Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Los líderes europeos encauzan un acuerdo que rebaja las ayudas directas a 390.000 millones de euros

Por
Michel lanza una nueva propuesta a los líderes europeos y asegura que el acuerdo está más cerca

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) han encauzado en la noche del lunes un acuerdo con la propuesta del plan de reconstrucción poscoronavirus, la tercera en los últimos días, lanzada por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Se trata de una iniciativa que mantiene en 750.000 millones el volumen total del fondo pero rebaja hasta los 390.000 millones la cantidad destinada a ayudas directas y aumenta a 360.000 los préstamos, con el fin de desbloquear la postura de los llamados países 'frugales' y cerrar un acuerdo tras cuatro jornadas de cumbre.

Estoy convencido de que un acuerdo es posible

"Hemos trabajado muy duro y esta propuesta es el fruto de mucho trabajo colectivo con todos los líderes y con sus equipos" ha dicho Michel en una declaración sin preguntas antes de remitir el documento a los Estados miembros. El belga ha señalado que "los últimos pasos son siempre los más difíciles", pero que confía en que los Veintisiete seguirán trabajando por lograr un acuerdo. "Estoy convencido de que es posible", ha recalcado.

Tras estudiar la propuesta de forma individual, los Veintisiete se han reunido en la sesión plenaria pasadas las 21:00 horas -cinco horas más tarde de lo previsto- y en estos momentos se encuentran negociando los contenidos de la misma. Tal como confirman fuentes comunitarias, hay voluntad de acuerdo.

Charles Michel: "Estoy convencido de que un acuerdo es posible"

Según el documento al que ha tenido acceso RTVE, para acceder a estas ayudas los Estados miembros tendrán que elaborar planes de reformas, que serán evaluados por la Comisión Europea en un plazo de dos meses, y deberán ser aprobados por una mayoría cualificada, en contra de la petición de los más austeros, que reclamaban poder de veto.

Asimismo, el texto señala que si uno de los socios considera que hay "desviaciones graves" con respecto a los compromisos, pueden utilizar el denominado "freno de emergencia" y elevar el debate a una cumbre de líderes, que debería resolverse en un plazo máximo de siete meses, periodo en el que no podría recibir dichas ayudas.

La iniciativa de Michel también vincula los desembolsos con el respeto al Estado de Derecho, algo que rechazaban los países del Este, como Hungría o Polonia, que recordemos están en el punto de mira de Bruselas por sus ataques a la independencia judicial o a los derechos fundamentales de los ciudadanos. Al igual que en el anterior supuesto, en caso de "deficiencias", la Comisión propondrá medidas que deberán ser aprobadas por una mayoría cualificada.

Respecto al marco financiero plurianual para el periodo 2021-2027, estará dotado con 1,074 billones de euros, frente a los 1,1 billones de euros que propuso originalmente la Comisión Europea, y financiado por nuevos recursos propios como un gravamen al plástico no reciclado en 2021 o una tasa digital y un sistema de ajuste de carbono en frontera en 2023, y abre la puerta a un nuevo impuesto a las transacciones financieras. Además, los 'frugales' y Alemania recibirían descuentos en sus aportaciones de 45.000 millones.

110.000 millones menos en ayudas directas

El objetivo del nuevo plan es conseguir el beneplácito de los países más austeros -Holanda, Austria, Suecia, Dinamarca y, en las últimas horas, Finlandia- que continúan dispuestos a bloquear las negociaciones si no se tienen en cuenta sus intereses. Esto es, un menor volumen total del fondo de reconstrucción, mayores controles en los planes de reforma o mantener los descuentos en su aportación al presupuesto comunitario.

Así, el nuevo plan de Michel recorta en 110.000 millones la cuantía de las transferencias respecto a la propuesta de la Comisión -que ahora ganan los préstamos-, algo que rechazaban desde el inicio Francia y Alemania pero que ahora podrían llegar a aceptar con tal de cerrar la cumbre con éxito. Fueron precisamente Emmanuel Macron y Angela Merkel quienes protagonizaron este domingo uno de los momentos más tensos de la cumbre, llegando a recriminar a los 'frugales' su instransigencia en las negociaciones.

Fuentes de la delegación española a RTVE aseguran que España vería con buenos ojos la rebaja, ya que se sitúa en ese entorno de los 400.000 millones que, dicen, viene defendiendo Sánchez en las últimas horas. 

Tercera noche de tensión en el Consejo Europeo

Optimismo entre los Veintisiete

La cuarta jornada de negociaciones en Bruselas ha arrancado este lunes tal como finalizó la anterior, con encuentros bilaterales y multilaterales entre los Veintisiete para intentar acercar posturas de cara a la sesión plenaria prevista a las 18:00 horas, que aún no ha comenzado.

Así, tras más de 72 horas de reuniones, los Veintisiete se han mostrado este lunes optimistas a su llegada a la cumbre. Los jefes de Estado y de Gobierno no pierden la esperanza de llegar finalmente a un acuerdo, aunque sea de mínimos, que permita cerrar los detalles en encuentros posteriores

Las situaciones extraordinarias requieren esfuerzos extraordinarios

Tanto Merkel, como Macron han destacado que en las últimas horas se han conseguido "avances" que dan lugar a la "esperanza". "Hemos trabajado un marco para un acuerdo tras largas negociaciones. Es un avance y despierta esperanzas de que hoy lleguemos a un acuerdo, o de que (al menos) sea posible", ha dicho la alemana al llegar a la sede del Consejo. "Las situaciones extraordinarias requieren esfuerzos extraordinarios", ha enfatizado.

Por su parte, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se ha mostrado "cautelosamente optimista" tras percibir un "giro" en las conversaciones durante la última madrugada, apuntan desde Efe. El italiano ha asegurado que este domingo, durante un "duro enfrentamiento", dejó claro a sus socios que hay un "límite" que no se deberá sobrepasar, por la "dignidad" de Italia y del resto de países más golpeados por la pandemia.

Mientras, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido al resto de líderes "empatía" ante una jornada que será decisiva. "España tiene una posición constructiva con ejercicio de diálogo y escucha, especialmente con los países menos receptivos a las transferencias", ha dicho el presidente a su llegada, quien también ha destacado la responsabilidad y la determinación del gobierno español para llegar a un acuerdo.

Fuentes gubernamentales apuntan a que España está en sintonía con las líneas generales del resto de países y que esperan alcanzar un pacto para tranquilizar a toda la población. Mientras tanto, la oposición culpa a Sánchez de bloquear las negociaciones con la Unión Europea y de carecer de credibilidad, aunque todas las formaciones esperan que efectivamente el acuerdo se cierre en las próximas horas.

Sánchez pide empatía ante una jornada decisiva: "Hay que ponerse en la piel del otro"

La cumbre entra así en su cuarto día y va camino de convertirse en una de las más largas y cruciales de la historia comunitaria, que algunos ya comparan con la de Niza de hace 20 años. Entonces aquella duró 85 horas y la actual, a las 23:00 horas de este lunes, ya ha igualado su duración.

Uno de los primeros encuentros del día ha reunido a Sánchez con Merkel, Macron, Conte y los primeros ministros de Portugal, António Costa, y Grecia, Kyriakos Mitsotakis, que a esta hora analizan la nueva propuesta con el fin de relanzar la economía de la UE tras la pandemia.

Noticias

anterior siguiente