Enlaces accesibilidad

Sánchez insiste en que tendrá que ser la Casa Real o el rey emérito quien diga dónde está

  • Sánchez se ha reunido con el rey Felipe en Palma en el tradicional despacho veraniego
  • Más de una semana después de la marcha del rey emérito, sigue sin saber su paradero

Por
Sánchez insiste en que tiene que ser la Casa Real o el propio Juan Carlos I los que comuniquen su paradero

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto este miércoles a insistir en que tendrá que ser la Casa Real o el propio rey emérito quien diga dónde está desde que dejó España la semana pasada por sus presuntos negocios opacos.

"Somos instituciones distintas. Una cosa es el Poder Ejecutivo y otra la Jefatura del Estado, y lo que se tenga que comunicar, tendrá que ser la Casa Real o el propio afectado", ha señalado Sánchez tras su encuentro en el Palacio de Marivent en Palma con el rey Felipe, que le ha recibido para mantener el habitual despacho de verano.

La reunión entre Sánchez y Felipe VI es la primera ocasión en la que se les ve juntos desde que Zarzuela comunicó la semana pasada la decisión del rey emérito de marcharse de España.

Al contrario que en su última comparecencia ante la prensa, cuando Sánchez dijo que no disponía información sobre el paradero de Juan Carlos I, en esta ocasión el presidente del Gobierno se ha limitado a decir que "las conversaciones y despachos con el rey permanecen en la confidencialidad debida".

Por el momento, sigue sin saberse el paradero del rey emérito, aunque desde entonces se han barajado diversos destinos, como Portugal, República Dominicana o Emiratos Árabes Unidos, sin que la Casa Real, ni Moncloa, ni el abogado del padre de Felipe VI hayan confirmado o desmentido nada.

La semana pasada, tanto en rueda de prensa, como en una carta a la militancia del PSOE, Sánchez defendió la Corona y el pacto constitucional, frente a las críticas de Unidas Podemos. 

Tercer despacho en Palma

Sánchez ha llegado a Palma procedente de Lanzarote, donde estaba pasando unos días de vacaciones, y ha sido recibido por Felipe VI en la puerta principal del palacio. Allí es donde ha tenido lugar el saludo entre ambos, sin contacto físico y protegidos con mascarillas, de color azul la del rey y de color negro con la bandera de España la de Sánchez. 

La de este miércoles es la tercera ocasión en que Sánchez acude a un despacho de verano con el rey en Marivent, ya que se estrenó en agosto de 2018 tras  la moción de censura que presentó contra Mariano Rajoy.

Tras su comparecencia ante los informadores, Sánchez comerá con el monarca y después mantendrá una reunión en Palma con la presidenta de Baleares, Francina Armengol.

Noticias

anterior siguiente