Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Serbia alivia el confinamiento pero pese a ello continúan las protestas

Por
Un manifestante sostiene una bengala en las protestas contra el confinamiento de este jueves frente al parlamento serbio, en Belgrado
Un manifestante sostiene una bengala en las protestas contra el confinamiento de este jueves frente al parlamento serbio, en Belgrado REUTERS/Marko Djurica

Serbia ha decidido este jueves recular en las medidas de confinamiento decretadas para evitar la propagación del coronavirus, tras días de violentas protestas en el país. La decisión no ha impedido que las manifestaciones se hayan repetido durante la noche de forma pacífica.

El comité de crisis del gobierno ha establecido, en su lugar, la prohibición de reunirse más de diez personas. Además, restaurantes, cafés, tiendas y centros comerciales deberán permanecer cerrados desde las 21.00 horas de la noche hasta las 06.00 de la mañana siguiente.

"El confinamiento habría sido una medida más eficiente pero hemos decidido dar este paso intermedio en su lugar", ha expresado la primera ministra Ana Brnabic a los periodistas después de la reunión del grupo de trabajo, que no ha descartado los cierres de fin de semana, más adelante, si el nuevo conjunto de medidas no da resultados.

Brnabic ha advertido de que el sistema sanitario de la capital está “a punto de colapsar”.

Cientos de serbios protestan por el confinamiento pacíficamente, sentados frente al parlamento en Belgrado

Cientos de serbios protestan por el confinamiento pacíficamente, sentados frente al parlamento en Belgrado Oliver BUNIC / AFP

Pero continúan las protestas

En la tarde del jueves, en señal de que querían evitar a toda costa enfrentamientos con la policía antidisturbios, cientos de manifestantes permanecieron sentados durante horas ante el Parlamento de Serbia, según ha observado un fotorreportero de EFE-EPA en el lugar de los hechos.

Algunos llevaban pancartas con lemas "Sentados, no caigáis en la trampa", en alusión a las provocaciones de manifestantes radicalizados que causaron graves disturbios y dejaron decenas de heridos y detenidos.

La policía serbia no ha sido tampoco desplegada en la manifestación del jueves, mientras algunos grupos extremistas han intentado causar incidentes lanzando petardos, botellas, latas e incendiando bengalas, en protesta contra la forma pacífica de la manifestación.

También se han manifestado en otras ciudades serbias como Novi Sad y Nis, según ha informado el canal de noticias regional N1.

Enfrentamientos violentos durante la semana

La ONG Amnistía Internacional ha expresado su preocupación por la violencia ejercida también por parte de la policía serbia esta semana en Belgrado, donde manifestantes y transeúntes fueron brutalmente golpeados por algunos antidisturbios. Consideran que "el uso desproporcionado de la fuerza no se justifica" y solo "puede llevar a una escalada de la tensión".

Los manifestantes se enfrentan a la policía en Belgrado en las protestas del miércoles, 8 de julio, frente al parlamento, por las medidas decretadas frente al coronavirus

Los manifestantes se enfrentan a la policía en Belgrado en las protestas del miércoles, 8 de julio, frente al parlamento, por las medidas decretadas frente al coronavirus Oliver BUNIC / AFP

La serie de protestas en Serbia comenzó este martes, después de que el presidente del país balcánico, Aleksandar Vucic, anunciara un toque de queda para este fin de semana para frenar la propagación de la COVID-19 ante el importante repunte en las últimas semanas.

Si bien el toque de queda al final no fue declarado, las protestas prosiguen desde entonces, como muestra de la preocupación por la posible asfixia económica, algo que ha derivado en reclamar la destitución del Gobierno.

Serbia, con unos 7 millones de habitantes, ha registrado hasta ahora más de 17.300 contagios confirmados de coronavirus, con unos 350 muertos, con una fuerte tendencia al alza.

Los críticos culpan de la nueva oleada de infecciones al gobierno por permitir los partidos de fútbol, festividades religiosas, fiestas y reuniones privadas y las elecciones parlamentarias que se celebraron el 21 de junio. Sin embargo, el ejecutivo acusa de falta de disciplina a la población, especialmente en los clubes nocturnos.

Noticias

anterior siguiente