Enlaces accesibilidad
Día Mundial contra el Cáncer de Mama

Ser madre tras superar un cáncer de mama: ¿Cómo afecta a la fertilidad, el embarazo y la lactancia?

  • La quimioterapia y el tratamiento hormonal plantean algunos obstáculos para quienes quieren concebir
  • En 2020, casi 33.000 mujeres recibieron un diagnóstico de cáncer de mama en España

Por
El cáncer de mama y la maternidad: la historia de tres mujeres que salieron adelante

El 20% de los cánceres de mama se dan en mujeres menores de 45 años, según la Sociedad Española Contra el Cáncer en 2016. Esta circunstancia, sumada a una maternidad cada vez más tardía, abre nuevas preocupaciones entre un mayor número de afectadas. ¿Puedo quedarme embarazada después de haber superado el tumor? ¿Cuáles son los riesgos para mí y para mi bebé? ¿Cómo afectan los tratamientos a la fertilidad? ¿Y a la lactancia? 

El año pasado, casi 33.000 mujeres recibieron un diagnóstico de cáncer de mama en España, según la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN), una noticia que a día de hoy, no tiene que significar el fin. Gracias a los diagnósticos precoces y el avance en los tratamientos, más de ocho de cada diez pacientes sobreviven a la enfermedad cinco años después y muchas desean continuar con sus planes de vida.

Ante esto, respondemos a las principales dudas con Begoña Bermejo, investigadora y oncóloga del Hospital Clínico de Valencia. Lidera un estudio del Grupo de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) para conocer mejor qué relación existe entre cáncer de mama y embarazo. Actualmente, buscan pacientes que quieran contribuir en ‘Haz historia con tu historia’.

La detección precoz del cáncer de mama en España permite una tasa de supervivencia del 85 %

¿Cómo afecta la quimioterapia a mi fertilidad?

"Los tratamientos de quimioterapia sí que pueden alterar la capacidad de las mujeres para tener hijos", responde la doctora, puesto que los fármacos afectan a la reserva ovárica. Así, incluso cuando se recupera la regla, la fertilidad puede haberse visto mermada por la falta de folículos. "Cuanto más precoz es el diagnóstico del cáncer de mama, tienes más reservas de folículos y más posibilidades de que no pierdas esa capacidad", explica.

Por ello, cuando a una mujer en edad fértil se le diagnostica un cáncer de mama y desea ser madre en un futuro, el sistema nacional de salud dispone de "estrategias" para que pueda hacerlo más adelante. Un método consistiría en guardar ovocitos "para que en un futuro la mujer pueda utilizarlos" para la gestación. Si esto no es suficiente, se puede preservar corteza ovárica, que sí implica una "pequeña" cirugía.

¿Puedo quedarme embarazada durante la terapia hormonal contra el cáncer?

Mientras recibe el tratamiento hormonal, la paciente "no puede quedarse embarazada", reconoce Bermejo. No obstante, estas terapias no afectan "directamente a la fertilidad" ni, por lo tanto, a la capacidad de concebir en el futuro.

Bermejo: "Muchas están cerca de los 40 y si esperan cinco años están retrasando mucho la edad del embarazo"

De hecho, cuenta la oncóloga, existen tratamientos hormonales que suprimen o bloquean el funcionamiento del ovario con el objetivo de preservar la fertilidad. "Hace que durante todo ese tiempo que lleves el tratamiento hormonal no estés consumiendo folículos. Te mantiene esa reserva folicular para que no la hayas gastado cuando en un futuro te quieras quedar embarazada", desarrolla. En cambio, "si tienes reglas todos los meses, esos folículos los pierdes".

El problema está en que cerca del 80 % de las mujeres con cáncer de mama reciben estos tratamientos hormonales que les impiden quedarse embarazadas mientras se administran durante cinco años. "Muchas de estas mujeres que son supervivientes de un cáncer de mama cuando las diagnosticamos están muy cerca de los cuarenta años. Si te esperas cinco años, estás retrasando mucho la edad del embarazo".

Para ellas, Bermejo apunta la posibilidad de pausar el tratamiento hormonal cuando se hayan completado los primeros dos o tres años. Una vez se ha dado a luz, se debe continuar con lo que queda del tratamiento, si bien la doctora reconoce la falta de "evidencia científica" sobre la eficacia de esta pausa. Un ensayo a nivel europeo trata ahora de confirmarlo.

¿Cómo afectan el cáncer y los tratamientos a la lactancia?

La lactancia no está contraindicada para mujeres con una sola mama, que hayan sido sometidas a cirugías más conservadoras que la mastectomía o hayan recibido radioterapia en el pecho. No obstante, si es o no posible "depende de la situación" de cada paciente, según la doctora Bermejo. "Sabemos que de ese pecho irradiado va a haber una bastante menor producción de leche, pero no implica que la mujer no pueda", ilustra.

Otro caso particular son aquellas mujeres que dejan en espera su tratamiento hormonal para poder concebir y luego continuar la terapia contra el cáncer. "En esos casos nosotros intentamos que las pacientes no les den lactancia porque implicaría retrasar todavía más continuar el tratamiento hormonal", advierte la oncóloga. "Si una mujer ha terminado sus 5 años de tratamiento hormonal, puede darle el pecho sin problema". Preguntada por los riesgos para el bebé, Bermejo es clara: no hay riesgos.

Por su parte, la American Cancer Society subraya que no existe evidencia de que amamantar después de un tratamiento contra el cáncer de mama aumente el riesgo de recurrencia. "De hecho, algunas investigaciones sugieren que tener antecedentes de lactancia materna podría reducir el riesgo de que el cáncer regrese"afirman en su página web.

¿Cuánto tiempo debe pasar entre el fin del tratamiento y el embarazo?

Generalmente, se establece que tiene que pasar un año entre que la paciente termina el tratamiento y el embarazo, "por una cuestión de toxicidad de los tratamientos administrados", señala Bermejo.

Más allá de ese "periodo de lavado", la cuestión clave es cuándo es aconsejable para garantizar que hay un menor riesgo de recaída. "Hay que balancear muchos aspectos atendiendo el tipo de tumor. Por ejemplo, los tumores triple negativo suelen tener la mayor tasa de recaída durante los tres primeros años, igual que los HER-2 positivos. Pero el gran grueso de tumores de cáncer de mama, que son los hormonosensibles, tienen un período de recaída mucho más prolongado", esboza. Por ello, es importante consultar siempre la decisión con nuestro médico.

Asimismo, un metaanalisis publicado en ‘Obstetrical and Gynecological Survey’ sugiere que en pacientes con carcinomas tempranos, "el embarazo que se produce al menos 10 meses después del diagnóstico no pone en peligro el pronóstico y, de hecho, puede conferir un beneficio de supervivencia significativo".

Otro estudio canadiense, con una cohorte de más de 7.000 mujeres con cáncer de mama, concluye que "para las supervivientes de cáncer de mama que desean concebir, el riesgo de muerte es menor si el embarazo se produce 6 meses o más después del diagnóstico", según publicaron en la revista JAMA Oncology en 2017.

¿Aumenta el riesgo de recaídas del cáncer de mama por el embarazo?

No, quedarse embarazada no aumenta el riesgo de recaída, concluye la comunidad científica. No hay evidencias que indiquen lo contrario, pese algunas hipótesis así lo planteaban.

"Siempre se había pensado que si sometíamos las células mamarias a una situación de sobrecarga hormonal, estaríamos aumentando el riesgo de que volviera a aparecer el tumor. A día de hoy, todos los estudios retrospectivos demuestran que eso no es así", explica Bermejo.

¿Cómo afecta el retraso de la maternidad a la incidencia del cáncer de mama?

El retraso generalizado de la edad de maternidad ha aumentado de "manera significativa" la incidencia del cáncer de mama en nuestra sociedad. "A día de hoy sabemos que el único factor protector del cáncer de mama es tener un embarazo antes de los 20 años. Disminuye el riesgo de tener un cáncer de mama hasta en un 50 % a lo largo de tu vida" elabora Bermejo, que reconoce que eso "no lo cumplimos ninguna a día de hoy". Además, el embarazo "después de los 30 años aumenta el riesgo de cáncer de mama, por los cambios a los cuales se somete la glándula mamaria".

Por tres razones - "Soy una superviviente de cáncer gracias a la ciencia" - Escuchar ahora

¿Y si me diagnostican cáncer estando embarazada?

El hecho de tener un cáncer de mama gestacional no implica tener que interrumpir el embarazo. "A día de hoy se puede hacer cirugía durante el primer trimestre, y a partir del segundo trimestre se pueden administrar tratamientos de quimioterapia que sabemos que son seguros", afirma la oncóloga, que añade que se trata de embarazos de "alto riesgo", que requieren unos "controles precisos". En cualquier caso, tampoco tiene por qué significar un nacimiento prematuro.

"El tratamiento del cáncer de mama gestacional debe tener intención curativa y nunca retrasarse con motivo del embarazo", advierten también los facultativos del Hospital General Nuestra Señora del Prado, de Talavera de la Reina (Toledo).

Noticias

anterior siguiente