Enlaces accesibilidad
IBAI LLANOS

Las lecciones que nos ha dejado Ibai en 'Lo de Evole'

  • La entrevista más sincera que ha concedido el streamer hasta el momento 
  • Ibai Llanos se abre con Jordi Évole
  • Para Jordi él es el modelo de muchos jóvenes, aunque a Ibai esto le asuste

Por
 Ibai Llanos
Ibai Llanos cropper

A día de hoy, ¿quién no conoce a Ibai Llanos? Un personaje que lleva años siendo el referente de muchos jóvenes, pero que quizás el público más adulto no tenía tan ubicado. Pues ayer en Lo de Évole, aunque él se creyera que estaba en Salvados, el gran público tuvo la oportunidad de conocer a Ibai Llanos Garatea, el famoso streamer bilbaíno que con solo 25 años ya ha conseguido situarse entre los creadores de contenido en habla hispana más influyentes del mundo.

Seguro que muchos ya habían oído su nombre, pero anoche conocieron al Ibai más abierto y sincero que hemos visto hasta el momento. Se ve que el streamer se sintió cómodo abriéndole las puertas de su casa a Jordi porque no dejó títere con cabeza, parecía que se conociesen de toda la vida. Como si de una conversación de colegas se tratase, se tocaron temas de todo tipo: desde sus orígenes humildes, lo que gana, el suicidio de su tío, sus problemas de peso, sus relaciones con ciertos famosos y políticos, su influencia, los youtubers y Andorra, los impuestos, las casas de apuesta, hasta un hipotético futuro en el campo alejado de todo. Después de la entrevista, el propio Évole se encargaba de describirlo así en su cuenta de Twitter: "Ídolo de adolescentes... y no tan adolescentes".

Las deudas de su familia

Ibai no tuvo problemas a la hora de hablar de los problemas económicos a los que se tuvo que enfrentar su familia: "Mi padre tenía muchas deudas. Recuerdo que llamaban de Cofidis. Le embargaron la mitad de su sueldo. Empezó a haber muchos problemas económicos en mi casa. Mi padre ha llegado a estar sin comer algún día". 

Llanos añadió que quizás por eso él no es una persona de grandes lujos o caprichos: "Ahorro mucho, mira cómo voy vestido, soy un desgraciado. La ropa cara, aparte de que no me llama la atención, no me cabe. Estoy muy gordo. No tengo carné y pisos no tengo. Me gasto dinero en cenar bien, y ahora no se puede hacer. Eso sí que me encanta", dijo. Acto seguido contó la anécdota del día en que no pudo cenar en el restaurante de Arzak en Barcelona, donde tenía una reserva, porque iba en pantalón corto y no cumplía el dress code exigido. Con la misma naturalidad y entre risas comentó que esa noche acabaron cenando Kebab tan a gusto. Algo a lo que Arzak no ha tardado en contestar a través de su Twitter, invitándole a que vuelva cuando quiera, que "solo tiene que tener hambre y curiosidad".

Salud mental

"Lo pasé muy mal con la mudanza. Fue la peor época de mi vida. Empiezo a notar que se me duermen piernas, se me duermen los brazos, me mareo. No sabía que era ansiedad o un ataque de pánico. Llamaba a mi padre para preguntarle por qué no podía caminar, por qué me daba miedo salir a la calle o quedarme en casa... Me volví loco buscando en Google, me metí en Forocoches. Busqué en Google: experiencias ataques de pánico", añadió. Ibai cree que todo esos cambios tan repentinos y siendo tan joven le estaban pasando factura, y que esa fue su forma de estallar. Algo que retuiteó Iñigo Errejón señalándolo como un acto de valentía, pues no mucha gente admite haber pasado este tipo de episodios. 

¿Cuánto gana Ibai?

Mucho se ha hablado en los últimos tiempos sobre cuánto ingresan los youtubers más famosos del país. En su día se publicó que Ibai ganaba unos 1,4 millones de euros al año, pero según él: "No creo que llegue al millón de euros". A pesar de que Ibai no habló de cantidades precisas, si que explicó que solamente a través de su canal de Twitch genera unos 120.000 dólares al mes. Si a eso le sumamos ingresos por publicidad y por views en Youtube, creemos que Llanos ha tirado un poco por lo bajo. 

Pese a ello, le honra que rechace la posibilidad de irse a Andorra como ya han hecho algunos de sus compañeros. "A nivel económico, te sale muy rentable irte a Andorra. Pueden estar dos o tres semanas atizándome, que yo la audiencia la voy a tener igual... Si me fuera ganaría más pasta y me saldría rentable por mucha tormenta de mierda", reconoció. "También me dicen: Me gustaría verte con ese dinero. Lo tengo. Tampoco me mola el hecho de estar sacando pecho, de que la gente te aplauda: es un héroe. Pago lo que me corresponde en el país donde vivo", concluyó. Una frase que ha sido aplaudida por muchos en Twitter. 

Relación padres - hijos

"Si yo fuese un padre con un hijo de 17 años y me viese a mí mismo en la tele, probablemente me criticaría. 'Este tío es bobo, quién se cree", admitió el streamer, que también aprovechó para reflexionar sobre la cultura digital que hoy tiene atrapados a millones de jóvenes horas delante de las pantallas. Al respecto, Ibai dijo: "Si tu hijo o hija solo hace eso sin hacer nada más, intentaría hablar con mi hijo para comprender por qué está delante del ordenador. Muchos chavales ven streamings como vía de escape para sus problemas: les hacen bullying, no tiene amigos, están estresados… igual en el ordenador tienen a sus amigos online".

¿Se siente un referente?

El bilbaíno habla sin tapujos, pero a la vez reconoce tener cierto temor al cargar con la responsabilidad de ser el modelo de otros: "Me da muchísimo miedo, no quiero que la gente sea como yo. A mí todo me ha salido muy bien, pero me da miedo que los chavales tengan como objetivo ser streamers. Esto no es normal que ocurra. Animo a los chavales a que hagan directo, pero que prioricen sus estudios, aunque después sea una mierda, pero es el camino más fácil," confesó. Visto lo visto, en 'Lo de Évole', puede que Ibai ahora ya no sea solo el modelo de miles de adolescentes, sino también de otros miles de adultos. ¿Será una nueva preocupación para el streamer o todo lo contrario?