Enlaces accesibilidad

La Línea, entre el bien y el mal: las claves de la lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar

Noticia   Crónicas  

  • Desde 2018, las fuerzas de seguridad han requisado casi 1.200 toneladas de droga y 8.000 personas han sido detenidas
  • El programa Crónicas, hace una radiografía del narcotráfico en el reportaje  'La Línea, entre el bien y el mal'

Por
Crónicas - La Línea entre el bien y el mal

Desde el verano de 2018, cuando las fuerzas de seguridad declararon la guerra al narcotráfico en el campo de Gibraltar, casi 8.000 personas han sido detenidas: desde grandes capos a muchos jóvenes que “trabajan” como “puntos”, una especie de vigilantes que avisan a los clanes de los movimientos de la policía y también se encargan de las descargas de los alijos.

El reportaje del programa Crónicas, La Línea entre el bien y el mal, no sólo la Policía Nacional, Guardia Civil y agentes de Vigilancia Aduanera sino que también los vecinos, el alcalde de La Línea, magistrados y una persona que conoce bien el narcotráfico desde dentro explican todo lo que gira alrededor de esta actividad delictiva. 

La presión policial contra el narcotráfico aumenta la violencia de los criminales en el Campo de Gibraltar

Dentro de las "guarderías" de la droga

Desde la ilegalización de las narcolanchas ya no pueden tocar tierra. “Los pilotos se pueden quedar en la lancha hasta 12 días seguidos por un pago de unos 40.000 euros”, relata uno de los pioneros del contrabando del tabaco en el Campo de Gibraltar que habla en exclusiva para TVE y que por razones de confidencialidad y seguridad, no desvela su nombre. Este traficante considera que lo que ganan los 'lancheros' “no es dinero para el peligro que conlleva”.

“Hay gente que lo mete por el campo con bestias, con los mulos. Eso es a la antigua usanza. Cogían los mulos, igual que los cargan de cochos, los cargan de paquetes de hachís y el mulo va con el mulero, con la persona delante y lleva toda la mercancía por el medio del campo cerrado, que ahí es imposible coger a nadie”, describe, sobre cómo son las denominadas “guarderías”, donde se almacena la droga después del desembarco.

Esas guarderías, que son como un zulo, se construyen en mitad del campo para esconder los alijos. En uno de esos lugares perdidos y de difícil acceso de la sierra de Málaga se han encontrado hasta 4.000 kilos de hachís.

“¿Qué persona se metería a hacer algo ilegal si tuviera su trabajito y su familia para comer?" 

Antonio Viedma es la cara de la lucha por la reinserción de los presos por narcotráfico. Lleva cinco años en la cárcel, ahora está en tercer grado. Fue detenido en el Puerto de Algeciras con varios kilos de hachís en la maleta. Se acerca a nosotros caminando en solitario al lado de la verja de la prisión. Y mientras lo hace medita sobre su futuro: “Estoy preparado, Dios mío no lo sé. Yo creo que sí. Yo creo que cometí un error, es de insensatos pensar en volver a cometer nuevamente un error”. 

 Agentes del GAR instalados en el campo de Gibraltar preparándose para un control de vigilania

Agentes del GAR instalados en el campo de Gibraltar preparándose para un control de vigilania

El alcalde de La Línea de la Concepción, Juan Franco, explica por qué el municipio sufre el fenómeno del tráfico de drogas. “Parece que aquí tenemos un gen delincuencial, que nos gusta traficar con droga. No, mire usted, es que estamos en unas circunstancias geográficas, sociales… Que una vez que las estudias, es normal que pase esto”, señala.  

Esta actividad ilegal tiene banda sonora, se la ha puesto el músico, Bernardo Vázquez, que explora un nuevo género la “narcorrumba”. Por ello, le acusaron de hacer apología del narcotráfico por la temática de sus canciones, sin embargo él asegura que solo refleja una realidad. “¿Qué persona se metería a hacer algo ilegal cuando tuviera su trabajito, su familia cubierta y sus niños que tengan para comer y tengan sus buenos estudios? ¿Quién se metería a hacer algo ilegal? Nadie, es que yo no lo veo lógico”, cuestiona Bernardo. 

Más violencia ante la presión policial

En los últimos años, ha aumentado la presión policial en la zona y la respuesta de los narcotraficantes ha sido más violencia. Antes de perder su carga llegan a embestir a los vehículos policiales en una persecución. El inspector jefe de la Policía del Grupo GRECO asegura que ha habido graves accidentes: “Cuando tienes que hacer frente a un vehículo que está cargado con droga, es una de las situaciones más peligrosas a las que te enfrentas. ¿Por qué? Porque sabes que el conductor no va a parar porque lleva droga”.

 Servicio de Aduanas vigilando por mar y por tierra en el estrecho para localizar narcolanchas

Servicio de Aduanas vigilando por mar y por tierra en el estrecho para localizar narcolanchas CRÓNICAS

Desde que empezó el Plan especial del Ministerio del Interior se han requisado casi 1.200 toneladas de droga.

Además del hachís, en los últimos tiempos, los narcos han ampliado su radio de acción porque han empezado a plantar marihuana y también está llegando cocaína por mar usando la infraestructura que las redes ya manejan en el Campo de Gibraltar.

Noticias

anterior siguiente