Enlaces accesibilidad
Estados Unidos

Biden da el primer paso para limitar la "epidemia" de la violencia armada y la califica de "vergüenza internacional"

  • El presidente ha afirmado que "solo es el comienzo" y recalca que las medidas para el control de están estancadas en el Congreso
  • También ha anunciado medidas para frenar la proliferación de las "armas fantasma"

Por
Biden anuncia medidas para frenar la violencia con armas en EE.UU.

El presidente de Estados UnidosJoe Biden, ha calificado este jueves la violencia armada de una "vergüenza internacional" y ha afirmado que es una "epidemia" para el país, al anunciar una serie de medidas para frenar la violencia con armas de fuego, tras los tiroteos registrados en las últimas semanas que se han cobrado la vida de una veintena de personas.

"No podemos permitir que se sigan cometiendo estas atrocidades. La violencia armada es una epidemia", ha indicado Biden desde la Casa Blanca, añadiendo que es "una vergüenza internacional".

Las medidas anunciadas por el presidente incluyen esfuerzos para restringir las conocidas como "armas fantasma" -armas caseras que se pueden construir comprando diferentes partes a través de internet y que no están registradas-, cuyas piezas ahora deberán incluir el número de serie. Además, Biden ha nombrado a David Chipman nuevo director de la Oficina federal de Alcohol, Tabaco, Armas de fuego y Explosivos, un puesto que no se había cambiado desde 2015.

Pide al Congreso que actúe 

El mandatario estadounidense ha recalcado que usará "todos los recursos a mi disposición como presidente para mantener al pueblo estadounidense a salvo de la violencia armada" y ha recordado que cada día mueren 106 personas por disparos de armas de fuego en Estados Unidos.

Biden ha pedido que el Congreso del país prohíba las armas de asalto y los cargadores de munición de gran capacidad y ha indicado que no se "rendirá" en su presión a la cámara para que apruebe las reformas de mayor calado. Según el mandatario, la violencia armada no consiste únicamente en tiroteos masivos, sino en homicidios, que son la "principal causa de muerte entre los jóvenes de raza negra en determinados entornos urbanos", así como en asesinatos machistas. Cada mes mueren 53 mujeres disparadas y asesinadas por su pareja.

"Este no es un asunto partidista para los estadounidenses. El pueblo estadounidense lo ve como un problema estadounidense. Estoy dispuesto a trabajar con cualquiera. Ya es hora de que actuemos", ha manifestado, insistiendo en que sus medidas no afectarán al derecho a portar armas de la Segunda Enmienda.

El presidente también ha asegurado que reducir la violencia armada en Estados Unidos ahorraría dinero para el país, ya que se estima que esta violencia cuesta 280.000 millones de dólares al año. "Queremos salvar vidas, mejorar la seguridad de nuestras comunidades, ahorrar miles de millones de dólares...", ha aseverado.

Frenar la proliferación de "armas fantasmas"

El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, ha indicado que "el Departamento de Justicia no puede resolver el problema --de la violencia armada-- por si solo". "Es un problema en el que todos debemos trabajar juntos en un esfuerzo colectivo para mantener las armas fuera del alcance de los delincuentes y salvar vidas", ha afirmado.

Una de las nuevas medidas de la Administración Biden es para frenar la proliferación de "armas fantasma", unas armas caseras que consisten en unos kits que los compradores pueden convertir en armas de forma sencilla. Al no estar clasificadas como armas de fuego, cualquier persona puede comprarlas sin necesidad de presentar antecedentes. Estas armas a menudo no pueden ser rastreadas por las autoridades, ya que no cuentan con un número de serie ni más detalles de identificación.

Asimismo se han anunciado medidas para promover que los estados permitan a los jueces restringir el acceso de armas a determinadas personas, la financiación de programas para reducir la violencia armada en entornos urbanos y la redacción de un informe sobre tráfico de armas.

Noticias

anterior siguiente