Enlaces accesibilidad
GEN PLAYZ

¿Nos hemos olvidado del cambio climático?

GEN PLAYZ  

  • En Gen Playz hablamos sobre la importancia del cambio climático
  • ¿Ha dejado de ser la crisis climática urgente?
  • ¿Es culpa de los consumidores o de las grandes empresas?

Por
 Darío Eme Hache en Gen Playz
cropper

Olas de calor, nieve, tormentas, deshielo, subida del nivel del mar, pandemias... El mundo está loco ¿o lo hemos provocado nosotros? Hace apenas un año la lucha para exigir políticas que frenaran los efectos del cambio climático avanzaba pero entonces llegó la COVID-19. ¿Nos hemos olvidado del cambio climático? ¿Qué ocurre con los que defienden que no hay tal emergencia climática? ¿Por qué parece que la responsabilidad siempre está en el ciudadano y no en las empresas más contaminantes?

No recomendado para menores de 16 años ¿Nos hemos olvidado del cambio climático?
Transcripción completa

El fin está cerca.

Las temperaturas suben, las especies se extinguen.

Los glaciares se derriten.

Sube el nivel del mar.

Y tú viendo "tiktoks" mientras haces caca.

El cambio climático llevó en el 2019

a una revolución internacional protagonizada por los más jóvenes.

Marcaron la agenda política

con numerosas manifestaciones y campañas.

La lucha para exigir políticas que frenaran

los efectos del cambio climático avanzaba.

Y entonces llegó la pandemia.

¿Ha caído en el olvido la lucha medioambiental?

¿Qué ocurre con los que defienden que no hay emergencia climática?

Parece que la responsabilidad siempre está en el ciudadano

y no en las empresas más contaminantes. Dentro "Genplayz".

Muy sencillo, Darío.

Si tuvieses que salvar el Amazonas

o Notre Dame, ¿qué salvarías?

Hay que tener en cuenta que Notre Dame es patrimonio europeo.

¿A tener en cuenta? Pero el Amazonas es la naturaleza.

Poco me parece. ¿Poco te parece?

Eres de los que...

Poco me parece.

Poco te parece. ¿Reciclas o no, Darío?

Sí. Sí, ¿eh?

El cartón al cartón y esas cosas.

Y las pilas a las pilas.

¿Te acuerdas cuando de ponía en las marquesinas de los autobuses?

Por supuesto. Corría el año 1901.

Bueno, pues de eso vamos a hablar hoy.

De Ecologismo, y nos hemos rodeado de una mesa excepcional,

pero como siempre te hemos preparado el vidiete al efecto.

Hala, "compromis".

(TODOS HABLAN EN INGLÉS)

"Hace poco más de un año,

antes de que nuestra rutina saltara por los aires,

miles de jóvenes de todo el planeta salieron a las calles

siguiendo la corriente internacional

de "Fridays for future".

"El movimiento internacional

que ha generado movilizaciones en más de cien países".

"Exigían una legislación medioambiental urgente

que hiciera frente a la crisis climática".

Quiero tener hijos y nietos y que tengan un sitio donde vivir,

un sitio donde estar.

No quiero que el planeta muera.

"Y es que aseguran que cada día,

en diferentes puntos de la geografía mundial,

el planeta nos manda mensajes sobre las enormes transformaciones

que está sufriendo".

"Cambios meteorológicos, fenómenos extremos,

la extinción de especies".

"El aumento del nivel del mar

e incluso epidemias".

El cambio climático dificulta respirar en las ciudades.

Produce enfermedades respiratorias

y eso favorece la transmisión y gravedad

de las enfermedades por virus.

Van unidos la pandemia, el cambio climático y la globalización.

"Pero ¿hasta qué punto nos encontramos

ante una situación alarmante?".

"¿Vivimos una emergencia climática?".

"¿Existen intereses ocultos detrás del movimiento ecologista?".

Es una adolescente, pero ahí la vemos.

Cruzando el Atlántico en un yate solar ecológico,

financiado por BMW y algún banco suizo.

Para hablar delante de Naciones Unidas y decir

¿el qué exactamente?

"¿Somos responsables del cambio climático?".

"Y si es así:

¿cuáles son sus riesgos?".

"¿Y qué podemos hacer para ponerle freno?".

Si queremos que el calentamiento global pare en 1,5 grados de subida

y que las consecuencias no sean peores de lo que van a ser,

esta barra tiene que estar a cero

alrededor de 2050.

(ININTELIGIBLE)

Bueno.

El objetivo de hoy es salir comprometidos

o por lo menos informados de lo que está pasando.

Que es una realidad que muchas veces obviamos.

Para ello, presento al fantástico elenco que tenemos

en la tarde de hoy.

A mi izquierda, Rocío Vidal.

Es que me atraganto con el momento "gata Schrödinger".

Dilo tú, por favor.

Yo tampoco lo digo muy bien.

"Schrödinger", es como una -oe. Vale.

Claro.

Bueno, no ha quedado muy claro.

Yo el castellano ya justito, tú, suponte.

Acabas de estrenar un canal aquí en Playz.

Un programa "Whaat!?".

Que es de divulgación, además tú tienes tu canal de divulgación.

¿Cómo lleváis el momento estreno?

¿Nerviosos o no?

Está muy guay, hemos estrenado hace poquito

y ya ha salido el primer programa que es de amor y sexo.

Hablamos de ciencia, del futuro de la humanidad.

Y entre otros temas, el medioambiente

y el cambio climático.

Porque es un tema... candente.

Además, hiperactual y que la peña no estamos donde tenemos que estar.

Que esta es la verdad verdadera.

Manuela Martín.

Ella es integrante, ya habéis visto varios vídeos,

que han pasado por el VTR anterior.

Así que nos tienes que contar tu experiencia.

-Encantada de estar aquí. Sí, os contaré.

Guau, tremenda labor.

Enrique Baquero en el Zoom.

-Nosotros un poco en la base.

Menos en la difusión, pero más en la obtención de los datos

que sirven para luego decir lo que decís vosotros.

Bueno, pues importante labor también.

Entendemos que estás en el laboratorio.

Sí, estoy trabajando con mis animalitos.

Efectivamente, os he estado esperando ansioso

para ver qué me preguntáis.

Es que parecía "Breaking Bad" en un momento determinado.

Yo no sabía si zoología

o un laboratorio de metanfetaminas.

Qué de cosas utilizáis los investigadores.

Como gire la cámara os vais a asustar,

porque me dedico a los insectos, sobre todo.

Esto está lleno de avispas asesinas, pero muertas.

Menos mal. Me ha tranquilizado.

Que no es un programa de Halloween, Enrique, por favor.

Para que veáis por dónde se puede ir la cosa.

Qué barbaridad, Enrique.

También tenemos en el Zoom a Deborah García.

¿Cómo estás, Deborah?

Muy bien, desde La Coruña.

Bueno, pues te mandamos un besito desde Madrid.

Que es donde tenemos el plató.

Estás más que invitada cuando quieras venir,

Muchas gracias.

Y por último y no menos importante, ella es Ana Perrote.

Es cantante y compositora.

También comprometida.

¿Cómo estás, Ana, carriño?

-Bien, no sé bien qué etiqueta ponerme a mí misma.

Seguro que no soy experta, pero bueno,

comprometida lo intento.

Aquí todo el mundo.

Un grano no hace granero, Darío, pero ayuda al compañero.

O algo así, ¿lo he rimado?

Sí, pareado es.

Te has quedado impresionada. -Me ha encantado.

¿Nos hemos olvidado del cambio climático?

Un poco, ¿no?

A ver, no por completo,

pero las prioridades han cambiado.

En una situación de alerta mundial de pandemia que hemos vivido,

todo se ha quedado un poco en pausa.

Pero el cambio climático sigue su curso.

No para porque nosotros estemos en una situación de pandemia.

Y aunque los datos se han frenado durante los meses de confinamiento

porque es lógico, las emisiones y todo eso,

ahora la vida vuelve

y aunque sigamos conviviendo con el virus,

el cambio climático sigue su curso.

Si no volvemos a poner esto a la palestra,

lo mantenemos en la palestra, otra vez... llegamos tarde.

Llegaremos más tarde o no llegaremos.

¿Esto genera pandemias, Manuela?

-Exactamente por eso.

Principalmente por eso jamás el cambio climático debería salir...

Siento la corrección,

pero preferimos llamarlo crisis climática.

Porque ha llegado el momento de afrontarla como tal.

Va siendo hora de que entendamos que la crisis climática

podremos dejarla en segundo plano y nos seguirá trayendo cosas a primero

como pandemias, como Filomena, como inundaciones en Indonesia

o millones de muertos por contaminación.

La crisis que estamos viviendo va siendo hora

de que la pongamos en el medio

y seamos conscientes de que todo lo que vayamos a vivir

será consecuencia de ello.

La pandemia es la primera, a saber las siguientes.

Hasta que nos demos cuenta de cuál es la prioridad.

Enrique, ¿tú qué puedes aportar como científico

respecto a lo que estamos hablando

del origen de los virus y de pandemias,

respecto del impacto climático?

-Yo creo que el centro no está el cambio climático, estamos nosotros.

Porque lo que hay que cambiar es el paradigma

en el que nos estamos comportando.

Y a partir de ahí es cuando empieza a haber consecuencias.

El cambio climático las pandemias y demás. Dicho esto,

efectivamente está más que demostrado

que las zoonosis se deben

a un desequilibrio de la estructura

y de nuevo, lo que acabo de decir,

es el hombre el que lo ha roto.

La deforestación, el cambio climático,

el cambio del lugar donde está viviendo la gente.

La mayor conexión de las actividades rurales ganaderas

con la naturaleza es lo que provoca las zoonosis.

Luego entraremos más en detalles, sé que vamos cortos de tiempo.

Me apuntáis.

Oye, Enrique, madre mía.

Cómo se nota que eres divulgador.

Qué concreción, por Dios.

Deborah, a tenor de lo que decía Enrique,

el 70% de las epidemias se deben a deforestación.

¿Somos conscientes?

¿Crees que somos conscientes del cambio

más allá de que hace frío o calor?

Que es lo típico.

Hace un mes nevaba mucho y ahora...

-Es que es una forma de quedarnos en la superficie.

Realmente, como todo en ciencia, hay que medir.

No sirve que hace más calor o más frío.

El cambio climático lo percibimos con eventos extremos.

Eso sí que nos da la medida de lo que está ocurriendo.

Pero lógicamente, en nuestro ámbito más directo,

eso no lo vamos a notar.

Si te sube la temperatura un grado en tu ciudad,

no lo vas a notar,

pero a nivel planetario,

una subida de temperatura media de un grado o de dos grados,

como se estima aproximadamente,

eso sí que dará lugar a más eventos extremos.

Y esos eventos extremos tienen las consecuencias que tienen,

incluso a nivel sanitario.

Total.

Había gente que decía que quizá

con el confinamiento y con la pandemia

como que íbamos a intentar dar un respiro al planeta.

Pero ¿no hemos petado todo más con plásticos y desechos?

-Me parece que es tener como mucho morro.

Como si nos hubiésemos confinado y dejado de consumir y viajar

por elección.

Nos ha pasado porque era ilegal hacer otra cosa.

Porque íbamos a la cárcel.

Lo último que la gente estaba pensando era el medioambiente.

Me parece como trampa.

Habrá venido un poco bien,

pero qué son tres meses de confinamiento

comparado con toda la vida

y toda la historia del ser humano.

Que cada vez vamos a peor.

Me parece tener mucho morro decir

que esto ha sido como un "break". Ha sido como un respiro envenenado.

Porque Bustamante hacía una foto de que había un pato en su piscina

en plan de que la naturaleza vuelve a su curso.

Y luego estaba todo el mar que daba repugnancia con las mascarillas.

-Los gatos también tomaron mi calle

a partir del toque de queda.

"Tomaron la calle".

Se juntaban en pandillas y eso no ha beneficiado al planeta.

Pero si nos confinamos, pasa lo que pasa.

Y en datos ahora,

respecto del impacto que está teniendo

sobre el mar, etcétera, el tema de las mascarillas.

¿Creéis que hay más presencia de plásticos

porque no se puede hacer otra cosa?

Es que estamos acudiendo a lo que tenemos.

Y eso aumenta el consumo de un solo uso de mascarillas.

Y sí que es verdad que durante los meses de confinamiento

se redujo un 17% las emisiones,

pero estamos volviendo a los niveles normales.

Porque la rueda de consumo, más o menos,

ha vuelto a su forma normal.

Entonces, el consumo sigue aumentando,

la población mundial sigue aumentando

y todo sigue su curso.

Manuela, te quería preguntar.

Desde Fridays for Future, vosotros...

Bueno, el acento, ¿lo has visto?

Se ha captado.

Vosotras fuisteis un grupo activista muy importante.

Que tomó mucha relevancia en medios.

Y ahora el foco principal está en otras cuestiones.

-A ver, lo que pasa con esto es que claramente

el activismo online nunca será igual al presencial.

No es lo mismo ir a una asamblea y compartir opiniones.

Y abrazarnos cuando nos sentimos sobrepasados por la situación.

Siempre la gente en activismo,

en cualquier tipo de activismo,

te va a decir que el activismo son cuidados.

Nos cuidamos entre nosotras

y es algo que podemos decir que se ha mantenido

durante la pandemia.

Hemos conseguido seguir adelante y no vamos a parar

y queremos que le quede a todo el mundo muy claro,

que no vamos a irnos.

Los medios nos harán más o menos caso.

Os agradecemos que nos lo hagáis.

Pero no nos vamos a ir y nos vamos a cuidar

hasta que se nos vuelva a dar la importancia

a todos los movimientos ecologistas que necesitamos

para superar esta crisis.

Cuéntanos alguna acción que hayáis hecho reciente.

Mira, por ejemplo,

hace bastante, al principio de la pandemia,

de las primeras cosas que hicimos,

una manifestación a nivel mundial.

Solemos hacer una o dos al año

para recordar a la comunidad, gobiernos y grandes empresas

que seguimos aquí.

En pandemia decidimos hacerla online.

Hicimos una manifestación de luces y sombras.

Pero vamos a tener otra dentro de poco

y es que el 19 de marzo, por favor, que la gente apunte las fechas...

19...

El 19 de marzo vamos a tener la próxima "global strike".

Aún no tenemos claro el tema pandemia.

Tendremos cuidado. Restricciones y seguridad ante todo.

Igual algo online, igual algo reducido de personas.

Pero tenemos muy claro que el discurso va a ser ecofeminista.

Marzo, cerca del 8-M,

no se nos va a olvidar tampoco

lo importante de las otras luchas sociales.

Creemos en la justicia climática.

Pero estaremos luchando aunque no nos hagan tanto caso.

No van a desaparecer. Fridays for Future.

Enrique, Deborah, tengo una pregunta para vosotros

que hablad primero el que quiera

y luego se le pasa el turno.

Pero me gustaría saber

cuáles son a día de hoy, en 2021,

postpandemia, ojalá,

en medio de la pandemia,

¿cuáles son los efectos más notables

ahora mismo que hay del cambio climático?

Enrique.

-Yo no soy experto en cambio climático.

Yo soy experto en biodiversidad y lo que pasa

cuando los comportamientos de la humanidad son los que son.

Pero está claro que hay un desajuste

en lo que tiene que ver con el comportamiento

de la energía global.

Un poco lo que decía Deborah hace un momento.

Se desajusta el sistema,

pero no en un lugar,

sino que pensad que la temperatura de un grado más supone

una mayor evaporación

y un diferente comportamiento de las masas de aire y de agua.

Os acordáis de la cinta salina,

si el agua salada se hunde o no se hunde.

Entonces hay calor en el ambiente.

Todo eso es a un nivel impresionante de todo lo que cambia.

Claro, es todo.

La respuesta a la pregunta es cambia todo.

Y en qué puntas tenemos el problema.

Pues que los eventos climáticos catastróficos son más abundantes.

Se cambian los periodos de lluvias.

Por supuesto, la vegetación sigue a esos cambios de temperatura.

El hombre sigue a esos cambios de la vegetación

y transforma todavía más. Es una cascada de acontecimientos.

No sé si contesto a lo que me estás preguntando.

Sí. Iba por ahí.

Deborah, ¿quieres complementar esto?

-Sí, lo que más he visto con la pandemia es

que hemos dejado de viajar.

Realmente, a nivel de transporte,

sí que se ha reducido la cantidad de CO2 que emitimos,

pero es porque se ha reducido el transporte.

Pensemos que el 75% de las emisiones de CO2 se deben

al sector energético y de estas, el 27% se deben al transporte.

Creo que si debemos sacar algún aprendizaje

de esta pandemia

con respecto al efecto en cambio climático,

no es tanto del uso de plásticos y demás,

que si queréis comento algo,

sino sobre el transporte.

Viajamos, hay muchas personas, yo incluida,

que por cuestiones laborales

tenemos que coger aviones todas las semanas.

Varios a la semana.

Eso tiene un impacto medioambiental muy grande y se cortó.

Y eso sí que realmente tiene un efecto muy notable

y que lo hemos podido medir en pocos meses

de reducción de gases de efecto invernadero.

Es que...

Es que es muy complejo ser consecuente con todo.

Vosotras sois personas que estáis en conciencia

con el asunto de los curros.

-Claro, pero no olvidemos

que sí que puede haber una parte de conciencia propia.

"Pues cojo menos transporte y tal".

Pero muchas empresas,

aún en la situación de pandemia en que estamos,

se niegan a teletrabajar.

O en una situación favorable al teletrabajo, se niegan.

Ya no solo cambio climático, sino pandemia alrededor.

Hay que cambiar un poco el chip.

No solo por una situación concreta que estamos viviendo,

sino de cara al futuro.

Hemos visto que el teletrabajo es viable

en la gran mayoría de empresas que no requieren algo in situ.

Pero si las empresas no se ponen las pilas o no se les obliga...

Vamos a hablar de las empresas.

Con el mundo negacionista y la gente con los conos así

de papel de plata.

Yo no sé si realmente percibimos

que estamos confiando demasiado en la agenda climática.

¿Creéis que se está confiando

o que hay intereses económicos

para impulsar la nueva ecología?

La nueva economía verde.

(MANUELA RÍE)

Perdona que me ría. Ríete.

Yo lo hago desde la ignorancia.

Pero la pregunta tiene sentido, ¿no?

¿Hay moneditas detrás de esto?

La pregunta tiene muchísimo sentido.

Lo que pasa es que el hecho de que las personas confíen...

Que haya mucha gente que confíe que hay un cambio real, pues sí,

claro, está habiendo un cambio real.

Las personas y las empresas se ponen más al día

de que las nuevas generaciones necesitamos ayuda.

Se apuntan a intentar cambiar un poco su agenda,

también los políticos, multinacionales...

pero no vale con cambiar... Poner "eco" delante de la marca.

Hay que cambiar la producción.

Los medios, el transporte, hay que cambiarlo todo

porque tenemos que entender

que esto es un problema estructural

y que no va a cambiar nada

porque ahora ponga "eco" delante.

Deborah.

-Sobre esto quería comentar.

A veces se hacen cambios que no están bien medidos.

Por ejemplo:

dejo de utilizar productos con envases de plástico,

pero los cambio por otro tipo de material

y no estoy valorando todo el ciclo de vida de ese material.

Cambiar un envase de plástico por uno de papel.

Cuando en los años 60, realmente,

el uso indiscriminado que hacíamos del papel

nos hizo apostar por el uso de plásticos.

A lo mejor es un retroceso.

¿Por qué no apostamos por soluciones más tecnológicas

y adonde apunta el progreso científico?

Por ejemplo, reciclado químico de plásticos

o reciclado mecánico de plásticos.

Y no volver a hacer una elección

de un material que no es mucho más respetuoso

con el medio ambiente por la huella ecológica que tiene.

Y luego el típico sello en muchos envases de que es ecológico

y a lo mejor es, hablo de la cosmética,

os pongo el ejemplo de los corales.

Pues en los cosméticos, los filtros solares,

sí que está medido que hay un filtros solar

que puede afectar a los corales.

Que muchos están en un riesgo importante

de muerte por blanqueamiento,

y afecta a algunos filtros solares.

Los que sí que sabemos que afectan,

como la oxibenzona,

pues los fabricantes quitan la oxibenzona

y meten otro filtro solar.

Pero realmente, ¿qué es lo que más afecta al coral?

¿Ese filtro solar que se diluye en el mar

y que al final apenas llega a los corales

o afecta el CO2?

Si realmente tienes un compromiso como multinacional

con el cambio climático

y con el cuidado del medio marino,

pues intenta reducir tu huella de carbono.

Haz fábricas que sean neutras en CO2.

Que las hay.

Y hay multinacionales que sí que se hacen responsables

e invierten en tener fábricas neutras en CO2.

O reducir el transporte.

Eso sí que es un compromiso con la ecología,

no poner un sello porque has cambiado un filtro solar por otro.

Impresionante, ahora seguimos.

¿Qué pasa? Espera, que Enrique tiene que decir algo.

-Le voy a dar la razón, como no puede ser de otra forma a Deborah.

Pero para enfocar el tema.

Es que no es una cuestión de etiquetas.

Estamos teniendo la necesidad imperiosa

de entender los ciclos de producción,

ciclos de movilidad o como lo queráis llamar.

Y nos estamos quedando mirando al dedo.

Dejas de ver el bosque porque miras al árbol.

Me da igual cómo lo digas.

El peligro es que por un lado las empresas

y por otro lado los gestores políticos,

no voy a decir políticos sin más,

sino los que se dedican a gestionar nuestra relación.

Porque al final hay que hacerlo de alguna forma,

se quedan, hacen y nos hacen ver solamente

pequeños destellos de los problemas.

No hay otra solución que ver el problema en su conjunto.

Y eso es lo que está faltando.

En este sentido me parece que es importantísimo

que cada uno tenga su papel.

Tenemos el papel de los científicos por un lado,

me pongo el primero, como el burro.

El papel de los políticos, el papel de los ecologistas,

el papel de los comunicadores

y cada uno tiene que quedarse en su parcela.

Porque no podemos correr el riesgo

de que uno solape al otro.

Yo, personalmente, quiero hacer una especie de crítica,

porque cuando me llaman para participar en un programa,

este es el ejemplo, estoy encantado

y lo poco que sé lo pongo encima de la mesa,

pero la cantidad de veces que estoy escuchando programas

o declaraciones de personas

que no son las más adecuadas para hacerlas es terrible.

Y el mensaje llega.

Llega y la gente piensa que llega de una forma rigurosa

y no es verdad.

Espero haberme explicado

y no quiero herir sensibilidades,

pero creo que es importantísimo que cada uno tenga su papel

y que todos los que podamos hacer algo lo hagamos en nuestro nivel.

Lo hemos entendido.

Pero nosotros buenos.

¿Ese es el mensaje?

Vosotros, este programa sí.

Vale, tío.

Es que a los científicos nunca se os entiende bien.

Por eso tienen que llevar a gente que no sepa.

A lo mejor es por eso.

Vamos al vídeo que nos ha preparado Kil Gore.

"En mitad del Pacífico Sur, casi al otro lado del mundo,

nos aguarda el paraíso".

"Los científicos llaman a esta inmensa mole la isla basura".

"Un paraíso que tiene muchas estaciones,

tantas como islas".

"No es difícil quedar fascinado

por una sorprendente fauna y flora,

por sus fragancias y por sus montañas nacidas

de un pasado volcánico y llenas de misterio".

"La isla principal del archipiélago está esperando

el sueño personal de cada viajero

para convertirlo en realidad".

"Agua".

"Arena".

"La deliciosa temperatura del cuerpo".

"La calma".

"La soledad deseada".

Dicen que sus playas son las más bellas del mundo.

Y que esto es lo más parecido al paraíso.

Claro, es que tampoco es sencillo,

Darío, a nivel usuario,

o sea, que muchas veces nos bloqueamos.

Es a lo que me refiero.

Que no sabes cómo comprometerte o hacer pequeñas acciones.

Ana sí.

Bueno, hay que intentarlo.

Aparte, que te sigan para que podamos...

He venido a promocionar mi persona.

No, pero quiero decirte,

son acciones del día a día

que no sé si tienen un gran impacto o no,

porque a lo mejor las cosas están en otros puntos,

pero que de alguna forma pueda contribuir.

Creo que lo más importante,

que va a sonar muy repipi,

es enterarte, educarte de alguna manera.

Para mí Fridays for Future y todo este tipo de movimientos

han sido mi universidad en cuanto a esto.

Mi clase.

No lo enseñan esto en el colegio.

Y en medios que sí, que no.

Lo primero es empezar a seguir a gente o leer artículos.

En fin, informarte de lo que está pasando de verdad.

Porque por temas económicos y tal,

no le vale la pena al mundo ahora mismo

que nos enteremos de la información real.

Luego, cosas muy pequeñas

como reciclar o usar una copa menstrual

en vez de tampones.

O nunca usar bolsas de plástico.

No comprar fruta en plástico.

Pero creo que lo más importante es dejar de comer carne.

O al menos reducirlo muchísimo.

Y productos animales en general.

Pero sobre todo, carne.

Porque es una cosa que es absurdo que no vaya siempre de la mano

con el ecologismo y el cuidado del medio ambiente.

Lo que hablábamos antes de todos los transportes a nivel mundial.

La industria agrícola de carne

consume exactamente lo mismo.

Justo he leído antes, por poner un dato,

un kilo de ternera son... Un kilo de ternera.

Son 15.000 litros de agua.

Entonces, es lo que te digo.

Pues que ocupa un tercio de la superficie del planeta

la industria porque está todo muy saturado

de producir, producir y la manera en que se está produciendo.

Ya no es una vaquita en Asturias.

Es la primera causa de la desforestación,

el consumo de agua en Estados Unidos el 50% es agrícola.

Y no es solo para las vacas.

Sino que también es para el pienso

del que se alimenta todo el ganado.

Algo que es muy fácil y no depende de nadie más que de ti,

es reducir lo máximo que puedas

tu consumo de carne.

Si no puedes dejarlo,

pues redúcelo, cada uno poco a poco como pueda.

Al final, como decíamos antes,

esto son intereses económicos.

Si dejamos de consumir,

pues esto es oferta demanda.

Estaremos jodiendo a esas empresas que están contaminando tanto.

Por no hablar de cómo tratan a los animales.

Al final, si comes menos,

habrá menos carne y el dinero estará en otro lado.

Porque ahora mismo el dinero es poder.

Que tengan el poder esas industrias es muy peligroso

para el medioambiente. Baquero, asentías.

-Yo asentía, quiero que quede claro

que se ve que estamos todos a una.

Pero hay que matizar algunas cuestiones.

Si me dicen carne sí o carne no,

no voy a decir carne no.

Es un poco lo que decía Ana.

La cuestión es qué tipo de carne.

Efectivamente, ahora mismo esas grandes extensiones llenas de vacas

que no tienen más que un suelo y un cubo lleno de pienso

con el que se alimentan, no es el modelo, está claro.

Pero si el modelo en la producción de carne distribuida,

sin que haya movimiento de los animales.

Un poco lo que decía antes Deborah,

el concepto de movilidad es clave.

Cuando hablamos de sostenibilidad.

No podemos tener cada uno nuestro prado con nuestra vaca

para tener nuestra leche y nuestra carne,

pero el modelo tendría que ir en una dirección...

más o menos en esa dirección.

Que no haya que mover los alimentos.

Porque si no los mueves, entonces la energía disminuye

y la vaca en vez de comer soja o maíz,

que es lo peor que puede comer una vaca porque se pone enferma

y se muera la mitad de tiempo antes

y además te comes una carne que está...

No sé, la vaca no es un animal preparado

para comer lo que está comiendo.

El 99% de las vacas que hay en producción.

La cuestión es menos carne sí, por supuesto,

pero nosotros somos omnívoros.

Cuando estudias la evolución del hombre,

el hombre debe comer una pequeña cantidad de carne

porque le viene una importantísima parte nutricional

de ese tipo de alimento.

-Es que yo soy un poco radical.

Sé que mi punto de vista es bastante radical.

Porque yo no soy ecologista.

Para mí la salud del planeta y del medioambiente está muy por encima

de mi salud individual y de la de todos los humanos.

Sé que es muy radical y la gente diga que ya no me escucha,

pero para mí es así.

Es la vida de todos los seres vivos del planeta.

Pues sí, igual no puedes tener una dieta,

que tampoco estoy cien por cien de acuerdo,

alguna pastilla tienes que tomar.

Pero las vacas están llenas de antibióticos.

Cuando comes carne, tampoco es una cosa saludable.

Que deriva en cáncer y en no sé qué.

Si pudiésemos volver atrás cientos de miles de años,

y se pudiese replantear un sistema como el que decías tú

mucho más respetuoso y de cuidado a los animales.

Y a cómo se les alimenta,

pues quizá me parecería bien.

Pero estamos ya tan lejos y tan jodidas

que ya para mí la opción

de preocuparte más por tu salud,

no es tan importante

como la urgencia del... Del global.

Es muy radical dejar de comer carne, lo sé,

pero es que el problema es tan grande...

-Acciones radicales ante problemas radicales.

-Hasta el punto de no retorno.

-No me parece tan radical.

-Pero a otras personas sí se lo parece.

-Sí, claro, lo entiendo.

Es evidente que al ser omnívoros hemos evolucionado

y somos lo que somos ahora, pero hoy en día

como humanidad no necesitamos la carne

para tener una dieta equilibrada

Los estudios científicos dicen... (BAQUERO) Eso no es verdad.

(MANUELA) La OMS.

-Depende de qué dieta tengas.

Pero las carnes procesadas y las carne rojas conllevan riesgos

para la salud.

Son carcinógenas algunas.

Y hay que saber también que una dieta basada en plantas

puede ser muy saludable.

Depende de qué tipo de dieta, si la tienes controlada

y si es en base a tu salud.

Pero hay muchos estudios que refieren

que una dieta sin carne es saludable.

¿Qué querías decir, Manuela?

-No, es cierto que la OMS

y cientos de organizaciones internacionales

que ahora mismo no me salen

porque no venía preparada a esto.

Pero es cierto que avalan

que una dieta basada en plantas es totalmente saludable

y tienes que tener cuidado y tomar B12 una vez a la semana.

Pero a saber lo que le meten a los animales.

Una opción vegana es una realidad que tendremos que aceptar.

Que con los animales y con el planeta es mil veces más respetuosa.

Eso sí, tampoco hay que recaer

en que la responsabilidad sea individual.

Esto requiere soluciones radicales

y no podemos poner todo el peso de la ley

en que dos o tres personas dejen de comer carne.

Las personas harán lo que puedan,

lo que su economía les permita.

Y dentro de su círculo social y su realidad económica.

Más que irme al debate de que hay que ser vegano para ser ecologista,

pues no lo creo.

Creo que es la opción individual que más aportará a esta lucha.

No podemos poner el peso en lo individual,

el peso está en las empresas y en los políticos.

(DEBORAH) Me gustaría aclarar una cosa.

-Lo acabáis de decir.

Ese es el contexto que hay que tener.

No es ser vegano o no ser vegano.

Porque cuando vayas a comprar un alimento vegano,

si te paras a pensar de dónde viene y cómo se ha producido,

persicidas, fertilizantes, pérdida de suelo forestal,

igual la cuenta no te sale tan clara como estás planteando.

-Me gustaría apuntar una cosa.

Vamos a hacer un apunte.

Primero, aclarar una cosa.

Las carnes que llegan al mercado no tiene antibióticos.

Ninguna, esto está regulado, no tienen antibióticos.

Y con respecto a la huella ecológica,

esto está medido.

Las carnes, quitando el transporte,

lo que es la ganadería,

con respecto a contribución a CO2 o a gases de efecto invernadero,

contribuye un 8%.

Comparado con la agricultura, contribuye un 4%.

Es decir, contribuye el doble la ganadería que la agricultura.

Sin contar el transporte.

Eso es la clave, lo que decía Enrique.

Cuando tú quieres consumir un producto

y que la huella ecológica,

porque lo que analizas con cualquier producto, lo que sea,

es el análisis del ciclo de vida.

Es decir, absolutamente todo.

Y entre ello está el transporte.

Si puedes consumir un producto y es de proximidad,

eso es lo realmente ecológico.

Independientemente de la etiqueta que te ponga "eco".

Si un kiwi viene desde Nueva Zelanda,

que está a 20.000 kilómetros

o una soja que te viene de no sé cuantos mil kilómetros,

el sello ecológico se le olvidó o lo fue perdiendo

en ese transporte.

La decisión a título individual que mejor podemos hacer

por cuidar el medio ambiente es el consumo de proximidad.

Por salir del círculo

y por tratar más puntos que hay

dentro de este tema,

China, por ejemplo,

acumula más de un 25%

del total de la huella ambiental.

Seguido por Estados Unidos, Rusia, India...

Rocío, ¿tiene sentido apelar

a la responsabilidad individual,

cuando tenemos delante esto?

Estos monstruos. -Es que ese es el problemón.

Además, les conviene también

a los gobiernos que recaiga la responsabilidad en los ciudadanos.

Porque así nos sentimos culpables.

Pero la realidad es la que es.

La realidad es que el 70% de las emisiones son

de 100 empresas mundiales.

Y aproximadamente la mitad de ellas son con titularidad estatal.

Es decir, que pueden los gobiernos hacer algo.

Entonces claro que pequeñas acciones del día a día,

que por supuesto tenemos que hacer,

pero si no ponemos presión a nuestros políticos

y a las empresas para que cambien y espabilen.

No va a servir de nada.

Es triste, pero es así.

Por eso, que a lo mejor es como una cosa de frustración.

Me toca la moral que me estés diciendo...

Como culpabilizando al individuo cuando es...

Total.

¿Y tú qué? Que eres una superempresa.

El ejemplo más absurdo y claro es el tema del reciclaje.

Justo lo que dices de los desechos y los vertederos.

Yo no sé la cantidad...

A mí me educaron desde niña mis padres a reciclar

los plásticos y el orgánico.

Y me acabo enterando que ni el plástico de verdad se recicla,

porque se vende a otras empresas.

En España es Ecoembes.

Que recoge todos los plásticos esta empresa.

Que es un monopolio que está formado

por todas las empresas que más contaminan.

Es decir: Coca Cola, Nestlé...

Son las que se dedican a reciclar,

y ellas cuentan como que está reciclado,

cuando se lo venden a terceras empresas.

Están traficando con nuestro reciclaje.

Hemos reciclado porque se lo han vendido a otra empresa.

Pero eso no se ha reciclado.

Ni el 25% de los plásticos se reciclan.

Claro, es un drama que nos vendan

que sí que hay que reciclar

y de pronto, el ciudadano que intenta hacerlo bien,

no lo está haciendo bien porque es algo político al final.

Deborah, momento Ecoembes.

¿Qué opinión te merece?

-A ver, sí que tenemos datos,

en torno al 65% de los plásticos se reciclan.

Eso que estaba comentando de que se venden,

es porque se reutilizan.

Muchas veces el plástico no es un reciclado cien por cien,

pero sí un procesado

o un preformado para utilizarlo para otras cosas.

Eso sí que se hace.

Se debería hacer mucho más, por supuesto.

El 12% se incinera.

Con lo cual se convierte en CO2.

Se trata como residuo y ya está.

Y es una cosa en la que tenemos que invertir muchísimo más.

Otra cosa que comentaba Rocío,

con lo que estoy de acuerdo,

es que las acciones individuales nos hacen sentir frustrados.

Y luego no vemos a esos gigantes.

Yo creo que es lo que pasa con respecto al cambio climático.

Realmente, lo que más está influyendo es eso,

los gases de efecto invernadero.

Las emisiones.

Yo me imagino que a título individual te esfuerzas en todo,

hasta te esfuerzas en comprarte un coche eléctrico.

Que es un gasto extra importante.

Pero claro, ¿de dónde viene esta energía?

Es que al final lo importante es definir

cómo queremos que sea nuestro mix energético.

En qué energías nos apoyamos.

Porque si seguimos apoyándonos en combustibles fósiles,

pues de poco o de nada servirá

la carne que tú comas

o que reutilices la bolsa de plástico.

Porque a nivel de impacto,

porque todo se analiza con ciclos de vida,

y a nivel de impacto no tiene tanto impacto.

Hay que tomar decisiones

que a veces son un tanto controvertidas.

Por ejemplo, si un país no puede mantener

el nivel de progreso o de crecimiento

solamente con energías renovables,

lo que no puedes cargarte es la energía nuclear

y seguir manteniendo otras energías sucias que emiten CO2.

Entonces, ahí es donde vemos el grueso de las emisiones.

No tanto en la bolsa o en el reciclaje

o el kiwi.

Sino en cómo producimos la energía.

Las energías nucleares. -Superinteresante.

Hay "beef" con las energías nucleares.

Es otro de los puntos que queremos tratar.

Que parece que el enemigo natural

de hace unos años del ecologismo eran las energías nucleares.

Y ahora hay parte del ecologismo en general

que está pensando mejor.

-Complicado.

Todavía es una piedra muy dura de roer.

Y claro,

asociaciones ecologistas como Greenpeace llevan muchos años

metiendo miedo contra el gran... energía nuclear.

Cuando lo que se ha demostrado es que es de las menos contaminantes

y que para esa transición energética que queremos hacer

pues un modelo perfecto es

pues ir reduciendo las emisiones de carbón

y complementar las energías renovables

con las nucleares.

¿Qué pasa? Ese miedo o esa negación,

por mentiras que se han dicho durante muchos años,

respecto a la energía nuclear,

ha hecho que países como Alemania estén construyendo

centrales de carbón por no apostar por la nuclear.

Es un sinsentido absoluto.

Basado en el miedo y la desinformación.

Alimentado durante muchos años.

Vamos al momento negacionismo, Enrique.

Yo te quería preguntar.

Como antes le he preguntado a las compañeras.

Estamos confiando demasiado en la agenda climática.

-Pero te refieres a...

Los negacionistas para mí no existen.

En una ecuación son el cero.

Porque en este tema y en otros muchos,

el que se meta en el cajón del negacionismo,

punto, se le olvida, no se le hace ni caso.

Porque creo que no merece la pena perder tiempo.

-Estoy de acuerdo con lo que acaba de decir Enrique.

Me parece que hay ciertas cosas que cuando se niegan

no hay que hacerlas caso.

A nosotras como colectivo nos invitaron hace bastante poco

a un programa en un sitio importante...

Hay gente que niega esta movida.

para debatir sobre si el cambio climático es real o no.

Nuestra respuesta fue muy clara, nosotras no lo debatimos,

la crisis climática ya está aquí y es una realidad

y quien no quiera aceptarla,

pues como quien no acepta que la Tierra es redonda.

Ha llegado un punto que los negacionistas, ya basta.

Se les da más bombo hablando de ellos.

-Es que en el fondo creo que es lo que quieren.

No solo hay negacionistas del cambio climático.

Hay gente que piensa que la Tierra es plana.

Lo estáis viendo.

Personalmente, los considero al mismo nivel.

Porque se ha demostrado muchas veces.

Otra cosa es que confundamos. El cambio climático ha existido

cuando el hombre no existía ni existían los dinosaurios.

El clima ha cambiado, las temperaturas han cambiado

y hubo mucho más CO2 que ahora,

la cuestión es que la acción humana hace que ese cambio sea

a tal velocidad que la naturaleza no puede adaptarse.

Ese es el problema. No que exista.

Porque ahora haya más CO2 que emite al hombre a la atmósfera.

Antes hubo CO2 porque lo emitían los volcanes

y el problema es que no es la velocidad.

que la naturaleza puede digerir.

Bien dicho, Enrique, qué fuerte.

-Estoy totalmente de acuerdo con mis compañeros

en que no se debate el negacionismo.

Esa falsa equidistancia donde pones a un lado a una persona

a una experta que dice... Que no existe.

Entonces creas una falsa equidistancia de cara al público.

Pero también es verdad que cuando

el hasta hace nada presidente de Estados Unidos era un negacionista

del cambio climático y hay muchísima gente que confía,

que no tiene por qué estar cien por cien informada

como lo estamos la mayoría de nosotros,

hay que bajar un poco a la Tierra

y hacer esa tarea de divulgación, educación.

Porque hay mucha gente que tiene dudas.

Al final nos movemos

entre la gente que te lo va a negar sistemáticamente

y que hace de ello su identidad, negar todo.

Pero hay muchas personas en un mar de dudas

que puede que no estén bien informados,

que puede que hayan recibido una información que no es la correcta.

A esas personas hay que dirigirse.

Educar y divulgar al respecto.

Evidentemente, a los monstruos no mirar,

pero a otra gente sí que hay que educar.

Me ha salido un pareado. Espectacular.

Bueno, pues nuestros científicos, Enrique y Deborah,

os vamos a dejar por la tarde de hoy.

Muchísimas gracias por vuestra participación.

Gracias por vuestras aportaciones.

Y bueno, mucho futuro para todos.

Yo quiero pensar que ha sido un primer contacto.

A mí me tenéis en el Instituto de Investigación de Biodiversidad

para lo que queráis.

Hombre, claro, Enrique, que me voy a hacer las prácticas ahí.

Bueno, bueno.

Deborah, muchísimas gracias por haber estado con nosotros.

-Muchas gracias, un placer.

Volvemos como siempre con nuestros zeta, con nuestra juventud,

que es el futuro.

Así que no les deis por culo.

Bueno, vamos allá, Dani Temboury, ¿cómo estás? Buenas tardes, amor.

Hola, ¿qué tal?

Hola, cariño. Y Andrea Manero.

¿Cómo estás, Andrea?

-Bien, hola.

Empiezo por ti, ¿te preocupa el cambio climático?

Hombre, pues claro que preocupa.

Encima, ves que no hay ningún cambio ni nada.

Porque cuando tú lees

que en el Pacto de París van a reducir

al 50%

los vehículos en el centro de la ciudad.

Que decían que igual en ciudades de 50.000 habitantes

y ves que no hay ningún cambio ni nada.

Hay que ser radicales.

Ya la opinión de la gente que va con coche tiene que cambiar.

Hay que dar prioridad a otra cosas.

El cambio climático es algo muy de prioridad

y nuestros actos van a decidir.

Si esto hace mal al planeta, vamos a tener que cortarlo.

Todos nuestros actos van a depender de eso.

Como ahora dependen de este virus.

Va a ser algo serio.

Sí, totalmente.

Dani, ¿crees que estás concienciado

de los efectos que tiene la crisis climática sobre el planeta?

-A ver.

Yo pienso que sí y pienso que si no lo estás,

vives en una burbuja de privilegio.

Porque creo que en occidente

podemos decir lo que decíamos antes:

"Qué calor hace hoy o qué frío hace".

Sí, pero esto en otras partes del mundo

la crisis climática se traduce en islas del Pacífico que se hundirán.

Inundaciones en Honduras en noviembre del año pasado.

El huracán en Puerto Rico que destroza ciudades.

Desde aquí es muy fácil decir:

"El cambio climático me da mucho miedo".

Pero los efectos ya están ocurriendo en el sur global.

Si no estás conciencado, es que vives

en una burbuja de privilegio y desinformación.

En este sentido, Dani, ¿qué haces en tu día a día?

Así, como de impacto, de consumidor.

Que hemos comentado durante el programa

que se tiende a culpabilizar

y a estigmatizar al consumidor

como responsable de todo esto

cuando la movida, como comentaba Rocío, está en otro foco.

¿Qué haces como consumidor?

Lo que iba a decir es que al sistema, ya lo habéis comentado,

pero le conviene este sentimiento de culpa que tenemos.

Porque el capitalismo "green washing" te dice:

"No te preocupes, utiliza estos, ya lo hemos hablado,

pero producto "eco", ese cepillo de dientes de bambú".

Tiro todos los que tengo y me compro 10 de bambú.

Tiro todos los champús que tengo y compro esa barra nueva ecológica.

Pero sigues creando más residuos, más envases,

más producción.

Es limpia, a lo mejor,

pero a qué coste.

Pues cosas del día a día.

Dejar de comer carne, lo que ha dicho Ana.

Completamente.

Reciclar es importante,

pero si solo se recicla como ha dicho Ana

el 25% de los envases,

es que hay empresas...

Hay empresas que les conviene que los envases sigan fabricándose.

Lo que podemos hacer nosotros

está en nuestras manos,

pero el cambio real creo que no viene ahí.

Andrea.

¿Tú opinas que vas a vivir

cómo el planeta se va a la mierda?

¿O crees que es una cosa que van a vivir nuestros "hijes"?

-Pues no lo sé.

Hablan del 2050 que ya tienen que reducir

el 80% de los gases.

Y es que...

lo que vamos a sufrir va a ser eso.

El que todos nuestros actos van a depender de eso.

Todo lo que hagamos va a ser para que sea ecológico

o vamos a ver ese cambio.

Y espero que podamos hacer el cambio.

Desde luego, está claro.

Gota a gota se hace el río.

De esta frase de antes no me saca nadie.

Aunque es verdad

que la responsabilidad está en las grandes empresas,

podemos hacer una contribución.

Porque somos el consumidor final.

-Tenemos el derecho y poder de votar.

Eso es muy importante.

La presión a los gobiernos.

-Que tengamos muy claro actualmente

que no hace falta decirlo,

que tenemos una creciente fuera política en este país

que no cree que el cambio climático sea un problema urgente.

La crisis climática.

La crisis climática es una urgencia.

Que esto esté en duda llega al nivel del negacionismo.

Bueno, existe, pero no es tan urgente.

Hay problemas primero, economía primero.

Que no es cosa nuestra.

que es lo que están diciendo muchos políticos en este país.

Es nuestra responsabilidad tacharlos de la lista de posibles votantes.

De candidatos.

Por favor, no caigamos en volver a ser otra potencia mundial

con un presidente que niega un problema tan obvio.

Todo esto desde un punto de vista apartidista,

que no apolítico.

La política es importante a la hora de afrontar

todas las crisis socioeconómicas.

Sobre todo, cuando acarrean muertes.

Que te metas en política de forma apartidista.

Esto no es ni de un lado ni de otro.

Esto es de todos, es verdad.

Pero con visión crítica.

No vale si no es con lucha social.

No vale sin justicia climática.

No vale si es excluyendo a ciertos grupos sociales.

Esto no es desde un punto u otro.

Es siendo conscientes de quién va a solucionar estas crisis.

Dani.

-Lo único que quería decir que ha dicho Manu es

que si la lucha contra la crisis climática

no tiene un componente de lucha social

y justa, no tiene sentido.

Además, creo que es importante

que nos demos cuenta de las comunidades indígenas

que llevan luchando contra los efectos del cambio climático

hace un montón de tiempo.

Luchan en condiciones de mayor riesgo, les asesinan

por luchar por sus territorios

y por la salud de todo el planeta.

Que si no tenemos eso en cuenta,

va a ser un cambio vacío.

No va a ser duradero ni va a ser justo.

No a cambios vacíos, sí a cambios llenos.

Me gusta que seáis tan "combatives".

Me siento así. Mas uno "rt".

Dani, Andrea, muchísimas gracias

por haber estado esta tarde aquí con nosotras

y nos vemos pronto y a tope y yo qué sé.

Sed la disidencia, ese es mi mensaje.

Bueno, vamos a hacer una rondita final.

De conclusiones, de cosas que os apetezca comentar

y que no hubo ocasión.

Dale tú, Rocío.

Por favor, id a "Whaat¡?" con dos aes.

Que hablan un poquito de todo.

De sexo y estas cosas,

pero a ella la hemos traído con el seso.

Oh... -Madre mía.

Conclusión.

El cambio climático es algo que no podemos evitar.

Es evidente.

Tenemos que intentar adaptarnos a él,

convivir con él de la mejor manera posible.

La emergencia climática, como bien dice, es algo

que está ligado con muchísimas cosas de nuestra sociedad.

Hasta que no nos demos cuenta

de que es la causa y la consecuencia y el proceso

de muchísimas cosas que influyen que hemos tratado hoy muy bien.

Pérdida de biodiversidad.

Migraciones masivas.

Desastres ecológicos.

Guerras por el agua.

Desertificación.

Muchísimos problemas.

Es un botón que si apretamos, que si controlamos,

podremos controlar esas otras cosas

que también están acuciando: pandemias mundiales.

Yo creo que estamos todavía a tiempo,

pero hay que volverlo a poner en la palestra.

Ponerlo como algo de primer orden.

Veremos si podemos.

Eso y que nos comemos una tarjeta de crédito de plástico al mes.

O al año.

¿Eso lo sabías?

Los microplásticos. De los microplásticos

en los alimentos. Ah, yo pensé...

Yo no recordaba...

Tiene que ver porque en la carne se mete toda esa cosa.

Una metáfora. Al tanto.

Hombre, claro.

-Bueno, como conclusión,

todas las generaciones juntas,

pero como representante de los movimientos sociales más jóvenes,

porque tampoco está solo Fridays,

está Extinction Rebellion y muchos nuevos,

decir que va a ser nuestro futuro.

Que la gente se lo empiece a tomar en serio.

Porque esto no va a ser un cambio de la ley,

que se está debatiendo en España,

por favor, es insuficiente.

No nos colguemos medallas

por cosas como París.

Porque antes comentaba Andrea

que París se va a cumplir y tiene pinta...

de que no se va a cumplir, pero aunque se cumpliera...

Tiene que ser global.

Aunque se cumpliera a nivel global es insuficiente.

Hemos llegado a un nivel de crisis que necesitamos

soluciones radicales.

Y eso es un cambio de sistema.

Lo siento, pero hay que empezar a decirlo así.

No podemos huir de esa palabra.

Hasta que no lo afrontemos, va a seguir muriendo gente

y nos comerá más esta crisis

hasta que mi generación o la de mis hijos ya no pueda vivir.

Y tenéis que pagar la pensión de Darío, acuérdate.

Va a ser mucho trabajo, entonces.

Madre mía, tengo mucho agobio. Ana.

-Pues una cosa que no hemos comentado,

que a mí me parece muy importante es ese agobio que hay.

Sobre todo con cómo nos comunicamos en redes sociales.

Con toda la cultura del perfeccionismo que tenemos.

Nadie puede hablar del cambio climático

si no es vegano, vive en una cabaña,

no tiene teléfono, lo más radical.

Eso también me parece muy peligroso.

Al final, todos estamos agobiados.

No sabemos qué hacer, si es suficiente o no.

Me parece muy interesante y me parece que hay que dejar de juzgar

y buscar la crítica y el error de esa persona,

y un poco favorecer...

y decir que por lo menos hace esto.

Sobre todo, entre nosotros.

-Y tener conciencia de clase.

Es importantísimo entender

que hay familias que no pueden permitirse

pagar más dinero por consumir algo "eco"

o algo local.

O que tampoco tienen tiempo

para pasar tiempo al día informándose

sobre qué o no qué.

Que están en otro rollo.

Tienen que alimentar a sus hijos, tienen recursos limitados

y tenemos que ser conscientes.

-La información tiene que ser crítica.

Tiene que ayudar a los demás y apoyarnos entre todos.

O luchamos juntos o nada.

Que la gente se informe, que haga mucho activismo,

que todos los movimientos están abiertos a más gente.

Por favor, empecemos a tratar las crisis como son, crisis.

Darío.

Voy a bajar un poco todo esto.

Creo que nos dirigimos a un perfil muy concreto.

Y esto es algo de todos.

¿Un perfil concreto?

A ti, que crees que todo esto es una patraña.

A ti, que crees que esto es una mentira.

Una falacia.

¿Recuerdas aquella "goa" con El Chino, El Tato y El Cristales?

¿Recuerdas qué bien lo pasabas?

Qué ganas de que vuelva a haber una, ¿verdad?

Pues compañero, compañera,

cuando vuelvas a una "goa",

coge tu botella, guárdala y recicla.

Coge tu bolsa, donde llevas los hielos, recíclala..

Coge tu mocho y recíclalo.

Porque si no, el "parquineo",

las "goas" y los botellones serán un simple recuerdo

para tus nietos y nietas.

Qué barbaridad, Darío.

O bebe directamente de la botella.

Es el mensaje que ha dejado entre líneas.

Te lo tengo que decir.

Yo qué sé, hay soluciones.

¿Nos vamos a morir todos? No sé qué va a pasar.

Pero me ha parecido muy interesante.

Desde muchas perspectivas.

Y lo que siempre os decimos:

sed críticos.

Y haced lo que buenamente podáis

para que este mundo sea mejor.

Síguenos en Twitter.

A mí también me da la risa.

Insisto, es un proyecto que a mí me parece... caucásico.

Y también, por supuesto, en YouTube.

Poned vuestros mensajes.

¿Qué pasa? ¿No puedo decir caucásico?

Y para el resto también, ¿no?

Que os queremos y todas estas cosas.

El próximo programa lo estarás viendo por aquí.

Para mí es una sorpresa.

Acompáñame una noche más.

Y escríbenos a Genplayz@RTVE.es

Gracias.

¿Nos hemos olvidado del cambio climático?

En el programa de hoy nos acompañan: Rocío Vidal aka la gata de Schrödinger, periodista y divulgadora científica; Manuela Martín; integrante de 'Fridays For Future'Enrique Baquero, profesor de Zoología y Ecología en la Universidad de Navarra e investigador de 'BIOMA'Deborah García, química, investigadora en ciencia de materiales y divulgadora científica; y Ana Perrote, compositora, cantante, guitarrista y teclista de 'Hinds'.

Cambio climático y pandemia

Greta Thunberg ocupaba todos los titulares hasta que, hace unos meses, los medios centraron su atención en la pandemia. Pero ¿ha dejado la crisis climática de ser urgente? ¿Es la causante de la COVID-19?

“Todo se ha quedado un poco en pausa pero el cambio climático sigue, no para porque nosotros estemos en una situación de pandemia mundial”, opina Rocío. Para ella, si no volvemos a poner todo esto sobre la mesa otra vez o llegaremos aún más tarde o no llegaremos.

Manuela aclara que ellos prefieren llamarlo “crisis climática” porque “ya ha llegado el momento de afrontarla como tal”. Como miembro de 'Fridays For Future', le gustaría dejar claro que “podemos dejar esta crisis climática en segundo plano todo lo que queramos, atiendo otros asuntos como la pandemia o Filomena, pero va siendo hora de que seamos conscientes de que todo es consecuencia de ella”.

Desde su laboratorio, Enrique cree que el centro de todo esto no es el cambio climático, o “crisis climática” como diría Manuela, sino que somos nosotros. “Lo que hay que cambiar es el paradigma, nuestro comportamiento que causa el cambio climático, las pandemias y demás”, añade.

¿Cuáles son las consecuencias?

“Hay que medir, como todo en ciencia”, responde Deborah. “Realmente el cambio climático lo percibimos con eventos extremos, pero lógicamente en nuestro ámbito más directo no lo vamos a notar, realmente si sube la temperatura un grado en tu ciudad no lo vas a notar pero a nivel planetario dará lugar más eventos extremos”, explica la gallega.

Ana se sincera y reconoce que decir que le hemos dado un respiro al planeta durante el confinamiento es “tener muchísimo morro”. La diferencia para ella es que no lo hemos hecho por elección: “Nos hemos quedado en casa porque era ilegal hacer otra cosa, lo último en lo que la gente estaba pensando era el medio ambiente”. Mientras, Rocío aclara que durante los meses de confinamiento se redujo un 17% las emisiones pero “ahora ya estamos volviendo a los niveles normales”.

Si tuviésemos que sacar algo en claro sobre la pandemia es que “el cambio climático no se debe tanto al uso de plásticos sino al transporte que tiene un efecto muy notable”, opina Deborah. Asimismo, “la industria cárnica es la primera causa de la deforestación, por eso es importante reducir el consumo de carne”, opina Ana. Sin embargo, Enrique no está de acuerdo: “Si me preguntan si carne sí o carne no, no voy a decir carne no”.

Tal y como dice Rocío, “las acciones individuales nos hacen sentir frustrados”. En esa línea, Deborah coincide con que no examinamos a esos gigantes: “Lo que más influye son los gases de efecto invernadero, las emisiones, a título individual te esfuerzas pero a nivel de impacto no es tan crucial”.

Negacionistas

Para Enrique, “los negacionistas no existen”. El profesor de la Universidad de Navarra lo deja bastante claro: “En una ecuación son cero, entonces el que, en este tema y otros muchos, se meta en el cajón del negacionismo, se le olvida, no merece la pena, no se le hace ni caso”.

Manuela opina igual: “Llega un punto que no hay que hacerles caso, nosotras no debatimos si el cambio climático es real o no, la crisis climática ya está aquí, es una realidad; ha llegado un punto en el que ya basta de los negacionistas, se les da más bombo hablando de ellos que otra cosa”.

“Ya no solo hay negacionistas del cambio climático, hay gente que piensa que la Tierra es plana, yo los considero al mismo nivel porque ya se ha demostrado un montón de veces”, continúa Enrique.

Por otro lado, Rocío también quiere aportar su punto de vista: “Estoy de acuerdo con que no se debate el negacionismo, pero también es verdad que hasta hace nada el ex Presidente de Estados Unidos creía que no existía”.

Por último, se incorporan Dani Temboury, estudiante, y Andrea Manero, estudiante de Arquitectura y Urbanismo. El primero cree que “si no estás concienciado sobre sus efectos, vives en una burbuja de privilegio y de desinformación, los efectos ya están ocurriendo”. La segunda, espera “que podamos hacer el cambio”.

PLAYZ

anterior siguiente
-->