Enlaces accesibilidad
Golpe en Birmania

La jornada "más sangrienta" en Birmania tras el golpe deja 38 muertos, según la ONU

  • La Unión Europea se suma a Estados Unidos y los países de la ASEAN y condena la violencia contra los manifestantes
  • La Oficina de Derechos Humanos de la ONU cifra en 54 los muertos por la represión en el país

Por
 Manifestantes contra el golpe de Estado en Mandalay, una de las principales ciudades de Birmania
Manifestantes contra el golpe de Estado en Mandalay, una de las principales ciudades de Birmania REUTERS/Stringer

La represión por parte del Ejército birmano contra los manifestantes ha dejado este miércoles 38 muertos, según ha asegurado a los medios la enviada de la ONU a Myanmar, Christine Schraner Burgener. Se trata de la jornada "más sangrienta" desde que comenzaron las protestas contra el golpe de Estado del pasado 1 de febrero.

La representante de Naciones Unidas ha pedido a los países miembros a aplicar sanciones "fuertes". "Ha advertido a los militares de que el Consejo de Seguridad puede tomar medidas importantes", ha explicado Schraner Burgener. 

La represión de las manifestaciones contra la asonada militar ha causado hasta el momento 54 muertos, según ha señalado este jueves la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas, aunque ha reconocido que la cifra de bajas entre manifestantes podría ser considerablemente mayor.

El organismo también ha indicado que el número de heridos sería de varios centenares y que más de 1.700 personas han sido detenidas de forma arbitraria.

Crece la presión internacional contra la junta militar

Este miércoles la Unión Europea ha condenado la "continua represión" de las fuerzas de seguridad birmanas. "La UE condena la continua represión violenta contra manifestantes pacíficos por parte del ejército y las fuerzas de seguridad de Birmania, que hoy ha provocado más muertes de civiles inocentes", dijo un portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE).

También ha denunciado los ataques contra los periodistas que informan sobre las manifestaciones. "La persecución y la intimidación contra los periodistas, que simplemente están haciendo su trabajo, es inaceptable. Estos intentos de silenciar a los medios y erradicar la libertad de expresión no evitarán al mundo observar las acciones del ejército de Birmania y la valentía" de su gente, dijo el portavoz.

Las protestas de la UE se suman a otras voces de la comunidad internacional, como la lanzada también este miércoles por el papa Francisco -que abogó por el diálogo contra la represión en el país-; las de los cancilleres de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) o las sanciones de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

Una violencia creciente

El ejército llevó a cabo un golpe de Estado el pasado 1 de febrero y detuvo, entre otros, a la líder a líder de Birmania, Aung San Suu Kyo, que ganó en las elecciones del año pasado. Desde entonces, ha ido tomando fuerza el movimiento de desobediencia civil contra la junta militar en el país, al tiempo que ha aumentado la represión de las protestas.

El pasado domingo, cuando hubo 20 víctimas, era hasta el momento el día más violento desde el golpe. La ONU ha denunciado en varias ocasiones el uso de armas de fuego contra los manifestantes.

Noticias

anterior siguiente