Enlaces accesibilidad
Lazos de sangre

¿Qué le dijo Carmen Sevilla a Rocío Carrasco en el velatorio de Rocío Jurado?

  • La hija de la cantante vuelve a TVE, donde su carrera en los medios comenzó
  • Lazos de sangre analizó de forma extensa la vida de Carmen Sevilla
  • Al ver las imágenes del velatorio: "Son muy tiernas, pero para mí son muy duras"

Por
Lazos de sangre - Carmen Sevilla y Rocío Jurado. Rocío Carrasco cuenta su relación

Rocío Carrasco, nueva colaboradora de El debate de Lazos de Sangre, se emocionó al recordar a su madre y a Carmen Sevilla. Durante el documental se vieron imágenes del funeral de Rocío Jurado y, en palabras de su hija: "Las imágenes son muy tiernas, pero para mí son muy duras". En ese momento Rocío Carrasco desveló lo que le dijo Carmen Sevilla al oído cuando fue a consolarla: "Se nos ha ido muy pronto, pero contigo estará siempre".

No recomendado para menores de 12 años  Lazos de sangre - El debate - Carmen Sevilla - ver ahora
Transcripción completa

Buenos noches, estoy muy emocionado,

yo creo que todos nosotros, pero para mí, las estrellas

brillan siempre el Carmen nos sigue dando luz y alegría.

Sin palabras.

-Hay que explicar quién es Moncho Ferrer.

Ha sido un amigo muy fiel Ferrer.

Estamos en directo, vamos a constatar todo,

Estamos en directo, vamos a constatar todo,

pero en este momento,

las fotos que estamos viendo ahora mismo los ha cedido

exclusivamente Moncho Ferrer.

-Son familia prácticamente.

Una hora menos en Canarias, la primera pregunta es esta,

vosotros consideráis que esa decisión de Augusto Algueró

hijo de no permitir que se ve a su madre

en el estado en el que pueda encontrase por el primer

es correcta, o más bien,

¿o ha provocando el efecto contrario?

Quienes que no conozcan la enfermedad es difícil

de contestar a esa pregunta. Conozco esa residencia,

le propusieron que saliera de su habitación,

a que Carmen saliera, que estuviera con otros enfermos, porque,

no se sabe dónde sale la mente, tiene mucho miedo que una persona

de las que están pueda hacer fotos.

Hubo una persona al que le hizo fotos.

Rocío, me gusta saber tu opinión sobre esa decisión.

Entiendo muy bien que Augusto

no quiere que a su madre, que a Carmen Sevilla,

la novia de España y que nadie la recuerde como ella hasta ahora,

es totalmente legítimo que él,

como su hijo y su responsable quiere dejar el recuerdo

de todos nosotros que ver Carmen Sevilla como Carmen Sevilla,

no como el resto del periodo.

Jaime Peñafiel.

Ver la mirada perdida,

sobre quien eres, es una medida muy buena.

-No voy a hablar de ella en pasado,

ni cuando ocurra nada,

hay que recordar a Carmen como es.

-Hay una razón más importante, yo creo, es muy importante.

-La enfermedad en sí misma.

-Desde el punto de vista terapéutica.

Quienes las hemos vivido de cerca,

y el madre lo ha tenido,

estos enfermos lo pasan mal, cuando intentan recordar...

No conviene tener cerca a amigos.

-Van perdiendo la memoria como comer...

Si pudiéramos ver la existencia de esa fotografía

y la poca humanidad de la persona que lo ha tomado...

Ninguna revista las quiso comprar.

Me parecen muy bien.

Este documental tiene muchas aristas,

sombras y luces de Carmen Sevilla, pero también los hombres de su vida,

su padre, sus dos maridos, incluso actores y directores

han marcado sus pasos.

¿Quién elige la vida de Carmen?

Carmen de España, Manola.

Carmen de España, valiente.

Es una enamorada de mi trabajo, de mi profesión.

Casada, muy casada, perezosa, salvaje.

-Algunas veces a remolque,

no siempre hizo lo que quiso.

Amor, amor...

No sé hasta qué punto o si la vida la escogió a ella

o ella la escogió.

Si le ayudaron a elegir las cosas que la hicieron diferente.

Empezó haciendo su vida lo que a ella le gustaba,

lo que le hacía feliz y para lo que ha nacido Carmen Sevilla.

-Marcada por la época y la educación que recibe,

y por la España de la posguerra negra de este país,

en que la mujer era un cero a la izquierda,

y ella se sobrepone a todo eso, logra ser ella misma,

y no puede evitar estar marcada por la forma de tratar a las mujeres.

Te tenías que casar virgen... Carlos.

Con Carmen Sevilla pasó una cosa muy rara,

no se sabe por qué la adoraba Franco, escribieron un libro

sobre su vida, y no sé por qué me han dicho franquista,

pero ella es la artista española que más fue a hacer

de las gracias al señor Franco, incluso hizo algunas cosas

muy crueles, como si no le gustaba la foto de la le gustaba,

iba a Fraga Iribarne...

Usted, a esta persona que me ha hecho una foto mala,

fastidiarlo.

-Tenía que ver con Augusto Algueró.

-Con el fotógrafo que tenía ver con la Augusto Algueró.

-Todavía no habían hecho el amor, pero estaban en la misma casa.

Alaska, la mujer que te llamó la atención

no te imaginabas este tipo de situación.

Algunas facetas de Carmen

estaba por llegar.

Todas estas mujeres que viajan, sin hablar inglés,

con giras de seis meses,

cuidado, que tuviese su temperamento, pero no eras tonta.

-En aquel momento, fueron unas adelantadas.

Como tu madre, como Lola, fueron unas adelantadas.

-Una de las mujeres más queridas de España.

Todas las clases adoraban a Carmen. Era la bondad personificada.

-Y la belleza.

¿Era feliz con las situaciones que tuvo que vivir?

Hasta que llegó Vicente Patuel, no.

Así nos lo ha confesado. Hasta en el momento

que se cree que es una mujer completa, lo cuenta repetidamente,

si no hubiera existido Vicente Patuel,

no me han interesado nunca los hombres.

-Uno es la profesional y otro es lo sentimental.

En lo sentimental no fue feliz con Augusto o Algueró.

Estuvo enamorada de Carlos.

-Pero al final,

ella ha sido feliz en su vida,

porque ha desempeñado lo que es querido hacer siempre,

incluso esa supuesta infelicidad amorosa,

yo digo siempre que los artistas hacen reponer en la balanza

las cosas que tienen que sacrificar y su profesión.

Ella siempre le ha pesado su profesión más,

y ha sido feliz, porque ha sido su vida.

Yo tengo mis dudas.

Por la balanza, ese tipo de divas,

María del Carmen García Galisteo, siente la llamada de la farándula,

graciosa, con una belleza increíble,

solo tiene el handicap de ser de una familia conservadora.

La aplastante lógica de Estrellita Castro

le ayudará a conseguir su objetivo.

Cuando pasa por el puerto, caminito de Jerez.

El día que Estrellita Castro que descubre Carmen Sevilla,

le invita a subir y bailar las sevillanas.

-Bailé mis sevillanas.

-Estrellita Castro le ve baila,

y de la gracia incalculable de Carmen Sevilla,

y quiere ficharla.

El padre duda. Estrellita Castro le convenció que si va a ser puta,

va a ser igual detrás de un mostrador

que detrás de un escenario.

-Se me pusieron los pelos de punta.

-El mayor de los secretos.

(Música)

Jaime Peñafiel, más adelante

vamos a hablar de esa boda con Vicente Patuel.

En la primera boda se casó enamorada,

pero Augusto Algueró la empezó a engañar.

Me parece brillante, no me lo cuentes ahora,

quiero que me lo cuentes más adelante, por favor,

cuando hablemos de esta moda y esta exclusiva increíble

que organizasteis.

Agustín, en esta tesitura,

tu compañera fue feliz,

¿encontró esa satisfacción?

Ella estaba muy por encima de la mujer media de este país,

ha sido feliz comparada con cualquier otra persona

que se haya criado en su época. Dentro de todo esto, era una mujer

que tenía unas convicciones con una habilidad artística,

y se hizo una especie de pelota, un pequeño lío,

y a veces eso lo tenía muy claro.

-Las contradicciones de cualquier artista,

sobre todo si es mujer y tiene hijos.

Me voy seis meses a América, dejo a mis hijos, qué ha pasado,

me lo he perdido por ser madre...

Cuando muere Patuel, se podría haber derrumbado, no se derrumba,

disfrutar enormemente con su vida profesional.

-Ella no quería perder la virginidad.

Que algunos la tocaban demasiado,

pero nunca permitió que la penetraran. Nunca.

A pesar de estas convicciones...

Jaime, me hubiera encantado tener ese poder de decisión,

esas convicciones, pero me parece que es el punto

que queremos discutir aquí, educada de forma muy conservadora,

rompió moldes. conservadora, rompió moldes.

Figuras como Carmen Sevilla y como otras mujeres un poco más

para atrás, un poco más para atrás,...

Como tu madre, unos años después.

Somos el principio de las mujeres que somos hoy.

Ella tendría sus convicciones, para ella misma,

o sus pensamientos, sus creencias religiosas...

-Sus convicciones la condiciona a la hora de entregarse

al hombre que quiere, que era Augusto Algueró.

-Por el momento que vive.

-Lo ha escrito siempre.

La historia de Augusto Algueró no le gusta absolutamente nada.

-Por cómo se desarrolla.

No fue capaz de hacerle feliz,

no porque las mujeres en aquella época

pensaba que habría que hacerle feliz a los hombres,

estaba condicionada por el sexo.

La noche de bodas para ella fue un tormento.

Estaba condicionada, para intentar entenderlo,

estaba condicionada por su educación,

y al mismo tiempo era un símbolo sexual que no podía ser sexual.

Se había reservado para ese día, para ese hombre,

que la convierte en su esposa,

habiendo conocido a los hombres más atractivos del mundo

del cine internacional... Todos.

Cantinflas se volvió loco por ella.

No les dejaba, se daba besos, pero no pasaban por ahí.

Se mantuvo fiel a eso.

El otro era un experto Augusto Algueró,

que creía que se va a encontrar con la mujer experta

en el manejo de este tipo, y no, no sabía nada de nada.

Eso la hizo muy desgraciada.

Ella era una ovejita.

Se iba con otras mujeres porque no encontraba en su casa...

A pesar de todo esto,

la imagen y la construcción de Carmen Sevilla

es una mujer que está avanzando en un mundo con muchos obstáculos.

El documento final de Augusto Algueró,

de esas distintas Cármenes,

la primera novela de España,

con la que ya son películas más simpáticas,

era guapísima, pero la carga erótica era esta.

Y luego el momento cuando Augusto Algueró

la convierte en una cantante de pop o un género

que no es el primero que lo cultiva, se convierte en otra cosa,

y pasan algunas escenas que enseña un hombro o una pierna.

-Recatadamente.

Todas estas cosas de modernidad y el ambiente del mundo

del espectáculo no parece corromperla,

pero sigue rompiendo esquemas, o por lo menos,

hasta donde ella puede ver.

Era la que visitaba a los militares.

-Carmen Sevilla, la segunda bandera de paracaidistas,

despierta a los ánimos de los soldados.

-En lariada, con la radio, y cantaba.

-Carmen Sevilla se dispone a subir a bordo

para dirigirse a Buenos Aires para hacer una gira

de los diversos países de la América española.

-¿Cuándo va a venir Carmen Sevilla?

-Acabo de venir de Buenos Aires, una temporada pequeña,

pero estoy emocionada de la acogida que tuvo.

-Cuando apareció la televisión, anunciaba Phillips.

Una persona omnipresente.

¿Qué tal estas imágenes, recuperarlas,

es una mujer que se cuela no solo los corazones del público,

y también el de sus compañeras,

en la gente que se rodea, el vínculo con Lola Flores

desde su adolescencia...

La ideas que se convierte en la novia de España,

¿no llegó más lejos porque no pudo?

-No se pudo llegar en este país.

Porque no quiso.

Con uno con los mejores directores de izquierda.

Cantaba sin saber cantar demasiado, quien me iba a decir a mí,

solo bailaba al principio, era famosa por bailar.

Con Augusto Algueró, la mete a cantar.

-Porque no quiso, porque si Carmen hubiera cogido ese contrato

en el documental de cinco años cinco años, Carmen Sevilla sería

una estrella internacional. No quiso.

Rocío, la primera persona que tuvo un contrato de 1.000.000 ,

una cosa muy difícil para una mujer.

¿Qué la pudo hacer venir a España, o tomar esa decisión?

Por el vínculo que tenía con España, por su forma de ser.

No estoy tan de acuerdo con la educación,

estoy con el sentir de cada uno.

Allí no hay educación, uno siempre de una manera o de otra.

-La educación te marca.

Se salió de los esquemas.

-En América, triunfaba la chunga,

un escándalo de lo guapa,

bailar descalza, Lola Flores, tu madre...

Se sale de esto, se presenta con una rubia, guapísima,

no sabe hablar inglés, les volvió locos a todos.

Era muy espiritual,

y les volvió locos a Frank Sinatra...

Era un producto perfecto para la época.

Sigue pasando hoy en día,

muchas veces en revistas de actores o actrices actuales,

ella tiene una estela abierta, que abrieron todas ellas,

con Hollywood y con América,

es otra historia,

pero hay actores y actrices que hacer una película en Hollywood,

y luego regresan, y otros no regresan.

Es una opción personal.

-A igual que hizo Antonio Banderas,

el sacrificio no lo quiso hacer, en España ganaba mucho dinero.

-Te encuentras con amigos, comer la comida que te gusta...

-Un nombre muy conocido con la que estuvo a punto de casarse,

con el piso de la Castellana,

es muy poco conocido en su biografía,

será la mujer con la que iba a contraer matrimonio,

de familia adinerada de Madrid,

y le puso la parte del piso de la Castellana.

¿Por qué se rompió?

-Porque quería casarse y ella no lo tenía claro,

había conocido a Augusto Algueró,

y había dado una cantidad para el piso,

y quiere al otro, y luego se compra ella el piso.

-El hombre de su vida.

Estaba muy frustrada, era mujer de un solo hombre.

-Será el primer hombre que la retiró de los hombres,

porque tenía la cabeza que todos vuelvan a hacer lo mismo.

Mira las cositas que recordaba,

hace una película Carmen Sevilla que pasa en un barrio,

y Augusto Algueró dice que vaya a su amante de aquel momento,

un actriz joven que estaba,

y se tragó toda la película,

sabiendo que estaba en el camerino.

Muy profesional, lo aguanto por la película.

Me permito llegar a la relación tan extraordinaria

con otras grandes compañeras con unas carreras

igual que interesantes, como con Lola Flores.

Desde la adolescencia, una vista increíble.

Le envidiaba, como hemos visto en el documental,

a partes iguales.

Carmen y Sara Montiel comparten protagonismo, son rivales,

son las dos divas más importantes de este país.

-La única que parecía que no íbamos a matar y pelear

no sé si te acordarás, con Sara Montiel,

con la violetera.

-Carmen tenía una ilusión enorme.

-Se la quitamos la Sevilla.

Te amaré toda la vida.

Carmen Sevilla y Lola Flores tienen una amistad importante,

porque va a la academia que abre su padre, cuando son dos niñas.

-Es una gran mujer tremendamente luchadora.

-Le gustaba la forma de vivir de Lola Flores.

-La leona de Castilla.

-Vivir sin miedo.

Le gustaba vivir sin miedo.

Rocío decía al principio

que se combinaban en las fiestas de Año Nuevo.

Carmen Sevilla era la famosa de verdad,

la carrera de Sara Montiel va después.

Cuando va a México,

le dice que tengo una historia que se llama "La violetera",

y Carmen Sevilla dice que la va a montar,

y va a montar una pelea con un gato, ya lo hemos visto, en el documental,

y al caso servir para hacer "La violetera",

el Carmen.

No eran amigas, eran rivales.

El señor Benito dice que quiere a Sara Montiel,

y a Carmen Sevilla dice que se ha quedado,

y Sara Montiel da dinero. Se llevaban bien,

pero estaría un poco de inquina.

Esta cosa de respeto profesional entre ellas.

Yo creo que los grandes empresas respetan entre sí.

Tu mamá.

Todo esto, no se habla mal de sus compañeras, le ponían el camerino.

Con un cartelito.

Cuando algo después de un concierto,

tú y fulanita...

Se prohíbe hablar de las compañeras.

¿Había envidia de la vida más alocada?

Como era una mujer libre,

a pesar de lo que hemos ido contando entre comillas es lo desgraciada

que era, a Lola le habría pasado lo mismo,

su marido le había hecho lo mismo, pero Lola salió a la calle

y también lo contaba así. Encima, lo contaba.

Era otra forma.

Se habían criado en el mismo ambiente y con el mismo Franco.

-El que las mujeres se pudieran casar

se pudieran causar, el aborto,

de aquella época, Lola defendió todo aquello,

y de enfrentarse a situaciones muy complicadas.

Lola fue un adelantado a su tiempo como ninguna otra, luego y tu madre,

pero fueron las dos. Carmen no era así.

Me gustaría que recojas la idea de que realmente,

estas mujeres empiezan toda la lucha que se sigue sosteniendo.

Siempre he defendido que mujeres como Carmen y Lola o mi madre,

son el principio de la mujer de hoy. Han luchado, han reivindicado,

con su forma de vivir,

con su forma de expresarse, con todo su arte también.

Alaska, hablando de estas amistades,

me gustaría que vierais lo que hemos encontrado

en los archivos de TVE.

Además de cantar a lo Rocío Jurado,

canta como las folclóricas.

-Muchas canciones de Carmen Sevilla.

Coplas, coplas...

Ganas me dan de cantar o hablar, o hablar,

ganas me dan de cantar.

Para ti, Carmen.

La estaba echando de menos.

Esta vieja canción de coplas.

-No me ha salido bien, porque me sale la Jurado,

pero Carmen, cada vez que me oye, se mete conmigo.

Bravo.

Qué sentido del humor,

porque en realidad, está haciendo una imitación...

Es una gran imitadora.

Estrellita Castro, la niña de los peines,

Lola, Carmen Sevilla, Nati Mistral,

te tirabas al suelo.

Cambiaba del registro y el color de la voz,

ahora me ha salido "La jurado".

-Ha sido la que mejor ha cantado.

Además de cantar,

lo que vieron "Azabache", no se puede subir más.

Son grandes momentos, lo que estaba haciendo Rocío Jurado,

es cosa de que soy sexy, pero no,

lo que estamos hablando de Carmen Sevilla.

También tengo que decir que es increíble que estáis

con el mismo peinado por el momento que estáis juntos, es fantástico.

Después de estos momentos tan bonitos,

es el momento de desvelar lo que es eso que Carmen Sevilla

te dijo al oído en ese momento tan terrible.

Carmen se acercó y me dijo:

"Se nos ha ido muy pronto, pero contigo estará siempre".

En ese momento, no me reconforta para nada,

como nadie que pierde a un ser querido,

nada reconforta,

pero en esos momentos, cada vez que pasa el tiempo,

hay cosas que te crean poso y otras que no

en ese mismo momento, y eso fue una de ellas,

y por eso dice qué razón tiene esa mujer,

se fue de pronto, y contigo estará siempre.

Habría que pasar mucho tiempo para comprenderlo.

Carmen siempre tuvo una amargura siempre

y antepuso sobre su profesión a la maternidad.

Los dos abortos lo antepuso con su trabajo,

y le amargó la vida.

Entonces, abortar era un delito.

Justamente, viendo la imagen de ese momento,

besa a Fidel, te esta hablando como una madre a su hija.

A ella la recuerdo como una inmensa ternura,

he escuchado a mi madre decirle que era muy humana, es decir,

tenía un humanismo increíble, y es eso,

lo que percibí su momento,

ella me hizo la señal de la cruz en la frente, que eso es muy madre,

muy de protección. Bueno, pues...

¿Te reconfortan esas palabras?

He comprendido que es verdad. Hace tiempo que lo comprendí,

pero allí estaba.

Siempre contigo.

Es lo bello de la frase,

se ha ido muy pronto, pero estará contigo siempre.

Una edad no es lo mismo,

que da entender lo que quiere decir la verdad.

Es de una sabiduría.

En momento del destape,

Carmen es una montaña rusa,

y la diva más católica del país juega poderosamente con ese género,

y consigue levantar la polémica.

Coquetea con del destape un poco,

porque hasta en el destape es recatada, pero lo hace

como un acto de rebeldía.

-La primera película...

(Música)

-Se vengó un poco de Augusto Algueró y sus infidelidades,

porque no le gustaba nada.

-Era toleradas para todos.

Cuando el destape un poquito, se armó la gorda.

-No es una niña de 19 años,

una mujer, que enseña,

que se secuestró una revista por unas fotos,

es impensable,

pero esto es predestape, es la antesala, a principios de los 70.

-Hacían dos versiones.

Era por los productores del momento o los maridos.

A ella le encantaba enseñar la carne.

Con todos los complejos que habría tenido,

una de las que podría elegir, y no se acuerda de las películas,

salió bastante desnuda, de espaldas, de enterita.

Eran realizadores muy buenos, y no les dijo nunca que no,

no salió más desnuda porque no se podía.

En ese momento no se podía desarrollar el cuerpo de mujer.

De todo lo que tengo, enseño la mitad,

una canción de Sara Montiel, pero es una gran belleza,

bajando esas escaleras,

¿pero quién es capaz de resistirse a esta mujer?

Impresionar la gran pantalla, entre sus admiradores,

grandes actores internacionales.

Es símbolo de pureza, pero no impide que tengan sus noviazgos

y coqueteos.

¿Qué le ha dado los hombres?

-Ingenuidad, una ingenuidad pícara,

un misterio que no quería,

que no me dejaba, y que los ponía a tope.

-Ha tenido un freno.

-Marlon Brando estuvo enamorado de Carmen Sevilla,

también Frank Sinatra...

-Charlton Heston, Vittorio de Sica, Paco Rabal,

Luis Mariano...

-En la rodaje de la película, Carmen Sevilla y Charlton Heston

tienen una escena de amor donde tienen que darse un beso.

-Esto no está.

Esto no está en el guion.

-La cosa más complicada que se ha hecho nunca de la vida.

Se me pusieron los pelos de punta.

El mayor de los secretos.

(Música)

La boda con Vicente Patuel,

una exclusiva que nunca será con todo,

y que lo vas a contar aquí, Jaime Peñafiel.

Un poco suicida, arriesgue.

Todavía no se habían divorciado.

¿Qué no pasó en esa boda?

Pasó de todo. Queremos saber, pero desde luego,

todavía no está divorciado Vicente Patuel, es muy fuerte,

tenemos que recuperar esta historia de esta gente, estos amores,

la capacidad de me dejo tocar...

Cuando me espabile,

ya te lo diré, y se espabiló.

Siempre mantuvo esa tensión sexual.

No tuvo romances en serio.

Los demás, besitos, pero era muy de la época.

Llegar a más, ya la otra cosa.

Los caballeros podría llegar a más.

Algueró, con todas, Bárbara Rey, Blanca Estrada,

se lo pasó en grande.

Cuando Carmen llega a su primer matrimonio ya tiene 30 años, ¿eh?

No es una niña con 18 años,

y con esta capacidad de mantener lo que ella considera

que tiene que mantener.

Con una filmografía y una discografía.

Independientemente de lo económico,

que le otorga la libertad. No dependía de ningún hombre.

Lo hicieron todas ellas también.

Claramente, los hombres, verdaderamente, no decidían tanto.

Carmen sabía, es consciente de las armas que tenía,

y hacia lo que quería con quien quería, y porque podía,

porque ya lo valía.

-Hay personas que son más activos y otros menos.

A lo mejor, platónicamente.

-No era tanto la educación,

más la forma de ser, porque una persona

la puedes educar de otra forma más adelantado,

y por su convicción,

tener otro pensamiento.

-Tú has vivido en libertad.

-Las mujeres todas distintas entre ellas que no eran como Carmen,

y venían de los mismos condicionantes,

pero el carácter es diferente en cada una.

-Cantinflas le regala un anillo porque quería casarse con ella.

Un brillante que no te puedes ni imaginar,

y duda y devolvérselo.

Lola Flores le dice que se va a llegar a más, se lo devuelves,

pero si a mí me lo dicen, me quedo con el anillo.

Eran dos formas de pensar.

Rosa, por eso te hablamos, ella ha dicho que ha pedido,

va enumerando los hombres,

como si fueran diamantes,

no sé si repente algún hombre que se nos puedan escapar,

que los pueda sorprender.

Ricardo Fuster,

que era un empresario español,

que creyó que se iba a casar con ella,

una entrada para un piso en la Castellana,

pero ella se enamora de Augusto Algueró, y rompen.

Ella compra al piso de la Castellana.

-Cogerse la manita nada más,

hasta Augusto no,

hasta que no me enamoro, esto es para mí y para la persona.

Qué buen colaborador eres,

hasta que Augusto Algueró, la novia de España

se casa con el compositor de la banda sonora,

con permiso de Alaska, de este país,

un matrimonio que pronto deja de funcionar, y fue Augusto

el hombre que más le ha hecho sufrir.

Augusto era una gran persona,

pero era muy mujeriego.

-Noelia, de Bravo, menuda vida me dio.

-La realidad existió, y la compuso su marido.

-Cuenta sus deseos en toda su historia.

-Mejor que la pregunta

cuando hace las canciones a Ornella Muti; a lo mejor piensa eso.

-Se contaba que Augusto Algueró quedaba con Ornela

no solamente para hablar de melodías.

La boda de Augusto Algueró y Carmen Sevilla fue la boda de la época.

-La novia hace su entrada en el centro,

de la mano de su padre y padrino.

-Lo que más me gustó de la boda fue el traje.

-Carmen fue de esas mujeres de aquella época

que estaban enganchadas al hombre que las hiciera sufrir.

Hay personas que están muy enamoradas

del hombre que las maltrata.

Guardando las distancias.

Son personas muy importantes que están enganchadas

a un hombre que les hace sufrir con infidelidades.

-Carmen no era una mujer de la época,

porque a ver, cuéntame tu qué mujer de esa época sale en TV

diciendo que le pregunte al marido por Ornela.

No era una mujer de la época,

y lo que más gustó la boda fue el vestido, pues...

Ya lo ha dicho todo.

Hasta que Lady Di dice que su matrimonio

había tres personas no ha habido una franqueza como la de Carmen Sevilla.

Para eso está la hemeroteca, eran muy francas estas tipo de personas.

Todos han hablado del día que se levantaban enfadadas,

se levantaban felices, está en la hemeroteca de este país.

(HABLAN A LA VEZ)

-Una cosa como fan,

a favor de Augusto,

el marido que una quería tener, pero era un estereotipo muy atractivo.

En ese momento, la imagen era moderna,

el compositor de los éxitos de la época, sabía llevarlo,

sabía conversar, sabía vender el producto,

era una pareja perfecto visto desde fuera,

pero cuando dices que es tan simpático, pero para marido, no,

pero Augusto Algueró es una figura.

Augusto Algueró tiene un look como una mezcla de Mastroianni de...

Un poco como Cromañón.

Pero muy ibérico,

a lo mejor era eso,

y le permitió escribir estas canciones tan divinas.

Era muy seductor.

Los artistas toman cosas prestadas de sus propias vidas.

Al final, yo creo que todos los compositores,

todos los escritores en algún momento,

todos los componentes de la un momento,

cantado, compuesto o escrito algo que es de su vida,

se reflejaba en el arte.

Marilyn Monroe y Arthur Miller.

Los celos se convierten en una persona más en fantástica relación

de Augusto Algueró y Carmen Sevilla, al regresar,

estarán muy presentes estos conflictos.

Augusto Algueró tenía ciertos

celos del gran tirón erótico o sentimental

o incluso sexual de Carmen.

El llegó a cronometrar los besos de Carmen Sevilla

en algunas películas.

-Tengo las memorias de Adolfo Marsillach,

cuando tenía que besar a Carmen,

Augusto Algueró se ponía por detrás para medir la duración y longitud

del contacto de nuestros labios.

Blanca Marsillach, muy especial.

Jaime, Rosalía y Agustín, los celos, en el fondo es una

de las principales armas para hacer daño,

¿pero no crees que la cierta ignorancia o falta de preparación

hacía más factible de las parejas que existiera esta capacidad

de sufrimiento?

La engañaba con las putas de la Gran Vía.

No se podía desenganchar de aquel hombre. Tenía encanto, inteligencia.

Tenían un hijo en común, a lo mejor...

No, no era para el matrimonio.

No estamos contando nada, fue el tema de la cama.

Lo contaba ella.

Yo no sabía nada y el sabía mucho,

parecía que la cosa no iba por ahí,

buscaba en otro sitio,

en vez de explicarle cómo era la cosa,

y eso lo encontró con Vincente.

Con Vincente ella era una mujer madura,

no podía ir de ñoña, y tenía que emplearse a fondo.

-Esa etapa, por lo Carmen hablaba,

tantos años trabajando,

me contaba muchas anécdotas, y lo que le pasaba a la cabeza,

tener un amante era como oficial,

muy bien visto, tener a la querida.

Teniendo el poder adquisitivo,

ella era una diosa en España y América, era un gran compositor,

pero siempre, desde la parte de atrás, y él está delante.

Ella decía que estoy con este hombre, le entregó todo,

el capital, proyección de futuro,

y este hombre hacía que hacer cosas que no debe.

-Están en estas peleas,

y se va a divorciar,

y le dije de Augusto Algueró,

que no te vas a separar nunca,

y vio allí, que la querían. Te quiero, estoy enamorado de ti,

más la situación.

Parecen esas frases parecen sacadas de algunas películas

de ellas mismas. Esas frases tan tremendas. Le dio ese hijo,

y también el principio de esa relación entre Carmen Sevilla

y la maternidad, aunque en apariencia pareciera

que realmente era un camino de rosas, no lo es tanto,

cuando se queda embarazada, están en una profunda crisis

a la que se une el sentimiento de culpa de Carmen

por ser una madre trabajadora.

Cuando llega Augusto Algueró,

yo creo que de algún modo pilló a Carmen como madre a destiempo.

-Cuando va creciendo una nueva criatura,

no lo he sentido mi cuerpo, porque no le puedo dedicar tiempo.

-Tenía la tarta, le iba a dar un beso,

el niño está durmiendo...

-Le falta tiempo para ser madre.

-Lo he llevado dentro de mi alma,

de que un tiempo maravilloso se me ha pasado

en ser madre de verdad.

-La cosa más complicada que nunca se ha hecho en la vida.

Se me pusieron los pelos de punta.

El mayor de los secretos.

Seguimos a la expectativa de lo que nos va a contar

sobre esa boda, Jaime.

Es una mujer muy franca, reconocer esto,

que siente esa falta, en el trabajo, la profesión,

no le permitió ser todo lo madre

que le quería hacer.

Era la poco habitual,

si le preguntas ahora cualquier madre,

te diría lo mismo, que a lo mejor llega a las 8:00 de la noche

de trabajar, y que no puede estar con su hijo.

Eso, pues sí, supongo que ya...

Mi madre contaba algo parecido, pero era diferente,

la niña estaba dormida, pero a mí me daba igual.

-Tu madre sufrió mucho por no estar contigo.

Tenían que ir a América,

no podían llevar a los niños.

Antepone la carrera profesional,

a los viajes profesionales.

A los 5 minutos, estaba la niña en algún sitio.

La carrera profesional es muy difícil.

Al final, en ese momento se ve fuerte,

con esas palabras de ese dolor, porque era lo habitual.

Hoy te vuelvo a repetir que si le preguntas

a cualquier madre trabajadora, me contestaba eso,

le faltan horas para ver a sus hijos crecer, porque están trabajando.

-Por más cosas.

Estamos hablando de Carmen Sevilla.

Tuvo un aborto dos veces provocado.

No es que lo perdiera.

Vamos a verlo.

-Lo llevo toda la vida.

También lo recuperamos del documental.

Siempre le amargó la vida.

Dos maternidades por motivos profesionales.

-Pudiera haber tenido dos hijos, y no.

-Es sorprendente que en la vida de Carmen Sevilla haya dos abortos,

porque es una mujer tradicional, de un credo muy cerrado.

-Tuve dos abortos. No estaba preparada.

-La interrupción de un embarazo no cuadra

con la que ella ha sostenido siempre de la vida.

Con las convicciones religiosas, tiene que ser muy duro.

Nunca lo superó.

¿Cuáles fueron los motivos?

El trabajo.

Interrumpir su trabajo o su carrera por la maternidad.

-Ha habido momento que necesitaba dinero.

Si el marido hubiera ganado mucho dinero, no hubiera pasado esto.

Ella hubiera parado como otras artistas.

Si tú quieres una relación complicada,

porque tu marido no lleva el dinero a casa normal y corriente,

eres tú la que tienes que hacerlo, y por eso lloraba tanto.

Sabía perfectamente que estaba haciendo algo contranatura,

que no se debe hacer, pero si no, cómo comía.

-Se repetía mucho de cómo había llevado la crianza de Augusto.

Se sentía muy culpable, no solo por viajar,

era un niño que se había ido desarrollando y Augusto,

en alguna ocasión me lo dijo,

hombre, me he criado en un colegio interno en el Escorial.

Él lo tenía muy dentro. Ella lo sabía.

No podía dar tampoco marcha atrás.

Quería haber tenido más instinto maternal.

-Cuando una mujer llega a un tema como este,

es muy difícil juzgar, porque no sabemos

porque una mujer... No es sacarte un diente.

Cuando decides esta decisión,

yo creo que tienen que entrar muchas cosas en la cabeza,

si el matrimonio va mal, porque voy a traer un hijo al mundo,

la profesión, la profesión, si ahora son difíciles,

imagínate en aquella época, que tenías que buscarte un médico,

sabe Dios dónde...

Es una situación de pesadilla.

Yo creo que no la estamos juzgando.

Vamos conversando el hecho que ella evidentemente

sintió con mucho dolor tener que asumir esa decisión.

Vamos a hablar un momento,

ya que hemos nombrado a su hijo,

Augusto Algueró hijo, que es la única persona

que no está invitado a la segunda boda de su madre, Vicente Patuel,

esa boda, Jaime Peñafiel,

que hemos estado esperando el momento para hablar de ella,

vamos a verlo un momento en el documental.

No me fiaba de nadie.

Era mucho dinero.

Eran millones y millones,

eran como casi 30 millones de aquella época.

Estaba tan feliz, tan feliz...

No se acordó de nadie.

Lo entendió.

Jaime Peñafiel, te quiero preguntar,

son las preguntas de sí o no.

¿Ha sido la negociación más dura que has hecho?

La más peligrosa.

En una palabra,

cómo describiría su boda de Carmen Sevilla y Vicente Patuel?

Por amor, pero con muchos problemas económicos.

En el debate de "Lazos de Sangre",

descubrimos todos los secretos de una boda blindada,

en la que Carmen renuncia hasta la presencia de su propio hijo.

(Música)

(Continúa la música)

Jaime Peñafiel, nos has dejado estas imágenes,

esta boda es increíble.

El más tonto de profesión tan tonto como yo,

cuando intentó negociar esta boda, meses antes del divorcio de los dos,

me riesgo, el negocio una cantidad del año 85,

de 30.000.000 Pts.

Como 150.000 E.

Yo hablo con ellos,

con el director de la empresa,

pero me sale negociar,

y habló con los dos.

Carmen lo está pasando muy mal.

Se estaba llevando todos los ahorros que Carmen podía ganar.

Le doy la mitad, 15 millones a fondo perdido.

-Antes de saber si se podía casar.

-Pasan los meses, Antonio Asensio, el dueño de la revista.

No llevaba nunca el divorcio.

Un día se me presenta Vicente del despacho,

muy excitado, con el teléfono de Carmen Sevilla,

para que diera 10 millones más.

Porque habría una letra que vencía.

Carmen me decía que estoy de rodillas

para que le el dinero.

Vicente saca una pistola,

y dice que tú o yo,

me fui a ver al gerente, que era alemán,

y te vengo a pedir 10 millones.

Para quien, para la boda de Carmen.

Hay un tipo que tiene una pistola.

Te podía disparar.

Pero eso lo llamamos la policía.

La gran pregunta es que se conseguía hacer la boda,

parecerse divorcio,

¿pero por qué no invitasteis

a Algueró?

Todo el mundo estaba detrás de esa boda.

Acaba de salir de "¡Hola!".

Tenía que luchar por esa boda.

Llamé al hijo de Carmen.

No me fiaba ni de Vicente.

Carmen no sabía dónde se casaba.

Tú te vas al Sevilla, al hotel,

esperas noticias. Carmen no sabía dónde se va a casar,

lo organizó con los ganadero de Jerez.

¿No existía esa invitación que leí al principio?

Eran como un atrezo.

Esta boda era de figuración, surrealista.

Esta boda es por lo civil,

hablo con el ministro de justicia,

habló con la secretaria del juzgado,

en la finca,

para que Carmen se pueda alcanzar en la finca,

es lo único que puedo prometer que se casen a la hora

de las 6:00 de la tarde.

Cogemos a Carmen, con el traje en el maletero de un coche,

a Vicente, en otro coche,

y nos vamos a Arcos de la Frontera, y en la plaza,

dice que se ha enterado todo el mundo.

Todo el mundo está alrededor del juzgado.

Era imposible, era un secreto,

y que habían detenido a un asesino,

y la gente iba a verlo al juzgado.

Carmen, dentro de un coche, el traje en el maletero,

habría que vestirla,

la juez, llamándome,

que son las 3:00 de la tarde, a ver cuándo nos podemos casar.

Carmen Sevilla, vestirla como pudimos.

Se viste en el juzgado.

El traje de novia se lo puso en el juzgado, escondida.

La vistieron,

y después que desnudarla, y habría que sacarla.

También contratación a un camarero para que hiciera de cura.

Quiere que Carmen le bendigo a la boda. No te preocupes.

Pues no sé, hay un cura.

¿El cura era un cura?

Era el criado del ganadero,

que es corto de luces.

El cura es falso.

Es un programa homenaje a Carmen Sevilla.

Ella dijo años después...

Había una capilla de la finca,

muy bonita, un vestido de cura como Dios manda,

en la finca de Jerez trajo en coche de caballos,

y el cura, vestido de cura, y a Carmen, que es muy inteligente,

le va a besar la mano, y el cura...

Me dio mucha vergüenza, puse la foto de la comunidad,

y Carmen quiere que el cura que quiero que presida la comida.

Al final, todo el mundo identifica que es el criado.

Lo ponemos al extremo de la mesa.

-Al final, no fue el niño.

Me parece increíble.

Es una condición.

Puede haber creado una disfunción entre madre e hijo.

Tiene que elegir entre el amor y al hijo,

no era necesario, sinceramente, me parece horroroso.

-Es la exclusiva...

-El dinero era suyo.

No se lo voy a contar. Tenía 18 años.

Podría estar al teléfono diciendo que su mamá se va a casar.

A ti te entiendo, a ella, no.

-En el juzgado se desnuda Carmen y se va a la finca,

y se volverá a vestir.

Me quedo un remordimiento.

La había engañado con un falso cura de atrezo.

Años después me encuentro a Carmen en Santander,

tengo una cosa que no me deja vivir,

aquel cura era falso.

Me di cuenta cuando de pronto le dice al dueño de la finca

decía que Pepe, tráeme un whisky,

se levantaba la sotana y traía un whisky.

Tiene que pensar tu futuro profesional

y ser organizador de bodas.

Fue el gran amor de Carmen.

Quiero señalar una cosa, es inevitable,

el traje de novia de Carmen Sevilla en el esta boda, en el 85,

tiene un momento o que recuerda el peinado el de tu mamá

con Ortega Cano.

Esa amistad se han copiado.

Mi madre la ha copiado descaradamente.

No puede ser de otra manera.

Yo creo que mi madre era tal la admiración por Carmen,

que me voy a peinar como ella.

-Carmen no se probó el traje.

Lina tenía las medidas. Cuando se lo viste en el juzgado...

-A ella no le hace falta la medida.

Se las sabe de memoria, Lina es maravillosa.

Es una mítica costurera.

Hicieron noche en Sevilla.

A medianoche, un follón,

Vicente Patuel en calzones por los pasillos,

diciendo que me han robado la pistola.

La pistola se le había caído en el garaje.

Qué boda tan surrealista.

Carmen fue muy feliz.

Estamos viendo de nuevo la comparativa.

Es increíble.

Me encantaría verlo,

tu mamá descaradamente le copió el vestido.

¿No lo estás viendo?

Es un tocado goyesco,

lo ha clavado,

se estudió perfectamente la boda de Carmen y Vicente Patuel.

Hablemos de Vicente Patuel,

¿era un hombre machista, y a la vez, el gran amor de Carmen Sevilla?

Vamos a ver el vídeo.

Me dijo: "Querida, ¿tu quieres el cine o yo?".

-Exige que Carmen Sevilla

se retire del tajo laboral

y se vayan que ya finca de las ovejitas.

-Quiero es vivir tu vida.

-Nunca la oirás hablar de que era machista, era feliz,

pero me daba un poco machista.

-La tuve exclusivamente durante 20 años.

-Ella tuvo que vender joyas, de todo,

para sacar adelante de la finca.

Los toreros quieren la finca, acaba siendo su ruina.

-Gracias a la finca de los valores económicos de la finca,

seguramente, ella le gustaba volver y vincularse de nuevo

al resto mundo, le debemos el regreso gracias

a Valerio Lazarov.

Recuperamos la última etapa de Carmen Sevilla.

Le llamo el tercer acto, un cuarto acto.

Una mujer que había trabajado toda su vida, se quedó sin nada,

porque es verdad que todos estos señoritos hacen lo mismo,

las tierras, se han cargado las carreras

de un montón de actores y actrices.

La apartó de las películas.

No quería que siguiera trabajando.

Si Carmen Sevilla no quiero hacer esto, no lo hace.

-Se enamora como una loca, Carmen, su ego como persona,

lo tiene cubierto, se enamora de un señor,

y los dice que tiene todo, lo que yo amo, estoy muy enamorada,

Carmen Sevilla ya era Carmen Sevilla,

no era una mujer que estuviera empezando

y de repente tuviera anhelos de su carrera.

Tenía un bagaje, vería de rodar 80 películas.

-No le ponen en la disyuntiva,

a lo mejor ella no va y viven en Madrid o en otro sitio.

-Ella toma la determinación.

¿A una mujer como Carmen Sevilla,

con todo lo que hemos hablado esta noche,

con todo lo adelantado, lo vivido, lo ocurrido,

llega un tío le dice que salte...?

-Que deshagas todo para seguirle, yo no creo en esos hombres.

-Al torero le había dicho que no, eran los mismos términos,

al principio su carrera,

Carmen al principio su carrera, no aceptó

ese tipo de trato, pero en este momento,

porque a lo mejor ella no estaba haciendo algo que me gusta dar.

Era un momento complicado,

complicada, con un musical que había cambiado,

y no encontraba un hueco, la oferta aceptó muy gustosa.

Para retomar este perfecto análisis, es muy importante

que realmente, al final,

él da ese regreso profesional del éxito. Vamos a recordarlo.

Cuando ella está en la finca extremeña

y la finca empieza a ser un problema,

Vicente Patuel y Valerio Lazarov tienen varias reuniones,

para acordar un negocio,

y le ofrecen mucho dinero por participar en televisión.

-Dame un besito. Que Dios te bendiga.

Te quiero mucho.

-Soy Carmen, soy adicta a las ovejitas...

-A Carmen en un concurso,

no era un concurso, era Carmen.

-Nace la gran resurrección televisiva de Carmen Sevilla.

La gran resurrección televisiva,

el cuarto acto, es fantástico,

es lo que más recordamos de Carmen Sevilla en realidad,

no es por qué es lo más cercano, fue glorioso.

De todas las de su generación,

todas tenían una carrera muy importante,

pero ella dio un paso más,

consiguió algo por lo que era ventilada de forma sana,

está en contacto con el público, con más público que nunca,

los niños la adoraban, toda la intelectualidad del país la adoraba,

y la gente y el pueblo de siempre,

había conseguido algo que no había conseguido el resto.

Volviendo al tipo de amor,

había mucho amor entre Vicente y Carmen, eran amores diferentes.

Carmen se entregaba al 100%, me da igual, y Vicente

tenía esa vena machista, tú harás lo que yo convengo.

-Estaba lleno de deudas. Carmen no lo tenía.

-Es lo que nos dio ese tercer acto.

-Empieza a ganar dinero y a recuperar,

se compra un apartamento de Marbella, y empieza a recuperar.

Atraviesa, como dice María Teresa Campos,

atraviesa la pantalla y las generaciones,

porque actuar de un montón de gente que no la conoció antes,

y ayudó mucho en la televisión.

La documental alguna frase, Vicente Patuel

cree que le van a dar 3000 E de ahora, piensa que son mensuales,

y dice que no, diarias.

Hombre, que firme seis años.

Era la fuente del petróleo.

A ese nivel te das cuenta de lo aislados

que estaban en la finca.

Agustín, que estaba al lado, te quería preguntar,

muchas de estas locuras son inventos de ella,

esto de parecer tonta, de que se confundía...

Absolutamente para nada.

Éramos una especie de vodevil,

como la película de "Ay, Carmela",

y un gran profesional que ya falleció vio rápidamente a Carmen,

vio rápidamente el filón. Carmen lo ponía fácil.

Carmen hablaba con un cocodrilo Dundee,

con Paul Hogan, el inglés,

decía qué me está diciendo.

Tenía esa intuición, y de una inteligencia...

Una intuición teatral mágica,

pero sin embargo, momento de felicidad,

un hallazgo, vuelve a conseguir el éxito,

pero viene la muerte de Vicente Patuel,

y Carmen se queda devastada.

(Música)

Ella es muy concreta,

lo fue y lo es en la actualidad.

-La gordura...

-Estás divina.

-En ese momento, no había nadie que podía consolarla.

-Ella se abrazaba a Rocío Jurado,

que la tenía al lado, y lloraba.

-30 años. Es la persona

que más he querido en mi vida además de mi hijo.

Yo he sabido lo que es el amor,

y entonces, se me fue en un momento que nunca jamás lo olvidaré,

y perdonen que me ponga así, pero no lo puedo remediar.

El corazón es un panal de cera y miel.

Lo que le guste a cada cual.

Si fue tan devastador en esto,

¿por qué no se enamora de nuevo, que podría haber sido una salida?

No iba a volver a sentir lo que había sentido

no, y ella se refugió y se engrandece en su trabajo

y su profesión. Le vino muy bien poder estar en esos momentos

en activo. Si no, Carmen, hubiese sido...

Volvería a una soledad no deseada.

En ese momento, no deseada, porque lo tiene al lado

a la persona que quiere. No deseada es no deseada,

es impuesta por la naturaleza.

En un punto rompedor, lo que dice Rocío,

al tener una carrera reconquistada tenía dónde recuperar.

A todos los niveles,

no se quedó desvalida.

La fuente de los problemas se resolvió de alguna forma,

y había encontrado ese último personaje,

empieza con vuestro programa, pero va rotando en diferentes cadenas,

hasta que terminaba en "Cine de barrio",

pero recuerdo una Carmen muy graciosa que me hizo salir

en una carretilla al escenario.

Si no me equivoco, es la única persona que ha dado

las campanadas en las tres cadenas.

Vamos a ver esa nueva vida de Carmen, donde el trabajo

lo es todo para ella, un pilar fundamental,

la salva de esa soledad,

y Carmen resurge de nuevo,

es una vuelta a la reinvención del personaje.

Ella es muy coqueta,

lo es en la actualidad.

-La gordura...

Estoy divina, porque no...

-Le encantaban las albóndigas de mi madre.

La salsa, las albóndigas, comida, le gustaba comer.

-En el cuello, por detrás, para quitar las arrugas del cuello.

-No puedo mirar mucho.

-El esparadrapo le estira la piel.

-Creó un personaje,

de la Carmen Sevilla de la cultura de error,

porque hizo del error un hallazgo televisivo.

-Me encantaría ir al "¡Mira Quién Baila!".

Maravilloso.

A su edad, de repente pierde la vergüenza,

o no sé, un nuevo pudor. Es una nueva vida.

Se reinventa.

-Con 20 años, haciendo anuncios, eso no es nada sencillo.

Una mujer de esa época,

que hace tantas cosas, todas correctas y bien,

es muy complicado.

Saca una parte más de ella,

por parte del programa, y compartir.

-Son muy generosos los artistas,

por una parte se puede interpretar que son egoístas por su profesión,

pero al final, son todos generosos, por ejemplo, Carmen,

en lo que hace es entregarle a la gente de una parte de ella

que es la leche, y que hasta ese momento,

no se había visto de aquella forma. -Demostrar que no estaba

acabada.

Desde luego, nunca lo ha estado todo. Incluso cuando de pronto,

la enfermedad del olvido se ha apoderado de ella,

y le obliga a despedirse ante los primeros síntomas

con una enfermedad que siempre la había marcado.

Quiero decirle que estos años, en "Cine de barrio",

he sido muy feliz, vida mía.

-El último día de Carmen,

todos los finales siempre son tristes,

y todos sabíamos lo que suponía para Carmen.

-Que es un adiós a muchas cosas, no solo un programa de televisión.

-En ningún momento se daba cuenta que estaba enferma.

-No se acordará de nosotros,

pero yo me acuerdo mucho de ella.

-Siempre que voy,

cuando la veo,

le cantó "Violetas imperiales",

y hago el ritmo del vals.

La misma que aprendí

en tu antiguo...

Para mí, es una experiencia muy dura.

Cuando parto al final de la jornada,

me voy andando de espaldas,

miro hasta el final y de pronto, Carmen sigue con su silencio.

No puedo decir más.

Vives para el recuerdo de aquel amor.

Me gustaría saber cómo después de ver este momento tan desgarrador,

¿qué recuerdo tenéis de Carmen Sevilla?

Alegría, con la alegría,

con chispa, con picardía, como dice,

es lo que le hace particular

entre todas esas grandes en las que haya desarrollado

la carrera artística.

-Generosidad, bondad, generosidad,

Carmen es una persona muy generosa, es muy generosa.

Lo recuerdo con mucho amor.

¿Cómo la va a recordar el público?

Es una superdotada, al final,

no recuerdo es que no me gustaba demasiado algunas cosas

que han hecho y hemos hablado, pero me he vuelto a emocionar ahora,

con lo cual quiere decir que si no estaba de predispuesto

a emocionarme, es que esto de verdad,

y lo que nos equivocamos a veces son los demás.

Carmen Sevilla es única,

ya que a lo largo de su vida

refleja las condiciones sobre su país de una época,

lo que está claro es que el público no lo olvida.

Nosotros no te he olvidado, los recuerdos inolvidables,

equivocaciones memorables, y un placer secreto

por el uso de las zapatillas de andar por casa,

uno de los múltiples detalles de un personaje que ha hecho cercana

y de parte de la familia,

porque el Carmen Sevilla será la Carmen de todos.

Se siente muy bien las zapatillas, son la 1:15 de la madrugada,

una hora menos en Caracas. Por favor, en Canarias.

Me siento muy Carmen Sevilla.

Te has metido en el papel.

Gracias por acompañarnos en esta primera noche del debate,

a todos vosotros y vuestra casa,

gracias por estar en el primer debate de "Lazos de Sangre"

y hasta pronto, Carmen.

Cuando me me miras, me gustas tú,

y a todas horas, me gustas tú.

(Música)

Lazos de sangre - El debate - Carmen Sevilla - ver ahora

Fueron palabras muy "tiernas" que han permanecido en la memoria de Rocío, pero que aquel día no tuvo reflejos de asimilar, sobrepasada, como estaba por el dolor: "En ese momento no entiendes nada y no hay nada que te reconforte, a lo largo de los años hay cosas que se te quedan y cosas que no, esa sí se quedó. Y vas pensando y analizando y tenía toda la razón del mundo".

Aunque en el mundo de las folclóricas reinó el amor y el odio, Carrasco reconoce que Rocío Jurado y Carmen Sevilla eran buenas compañeras. Y acostumbrada después de haberse criado con los más grandes de este país entrando y saliendo de su casa como si fuese lo más normal, recuerda con mucho cariño a Carmen: "Es una mujer muy tierna, muy entrañable y muy tierna".

 

Lamenta profundamente la enfermedad que mantiene alejada de la vida pública a Sevilla. La actriz y presentadora tuvo que dejar Cine de barrio a los 80 años aquejada de un incipiente Alzhéimer que ahora no le permite recordar nada de quien fue ¿Qué hubiera sentido Rocío Jurado al ver así a su amiga? "No puedo decirte otra palabra que lo describa mejor. Ella hubiese sentido una pena enorme"

Rocío Carrasco recuerda a su madre Rocío Jurado

Insiste siempre que le preguntan en que todos los días se acuerda de ella y asegura además que cada vez se parece más a Rocío Jurado, no sólo por llevar la melena peinada hacia un lado, como apuntó el presentador del debate Boris Izaguirre. También porque se aferra a las tradiciones de su casa: "Mi madre decía muchos refranes" y al parecer ahora Carrasco no para de usarlos en su día a día.

Y es que dice Rocío Carrasco que su madre no era nada diva. Que lo normal era encontrarla en casa con el moño en la cabeza preparando unas riquísimas lentejas. Es más, asegura que a Rocío Jurado le hubiera encantado presentarse a Masterchef Celebrity.

Rocío Carrasco, fan de Alaska

Este primer capítulo de Lazos de Sangre nos ha permitido conocer un poco más a Rocío Carrasco que lleva más de seis años alejada de los focos de televisión. Pero ha decidido que volver a La 1 era un acierto: "Estoy encantada de volver a TVE, que es la primera televisión que me dio una oportunidad. Es como estar en casa".

Así que tan cómoda se sentía que confesó que ella era muy fan de Alaska. Tanto que siempre se vestía de negro. Rocío Jurado, cansada de las pintas de su hija le decía: "Pero niña que tienes 13 años, que no puedes ir de luto todo el día. Yo a la Olvido la cojo y le voy a decir '¿no te puedes poner algo rosita, mi vida? ¿Tiene que ser negro?'".