Presentado por: Óscar López Dirigido por: Óscar López

Espacio que acerca a las pantallas el mundo de la literatura, con entrevistas a escritores, recomendaciones y promoción de lanzamientos editoriales. Esta ''Página Dos'' está firmada por Óscar López, periodista cultural que ya ha conducido programas similares en Catalunya.

En esta nueva temporada desaparecerán todas las secciones habituales del programa y cada semana el espectador descubrirá un 'Página Dos' distinto: al margen de los habituales contenidos literarios, también tendrán cabida otros temas de tipo cultural y social que surgirán de los libros. Cada nuevo capítulo será como un cortometraje televisivo y literario que, además, se verá reforzado con un nuevo y moderno grafismo.

A lo largo de todos estos años se han rodado centenares de entrevistas, reportajes y secciones por las que han pasado ilustres escritores e invitados como Margaret Atwood, José Saramago, Ana María Matute, Paul Auster, Mario Vargas Llosa, Fernando Aramburu, Almudena Grandes, Joyce Carol Oates, Karl Ove Knausgârd, Ian McEwan, Svetlana Aleksiévich, Tim Robbins, Ferran Adrià o Joaquín Sabina.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5808065
Para todos los públicos Página dos - Especial novela negra - ver ahora
Transcripción completa

Antonio te hemos pedido que vinieras

porque tu nuevo ensayo "Lo leo muy negro"

la verdad es que nos viene muy bien

porque hace semanas que teníamos la intención de preparar

un especial de novela negra,

y tú precisamente abordas este género,

pero desde ángulos muy distintos.

Sí, "Lo leo muy negro" tiende a ser un gran plano óptico,

una visión multidisciplinar desde muchos ángulos al género,

por eso hay una parte sobre la historia del mismo,

sus orígenes, también sus mutaciones cómo ha ido evolucionando,

dedico un apartado también a grandes clásicos y por qué lo son,

intento dar la clave de por qué son grandes clásicos.

También se nutre de encuentros que he tenido como periodista

entrevistando a grandes figuras del género,

muchas de ellas, en su casa

y todo ello amenizado con muchas anécdotas

es un libro divulgativo,

que pretende llegar a todo tipo de público,

incluso a aquellos que no les interese el género negro

yo creo que encontrarán información interesante, útil y muy curiosa.

Cuánto tiene de canon este libro

porque si es así, llama la atención

que todos los autores que aparecen creo que son extranjeros,

no hay autores del país.

Es cierto, pero esto se debe a que mis lecturas, de siempre

han sido mas orientadas hacia la narrativa extranjera;

tanto en género negro, como fuera de género ¿no?

Educación sentimental, barra literaria

ha sido extranjera,

y es cierto que he leído autores nacionales de género negro,

pero pocos, no me siento una autoridad

y diré que obviamente, hay mucho talento,

pero también hay que decir,

que la novela negra española ha sufrido de la sobreabundancia.

Tampoco ha habido un rigor en la selección destacado.

Voy a confesarte una cosa en este especial de novela negra

tenemos una clara intención que es la de,

intentar conocer las claves para poder escribir una novela negra

lo más perfecta posible,

y te vamos a pedir tu ayuda,

te voy a pedir que aparques tu coche aquí

y que te vengas conmigo, porque tenemos media hora

yo creo que muy intensa. ¿Vamos? Vamos.

En tu libro recurres a menudo a los clásicos

y ahí, tengo una curiosidad, porque siempre,

está la discusión de saber,

quién fue el primer autor de novela negra.

Yo siempre había escuchado que Edgar Allan Poe,

pero tu hablas de otro.

Edgar Allan Poe parece certificado que fue

el padre del cuento detectivesco, la creación de detective,

que sale por primera vez en "Los crímenes de la calle Morgue"

en 1841

Esto por el relato, pero en las distancias largas,

en la novela, hay un contencioso.

La Bretaña estaba muy orgullosa de Wilkie Collins,

se dice que "La dama de blanco"

pero luego los franceses, contraatacaron

y se sacaron otra novela de misterio,

no sería detective, pero sería de misterio,

el caso de "Lerouge" de Emile Gaboriau, fichada en 1865,

Pero no acaba aquí la historia del contencioso

porque al cabo de un tiempo, un investigador,

devolvió las tornas a los británicos,

con "El misterio de Notting Hill"

de Charles Warnen, un seudónimo.

De tal forma, que entre Francia y Gran Bretaña

ha habido un contencioso por colocarse la medalla los primeros

en la novela negra.

Imaginemos que me da por escribir la novela negra perfecta,

Yo siguiendo las instrucciones, en tu libro, tu cuentas,

que las novelas negras en general están muy conectadas con la realidad

pero con qué realidad, debo conectarme yo,

con la nórdico, por ejemplo,

con la más mediterránea, con la anglosajona,

con la oriental ¿con cúal?

Normalmente, los autores de novela negra

ambientan sus obras en el lugar donde ha nacido, que conoce,

la sociedad que conocen.

A ti te iría bien la novela negra mediterránea,

que tiene de bueno, más luminosa

porque los detectivos investigadores comen mejor, están mejor alimentados.

El tema de la gastronomía es muy importante.

Disfrutan del sol.

En el espectro opuesto tendríamos a los nórdicos,

pocas horas de luz, frío terrible, comen de pena

esto hace que tengan investigadores muy atormentados

y crímenes más atroces.

La anglosajona es muy variada, es muy urbanita,

se abusa mucho del thriller doméstico,

y luego estaría la japonesa,

pero hay un conflicto muy local,

que trata mucho el conflicto que hay entre el individuo y la comunidad.

La novela negra se ha expandido por todo el mundo

como una mancha de petróleo, y aunque en cada país,

tiene características distintas, también tiene un valor común.

Hemos hablado con tres nombres importantes europeos

que forman parte de las últimas importantes novedades negras,

para que nos den su opinión.

La novela policiaca francesa, como en mi opinión

toda novela policiaca del mundo,

trata por lo general de temas candentes,

de temas que mueven al país y se cruzan, evidentemente,

con la sensibilidad de sus habitantes.

Y eso es lo fantástico de la novela policiaca

se le puede tomar la temperatura a un país,

a través de los enigmas que presenta su novela negra.

-Creo que es difícil de explicar el éxito de la novela negra nórdica,

en general,

pero una de las razones quizás sea el hecho

de que la gente vea los países nórdicos, como países pacíficos,

y por tanto, un asesinato en un lugar como éste es interesante en sí mismo.

Es como imaginarse un pueblo cubierto de la preciosa nieve de invierno

y de repente, aparece una gota de sangre en la nieve.

Creo que es el contraste lo que lo hace interesante.

-Hay muchos ejemplos de series de libros en la novela negra,

con un mismo personaje a quien podemos seguir,

en algunos casos durante veinte años investigando varias cosas,

desde que empieza su carrera, se rompe su familia.

Creo que a la gente le gusta porque pueden ver como un personaje crece.

Si puedes mantener el interés de forma sostenida,

es una muy buena manera de hablar de muchas cosas,

más allá de las investigaciones detectivescas.

Sobre la sociedad, sobre como la gente envejece.

-"Madame B", es mi séptima novela.

Confieso que con esta novela quería divertirme un poco,

quería construir un enigma que se saliera del marco policial y judicial.

Quería tener un héroe, o más bien una heroína, como es el caso,

que no pudiera acudir a la policía para llevar a cabo su investigación

sin por ello renunciar

a que hubiera material para una investigación.

Así se me ocurrió este personaje,

una limpiadora cuyo trabajo es deshacerse de cadáveres

y borrar cualquier huella de crimen para distintos malhechores.

No para la policía.

Por eso, cuando le ocurre algo a ella,

Obviamente no puede acudir a la policía,

ahí empieza mi investigación.

-"Hijos de febrero" es la segunda de la serie de thriller

sobre Harry McCain,

situado en Glasgow, a principio de los 70

Empieza con el descubrimiento de un cadáver.

Un cadáver que resulta ser el de un jugador de futbol,

un jugador del Celtic.

Mientras la investigación continúa,

McCain descubre que no solo es un jugador del Celtic

sino que también es el futuro yerno del gáster más peligros de Glasgow.

-Mi nuevo libro en España es el segundo de la serie situada en...

Fue en 2010 cuando tuvimos aquella mundialmente erupción volcánica.

Aunque en Islandia tengamos luz diurna durante 24 horas al día,

en verano,

El cielo se oscureció por culpa del volcán.

Así que quería escribir sobre la oscuridad que existe

incluso en los días más luminosos.

Si tiro por la afición, ya lo tengo más o menos claro pero,

por ejemplo, últimamente, la no ficción,

que está basada en hechos reales está funcionando muy bien.

De hecho hay gente que se piensa que es un invento de hace poco,

pero el true crime tiene años.

En absoluto tiene nada de novedad.

Al final, el true crime es una investigación periodística,

que si está bien hecha, está bien hecha con mucho rigor.

O sea, que es periodismo

y su germen se remonta a los años 30 del siglo XIX

cuando se vendían por las calles de Inglaterra

hojas semanales sueltas,

que como su título indica, eran muy baratos,

era un penique, y era escabroso lo que sacaban,

sacaban noticias siempre de crímenes, muy sensacionalistas.

Luego ya derivo en las crónicas judiciales,

en juicios, sobre todo por delitos de sangre,

que se recogían primero en prensa y luego en libros.

Luego tuvo un boom de gran calidad en el siglo XX

En la primera mitad tuvieron a Rodolfo Walsh,

con "Operación masacre"

o Truman Capote, con "A sangre fría"

Que tuvo muchísimo éxito. Exacto.

Luego estuvo Janet Malcolm con "El periodista y el asesino";

más recientemente Emmanuel Carrére con "El adversario"

Ha habido grandes True crime.

En cualquier caso, de los últimos true crime que hayas leído,

¿nos destacas alguno?

He leído muy buenos true crime,

es un género ahora que está haciendo cosas muy interesantes,

pero yo recomendaría uno que me impresionó mucho:

"Devoradores de sombras", de Richard Lloyd Parry,

que era un corresponsal en Asia The Independent,

que siguió el caso de la desaparición del 2000 ó 2001, de una azafata,

que era británica y desapareció en las calles de Tokio,

y es un retrato fascinante de la sociedad japonesa

con todos sus claroscuros.

Quería abordar los dos grandes tabúes de la policía francesa.

Por un lado, la violencia policial,

que ya había sido documentada,

pero de la que quería proporcionar casos concretos y precisos.

Por otro lado, el malestar de los policías,

con unas condiciones de trabajo muy deterioradas,

quería tratar sobre los suicidios, la falta de medios,

o la insuficiencia de los equipos

que muchas veces los policías tienen que comprar con su propio dinero.

Trato todo esto en un reportaje

que está basado en una infiltración de seis meses,

en una misma comisaría de París.

Pasé el concurso de la policía como todo el mundo,

como cualquier otro candidato al cuerpo,

disimulé un poco mi pasado de periodista,

y luego me dejé llevar en la academia durante los tees meses de formación.

A continuación,

lo que hice fue seguir el comportamiento de los policías

con los que trabajaba,

porque considero que la infiltración es como coger un tren, en marcha.

Es decir evitar que se fijen en ti, ni para bien ni para mal.

Simplemente contar, mostrar la parte oculta del decorado,

lo que nunca podríamos llegar a ver sin un viaje subterráneo de este tipo.

Lo más difícil es convivir con la violencia permanente.

La violencia de las condiciones de trabajo,

porque la de policía es una profesión en la que se ve mucha miseria humana.

Yo soy periodista, no estoy aquí para hacer política,

no estoy aquí para decir como se tienen que hacer las cosas.

Mi trabajo es señalar lo que no funciona;

lo que no funciona por ejemplo, es la formación de los policías.

Yo salí de la academia con un permiso para llevar armas en la vía pública,

después de tan solo tres meses de formación,

también era el momento y el medio

para denunciar el comportamiento de ciertos policías.

Desi estoy muy feliz de tener otra vez en el programa,

para hablar además de true crime,

porque, yo creo que viven un momento especialmente dulce.

Exacto, sí, el true crime sobre todo a nivel de series,

en plataformas, series o miniseries.

Es verdad, que no es un género nuevo, que tienen mucha tradición,

pero yo creo que los últimos seis siete años

ha habido como una explosión,

y aparte va como variando y a encontrado distintos modelos.

Tengo la impresión de que esta moda de documentales

va un poco en paralelo a la moda ésta a nivel literario.

Lo que no sé si, de una manera casi exclusiva,

¿son adaptaciones de libros o hay de todo?

No siempre son adaptaciones de libros,

evidentemente, hay algunos que si que parten de un libro

en torno a la reconstrucción de un suceso de la crónica negra,

hay otros que aunque no estén basados en libros, en concreto,

lo utilizan como fuente de documentación,

pero fíjate que yo me atrevería a decir,

que este nuevo boom del docucrime o del true crime

parten más de internet.

Yo creo que un poco es una variación

o una amplificación un poco de la muda podcast sobre crímenes reales.

He elegido dos, que aunque no están basados en un libro en concreto,

giran en torno a sucesos que han dado pie a muchísimos libros

y que han generado mucha literatura.

Uno es "Acosador nocturno",

que gira en torno a un criminal

que cometió muchísimos asesinatos en California, en la década de los 80

y es un caso que ha generado muchísimos libros,

el último creo que hace como cuatro años o así.

Estos true crime que me comentabas han generado muchos libros,

pero hay alguno recientemente,

¿qué esté basado expresamente en un libro?

Hay uno que para mi es de los más interesantes

que se han estrenado últimamente, que se llama,

"El asesino sin rostro"

y es un true crime que está inspirado en un libro,

que tiene el mismo título, y que de hecho, está publicado aquí

y la autora es Michelle McNamara.

Es un caso muy particular,

porque la autora que falleció antes de que saliera el libro;

era como una escritora

y tenía como un blog en el que investigaba casos parecidos

Se obsesionó con dar con la identidad de un asesino,

que había cometido muchos crímenes entre los 70 y los 80 en California.

Entonces, el libro que ella escribe con toda la investigación

siguiendo todas las pistas en torno a este caso,

es clave, para que años después se pueda detener a este criminal.

Con lo que es interesante también,

porque el docu crime no solo reconstruye la historia del asesino

sino que añade una variable muy interesante

que es la propia obsesión de la autora del libro,

por el caso que estaba investigando.

Bueno, Antonio, demos por hecho que tengo claras ya las líneas generales

la ambientación, pero...

hemos de hablar del protagonista.

Qué hago, a ver, investigador, detective privado, policía,

hombre, mujer, asesino; porque opciones hay muchas.

Sin duda que hay muchas.

Yo creo que el investigador, ya sea un detective privado,

un policía o un civil. Sí.

Sigue funcionando muy bien,

porque al final representa la figura del lector.

Vemos a través de sus ojos, lo acompañamos,

y sigue siendo una carta estupenda.

Ahora bien, hoy en día,

hay que tener una protagonista femenina también, muy fuerte,

por cuestiones de paridad, de justicia,

pero también porque las mujeres leen muchísima novela negra.

Si además se le añade un rasgo peculiar,

un elemento de diferenciación, pues hombre,

aún lo venderás mejor y si no puede ser, más atractiva.

-No hay que descubrir demasiadas pistas

para averiguar que los grandes investigadores literarios

surgieron del país de la niebla.

Sherlock Holmes, creado por Arthur Conan Doyle,

tenía un arma poderosa: la deducción.

Mientras ese otro yo de Agatha Christie

prefería el juego del descarte.

Sin embargo, al otro lado del Atlántico,

los detectives se volvieron unos tipos duros.

Aunque sujetaran más tiempo la botella que cualquier otra arma.

Sam Spade, hijo de Dashiell Hammett y natural de San Francisco

es confundido a menudo con Philip Marlowe, de Los Ángeles

y de Raymnond Chandler.

¿El motivo? pues que los dos fueron interpretados por Humphrey Bogart.

La novela negra ha proporcionado sabuesos de todo tipo.

Pero a la hora de clasificar los crimines de la A a la Z

destaca Kinsey Millhone,

la detective del abecedario, creada por Sue Grafton.

Y es que está visto que las damas del crimen

brillan con luz propia.

P.D. James, te deslumbra con "El faro",

mientras que Ruth Rendell, consigue dejarte la "Carne trémula"

La temperatura también cuenta

a la hora de clasificar a estos investigadores;

los hay de sangre caliente como el jazzista Harry Bosch

de Michael Connelly.

La replicante tatuada, Bruna Husky, de Rosa Montero,

o la navarra, Amaia Salazar, de Dolores Redondo.

Y los que surgieron del frío.

Ahí está el espía Alex Lima, del añorado John Le Carré.

Y ya que estamos bajo cero, una advertencia;

no hay que fiarse de un apacible paisaje nevado,

ya que pronto quedará salpicado de sangre,

y entre los que acudirán a la escena del crimen,

encontraremos al inspector Wallander, de Henming Mankell,

o a la escritora, Erika Falk, de Camilla Lackberg.

Ahora bien, sin olvidarnos de aquella chica superdotada

de la cerilla y el bidón de gasolina del gran Stieg Larsson.

Queda claro que investigadores literarios

los hay a cientos.

Pero no cerraremos el listado sin constatar

que quien mejor supo empuñar el tenedor y el cuchillo

es Pepe Carvallo,

que nos descolocó a todos en su debut

con esta confesión:

Yo maté a Kennedy.

Antonio cómo crees que ha evolucionado el tema de la violencia

en general.

Lo digo porque tengo la impresión de que ahora,

es más difícil sorprender a los lectores más jóvenes

porque tienen el listón mucho más alto,

han visto ya mucha violencia en la literatura y en el cine.

Cierto.

Lo que sería una violencia física,

yo no he visto una escalada en los últimos años,

no creo que haya ido a más.

Es más, quizás se ha ido dulcificando con los años la violencia física.

¿La ves así? Quizá sí.

Estos son los problemas que acechan al género que están ahí ¿no?

Que se intenta no pisar callos.

Lo que si se mantiene, por eso, es la violencia psicológica,

porque esa si que está presente desde hace ya décadas.

Exacto. A medida que la violencia física ha bajado

quizá la violencia psicológica si que ha subido.

El género negro es muy permeable, es una esponga que absorbe mucho

lo que ocurre en la actualidad.

Lo que hay en la crónica negra etc.

Entonces, por ejemplo, la violencia domestica,

la violencia contra las mujeres es un tema

que se ha ido incorporando muchísimo en los últimos años.

Y estos abusos que se producen en el ámbito doméstico,

en el ámbito familiar,

tanto físicos, pero mucho más a nivel psicológico,

sin duda es una de las tendencias

que se ha explotado mucho en los últimos años,

es mi opinión, por eso hasta el abuso,

estamos ya casi en el colapso temático.

No sé si por eso podríamos destacar entre las grandes representantes

de la violencia psicológica a la grandiosa Patricia Highsmith.

Sin duda ha sido una de las grandes, un clásico, un referente absoluto

manejó como nadie la tensión psicológica,

si que había estallidos de violencia física, pero realmente,

el sustrato de sus libros, el alimento era crear esa tensión,

ese sin vivir, en el lector, esperando el momento

en el que se desencadenaría ese golpe de violencia,

y en esto, Patricia Highsmith, yo creo que es incomparable,

fue la mejor, sin duda.

-Estamos de celebración.

Este año se celebra el centenario de Patricia Highsmith,

una de las grandes de la novela negra.

Aunque lo más probable es que no hubiese invitado a nadie

a su fiesta de aniversario, porqué a Pagtricia Highsmith,

no le gustaba la gente.

En una ocasión ya afirmó;

"Mi imaginación funciona mucho mejor

cuando no tengo que hablar con la gente".

Prefería la compañía de los animales a la de las personas.

Llegó a tener seis gatos en casa

y trescientos caracoles en un criadero, en su jardín.

Y aunque era huraña, dicen, y que algo anisótropa,

conocía muy bien la psicología humana.

Sus personajes en algunas ocasiones algo sicópatas,

dan fe de ello inmensas historias de mentira, culpa y crimen,

que ponen en duda, que es lo que está bien y está mal.

Un buen ejemplo es Tom Ripley, dandi, falsificador, estafador

y asesino en serie.

Un antihéroe carismático al que dio vida en cinco novelas.

Acerca de Tom Ripley, la escritora dijo que,

"no se pueden hacer historias interesantes con imbéciles".

Patricia Highsmith fue una autora generosa.

Su legado consta de 22 novelas, ocho libros de cuentos, dietarios,

un ensayo sobre como escribir novelas de intriga

e incluso un libro de poesía infantil.

Su primera novela: "Extraños en un tren"

fue llevada al cine por Alfred Hitchcock,

con guión de Raymond Chandler,

después, seguirán muchas otras adaptaciones.

A día de hoy se pueden ver unas veinte series y películas

basadas en sus libros,

más las que tienen que venir.

Porque Patricia Highsmith

siempre será una gran creadora de historias.

Vemos mucho en los últimos años,

que grandes títulos de la novela negra y no tan grandes

acaban en el cine o en la televisión

parece ahora, que si no te adaptan, no eres nadie.

Es más, de hecho incluso,

uno tiene la sensación cuando lee según que libros

que ya se han escrito pensando directamente para llevarlos al cine.

El problema que ya se detectaba con el cine,

como intoxicaba muchas novelas, ahora se ha multiplicado

con la llegada de multitud de series criminales

a las plataformas televisivas.

Como dices, muchos escritores ya

tienen pensado antes que sean adaptados a la televisión

que llevar a cabo una novela de cierta dignidad.

Por eso, muchas incurren en un estilo pobrísimo, visual,

que se caen de las manos.

También he visto en tu libro qué, si al final me animo a escribirlo

debo tener mucho cuidado con la primera frase,

porque tu escribes,

que una buena novela negra se la juega en las primeras frases.

Cito el caso de "H. Kenichi" que era magnífico creando aperturas.

La primera frase de casi todas las novelas de "H. Kenichi"

era un clásico, era estupendo.

El te metía en la trama y tenías ganas de seguir,

tenemos el caso contario, Ted Lewis el autor de "Carter"

Una maravillosa novela adaptada al cine con Michael Caine,

y aquí publicada por Saharin,

que tiene quizás el peor arranque de la historia del genero,

que es la lluvia, llovía.

Después de esta frase que no pasaría de primero del primer taller.

En escritura creativa le habrían cateado.

Me parece genial.

Luego por eso consiguió hacer un novelón.

-Inicios menos desafortunados los que encontramos en estas novelas.

Tres novedades recientes

y tres que ya se han convertidos en clásicos.

Antonio, he decidido invitar a Andreu Martín

en este final de programa porqué, estaba pensando

que, si al final hubieras decidido poner en tu ensayo autores del país

seguro, que él estaría.

Hombre, Andreu Martín sería una presencia ineludible.

Yo siempre digo que es la leyenda. Es canónico.

Absolutamente canónico,

claro que estaría ahí, en un lugar destacadísimo.

Os he traído aquí, porque es evidente

que la historia de la novela negra está plagada de protagonistas

que están destrozados, divorciados, hechos polvo, alcoholizados.

Cuesta encontrar protagonistas que sean gente,

no sé si decir más sencilla, pero, optimistas.

siempre son personajes muy complicados.

Por ejemplo, tu acabas de publicar una nueva novela

y t personaje también es bastante complicado.

¿Quien es Fran Ascas?

Fran Ascas es un vecino de una escalera,

que es el vecino raro.

Es un tipo que no se mueve demasiado del barrio

porque, prefiere estar encerrado en su casa, dibujando comic

y claro, tiene el gran problema

que cuando en esa escalera asesinan a alguien

todo el mundo lo mira a él.

Me hace gracia, porqué tu dedicas un capítulo,

a los asesinos en serie, y resulta que tu protagonista

siente predilección por los asesinos en serie

porque tú, todo el rato en la novela aparecen digresiones en serie reales

Es que él es un asesino en serie vocacional,

mi protagonista es vocacional,

él es asesino en serie y quiere aprender.

él cree que tiene el ADN del asesino,

porque cree que su padre era asesino.

Pero es un señor, en fin, necesita una asistencia médica

que yo le he procurado en mi novela.

Es un tema recurrente, la novela negra

sobre todo de los últimos años.

Esto de los asesinos en serie.

Sí, se ha abusado hasta la extenuación

sobre el asesino en serie.

Yo creo además, que es la figura que más se ha pervertido,

se ha manipulado... de la historia del género negro.

Se ha tendido a un modelo de Hannibal Lecter,

el asesino en serie, el sicópata de Servan,

que son muy inteligentes, muy sibaritas.

En la realidad son gente muy vulgar,

que los acaban pillando, se ha demostrado,

porque comenten errores burdos,

y que luego al entrevistarlos son de encefalograma bastante plano.

-La cuestión que tienen los asesinos en serie

para los autores de novela policiaca,

es que son muy fáciles.

Es decir, te ahorras de pensar por qué mata, cómo mata,

que coartada se busca, como se investiga,

no, no es un señor que mata, porque sí.

Y a un desconocido, porque sí.

Entonces, ahí se ve capaz de lanzarse a eso.

Os voy a poner en un compromiso ahora hay que mojarse.

¿Cuál sería desde vuestro punto de vista

o la novela o el autor de género negro

que más se acerca a la perfección?

Yo no hablaría tanto de autores,

porque los autores tarde o temprano escribimos una novela

que no vale la pena,

siempre hay que hablar de la obra.

Y la obra "Deuda de sangre" de Michael Connelly,

desde mi punto de vista, es la que combina mejor,

aquel...

Mis dos desiderátum: la novela negra,

que tiene denuncia que tiene crítica social,

pero a la vez,

ese mecanismo de relojería que siempre es mi desafío personal.

Antonio.

En mi pedestal, digamos, en mi top estaría un superclásico

como Raymond Chandler,

todas las novelas de Philip Marlowe, que reconozco qué,

quizás no son perfectas en el sentido,

sobre todo que había muchos agujeros en la trama,

pero creo qué, por combinación de factores,

como por ejemplo, de un detective carismático, seductor, cínico;

en una habitación de Los Ángeles años 30, años 40 espectacular.

Tramas, que tiraban de muchos hilos, muy complejas.

Y además, la combinación de trama

pero también un estilo, uno tiene una clase aquella escritura

una prosa elaborada que creo que dignificó

y elaboró el género, lo potenció muchísimo.

Después de todos los nombres que han salido

a lo largo de este programa y de las claves,

me parece que lo de escribir una novela negra lo voy a dejar

para más adelante, voy a seguir con mi condición de lector,

que me permite disfrutar mucho de este género que es fantástico.

Tu siempre piensa que el escritor y el lector

no es que vengan uno del otro y vengan de la mano

es que son completamente opuestos,

son las dos caras,

de una misma moneda o incluso de monedas distintas.

Antonio, seguro que el coche lo has aparcado por aquí.

¿Pero lo has aparcado en esta planta o en otra?

Subtitulado por, María Sánchez Grano de Oro

Página dos - Especial novela negra

02 mar 2021

Programas completos (517)
Clips

Los últimos 1.800 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios