Enlaces accesibilidad

25 años de la matanza de Srebrenica, la mayor masacre en Europa tras la Segunda Guerra Mundial

  • La matanza sigue siendo uno de los principales puntos de discusión entre las comunidades bosnia y serbia
  • Hasta la fecha se ha hallado e identificado a unas 6.900 víctimas de la matanza, de los más de 8.000 asesinados

Por
25 años de la matanza de Srebrenica

El 11 julio de 1995, poco antes del final de la guerra de Bosnia (1992-1995), más de 8.000 bosnios musulmanes fueron asesinados en la ciudad de Srebrenica por el ejército serbobosnio bajo el mando del general Ratko Mladić y el grupo paramilitar serbio conocido como "Los Escorpiones". La peor masacre en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial y un caso de limpieza étnica que escandalizó al mundo entero y precipitó el fin de la guerra en Bosnia, obligando a serbios, croatas y musulmanes a firmar la paz en noviembre de 1995 en Dayton (Ohio, EE.UU.).

Un cuarto de siglo después, las heridas siguen sin cerrarse y la masacre sigue siendo uno de los principales puntos de discusión entre las comunidades bosnia (musulmana) y serbia (cristiana ortodoxa). "No es fácil vivir aquí junto a quienes, 25 años después, niegan que se haya cometido un genocidio", afirma Hamdija Fejzic, representante electo de Srebrenica, que resume el sentimiento de los musulmanes bosnios hacia los miembros de la comunidad. Serbios que piensan que la masacre es un "mito".

Los musulmanes ven la "negación" de la muerte de las más de 8,000 víctimas como una parte integral de la masacre, y el principal obstáculo para la relajación de las relaciones entre las comunidades.

25 años después, la masacre de Srebrenica sigue enfrentando a las comunidades bosnia y serbia

Al contrario, la mayoría de los serbios de Bosnia, incluidos sus líderes, consideran inaceptable la calificación de "genocidio". El presidente serbio, Aleksandar Vucic, considera que "Srebrenica es algo de lo que no debemos y no podemos estar orgullosos", pero tiene cuidado de no decir la palabra que a los bosnios les gustaría escuchar. En 2017 enfatizó "que entre el 80% y el 90% de los serbios no creen que se haya cometido un gran crimen" en Srebrenica.

El líder político de los serbios de Bosnia, Milorad Dodik, sigue negando que hubiera un genocidio y el año pasado reunió una comisión de historiadores, la mayoría serbios, y apuntó a "establecer la verdad" sobre Srebrenica: "cada pueblo necesita un mito. Los bosnios no tenían uno". Y están tratando de construir un mito alrededor de Srebrenica ".

Para Emir Suljagic, director del centro conmemorativo de la masacre y superviviente de la masacre, este 25 aniversario es también "el 25 aniversario de la negación". "A pesar de las evidencias y sentencias de tribunales internacionales, se está intensificando". "Pero la negación del genocidio es siempre, el anuncio de la violencia futura", advierte.

Homenaje a las víctimas de Srebrenica por el 25 aniversario de la masacre

"Trabajar juntos para lograr una reconciliación genuina"

Esta semana el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, instaba a seguir trabajando para lograr una "reconciliación genuina", asegurando que "la reconciliación debe estar sustentada por la empatía y la comprensión mutuas. La reconciliación significa rechazar la negación del genocidio y los crímenes de guerra y de cualquier esfuerzo por glorificar a los criminales de guerra condenados".

Guterres también ha recordado las palabras del exsecretario general de la ONU Kofi Annan (1938-2018), que dijo que el fracaso de las fuerzas de paz "perseguirá nuestra historia para siempre".

25 años de la matanza de Srebrenica, la mayor masacre en Europa tras la Segunda Guerra Mundial

Hasta la fecha, cerca de 6.900 víctimas de la matanza han sido halladas en más de 80 fosas comunes e identificadas. La mayoría de ellas han sido enterradas en el centro memorial de Srebrenica, donde este mismo sábado recibirán sepultura los restos de nueve víctimas identificadas desde el pasado julio.

En cuanto a sus asesinos, durante años huyeron de la justicia pero finalmente Ratko Mladić y Radovan Karadžić (presidente de la República Srpska entre 1992 y 1996) fueron apresados (en 2010 y 2008), juzgados y condenados a cadena perpetua. Hasta ahora se han juzgado 191 casos relacionados con la matanza y dictado 90 condenas.

Centro Memorial de Potocari en Srebrenica EFE EFE/ Nedim Hasic

La masacre tuvo lugar en una zona protegida por las Naciones Unidas

Lo más curioso de la masacre es que se produjo en una zona que estaba protegida por las Naciones Unidas y era considerada zona segura por su mayoría musulmana. La zona era vigilada por una base de cascos azules holandeses (unos 400) que ese verano, estaban en cuadro por las vacaciones. El ejército, comandado por Ratko Mladić, aprovechó ese momento para masacrar a la población.

Las Mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - 25 años de la matanza de Srebrenica: una de las mayores vergüenzas de Europa - Escuchar ahora

Aunque supuestamente el objetivo era la eliminación de los varones bosnios musulmanes, la masacre incluyó el asesinato de niños, adolescentes y ancianos, con el objetivo de conseguir la limpieza étnica de la ciudad. Además, los asesinos esparcieron los cadáveres en numerosas fosas comunes para que fueran más difíciles de localizar y de identificar. Todavía hoy no ha sido posible dar nombre a todas las víctimas. Años después de la matanza, las mujeres que perdieron a sus familiares, crearon una organización para pedir justicia: las madres de Srebrenica.

Holanda y Naciones Unidas tuvieron que explicar la inacción de los cascos azules en la ciudad, llegando hasta la dimisión de todo el ejecutivo holandés

La guerra de Bosnia (1992-95) dejó casi 100.000 muertos, pero solo la masacre en Srebrenica fue calificada como un acto de genocidio, primero en 2001 por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY), luego en 2007 por la Corte Internacional de Justicia.

Srebrenica: La última masacre (Informe Semanal)

Unas 13.000 personas viven actualmente en Srebrenica

Hoy viven en en Srebrenica apenas unas 13.000 personas, un tercio de la población que el municipio tenía hace 25 años. Unos 7.000 son serbios y 6.000 musulmanes, además de unas pocas decenas de croatas.

Algunos vecinos que siendo niños abandonaron sus hogares junto a sus madres han vuelto para formar aquí sus familias. Es el caso de Senahid Ademovic, quien no se arrepiente de haberse instalado de nuevo en su ciudad natal con su esposa Adisa, con la que tiene cuatro hijos. "Es un gran milagro. Todos nuestros hijos han nacido en Srebrenica y crecen como todos los niños en el mundo. Quizá vivir aquí suponga trabajar más, dedicarles más atención, pero es bellísimo", cuenta Ademovic, de 42 años.

La localidad de Srebrenica en la actualidad EFE EFE/ Nedim Hasic

En la escuela primaria de Srebrenica hay 400 niños; en la guardería central, unos 130 y en la escuela de Potocari, otros 120. Nermina Mehmedovic, de 28 años, trabaja como cuidadora en una guardería y espera su primer hijo. "La idea de ser madre en Srebrenica es algo emocionante. No tengo miedo del futuro, aquí tengo trabajo, conozco a todos. Srebrenica nos ofrece hoy día un ambiente sano", asegura.

Además, en los últimos años se han formado varios matrimonios mixtos entre serbios y musulmanes, algo muy poco común en Bosnia-Herzegovina.

Una de estas uniones es la de serbia Radomirka Alic con el musulmán Hariz Alic. La pareja, que se casó hace seis años y tiene dos hijas en común, regenta el restaurante "Slatki zalogaj" (Dulce bocado), conocido en la ciudad por sus asados y su café. "Nos dijeron que no iba a ser fácil. Pero al final nadie ha estado en contra" -aseguran-.

Cinco Continentes - 25 años de la matanza de Srebrenica - Escuchar ahora

Nurija Mehmedovic vive al lado del Centro Memorial de Potocari, donde descansan los restos de las víctimas de la matanza de Srebrenica. Desde su ventana puede ver las lápidas blancas del cementerio en el que están enterrados su padre y uno de sus hermanos. "Mi madre, mi hermana, otros tres hermanos y yo nos fuimos de Potocari en un convoy el día después de la caída de Srebrenica. Dos de mis hermanos pudieron escapar, pero mi padre y mi otro hermano, no. Fueron asesinados. Encontramos sus restos mortales en una fosa común", recuerda Mehmedovic, que entonces tenía 12 años.

"No quiero volver a pasar por eso, no quiero contar la historia de nuevo. He conseguido, no superarlo, pero sí convivir con el recuerdo de esa tragedia. Soy más feliz trabajando en algunas cosas, entretenido, una vez que me pongo a recordar aquello, se me hace muy duro, lo paso muy mal, lo siento", dice el exsoldado Dave Maat, de 44 años, que tenía 19 cuando se sumó a los 600 militares holandeses que, bajo la bandera de Naciones Unidas, debían proteger a los civiles musulmanes de las tropas serbobosnias".

Debido a la pandemia de coronavirus, casi todos los actos de conmemoración se celebrarán virtualmente. El único que se ha mantenido es la tradicional Marcha por la Paz, que en esta ocasión reúne solo a una decena de supervivientes, en lugar de a los miles de habitantes de la zona que acudían todos los años. Los supervivientes recorrerán los 70 kilómetros que separan Nezuk, lo que era entonces la zona libre de Bosnia, hasta Potocari, en los alrededores de Srebrenica.

Familiar de una de las víctimas de la masacre junto a uno de los ataúdes que se enterrarán este sábado REUTERS REUTERS/Dado Ruvic

Noticias

anterior siguiente