Enlaces accesibilidad
Somos cine

Las mejores películas españolas de comedia: Paco León, Mario Casas, Leticia Dolera y Álex de la Iglesia

Por
Somos Cine - Embarazados

Este mes de mayo se presenta lleno de novedades, en nuestra vida diaria y en el mundo del entretenimiento que la acompaña. El portal de cine gratis y online de RTVE Digital, Somos cine, también renueva su catálogo para adornar la primavera con comedias. Si la selección de abril recuperaba los grandes títulos premiados de los Goya, el ciclo de este mes estará dedicado a las películas españolas que nos hacen reír

Embarazados y Los miércoles no existen son las dos primeras apuestas del portal para sacarte una sonrisa, de la mano de actores como Paco León, Alejandra Jiménez, Eduardo Noriega, Inma Cuesta o Gorka Otxoa. Y se suman al catálogo de comedias de las que ya se puede disfrutar en abierto: Las brujas de Zugarramurdi Mi gran noche, del director Álex de la Iglesia, o Requisitos para ser una persona normal, de Leticia Dolera, están en RTVE Digital.

Los miércoles no existen, una comedia musical 

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - Los miércoles no existen - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Música animada)

(Música suave)

Para ti yo soy,

para ti yo soy solamente una bámbola.

-Bámbola.

-Con quien juegas tú,

con quien juegas tú... Solamente una bámbola.

-Bámbola.

-No te acuerdas cuando lloro,

cuando estoy muy triste y sola

pues, solo piensas en ti.

No muchacho, no, no muchacho, no

de mi amor no te reirás.

-Bámbola.

-Yo no seguiré ese juego

que solamente me hará llorar.

-Bámbola.

-Te prometo firmemente

que no volverás a verme.

No. Ya no te quiero más.

Lo sé, lo sé, lo sé, cariño. Perdón, que llego tarde otra vez...

es que no sé qué le ha dado a mi jefe conmigo

que me tiene hasta las tantas

y nos quedamos los dos solos en la oficina. Muy raro. Es igual.

Cuando te diga dónde he reservado mesa te va a encantar.

Pista uno: italiano. Pista dos: "il tuo" favorito.

"Andiamo".

César, un momentito. Un momentito, tenemos que hablar.

¿De qué? De nosotros.

¿Nosotros? Lo nuestro.

¿Qué nuestro? ¿Hay eco aquí o qué pasa?

Qué borde, hija mía. ¿Por qué no hablamos tranquilamente cenando?

César, tengo que ser sincera contigo... Esto no fluye.

¿El qué? Lo nuestro, que no funciona.

Es mejor que lo dejemos antes de que sea tarde.

Antes de cenar, incluso. Venga, hasta luego.

Pero...

Patri.

Patri. ¿Qué haces? ¿Qué es eso de que me estas dejando?

Estás de coña, ¿no?

Ja... Ah, ¿que no estás de coña?

¿Qué me estás dejando aquí en la calle?

A ver, estarás de acuerdo

en que nuestra relación ha ido de más a menos y a nada.

Somos dos planetas diferentes.

Estamos en un punto muerto. Buscamos cosas muy distintas en la vida.

Escúchame, no... Por favor, que quede claro,

que tú no eres, soy yo.

Soy yo la que no está preparada. Eso sí, siempre podremos ser amigos.

(HIPERVENTILA)

¿Me estás dejando? Me estás dejando, porque si me estás dejando...

Dímelo a la cara, por favor.

No me lo digas con la boquita pequeña.

¿Es eso lo que me quieres decir? Pues dímelo. Dime: "César, te dejo".

Dímelo. Lo necesito. Venga. César, te dejo.

No, ¿por qué? Si te hubieses implicado

desde el principio como yo... No, no, no, no, pero escúchame...

Podemos arreglarlo, solucionarlo,

por que, si nos queremos, no hay muros que no podamos saltar.

¿Me entiendes?

Pero es que yo no sé si te quiero, y menos cuando me hablas con metáforas.

Claro que me quieres, cariño. Me quieres. Nos amamos.

Muchísimo. ¿Tú estás seguro que yo te quiero?

Por supuesto. Sí. Sí.

Una pareja que marca sus iniciales en un árbol en El Retiro se ama.

Si te quisiera no te habría puesto los cuernos.

(RÍE) Venga ya, los cuernos... ¿Con quién, si se puede saber?

Tú no le conoces. Es un amigo de Claudia. Sergio.

¿Sergio?

¡Sergio!

Que me ha puesto los cuernos. Que me ha puesto los cuernos...

con Sergio. No me jodas, por favor.

Pero si se lo presenté yo a Claudia.

Que es vecino mío, que es compañero mío de bici y en el gimnasio, joder.

Bueno, perdóname, no sabía que te referías a ese Sergio.

¿Tengo yo la culpa de que no te sepas explicar

o tengo que conocer a todos tus amiguitos?

Esto es la hostia. O sea, tú me dejas a mí, me pones los cuernos,

y además es culpa mía. Mira, te voy a decir. Te lo digo.

Estás como un punto cencerro.

A ver, César, no te vayas a poner en plan víctima,

porque, de todo esto, la culpa es tuya.

¿Eh? Sí. Ha sido tú quien me ha arrojado

a los brazos de Sergio porque nada de esto habría pasado

si te hubieses entregado al 100 % en esta relación.

100 %... 200 % me he entregado, cariño...

Pero si me he dejado toda la pasta que tenían llevarte italianos,

chinos, al cine, coño. Al teatro. Hasta te grabé un libro de Bucay.

86 páginas de audiolibro que me dejé la voz y todavía ni has escuchado.

Porque me da miedo con esa cantidad de efectos especiales que le metiste.

¿Por qué? Cascadas, coño, cascadas.

El agua relaja. ¡Ah! Y te voy a decir otra cosa...

Hace tiempo que no estoy con mis amigos por salir contigo.

Claro, también tengo yo la culpa de que tus amigos sean gilipollas.

Esto es la hostia. Esto es muy fuerte, de verdad.

O sea, no entiendo nada de lo que está pasando, cariño.

César, me duele mucho que me digas estas cosas.

No. ¿El qué? En esta relación tenía esperanza.

Pensaba que iba a ser la definitiva. Pero me he dado cuenta a tiempo.

Estoy completamente equivocada. No, no, no... Por favor...

Levántate. Desde aquí te lo digo. Lo siento.

Es culpa mía. ¿Vale? ¡Eh! ¡El culpable soy yo!

Soy yo el culpable. Vale, lo siento. No, que lo sepa todo el mundo.

Escúchame. Perdóname. Lo siento.

Me he dado cuenta y te pido perdón de corazón.

¿De verdad? Sí...

Sí, claro que sí, cariño.

Que yo sé que a veces puedo llegar a ser muy...

masculino, muy viril, ¿pero sabes lo que te digo?

Escúchame, te perdono. Te perdono. Borrón y cuenta nueva.

¡Suéltame!

Te estoy diciendo que te perdono y empezamos de cero.

¿Y tú piensas que con eso lo solucionas todo?

Eres un insensible. Eres... bah...

¡Hostia! ¡Hostia!

Final de mes. Estás ovulando, ¿no?

A ver...

César, la que se ponía de mala hostia cuando ovulaba era tu ex.

A la que le gusta Jorge Bucay es a tu ex.

A la que le encantan los italianos es a tu ex.

Porque yo, yo soy celíaca. ¿Te enteras? Celíaca.

Pero que los ñoquis no son trigo, es patata.

A la mierda.

¿Pero qué acaba de pasar, por favor?

¿Pero por qué me pasan a mí siempre estas cosas?

Que yo solo quiero ser feliz, joder.

Tener una mujer que me quiera.

Una puta hipoteca para tener una casa con jardín,

hijos, nietos..., un perro salchicha.

Joder...

(Música)

Ser buena persona está sobrevalorado.

(TARAREA)

(Móvil)

Un café

al despertar.

Un colchón...

de verdad.

Alguien que...

me diga que...

todo va bien.

Todo va bien.

Percibir...

-Descubrir...

-Descifrar... -Al despertar...

-Que lo que...

temía lograr

ya está aquí.

Ya llegó.

Al fin llegó.

-Por fin llegó.

-Escuchar, respirar

y mirar hacia ese lugar.

Sorprenderme y descubrir

que estoy viva y bien así,

que intentaré no pensar...

cuándo y cómo va a acabar.

Hola.

¿Te vas ya? Sí, es que me tengo que ir.

¿Quieres que te... que te llame un taxi o algo?

Tranquilo, ya me busco yo la vida.

Vale.

Oye, disculpa...

Perdona, no habrás visto mi cinta del pelo, ¿verdad?

¿Qué? Mi cinta. Tiene que estar por ahí.

No sé. ¿Cómo es? Es normal. Roja.

Tranquilo, da igual.

Oye... Anoche... Estuve increíble, ¿verdad?

¿Perdona? Ya sabes, anoche.

¿Sabes qué pasa? Que no... No me acuerdo de nada.

¿Cómo que no te acuerdas? No, no sé muy bien...

qué tomé o qué me dieron. Solo sé que me he despertado aquí...

contigo... y ya está. Hijas de puta. Las voy a matar.

¿A quién? A mis examigas.

Oye, pero, para que yo me aclare, entonces anoche tú y yo...

¿Qué? Si te di lo tuyo.

¿Perdona? Si follamos.

Ah, que tampoco te acuerdas.

¿Un cepillo?

Seguro que tienes un cepillo por ahí.

¿Qué? No. No tienes nada.

No, no, pero vamos a buscar tu esta, que tiene que estar por aquí.

Esto es un poco fuerte, ¿no? Que no te acuerdes...

Ya, bueno, tú tampoco te acuerdas. Ya, pero...

Normalmente de mí se acuerdan. No sé, deberías hacer memoria,

recordar lo último que hicimos. Es que no sé si me quiero acordar.

¿Por qué eres tan borde conmigo, tía? ¿Cómo?

Pues eso, ¿qué coño te pasa? Estoy en plan majo contigo.

No me he acercado a ti ni nada.

Solo quiero que nos paremos a analizar la situación.

¡Pero es que yo no quiero analizarlo más!

¿Lo entiendes? Que no... no sé muy bien donde estoy

ni te conozco de nada. Solo sé que me he despertado aquí

medio en pelotas hace un rato y ya está,

así que perdóname si no te estoy contando mi vida.

(CHISTA)

Tienes razón.

Soy Hugo.

Yo Irene.

Encantado, Irene. Igualmente.

Uh...

Tranquila. Sí...

Bueno, pues... por lo menos ya sabemos los nombres.

Algo es algo.

(RÍE)

Soy pintor. Ah, ¿sí?

Pero están sin terminar. ¿No? ¿Qué? No, no. Está terminada.

Esta eres tú. Te pinté anoche.

¿Qué?

Sí, verás, prefiero sugerir, ya sabes.

Me gusta pintar rollo conceptual y sutil.

No pareces tú muy sutil.

Pues hay una galería muy importante en Madrid interesada en mí.

Quieren que exponga en Nueva York, en Berlín...

También quieren llevarme a Kenia.

También vendo cuadros en el rastro. (RÍE)

(AVERGONZADA) Perdón, ¿es verdad? ¡Qué bueno! En el rastro...

Y expones en Berlín y en Kenia... Sí... Yo soy así.

Ahora estoy aquí, ahora estoy allá, soy cambiante, como la Luna.

Esta camisa es mía.

Ya lo sé, es que no encuentro mi camiseta.

En cuanto la encontremos... te la devuelvo y me marcho.

(RÍE) Vaya pelo. Sí, está fatal, ¿verdad?

Fosco. Sí...

Algo tienes que tener, ¿no? Una goma, un pañuelo, una gorra...

No.

Sí, sí tienes. Llevas coleta. Ya, pero esta es mía.

Pero, tranquila, encontraremos tu cinta.

Muy bien... ¿La buscamos?

(RESPIRA)

Claro que sí.

Oye, igual te sirve esto.

(RÍE)

¡Joder! ¡Yo ya sé quién eres tú!

Eres una de las chicas de la despedida de soltera, ¿a que sí?

Sí.

¿Y tú eres? El camarero. Y pintor.

Muy bien, Irene...

Pero... Te vas a quedar, ¿no? No. Lo mejor es que me vaya.

¿Qué haces? ¿Qué haces? Memoria.

No, no. Ya te he dicho que no me quiero acordar.

Mira, no sé qué pensar de todo esto. Ni yo.

Me voy a hacer un café. ¿Quieres ? No, gracias.

Necesito tiempo para sentarme y procesarlo todo.

No sé si me entiendes.

Bueno, tranquilo, que lo superaremos.

No, si eso está claro.

¿Es esta? ¡Mi camiseta!

Lo único que quiero decir es que me gustaría saber...

qué es lo que hemos hecho... para ver qué es lo que nos queda por hacer.

¡Que no! Que no, que no, que sí, que sí,

pero estás ahí.

(SUSPIRA)

Sí...

¿Te importa? Claro que no. Adelante.

Que te des la vuelta. Ah...

Oye, vamos a hacer una cosa...

Te voy a apuntar mi número de teléfono

por si te acuerdas de algo. Así me llamas...

y me lo cuentas.

Si yo me acuerdo de algo y quieres que te lo cuente...,

si quieres darme el tuyo... No, no puedo, de verdad.

¿No puedes o no quieres?

¿Irene? Sí.

(RÍE)

Encantado, Irene. Igualmente, Hugo.

Mucha suerte, Irene. Y tú con los cuadros.

No, pero tú más. La vas a necesitar.

(Música suave)

Niña, hay un chico raro que te mira.

Parece que te quiere comer.

Ten cuidado que viene el lobo...

y tú de rojo te has vuelto a poner.

¿Cómo puedes brillar tanto?

Si me acerco, tal vez quemas.

Si me miras, te prometo...

que quizás me quede atrapado.

Dime qué es lo que tengo que hacer...

si quieres digo "hola" o te pregunto la hora...

No sé qué día es hoy.

Ven, mírame...

Te cuento la historia que quieras creer.

Ven a bailar, te enseño el paso,

no te dejaré caer.

-Niña, hay un tipo guapo que te mira.

Se esconde bajo una sonrisa...

de reojo y de puntillas...

Igual te roza al pasar.

-Dime qué es lo que tengo que hacer.

Si quieres digo "hola" o te pregunto la hora.

No sé qué día es hoy.

Ven, mírame, te cuento la historia que quieras creer.

Ven a bailar, te enseño el paso,

no te dejaré caer.

Caer...

Tal vez...

Déjate caer.

¿Dónde está el lapicero? (CARRASPEA)

(CARRASPEA) ¿Qué?

¿Estás buscando un lápiz? Sí...

Lo tienes ahí.

Ah... Gracias.

¿Te molesta?

¿Perdona? El ruido.

No, que es que no me doy cuenta. Me pongo y no...

Ah, no, no, no. Tranquila. Ah...

No, como me mirabas tanto... pensaba que sí.

No, es que nunca he entendido cómo alguien puede trabajar

en una cafetería rodeado de gente. A menos que seas el camarero, claro.

¿Eres escritora? Bueno, más o menos.

¿Y eres buena? No lo sé, estoy en ello.

Y mientras tanto... ¿A qué te dedicas?

Pues mientras tanto soy periodista.

De hecho, ahora mismo intentaba terminar un artículo.

¿Sobre qué? Eh...

Sobre...

escapadas y planes de fin de semana para Semana Santa.

Interesante. Bueno, sí, si te gusta.

¿A ti no? Sí, sí, sí, sí. Me encanta.

Soy una privilegiada.

Por lo menos me dedico a algo para lo que me preparé,

lo que no puede decir mucha gente tal y como está el panorama.

Desde luego. Vamos, que lo que quiero decir es...

que me encantaría escribir sobre lo que yo quiero

y vivir de ello, pero que no me voy a quejar, ¿no?

No lo hagas.

¿Y sobre qué escribes? Bueno, pues un poco de todo.

Cuando lo saben a quién mandar... me mandan a mí.

No, no. Me refiero a cuando escribes lo que tú quieres.

Pues...

No sé...

Es que...

Empiezo muchas cosas, pero...

No... Nunca las termino. No encuentro finales.

Así que tengo muchas historias que siempre se quedan a medias.

Es algo un poco difícil de explicar.

Todavía estoy buscando... mi historia... o la historia...

O que ella me encuentre a mí.

Pero estoy en ello.

¿Por qué te estoy contando mis neuronas?

Perdóname, pero es que.. es estar un rato callada

y de repente tengo la necesidad de hablar, hablar, hablar...

Hablo mucho.

Bueno, no te preocupes, yo estoy en una fase más de... escuchar.

Sí... Y de preguntar.

¿Me pones otro, por favor?

¿Y tú?

¿Yo? Sí, tú. ¿Qué haces?

¿A qué te dedicas? Soy arquitecto.

Un chico inteligente. No...

Tradición familiar.

Soy el mayor de tres hermanos y mi padre es de esos

a los que no se le puede decir que no.

¿Qué te hubiese gustado ser? (RESOPLA) No lo sé.

Asumí muy pronto que no iba a poder elegir.

Venga, va, seguro que algo habrá. Cosas de chaval.

Astronauta, bombero, futbolista... (RÍE)

¿Ves? Solo tenías que esforzarte un poco.

En el fondo soy bastante básico. ¿Y qué hombre no lo es?

(RÍE)

Bueno, ¿y que hace un arquitecto como tú

aquí un miércoles a media mañana? ¿De qué te escondes?

¿Quién dice que me escondo? Bueno, no sé, es una intuición.

Parece... Me parece...

que estuvieras a punto de hacer algo malo,

o que ya lo hubieras hecho, con ese sobre.

Ah... Ya...

Eh...

Voy a pedir.

¿Quieres algo?

Oye, perdona, que no quería molestarte,

que no es asunto mío. No, no, si es que...

Lo siento.

Toma, ábrelo.

No, no, no.

Es tu vida. Yo solo voy a estar cinco minutos en ella.

No tengo ningún derecho. Por eso. ¿Qué más da?

Que no puedo. ¿No tienes curiosidad?

Hombre, sí, claro que tengo curiosidad.

Cada vez tengo más, pero es que no... no debo.

Soy muy cotilla. ¿Y qué mujer no lo es?

Bien.

Me voy a arrepentir.

Sí, me voy a arrepentir y lo sé.

Reducción de plantilla. Vaya.

Joder... Lo siento.

Y yo aquí diciéndote que soy una privilegiada...

Soy una bocazas... Tranquila, no pasa nada.

Es que...., perdóname, pero esto es surrealista

y no sé muy bien qué decirte. No tienes que decir nada.

Ya...

O sea, que..., básicamente, estás aquí haciendo tiempo.

Básicamente, sí. Bueno, pues...

Algo saldrá, ¿eh? Sí, seguro. Seguro.

¿Sabes? Yo tengo una historia.

Bueno, en realidad es una especie de teoría.

Igual puedes escribir algo sobre ella.

Que te la puedo prestar si te gusta o te interesa.

Me encantan las teorías.

Cuéntame.

Verás, para mí, hoy no existe.

Es decir, los miércoles no existen. ¿Cómo?

Cuando tenía 17... 18 años, salía con una chica, mi primer amor,

o al menos el más maduro que había tenido hasta ese momento,

que ya ves tú.

El caso es que llevábamos saliendo unos seis meses

cuando me di cuenta de que, a pesar de vernos casi todos los días

y de hablar por teléfono prácticamente todas las noches,

el miércoles era el único día de la semana

que ni nos veíamos ni hablábamos.

Era como si no existiera para nosotros.

A ver, no había móviles.

Era cuando tenías que quedar a una hora y llamar a un fijo.

¿Tú te acuerdas de eso? Sí, sí. Me acuerdo.

Pues daba la casualidad...

de que ella tenía clase por la mañana y por la tarde

y yo, además de clases, tenía un trabajo nocturno

para sacarme unos durillos.

Así que nos era muy difícil vernos o hablar hasta el día siguiente.

Poco a poco esos días se convirtieron en el único momento

en el que cada uno de nosotros

vivía su vida sin que el otro supiera nada.

Eran días en los que, a veces,

me pasaban cosas al margen de lo que teníamos.

En los que tomaba decisiones que podían afectar

al resto de nuestra vida en común pero que me daban igual,

pues al día siguiente todo volvería a ser como siempre.

Hasta que un día...,

ya al año de estar juntos...,

en la parada de metro de Bilbao nos cruzamos.

Yo iba con una chica y ella iba con otro chico.

Ella entraba y yo salía.

Nos vimos justo cuando se cerraban las puertas

y el tren comenzaba a marchar...

Nos quedamos ahí, quietos, mirándonos,

sin decir nada, sin hacer un gesto.

Era miércoles. Nada de eso contaba.

El jueves, cuando nos vimos,

hicimos como que ninguno de los dos había visto al otro.

No lo hablamos.

Dejamos que los miércoles siguieran así,

sin existir entre nosotros.

Pues, desde entonces,

los miércoles siguen siendo días en los que me pase lo que me pase,

suceda lo que suceda, lo que ocurra, me lo guardo para mí.

Ya...

Te entiendo.

Yo también... yo también he tenido algún miércoles

y no he existido. Esos días tontos...

que, de repente, pasa algo... que solo te guardas para ti.

¿Y qué pasó con la chica?

Lo dejamos poco después. Un lunes, creo.

(RÍE) ¿Un lunes? Yo odio los lunes.

Tengo una teoría sobre ellos, pero...

(Alarma)

Joder, lo siento, que me tengo que ir.

Hostia... No, lo siento yo.

Vaya rollo que te he metido. No, no, qué va.

Si me ha encantado,

lo que pasa es que llego tarde a una reunión.

Bueno, no te preocupes, ya nos veremos por ahí.

Sí, claro.

Oye, ¿qué haces esta noche? Pues...

todavía no lo sé. ¿Por? Bueno, pues que tengo un estreno,

una obra de teatro independiente. Nada excitante, pero si quieres,

podemos ir a aburrirnos juntos. Eh...

Aún no te puedo decir. De todas formas,

yo creo que... no soy muy buena compañía hoy.

Ya... Bueno, si no quisiera invitarte no te lo diría, ¿no?

Llámame y quedamos.

Bueno, si quieres.

Si no, otro día. Me encantaría.

A mí también. Eh...

Pablo. Mara.

Pues nada...

Hasta luego, ingeniero.

Arqui... tecto.

(Teléfono)

Hola.

No, no... Si es que me he parado un momento a tomar un café.

No, no se me ha olvidado.

Sí, tengo la dirección.

Ahora mismo nos vamos.

Yo también te quiero.

(Murmullo)

(Chasquidos)

(Música)

Desde esta noche cambiará mi vida.

Desde esta noche, desde esta noche.

No quiero ser ya más abandonada.

No quiero serlo, no quiero serlo.

Cuántas lágrimas he derramado, cuántos besos he desperdiciado.

Él decía que era culpa mía, que anulaba yo su libertad.

Y yo le dije: "Si no estás tú, ¿qué voy a hacer si no estás tú?".

Y he sabido que es peligroso decir siempre la verdad.

Si... un día te has sentido enamorada,

no... le digas que le quieres. ¡Cállalo!

Y yo le dije: "Si no estás tú, ¿qué voy a hacer si no estás tú?".

Y he sabido que es peligroso decir siempre la verdad.

Por eso, aquí, tengo yo esta fiesta, pero sin ti.

¡Fiesta! Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Esta fiesta con amigos y sin ti.

¡Fiesta! Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Esta fiesta con amigos y sin ti.

En esta noche me siento contenta.

En esta noche, en esta noche.

Ha aparecido lo que yo esperaba.

Ha aparecido, ha aparecido.

No se parecía nada a él,

me ha mirado con los ojos tiernos

y me ha dicho que era culpa suya.

Al diablo con la libertad.

¡Fiesta! Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Esta fiesta con amigos y sin ti.

¡Fiesta! Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Esta fiesta con amigos y sin ti.

¿Por dónde? -Por allí.

-¿Dónde? -Allí.

Deja de correr ya. ¡Coño! Que no aceleres.

Hostia... Una escalerilla, ¿eh?

Así hago cuádriceps. -Este portal.

(RÍE)

Me puedes bajar ya si quieres. -He dicho que te subo.

-Es un séptimo sin ascensor. -¡No jodas!

-Sí.

(SE ESFUERZA)

Ah.

(RESPIRA AGITADAMENTE)

Pues sí que vivías alto. -Sí, ya te lo he dicho.

(Chirrido)

¡Guau! ¿Estás bien?

Increíble. Te dejo el bolso aquí, ¿vale?

Vale.

¡Va, chicos!

(Timbre bici)

Vaya casoplón, ¿eh? -Era de un escultor.

-De un escultor...

Que te pone el arte, ¿eh?

¿Te he dicho que soy pintor? -Sí. Como unas tres veces.

Venga, chicos, unos chupitos. ¡Sí!

Sí, venga. Unos chupitos... El último ya,

que estoy un poquito pedo, pero ¡venga!

Uno por aquí.

(ASIENTE)

Uno por aquí. ¿Por qué brindamos?

Eh...

Por esta noche. Venga.

Por darte lo tuyo. Por... ¿nosotros? ¿Por los tres?

Vale.

Ah, ah.

¡Ah!

(RÍE)

(TARAREA)

(RÍE)

(CARRASPEA)

Dime qué te gusta.

(TARAREA)

(CARRASPEA EXAGERADAMENTE)

Ay...

De un escultor... la casa, ¿no? Oh, hola...

-Venga, va, que me toca. Que lleváis ahí un rato.

¿Qué? Hostia...

Ah, no, no... No, de verdad, que no.

Joder...

¡Ah! ¡Joder!

Hostia... ¡Puaj!

Eh... ¿Estás segura de lo que vamos hacer?

Tú, no. No, no... Sí, sí.

Hombre, por favor, como estamos todos un poquito pedos,

a ver si vamos a hacer algo de lo que luego nos arrepintamos.

Qué quieres, ¿eh? ¿Un permiso firmado por sus padres?

(RÍE JOCOSAMENTE)

Va, chicos, tranquilos, tranquilos. ¡Va!

A ver, coge esto.

-Sí...

-Y tú esto. Huy...

(RÍE)

(Cremallera)

Ah, uh.

Oh.

¡Guau!

-A ver, chicos, vamos a hacer una cosa.

¿Qué tal si vosotros me esperáis aquí y yo subo a ponerme algo más cómodo?

A ver si eso ayuda. -Claro que sí.

-¿Y por qué no vais haciendo vosotros lo mismo y así vamos adelantando?

(Chasqueo)

Por supuesto.

-Enseguida vuelvo.

(Chirrido)

Joder, tío, ¿has visto ese cuerpo? ¿Lo has visto?

Y esas tetas, ¿qué? Que parece que le han impactado

un par de misiles por la espalda y... ¡uh!

Pero...

(LAME)

Joder... Llego yo a tener unas tetas como esas

y estaría tocándome todo el día. Magreándome y dándome lo mío

como la guarra que soy. Ah, eso seguro.

¿Cómo se llamaba, tío? ¿Cómo se llamaba?

Mara... ¿Mara? ¿También?

No, coño, Mara, no. Eh, Vanessa. Vanessa, Vanessa...

Vanesa me la pone tiesa.

(RÍE) Joder, me he puesto supercachondo en el bar, tío.

Está buenísima... Cuando nos ha dicho irnos los tres

a su casa, casi no me lo creo. No es muy habitual

que ocurran cosas de estas... Lo sé, tío.

(Espray)

Normalmente... no quieren compartirme.

Prefieren un mano a mano conmigo a solas, ya sabes.

De hecho, es un poco raro que haya... querido con los dos.

Pues ha empezado bailando conmigo. Bueno, no pasa nada.

Somos mayorcitos y solo hay que respetar las reglas.

¿Qué reglas? Nada de tocarnos,

nada de besos... ¡Calla! Que no quería,

que ha sido ella... Que has abierto la boca, maricón.

Tú, en tu sitio, y yo, en el mío. Y cuando estemos ahí dentro...

deja que ella tome la iniciativa y todo irá bien.

Eso sí, cuando estemos allí, uno frente al otro,

levantamos las manos y chocamos. ¿Eh, eh?

Si ves que no nos puedes seguir el ritmo,

tú te pones a un lado y te tocas, que también mola.

Venga, quítate la ropa. Déjame un poco.

¡Voy! Qué borde, ¿no?

¡No!

(GRITA) ¿Cómo vas?

(Música animada)

Cinco minutos.

(Puerta)

¡Oh!

(SE ESFUERZA)

Oye...

¿Tú qué porcentaje de tías crees que hay para cada tío?

No sé, depende del tío, supongo. A eso me refiero.

Que visto lo visto, no sé si tengo muchas posibilidades

de encontrar a alguien especial, ¿no?

(SUSPIRA) Déjate de tonterías y chorradas especiales, hombre.

Que no te has visto en una así en tu puta vida.

Lo vamos a pasar bien, tío. Ah...

Estas cosas unen mucho a los amigos.

Y este será el momento que recuerdes cuando seas

un viejo a punto de palmarla. Tú y yo ahí,

dale que dale, ¡pim, pam! Toma otro tripi.

Ah, déjame un poco, anda.

¿Se puede saber qué coño te pasa? ¿No te gusta? ¿No quieres hacerlo?

No, no es eso.

¿Entonces?

(SUSPIRA) Y cuando acabemos ¿qué? ¿Qué nos queda?

Ya te lo he dicho. ¿Y qué más?

Nada más. Luego nos vestimos y cada una su casa.

Bueno, pues a eso me refiero.

No te entiendo.

(RESOPLA)

¡Que no quiero que sea esto... y ya está!

Que, a mí, Vanessa me gusta, ¿vale? Me gusta muchísimo.

Ya está, ya lo he dicho, hala.

(RÍE) ¿Cómo te va gustar, hombre? Si la acabas de conocer.

Será que te pone mucho. ¡Que no, coño, Hugo!

Que ya la conocía. Venga, hombre, ¿de qué?

Es mi compañera de trabajo, con la que coincido siempre.

Te he hablado mil veces de ella. ¿A mí?

¿Lo ves? Es que no escuchas, tío.

Siempre vas a lo tuyo y dirás que somos amigos.

No empieces. ¡No empieces tú!

Te juro que... Te juro...

desde el instituto... todo el puto día. ¡Hostia!

Baja la voz.

¿Y por qué no me has dicho nada en el bar?

¡Pues porque no das tiempo en la vida a la gente! ¡Hostia!

Por fin, había reunido las fuerzas para ir a hablar con ella.

Justo cuando le voy a confesar lo que siento, ahí has llegado tú.

Has puesto la cara de gilipollas que pones siempre...

y aquí hemos acabado los tres. Vamos, lo que haces siempre.

Cómo que siempre, ¿eh? ¿Qué insinúas?

No, no insinúo nada. Te lo digo. Me utilizas.

(RÍE)

(HACE BURLA) No, ¿eh? ¡No!

Sabes perfectamente a lo que me refiero.

Siempre con la excusa de presentarme para luego acercarte tú...

y utilizarme a mí como blanco de tus chistes

para hacerlas reír y romper el hielo, ¿eh?

Y a partir de ahí, desaparezco. Da igual si quiero participar

en la conversación... No me haces ni puto caso.

Y ahí me quedo yo, con la copa en la mano

con cara de bobo para que, por supuesto,

a los 10 minutos te vayas con ella y yo me quede solo.

Nunca...

nunca estás solo.

Dame un abrazo. ¡Déjate de abrazos y de hostias!

Dime una de las tías que me hayas presentado de marcha

que no te hayas follado tú. Muy bien.

Ajá. Una... ¡Y dos te digo!

¿Dos, dos? Dime la primera de las dos.

Dime una de las dos. No me agobies, ¿vale?

Déjame que piense. Tienes que pensar. Dime una, venga.

La que tenía el aparato en los dientes,

que no se le entendía una mierda al hablar.

Estuvimos un buen rato riéndonos de ella.

¿Mi prima? Sí, tu prima.

(GRITA) ¿Mi prima de sangre me estás diciendo, Hugo?

Bueno, pues esa no. No me jodas, eh.

¡La del cumple de Chewbacca! ¡La rubia! Te fuiste con ella.

No, con esa te fuiste tú también con ella.

¿Qué dices? Si estuvisteis ahí hablando toda la noche.

Hasta que llegaste y te pusiste a contar no sé qué aventuras

y no sé qué historietas... y la convenciste para coger el coche

e iros a ver el amanecer a no sé dónde fuisteis.

A cabo de Gata. ¡Vete a la mierda!

Para una que tenía medio hecha. Que a ti ni te gustaba,

seguro que lo hiciste solo para joder.

La verdad es que cuando salimos fuera y la vi bien, era un puto Picasso.

Vamos, no te la follabas ni tú.

Al final la dejé en su casa.

(GRITA) ¿Qué haces, coño? ¿Qué haces?

Para resbalar, para resbalar. ¿Resbalar?

¡Tu puta cabeza resbala! ¡Hostia!

¿Sabes qué? Lo siento. Sí, seguro...

Lo llego a saber... ¡Lo llegas a saber

y habrías hecho lo mismo! Siempre haces lo mismo.

No sé ni cómo seguimos siendo amigos, de verdad, ¿eh?

¡Chicos!

(Chirrido)

Eh. ¿Estáis bien?

Ah... Sí, aquí... de puta madre.

Oh. Un minuto, ¿vale?

-Bueno, ¿qué le habrías dicho? No lo sé.

No lo sabes. No.

Nunca sabes... Por eso, siempre tienes que estar

conmigo para decirte lo que tienes que decir.

¡Sé lo que tengo...! ¿Qué le dirías?

Le diría lo que sentía hace un año cuando la vi por primera vez.

Y cómo desde entonces la esperaba en la puerta

con la esperanza de coincidir con ella para...

para hablar aunque fuese del tiempo y de cualquier otra chorrada.

También le diría pues...

Por ejemplo, lo mucho que me gusta su manía de leer el periódico

de atrás hacia delante o lo de tomarse un Cola Cao.

Siempre, cuando llega la oficina. Se sienta...

y se toma un Cola Cao. ¡Eso le diría!

¿Le dirías eso para follar?

Tú eres muy tonto, tío, muy tonto.

(SE ESFUERZA)

También le diría...

le diría lo bonita que es porque es que es guapísima.

Sí, sí que lo es.

Con el tiempo, le diría... lo enamorado que estoy de ella.

Y lo mucho que me gustaría tener una vida en común,

hacerla feliz, cuidarla...,

viajar...

Dar la vuelta al mundo en plan jipis,

llenos de mierda, con una mochila y un cepillo de dientes.

Hala, a tirar millas.

Tener una casa con jardín,

hijos,

nietos...,

perro salchicha...

Bueno, ya está. No pasa nada. Yo valoro la amistad,

no como tú. Y si somos amigos,

pues eso está por encima de todo. Y si es esto lo que tenía

que pasar, si es esto lo que me tenía preparado el destino,

pues es que... Vanessa, mi Vane, no es para mí.

Al menos, disfruta del momento. Para cuando seamos viejos, ¿no?

¡Bah!

(SUSPIRA)

¿Qué? Dame un abrazo, tío.

No, no... Paso. Me ha llegado lo que has dicho.

¡Me da igual! Me da mogollón de asco...

Te lo digo en serio. ¡Suéltame! ¡No me toques!

(Chirrido)

¿Chicos?

¿Habéis empezado sin mí?

(RÍEN NERVIOSOS)

No, claro que no. Qué va.

Si me seguís... Huy...

¡Venga! ¡Vamos!

¡Uh!

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

Tira, Hugo, voy... voy en un ratillo.

¿Hugo?

¿Hugo?

Dile lo que sientes. No, Hugo, por favor...

Hugo, por favor.

(CHISTA) "Just do it".

(SUSPIRA)

Ay...

¡César!

¿Sabes qué es lo que más me jode, tío?

Que no vamos a chocarla.

(Chirrido)

Gilipollas...

¿Vamos o qué? Sí, claro, vamos.

Eh, vamos. ¿Y el otro?

Eh, pues... se acaba de ir...

Que se ha rayado, que le ha mandado un WhatsApp

su novia y... Bueno, lo siento, pero...

¿Eh? Nada, cosas de tíos.

(PIENSA) Hugo, ¿no?

No, no. Hugo es el capullo de mi amigo,

yo soy César. ¿Tú eras? Paula.

Ah, Paula.

Cada vez no puede ser la única vez.

He cambiado cada mueble de lugar

para ver qué cara pones al entrar.

Al azar, pero al final...

yo he dormido mucho más en el sofá.

¡Joder!

¡Ven aquí, "mamahuevos"! -¡Yo no tengo la culpa

de que sea una guarra! ¿Vale? -¡Vale!

(Música)

Nunca quise hacer dos cosas a la vez.

Intenté cambiarte y te estropeé.

(Vibración)

¿Para qué?

Si estabas bien.

(Vibración)

Quiero verte tal y como te encontré.

¿Ha salido alguien? No.

(Teléfono)

De volverte a tu estado original,

al principio sonreías sin parar.

Cada vez no puede ser...

Cada vez no puede ser la única vez.

¿Has cogido? ¿Uh?

Que si has cogido el móvil.

(RÍE) Estabas en el baño y te llegó un mensaje... ¡Dos!

¿Y los has leído?

(ASIENTE)

(Teléfono)

(SUSPIRA)

Consulta del doctor Cuenca. Buenas tardes.

Sí.

Un momento, por favor. Correcto.

El jueves a las 10:30.

Gracias a usted, que pase un buen día.

¿Estás bien? Sí, no te preocupes.

Podemos hablarlo si quieres. El sábado he quedado con Maite

para cenar.

(SUSPIRA)

Cuando dices "he quedado", quieres decir que yo también voy.

Pues yo mañana quiero ir a ver a mi madre.

¿Puedes quedarte con la niña? Sí.

Pero podemos ir contigo si quieres. No, no quiero que la vea así.

La próxima vez. También puede quedarse

con tu hermana y te acompaño yo. Prefiero que no.

No tardaré mucho,

así que podemos ir luego a comer los tres.

¿Qué?

(RÍE) Nada.

¿Qué pasa? Que estás muy guapo hoy.

¿Qué haces?

(RÍE)

Para, para, para.

Ah. Pueden salir en cualquier momento.

¿Te da vergüenza? Un poquito sí, la verdad.

Pues antes no era así. Hay muchas cosas

que antes no eran así.

Lo estoy intentando, Pablo.

Lo sé. Pero tú sigues a la defensiva.

Yo también lo estoy intentando.

(Teléfono)

(SUSPIRA)

Sí que tarda, ¿no?

¿Vas a acostarte con ella?

Acabas de decir que no querías hablarlo.

He cambiado de opinión.

¿Y bien?

No lo sé, es posible. ¿Y por qué ella si puedo preguntar?

(SUSPIRA)

Me siento a gusto.

Puedo hablarle sin rodeos, contarle cómo me siento,

ser yo mismo. Se supone que conmigo también,

que de eso va todo esto. No.

De lo que va todo esto es de recuperar la confianza.

Lo que pasa es que no puedes perdonarme.

Lo que no puedo es olvidarlo.

Que es muy distinto.

Pablo...

Yo te quiero.

Y yo necesito igualar las cosas.

Pues yo no puedo.

Lo siento. ¿Ves como eres una egoísta?

Vamos a ver, Pablo, si esto solo se tratara de igualar las cosas,

te aseguro que estaría encantada de que te la follaras.

Y podría empezar de nuevo, sí.

Pero ella te gusta. Es obvio que me gusta.

No...

Lo que es obvio... es que estás enamorado de ella.

¿Ahora te preocupa eso? Pues claro que me preocupa,

por qué, si no, me iba a poner así. ¿Tú estabas enamorada

cuando lo hiciste? Por favor...

(SUSURRA) Claro que no. Fue otra cosa.

¿Por qué iba a ser distinto para mí? ¡Porque os mandáis mensajes!

Venga... Lo que pone en esos mensajes

son cosas que se dicen cuando quieres a alguien.

Hay muchas formas de demostrar cariño, de querer a alguien

sin necesidad de estar enamorado. Solo conoces una forma.

Ya te he dicho que he cambiado. ¡No me lo has dicho!

¡Ya lo sabes!

No sé si estoy enamorado.

Ella sí lo está. Te lo aseguro.

Puede.

(SUSPIRA)

¿Tú la quieres?

Sí...

Pero no de la forma que ella cree o que tú crees.

¿Y mí?

¿Me quieres a mí? Sí, claro que te quiero.

Estoy aquí contigo, pero no puede ser como antes.

Recuérdame por qué hacemos todo esto.

Por la niña...

Y porque dentro de unos años, no nos preguntemos

qué hubiera pasado de no haberlo intentado, ¿no era eso?

Es que yo ya no estoy segura de querer intentarlo más.

¿Y si ya estuviéramos igualados?

¿Qué?

¿Qué quieres decir?

La semana pasada. ¿Dónde?

Qué más da eso. ¿En casa?

No. ¿En nuestra cama?

No. Y... ¿y qué tal?

¿Te gustó? ¿Era lo que esperabas?

Fue diferente. ¿Qué coño quiere decir diferente?

¿De verdad quieres que te dé detalles?

¡No me has contestado! ¡Sí, me gustó, lo disfruté! ¡Coño!

(SUSPIRA)

Muy bien.

Entonces ya estamos igualados, ¿no? Eso parece.

¿Y va a haber más veces?

Ya te he dicho que no lo sé. No, no me lo has dicho.

Antes has dicho que no y ahora resulta

que ya te la has follado, así que perdóname

si necesito que me cuentes las cosas un par de veces.

Yo no empecé con esto.

Fue hace dos años. Pues para mí,

es como si hubiera pasado ayer. Me engañaste, Irene,

y no me lo quito de la cabeza. Ojalá pudiera, pero...

Lo siento. ¿Para ti no cuenta nada

todo este tiempo que ha pasado? Todo lo que hemos vivido,

lo que hemos construido... ¿Nada de eso cuenta para ti?

¡Por una cagada que tuve

y que te conté en un ataque de sinceridad!

(SUSPIRA)

Me rindo.

¿Qué quieres decir?

Que no puedo más, tenemos que divorciarnos...

cuanto antes.

Lo hemos intentado, Pablo. Yo lo he intentado.

Eso no es verdad, acabamos de empezar.

Una cosa así lleva su tiempo. Pero es que yo no tengo tiempo.

¿No lo entiendes? Yo quiero ser feliz ya.

Y todo esto no tiene sentido ni tiene arreglo...

No sé muy bien qué estamos haciendo viniendo a ver a un terapeuta.

Pues no lo entiendo, fuiste tú la que insistió

en que nos diéramos otra oportunidad.

Que aceptarías mis condiciones, las que fueran.

Me acabas de decir que me quieres. Porque te quiero.

Por eso, no puedo conformarme solo con tolerarnos

ni convivir por estar acostumbrados el uno al otro

o porque exista cariño... o por la niña.

Yo lo que quiero es que estés loco por mí.

Y que todo sea como antes.

No puedo prometerte eso.

Ya lo sé. Tú a mí tampoco.

A eso me refiero, Pablo.

De eso va todo esto.

(SUSPIRA)

(Chirrido)

(Música)

(RÍE)

¿Eh?

Y cuándo te pregunto que cómo, cuándo y qué.

Tú siempre me respondes: "No sé, no sé, no sé".

No sé qué se ha perdido ni si tengo la razón.

Todo lo sucedido no tiene explicación.

El suelo es de madera americana.

Dormitorio principal y el baño. Nuestro dormitorio, a ver...

¡Hala!

Como veis, el color visón de las paredes contrasta con el blanco

y queda precioso. Cierto, cierto.

(Teléfono)

Perdón, eh. Es importante. ¡Pablo!

Y así pasan los días y yo sigo esperando

a que me sustituyas por otro desencanto.

El aire está vacío a mi alrededor.

No encuentro la respuesta ni la solución.

Entremos en un bar y hagamos como que no ha sucedido nada.

Hablemos por hablar de las falsas promesas...

Nos lo quedamos, ¿no? El tiempo nos dirá.

(CANTA) "El tiempo nos dirá".

Quién te a querer, quién me va a querer.

Quién te va a querer.

Bueno, ¿qué os parece?

Pues... espectacular, ¿verdad? Es un piso impresionante.

Sí, lo es, lo es. Bueno, está bien.

(ASIENTE) Os voy a dejar aquí toda la información del alquiler

y también la opción de compra y os dejo solos un rato.

Mira, mira. Perfecto. Muy bien. Y os toméis un tiempo.

Sí. Bueno, tampoco mucho.

(RÍEN)

Muchas gracias, Irene, gracias. Qué bueno.

¿El qué?

(RÍEN)

Que muchas gracias, Irene, de verdad.

A vosotros, si necesitáis cualquier cosa,

estoy abajo en el piso piloto. Perfecto, está claro.

Muy bien.

(SUSURRA) Suerte.

(CARRASPEA)

Adiós. Chao, chao.

Está un poquito piradilla, pero...

Qué pedazo de piso, cariño, es que es impresionante

y el dormitorio principal, ¿eh? ¿Qué te parece el dormitorio?

Bueno, es un... un poco pequeño, ¿no?

¿El qué pequeño? ¿El dormitorio?

(RÍE) ¿Un poco? Pues sí.

Cariño, no digas tonterías, por favor, qué va a ser pequeño,

si es impresionante de grande, además con el baño incorporado,

que siempre es muy práctico. Pero, bueno, y el salón este,

la terraza esta, vistas a todo Madrid, es que...

Es una barbaridad, ¿verdad que es una barbaridad?

Es una barbaridad, y, ojo, que a mí me encanta también

la cocina americana porque... porque es muy práctica.

Me gusta mucho porque...

Bueno, estaría mejor si no estuviera dentro del salón, ¿no?

Es lo que tiene la cocina americana, ¿no?

(RÍE) Claro. ¿Y qué estamos, en los 90?

Eh, esto es una guarrería, César, cariño.

¿Te ha gustado algo a ti? Sí, sí, sí, el...

El baño. Pero a ti no te ha gustado, ¿no?

Sí, sí que me ha gustado. Ah, ¿sí?

Digo que sin bañera es un poco absurdo, lógicamente,

pero no está mal. Ah, ¿absurdo?

No, a mí me parece mucho más práctico, ¿no?

¿Para qué quieres una bañera?

¿Cuánto tiempo hace que no te das un baño, eh?

(RÍE) Mira, ¿ves? La cocina americana.

Mucho mejor quitar la bañera y ganar espacio, ¿no?

Bueno, pues si quieres, esta noche aprovechamos, ¿eh?

Y nos damos un baño en plan romántico

con sus velitas, su vinito, su musiquita...

¿Sabes qué pasa? No, no, ¿sabes qué pasa, mi amor?

Es que no estoy de humor, estoy ovulando,

ya sabes cómo me pongo. Jo...

¿En serio te gusta la cocina americana?

Pues sí, a mí me parece muy práctica.

Sí, si quieres que te huela el salón a fritanga,

desde luego es superpráctica.

¿Y desde cuándo cocinamos tú y yo fritanga?

Da igual, el besugo mismo de ayer,

¿te parece eso un buen aroma para el salón?

¿Ayer dónde lo comimos? En el salón, así que estamos en las mismas.

Pues eso es lo que digo, que si tuviéramos una cocina grande

donde pudiéramos desayunar, comer y cenar...

Puestos a pedir, échale con jardín gigante

y piscina olímpica ahí en la Gran Vía.

No digas tonterías, por favor.

A ver, si queremos vivir en el centro, esta es la mejor casa,

la mejor, además tiene dos habitaciones, lo tiene todo.

El alquiler es un dineral. No.

¿No es un dineral? O sea, es caro, pero...

Perdona... Escúchame, escúchame,

mi jefe está a tope conmigo, ¿vale? Se volvió loco conmigo

y me va a ascender y lo vamos a pagar sin problema,

por eso no te preocupes.

¿Para qué queremos dos habitaciones, César? ¿Para qué? Dime, ¿para qué?

Hombre, pues mejor dos que una, ¿no? (CHISTA)

Ey, ey, ey, a ver,

que no te digo que nos tengamos que quedar con este fijo,

pero digo que es el mejor...

Ah, que no nos vamos a quedar tampoco con este.

Sí, sí, sí nos quedamos con este, que pensaba que no te gustaba y...

Y no me gusta, César, pero es que hemos visto siete pisos,

digo yo que en alguno tendremos que quedarnos.

Pues vamos a dejar de liar ya, nos quedamos con este.

Por eso, sí. Pues...

Que también podemos dejar de buscar piso, ¿no?

Estamos bien como estamos, cariño, cada uno en su...

(CHISTA) No, dijimos que nos íbamos a vivir juntos...

No, eso dijiste tú, tú lo dijiste,

yo dije que podríamos buscar piso, así como inversión, pero...

Vale, en estas cosas hay que verlas bien,

hay que planificarlas. Ya lo has dicho.

Ya lo has dicho. Ya está. ¿Qué he dicho?

Planificar, no empieces, César.

No empieces tú, que has dicho que estás ovulando, ¿eh?

Y también te he dicho que no estoy de humor.

Ya, pues por eso...

(Teléfono)

No... Mara, por favor. César, es trabajo.

Y joder... Trabajo, es trabajo...

(SUSURRA) Mierda el trabajo.

Tú no me quieres. ¿Qué?

Que tú no me quieres, mira.

Y dale, ¿qué tendrá que ver una cosa con la otra, César?

Joder... Pues claro que te quiero, cariño.

Te quiero mucho, pero por el momento y con el panorama que se presenta

es que no estoy dispuesta a sacrificar mi vida profesional

para formar una familia, es que no tengo ninguna prisa.

Lo siento. Muy bien...

¿Y lo que quiera yo se tiene en cuenta,

tengo algo que ver en... todo esto? Hola, buenas tardes.

Sí, claro, mira, si tú encuentras la manera

y te quieres quedar embarazado, tienes todo mi permiso.

Te dejo. Muchísimas gracias, gracias, cariño.

Eres supergraciosa, me estoy descojonando por dentro.

Pues también te voy a decir una cosa, ¿eh?

A ti tampoco te quedan muchos años de fertilidad.

¿Perdona? Ahí tienes.

¿Qué me estás queriendo decir, que se me va a pasar el arroz?

No lo he dicho con esas palabras, pero...

Pero casi.

Ah, muy bien, ya, y, cariño,

¿a ti eso te parece un buen argumento

para convencerme de que sea la madre de tus hijos?

Bueno, vale, muy romántico no es, pero lógica tiene, ¿tiene o no?

Bueno, depende, porque mi madre me tuvo a mí con 36 años,

es decir, me quedan cuatro. No, no...

Quieta parada, no, tres y medio, que no son cuatro.

No, me quedan tres y ocho meses, redondeando cuatro, ¿no?

Bueno, sí, pero no son tantos, no te creas.

No, claro, a cinco minutos escasos de cada polvo, ¿eh?

(RÍE) Es una eternidad, ¿verdad, cariño?

Y... ¿Y si estamos buscándolo y no llega?

Hay mucha gente que está tres, cuatro, cinco años

y ahí no pasa nada. Ah, ¿sí? ¿Quién?

¿Quién? Ah, mucha gente, gente, la gente en la calle.

Ah, sí, la gente de la calle. ¿Quién, dónde?

En Facebook lo ponen mucho esto. Ah, eso es grave, sí.

¿Tú quieres tener hijos o no quieres tener hijos?

Pues sí. Pues ya está.

Bueno, vamos a ver, no lo sé, ahora mismo no lo sé, César.

¿Cómo que no lo sabes?

Pero qué obsesión te ha dado ahora con lo de los hijos.

Tener hijos, irse a vivir juntos.

Obsesión no, coño, era lo que habíamos hablado.

Llevas todo el verano igual. Ya me estoy agobiando, ya está.

No, no, quieta, quieta.

César, llego tarde a una rueda de prensa y me tengo que ir.

Vale, no...

Deja las cosas, un minuto, que vas a llegar, ¿vale?

¿Qué quieres? Es que si dices...

César, por favor. Que nos quedamos con el piso.

Yo no he dicho que me quiera quedar con el piso, cariño.

¡Que no querías mirar más, nos quedamos con el piso!

Di lo que quieras, ya está, da igual, venga, ¿qué?

(SUSPIRA)

(RÍE)

Pues menos mal que lo tienes preparado.

Eh... Espera, es que estoy nervioso.

Bueno. ¿Qué?

Ahí que voy.

No, no, no, no, por favor. (CHISTA) Ey, ey, ey.

No, cariño, no. (CHISTA)

Maravillas Gutiérrez Guerricagoitia,

llevas años enredada en mis manos, en mi pelo...

Y en mi cabeza. ¿Qué hace aquí mi sobrino?

(CANTA) "Y no puedo más..."

No puedes más.

Debería estar cansado de tus manos, de tu pelo...

-De tus rarezas.

-Pero quiero más.

(Bullicio)

Que empieza, que empieza.

No puedo vivir sin ti, no hay manera.

No puedo estar sin ti, no hay manera.

Me dijiste que te irías, pero llevas en mi casa...

-Toda la vida.

-Sé que no te irás, tú no te irás.

Has colgado tu bandera, traspasado la frontera.

-Somos las reinas.

-Siempre reinarás, siempre reinarás.

No puedo vivir sin ti, no hay manera.

No puedo estar sin ti, no hay manera.

(CANTA) "Uh, uh, uh".

¿Te quieres casar conmigo?

(GRITA) ¡Bravo, bravo! ¡Le ha gustado!

¡Le ha encantado!

Gracias, chicos.

¿Esto es lo que llevabas tanto tiempo preparando?

Nos lo hemos currado mucho, hemos estado quedando

para ensayar muchísimo.

Había algunos pasos que es verdad que no lo sabíamos muy bien,

o sea, estábamos nerviosos también, o sea...

Yo todavía sigo nervioso, gracias. Porque...

Bueno, pues porque no me has contestado a mi pregunta.

(RÍE)

Es que no sé qué quieres que te diga.

Bueno, nosotros mejor nos... vamos.

-Estás muy guapa. -No te preocupes, hijo,

todo va a salir bien.

(SUSPIRA)

Joder...

Típico de ti, de verdad, típico. ¿El qué?

¿El qué? Que no sabes decir que no.

Bueno, ni que sí, no sabes decir nada.

¿Nos quedamos con el piso?, ni sí ni no.

¿Te quieres casar conmigo?, ni sí ni no.

¿Quieres tener hijos?, ni sí ni no.

Pues si quieres respuestas directas, haz preguntas directas.

¿Hay algo más directo que preguntarte

si te quieres casar conmigo? No, tú no me estás preguntando eso.

Ah, ¿no? No.

¿Y qué te estaba preguntando? Que si quiero tener hijos ya.

Y tú crees que no quiero tenerlos porque no estoy casada,

pero eso es tu movida. Qué chorrada es esa...

¡Y lo del piso, lo de este piso igual!

¿Desde cuándo te gusta a ti la cocina americana, desde cuándo?

Sabes perfectamente que me encantan desde "Sensación de vivir".

¡Mentira, mentira, mentira!

¡No! Te gusta desde que tu hermana te dijo que era muy práctica...

Porque podía prepararle el biberón

a tu sobrino y mientras lo tenía vigilado en el salón.

Aparte mi hermana no está aquí, así que no la metas, ¿vale?

¡Y lo del baño de igual! Igual, claro,

¿por qué no te gusta que haya solamente una ducha?

¿Por qué? Porque a los niños hay que bañarlos.

¿Verdad que sí, eh? Y lo del dormitorio igual,

¿por qué no solo puede haber un dormitorio? Eh, eh, ¿por qué?

Porque el niño tendrá que tener su cuarto, ¿no?

¿Tú que te crees, que yo soy tonta, que yo no me doy cuenta?

¡Que esto no es un piso, esto es un punto paritorio

y tú me quieres meter aquí a la fuerza

y ponerme a parir como a una coneja!

Vamos a ver, o sea, que...

cuando te pregunto si te quieres casar conmigo,

¿te pregunto si quieres tener hijos? (ASIENTE)

Y cuando te pregunto si quieres tener hijos,

¿qué cojones te pregunto? ¡No me entero! ¡No me queda claro!

¿Qué te estoy preguntando? ¡Si te voy a dejar!

Venga, vámonos ya.

Vámonos ya de aquí, por favor. ¿Eh?

Me quiero ir. Por favor, vámonos de aquí.

Mar... Mara, Mara. Por favor, Mara.

Lo del... lo de la cocina americana, lo del baño a mí me da igual.

Yo lo que quiero es vivir contigo y que te guste el piso.

Y los de las dos habitaciones es porque siempre has dicho

que quieres un despacho para poder trabajar desde casa.

Y...

Y vale, estoy deseando tener hijos. Yo quiero tenerlos.

(SUSPIRA) No, por favor, por favor.

Yo no digo que tenga que ser ahora mismo,

pero necesito saber que en algún momento, cuando...

pues cuando tú estés preparada o qué sé yo,

pues que existe la posibilidad.

Y si te pido que te cases conmigo

es porque estoy loco por ti,

porque te quiero

y porque no pienso en otra cosa

que en pasar el resto de mi vida contigo.

(SUSPIRA)

Bueno, y...

Y ahora que te he dicho todo esto,

pues te lo voy a volver a preguntar.

¿Te quieres casar conmigo?

(Música)

(Barullo)

Rosa, sí, a ver... Ponlo ahí.

-Estoy planchada. -¿Estás cansada?

Cuánto me gustaría que recordases,

pom, pom, pom, pom,

esta canción que hiciste tuya,

pom, pom, pom, pom, tu favorita, al parecer.

Pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom.

Es de Kosvant y de Prevent.

Esta canción, "Las hojas secas"...

-Me lleva hacia ti.

Día tras día, ese recuerdo

no termina de morir.

-Hay canciones que me abandonan,

pom, pom, pom, pom, porque ya no me emocionan.

Pom, pom, pom, pom, las dejo desaparecer.

Pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom.

Y ya no hay nada que hacer.

Luego os veo, chicas.

No sabemos bien cuándo empieza,

pom, pom, pom, pom,

ni a dónde va la indiferencia,

pom, pom, pom, pom, por los amores de ayer.

Pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom.

Y en la canción de Prevent.

-El día que las hojas secas

se vuelen de aquí,

ese día, los amores muertos

habrán muerto al fin.

Lo siento.

Perdón, me he liado un poco en la biblioteca.

Bueno, como siempre, ¿no?

Tranquila, coge tus cosas y empieza. -Vale.

¿Qué es eso que querías contarme? Nada, da igual, todo es una mierda.

A ver, ¿qué ha pasado ahora?

Conmigo no te hagas la condescendiente,

si te aburro mucho, no te lo cuento y ya está.

Vale, vale, perdóname, cuéntamelo, porfa.

Suéltalo.

(SUSURRA) Estoy embarazada.

¿Qué? Embarazada.

¿De cuánto?

De dos meses, puede que un poco más.

¿Y de quién? Pues de quién va a ser, de Pablo.

Y lo sabe. No, no lo sabe,

porque creo que este cabrón está con otra.

¿Te lo ha dicho él? No, claro que no me lo ha dicho él.

¿Y entonces? Pues... son detalles.

El otro día, por ejemplo, entro en su Facebook a cotillear,

lo típico, ya sabes, y de repente leo eso de:

"Pablo está soltero".

(SUSURRA) Soltero. ¿Se puede ser más hijo de puta?

Mira, me puse... Irene, técnicamente está soltero,

no estáis casados. Por lo menos podía haber puesto

eso de "Pablo tiene una relación". ¿Y la tenéis?

Es el padre de mi hijo. Pero no lo sabe.

Tecnicismos. ¿Qué quieres que te diga?

¡No lo sé, algo, joder! Estás más rara...

No sé qué te pasa. ¿Qué te voy a decir que no sepas?

Te has quedado embarazada de un tío con el que llevas seis meses.

Antes de llegar a este punto, podías haber pensado más las cosas,

analizar la situación, pensar si Pablo te gusta lo suficiente

como para tenerlo de padre de tu hijo, ¡esas cosas!

Estaba yo para pensar mucho esa noche.

También tienes otras soluciones.

¿A qué te refieres?

¿A abortar?

¿Qué tal, chicas? Mal, muy mal.

Esto no... Esto no funciona.

¿No? Porque no pega.

Mira este qué mono. Muy mono.

Gracias. Ya sabes, cara con cara.

-A ver, lo que te quiero decir es que estas decisiones previas

que no has tomado son mucho más importantes

que si Pablo tiene puesto en su Facebook si está soltero o no.

Es que sé que está con otra y es de Facebook.

No me puedo creer que estemos hablando de esto.

¿Tú tienes? ¿Está en tus contactos?

Y estamos hablando de esto. ¿Lo tienes o no lo tienes?

Pues sí, sí. ¿Ah, sí?

¿Desde cuándo? Al poco de que me lo presentaras.

¿Le agregaste tú o te agregó él? No me acuerdo ahora, no lo sé.

Pero te acordarás si has chateando con él, ¿no?

(ASIENTE) Alguna vez. Muy bien. ¿Y cómo es?

¿Cómo es de qué? Que cómo es. ¿Cómo es?

¿Cambia mucho? Si usa un rollo diferente, si...

(SUSURRA) Si intenta seducirte.

¿Escribiendo? Sí, escribiendo, sí.

Si su forma de escritura es diferente a su forma de hablar,

si intenta seducirte. No entiendo dónde quieres llegar.

¿Qué no entiendes, Paula? ¿Me lo quieres decir

y callarte de una puta vez? ¡Pues mira, sí!

¡Intenta seducirme todo el rato! ¡Tanto, tanto que estoy liada con él!

-¡Ah! Chicas...

Por favor.

(SUSURRA) Perdón.

Lo siento. Lo siento, de verdad.

Pablo sería un poco idiota si lo hiciese.

Lo sé, perdóname. Soy tu hermana.

Perdóname. Es que no sé, no...

No sé qué me pasa, estoy muy rayada. Bueno, pues habla con él.

Habla con él y dile que esto no era lo planeado,

que no quieres convertir un buen polvo en una mala relación.

¿Qué dices? No lo sé, Irene, estoy muy nerviosa.

¿Y si me dice que no quiere?

¿Que no quiere qué? Tenerlo.

¿Y tú quieres tenerlo?

Pues, a ver...

Yo no pensaba que iba a ser así.

Sí, sí que quiero.

(SUSPIRA)

Qué fuerte.

¿Con Pablo o sin él?

Preferiría que con él, pero si no quiere...

Pues sola.

¿Y crees que podríais funcionar como pareja?

Sí. Yo creo que sí.

A mí me gusta muchísimo y para un buen novio que me echo...

(CARRASPEA)

Estamos hablando del mismo tío al que hace dos minutos

has llamado cabrón hijo de puta. Sí.

Sí.

Bueno, ¿entonces qué?

¿Nos vamos a vivir juntos y todo ese rollo?

¿Asustada? Mucho.

Todo va muy rápido. Ya, es lo que intento decirte

desde el principio. Ya lo sé,

pero por otro lado, lo pienso y con mi historial...

¿Cuántas oportunidades de ser madre voy a tener pasados los 30?

Muchas, muchas, lo que pasa es que eres muy pesimista.

Optimista con experiencia.

Mira, las relaciones son como los ordenadores,

si no funcionan, lo mejor es apagar y reiniciar.

Ya está, no pasa nada. Hombre, no pasa nada...

A ver, eso es lo que haces tú todo el tiempo y así te va, cariño.

No estamos hablando de mí, así que no empieces,

porque paso de tus sermones. Y yo de los tuyos.

¿Para qué me lo cuentas? Porque eres mi hermana.

Y porque te necesito.

¿Estás bien? No.

¿Quieres agua? Sí, por favor.

Toma.

Mira, Irene,

no te preocupes por nada, pase lo que pase, yo estoy aquí.

Tú hablas con Pablo, le explicas lo que te pasa,

le aclaras las cosas y si está bien.

Y si no, ya sabe dónde tiene la puerta.

Gracias.

Se lo tengo que contar. Y cuanto antes, mejor.

Cuando vuelva de Barcelona, se lo cuento.

Vale.

-¿Qué le pasa?

-Que está embarazada.

-¡Pero qué guay! Le hacemos una colcha.

-Le hacemos unos patucos. -Y un gorro.

(Música lejana)

Confieso que a veces soy cuerdo y a veces loco.

-Lara.

-Y amo así la vida y tomo de todo un poco.

-Lara.

-Me gustan las mujeres, me gusta el vino.

-Lara.

-Y si tengo que olvidarlas, bebo y olvido.

Y es que yo... -Laralalá.

-Amo la vida y amo el amor. -Laralalá.

-Soy un truhan, soy un señor. -Laralalá.

-Algo bohemio y soñador.

Y es que yo... -Laralalá.

-Amo la vida y amo el amor. -Laralalá.

-Soy un truhan, soy un señor.

Y casi fiel en el amor.

Mujeres en mi vida hubo que me quisieron...

-Lara.

-Pero he de confesar que otras también me hirieron.

-Lara.

-Pero de cada momento que yo he vivido...

-Lara.

-Saqué sin perjudicar el mejor partido.

¡Yeah! -¡Hala!

-Y es que yo... -Truhan.

-Amo la vida y amo el amor. -Amor.

-Soy un truhan, soy un señor. -Señor.

-Algo bohemio y soñador.

Y es que yo... -Truhan.

-Amo la vida y amo el amor. -Amor.

-Soy un truhan, soy un señor.

Y casi fiel en el amor. (SUSPIRAN)

Claro que sí.

(Puerta)

(SUSPIRA)

Vaya pintas, ¿no?

¿Qué? Nada. ¿Qué tal, cómo estás?

Pues ya lo sabes. Pues ya ha pasado un mes.

No sé, deberías pensar en otras cosas, ser más optimista.

¿Qué te crees, que no lo intento? No, no lo suficiente.

Y otra cosa te voy a decir para que dejes ya el tema,

tu jefe era un gilipollas y le va a caer un puro que te cagas

porque ese juicio lo vamos a ganar nosotros.

Ah, déjate de manoplas. Anda, baja un poquito esto.

(SUSPIRA)

Tú no le tocaste, ¿verdad? Que no, coño.

Claro que no... ¡Hugo, que no, coño!

Claro que no. Es él quien dice que lo le seducía

con mi forma de vestir, que era yo quien le provocaba a él.

Hay un litigio ahí de cojones. Bueno, relax, tío, está ganado.

Y tranquilo, que seguro te sale algo.

Ese cursillo de física cuántica que hiciste abre muchas puertas.

Ese cursillo se llama ingeniería aeronáutica

y son seis putos años. Claro que sí.

No voy a tener esta discusión otra vez contigo.

Una cerveza, por favor. Mira, yo solo quiero animarte, ¿vale?

Y que sepas que el mundo necesita gente como tú

para colonizar el espacio. Así que tranquilo, todo irá bien.

Pues no estoy tranquilo, ¿vale?

Y eso que tengo varias ofertas de trabajo,

alguna de ellas en el extranjero.

Tengo una en Sídney... Australia.

Sí. Sídney, Australia, sí.

Bueno, pues suena bien, ¿no? Pues no lo sé.

A mí me gustaría montarme algo por mi cuenta,

si cae la indemnización, claro.

La indemnización.

¿Le has estado dando una vuelta a mi idea?

¿A cuál de ellas? Al "business".

¿Lo del busca? ¡Shh! Cállate, tío.

Podríamos revolucionar el mercado.

El busca "is back". Jo...

Es un gran eslogan, tío. Pues yo lo veo.

Hugo, de verdad que no lo veo. Bueno, mira...

Ahora mismo tienes muchas cosas en la cabeza, vale.

Cuando estés más tranquilo,

quedamos y repasamos juntos los nuevos diseños.

Venga, lo que tú digas, de puta madre, va.

Te pasa algo más.

Suéltalo, tío.

A ver, ¿cómo empiezo?

El tema es que todo esto... ¡Venga, coño, suéltalo, tío!

¡Ya voy, coño! ¡Déjame hablar, hostias!

Es que tardas un huevo... Es que no dejas hablar a la gente.

Toda esta mierda del juicio, del despido,

si no lo hubiera dejado con Patricia...

Te dejó ella a ti. Es igual quién deja a quién,

el resultado es el mismo, ¿no? El mismo no es, es peor.

Jode más, tío. Pero tú...

¿Qué pasa? ¡Mierda! Que acaba de entrar...

Un tío que conozco de... ¿Quién?

No mires, hostias. Uno del curro que entró antes de que me fuera.

De que te echaran. Que no mires, hostia,

que no quiero saludar a nadie y menos del trabajo.

Hazte el tonto. Escóndete, no mires.

¡Ey! ¡Ey!

¡Eh! Tu puta madre, ya me ha visto.

No, no, no, no me lo digas, no me lo digas.

No, no, no, no me lo digas, no me lo digas.

No me lo digas, no me lo digas, no me lo digas.

Joder, ¡César! César, coño, César.

¿Qué tal? Pues...

¿Cómo estás? Jodido.

Así me gusta, hombre, así me gusta, coño.

Cuánto me alegro, hay que tirar para adelante.

(RÍE) ¿Y tú qué tal?

Bien, muy bien, muy bien. Bueno, mucho lío, mucho lío,

porque desde que te echaron por el tema de tal,

me ha tocado todo a mí.

Me ha tocado todo a mí.

¿Y vives por aquí? ¿O cómo así...?

Aquí mismo, me acabo de... ¡Ah, de mudar! Es verdad, sí.

Algo he oído por ahí de que te ha dejado tu mujer o algo.

O algo, sí. Anda.

Bueno, no exactamente me ha dejado mi mujer,

pero no quiero hablar del tema. Ah, bueno, pues no se habla.

¿Y tú cómo coño te has enterado?

Bueno, hay un grupo en Facebook con cotilleos de la empresa.

Ya sabes, las de contabilidad, que se aburren mucho. (RÍE)

Qué hijas de puta.

Joder. Joder, sí. Estamos todos...

jodidos.

(RÍE)

Perdona, no te he presentado a este. Hugo, Pablo, Pablo, Hugo,

un amigo de la infancia, un excompañero de trabajo.

¿Qué tal, tío, cómo estás? Dale, dale.

Dale.

¿Quieres tomarte algo con nosotros, Peibol?

Pues...

iba a pedirme algo para llevar, pero...

Pues tranquilo entonces, ¿eh? Que coño,

me tomo un copazo con vosotros. ¡Claro que sí!

Venga. Nos sentamos ahí, ¿eh?

¿Para qué tienes que saludar, para que se siente con nosotros?

Le ha dejado su mujer, que está mal. Eres muy tonto, muy tonto.

Bueno, así que tú también estás jodido.

No, hombre... Yo estoy de puta madre. Que no me puedo quejar, vamos.

(RÍE) ¿Qué?

No, nada, nada. No, venga, va, dilo,

así nos reímos todos.

Que yo no estaré en mi mejor momento,

pero tú sobrado tampoco vas, ¿no? He dicho que no me quejo,

no que sea el puto rey del mundo. Ah... Pues nada, príncipe del mundo,

me alegro de que las cosas te vayan de puta madre.

(DISCUTEN)

Chicos, chicos, chicos, ¡chicos!

Vamos a cambiar de tema.

Con este tío no se puede cambiar de tema, este tío es monotema.

Y este tío es monohuevo. No.

¿Mono qué? Nada, cosas muestras. Cosas nuestras.

No, nada. Quería decir que estaba en casa viendo una película

hasta que me ha llamado 200 o 300 veces

y he tenido que venir. Porque me preocupo por él.

Sí, mucho te preocupas, sí... ¿Estás tan mal por lo del trabajo?

No es solo el trabajo, ¿vale? También es... mi novia, bueno...

O lo que fuera.

(SUSPIRA) El juicio, la casa en la que estaba

y después Vader, pero...

Prefiero no... De verdad, no...

¿Vader?

Era su perro salchicha.

Se comió un bote de pastillas de la madre. Creo que se suicidó.

Joder, vaya racha, tío. Sí...

Pero los que hemos sufrido por amor, nos entendemos, ¿no?

Por supuesto, tío.

Un perro es un perro.

Ven aquí.

Ven aquí y dame un abrazo. Ey...

Claro que sí, tío.

Gracias, necesitaba un abrazo de... verdad.

Gracias. Para eso estamos.

Hace tiempo que quería contarte una cosa, pero...

¿Qué pasa?

Quiero que sepas que esto te va a hacer más daño a ti que a mí,

así que te lo voy a soltar sin rodeos.

Patricia te engañaba.

¿Qué? Era una guarra, tío.

¿Cuándo? ¿Con quién? ¿Por qué? Cuando salía por ahí con sus amigas.

Era ver un rabo y pum, para allá que iba.

Incluso lo intentó conmigo. Joder, pero...

¿por qué no me dijiste nada, Hugo, tío?

Porque a la mañana siguiente me dijo que era la última vez que lo hacía.

¿Cómo que a la mañana siguiente?

Ya sabes cómo, cuando se le metía algo entre ceja y ceja...

¿Te la tiraste, cabrón? Tirar, tirar, no.

¿Te follaste a mi novia? Bueno, eso sí.

Te juro que te lo iba a decir. ¡Hijo de puta!

¡Hijo de puta! ¡Eh, eh, eh, eh!

Hijo de puta, no. Y si te vas a enfadar conmigo,

te enfadas con todo el barrio, que se los ha follado a todos.

A todos, no, ¿eh? Que yo me acabo de mudar.

(RESPIRA CON DIFICULTAD) Tranquilo, respira.

Respira, tío. Respira, ¿vale? Tú no has hecho nada malo.

La que te dejó fue ella.

Yo estoy aquí para apoyarte, tío.

A veces, la vida nos da señales y quizá sea momento

para darle un rumbo nuevo a tu vida, ahora que has cumplido los 30.

34 tengo, Hugo, que soy de tu misma puta quinta.

Solo voy a hablar.

¿Sabes por qué le he llamado monohuevo?

¡No! (CHISTA) Calladito.

Todos los años jugamos un torneo de fútbol 7 la cuadrilla del barrio.

Este es el portero del Steaua del Grifo de Getafe.

¿De qué?

Un nombre friki que pensamos un día de farra.

¡Tú sí que eres un hijo de puta! Lo que pasa en el campo se queda...

Cállate ya. Hace un par de meses, le dieron un balonazo ahí abajo.

Se lo dieron bien dado, nos dolió a todos.

Pero este, en plan fortachón, se levantó y siguió jugando.

A los dos días viene a casa

y me dice que tiene un dolor de huevos de la hostia.

Aunque le ruego para que no lo haga, me los enseña.

Uno de ellos era negro como el culo de un grillo

y tenía el tamaño de una pelota de tenis,

no, era más grande, era... Era asqueroso, repugnante.

Tuve arcadas y todo. Además, estaba colocadísimo de todo.

Porque me metí todo lo que tenía, porque estaba casi inconsciente...

Eres inconsciente todo el puto día.

¡Cállate la boca ya, hostia! Lo llevo a Urgencias.

Después de pasar toda la plantilla a verlo,

deciden que la única solución es cortar por lo sano.

Porque tenía, ¿cómo era...? ¿Cómo era la movida esta?

(SUSURRA) No, que no hemos oído. ¿Cómo? ¿Cómo?

Torsión testicular. ¡Ah! Eso.

Torsión testicular. Que solo de oírlo ya jode.

Básicamente, por eso lo de monohuevo.

Porque este, desde entonces, solo tiene en huevito.

Muy bien. Muy bien.

Si te fijas, tiene cierta cojera. Es por el monohuevo.

Porque la pierna izquierda la tiene más cortadita...

¿Sabes qué? Vete a la mierda. No, tranquilo, que estoy en ella.

Por eso me jode que digas que estás bien.

Hasta ahora, lo tenías todo muy fácil.

Te lo ganabas todo con esa cara de chulo guaperas

de discoteca de los 90, pero ahora tienes una tara y te jode,

porque te conozco como si te hubiera parido, Hugo.

Porque si algo infla su ego, eso es su virilidad

y si eso se debilita, está perdido. Es su... ¿kriptonita?

Pero yo que tú no me rayaría mucho por eso.

Porque eres un inepto sentimental que en toda su puta vida

no ha tenido una relación de pareja de más de dos meses.

Y ya no tenemos 25, Hugo. No tenemos 25.

¿Verdad que no tenemos 25? No.

¡No! No. Las tías buenas y las que merecen la pena,

están casi todas cogidas, y las pocas que quedan,

son tan exigentes y están tan escondidas,

que si no estás a la altura, olvídate,

y te aseguro que tú no lo estás.

Así que si alguna vez se te ha pasado por la cabeza

experimentar lo que es el amor, el de verdad digo,

no la mierda que tú haces, ya puedes empezar a cambiar.

¿Ya? Bueno, ya que estamos charlando...

tranquilamente, ¿por qué no sacamos el tema laboral?

Porque muchos consejitos, pero no es que te vaya muy bien.

¡No! Porque eso que tengo que oír todos los putos días

de que es un artista, mis dos cojones un artista.

Si vendes alguna de tus obras, es porque detrás hay una madurita

cachonda y con pasta a la que has dejado satisfecha.

Sí. Vamos, que evolucionar, lo que se dice evolucionar,

no has evolucionado mucho, ¿no?

Mira, yo que tú dejaría de decir que no me quejo.

Quéjate. Hugo, hostia, quéjate y haz algo.

Vete a por lo que quieras de una puta vez en la vida

y compórtate como un hombre de verdad.

Cuando hagas todo eso, si quieres, vienes

y me das todos los consejitos del mundo.

¿Ahora sí?

Sí.

Ahora sí.

(RESPIRA ALIVIADO)

Bueno, chicos, yo ya si eso me voy marchando.

No, no, no, tranquilo, Peibol, ¿eh? El que se va soy yo.

César,

que todo lo que te dicho antes de Patricia era mentira.

No pasó nada. Me lo he inventado.

Quería ayudarte a olvidarla.

A dejar de idealizarla, ¿porque sabes cuál es tu problema?

Que las idealizas a todas.

No se me ha ocurrido otra cosa, porque...

Porque soy tonto, muy tonto.

Pero de algo ha servido, ¿no?

(RESPIRA PROFUNDAMENTE) Te has desahogado.

Y yo tomo nota. Hugo...

(LLORA)

No sé a los demás,

a mí me puede el miedo.

El miedo a despertar

y seguir teniendo miedo.

Ya te lo decía yo,

no se puede hacer peor.

Buenas, Cándido. Buenas tardes, don Pablo.

Mil maneras de acabar

y elegiste la que más,

la que todo destrozó,

la que te decía yo

que se quede como quedó.

Yo tan malo, tú tan bueno.

Muchas lágrimas no caen al suelo.

La, la, la, la, la, la.

La, la, la, la, la, la.

La, la, la, la, la, la.

(Móvil)

(SUSURRA) Ahora vengo.

¿Sí? (ACENTO ARGENTINO) ¿Sos Paula?

"¿Hola?". ¿Qué haces, bombón?

Un amigo me dio tu número. ¿Cómo podemos hacer para vernos?

"¿Por dónde andas vos?". ¿Cómo has conseguido este número?

(SIN ACENTO) Uno, que tiene sus contactos.

"¿Qué quieres?".

"Quiero verte". No.

"Necesito verte". ¿Cómo te lo tengo que decir?

Explícamelo otra vez, que no me entero.

Primero me dices que te estás enamorando;

dos días después, que me quede con tu hermana.

Desapareces sin dar explicaciones, cambias de móvil, ¿qué coño te pasa?

¿Has hablado con Irene? No.

Se cree que estoy todavía volando.

Solo tienes que hablar con ella y lo entenderás.

"¿Qué tengo que entender?". Que esto se ha acabado.

"Que se acabó". ¿Y si te pago?

"¿Cuánto es? Hace tanto tiempo que ni me acuerdo".

Vete a la puta mierda.

¿Cómo has conseguido que tu hermana no se entere todos estos años?

¿A lo que te dedicas?

Pablo, ¿estás borracho o qué te pasa? Todavía no, pero estoy en ello.

Y ya sabes las tonterías que puedo hacer cuando voy borracho.

¿Me estás amenazando? ¿Yo? Que va. En serio.

Era un comentario. Pues nada, voy a colgar.

Espera.

¿Paula?

Paula.

¿Qué?

Perdóname. Lo siento.

Entiéndeme, no podemos acabar así. ¿Qué pasa con Irene?

Me encanta tu hermana, ya lo sabes.

No sé qué extraña conexión tenemos, pero la hay. Funcionamos.

Pues ya está, Pablo, no pasa nada. Espera. Espera. Lo que tú tienes...

Lo que sentimos cuando estamos juntos,

cuando nos acostamos, ¿vas a dejar que se acabe así?

Solo quiero verte.

¿Dónde estás?

En el hotel.

Es la última vez. Te lo prometo.

Es para los demás,

para mí no es nuevo

haber tratado mal,

fallar a los que quiero.

Ya te lo decía yo,

no se puede hacer peor.

Mil maneras de acabar

y elegiste la que más,

la que todo destrozó,

la que te decía yo

que se quede como llegó.

Yo tan malo, tú tan bueno.

Irene. Lo siento. Tranquila.

Que tenía revisión de un examen. Muy bien.

¿Qué pasa, que estás sola? No, no, está en el baño.

Joder, me tienes intrigadísima con el famoso Pablo.

Ya lo sé, perdóname.

A lo mejor, he estado muy pesada con todo lo que te he contado,

pero es que no sé qué me está pasando,

pero me tiene loca. Pues que estás muy feliz.

Sí, sí lo estoy. Ya me tocaba.

¿Pedimos? Vale, perfecto.

Perdona, ¿me pones tres chupitos de tequila?

Sí, claro.

Pablo.

Ven, esta es mi hermana, Paula.

Hola. Hola.

Encantada. Encantado.

Igualmente.

(RÍEN)

Ay, perdón. (RÍEN)

Lo siento.

Así que tú eres la famosa Paula. Sí.

Irene habla maravillas de ti. Lo mismo digo.

Bueno, seguro que todo mentira. Seguro...

Qué bueno, pues ya os conocéis.

Sí. No.

Bueno, ahora mismo. (RÍEN)

Así que eres estudiante. Sí, estoy en la facultad.

¿Y qué haces? Publicidad y Relaciones Públicas.

Qué bien. ¿Eres buena? Buenísima, es la mejor.

Todo matrículas, y eso que también trabaja.

Bueno, es un trabajo de mierda en una agencia de publicidad

que me deja tiempo de sobra para estudiar y pagar las facturas.

Seguro que sí. No, qué va, si la tienen explotada.

Nunca sale a su hora, siempre tiene que hacer horas extra,

hasta los fines de semana. Contadme, cómo os conocisteis.

Bueno, ya te conté, que Pablo estaba buscando casa

y le enseñé algunos pisos y una cosa llevo a la otra.

Qué bonito. ¿Y le alquilaste alguno? No, no. Me hizo todo el lío.

Ahí donde lo ves, el señorito sigue viviendo en un hotel.

¿Ah, sí? (ASIENTE)

Pero bueno, por lo menos, los probamos todos.

Se saltó la regla número 1, nunca te enamores de un cliente.

(RÍE) Qué tontería.

Aquí tenéis. Gracias.

Gracias. -De nada.

(Llaman a la puerta)

¡Voy!

(RÍE)

¿Vengo en mal momento?

No. No, no, no, es que me acabo de duchar y no quería que...

¿Qué haces aquí?

(RÍEN)

Qué susto. Me llamó Paula.

¿Y? Me dijo que...

Que habías adelantado tu vuelo para darme una sorpresa

y decidí dártela yo a ti.

Sorpresa... (RÍEN)

Joder, Paula... No se le puede contar nada.

En realidad, es culpa mía.

Porque ella sabía que tenía... algo importante que contarte

y no quería hacerlo por teléfono.

¿Te pasa algo? ¿Estás bien? Sí, estoy bien. ¿Puedo pasar?

Sí, claro, claro, claro.

Pasa.

¿Seguro que estás bien? Sí. Estoy... Estoy bien.

¿No quieres tomar algo? Agua o... No, gracias.

(SE ACLARA LA VOZ)

¿Algo que te ha sentado mal? No, no, qué va.

Solo necesitaba sentarme.

¿Seguro que no quieres tomar...? Seguro, de verdad, no es eso.

A ver, mejor si no me interrumpes, porque lo he estado ensayando,

así que déjame terminar antes de decir nada.

Estoy embarazada. Y voy a tenerlo.

No te estoy pidiendo nada, solo... te informo.

Ya sé que suena a locura y probablemente lo sea,

pero no he encontrado una manera menos...

Mejor... Tampoco... sé muy bien lo que esperabas tú de todo esto,

porque apenas llevamos nada juntos y... Vamos a ver.

Perdona, me estoy liando.

Lo que sí sé es lo que no quiero.

Yo, por mi parte, estoy dispuesta a intentar que esto funcione.

Si tú también estás dispuesto, solo te voy a poner una condición.

¿Cuál?

Sea lo que sea lo que tienes por ahí, se acabó.

A mí me da igual quién o... las veces que lo hayas hecho,

pero a partir de este momento, se termina.

No quiero sentirme tonta ni engañada nunca más.

Piénsatelo.

(Canción en inglés)

¿Por qué hemos quedado aquí?

"Hello".

¿Tú qué crees? ¿En serio?

¿Qué pasa?

Que tienes que ser de los pocos que siguen alquilando.

Además, esas dos, ¿por qué no te las compras?

Seguro que las has visto mil veces. Ya, bueno, no es lo mismo.

Venir aquí es un ritual romántico que me conecta conmigo mismo.

Me parece una gilipollez y una pérdida de tiempo

como la mayoría de las cosas que haces.

Qué borde, ¿no? ¿Se puede saber qué coño te pasa?

Solo te daba mi opinión. No te la he pedido, ¿vale?

Estaba tranquilo, tirado en el sofá, medio fumado

y me apetecía ver una peli, una de estas dos.

Has sido tú la que has llamado interrumpiendo mi planazo,

así que me lo dices y te piras.

Sí... ¿Y a ti qué te pasa?

Llevo tres semanas llamándote y pasas de mi culo.

Incluso, te he enviado mensajes al busca que te regalé y ni con esas.

Es que me quedé sin... pilas. Ya...

Bueno, ¿estás bien? (SUSPIRA)

Es que... (SE ACLARA LA VOZ)

(SUSURRA) Que tengo un retraso.

¿Mental?

¿Qué?

¿Pero tú eres tonto?

¿Pero tú eres tonto, Hugo? ¿Tú qué coño miras?

La regla, Hugo, la regla.

Que tengo un retraso de 10 días. Vale, para, para, para.

Lo siento, lo siento, vale.

Me has pillado un poco traspuesto con una de las películas.

Pero vamos a empezar otra, ¿vale? (SUSPIRA)

Vamos a ver, ¿tú te acuerdas, hace un mes,

cuando tu exposición, que yo te entrevisté?

¿Ahora lo llamas así? ¿Entrevistar?

El micro sí lo usamos. (RÍE)

Sí, sí. Me acuerdo, me acuerdo. Vamos que...

íbamos los dos bastante puestos, aunque tú más. Yo iba fino también.

(SUSPIRA)

¿Qué? ¿Quieres tener la charla?

¿Qué charla? La charla.

Lo que viene siendo la charla. Qué sentimos, qué significó.

No, no, no. No quiero tener la charla.

A ver, Hugo,

yo solo quiero asegurarme de que te pusiste el condón.

Ah... Ajá, ajá.

Te lo pusiste, ¿no? Claro que sí.

Hugo... Que sí, que me lo puse.

Hugo, por favor, que no me acuerdo de nada, que iba...

Que sí, que me puse el condón, joder. Vale. Vale, pues ya está.

Puede que se rompiera un poco... ¿Qué?

¿Qué pasa? ¿Cómo que qué pasa?

Que te di lo tuyo, ¿no? Joder, ¿por qué no me lo dijiste?

Bueno... Yo que sé. Fui un inconsciente.

De todas formas, ibas tan a saco que supuse que...

por supuesto, tomas la píldora. Pues claro que tomo la píldora.

¿Por qué iba a estar aquí sino contándote todo este puto rollo?

Bueno, pues ya está. Te la tomas, ¿no?

Me estoy arrepintiendo tanto de haber venido...

Es que no sé qué mierda hago aquí.

Oye, oye, oye, que... Que igual es un retraso psicológico.

El tuyo quieres decir, ¿no? No, el tuyo.

No, el tuyo. Les pasa a muchas chicas.

A mí no. Yo soy un reloj desde que tengo 11 años.

(RÍE)

¿De qué coño te ríes? ¿De qué? Es muy pronto, ¿no?

(SUSPIRA) Ay, de verdad...

(SUSPIRA)

Oye, oye, oye.

Tranquila, ¿vale? Que no puede ser. Yo ahora acumulo.

¿Eh?

Pues eso, que ahora soy tántrico. ¿Qué?

Pues eso, que no expulso el semen hacia afuera,

lo acumulo en los huevos. (RÍE)

En el huevo, querrás decir.

Qué más da, ¿vale? Es cierto.

Nos fuimos los de la cuadrilla a un curso de fin de semana,

ellos iban en plan pareja,

pero siempre he sentido curiosidad por el tema, así que...

no me pusieron ningún problema.

Y eso que se tarda años en controlar el tema.

Pero yo le pillé el truco enseguida.

Incluso, doy clases por webcam con un monitor paquistaní...

¿Pero qué dices? ¿Qué dices? (CHISTA)

Son técnicas muy complicadas para explicarte aquí ahora.

Lo único que tienes que saber es eso, que acumulo, no expulso.

Soy tántrico.

De hecho, puedo durar horas. ¡Uf!

Tuvimos que parar porque estabas escocida.

Para, para, por favor.

Soy una especie de cinturón verde-naranja.

¿Te quieres callar de una puta vez y centrarte, joder?

Joder, Hugo, que estoy hablando en serio.

¿Podemos ir a otro sitio, por favor?

No quieres, ¿no? No, no quiero.

Pasa.

Oye, que he estado pensando que...

Que igual todo esto es una señal. Una señal de que soy gilipollas,

porque otra señal no puede ser, tiene que ser una señal...

No, no, claro que no. Subnormal...

Creo que haríamos muy buena pareja.

Claro, como tenemos tantas cosas en común.

Sí, las tenemos y si me dieras una oportunidad,

podría decirte cuáles. Voy al baño.

(Puerta)

Pues una cosa te voy a decir, ¿eh? Una cosa te voy a decir,

que a este juego podemos jugar dos, ¿eh?

Porque para chulo chulo...

Y otra cosa mas te voy a decir,

que el que lleva semanas llamándote soy yo.

Y ahora vienes aquí de indignada.

Y lo de que se te han acabado las pilas, eso,

no te lo crees ni tú, que un busca no gasta.

¡Ah, ah, ah! Y otra cosa te voy a decir,

que el que se puso en el condón fui yo también.

Y si tanto te gusta bajar ahí abajo y pegar mordisquitos,

las cosas se rompen, ¿eh? ¡Se rompen las cosas!

Y otra cosa mas te voy a decir...

(Cisterna)

¿Qué me vas a decir? Nada, eso, que...

Que qué vamos a hacer.

Según esto, nos quedan tres minutos de incertidumbre.

¿Te acabas de hacer un test de embarazo en mi baño?

Hombre, claro. Esto no lo voy a pasar yo sola.

Pase lo que pase, tú aquí, conmigo. Claro que sí.

No lo toques. Que no, que solo me iba a apoyar.

¡Joder! Joder, joder, joder.

¿Qué le digo a César?

¿Pero no llevabas más de un año sin hablar con él?

Sí, sí. Poco antes que se fuera a Sídney, Australia.

Entonces, no creo que tengas nada que decirle.

No me jodas ahora con César. Ya...

De verdad, no sé qué hago aquí.

¿Cuánto falta? No han pasado ni 30 segundos.

Vale, es que estoy nervioso.

Qué bien, porque yo estoy superrelajada.

Después de los tres minutos esos, ¿qué?

Hay dos opciones. ¿Cuáles?

No te va a gustar ninguna de las dos.

Así que mejor nos quedamos calladitos.

Bueno, ¿y si lo estás?

¿Tan malo sería?

Pues no entraba en mis planes acabar de madre soltera

y menos, por el polvo de una noche.

Bueno, soltera soltera... ¿Qué quieres decir?

Pues eso, que... si tú quieres, pues yo...

(RÍE) ¿Qué? Estás de broma, ¿no?

No.

Hugo, por favor, que nos conocemos,

que no te considero una apuesta muy segura.

Ya sé que siempre he sido un poco inestable sentimentalmente hablando.

¿Un poco?

Bastante. (ASIENTE)

Pero he cambiado, Mara. ¿Y qué me estás proponiendo?

Mara, mira, tú me...

Mira, Mara, tú me gustas. Me gustas mucho, un montón.

Vale, ya lo he dicho.

No sé si para ti solo fue una entrevista

o significó algo más, porque aunque solo fuera curiosidad,

me valdría, por lo menos, podría demostrarte quién soy ahora.

Y yo sé que...

Que esto no es forma de empezar nada, pero a veces las cosas pasan así.

Hugo, espera un... No, escúchame, escúchame.

Vale, mira,

es posible que... Que ahí dentro lleves a mi...

Bueno, a nuestro...

Y yo no sé si...

ya has decidido lo que vas a hacer o si aún tienes dudas,

pero, si te sirve de algo mi opinión,

creo que serías una madre cojonuda, tía.

Pero es tu decisión.

Y yo la voy a respetar.

Pero solo quiero que sepas que estaré ahí para lo que necesites.

Lo que te haga falta, sin condiciones.

Solo dime qué es lo que tengo que hacer para que confíes en mí.

¿Y si no quiero tener hijos? ¿No quieres?

No lo sé. No... No... No sé. Sí...

Mira, Mara, si estás... (SUSPIRA)

Y me dejas,

a mí me gustaría formar parte.

Creo que estamos adelantando acontecimientos.

No, solo estamos hablando. ¿Y si no lo estoy?

Seguiré pensando igual.

Esperando a que me des esa oportunidad.

Eh... Vamos... Vamos paso a paso.

Claro que sí.

(SE ACLARA LA VOZ)

Se lo llevó la tormenta y el tiempo.

Nada se pudo salvar.

Solo quedó una chispa de luz.

Suspira por volver a empezar.

(Música)

Bebe la sal y respira las llamas,

nada nos puede tocar.

Pon en tu tumba que no es el final,

tu rastro no se puede borrar.

Los días están contados,

no hay más que perder.

Tan solo seremos libres

cuando no haya más que perder.

Ceniza de fénix, perfil de coral.

Torcido, herido con cada latido.

Y celebra que nuestra historia continuará.

Los días están contados,

no hay más que perder.

Tan solo seremos libres

cuando no haya más que perder.

(Música)

Los días están contados,

no hay más que temer.

Tan solo seremos libres

cuando no haya más que perder.

Si no hay nada más que perder.

Si no hay nada más que perder.

Se lo llevó la tormenta y el tiempo.

Nada se pudo salvar.

Solo quedó una chispa de luz

y es hora de volver a empezar.

(Música)

Un café

al despertar,

un colchón

de verdad.

Alguien que...

me diga que todo va bien...

Todo va bien.

Percibí descifrar

que lo que quería lograr

ya está aquí,

ya llegó.

Por fin, llegó.

Por fin, llegó.

Escuchar, respirar

y mirar hacia ese lugar

sorprenderme y descubrir

que estoy viva y bien así.

Que intentaré no pensar

cuándo y cómo va a acabar.

Somos Cine - Los miércoles no existen - Ver ahora

 

Seis personas en la treintena protagonizan esta historia de enredos y decisiones adultas complicadas: enamoramientos, rupturas e infidelidades que hacen que sus vidas se crucen entre sí. Dirigida por Perís Romano, Los miércoles no existen es una comedia musical con un reparto de lujoInma Cuesta, Eduardo Noriega, Alexandra Jiménez, Andrea Duro, María León, Gorka Otxoa William Miller interpretan a estos personajes unidos por relaciones difíciles y una dosis importante de casualidad.

Pensada para cine y convertida en teatro antes de su estreno, esta comedia musical ha estado en los escenarios durante varias temporadas. Ahora la puedes ver sin salir de casa.

Embarazados, con Paco León

'Embarazados' es una comedia romántica peculiar y políticamente incorrecta protagonizada por Paco León y Alexandra Jiménez y dirigida por Juana Macías. RTVE.es te ofrece en exclusiva el tráiler de la película que cuenta con la participación de TVE. 'Embarazados es la historia de una pareja que se acerca a los 40, decide tener un hijo, y no puede. Ellos son Fran y Alina. O lo que es lo mismo, Paco León y Alexandra Jiménez. ¿Fran es un tipo normal, que para mí es un reto¿, medio bromea Paco León. ¿Es la primera vez que interpreto a alguien cercano. Un tipo con una profesión liberal, que se lleva muy bien con su pareja. Deciden tener un hijo y eso se convierte en una chinita en un cristal que empieza a grietarlo todo¿. Alexandra Jiménez asiente. ¿¿Embarazados es una comedia agridulce en la que los personajes llegan siempre tarde¿, define la actriz. ¿Mi personaje es una mujer que vive muy bien, tiene todo lo que necesita: le llena su relación de 12 años, sus viajas, tiene su vida acom

 

A veces la ecuación "espermatozoide + óvulo = embrión" no es tan sencilla como la pintan. Embarazados es una comedia sobre las dificultades de una pareja para concebir un bebé, por culpa de unos espermatozoides que son "pocos, vagos y anormales" y una menopausia que llega antes de tiempo.

Alezandra Jiménez y Paco León protagonizan esta película escrita y dirigida por Juana Macías.

Mario Casas y Raphael en el cine de Álex de la Iglesia

¿Sabías que Raphael comparte protagonismo con Mario Casas en una película? Se titula Mi gran noche, y es la "comedia total" de Álex de la Iglesia donde ambos dan vida a dos artistas rivales: Alphonso, un cantante tradicional, y Adanne, un músico de electrolatino que compite con él por el sitio de honor en una actuación. ¡También aparece Blanca Suárez!

Mario Casas repite en Las brujas de Zugarramurdi, la comedia más loca del mismo director. Hugo Silva, Terele Pávez y Carmen Maura protagonizan esta película donde el humor negro se da cita con el cine sobrenatural. La magia oscura se interpondrá en el camino de un padre y un hijo con un objetivo: viajar a Disneyland París.

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - Las brujas de Zugarramurdi - Ver ahora
Transcripción completa

-Que tarde vienes.

Un oso, un oso y un arbol.

?Una esponja amarilla?

Un raton y una estrella.

Un hombre desnudo, con barba.

Un soldado verde, un nino.

Es el elegido.

-?Una esponja amarilla? Calle, madre.

El cuarto hombre va montado en un caballo blanco,

con una luz verde en la cabeza o un uno o un dos.

-Eso es un taxi. (CHISTA)

Sol, mucho sol.

La gran obra.

Pintan oros.

El oro es la clave.

-Oro, oro...

Oro...

Oro.

-La gran protituta de Babilonia esta aqui,

con sus siete cabezas entre nosotros.

Y trata de enganarnos con sus mentiras.

Pero lo unico que quiere es devorar nuestras almas.

«The bitch prostitute of Babilon, with her seven heads,

it is here, among us .

-No os dejeis enganar por esa ramera.

Lo unico que quiere de verdad

es instaurar el poder pagano.

-Compro oro.

Oro, orito, oro.

Oro, oro al peso.

-Oro, oro.

(Movil)

Ya estan aqui.

-Ja, ja, te has movido, te has movido.

!Mama!

-Buenos dias. ?Que tal, guapa? ?Como estamos?

Esos ojos azules.

Nati, ?que?

?Nos vamos al cuartito tu y yo?

Dime algo, ?como estas tan buena, Nati?

-20 gramos, 400 euros. -Pero era de mi madre.

Pienso en ti siempre que me voy de aqui.

(Apertura automatica)

-Se ha abierto.

Estan dentro.

!Todo el mundo al suelo! !Esto es un atraco!

(Gritos)

!La bolsa, la quiero llena! !Ya!

Sergio, metelo todo. -?Los relojes tambien?

No, eso no vale nada, coge los anillos, que son de oro.

Sergio, las pipas, vamos.

-Hay que tener poca verguenza para meter a un nino en esto.

(Dirparo) Una palabra mas y te mato.

-Tiene razon, ese nino tendria que estar en el colegio.

!Callese, hija puta! !Agache la cabeza!

!Que les pasa, eh!

!Eh! Ya casi esta.

?Te has traido al chaval? ?Estas loco?

Lo tengo los martes y fines de semana alternativos.

No perdere un dia con el, ni por un atraco.

Le puede pasar cualquier cosa. Esto no se hace asi.

Entrar, coger el dinero y ya. Si hago esta mierda, es por el

para poder estar juntos. Sergio, ven aqui.

Sergio, ?sabes que hago esto por ti?

Que si, papa. ?Con quien quieres estar?

?Con tu madre?

?O conmigo? Contigo, papa.

(LO BESA) ?Lo ves?

Quiere estar conmigo. Lo he oido.

Por mi hijo hago lo que sea. Si voy a la carcel, pues voy.

Estoy hasta los cojones de la pension compensatoria,

de los jueces y de la bruja de su madre.

-Tiene razon, los jueces se ponen de parte de ellas.

Entre la pension alimenticia, el colegio y el seguro

no me llega ni para el alquiler. -Haberlo pensado antes.

Seguro que te has liado con alguna. -?Como me voy a liar

si duermo en el coche? !Basta!

(BOB ESPONJA) !Tu, ni te muevas!

!Hijo puta!

(Gritos)

(Gritos)

-!Corre, corre! !Ten cuidado!

!Vamos! !Hijos de puta!

!Fuera! !Fuera, joder!

!Fuera! !Fuera!

!Vamos!

!Corre, corre!

!Corre, corre, Cristo!

!Cono! !Aparte, senora!

!Corre, Cristo, por tu madre! !Corre!

-No se donde estara, durmiendo, supongo.

!Que llevo al nino, Cristo!

-?Y tu que le dijiste?

?Ves como eres tonta?

Claro.

Si, oye, te tengo que dejar.

!Corre mas! !Vamos!

-!Quieto, quieto! !Vale!

!Venga!

-Que no te oigo. !Eh! ?Adonde va?

!Sonia, cono! Estoy conduciendo.

!Eh! ?La conoces?

!Es mi novia! !Se lleva el coche!

!Abre, hijo de puta!

A la M-30, cagando ostias.

?Por donde voy? ?Mendez Alvaro o el tunel?

Por donde te salga de las pelotas. Callate.

Por donde crea conveniente.

?Eres gilipollas? ?Yo?

?Le dices a tu novia donde estaba el coche?

No le he dicho nada, ella lo sabe todo.

Lo adivina, como en la discoteca.

Salgo y estaba ahi, en la puerta, esperandome.

(Sirenas policiales)

-Papa, aqui hay un senor. Ahora no, campeon.

-Deberia bajarme, asi estan mas tranquilos.

!Socorro!

!Socorro!

Quieto, quiero. Cristo.

Cristo, que el taxi estaba ocupado.

Deberiamos haber esperado uno libre, ?no?

Si no les parece mal, es mejor ir por Vicente Calderon.

A esta hora hay menos trafico.

(Disparo) !Joder!

!Hijos de puta! No veo nada.

(Movil) Joder.

La... Tu madre.

-?Mama? -?Que tal, carino?

-Muy bien. -?Has merendado?

-No, no he merendado. -?Como que no?

-Tampoco he hecho los deberes. -?Y eso?

-Estoy en un taxi con papa.

-Pero ?adonde vais? -Nos esta persiguiendo la policia.

-?Como? Dame el telefono.

-Hemos atracado una tienda. Dame el telefono, por favor.

-Y tenemos una bolsa llena de oro. El telefono, joder.

(Disparos) Silvia, ?como estas?

No, jugando con unos ninos en el parque.

Si, si.

(Sirenas policiales)

Eh... Ahora, ahora, ahora hacemos los deberes

y la merienda y... todo.

Perdona un segundito, te tengo que dejar.

(SILVIA) Jose, Jose, ?que pasa?

-Yo me bajo aqui.

!Por favor! !Ven aqui!

-!Saquenme de aqui, por favor!

!Policia! !Me cago en tu puta madre!

?Esto no tiene algo para bloquear las puertas?

Si, el seguro infantil.

(SILVIA) ?Que esta pasando? Silvia, perdona.

-?Me oyes? Si.

-?Que le vas a dar de comer? Unos sandwiches y Colacao.

?Te pregunto yo que le das de merendar?

-Borde. No me pongo borde.

Me saca de quicio que me preguntes que hago con el.

-?Que dices? No tengo que darte explicaciones.

Porque soy su padre, conmigo esta perfectamente.

Acelera o te vuelo la cabeza. Te tengo que dejar, ?eh?

Venga, hasta luego.

!Acelera!

!Acelera!

Sergio, ?estas bien? -Es como el "GTA en San Andreas".

?Que hago ahora? ?La autopista de Burgos, de Zaragoza, Extremadura?

?Vamos al sur? Al sur, al sur, al sur.

Al sur, ?por que? Siempre se escapa al sur, Mexico.

Eso es en las peliculas. ?Y Portugal?

Vamos a Francia. ?Por que Francia?

-Vamos a vivir en Disneylandia.

Esta en Paris. No he dicho que vayamos alli.

He dicho que iremos a verlo y luego ya veremos.

?Tu me ves a mi en Disneylandia?

-Tu vas adonde te de la gana.

Esto no se hace asi.

Te llevas al nino al atraco y ahora decide el por donde huimos.

No le des todos los caprichos. ?A que no lo querra mas

por seguirle la corriente? Diselo, diselo.

Si vamos a Francia, ?puedo llamar a mi mujer

para avisar de que no voy a cenar?

Dame el movil.

Se va a enfadar.

Se va a enfadar.

-Meta las manos, hombre, ya se lo he dicho.

!Meta las manos! -Ay...

-No me cogen. Mira que sabe que me revienta que no me lo cojan.

-Igual no tiene cobertura. -Lo que no tiene es verguenza.

?Sabe cuanto hace que no me pasa la pension?

Tres meses, tres, sin soltar un duro para su hijo.

Va el chaval con el uniforme del ano pasado.

y le queda por la rodilla. -?Y la custodia compartida?

-?Como? Lo metere en la carcel como no me pague lo que me debe.

A usted le pongo un sedante, lo veo muy nervioso.

-Pero si estoy bien.

-Custodia compartida...

Le he puesto una demanda en el juzgado de familia.

La proxima vez que vea al nino sera con un cristal de por medio.

A ver si asi espabila.

Quitese, ?no ve que esta grave? (TV) «Los atracadores huyeron

con 25.000 anillos de oro robados en un establecimiento

de compraventa de Puerta del Sol .

-Todo... fue idea de Cristo.

-?Quien es Cristo? -No se, tio.

-?Que ha dicho? -No lo se.

-?No lo sabe? ?No es usted traductora?

-Ha dicho: "No lo se". (HABLA EN OTRO IDIOMA)

-No conociamos nuestros verdaderos nombres.

-Quitense las mascaras, hagan el favor, ya.

-!Venga!

Joder...

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

-Nos conocimos en la tienda.

No tenia dinero, tuve que vender lo poco que me quedaba.

San Judas Tadeo.

Patron de las causas perdidas.

-Parecia muy sencillo. Mucho oro, poca seguridad.

Necesitabamos entrar sin llamar la atencion.

-Entiendo. -A ver, que me aclare.

?Trabajan de munecos en la plaza?

(HABLA EN OTRO IDIOMA) No.

-Que no. -Que no.

No me jodas.

?Tu vistes con esto? -Es la ropa del trabajo.

Ay...

?Que pasa? ?A que viene esto? ?Eh?

Estamos juntos en esto, ?no? Es lo que queriamos, ?no?

Tiene diez anos, por amor de Dios.

Ha pasado por una situacion de «shock , estara traumatizado.

?Tu tienes hijos? Que yo sepa no.

Pues callate, no tienes ni idea.

Es de libro, lo arrastrara toda la vida.

?Libro? No te has leido uno en tu puta vida.

Oiga, por favor, cuidado con el arma, aqui es peligroso.

(CARRASPEA) -Perdon, no quiero molestar, bastante tienen ya.

Yo tengo que ir a Badajoz, si o si. Me han llamado por un trabajo.

!Ay! -No he hecho los deberes.

Pues los hacemos luego, cuando lleguemos, ?vale? ?Eh?

Mama dice que los deberes los haga lo primero.

Que quede una cosa clara, Sergio. Aqui no manda mama, mando yo.

Cuando estes con mama haces lo que quieras.

Ahora se hace lo que yo digo.

Vamos a hacer los deberes, pero ahora no.

Luego, ?vale?

(Sirena policial) !Picoletos!

Vale, ya esta. (SERGIO LLORA)

(LLORA) A ver, Sergio, ?que pasa ahora?

?Que pasa ahora? -Me deje la mochila en la tienda.

Con los deberes dentro encima del mostrador

de la tienda del oro.

?Que ha dicho? ?Damos la vuelta?

A ver, un momentito.

Sergio, ?recuerdas a principio de curso

cuando forrabamos los libros que te dije?

-Si. ?Que te dije?

-Que pusiera mi nombre y la direccion de casa

y tu numero en la primera pagina para que no se perdiera.

?Y lo hiciste? -No.

(AMBOS) !Bien!

-Si, soy yo.

Si, es mi hijo.

No, esta con su padre, ?que pasa?

Pero ?donde, dice?

No, no puede ser, tiene que haber algun error.

?Seguro que son suyos?

Ya.

Ya, claro, claro.

Entiendo.

Esto no vale, senora, ?que ha hecho?

Esta francamente deteriorado.

(SILVIA) Es de cuando nos casamos. -No se le ve la cara.

-De la boda es la unica que tengo, sale mi padre.

-Necesitamos una donde este de frente, para identificarlo.

-Es lo que hay. Esta es de cuando abrimos el videoclub.

Esta, de la tienda de consumibles. -?De alimentacion?

-No, rellenabamos cartuchos de tinta usados para impresora.

Ya le dije que era mala idea, pero como no escucha...

Esta es de cuando abrimos el restaurante chino.

Nos lo quemaron los chinos. Y esta, la del funeral de mi padre.

El pobre no aguanto mas, como siempre le pediamos dinero...

-Habra que hacer un retrato robot. -?A mi padre?

-No, a su marido, ha atracado un establecimiento

con la ayuda de su hijo. -?Como? ?Con mi hijo?

-?Por que se lo dices? -?No se lo habias dicho tu?

-No, estas cosas no se dicen asi, hay que esperar al psicologo.

Venga, tranquila, tranquila. Aqui, entre.

Tranquila, ?eh? Tranquila. Sientese un momento.

Mire.

-Pero ?el va desnudo? -No, va vestido de Jesucristo

como los artistas callejeros de Sol.

-Lo tenian muy pensado.

-!Ah! !Oh! !Sergio! -!Silvia!

-Silvia, tranquila.

Senora, por favor, tranquilicese.

Hacemos todo lo posible por encontrar a su hijo. !Silvia!

Pero dile algo. Y encima le sueltas la imagen del nino.

-Me he extralimitado, pero no queria molestarla.

-Necesitamos estar en contacto.

Si la llama, nos avisa inmediatamente, ?vale?

-Escuche, esta muy nerviosa para conducir.

Que la siga un operativo a su casa y la vigilen 24 horas.

-?Que operativo ni que operativo? Vamos nosotros.

Vete a por las llaves del coche.

!Venga, joder!

-Sergio.

Sergio, carino, coge el telefono, por favor.

-Ya no me acuerdo de vuestra cara, os lo juro.

Ademas, ?que habeis hecho? ?Robar? ?Quien no roba hoy en dia?

Por favor os lo pido, dejadme en la cuneta.

Yo voy a Badajoz. No le voy a decir nada a nadie.

-Papa, tengo hambre. No paramos hasta la frontera.

-Mama dice que hay que comer cinco veces al dia.

Que diga lo que quiera. Cristo, el nino tiene razon.

No llegamos a Francia del tiron. Tendremos que parar.

-Eso, paren a comer y lo hablamos. ?Me estais escuchando?

Llevabamos la cara pintada, el de Badajoz no nos reconoce.

Es ilogico. Esto no es una excursion.

Nos sigue la policia. Y no me llames Cristo.

?Te llamo Mahoma? ?Te llamo soldadito?

Bueno. -Se llama Jose.

Jose Fernandez Cuesta y esta divorciado.

Quiere la custodia compartida, pero mama no se la da

por ser irresponsable. ?Sabes lo que te digo?

Tu madre tiene razon.

Lo siento, Jose, pero esto no se hace asi.

Yo soy Toni, tio.

Que te pires, no me interesa. Yo me llamo Manuel.

Manuel Sanchez Garcia, tres hijos, vivo en Aluche.

Me da igual, ?vale?

Este se llama Marquitos. Cuando salgo de casa, llora.

Este es Alejandro, el mayor.

Y la nina, Laura.

Me quiere tanto que tiene mi foto junto a la de Justin Bieber.

?Por que me cuenta esto? Es guapisima.

No quiero ser al que se puede matar porque no se lo conoce.

Como el de Badajoz. ?Quien ha hablado de matar?

Usted y yo tenemos cosas en comun.

Las mujeres tambien han destrozado mi vida.

Mi madre, mi hermana y mi mujer eran amigas.

Quedan en El Corte Ingles para ponerme a parir.

-En el colegio es igual, se lo cuentan todo unas a otras.

Son como una secta, comparten informacion.

A ver, no empecemos con el rollo machista, por favor.

Ademas, es que yo adoro a las mujeres.

Las adoro. -Y yo.

Por ejemplo, Sonia, con la que estoy ahora.

Es maravillosa. -?La que nos robo el coche?

No lo sabia, no le puedo contar que uso su coche para un atraco.

?El coche es suyo? Si.

Si, bueno, el coche, la casa, el perro...

Ostia, tiene un boxer cojonudo, se llama Chusqui.

Chusqui... ?A que te dedicas cuando no das palos?

?Yo? Si, tu, tu.

Relaciones publicas en el Esperma.

Ahora no porque lo cerraron; murio un tio en el bano.

-?Que es el Esperma? Una discoteca.

Como el Pacha, pero mas cerdo.

Me meti a atracar por no contarle a Sonia que estoy en paro.

Es abogada, ?sabes? Lleva casos muy tochos.

Tiene mogollon de curro y al llegar a casa

lo que quiere es follar y que no le cuente mis movidas.

O sea, le tienes miedo.

Pues si, pues si, le tengo miedo.

(SILVIA) Sergio.

Sergio, coge el telefono, por favor.

Es una tia muy fuerte, superlista.

Y yo no he acabado ni la E.S.O., no soy bueno para ella.

Todo lo hago mal: en el curro, en la casa, en la cama...

En la cama, esta buenisima y me acojona.

?En la cama que problema hay? Si, no se, demasiada presion.

Llega del juzgado y me dice: «Toni, ?que hay de cena? .

Y no he hecho nada, porque no entiendo el horno,

con tantos botones, y la sarten no se calienta.

La plancha calienta, pero la sarten esta fria.

?Tu lo entiendes? El caso es que nos metemos en la cama.

Ella se me tira al cuello

como una fiera, no me deja ni respirar, ?vale?

Y con el mogollon en la cabeza, empiezo a darle vueltas

y mas vueltas. -Gatillazo.

Sergio. -El 52 % de los hombres

no consigue completar el acto sexual a partir de los 30.

?Eso te ensenan en la escuela? -No, lo he leido

en el «Cosmopolitande mama. Sergio, pues eso es mentira.

Manejan las estadisticas como quieren.

Ademas, yo tengo 26. A mi me paso una vez.

Cuente, cuente.

Pues era una mujer perfecta.

Unos pechos, unas caderas, una cosa...

Buf, tremenda.

Hablaba como en las peliculas porno, unas burradas...

Claro, asi no se puede trabajar.

Me... intimidaba.

Al final lo hice porque la tape con unas mantas.

?Y si me deja? ?Y si encuentra a alguien mejor?

Son como una maldicion. Son demonios.

Te vuelven loco porque te dejan o no te dejan,

porque te siguen o no te siguen.

Tio, se te colocan en una parte como... como

en la parte «orcipital o una zona...

Te matas por uno de estos y cuanto te atrapa,

quisieras cortarte el dedo. A tomar por culo.

Debi hacer esto hace mucho tiempo. Estoy con ustedes.

Si no he atracado un banco es por no tener los huevos necesarios.

Gracias. Aun diria mas.

No hace falta que me apunte con la escopeta.

Toni, Jose,

considerenme parte de la banda. Ya quieres una parte, ?no?

No, lo que quiero decir... ?Por que nos fiamos de ti?

-Papa, nos persigue la Guardia Civil.

No, espera.

Me encargo yo. Poneos los cinturones.

(Sirena policial)

Jose. Despacio, despacio.

Que si no, se engancha.

Sergio, ayudalo.

Vamos a echarle huevos a esto, agarraos.

!Tranquilos!

(Sirena policial)

!Cuidado!

Tranquilo, tranquilo.

Ya estamos a salvo. -!Otra vez, otra vez!

?Estas bien? -!Otra vez!

Nino.

-Otra vez.

(TV) «Apenas una hora despues de que el Politburo anunciara

que se abria la frontera con Berlin

todos recogen los visados y, casi sin rellenarlos,

incluso sin rellenarlos... .

-Pero ?que haces, desgraciado?

Sal de aqui. -Mosto, mosto.

-Te tengo dicho que no toques las cosas del cajon.

Siempre igual.

-Mosto, mosto, mosto.

-Mosto, mosto...

Te voy a dar mosto. Dame esa botella.

Sal de aqui, de la barra.

-El caballo de espadas. -Se ha parado la tele.

-Ponte una cinta, yo no puedo.

-Maritxu.

-Esto ya esta seco, ?eh?

(TV) «Es que ademas, aunque usted no me hace ni pizca de gracia,

el programa me da la excusa de reirme de usted impunemente .

(Ladridos)

-?De que te quejas? Te hara mas joven y guapa.

Te voy a poner caoba.

(GRUNE) -El caoba rejuvenece.

El rubio no se lleva, esta muy visto.

-No quiero caoba. -Eres muy caprichosa.

-No me gusta el caoba, Maritxu.

Maritxu, quitamelo.

Te adverti.

Cambia el caoba.

Cambia el caoba.

?Tienen caldo?

Si.

Tres caldos. ?El servicio, por favor?

-Al fondo, a la izquierda. Gracias.

-Papa, ?puedo salir a jugar? No.

-Gracias. Sergio.

Jose, Jose, Jose. ?Que?

?Ese no ha muerto?

«Lo que pasa es que la banda esta borracha.

Esta borracha, esta borracha .

?Jose Luis Moreno? Si.

«-Amargado, como de costumbre. (HACE UNA PEDORRETA) .

No creo. ?Esto de cuando es? Esta joven.

-Un dia la tele se apago, la que viene por el aire.

-Son cintas, pero a estos les da lo mismo, no se enteran.

Ven lo que les pongas. -Me las se de memoria.

Noche de fiesta, una noche especial.

Chicos y chicas, que felicidad.

?La TDT no la han puesto? -Una vez vino un senor

para decir algo de eso, de no se que.

Pero a mi no me engana.

A lo que vienen es a chuparte la sangre.

(Chirria una bisagra)

(ALGUIEN SE LAMENTA) Ay, ay...

(Chirrian varias bisagras)

(ALGUIEN SE LAMENTA) Ay...

Ay...

Ay...

Ay...

Ay...

!Ah! !Ah!

-Una vez en el pueblo, pues, cogeis el monte.

Ahi detras esta la frontera.

?Como se llama?

-?El que? El pueblo.

-Zugarramurdi.

?El de las brujas? -?Que brujas?

No se, un aquelarre o algo y luego las quemaron.

-A mi las brujas no me dan miedo.

Los que me dan miedo son los hijos de puta.

Y de eso hay mucho y en todas partes.

Eh... Que bueno el caldo, ?no?

Si, si, esta buenisimo.

-!Ah!

-Aja, te pille.

Entras por la boca y sales por el culo.

Culo, he dicho «culo .

Al principio te da miedo, pero luego

luego te gusta y cuando sales, no eres el mismo.

-?Por que?

Baga, biga, iga.

Laga, boga, sega.

Sai, soi, pele.

Armatiro.

!Pun!

«-No estoy de acuerdo.

-Porque le habran dado alguna diputacion .

Lleva jerez,

jamon ?y que es ese saborcillo?

-El caldo es caldo.

?Que pasa? ?Estas bien?

-El demonio no tiene rabo, pero tiene un cono como una cueva.

Un consejo, y no piense que es una tonteria que digo sin pensar.

No les lleven nunca la contraria. ?A quien?

-Digan siempre que si a todo, es lo mejor.

El que avisa no es traidor. -?Que andas diciendo? Callate.

Que hablas mucho. Venga, para adentro.

Y no te comas los Starlux.

Bueno, pues nada, ?eh? Hasta luego.

(EL DE BADAJOZ) Un momento.

Me cago en tu puta madre.

!Cabrones! !Hijos de puta!

?Que esta pasando? Hola, ?que tal?

-Te queria comentar... Hombre, gracias.

Oye, por favor, !cabrones!

-Eh, amigos, ?puedo ir con vosotros?

!Vamos! -?Quereis ser mis amigos? Eh.

!Adios!

Noche de fiesta, una noche especial.

Chicos y chicas, que felicidad.

-Esta claro que estan compinchados.

El se hace con el oro, ella se hace la mosquita muerta.

Se juntan en Paris y a vivir. -?Tu crees?

Ella lo sigue para recuperar a su hijo.

Es una madre preocupada. -Eso parece.

Ellas nunca piensan lo que parece que piensan.

-?Y en que piensan? -No se, pero piensan otra cosa.

Son como aranas; tejen su tela a tu alrededor,

una tela confortable, estas a gusto, confiado,

de puta madre en la tela y de pronto te sueltan su veneno.

-?Problemas con Raquel? -Con Raquel ninguno.

Ha cambiado las claves de las tarjetas.

-Alfonso, ?no te habras quedado sin dinero?

-Lo comprobaria con los extractos, pero no puedo entrar en casa.

-?Cambio la cerradura? -Y me tiro la ropa a la basura.

?Tu no tenias novia? -?Yo?

Bueno, novia, novia...

Algo hay por ahi.

-Pues dejala antes de que te deje ella a ti.

Como sepa que te tiene cogido por los huevos, te los arranca

de cuajo.

Yo no sigo. ?Que pasa?

No entro ahi. No me jodas, no me falles ahora.

Jose, este pueblo esta maldito. Aqui se celebraban aquelarres.

-?Que es un aquelarre? Es como un botellon,

pero en la Edad Media. Callate.

Oye, esto no es un rollo de una medium de madrugada.

?Vale? Esto va en serio.

A ver, no os he dicho nada, porque ni yo mismo lo entiendo.

Pero en el bano

habia un tio.

?Y? Si fuese una tia...

Habia un tio en el agujero del vater.

?Donde? Joder, es dificil de explicar.

En el agujero.

Unos ojos

mirandome.

A ver, Manuel.

Manuel, Manuel te llamabas, ?no?

Lo primero, relajate.

Hemos pasado por un momento de mucha tension y no es facil.

De acuerdo. Estas muy cansado.

Ahora cruzamos el pueblo tranquilamente.

En media hora estamos en Francia y no va a pasar nada mas.

Nada mas. No va a pasar nada mas, no, Jose.

?Es que no lo entiendes?

La brujeria, el concepto, nacio aqui.

Aqui, en una cueva.

El demonio, los sacrificios humanos, todo.

De verdad, no me lo invento, es historico.

?De donde lo has sacado? ?De «Muy interesante ?

No, de «Grandes enigmas .

Me paso horas leyendo en la parada, es una mania.

Y con el mal karma que llevamos...

?Que le pasa al oro? No es el oro, los anillos.

Anillos de boda, tu lo has dicho.

Ahi dentro hay miles de promesas rotas,

ilusiones perdidas, parejas que se odian,

fracasos, infidelidades, enganos, mentiras.

Que mal rollo me das. O sea, ?que estas diciendo?

?Esto es Mordor y nosotros llevamos los anillos?

-En la carretera habia dos brujas.

Mira lo que has hecho, acojonarme al chaval.

Si es que... Arranca.

Tranquilo. Sergio, tranquilo, ?vale?

Vamos a un pueblo precioso, con gente encantadora

y con tradiciones antiguas. -Cuidado, !cuidado!

?Has visto eso? ?Lo has visto?

!Joder! Sergio, al coche.

-Pero, papa... Al coche, he dicho.

-Nino, ?que ha pasado? !Nino!

20 anos en el taxi y ni un roce. Esto ha sido un roce guapo.

Pero guapo, guapo. ?Quien me mandaba salir de casa?

-!Dejadme salir, cabrones!

Debemos llamar a una ambulancia. Claro, y a la policia, no te jode.

!No la toques! !Que susto, joder!

?Por que? Esto ha sido un accidente, estamos ayudando.

Habra que saber si esta viva. Si esta viva, pues... no se.

Y si esta muerta, pues... tampoco. No se que vamos a hacer.

Esto no se hace asi, te lo dije. Te lo dije.

Lo mejor es que nos vayamos antes de que venga alguien.

Es la del bar, ?que hace aqui?

No respira. Dios mio, la he matado.

La he matado, la he matado...

?Que cono es eso, Jose?

No, ni se te ocurra abrirlo. ?Por que?

Pero ?no lo ves? Es una bruja.

?Como ha llegado antes que nosotros?

Es verdad, nosotros vamos en coche, tio.

Joder. Jose, deja eso.

Quiero saber que hay dentro. Jose, deja eso, sueltalo.

Quiero ver que hay dentro. !Que lo sueltes, cono!

!Suelta eso! Pareceis crios, pareceis crios.

!Suelta eso, cono!

!Que lo dejes! !Me cago en la puta!

?Que habia ahi dentro?

Se me ha metido en la boca.

(TODOS TOSEN)

No esta.

?El que? !La vieja no esta!

Me voy a volver loco, cono. Sergio, Sergio.

Sergio, ?tu has visto algo?

-Se fue volando.

Que cachondo el nino.

En serio, ?que has visto?

Puede que fuera un amuleto para protegerse

o una pocion, un veneno. No sabemos los efectos...

Callate la puta boca, no quiero oir gilipolleces.

Me esta acojonando, Jose. Ya, gilipolleces.

?Donde esta la vieja? Ha sido como la tia

de las curvas peligrosas que te dice que lleves cuidado

que alli se mato ella. -Esta no hablaba.

Porque la atropellamos, pero luego se aparecera a los demas.

Y dira que vino un taxi de Madrid y la atropello.

Eso. Llegamos a Francia y paramos.

Repartimos los anillos y cada uno por su lado.

No os quiero volver a ver jamas.

Esto es Zugarramurdi.

Ya esta, ?no? Tampoco ha sido para tanto.

?Que es eso?

!Hostia, puta! !Tira, tira!

?Que hago? ?La atropello? !Tira!

Para el puto taxi, joder. !Vale!

Buenas noches. Buenas noches.

Disculpen que los moleste a estas horas,

pero ?han visto a una mujer de negro con el pelo largo suelto?

No, no... No.

Es mi madre.

Tiene falta de riego. Senora, no somos de aqui.

Vamos a Francia, estamos de paso.

Normalmente esta bien.

Fijese, a su edad sigue trabajando.

A veces se olvida de tomar la medicacion y...

Lo sentimos, senora, no podemos ayudarla.

Muy bien, pues seguiremos buscando.

Y perdonen, ?eh? Nada, faltaria mas.

Se que es mucho pedir, pero

?serian tan amables de acompanarme a mi casa?

Seguro que esta alli. Vamos con prisa.

No sabe la prisa que tenemos. Y el taximetro corre.

Ya, no se preocupen, puedo ir sola.

Me operaron de la cadera, pero el medico dice

que el ejercicio no me vendria mal.

Perdonen, ?eh? Buenas noches.

Buenas noches.

?Y tu que? ?No dices nada?

?Se te ha comido la lengua el gato?

?Como te llamas, guapo?

(TARTAMUDEA) Sergio. Yo, Graci.

Bueno, Graciana Barrenetxea,

como mi madre, mi abuela y mi bisabuela.

Eso es euskera, ?no? «Barren , «etxea .

«Barren la casa .

Tuve una novia de Basauri y se me quedo un poquito.

Es ahi.

A mi marido no le gustaba venir por aqui.

Al final nos separamos.

Anulo el matrimonio y se hizo cura.

?Se lo puede creer?

(Graznidos de cuervos)

Eva.

-Nada, no esta ni en el bar ni en ninguna parte.

Igual esta dentro, la puerta esta abierta.

-Se ha vuelto a dejar las llaves. Nosotros nos vamos.

Tampoco hay tanta prisa, ?no?

Digo, una mujer mayor sola, puede ocurrirle cualquier cosa.

Que la atropelle un coche, no se. Un coche, ?por que?

Puede haber sido un tractor.

Nos tenemos que ir, se ha hecho muy tarde

y el nino se debe acostar.

Sergio, !Sergio!

Yo soy Toni, princesa.

!Sergio! !Sergio!

!Sergio!

Me vais a perdonar el desarreglo, pero no esperabamos visita.

Esta todo manga por hombro.

-Los ninos son asi. Mi hermano y yo

corriamos por esta casa cuando eramos pequenos.

Nos parecia un laberinto. ?Tienes un hermano?

-Si, el pequeno. Mi madre lo tiene encerrado y encadenado.

Joder, eso esta muy bien.

Es la unica manera, encerrarse con ellos hasta que hagan los deberes.

Yo con Sergio hago eso.

No se ve la tele, ni internet y fuera movil, ?sabes?

Es Francisco, mi bisabuelo, era pastor.

Construyo el palacio sobre una antigua torre.

Muchas ovejas vendio para construir esto.

Un dia estaban todas muertas y, como era supersticioso,

se marcho a Cuba. ?A comprar azucar?

No, esclavos, entonces era legal. Por ahi se va al sotano.

Hay tuneles de las cuevas al pueblo y hasta Francia.

Tabaco, armas, ya sabe. Claro, de algo hay que vivir.

Begona bajo un dia por ahi y tardo un mes en volver.

A saber lo que hizo. No se me ocurre.

Mama, le encantaba meternos miedo.

Nos decia que era bruja y que por eso la enterraron boca abajo.

?Como boca abajo? Si, boca abajo.

En vez de boca arriba en el ataud, boca abajo.

Si intentas salir aranando con las unas,

te hundes mas en la tierra.

?Comprende?

Si, claro, tiene su logica.

Copita gratis. -?Que es esto?

Relaciones publicas. Pasate cuando quieras.

?Por aqui no hemos pasado ya? -Ya aparecera, como mi abuela.

Ninos y ancianos se parecen. Igual estan juntos jugando.

Si, Sergio es carinoso, se lia con todos.

-Se nota que eres un padrazo. ?Padrazo? Si esta divorciado.

Si, pero Sergio lo lleva bien.

Casi no lo ve, pasa todo el tiempo con su madre, pobre nino.

Quiero que se centre, que no eche de menos la figura de un padre.

Es importante para su desarrollo. -Me encantan los ninos.

Soy como un nino, me encanta jugar.

-?Ah, si? ?A que te gusta jugar?

A los medicos.

-?Y a ti? La PSP.

FIFA.

Master Hunter, Grand Theft... Auto.

-A mi me gusta jugar a las comiditas.

Me encantan las comiditas, si quieres, te preparo algo.

Si no sabes ni freir un huevo.

Si la cosa va con segundas, no.

-?Te enseno mi habitacion? Aun conservo mis juguetes.

Me parece una idea acojonante.

Antes tendras que encontrar a tu hijo, ?no?

Hostia, claro.

-Parece un nino muy despierto.

Si lo conocieras, te enamorarias. Es... Es inteligente,

pero inteligencia emocional, de la buena.

Es alegre, es... carinoso, sensible.

?Donde se habra metido el hijo de la gran puta?

No saben cuanto lo siento.

Toda la culpa es mia.

No tenia que haberlos distraido con mis problemas.

Usted no tiene la culpa.

El nino deberia estar con su madre desde el principio.

?Que haces, madre? -Lo que me da la gana.

?A ti que te importa? Ay, ama, que te veo venir.

!Quita de aqui!

Ah, oh, no.

!Sergio!

No, eso esta mal, ama, eso esta mal.

?Entiendes?

-?Y estos que hacen aqui?

-Lo siento, se le va la cabeza. Esta en tratamiento,

con mucha medicacion. -?Que dice esta?

-Cuando no las toma, se descentra. ?Se descentra?

-?Esta nina que dice? -Perdonad.

Por favor, por favor, Jose, disculpenos.

Lo importante es que no le ha pasado nada al nino.

?Eh?

Vale, dame al nino, damelo.

!Arranca, Manuel!

Con usted, madre, hablare mas tarde.

-Hablame con respeto, que te di de mamar.

?No se da cuenta de quienes son? -El taxista, el soldado, el Cristo.

Y el elegido.

Ha estado a punto de estropearlo todo.

-Ay... Casi lo aso.

Tiene usted cada ocurrencia, madre...

Menos mal que el padre lo saco del horno a tiempo.

-Me gusta mucho, madre.

?Por que no has hecho algo para que se quedara?

-?Que queria que hiciera? Lo tuyo, lo que haces siempre.

-Con este no.

Es diferente.

-Me llaman para una sustitucion y me tiene que pasar esto.

?Por que, si soy buena persona? Quiero ir a Badajoz.

Pregunto... -!Quiero ir a Badajoz!

?Tenemos planes para este? -!Quiero ir a Badajoz!

Gracias, amigos, gracias.

Menos mal que teneis humanidad.

Oye, ?eso como va?

Eh, oye, vamos a hablarlo. Vamos a hablarlo, hombre.

!Ah!

Cabrones...

Cuando lo encuentren, estamos con Mickey Mouse. Tira.

-Papa, me pica la espalda. No te rasques, no.

No te rasques. Jose, ?se pela?

Ahi esta la frontera; en cuanto crucemos,

te compro aspirinas y crema. Y botellas de Moet & Chandon.

No vayamos a cagarla, ?vale? Vale.

?Cambiamos las matriculas? -Si.

?Escondimos las armas? -Si.

?Y la bolsa? ?Que bolsa?

La de los anillos. La llevabas tu.

Mierda. ?Que?

Para el coche. ?Por que?

Para, hay que volver. ?Que?

Me la he dejado. ?La bolsa?

No, no, la bolsa no, por favor.

Vi a Sergio y se me fue la cabeza. Hay que volver.

?Y si encuentran al senor de Badajor, que?

-Perdonadme por los insultos, pero es que me he calentado.

Me he calentado. Oye, un momento, ?otra vez?

Oye, por favor os lo pido, otra vez no.

No, por favor.

Hijos de puta.

-!Joder!

!Graci!

!Eva!

Esperate, Jose. ?Que, que?

Esto no se hace asi.

No se hace asi. A ver, a ver.

Toni, ?no? Desde que te conozco me estas jodiendo

con «esto no se hace asi . Si no se hace asi, ?como se hace?

Pues no lo se, pero asi no, ?vale?

Deja de tirarle los trastos a la hija, que das pena.

?Yo? Pero ?que he hecho? Tanto rollo con la abogada...

El padrazo, «que se centre , estas volviendo loco al nino.

Mira, la puerta, vamos.

(Chirria una bisagra)

?Que pasa? Nada.

?Tiene la bolsa? Si, no, esperate.

(Chirria una bisagra)

La bolsa no... que no la veo.

Quita, dejame ver. Tranquilo.

Quitate. Gilipollas.

Es peligroso.

Oh...

Hala, madre mia, madre mia.

?Que pasa? No se que decirte, de verdad.

Esto no me lo esperaba.

Y mira que en Esperma he visto cosas, ?eh?

Deberiamos ir a por la bolsa. Si, ve tu, yo vigilo.

Toma, toma...

Quita, cono, quita.

Hala, chaval.

?Que hace con la escoba? Barrer no, desde luego.

Vamos ahi, vamos ahi con ella.

Ah. Vamos a centrarnos un poco. Si.

Eh, escucha, vamos a centrarnos un poco, ?vale?

No hemos... !Eh! No hemos venido a eso.

Vamos, vamos, vamos.

Me vas a estropear la tapiceria. ?Te estas quieto?

-Es que no me aguanto. ?Tardara mucho?

Estan al caer. Senor mio, Jesucristo...

(Chirria una bisagra)

(Croan varias ranas)

(Chirria una bisagra)

Esta alli.

(Chirria una bisagra)

(ABUELA RIE)

-?Que pasa?

?Quien anda ahi? ?Que hace usted aqui?

?No se iban a Francia? ?Por que ha vuelto?

Tranquila, senora. Han venido a robar.

Pues no tenemos nada.

A tomar por culo, las dos contra la pared.

Senora, contra la pared. ?Por que llevan pistolas?

?Es por mi madre? Es inofensiva. Solo tiene...

Dese la vuelta, vamos. Alzheimer.

No sale.

Tranquila, senora.

(Disparos) !Ah!

Vamonos cagando hostias de aqui.

Creador, padre de...

!Agarrate, Sergio, agarrate!

Ah, !corre, Sergio!

(EL DE BADAJOZ) Si me vais a matar, hacedlo ya. !No aguanto mas!

Senorita, por favor, digame que esta pasando.

!Ah!

!Ah!

Atras, criatura de Lucifer. -?Que haces?

No se...

(MUJERES RIEN)

-Buenas noches.

-Buenas noches.

?Quiere un chorrito de jerez? -No, gracias.

-?Que haces? Me voy un momento y la que montas...

?No ves que es una senora? Anda, a la cocina.

-Parece que no hay cobertura. -Ni cobertura, ni senal ni nada.

-Por aqui pasara mucha gente, pero ?no recordara usted

a un hombre de unos 30 anos, aspecto vulgar, no muy guapo

con un nino? -Yo no he visto nada.

-El nino es mi hijo.

Rubito, se parece mucho a mi.

-No. -?No se parece a mi?

-Yo no he visto nada.

En cuanto a un senor vulgar, no muy guapo...

-?Le suena? -?Es su marido?

-Si, ?como lo sabe?

-Es que soy bruja. -Ah, entonces, ?lo ha visto?

-No.

-?El bano, por favor?

-Al fondo, a la derecha.

-Senora.

-?Si? -?Tiene tabaco?

-?Como? -Si veo un cigarro, se lo digo.

-?El que? -Que le quiero comer el higo.

-Vayase, dejeme en paz.

-Su hijo si que esta para comerselo.

-?Lo ha visto? ?Adonde han ido? -El cigarro.

-?Me lo va a decir ahora?

?Oiga?

-Atencion, aqui inspector Alfonso Calvo,

acompanado de Jaime Pacheco, en labores de seguimiento.

Solicitamos refuerzos en el puesto fronterizo.

-Al menos dos coches patrulla. -Repito, inspector Alfonso Calvo.

Necesitamos dos coches patrulla.

-Al pan, pan y al vino... No.

Dice, al pan, pan y al vino... -Pero ?que haces?

Anda y coge una caja.

Venga, hombre, gandul, que eres un gandul.

No se ni como aguanto.

Vamos, hombre, vamos.

(Interferencias en la radio)

-Esto no funciona. -Llama por el movil.

-No hay cobertura y lo oficial es la emisora.

-Lo oficial seria decir: «Inspector Jaime Pacheco .

-Eso he dicho. -No, has dicho:

«Inspector Alfonso Calvo y Jaime Pacheco .

Tambien soy inspector. -He dicho dos inspectores.

Inspector Alfonso Calvo e inspector Jaime Pacheco.

-Para nada, has dicho... -Bueno, !basta!

(Interferencias en la radio)

-Total, ni nos habran escuchado. -Ya, pero es el detalle.

Voy de acompanante o algo. -No, de acompanante no, Jaime.

Companero. -Soy exactamente como tu.

Ni mas ni menos, pero tu me das ordenes.

Me dices: «Arranca, tira, rapido, mas lento .

Conduzco yo mientras tu duermes.

Pongo gasolina, te traigo Donetes y pongo los cedes.

-No se que quieres que te diga. Jaime, ?que?

-Cualquier cosa, una palabra de agradecimiento, al menos.

Un gesto, algo carinoso.

-?Como que carinoso?

(Interferencias en la radio)

(Voz distorsionada, fantasmal)

No, a esa no la llames, siempre habla de mas.

Chica, no se, pura suerte, el destino.

Parecia que los habiamos perdido y de repente volvieron.

Si.

Bah, su padre y un par de amigos.

Ya te puedes imaginar.

Si. Si, si.

Mejor que sobre que no que falte.

Jose. (SOPLA)

Tienes razon, picante, desde luego, ya tenemos.

Si, a los Urdangoite si, que traigan el pan.

Ah, y trae hielos. Jose.

Jose, escucha. Callate.

Te dejo el nino y lo pierdes. Al menos no esta aqui.

Ha escapado. Esto no puede estar pasando.

?Y si estamos sonando? No, sonariamos los tres a la vez.

No es sueno, es alucinacion, estamos drogados.

?Recordais el saco de la vieja?

Estramonio, beleno, amanita, psicotropicos naturales.

El taxi te ha dado un juego, tio. -Me voy a Badajoz.

Badajoz.

Segun tu, esto no es real.

No, ocurre solo en tu cabeza.

Los hombres, obsesionados. Drogados o sonando,

esta claro que ella lo prefiere a el.

Tranquilo, pura sugestion.

?Para la cena o para la fiesta?

Pues para la cena, no mas de 30.

Para la fiesta, pues, imaginate. (RIE) Miles.

No, el nino no esta, pero han ido a buscarlo.

Si, no creo que tarde.

(Grillos)

(Ranas)

(Pasa un coche)

-!Mama!

Oiga, !oiga!

!Oiga! -?Has visto eso?

-?El que? -Un jabali desnutrido,

como sin pelo. -No se, seria un cochinillo.

-Que cosa mas rara, ?paro? -?Que cono vas a parar?

Siguela, que la perdemos. -Ya estas dando ordenes.

Conduce tu. -Coge el volante, Jaime.

-!Aqui!

Hay unas brujas en una casa. Mi padre esta con ellas.

Y me metieron en un horno.

Y tiraron a un senor como si fuera una pelota.

-Sube al coche, sube. -No...

No, !no!

-?Adonde vas, titon? -!Sueltame!

!Sueltame!

!Sueltame!

Noche de fiesta, una noche especial.

-Ah, ?que pasa?

Me duele todo el cuerpo.

Creo que me he roto algo.

?Donde estoy? (CHISTA) -Abre.

Ya, un momentito.

Ya.

Un momentito.

-!Ah! Joder.

-Bueno, solo me quedan testiculos de cura y lagrimas de inocente.

Yo de inocente nada, ?eh? Yo soy un ladron.

Practicamente un asesino.

-?Ah, si?

?Sabes quien es buena persona?

Ese. Va de malote.

Tiene un corazon que no le cabe en el pecho.

Mentira.

Bebo mucho, tengo el carne sin puntos.

De verdad, Eva, soy mala persona.

Lo de las lagrimas de inocente esta jodido.

Pero los testiculos...

Cura este no es, pero lo parece.

Ni siquiera estoy confirmado.

-No me gusta que discutais.

No discutimos. Este, que ha empezado.

?Te callas un mes?

-Venga, haced las paces.

Si, habra comida para todas.

Claro, como siempre.

Espera. Eva, te tengo dicho que con la comida no se juega.

El diente no vale, porque tiene que ser de un ahorcado.

No, la nina, tonteando, como siempre.

?Que? Ya, ya, yo se lo digo.

-Oye, ya vale, ?no?

(Timbre de la puerta)

-Luego hablamos tu y yo.

Jose.

?Que haces?

-Hola, Eva. -?Que tal estas?

-Vinito. -Gracias.

Pasad, pasad. -Venga, vale.

-Hola, ?que tal, carino? -Mira lo que te traigo.

-Que rico, pasad.

-Buenas. -?Que tal?

-Igual llegamos pronto. -No, que va, ?que traeis?

-Una cosita para picar. -Nos viene muy bien.

-Miren, que no sabes quien es. -Ay, Eva, como has crecido.

Nos ha dicho tu madre lo bien que te va.

Estas estudiando fuera. -En Alemania.

-?Con los curas? -Si, en Tubingen, Teologia.

-?Te los has tirado a todos? -Se hace lo que se puede.

-Di que si, folla como una perra, miente cuanto puedas

y engana a los hombres, que estas en la edad.

Me encanta como esta la casa. -?Te gusta? Pasad al fondo.

Hola, ?que tal? Que bien, que detalle.

-Para, para, para.

-?Que pasa? -Se ha parado ahi.

Joder, has parado muy cerca.

-Mierda.

-No hago nada entonces. -Vale.

(SERGIO) !Socorro! -Lo que me mandes.

(SERGIO) !Sueltame! -!Sergio!

-!Me quiero ir a mi casa!

(Risas)

-Arranca, que se va.

?Que haces? -Lo que ves.

-Jaime.

Jaime, joder, ?que haces?

-Ahi tienes el volante, no soy tu chofer, miss Daisy.

-No es el momento ni el lugar. Sube al coche y arranca, por Dios.

-Bueno, lo hago porque quiero, no porque tu me lo mandes.

-Que viajecito me estas dando.

-Me viene siguiendo desde que sali de Madrid.

-Desarrollamos la investigacion en la misma direccion que usted.

-Da igual. ?Estan armados? -Usted no hace las preguntas.

-?No lo ven? Mi hijo no esta con mi ex marido.

Lo tiene esa gente y se lo estan llevando.

-Joder.

(SILVIA) Corran, !corran!

!Venga, vamos, vamos!

-Oiga, !oiga!

!Oiga, oiga!

!Oiga! -!Policia!

-!Policia! -!Oiga!

-!Oiga! !Policia! -Alfonso.

-Joder, Silvia, !Silvia!

(GRACIANA TARAREA)

Oye, perdona, me estas haciendo mucho dano.

?Te quieres callar? Tengo ganas de llorar.

Llora, llora, pero bajito. Vale.

-Silvia. -Silvia.

-Deberia esperar aqui, puede ser peligroso.

-Yo aun diria mas, esperemos todos aqui.

Aseguremos el perimetro y pidamos ayuda.

-De verdad, no me parece correcta la manera de enfocar este asunto.

Dios, joder.

-Alfonso, !voy!

-Vamos. Silvia, usted detras.

Eva, ?que has hecho?

-«Fingers .

No hagas tanta fritanga, que la gente no puede con los segundos.

-Mama, siempre tienes que ponerle pegas a todo, ?eh?

Esta chica... Se comen al senor de Badajoz.

Me parece hasta bien, fijate.

A mi me acojona que la otra se pasee por el techo como si nada.

Recuerda, estamos drogados. Si, es verdad.

No estoy aqui, la cabeza no me duele.

A ese tio no se lo comen. Estoy en mi casita tranquilo.

Esta claro que a la hija le gusta Jose.

?Estais locos? Nos quieren matar y pensais en follar.

Tienes que dejarte querer.

Sonreir un poco, Jose, haz el favor.

Tiene razon. Has estado seco. Te ha entrado a saco

y tu como si nada. Acababa de estrangular a ese.

-Esto no se hace asi, joder, se sigue un protocolo.

-Se asegura el perimetro y se organiza el operativo,

no asi, a lo loco. -!Cuidado!

-?Que pasa? -Me ha parecido ver a alguien.

-Que susto, Alfonso. -Ya voy yo delante.

(Aplausos)

(EL DE BADAJOZ) Senorita, por favor, ?que van a hacerme?

Sergio, ?estas bien? -Tienen la comida congelada,

pero son brazos y piernas. !Sueltalo!

-?Que cosas dice este nino?

Que dano hace la television.

Aqui nos comemos a la gente, pero a besos.

-Somos un poco... secotas.

Pero luego ya, huy, cuando nos conocemos, lo damos todo.

Nos gusta comer bien, pero no a ninos chiquitines como tu.

Llevadlo a la cocina.

(SILVIA) Silencio, silencio, por favor.

-A ver tu, ?eh?

Cuidado, por favor, ahi. (CHISTA)

Chicas, un poco de silencio, por favor.

-La salsa esta suave.

Silencio.

(Se rompe la copa)

Como todos los anos, volvemos a reunirnos

para celebrar el fin de esta civilizacion ridicula y estresante

que nos agobia con su vulgaridad.

Demos gracias a la gran diosa madre

por estos dones que nos ha concedido

en su infinita maldad.

-Por aqui hace tiempo que no pasa nadie.

(CHISTA) Callese. -?Por que para arriba, eh?

La envidia nos corroe.

Mentimos, enganamos, insultamos al projimo.

El vicio y la lujuria son el pan nuestro de cada dia.

Pero todo esto, hijas mias, no es suficiente.

El falso profeta aun gobierna en la superficie.

Y ella, a pesar de nuestros esfuerzos,

permanece oculta bajo tierra.

Durante siglos esperamos a nuestro mesias.

Ese que morira y resucitara del vientre de la diosa

para conducirnos a la victoria final.

No es la primera vez que lo intentamos.

-Antes teniamos 30 ninos, Graciana.

No uno, ni dos, 30.

Gorditos,

preciosos.

No entiendo como pudo salir mal.

A lo mejor, madre, no era cuestion de cantidad,

sino de calidad, que esto no es como comprar cartones en el bingo.

-Tu madre hizo cuanto pudo. -Mas no se podia hacer.

-A toro pasado es facil criticar. -«Eskerrik asko .

-«Ez horregatik . Bueno, lo pasado pasado esta.

Lo cierto es que necesitabamos un milagro.

-Oigo voces, estan ahi abajo.

Esta vez celebramos un ritual que tras tanto tiempo...

-Aqui, aqui, aqui.

Todo es perfecto.

Los astros estan con nosotras. -Callaos.

El dolor y la miseria

que se esconde en estos anillos

nos daran la fuerza suficiente

para que la invocacion de este ano sea un exito

y surja de las profundidades

aquella que reino en un principio.

(Aplausos y vitores)

-?Que ha dicho? -No se que de un ritual.

-?Que ha dicho del ritual? ?Que ha dicho?

Senora, deme la bolsa. ?Seras desgraciado?

?Quieres dejarme?

!No!

!Matadlos!

-!Jose, que te he visto!

Esto no se me olvida, ?me oyes?

!La puta!

?Que hace aqui tu mujer? Ha quedado con tu abogada.

No compares, la mia no nos ha vendido a la policia.

Yo no me preocuparia por la policia.

!Entregale los anillos! !No, y el hapocalipsis que!

Ya lo iremos viendo, ?no? Preparaos para correr.

Una, dos...

?Hacia donde? !Da igual, tira!

(Gritos de dolor y terror)

-Oye, ?que es de Asun?

-En el instituto foral de bienestar de Navarra esta.

-Cuanto me alegro, esa chica vale mucho.

-Con lo mal que lo paso con la enfermedad de su madre.

-Pobrecita mia. ?Como te encuentras, cielo?

?Ha comido algo? Os tengo dicho que esto sienta mal

con el estomago vacio. -Creo que tengo un Almax.

-Mejor algo caliente, una tila, un poleo menta.

-!Joder!

Toma, toma un poquito. -Abre.

-Se la ve desganada. Normal.

Con el estres del viaje y la cabeza llena de preocupaciones.

Que si los hombres, la familia...

Todo esto ya se acabo, carino.

-No te preocupes, aqui te tratamos como una reina.

-Estas entre amigas. -Ya lo veras.

!Ah! !Corred!

-Sigue por ese pasillo hasta el fondo.

Hay una escalera a la izquierda, oye, siempre a la izquierda.

En la bodega baja y encuentra una puerta a la derecha, ?vale?

Esperame junto al rio. Vale.

!Oye!

?Y los demas? -Los demas, ?que?

Vienen con nosotros, ?no?

-?No soy bastante para ti? No, pero dejarlos asi...

No se, me parece...

-?Prefieres estar con tus amigos antes que conmigo?

No, no, no, a ver, lo que digo... Lo que yo quiero

es que todo vaya bien, que todos estemos bien.

?Vale?

-Un momento.

Dime que no estas diciendo lo que creo que estas diciendo.

No, bueno, no se lo que deberia estar diciendo.

Yo digo lo que haya que decir, ?eh?

-Me das la razon como a los tontos.

No, eso no, eso nunca.

-Pero tu me quieres.

?Quererte? -Traiciono a mi familia por ti.

Lo estoy dando todo.

Me gustas mucho, muchisimo.

-Ya. Si quieres, olvido a mis amigos.

Comprenderas que pasar de mi hijo es muy fuerte.

-Estas buscando la excusa para romper.

?Romper? Por nada del mundo, estoy loco por ti.

-Ya, pero no soy lo mas importante de tu vida.

Pues mira, si lo pienso, si.

Eres lo mas importante de mi vida, pero

una cosa no quita la otra.

Vamos, se puede compaginar perfectamente.

?Y Jose? No se.

?Que hacemos? Corre.

Si. !Ah! Corre, corre, por tu padre.

Manuel, la bolsa, dejamela. No puedo mas, Toni.

Debe estar ahi, lo recuerdo, el patron de las causas perdidas.

?Quien? Aqui esta.

San Judas Tadeo.

!Sigue corriendo!

!Por aqui, Toni!

-O yo o nada.

Tu, mi amor, tu siempre.

-Mientes, solo tienes miedo.

Eso no te lo voy a negar.

Quiza no sea el mejor momento para decir esto,

pero te quiero. -No me quieres.

Crees que soy un monstruo. ?Como que un monstruo?

Que eres mi amor. -No me lleves la contraria.

No se que decir, no hay quien acierte.

-!No te soporto!

?No estas sacando las cosas un poco de quicio?

Ha sido increible. Yo que pasaba de los santos...

Has estado bien, Toni. Le he echado huevos, ?no?

Con dos cojones. Que subidon.

Asi si, asi se hacen las cosas.

Ahora mismo me comia el mundo, joder.

Me siento vivo, me siento... No se, joder.

Me siento hombre. Cuando se lo cuente a Sonia,

va a flipar. Le diras que estas en el paro.

No, si sale la conversacion, se lo suelto

y que diga lo que quiera. Cogere el toro por los cuernos.

Montare mi discoteca, tendre coche, casa y perro.

Y no se llamara Chusqui. A mi no me para ni Dios.

Hola.

!Hola!

Oiga.

Ayuda, oiga.

Joder.

-Me he leido la coleccion completa de novelas de Marcial Lafuente.

?Que? -Y la catedral de Burgos.

La he hecho con huesos de rana, 16.000.

Te habra llevado mucho tiempo. -Bueno, pues 15 anos.

Ya, y

?sueles estar por aqui?

-Si, si, aqui estoy, si me gusta mucho.

Te acostumbras y se esta comodo.

Eso, bueno, y que la puerta esta cerrada.

Vamos por ahi, ?vale?

Espera.

?Notas el aire? Es verdad.

Estamos cerca de una salida.

Si. !Toni! !Manuel!

Ilumina por aqui.

?Has visto eso? No, no se lo que he visto.

?Y si volvemos atras? Ilumina otra vez.

Por favor, no nos hagan nada, por favor.

-Mi hermana es la que me cuida, me trae las novelas.

Pero ahora es mas dificil, porque ya no se publican.

Tu hermana es encantadora.

Tiene mucho genio, pero es encantadora.

-Me llamo Luis Miguel. Yo soy Jose.

Jose Fernandez.

-Se me cae la piel por la humedad.

Ya, no pasa nada, no pasa nada.

-No.

(LLORA)

Venga, tranquilo.

Ya esta, no pasa nada.

Nosotros somos gente de mal de toda la vida.

-Que verguenza. Esto no quedara asi, guapa.

Hablaremos despues del ritual. -Mama, por favor.

?Te das cuenta del disgusto que le has dado a la abuela?

Menos mal que no se acuerda de nada.

-En esta casa no se ha visto nunca una cosa asi, nunca.

-Una chica de tu edad lo que debe hacer es drogarse

y no perder el tiempo con estas tonterias.

-A tus anos yo iba hasta el culo todo el dia.

-Como debe ser. -Los hombres solo sirven

para sacarles el dinero. Practica sexo sucio, como todas.

-Sadomaso, incesto. -Coprofagia, fetichismo.

Zoofilia. -Lluvia dorada, «fistfucking .

«Bondage . -«Bondage , ?que es?

-Conchi, que sosa eres. Con los sacrificios que hicimos

para mandarte a los peores colegios.

Ahora te gusta ese chico porque es buena persona.

Vamos, por favor. -No se, me mira con unos ojos...

-?Que ojos? Sacaselos.

Tu debes utilizarlo, como si fuera un juguete sexual.

-?A que juegas con el? ?Al Scattergories?

Si cuando se corre, se echa a llorar.

-No, ?en serio?

Ay, parece un chicarron. -Huy, para nada.

-Hace tiempo, en un «Cosmopolitan ,

lei que los hombres estaban mas flojos.

Lo se, si, teneis razon.

-No se que me pasa. Perdoneme, madre.

Cuando pienso en el, siento mariposas en el estomago.

-?Que siente? -Mariposas.

-Ay, por favor. -Creo que me he enamorado.

?Que te has que?

-Mi abuela esta gritando, ?la oyes? No.

-Yo puedo oir todo lo que ocurre en la casa.

?Puedes oir a mi hijo? -Huy...

Aja, esta llorando.

Lo normal, lo han traido para el sacrificio.

?Sacrificio? ?Donde esta la cueva? ?Donde esta?

-Si no quieres que te vean,

un tunel pasa por debajo del cementerio.

(Grunidos)

(LLORA)

-«El capitulo diez. Punto.

La actitud del estupido "sheriff" es lo que ha estado

estropeando todo, dijo el inspector .

Venga.

!Ah!

-!Ah!

Dicen que Dios creo al hombre a su imagen y semejanza.

Pero ?quien diablos se creen que son?

Dios creo a la mujer a su imagen y semejanza.

(BRUJAS) !Si!

?Alguna de vosotras se traga esa estupida historia

de Adan y la costilla? (BRUJAS) !No!

?Donde esta el paraiso?

(BRUJA) !En el infierno!

?Quien es Dios?

(BRUJAS) !Nuestra madre!

Y nosotras, ?que somos?

!Brujas!

Los hombres nos tienen miedo, porque sabemos la verdad.

Dios es una mujer.

Y ellos no pueden soportarlo.

Basta ya de buenos y malos, de cielo e infierno,

de virtud y pecado.

Solo hay una verdad en todo el universo.

Una gran diosa omnipotente

madre cruel, hija despiadada

y espiritu puro.

Ellos nos arrancaron los instintos.

Ensuciaron con la culpa nuestras almas.

Y escupieron sobre nuestro sexo.

Ha llegado el momento de la venganza.

Ella va a volver.

!Y se hara justicia!

(BRUJAS) !Justicia! !Justicia!

!Justicia!

?Que dices? ?Eres idiota?

No se, que me dejo llevar.

-Ella se lo va a comer, esa es la idea.

Ella, ?quien? -Si el nino sobrevive,

sera un hombre nuevo, como yo. ?Como sobrevivira, si se lo come?

-Mirame a mi, yo lo hice.

Prefiero no pensar en ello.

(Aranazos) -?Lo oyes?

?El que? -Respiracion agitada.

Unas aranando madera.

Poco aire. No me vaciles.

(Dos golpes)

(Golpes arriba)

Joder. -Ayudame, corre, corre.

Joder.

-Vamos, vamos.

Ha sido mama, ?verdad?

Como si lo viese. -Luismi.

?Que haces aqui?

Como se entere mama que has salido de tu cuarto...

Estabas castigado. -Hice algo mal.

-Desatame. Ni de cona.

Te pareces a tu madre. -Jose, no me digas eso.

Creia que entre nosotros habia algo.

?Por que te ha encadenado?

-No te lo puedo decir.

(LUISMI RIE) Esta enamorada de ti.

-Luismi. -Se lo ha dicho a mama

y por eso la ha enterrado. -Luismi, esta te la guardo.

Cuando me quite las cadenas, os mato a los dos.

?Tu que? ?No vas a decir nada?

Di algo.

Yo... lo siento, Eva.

Acabo de salir de una relacion.

-?Como te atreves?

No puedo meterme en historias con tias que me vuelvan loco.

Todas las desequilibradas me tocan a mi.

Quiero algo normal, ir al cine, cenar.

-Pero si soy una persona muy normal.

Luismi, vamonos.

-No, eh, eh, no, no, ?adonde vais?

A impedir que tu madre destruya la civilizacion occidental.

?Te parece bien? -No me dejes

con la palabra en la boca. Luismi...

Luismi, carino, dile que vuelva.

-Luismi pasa. -?Quien te quiere mas que yo?

Luismi, Luismi, que te meto en tu cuarto. !Luismi!

?A que huele? -Creo que a azufre.

Son los pelos de las piernas, que se chamuscan.

?Cuanto tarda uno en quemarse?

No lo se, es la primera vez que me queman.

Calculo que una hora. ?Una hora?

?Tanto? Con suerte nos asfixiara el humo.

-Pues menos mal. Nos quedan

20 minutos como mucho.

-!Alfonso! !Alfonso!

-?Que? -Antes de morir queria decirte

que ha sido un honor trabajar contigo.

-Si, para mi tambien, Jaime. -Ya, pero todavia hay mas.

-Dime. -Me da verguenza.

-Jaime, nos conocemos de toda la vida.

-Ya, pero delante de todos... A nosotros ni nos va ni nos viene.

-?No te has dado cuenta?

-Darme cuenta, ?de que?

-?Ni cuando me cai sobre ti en el karaoke?

Dilo, por favor, nos tienes en ascuas.

-Me gustas. -?Que?

-Como hombre, quiero decir.

Oye, ya deberiamos estar ardiendo, ?no?

-Jaime, yo te aprecio mucho, pero no me parece el momento

ni el lugar para hablar de estas cosas.

Cono, me estoy muriendo de verguenza.

-Ya, lo entiendo.

Arriba ese animo, hombre, que no es el fin del mundo.

Igual si.

?Que te cuesta decirle algo bonito para 20 minutos que nos quedan?

-No me agobieis, no me siento comodo, necesito pensar.

(Gritos de horror)

Baga, biga, iga.

Laga, boga, shega.

Sai, soi, pele.

Almatiro, pun.

Baga, Biga, iga.

Laga, boga, shega.

Sai, soi, pele.

Almatiro, pun.

Shimiski, mibiski.

Kerna, plat, ornio, sopa.

Kiki, lisanda, uru.

Eda, medo, kli.

Iki, miriki, likli.

(BRUJAS CANTAN CANCION RITUAL)

!Que no he hecho nada, cono! !Que no he hecho nada!

(Golpes contra madera)

(Se acercan pasos de gigante)

Cono, joder, joder.

Mierda.

(SERGIO GRITA HORRORIZADO)

!Sergio! !Sergio!

-!Por favor! !Papa!

!Socorro! !Sueltame!

!Sueltame!

(Vitores)

?A que esperas?

(SERGIO) !Ah!

-?Lo ves?

Esta vivo.

Este es el elegido.

Fruto del vientre de la gran madre.

El androgino.

El hombre que traicionara al hombre.

El vengador, nuestro caballo de Troya.

-Papa, papa, estoy bien.

Estoy bien.

-!Luismi!

!No!

!No!

?Has visto eso?

-Joder.

Que se lo ha tragado, ay.

-Vamos a salir de aqui todos.

?Tienes un plan? -Jose, necesito que confies en mi.

?Conoces su punto debil? -Si.

(ERUCTA)

-Pero necesito tu ayuda. ?Que tengo que hacer?

-Solo tienes que distraerla. ?Distraerla?

-!Jose!

No dejes que te trague de un bocado.

Entretenla, haz que se gire.

Hago lo que puedo. -Que baje la cabeza.

Aqui, a la derecha. ?Algo mas?

-No, asi no. Si, a la derecha.

Pero ?que haces? !Hacia aqui!

?Confias en mi? !A muerte!

-!Te quiero! !Y yo! !Ah!

!Eva! !Eva!

-«Maitia .

Eva.

?De verdad crees que Eva cuidara de tu hijo?

?Que te ha prometido? ?Que cambiara?

No quiero que cambie, me gusta como es, con caracter.

!Atras! -!Fuera!

!Atras! !No te acerques!

!Fuera!

Cuando menos te lo esperes, te sacara el corazon.

Ya lo veremos. ?Le importa que me lleve al nino?

Volvio a nacer dentro de ella.

Ahora es nuestro.

Sergio, Sergio, diselo tu. ?Con quien quieres estar?

?Con tu padre o con las senoras estas?

-Con las senoras. !Tira a casa ya!

!Manuel! !Manuel!

Manuel, ayudame, por favor.

-No te atrevas a tocarlos.

-!Papa!

!Manuel! !Los anillos, por Dios!

!Manuel, ayudame, hostia!

!Los anillos! No es el momento, Toni.

!Sueltame!

-?Mama?

Silvia, contigo queria yo hablar. -Y yo.

!Sueltame!

-Te demandare por lo que has hecho. Llevas razon, no soy buen padre.

-Te voy a meter un paquete que flipas.

Vale, vale, vale. He metido a mi hijo en un atraco.

Se lo ha comido un monstruo, vale.

Quiza no sea lo mejor para el nino,

pero ?que quieres que te diga? Necesitaba verlo.

!Ayudame, Manuel! Te estas quemando las manos.

!Por supuesto! Tenemos que entendernos por el.

Nos necesita a los dos.

!Soltadme, joder!

-Tu reino no es de este mundo, madre.

La guerra ha terminado. ?Que pretendes? !Damelo!

-No estas capacitado...

para atender las necesidades de nuestro hijo.

(Resuena el grito de horror)

Vale, vale, vale, corre.

Papa, papa, vamonos.

-!Corre!

-!Alfonso!

Oye, eso que te dije antes... -?Que?

-Nada, no me lo tengas en cuenta. -Tranquilo, Jaime.

Me ha parecido bien. -?En serio?

-!Corre!

(Musica de banda)

?Cuando empieza?

No deberiamos dejarlo hacer estas cosas.

-No hace dano a nadie.

Ademas, el psicologo dijo que estar siempre encima de el

puede ser contraproducente.

Lo que tu digas, carino.

(NINA) !Ay! !Ay!

!Ah! !Ah!

-Si, dile que ponga la demanda.

La contrademanda la llevo yo.

Oye, perdona, no estamos en horario de oficina.

Esta mujer esta cansada y necesita tiempo libre.

-!Guapo!

De mayor va a ser alguien importante, te lo digo yo.

Banquero, ?verdad? -Si, tiene pinta.

Cari, ?vamos esta tarde a ver "El rey leon"?

-Genial, me encantan los musicales. -Mejor vamos a Disneylandia.

Que no he ido nunca.

-Si, pero en un vuelo charter, ?eh?

-Se me olvidaba, somos millonarios.

-Si, somos millonarios.

-No soporto los finales felices.

-Me he emocionado,

-Mas tonta...

Miralos, la familia feliz.

-Tienen dinero, coche, adosado, perro, jardin.

-Y todo eso... los destruira

poco a poco.

Cuando la felicidad no los deje ni respirar,

volveran con nosotras.

(«Zugarramurdin akelarrea )

Somos Cine - Las brujas de Zugarramurdi - Ver ahora

La normalidad no existe

Ese es el mensaje de Requisitos para ser una persona normal, la película debut de Leticia Dolera. La directora, desenfadada y feminista, también protagoniza esta película sobre su propia búsqueda de "la normalidad" y su renuncia final a adaptarse a lo que los demás esperan de ella. Con mucho humor, mucho humor y una curiosa vertiente escatológica. ¿Sabes qué es un horno holandés?

No recomendado para menores de 7 años Somos Cine - Requisitos para ser una persona normal - Ver ahora
Transcripción completa

Carlos Romero.

Marta Rubial.

Mara García.

Pablo Guerrero.

María de las Montañas Enríquez.

Tiene muy buen currículum, María de las Montañas.

Gracias.

¿Cuál sería su primera acción en la empresa si la contratamos?

Bueno, llegar a mi hora al trabajo.

(CARRASPEA)

Hacer un estudio de mercado,

incluyendo todas las redes sociales,

los targets destacados y focalizar los recursos en el más fuerte.

¿Qué tipo de persona es usted?

Una persona... normal.

¿Y qué es una persona normal?

Una persona normal es aquella que...

tiene un trabajo,

una casa,

una pareja,

aficiones,

vida social,

vida familiar...

¿Diga?

Feliz Navidad.

Y que...

que es feliz.

¿Y usted cree que cumple todos esos requisitos?

Todos.

Claramente.

(VOZ EN OFF) "Me llamo María de las Montañas

y mi vida es un desastre.

En 1985 nacieron en España más de 500 000 niños.

Entre ellos yo.

Lloré mucho al nacer y no paré hasta que me pusieron las pulsera.

Las hay de distintas formas y colores pero todas la misma función:

etiquetarte.

Supongo que saber quien era me dio paz.

Y esta soy yo hoy.

Ya no tengo pulsera identificativa,

más allá de una treintañera en paro que creía que al acabar la carrera

se comería el mundo. ¡Uy!

No ha sido así.

Con licenciatura en Marketing, curso de inglés online

y el máster en Publicidad lo mejor que he conseguido...

es el carné del paro.

Aunque creo que está caducado.

¿Por qué voy cargada con maletas?

No, no me voy de viaje a ningún sitio, ya me gustaría.

Es que me acaban de echar del piso en el que vivía por no pagar.

Claro que les debía tres meses ya.

Así que me va a tocar volver al último sitio al que me gustaría.

A casa de mi madre".

¡Hermanita! ¡Hermanito!

Qué alegría de verte, estás muy flaca.

¡Y tú más guapo!

Espera, que te abro.

"Este es Álex, mi hermano.

Siempre ha tenido las cosas mucho más claras que yo.

A los 7 años nos dijo que era gay.

A los 18 que ya tenía trabajo.

Hace poco le reeligieron presidente

del club de fans de 'Crepúsculo'".

¡Ey, guapo!

¿Qué? Bien.

Mamá se va a alegrar un montón de que vuelvas a casa.

Bueno, es temporal, ¿eh, Álex?

Solo hasta que encuentre trabajo, luego me voy.

Oye, ¿no está en casa?

No, está en una reunión de vendedoras de Thermomix.

5 años vendiendo Thermomix.

No me puedo creer cómo pasa el tiempo.

Pues créetelo. -Este año he batido mi propio récord,

10 máquinas en un mes.

Sí, pero no has llegado a las 20 de María Eugenia.

A ver qué excusa le pongo a mi marido mañana.

Por eso yo no tengo.

(Móvil) Perdonad.

Álex, cariño. "Hola, mamá".

"Tengo una noticia, María ha vuelto a casa".

¿Y está bien?

"Claro, claro que está bien".

¿La has notado rara?

"Qué va. Qué cosas dices, mami".

"¿Quieres que te la pase?". No, no me la pases, no.

Yo llego enseguida.

Un beso.

"Esta es mi madre, Bárbara.

Hace tiempo que no hablamos.

Desde que se quedó viuda vende Thermomix.

Le gusta la música clásica, jugar al solitario y...

no se mucho más de mi madre.

La última vez que hablamos

fue porque se me disparó el móvil sin querer".

(Música dramática)

Y dígame...

¿qué tipo de persona se considera usted?

(Continúa la música)

(Puerta)

¡Buenos días!

¡Despierta, que tenemos que ir a mi jefa!

No te dejes el currículum.

Y no te duermas. Ay...

Primer requisito: tener un trabajo.

Me guardo aquí tu currículum. Vale.

De todas formas mejor que lo envíes por la web.

Vale.

¡Hasta luego! Hasta luego.

He hecho Marketing pero me podéis considerar para el puesto que sea.

En cualquier cosa, no te preocupes. Gracias.

Hasta luego. Adiós, Álex.

Gracias, Paula.

Estás muy guapa.

Gracias.

A ver si te llaman. ¿Me esperas y comemos juntos?

Claro. ¿Aquí vendéis bombillas? Claro, hermanita.

Hola. ¿Necesitas algo?

Ah... no.

¿Seguro? Sí, sí, sí.

Estoy bien. Gracias.

¿Seguro que no puedo ayudarte?

Bueno, es que estoy buscando una bombilla

para mi lámpara de escritorio.

Pero no sé qué luz dan estas bombillas exactamente.

Eh... exactamente 15 vatios.

Y 15 vatios, ¿cuánta luz es?

Mmmm...

Apaga y enciende. Sí, si eso es lo que...

Mira, ¿ves?

Pero es que no se ve la diferencia realmente.

O sea que para poderlo valorar

deberíamos estar a oscuras aquí, ¿no?

Tendrían que estar todas estas lámparas apagadas,

y entonces nosotros encender y apagar para...

poder ver la diferencia.

¿Nunca lo habías pensado?

No.

No pasa nada. ¿Necesitas algo más?

No. Vale.

Oye, ¿tú sabes si mamá usa el coche de papá?

Sí, pero no lo mueve.

¿Ah, no? No.

Pero cuando está triste

va al coche para pensar.

Vaya...

¿Puedo hacerte una pregunta? Claro.

¿Cómo sabes si alguien te gusta de verdad?

Pues supongo que... bueno, que...

cuando estás con esa persona...

¿Te gusta alguien? Creo que sí.

"No recuerdo la última vez que alguien me gustó de verdad.

Está mi historia con Guillermo Conde Sánchez

en sexto de E.G.B.

Ya, hace mucho tiempo de eso.

Siempre me pedía los apuntes y me ponía roja al pasárselos.

Un día en el último tema de mates

me atreví a dibujarle un corazón y le escribí: me gustas.

Y no sé por qué pero nunca más me los volvió a pedir.

Ese día entendí

que las declaraciones de amor no son mi fuerte".

No me cuentes tu vida, el informe económico era para hoy.

¡Ay, lo siento! Perdón.

Perdona.

Esto... Esto...

(CARRASPEA)

No son para mí. Ni estos para mí.

Obviamente.

Obviamente.

"Sonríe. Funciona".

"El poder está en ti".

"Vivir feliz".

¿Y qué es la felicidad?

Pues no lo sé. Bueno, por lo menos estás flaca.

El peso no da la felicidad. La típica respuesta de flaca.

Tú no sabes lo que es estar siempre a dieta.

Tarta de zanahoria con extra de nata por aquí.

Un café.

¿Me puedes traer sacarina a mí? Sí, claro.

Para compensar.

(Móvil)

(Móvil)

¿No lo coges?

Eh, mamá... Sí.

No, porque es que...

Me he encontrado con un amigo...

¿Qué amigo?

Tú, ¿no?

¿Quieres ir a cenar?

Si es una ensalada sí.

No, no voy a ir a cenar.

No, voy a ir con Borja.

Pues... un amigo.

Y al final qué bombilla cogiste.

La de 15. Ah.

Vale, ya me contarás qué tal la luz.

Ya te contaré cuando la vea a oscuras.

Claro, claro. ¿Qué pasa?

¿Te cachondeas de mí? Qué va.

Solo de tu manía de encender y apagar las lámparas.

Es una manía que funciona. Depende.

Pero esa lista dónde la has leído.

No la he leído en ningún sitio.

Me lo preguntaron en una entrevista de trabajo.

No lo había pensado antes.

Yo solo cumplo la mitad.

Eres medio normal.

Bueno, no está mal.

¿Y tú? Yo no cumplo nada.

¿Nada? Nada.

Cero patatero.

Pero... gente como el Papa, por ejemplo, tampoco cumple nada

de la lista.

Bueno, el Papa es el Papa, tiene derecho a no ser normal, ¿no?

Visto así... Claro.

Aunque está casado con Dios... No, no, no.

Son las monjas las casadas con Dios, el Papa no.

¿Y por qué no? Yo qué sé.

Pregúntaselo a él.

Este sitio te va a encantar.

Aquí tenemos mesa fijo.

¿Aquí? ¿Verdad?

Por supuesto.

(HABLAN HINDÚ)

María, Nagandi.

(HABLAN HINDÚ)

Encantado. Igualmente.

Qué rica esta pizza. (ASIENTE)

Pues sí.

Entonces para ayudarte con tu lista

quieres que te busque piso.

Sí. Bueno, un estudio me sirve. Vale.

Pequeñito. Trabajo.

Que no sea de becaria, por favor.

Novio.

(ASIENTE) ¿Cómo lo quieres el novio?

Normal. Normal.

Supernormal.

Pero si es normal según tu lista tendría pareja.

Ah, claro.

Pues que cumpla un 80 por ciento

de la lista. Vale. Vale.

¿Qué?

¿Te ves capaz de convertirme en una persona normal?

Sí.

¿Y tú te ves capaz de adelgazarme?

Claro.

Sí.

¿Tenemos un pacto?

"Quid pro quo".

"Quid pro quo".

A ver, María de las Montañas,

empezamos nuestro "quid pro quo".

Primer punto: vida social.

No me apetece este punto.

Algún amigo tendrás de la Universidad.

No. Venga.

Estudié a distancia.

Pues de BUP o de COU.

No hice BUP, fui la primera ESO. ¿Sí?

Ya estás. Yo fui el último COU.

¿Ah, sí?

Dicen que salíais mejor preparado. Totalmente.

No me cambies de tema, alguien del Instituto...

No mantengo contacto con nadie.

¿Nadie? No.

¿No? (NIEGA)

Voy a hacer una cosa.

¿Qué vas a hacer? Voy a buscar

un contacto en tu móvil

y voy a llamar al azar. No, no, no, no.

No, no.

Cristina Pi. No, Cristina Pi no.

Está llamando...

Cógelo. ¿María? ¿Cristina?

¿Quién? Yo soy María.

María Enríquez Conde.

¿Quién?

Del Jordi Sant Jordi. ¿Del Instituto?

Sí. Anda...

¿Te acuerdas? No.

No caigo. El...

Íbamos a la misma clase.

Si no me das más pistas.

¿Te acuerdas un fin de curso con baile de los alumnos?

Ajá.

¿Te acuerdas que hubo un número de Vicky Larraz?

¿Quién es Vicky Larraz?

La cantante de Olé olé.

La primera, no Marta Sánchez. La auténtica.

Bueno, da igual. En ese número. Sí.

Hubo un accidente con una catana.

¿La Samurái?

Sí, soy yo. Qué bueno.

(ASIENTE)

Y estaba aquí y, bueno, a ver qué hace Cristina.

La voy a llamar que guardo su teléfono de la cena de exalumnos

que no fui pero... Sí.

¿Y qué tal? Muy bien.

¿Te apetece que nos veamos la semana que viene?

Sí, claro, me encantaría.

Voy con los niños a los jardines de Montjuic.

Me encantan los jardines. Perfecto. Pues nos escribimos.

Vale. ¿Cuál es tu nombre de Facebook?

¿Mi nombre en Facebook...?

Díselo. No tengo.

¿Cómo que...? Invéntate uno. ¿Cómo?

María Zanahoria.

Qué original.

Pues te escribo.

Vale. Un beso.

Mi abuela tiene Facebook.

Y yo tengo una tarde de amigas con Cristina Pi.

Primer objetivos: establecer contacto.

¿De qué vamos a hablar?

Eso ya lo verás. No voy a tener tema.

¿Qué pasó en la fiesta fin de curso?

No sé de qué me hablas. Dímelo, dímelo.

Por favor... No pasó nada.

¿Mataste a alguien? No.

María Zanahoria, por favor... ¡Vamos!

Por favor, dímelo. Ahora toca tu "quid pro quo".

Empezamos.

Escaleras.

¡Venga, Borja!

¡Va, va, va, va!

¡Uno, dos! ¡Uno, dos! ¡Uno, dos!

¡Borja!

(Música animada)

(GRITA)

Esto es más de mi nivel.

Es así.

No es un paquete. Es vertical.

¿Y para qué sirve?

Es una bola de energía.

Borja, ¿has traído la comida basura de tu casa?

¿Ya?

¿Esta es toda la mandanga que tienes?

Sí. ¿Seguro que no tienes más?

Seguro.

Prefiero ir a tu casa y comprobarlo.

¿A mi casa? (ASIENTE)

Es que comparto piso y así sin avisar...

Gracias por las magdalenas, abuela.

Caseras, muy buenas.

Pero tiene que darle de comer sano a su nieto.

Cuando va a su bola se quita el sonotone.

¿Quién le iba a decir que no? ¿A una abuela? Nadie.

¿Quieres ver la casa? (ASIENTE)

Venga.

Por allí está la zona recreativa.

Vamos a la cocina primero. Joder...

Mi turno, vamos con lo fácil:

aficiones.

Tocar un instrumento.

Pintar.

¡Charán!

La papiroflexia.

Tejer.

Cocinar.

Hacer puzles. Nadar.

Ir en bici. Correr.

Tejer.

El sexo.

Ni de coña.

¡Lo tengo! Ver culebrones

con mi abuela.

(TV) "No me dijiste que el muchacho fuera tan joven.

Ay, papito, no me digas que después de viejo te pones prejuicioso.

Entiéndeme, yo lo que quiero es estar tranquilo.

Te amo, Renata".

(Puerta) ¡María!

¡Ya voy!

Me voy a la cama que no me encuentro muy bien.

Nos vemos mañana.

Buenas noches.

(Móvil)

A ver, espera, porque la bolita está delante.

No puede ser porque tú eres la bolita.

¿El destino no era la bolita?

Hay dos bolitas. Ah...

Si doy vueltas sombre mí misma la bolita cambia de color.

¡Es aquí!

Marca tienda de animales. La señora dijo que al lado

de la tienda de animales. ¿Seguro?

¡Espérame!

(LADRAN)

El loft es independiente pero tiene acceso por la tienda.

¿Y si está cerrada? Yo te doy una llave.

Y dime ¿a qué te dedicas? Es por la nómina...

para el alquiler del piso. A Marketing y Publicidad.

Ahora estoy en época de transición laboral...

Aquí es, se ve muy rápido.

A ver, loft quiere decir

una vivienda que no tiene tabiques separadores.

Si tuvieras otros presupuesto...

te podría alquilar el piso de mi hija Desi ahora.

Tiene unos 60 metros

con dos habitaciones por si queréis tener hijos.

No, no, no, nosotros no... Nosotros no...

Es para ella. Anda, anda, que se os ve la mirada.

(RÍEN)

Bueno, aunque quisiera no podría permitírmelo, estoy sin trabajo.

¿Me dijiste que te dedicabas a Marketing y Publicidad?

Pues tengo un trabajo perfecto para ti.

¿Cuándo puedo empezar? Cuando quieras.

Ya.

¿Qué hay que hacer?

Nuevo sabor vainilla, a tu perro le sentará de maravilla.

Nuevo saber vainilla, a tu perro...

Mire, mire, mire, le sentará de maravilla.

¿Quieres una galleta? Mira.

¿Quieres una galleta?

¿Quieres una galleta? Nuevo sabor vainilla, a su perro...

Es para perro, ¿eh?

¿No te importa que le haga una foto? No, claro.

Papi, hazme una foto con la galleta.

¡Eh, toro!

¡Nuevas galletas...!

Que te diga cuantos vatios tiene en realidad nos da igual

porque no tenemos perspectiva para saber cuanta luz da.

Da igual los vatios, no lo sabemos.

Porque no tenemos perspectiva.

Tendríamos que apagar todas las luces de todo Ikea

para poder entender qué luz da, ¿entiendes?

¡Galletita fresquita del día, caballero!

¡Caballero! ¡Caballero!

¡Ay! ¡Uy! Pero...

¡Quita!

Pero, bueno, quita...

¡Perro, cabrón!

¡Perro salido, guarro!

¡Se lo voy a decir a mi madre!

¡Mateo! ¡Te he dicho que no salgas corriendo detrás de Chicho!

Perdón, ¿te ha molestado? No, no, no, no.

¿María?

María de las Montañas.

Cristina... Qué fuerte.

Fortísimo. Qué casualidad.

Hablamos el otro día y justo nos encontramos.

(RÍEN)

Estás...

Estoy haciendo un estudio

para ver cómo afecta a una marca la representación de un producto.

Los de Marketing estamos un poco... Ya lo sé.

Mi marido trabaja en publi. Sé de qué me hablas.

Voy al club, ¿te dejan escaparte 15 minutillos?

No sé yo.

¿Quieres una galleta? No, gracias.

¿Has comido?

En realidad iba a apuntarle a judo

pero me decanté por el tenis, es menos violento.

Le encanta Rafa Nadal. Perdona. Claro.

¿Dime, amor? Para ella.

No pueden al final. Tómatela antes de que se le vayan las vitaminas.

Así descanso un poco.

Vale, un besito.

Y yo a ti. Adiós.

Perdona.

Es que mi marido inaugura una galería de arte

que ha abierto con unos amigos.

Mis padres no se pueden quedar con los niños y estaba agobiado

por si se me había olvidado. Ahora trabajo desde casa.

Me tiene estresada.

Pero no me importa. Estoy muy feliz.

Se te nota.

¡Chicho, para!

Perdóname, nos ha salido muy macho y se agarra a lo primero que pilla.

Como no te portes bien no vas a tener tu cita con Pitufa.

¿Es su...? Novia.

Tiene novia y todo. Sí.

Es deportista también.

A veces hace de recogepelotas en los partidos.

Más mono. Es el rey de la casa.

Perdona, que no paro de hablar yo.

¿Y tú qué tal? ¿Vives por aquí?

¿Tienes pareja? ¿Hijos? Cuenta. Javi.

Oye, entrenamos la semana que viene.

¿Y de amores cómo vas?

Ahora mismo no...

¿No?

¿Y tus padres cómo están?

Mi padre murió.

Vaya, lo siento. No pasa nada.

¿Y tu madre? No, mi madre no.

(Móvil)

Amor...

Sí, ya he mandado todas las invitaciones.

Sí, la de Gustavo también.

Oye, Gustavo, venía solo, ¿no?

(RÍE) No, por nada.

Oye, te dejo que estoy con una amiga.

Estaba pensando...

¿a ti te hacen gracia las citas a ciegas?

(RÍE)

(RÍE)

(RÍEN)

(TOSE)

Muy bien. Respiramos relajando la parte abdominal. Muy bien.

Soltamos, soltamos...

La mente también la soltamos, que fluya.

Las emociones tienen que salir, deja que salgan.

Nos hemos metido en terapia.

Es que eso lo hace la gente con problemas.

Qué va, a terapia va gente normal.

Deberías ponerlo en tu lista.

(TODOS) ¡Yo para ser feliz quiero reír!

Que rime, por favor. -(TODOS) ¡Yo para ser feliz

quiero reír!

Ayer me encontré con Cristina Pi. ¿Y?

Superbién. Es supernormal.

Tiene un marido majísimo,

los padres le hacen de canguro del niño, Mateo,...

La risa vocal es la más contagiosa de todas.

Me va a presentar a un chico, Gustavo, y es encantador.

Probamos.

(RÍE)

¡Uno, dos, tres!

Cuatro... Abrimos abdominal, bien.

¡Otra vez! ¡Uno, dos...!

Acá tienen estos globitos

Para el próximo día quiero que me hagan el siguiente ejercicio:

quiero que los inflen, agarren un rotulador y escriban

todo aquello que les provoque angustia, que les dé tristeza,

pena... ¿Sí?

Lo meten el el globito, lo anudan y lo lanzan al aire.

¿Está claro? -Perdón.

¿Sí?

¿A mí me puede dar dos bolsas?

Por supuesto, ¿cómo no?

Pues yo pensaba que a los 30 mi vida sería distinta.

¿Distinta a qué?

A como es ahora.

¿Tú no?

No.

No pensaba que a los 30 volvería a casa de mi madre.

Pues yo vivo con mi abuela.

Así que... Ya.

Estamos igual.

Es distinto porque te llevas bien con ella.

Hombre, es imposible llevarse mal con mi abuela.

Eso no tiene mérito.

Venga, ya sabes qué toca ahora...

vida familiar.

Prueba con el parchís, es muy de familia unida.

¿Queréis jugar al parchís?

Necesitaré dos más.

A nombre de Pavías y Barroso.

En la misma calle sí.

¿Tú crees que nos convertimos en copias de nuestros padres?

No.

Porque mi padre y mi hermano están delgados.

¿Y tu madre?

También.

A lo mejor eres adoptado.

Cambio.

Pues mi madre es un misterio para mí.

Nunca sé realmente qué siente.

O qué piensa.

¿Y por qué no hablas con ella?

¿Tú tienes conversaciones profundas con tus padres?

Es que nosotros somos gallegos y nunca se sabe muy bien

de qué hablamos. Ya.

¿Y a tu padre te pareces?

Cambio.

"Recuerdo el día que hicimos esta foto.

Ese día fuimos de excursión a Montserrat.

Comimos hamburguesas y nos dejaron comer chuches.

En el camino de vuelta mis padres discutieron

para variar.

Podían discutir de cualquier cosa.

El tiempo, la comida,

lo que daban por la tele, la banca...

Una bombilla, el cordón de los zapatos. Una falda corta,

un bistec hecho, un 'eres una mala madre',

'no sirves para nada'.

'Eres una inútil, una imbécil'.

Después de cada discusión mi padre se iba a su despacho.

Y mi madre se encerraba en el coche".

(Música dramática)

(HABLA SUECO)

(Timbre)

(HABLA SUECO) ¡Hola!

(HABLA SUECO) ¿Qué dices?

Estoy con mis clases de sueco. ¿Y eso?

Por si me sale curro en la central de Estocolmo.

Cada año sale una plaza de intercambio.

¿Y tú qué? ¿Hablaste con tu madre? No he tenido tiempo.

Para hacer ejercicio he traído la consola.

Ni consola ni consolo. A ver, trae.

Tú diseñas mi avatar y yo el tuyo. ¿Qué tal tu curro de salchicha?

Es de galleta, guapo. ¿Qué tal?

Muy bien.

¿Y dónde está tu abuela?

De eso quería hablarte. ¿Qué ha pasado?

No es mi abuela.

¿Cómo?

Un día la ayudé a subir la compra

y estaba buscando piso, entonces me dijo

que si me quería quedar,

una cosa llevó a la otra y al final

ahora cree que soy su nieto.

¿Esto es en serio?

Me ahorro el alquiler y a cambio le limpio la casa,

le hago la comida,

le hago la compra, la ducho...

¿Qué? Es un "quid pro quo" como el nuestro.

¿No?

Vamos a jugar.

¿Y la duchas cada día? No quiero hablar de esto.

¡Eh, yo no estoy tan gordo!

Ni yo soy tan cabezona. Anda que no...

¿Esas tetas son una indirecta? Tus tetas son perfectas.

Me has mirado las tetas. Si hablamos de tus tetas, las miro.

Si hablamos de tu pie, te miro el pie.

Me las has vuelto a mirar. Podemos hablar de la pantalla.

Podemos.

Aunque tus pies también son muy bonitos,

he de decir.

¿Qué te gustan más, mis tetas o mis pies?

Tu cabeza.

Y el culo.

Vale, yo he tragado, espirado...

Pero la venganza se sirve en plato frío.

No es así.

"La venganza es un plato que se sirve frío".

La venganza es el plato... Es lo que acabo de decir.

Ya me estás liando. Que sí.

Es: "La venganza es un plato...".

La venganza es el plato...

Es el plato que se sirve frío.

La venganza es el plato y se mete en la nevera.

¿Qué dices de la nevera?

¿Qué pasa, tortolitos?

¿Qué haces espiando a tu hermana?

Asegurarme que tiene citas con chicos guapos como tú,

bombón.

Esto no es una cita, Álex. Pues lo parece.

¿Mañana curras? Sí.

Y tú también. Mañana vamos a hablar tú y yo.

Mañana empiezan las convocatorias de Suecia.

Que sí... Venga, a dormir.

Adiós...

Adiós.

Esto no es una cita, ¿no?

¿El qué? ¿Esto? No sé.

No, no. Ah.

Hemos estado toda la tarde jugando a la consola.

Ya.

Es verdad.

No es muy de citas. No.

¿Quedamos mañana? Mañana.

Vale. Venga. Hablamos.

"Quid pro quo". "Quid pro quo".

Adiós. Adiós.

(Música animada)

Eso te lo acabas de inventar. No.

Es lo típico que hace todo el mundo

pero nadie se atreve a reconocerlo.

No sé, Borja.

Lo has hecho. No.

Confiésalo. Que no.

Lo has hecho.

Confiesa.

A ver... A ver...

Puede ser que alguna vez, solo alguna vez,

justo después del acto en sí,

haya hecho así con el edredón. ¿Y...?

Y al hacerlo me haya venido el olor

y no me haya molestado. Te haya...

Y me haya gustado un poquito.

Mucho. Te haya gustado mucho.

Y seguramente hayas aspirado hondo.

Es un horno holandés, lo hace todo el mundo.

¿Sabes qué es un horno holandés?

Te tiras un pedo, te tapas con el edredón

y generas un microclima.

Bienvenida al club.

Gracias. Ahora te traigo el carné.

Gracias. Y lo firmas.

Y nos tiramos un pedo para sellarlo.

Ahí es cómo lo firmas. Gracias.

¿Y esto?

Una sorpresa.

De Nagandi y mía.

¡Toma!

¿Pero...? Hoy te puedes saltar la dieta, ¿no?

¿De verdad? Claro.

Mensaje de Gustavo, el de Cristina Pi.

No pierde el tiempo.

"Hola, María, soy Gustavo.

¿Te vienes a la inauguración de la galería de Pablo?

Me encantaría conocerte. Un beso".

¿Y ahora qué hago?

Dile que sí.

Esto es ahora, en una hora. Dile que sí.

Déjame.

"Dame la dirección y allí estaré".

Me pondré guapa.

¡No pongas esto! No lo he puesto.

"Venga. Un beso". Emoticono.

Te gustan los emoticonos, ¿eh? Mucho.

Bueno...

Ya lo tienes. Que llegas tarde.

Tienes que ir a casa, ponerte guapa, más guapa

todavía de lo que estás. Gracias.

Ponte pendientitos, perfumito...

Las trenzas déjatelas, te queda bien.

¿Me quedan bien las trenzas? Sí.

Venga, eres mi campeona.

Puedes hacerlo.

Un punto más en la lista.

Vamos.

Estás cumpliendo con tu deber. Venga.

Adiós. Adiós.

Es de una belleza extrema pero tiene una profundidad...

¿Cómo?

Es que es la obra...

Está muy interesante.

Gustavo, estoy delante de un cuadro...

Supongo que es un útero, en teoría.

Llevo un vestido blanco

con unas tiras y unas trenzas.

Y... Te sienta todo estupendo.

¡Ay! Hola... Perdona, ¿eh?

No, nada... Te he visto aquí...

Gustavo, ¿no? Sí, claro. ¿Qué tal?

Bien, muy bien. Sí, sí.

Muy bonito el espacio. ¿Verdad?

Sí. Sí, sí, sí.

Pablo escogió bien el sitio. Le costó pero al final acertó.

¿Lo conoces?

Lo acaban de inaugurar, ¿no?

No, digo a Pablo, al marido de Cris.

Ah, vale, claro.

No, no lo conozco. Nada, nada.

Es un tipo encantador. Menos cuando le ganas al pádel.

Tenemos un campeonato amateur.

Quedamos después de currar y mira...

Echamos unos partidos que sientan bien en unas pistas al lado de casa.

A veces viene mi hermano que vive cerca y es un crack.

Te lo digo.

Uy, estoy hablando mucho.

Estoy un poquito nervioso.

Es mi primera cita a ciegas, ¿no? ¿Sí?

Sí. También la mía.

¿Ah, sí? Sí.

Perfecto. Empatados.

Sí... Bueno, "deuce".

¿El...? "Deuce", como en el pádel.

Ah, claro. Es cuando...

Cuando... Claro. Exacto.

Echamos un vistazo, ¿sí? Vale.

Y háblame de ti, ¿tienes hermanos?

Esta es mi favorita.

¿Y esa planta?

¿Y esta?

Esta es la nueva planta, se llama María.

¿No se llama Luisa? -No.

María es la planta.

¿Vamos a la cocina por los bocatas?

Sí, sándwich first. -Vamos.

Y me servís una Fanta. Qué morro.

Marta, ¿cómo sabes si alguien te gusta de verdad?

Sí, ¿quieres que te lo cuente? Baja la voz.

Vale.

Es si esta persona te hace sentir como David el Gnomo.

Pero si es muy bajito.

Ya, pero siete veces más fuerte que tú.

Ah...

La planta de la madre del Juanjo.

Me pregunto se será la que fumaban los hippies en los años 60.

El artista ha querido plasmar el vacío de la sirena como signo

de nuestros tiempos.

La falta de útero es el centro de la obra.

Y su histerectomía un símbolo de lo vacuo y superficial

del consumismo Occidental.

Efectivamente.

Se nota la influencia de François Modelare.

Correcto, sin embargo si me siguen por aquí vemos otros cuadros...

Pues yo creo que la...

Yo... no he entendido nada.

Yo tampoco.

Yo tampoco. De todo lo que veo no entiendo nada.

Yo veo una pecera. Digo que sí con la cabeza

y pongo como mucho interés...

Perdón. -Comentamos lo de Modelare.

Sí, sí.

No quería interrumpir. -Nada, nada. Bueno...

Te presento, María, Pablo, ¿es que no sé si os conocéis?

¿Qué tal? ¿Qué tal?

¿Cómo vas? Eres el Pablo de Cris.

El mismo, quería conocerte.

Perdona, quería llevármelo un segundito si no te importa.

Necesito que me eches una mano con un comprador.

Con el tema de las desgravaciones fiscales que me contaste.

No me entero de nada.

¿Te importa si voy...? Perfecto.

Yo me quedo aquí con los úteros.

Aprende mucho, luego me cuentas. Vale.

No te muevas. -Un segundo, ¿vale?

El útero...

(Televisión)

El cura estará ausente, humo es todo lo que queda.

Y la verticalidad es el abismo. Perdona.

¡No, no, no, no! ¡Eso es la obra!

Claro, si lo miras por separado... -María, ya estoy contigo.

¿Han sacado los canapés? ¿Puedo? (ASIENTE)

Qué rico. Sí, sí...

Tiene un toque ahí, que no sé qué es.

¿No lo notas? (ASIENTE)

Muchas gracias por acompañarme. No, nada.

Gracias a ti por venir.

Mira, al final ha sido... ¿no?

Divertido. Sí, ha estado muy bien.

Hemos aprendido cosas. También.

De los úteros.

Bueno, igual tú lo sabías mejor que yo.

Sí, sobre todo, el mío y tal...

Es aquí.

Ah, mira, qué bonito.

Tienes un vecino cantarín.

Mi hermano. ¿Ah, sí?

Ah, pues canta muy bien.

¿Verdad? Hola. Sí.

Hola. Te presento a un amigo.

¿Qué tal? Soy Gustavo. Soy Álex.

Mucho gusto. ¿Me dejas tu Mp3, por favor?

Vale, lo tengo en la mesita de noche, en el cajón.

Por cierto, ¿qué tal tu cena?

Muy bien, gracias. Qué guay.

Álex, encantadísimo.

Espero que nos veamos más veces. Puede ser.

Muy majo. Es majo, sí.

Es muy majo tu hermano.

Sí, está muy contento de que esté unos días aquí.

No me extraña.

La hermana mayor en casa... Sí.

Pues... no sé, María, a mí...

A mí me encantaría volverte a ver, no sé tú si...

A mí también.

¿Sí? Sí, claro.

Podríamos ir juntos al baby shower de Cris y Pablo...

Vale. ¿Sí?

Sí. Bueno, no me han dicho nada. Vas conmigo.

No te preocupes.

Sile, sile, sile...

Cumplo todo.

¿Qué miras?

¿Esta lista es fiable?

No sé. Creo que sí.

¿Porque quieres ser normal?

Pues... porque es lo que quiere todo el mundo.

Yo no.

Bueno, por encajar.

Aquí encajas.

Ya, contigo.

Pero... Por cierto,

ya sé cuando alguien te gusta de verdad.

¿Ah, sí?

Sí.

Cuando estás con esa persona te sientes como David el Gnomo.

¿Cómo?

Siete veces más fuerte.

¿Siete veces? Claro.

A la de tres.

Una... Dos...

¡Tres!

Corre, corre, corre.

¡Toma!

¡Va, punto!

No te emociones.

que vamos seis a uno, siete a uno.

Venga, vamos a repasar tu lista.

Ya tienes hobbies.

Hombre, lo de la gaita y el puzle no sé yo.

Bueno, pero jugar a la consola es un hobby.

Ya tienes vida social.

Tienes a Cristina Pi, vas a galerías, tienes trabajo.

Trabajo temporal. Temporal es lo normal.

Lo que no tienes es pareja.

Hombre, Gustavo ahí está.

Pero ¿ha habido algo? ¿Rollo? No, qué va.

Porque hasta la tercer cita no es pareja.

Puede serlo. Hasta la tercera cita no es pareja.

Es una ley universal.

He quedado esta semana con él, nuestra segunda cita.

¡Toma! "¡In your face!".

"¡In your face, mother fucker"!.

(RÍE)

No. Sí.

Una apuesta es una apuesta.

No puedes hacerme esto. Sí, puedo.

Es muy sucio. Sí, sí, puedo.

Compórtate como un hombre y entra ahí.

Venga.

Da. Espera.

Me aburro. Tres, dos...

uno...

(PEDORREA) ¡Horno holandés!

(RÍEN)

¡Qué asco! No salgas, dijimos 10 segundos.

Es asqueroso, quiero salir. Lo dijimos.

No puedo, ¿qué has comido? Zanahorias.

(RÍEN)

Qué asco... Es lo que tiene tu dieta.

Creo que este es el momento más íntimo que he vivido con nadie.

¿Qué estás haciendo?

No, no, no... Sí.

(PEDORREA)

(RÍEN)

Por favor... Te aguantas tú ahora.

Aguanta, he comido de todo.

¡Toma!

Por favor...

Dios, tienes el infierno ahí dentro. Lo sé.

Si existe el infierno lo tienes dentro.

Gracias.

Como me pillen mis hijos me muero. ¿No están trabajando?

Que empieza.

(HABLA INGLÉS)

Sácalo.

Toma. Pon más.

Esto es muy caro, ¿eh?

Me da dentera.

Ahora.

Tiene dos tipos...

Esto es imposible, se me cae el filtro, no puede ser.

Si John de Kansas puede, nosotras también.

Tengo una idea.

Mantequilla.

Harina, huevos.

Chocolate, nueces... Pues eso.

Y ahora echa las hierbecitas.

Echa más, echa más.

¿Creéis que nos va a hacer efecto? -Échalo todo.

(RÍEN)

Sabina. -Sabina...

Serrat.

Serrat, Sabina.

Sabina, Serrat.

Serrat, Sabina.

(TODAS) Sabina, Serrat.

Yo creo que Sabina y Serrat son la misma persona.

Pues mira, yo creo

que antes de cumplir los 60 me quiero liar con un negro

como el intocable.

Muy firme, muy negro.

Pero con los dientes muy blancos.

¿Cómo se llama el intocable?

Yo te lo miro en mi dispositivo multimedia.

Mira, tu novio se llama Omar.

¿Qué novio? -Omar...

Tu novio negro. -¡Ay!

Omar Sherif, no sé cómo se pronuncia.

Omar Sharif.

¿Cómo que no? -Omar sí.

Omar...

Qué bonito.

Omar...

¿Tú qué?

Tú no dices nada.

¿Yo? Tus deseos sí, Bárbara.

¿Qué deseas? Un deseo.

A ver...

Decidle a mis hijos que he sido una mala madre.

La marihuanita está...

Galletas vainilla, te irán de maravilla.

Esta niña no me saca a mí de pobre.

Gustavo. Hola, ¿qué tal?

Bien, me pillas trabajando, liadísima.

¿La baby shower de Cristina era hoy?

Sí que me acuerdo, era broma.

Sí, he comprado el regalo.

Una cosa preciosa, te va a encantar.

No, es sorpresa.

Sí, bueno... Luego te veo. Un abrazo. Adiós.

¿Aquí tenemos algo para bebés?

Bueno...

¿Quieres que te compre este modelito?

Muchas gracias.

En serio, no hacía falta.

Qué monada. Es como...

Nos encanta.

Es una tontería. Lo ha escogido ella.

Ya está quitándose méritos.

Nunca había visto uno con esta forma.

Hacen unas cosas para bebés que alucinas.

Vamos a hacer un brindis por los cocineros.

He traído un vino de Toro riquísimo.

Toma. Vamos allá.

Chinchín. -(TODOS) Chinchín.

¿Tú a qué te dedicas?

Trabajo en Marketing.

En una empresa de galletas. Son para perros y...

¿Son para perros?

No. O sea sí, no.

Son galletas aptas para el consumo humano y canino.

Como el perro es el mejor amigo del hombre.

Pues... ¿Y Teo las ha probado?

Es la moda ahora. A los niños se les da galletas para perros.

¿A los niños se les da...?

Es que las galletas para perros son para perros y para niños.

Son para todos.

El lema es: Galletas para todos. Ah...

Me encanta. -Sí.

Mi empresa, Prats McDougal.

Prats era mi abuelo y McDougal un escocés que bebía güisqui.

Por eso hay buen rollo en la empresa, somos como una familia.

Sí. Viajamos juntos, hacemos deporte juntos.

No sé si Gustavo te ha contado que jugamos siempre al pádel.

Deberías venirte un día, te iba a encantar.

Vamos juntos a pilates.

Es alucinante el poder de "power house".

Te enseñar a respirar, haces así...

con los brazos. Te quitas el estrés del trabajo y te sientes mejor.

Puedes practicarlo en casa. -Sí, sí.

No tuve vómitos ni nada.

Mi marido estaba encantado y trabajé hasta un mes antes de parir.

En realidad me quedé sin querer.

Y luego está lo de mis padres, me ayudan un montón, son básicos.

Voy a hacer unos cócteles con una ginebra de importación...

riquísima. ¿Te apetece?

Sí. Verás.

Como la compañera de instituto vuestra.

Esta que contáis siempre la anécdota del baile...

Por lo visto iba a hacer una coreografía en el baile

y raca...

Ah... -¿Raca?

Le cortó un dedo a un compañero, tío.

No. -Sí.

No puedes saberlo porque no estabas ahí.

Lo has contado 20 veces. -Un dedo ¿con qué?

Con una catana se lo rebanó.

Entonces no quería ningún compañero bailar con ella.

Y le pusieron a dos de Primaria. Parecía Blancanieves y dos enanitos.

(RÍE)

¿No te parece una historia buenísima?

Es buenísima.

¿Cómo la llamabais? Espera.

La... La Samurái.

La... la Samurái sí.

Oye, ¿tenéis eneldo?

No sé. -Da igual.

Voy a hacer gin tonic con cardamomo y un toque de...

(VARIOS) ¡Pimienta! -Eso es.

¿Dónde está el baño?

Está a la izquierda y al fondo. Vale.

¿Estás bien? -Ay...

¿Qué pasa?

¿Qué?

¿Qué pasa?

¿Qué pasa?

No, ya... -Que es la Samurái.

(RÍE) No...

Ya está, ya.

(RÍE)

¿Sí? "¿Borja?".

María, no te oigo, estoy en una fiesta.

Ah, no sabía que tenías una fiesta.

"Sí, una cosas con unos del curro".

Voy a salir a hablar un momento.

¡Ahora voy, troncos!

Si te molesto te llamo más tarde.

No te oigo bien.

Estamos en el cumpleaños de uno del curro

y están todas sus amigas y esto es un fiestón.

Ah, vale.

¿Qué tal tu cita?

No es una cita, es una reunión de amigos.

Estamos aquí recordando viejos tiempos,

pasándolo muy bien. Ya.

Yo también lo estoy pasando muy bien.

De hecho hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien.

Yo creo que hacía meses que no lo pasaba así de bien.

Yo años.

Yo creo que hace 10 años o así.

Yo creo que es la mejor noche de mi vida.

Eh... ¿hacemos algo mañana?

No puedo.

Tengo... una cosa.

Vale, bueno.

Pues nada. Bueno...

Hablamos. Venga.

Adiós. Adiós.

Soy idiota.

¿De verdad le cortaste un dedo?

¿El hueso y todo? O sea...

La falange entera.

Bueno, espero que si me porto mal al menos no hagas lo mismo conmigo.

No...

¿Qué dedo era?

Este. Bueno...

¿Qué haces con este dedo?

Nada.

Bueno...

no puedes señalar, eso sí.

No. No.

Pero tienes más. Cuatro.

Más. Puedes tocar. Eso sí.

Así.

Buenas noches.

Ey, ¿qué pasa, campeón?

Estás molestando a los vecinos.

Es tarde.

¡Álex!

Vaya...

¿Está disgustado por algo?

No lo sé.

Bueno... Lo siento.

No, no, no pasa nada.

Pues nada, no sé...

¿Te llamo? ¿Quedamos?

Esta semana... Claro.

Muy bien. Sí.

Pues nada, que descanses.

Y tú.

Dale un besito a tu hermano. Vale.

(Música dramática)

(Música animada)

Tu amiga te ha traído globitos.

¿Qué haces tú aquí?

¿Qué haces aquí?

Yo que tú iba, colega.

Espera, espera.

(VOZ DE PITO) ¿Estás enfadado conmigo?

No, es que estoy enfadado con lo de Estocolmo.

¿Pero te vas a ir?

Si me cogen.

¿No te pasa nada?

(VOZ DE PITUFO) Qué guay que encontrases helio, ¿no?

Es que teníamos muchos globos para hinchar.

¿Y ahora qué hacemos?

Lo que dijo el profesor argentino.

¿Y qué era?

Coges un rotulador

y tienes que escribir

todo aquello que te disguste de tu vida.

¿Y si no tienes nada que te disguste?

¿No tienes nada que te disguste?

Pues qué suerte.

¿Lo hacemos?

Venga. Vale.

Yo no creo en un Dios intervencionista.

Pero sé, cariño, que tú sí.

Si pudiera arrodillarme ante él.

Le pediría que interviniera

en ti.

Que no toque tu pelo, que te deje como eres

y si quiere dirigirte a algún lado

que sea a mis brazos,

a mis brazos.

A mis brazos...

A mis brazos...

Yo tampoco creo en los ángeles.

Pero al mirarte pienso que eso no es así.

Y los reúno a todos ellos.

Que cada uno encienda una vela que alumbre

como Cristo en paz.

A mis brazos, oh, Dios.

A mis brazos...

A mis brazos, oh, Dios.

A mis brazos.

A mis brazos...

A mis brazos.

Lo siento.

A mis brazos...

Te quiero mucho.

A mis brazos...

¿Estás bien?

Sí.

Si te vas a Estocolmo te voy a echar de menos.

Casi al final de la cara B.

"Aquí la superradio secreta

9.0 para nuestro oyente especial

que vino en nave espacial.

Álex, mamá no viene en nave espacial.

Para nuestro oyente especial.

Es fenomenal y total.

(AMBOS) ¡Te queremos, mami!

(RÍEN)".

Te quiero, mami.

Y yo a ti, hija.

Siento mucho haber sido una mala hija.

Y no haberte ayudado con lo de papá.

La culpa fue mía por quererle.

Y por seguir queriéndole todavía.

Estás muy guapa con el pelo suelto.

(RÍEN)

¿Qué hacéis aquí?

Os estaba buscando. Hijo mío...

Hablando. Ya era hora, qué bien.

¿Y tú?

Quiero contaros algo.

¿Qué? Tengo novio.

¿Ah, sí?

(RÍE) ¿Cómo se llama?

Juanjo.

Juanjo...

¿Cuándo nos lo presentas? Ah, no lo sé.

(RÍEN)

Venga, va, ¿vamos a cenar los tres?

¿Ahora?

Sí.

Yo no puedo. Es que he quedado.

(AMBOS) ¿Con Borja?

Antes de trabajar con los carbónicos tenemos que enfriar el vaso.

Por eso...

Perdón, lo siento.

No hay problema.

¿Alguien sabe cuál es el componente fundamental de la tónica?

A ver... -La quinina.

El componente fundamental es la quinina.

Que aparece en la colonización inglesa de la india...

Pronto llega lo mejor.

Catarlo. -Muy bien.

A mí el alcohol no me sienta muy bien.

Ha llegado el momento de la cata.

Vamos con la primera mezcla,

que le habíais puesto pimienta.

Probad un sorbito pequeñito.

La pimienta se instala en el paladar alto

y esto le da un toque como picante al principio

pero se va diluyendo en el paladar, que le da como...

cierto frescor, ¿cierto?

Y vamos con la tercera, con el jengibre.

Bien, no lo traguéis, quiero que sintáis el frescor,

el sabor y veréis como el jengibre...

Perdona un momento. Eh... perdón.

¿Te importaría hacerme un favor? Sí.

¿Te puedes poner aquí?

Mira, mira.

¿Esta lista es fiable?

Creo que no.

Entonces eneldo ¿y? -Jengibre.

Jengibre. -Y le puedes poner cardamomo...

Dependiendo.

Tiene un sabor que... Oye, Gustavo,

¿tú te diviertes conmigo?

No, claro.

¿Aunque no perciba los matices florales?

Es normal, es la primera clase.

Nosotros íbamos...

¿Y si te digo que al hijo de Cristina le hemos regalado

un mono de Chihuahua?

Y me gusta tirarme pedos debajo de la manta.

Si estamos de acuerdo, María.

Nos están mirando un poquito raro

desde hace ya un rato.

Perdonad, pero... ¿Cómo te llamabas?

Manuel. Tú me suenas de algo.

¿Tú no eras argentino?

Bueno, sí, lo de la risoterapia es un sobresueldo.

Y como argentino me pagan más, por eso...

Y muy bueno, seguro.

Ay, Gustavo,

eres tan majo.

Es como el chico perfecto.

Eres el chico con el que soñaría cualquier chica normal.

Pero yo soy la Samurái.

Yo a los 15 años le corté un dedo a un niño con una catana.

Tengo un hermano discapacitado que sabe más de la vida que yo.

Una madre a la que llevaba 10 años sin decirle que la quiero.

Y estoy enamorada de un gordo pelirrojo

que vive con una abuela

y con el que me tiro pedos debajo de la manta.

Qué bonito eso, ¿no?

Muchas gracias por todo, Gustavo.

A ti también, por venir y...

Todo. No, a ti más.

El cardamomo sí se nota.

(RÍE)

Chihuahua...

(Música romántica)

(MEGAFONÍA) "Bolsas Santaolalla

se requiere su presencia en la zona de salones-cocinas, por favor".

(Música romántica)

Me gustaría tener una tercera cita contigo.

Y si tú quieres me encantaría comer pizza contigo.

Aquí. Pero si tuviera que ser en Estocolmo no me importaría.

Cogemos un avión, nos vamos y comemos pizza sueca.

Y nos compraríamos anoraks de plumas

de pato, que hay ahora unos increíbles.

O sea, yo lo he visto.

Son un poco caros pero están bien.

¿Puedes...

repetir?

Lo que has dicho.

¿Cuándo? Al principio.

¿Lo de la pizza?

He dicho pizza porque el primer día que tuvimos...

El día que nos conocimos tuvimos una cita...

¿A que fue una cita?

Sí.

Pues en nuestra primera cita comimos pizza.

Y...

Es que me he dado cuenta de lo mucho que me gustas.

¿Cuánto tiempo tenemos antes de que te vayas a Estocolmo?

No me voy.

Pero si te habían cogido. Pero no me voy.

Me quedo.

Ven.

Quiero enseñarte algo.

¿Te acuerdas del día que nos conocimos?

Es que estoy buscando una bombilla

para mi lámpara de escritorio. Pero no sé qué luz dan exactamente.

Para poderlo valorar tendríamos que estar a oscuras.

O sea tendrían que estar todas estas lámparas apagadas

y entonces nosotros encender y apagar

para poder ver la diferencia, ¿sabes lo que quiero decir?

¿Qué tal esta?

Esta es mi favorita. ¿Sí?

Sí. Pues esta es la tuya.

(Música animada)

(HABLA SUECO)

Cuando pesen demasiado la rutina,

el trabajo y la vida en la ciudad

nos iremos en un viaje infinito

con esa puta sensación de libertad.

(RÍEN)

En el fondo de ese mundo del que me has hablado tanto,

paraíso de glaciares

y de bosques corales.

¡Quítatelo todo!

¡Quítatelo todo!

...de infinitos abedules de hermosura incomparable.

Dibujamos sobre un mapa imaginario

autopistas de gran velocidad.

Nos invade una ilusión desconocida

y nuestra única intención es avanzar.

Hacia el fondo de ese mundo

del que me has hablado tanto,

paraíso de glaciares

y de bosques polares.

Donde miedos y temores

se convierten en paisajes

de infinitos abedules,

de hermosura incomparable.

Donde siempre te querré.

(Música romántica)

Le han cortado el micro...

(RÍEN)

Somos Cine - Requisitos para ser una persona normal - Ver ahora

¡De estreno próximamente!

Hay más películas para relajarnos y disfrutar en el catálogo de Somos cine. Además, en las próximas cuatro semanas, se publicarán 18 comedias para ver en abierto y de forma gratuita: La llamada, el aclamado musical de Javier Calvo y Javier Ambrossi, o No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, basada en la afamada novela de Laura Norton, estarán disponibles para ver A la Carta.

Con un reparto encabezado por las actrices Macarena García, Anna Castillo, Gracia Olayo y Belén Cuesta, esta comedia narra la historia de dos jóvenes que pasan el verano en La Brújula, un campamento de monjas en Segovia, en el que buscan divertirse sin que las hermanas Bernarda y Milagros descubran sus salidas. "La llamada" es la adaptación cinematográfica del musical teatral de Javier Calvo y Javier Ambrossi, conocidos como "Los Javis", quienes debutan como directores de largometraje después de haber dirigido la exitosa serie "Paquita Salas".

Todas las guías de entretenimiento están en Corazón y tendencias.