Enlaces accesibilidad

Concha Márquez Piquer y Curro Romero, del amor al odio

  • Se casaron muy jóvenes y tuvieron dos hijas: Concha y Coral
  • Se divorciaron tras diecisiete años de matrimonio
  • Coral Romero falleció a los 19 años en un accidente de coche
  • Descubre más en Corazón y tendencias

Por
Lazos de sangre - Concha Márquez Piquer y Curro Romero, del amor al odio

Concha Márquez Piquer y Curro Romero se conocieron cuando ella tenía 15 años, ambos se enamoraron del otro a primera vista. Se casaron cuando Concha cumplió 17 años, pero después de dos hijas y muchos desplantes entre ambos se divorciaron. Así hemos recordado su historia de amor y disputas en el documental de Lazos de sangre.

Amor a primera vista

Concha Márquez Piquer vivía con sus padres en un piso de Gran Vía, cuando al salir de su portal se encontró con un joven torero que triunfaba en aquel momento y le causó tal impresión que le dijo a su madre: "He encontrado al amor de mi vida". Ella solo tenía 15 años cuando se produjo ese encuentro y entre ambos se llevaban doce años. Por eso su madre, Concha Piquer, decidió enviarla durante tres años a Europa para conocer otros lugares como Inglaterra o Suiza e intentar alejarla de Curro y de ese amor tan prematuro. 

Sin embargo, cuando volvió a España ella seguía igual de enamorada del torero, entonces ocurrió lo inevitable: el 26 de octubre de 1962 la pareja se casó en la Iglesia de los Jerónimos de Madrid. Un enlace que congregó a las puertas a miles de personas para ver a todos aquellos personajes míticos de la época como Antonio Márquez, torero y padre de Concha Márquez, la cantante Concha Piquer, Lola Flores o los propios novios... 

Problemas desde el inicio

A pesar del profundo amor que sentían, la pareja tuvo problemas desde el inicio. Concha sufría mucho por la profesión de Curro pero no podía evitar acudir a las plazas de toros para verle torear, ya que según ella misma "era más doloroso esperar en casa una llamada" para confirmar que todo había salido bien. En aquel momento las corridas de toros solo le producían preocupación por su pareja, pero años más tarde acabarían dándole verdaderos dolores de cabeza.

Mientras que a Concha le producía sufrimiento ver a Curro torear, al torero no le gustaba que su mujer siguiese los pasos de su madre y se dedicase a la canción. Fue él quien le dio un ultimátum, algo que ella misma confirmó tiempo después: "Me dio un ultimátum pero yo lo esquivé", así la cantante pudo debutar en 1970 cuando ya llevaba siete años casada y había tenido a sus dos primeras hijas: Concha y Coral.

Pioneros en el divorcio

Diecisiete años después, la misma edad a la que ella se casó, la pareja tenía una crisis matrimonial que les separaría para siempre. Curro Romero hacía, a veces, vida de soltero. Se iba a torear una tarde y no volvía a su casa hasta tres o cuatro días después. Cansada de esa actitud y esos desplantes, Concha le llegó a advertir: "En esta cama no vas a volver a dormir conmigo".

La separación legal llegaría en 1982, meses después de que se aprobrara la Ley del Divorcio en España.

En aquel momento las disputas entre ambos ocuparon muchos de los debates de la crónica social, estaban en boca de todos, sobre todo por las supuestas infidelidades que había por ambas partes. 

Una tragedia les cambió la vida

No volvieron a hablarse hasta 1986, cuando una tragedia golpeó a la familia: la muerte de su hija, Coral Romero. La joven había iniciado ese mismo año su carrera musical junto al grupo 'Avenida pasión' del que era vocalista, pero tuvo un accidente de tráfico en Tennessee (Estados Unidos) que acabó con su vida. 

Coral Romero: un triunfo breve y una tragedia familiar

Nueva vida

Ambos volvieron a encontrar el amor, Concha Márquez con el actor Ramiro Oliveros, con quien tuvo a su tercera hija, Iris. Y el torero con su amiga de toda la vida, Carmen Tello. Tanto Concha como Curro han encontrado las estabilidad con sus actuales parejas, un amor más sosegado que les ha dado mucha paz. Ramiro Oliveros le ha dedicado una palabras a la ex pareja de su mujer en el documental: "Lo único que pienso de ese señor, es que tengo una gran deuda de gratitud con él. Si él no la hubiera dejado ir, yo no hubiera encontrado a la mujer de mi vida". 

Concha Márquez Piquer y Ramiro Oliveros, los inseparables