Enlaces accesibilidad
Alemania

La CDU de Merkel opta por la continuidad con Laschet y evita el giro a la derecha

  • Se ha impuesto a otros dos aspirantes en la segunda vuelta de una votación telemática
  • Es el primer paso para elegir al candidato conservador para las elecciones de otoño

Por
El centrista Armin Laschet, nuevo líder de la CDU de Merkel

La Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de la canciller alemana, Angela Merkel, ha defendido la vía centrista con la elección como nuevo presidente del primer ministro del land de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, y ha evitado de esta manera entrar en la era "post Merkel" con un giro a la derecha.

Laschet, apoyado por el popular ministro de Sanidad, Jens Spahn, se ha impuesto en la segunda vuelta de la votación telemática de los delegados del partido a su principal rival, el derechista Friedrich Merz, enemigo histórico de la canciller y favorito del mundo empresarial.

Laschet, vicepresidente del partido, que en la primera ronda había quedado algo por debajo de Merz, ha obtenido en la segunda y definitiva 521 votos, frente a los 466 de su rival.

Con ello se ha impuesto la vía continuista, frente a lo que hubiera sido un giro claramente derechista en el partido que ha liderado la mayoría de los gobiernos de la República Federal de Alemania (RFA), estado previo a la reunificación.

Ni Laschet ni Merz, como tampoco el tercer aspirante Norbert Röttgen -quien quedó fuera en la primera ronda de votaciones- están entre los políticos mejor valorados del país.

El candidato de Merkel

Laschet se había dirigido a los delegados antes de la votación en un tono muy personal, recordó los orígenes mineros de su familia -lo que parecía marcar las diferencias respecto al multimillonario Merz- y alertó contra la polarización, los extremismos y situaciones como la ocurrida en Estados Unidos, con el asalto al Capitolio de seguidores del presidente saliente, Donald Trump.

En la ronda de preguntas de los delegados a los tres candidatos contó con el apoyo explícito de Spahn, quien pidió el voto para el primer ministro renano. El día anterior, en su discurso de saludo a los delegados, Merkel ya había hecho alusión al "espíritu de equipo", lo que se interpretó como un apoyo más o menos directo a ese tándem.

Los tres candidatos se habían presentado ante los 1.001 delegados en formato virtual, con discursos de unos 20 minutos de duración, a lo que siguió la primera votación telemática y luego la de desempate.

Elecciones el 26 de septiembre

La elección del nuevo líder de la CDU es un paso definitivo hacia la definición del candidato del bloque conservador para las elecciones generales del próximo 26 de septiembre.

Desde hace décadas, la candidatura común se consensua con la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), a cuyo líder y primer ministro del land, Markus Söder, se atribuyen aspiraciones a luchar por la Cancillería.

El líder bávaro está, junto con el ministro Spahn, entre los políticos mejor valorados por la ciudadanía, solo superados en ese aprecio popular por la propia canciller.

Pese a la victoria de la vía centrista, con la elección del nuevo presidente se cierra de facto la "era Merkel" al frente del partido.

La líder alemana lideró la CDU entre el 2000 y 2018, año en que tomó las riendas del partido su preferida para una sucesión ordenada, la entonces secretaria general y ahora ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer.

Esa vía continuista o sucesión planificada se frustró hace aproximadamente un año, en medio de una fuerte crisis de liderazgo por parte de AKK -como se denomina a Kramp-Karrenbauer, que anunció su retirada como presidenta el partido y renunció a luchar por la candidatura en las generales.

Noticias

anterior siguiente