Se ha ido perdiendo en Chile

con este nuevo "riquismo".

Pero que sigue existiendo.

¿Te sientes menos extranjera aquí en España que en EE.UU?

Pero, por supuesto.

Y además tengo la lengua aquí.

No tengo que hacer el esfuerzo de pensar en ingles.

En la evolución de Chile y España, desde los años 40,

los que empieza la novela, empiezan a sentarse Víctor y Roser en Chile

hasta finales de siglo ya podemos llegar a...

A este año.

¿España se ha ido alejando de Chile?

¿Se ha ido distanciando o se han ido acercando ?

No sabría contestar a esa pregunta

porque el mundo está más globalizado.

Y ahora hay influencias de otras partes en Chile.

Chile antes era una país muy cerrado.

Y ahora es un país abierto al mundo.

Así que hay influencias de todas partes.

En los últimos años, hemos tenido fuertes inmigraciones.

De Venezuela, Colombia, Perú, Haití, como te decía.

Entonces se ha ido...

Diluyendo la influencia española.

Ya eres una senior, una escritora senior

Llevas toda tu vida. Súper senior.

¿Eh? Súper senior.

Toda tu vida dedicada a la literatura

que es de agradecer un honor y un placer.

El primer libro que tuviste fue un libro que removió.

Que removió. La Casa de los Espíritus.

Efectivamente.

Removió conciencias y removió el mercado editorial.

¿Qué recuerdas de ese libro?

Recuerdo la sorpresa tremenda de que primero se publicara.

porque escribí ese libro en una máquina portátil

en la cocina del apartamento donde vivía en Caracas.

Sin ni siquiera una copia

porque las copias se hacían con papel carbón y eran un asco.

Y ese manuscrito todo sucio de la cocina

llegó a manos de Carmen Balcells

y ella me dijo: "Mira no es un gran libro.

Pero cualquiera puede escribir una buena primera novela.

Porque ahí pone todo lo que sabe, todo lo que es.

El escritor se prueba en el segundo libro.

Pero yo voy a ver que esto se publique"

Y gracias a ella, se publicó.

Y cuando el libro

tuvo éxito y fue traducido y todo eso yo estaba en Venezuela

y ni me enteré de lo que estaba pasando en Europa

hasta un año más tarde.

Cuando empezaron a llegar los contratos y los cheques.

Entonces, ¡Ah, qué está pasando!

¡Dios mío!

Pero yo ya tenía lo que me había dicho Carmen.

Que el escritor se prueba en el segundo libro.

Yo ya estaba embarcada en escribir el segundo

que era De Amor y de Sombras.

Y de ahí me lance a la escritura como camino.

¿Y en el segundo libro qué sucedió?

¿Cómo lo viviste tú?

El segundo libro fue el más difícil de todos los que he escrito.

Porque tenía la sombra de La Casa de los Espíritus encima.

Y la amenaza de Carmen Balcells.

(Risas)

Claro, que el escritor se prueba, y ¡que se yo!

Fue más difícil.

Y después de eso, con los años,

pedí la inocencia y la alegría así espontánea

de escribir La Casa de los Espíritus.

Pero gané en oficio.

En sentirme un poco más segura con lo que hago.

Ahora te tenía que preguntar

¿en qué se diferencia la Isabel Allende

de La Casa de los Espíritus

a la Isabel Allende de El Largo Pétalo del Mar?

Me siento más segura.

Si tu me das tiempo y silencio

puedo escribir sobre casi cualquier cosa.

Pero eso no lo sabía antes.

He necesitado 35 años de escritura

para tener esa seguridad.

Eso es un titular, eh.

Si me das tiempo y silencio

puedo escribir de casi cualquier cosa.

(Risas)

No sólo eso, sino que tus obras Isabel, se han adaptado al cine

al teatro, al ballet, a la ópera,

a la radio, musicales...

¿Cómo vives tú este proceso

en los que alguien trabaja con tu materia prima?

Eso es un honor

enorme para mí

poder inspirar a otro creador para que haga lo que quiera

con la historia que yo conté, es maravilloso.

Y cuando me toca verlo,

por ejemplo ir a ver una obra de teatro basada

en La Casa de los Espíritus

aunque no tenga mucho que ver con el libro no me importa

porque ese creador se inspiró.

Ahora acabo de leer los guiones para Inés del Alma Mía

que va a ser una mini serie filmada

con una coproducción de la Televisión Española

y la Televisión Chilena.

Y al leer los guiones

y ver que otra persona trabajó un año

con ese material para hacer una cosa distinta,

con otro lenguaje,

el lenguaje visual, el lenguaje de la televisión,

eso es un honor.

Y además, mira, cuando la gente me dice

bueno, ¿te gustó la película de La Casa de los Espíritus?

Digo ¡qué importa si me gustó o no me gustó!

Si la película fuera mala, vana a decir,

"Ah, bueno, pero el libro era mejor"

Y si la película es buena, comprarán el libro.

Así que no hay pérdida.

(Risas)

Usted, o tú has creado, Isabel, la Fundación Isabel Allende

para ayudar a mujeres y a niñas en Chile.

Chile y... En muchas partes, no sólo en Chile.

¿Cómo es la situación actual?

Lo que nosotros hacemos con la Fundación

es financiar programas que ya existen.

No inventamos nada nuevo.

Y se trata de ayudar a mujeres y a niñas

niñas sobre todo de alto riesgo.

En temas muy concretos.

Derechos reproductivos.

Defensa contra la explotación

y la mujer que no tiene recursos propios

está siempre sujeta a la explotación.

Y también trabajamos con educación,

trabajamos con esos programas que ayudan a la mujer

a salir de su situación de alto riesgo.

Son programas que, además de Chile, ¿se desarrollan en otros países?

Claro, por ejemplo, hay en Nepal

tenemos programas en Chile, en la frontera con...

Muchos programas de refugiados.

Actualmente en la frontera entre EE.UU y Méjico.

Pero también en otras partes.

Una organización que trabaja con refugiados en Europa.

Que también nosotros apoyamos.

Te acuerdas de alguna escena... Te digo nosotros,

no por el nosotros real

sino porque el trabajo

lo hace más que nada mi nuera Lori Barra,

que es la que maneja la Fundación y hace todo el trabajo.

Tú has visitado supongo algunos proyectos.

Claro, claro que sí.

¿Hay alguna escena en concreto que te haya impactado?

que te haya dicho, ¡ey, ey, ey!

Y que hayas llegado a la conclusión...Hay personajes.

Hay, hay esas mujeres extraordinarias

que han pasado por todo.

Que están marcadas de machetazos.

Que han sido violadas.

Que les ha pasado de todo.

No sólo sobreviven

sino que...

se fortalecen.

Y se concierten en líderes de su comunidad.

Esas otras mujeres

humildes

analfabetas

que vienen de Guatemala

que llegan a los EE.UU indocumentadas

y que lo único que saben es hacer tortillas.

Y tú les pones una cocina industrial

y se convierten en dos años

en dueñas de su negocio.

Y tienen su pequeño restaurante.

Eso es maravilloso.

El trabajo, cuando tu ves a la gente uno por uno,

Podrán ser protagonistas de próximas novelas.

¡Son! ¡Son, de ahí salen!.

Cuando me dicen ¿de dónde sacas estas mujeres fuertes?

No tengo que inventarlas.

Tendría que inventar a una mujer débil, privilegiada,

que vive en un suburbio que tiene su perrito pug.

Tendría que inventarla.

Isabel Allende,

muchas gracias por estar en Los Conversatorios.

Gracias, Julio.

Muchísima suerte con este Largo Pétalo de Mar.

Gracias.

Y hasta una próxima ocasión.

Gracias.

Y a ustedes aquí

en la próxima semana

en el próximo lugar

seguiremos conversando.

Subtitulado realizado por María del Carmen Casado Rubio.

(Sintonía Final y Créditos)

Conversatorios en Casa de América - Isabel Allende - ver ahora

Isabel Allende se convirtió en exiliada tras el golpe de Estado de Pinochet, que en 1973 acabó con el gobierno de su tío, Salvador Allende, que aparece como personaje secundario en esta última novela. Y ella, que vivió primero en Venezuela y mira hacia el futuro en Estados Unidos, habla a través de sus personajes de su propia experiencia migratoria. "Lo que nos ha pasado a muchos chilenos que salimos con la dictadura y cuando volvimos ya no somos de allí. Uno siempre juega con la idea de volver. "Yo ya no porque ya tengo mis hijos y mis nietos en California, pero por muchos años la idea siempre era regresar."

El instinto de supervivencia y el abuso de poder, dos grandes temas

En Largo pétalo de mar, como en Inés del alma mía, traslucen dos temas que obsesionan a la autora: "La capacidad que tiene el ser humano de sobrevivir en situaciones extremas, y de hacerle daño a otros cuando tiene poder e impunidad".

Lo peor que me ha pasado en la vida fue la muerte de mi hija

El poder corroe y abre heridas que generaciones y generaciones sucesivas tratan de cerrar: esta realidad queda patente en la serie sobre Inés Suárez y Pedro de Valdivia. Pero lo curioso de Isabel Allende es el modo en que en su escritura no se niega o rechaza este dolor, sino que se integra como parte de la vida. El sufrimiento forja a las mujeres en sus libros como el sufrimiento la ha forjado a ella.

"En la vida me han pasado muchas cosas malas, las recuerdo perfectamente, pero las transformo. Lo peor que me ha pasado en la vida fue la muerte de mi hija, pero la llevo dentro como un recuerdo tierno. El sufrimiento se puede transformar en fortaleza, en memoria, en amor". 

Paula, la novela confesional de Isabel Allende

Paula, la novela confesional de Isabel Allende

Paula, un tributo a la memoria de su hija

Paula Frías Allende quedó postrada en una cama de hospital en diciembre de 1991 y falleció poco después, en 1992. Para trabajar los sentimientos que la atosigaban en una situación semejante, su madre, Isabel, comenzó a escribir la que se convertiría en una de sus obras más aplaudidas y vendidas: Paula

"Estaba segura de que mi hija iba a despertar, pero suponía que tal vez no recordaría su pasado y yo tendría que contárselo. Me propuse explicarle de dónde venía, cómo era su familia, quiénes éramos los que la amábamos. Cuando mi hija Paula estaba en estado vegetativo, inerte, ausente, lejana, me preguntaba. ¿Dónde estaba? ¿Qué sentía? ¿Cómo alcanzarla?"

Así, el momento más difícil de su vida se convirtió en autobiografía: "Es una memoria descarnada, íntima, personal, con todo el desgarro del dolor y el terror de perder a mi hija".

-->