Enlaces accesibilidad
Cantabria

Una carrera en solitario de 72 kilómetros para visibilizar la enfermedad de Crohn

  • El atleta Ricardo Rebollo invirtió más de 11 horas en correr de San Vicente de la Barquera a Liébana
  • Con su carrera ha querido dar visibilidad a las enfermedades inflamatorias intestinales

Por
La ultramaratón solidaria de Roberto Rebollo

Un reto personal. Un desafío deportivo. Una ultra maratón de 72 kilómetros por los montes y caminos de Cantabria. Desde la costa, en San Vicente de la Barquera, a los montes de Liébana, donde se encuentra el monasterio de Santo Toribio. Uno de los cinco únicos lugares sagrados del cristianismo. Todo, para dar visibilidad a las enfermedades inflamatorias intestinales, (Crohn y Colitis Ulcerosa), que él mismo padece.

Enfermedad de Chron

Roberto Rebollo completaba el pasado sábado en 11 horas y 15 minutos -45 minutos menos de lo que se había planteado- el recorrido del Camino Lebaniego. El objetivo del joven atleta de Barakaldo, que padece la enfermedad de Crohn desde hace más de una década, consistía en recaudar fondos para la investigación de enfermedades inflamatorias intestinales, unas afecciones poco conocidas a las que pretendía dar visibilidad.

A las seis de la mañana, en pie

El reto comenzaba muy temprano, a las seis de la mañana, en San Vicente de la Barquera , donde comienza la primera etapa del Camino Lebaniego, que se desliga en ese punto del Camino de Santiago del Norte, ambos Patrimonio de la Humanidad.

 Roberto Rebollo, a punto de iniciar su ultramaratón solidaria

Roberto Rebollo, a punto de iniciar su ultramaratón solidaria FUNDACIÓN CAMINO LEBANIEGO

Durante el trayecto, Roberto fue sellando su credencial y paró en los puntos de avituallamiento fijados en Cades, Lafuente, Lebeña y Tama. Tras atravesar todas las poblaciones del itinerario lebaniego, Roberto llegaba al santuario que alberga el Lignum Crucis, el trozo más grande que existe de la Cruz de Jesucristo, a las cinco y cuarto de la tarde. En el cenobio asistió a la bendición de la Santísima Cruz y recibió una ofrenda por parte del padre franciscano Patxi Bergara, en honor a su labor solidaria y de superación.

Ricardo Rebollo en el Monasterio de Santo Toribio

Ricardo Rebollo en el Monasterio de Santo Toribio FUNDACIÓN CAMINO LEBANIEGO

Precioso, aunque duro                                                                                         

Eufórico por haber completado el reto, Roberto Rebollo definía el recorrido como “Precioso, aunque duro por las altas temperaturas y una lesión que tengo en la rodilla”Recomendaba el Camino Lebaniego “a todo el mundo, porque es de una belleza que nunca antes había visto en una carrera, ¡Y miren que he hecho carreras!”, apostilló.

Roberto Rebollo señala que esta iniciativa surgió en el confinamiento por Covid-19, momento en el que se suspendieron la mayoría de pruebas deportivas. Fruto de ese parón, Roberto pensó en prepararse para cumplir un doble sueño que abarcaba la realización del Camino Lebaniego, que siempre había querido hacer, y mostrar a la población una enfermedad silenciosa, que él mismo padece, y que necesita un empuje en investigación.

Un reto de 72 kilómetros

El atleta, que participa habitualmente en carreras de montaña, detallaba en declaraciones a RTVE que “inicialmente ha sido bastante fácil, hasta Cicera, pero a partir de ahí, en plena montaña se ha hecho más duro. Había tramos muy técnicos, barro, y en particular los tramos de asfalto en subida, muy duros. Este último –se refería a la ascensión al monasterio- especialmente”. Roberto confesaba que a lo largo de los 72 kilómetros tuvo “momentos de bajón”, pero en ninguno de ellos dudó de que terminaría el reto. “No iba a parar, sabía que iba a llegar”.

La Lebaniega, en Santo Toribio

Lo que se planteó inicialmente como un reto personal, quiso completarlo con una vertiente solidaria en favor de la Asociación de Crohn y Colitis Ulcerosa (ACCU), y el barakaldés ha aportado su granito de arena recaudando fondos que irán íntegramente a ACCU España para seguir los estudios de avance para encontrar una cura para los pacientes de estas enfermedades silenciosas e invalidantes.

Legada del atleta Roberto Rebollo a Santo Toribio, meta de su ultramaratón contra la enfermedad de Crohn

Llegada del atleta Roberto Rebollo a Santo Toribio, meta de su ultramaratón contra la enfermedad de Crohn RTVE

Roberto aseguraba tras cruzar la meta y recibir “La Lebaniega” en el Monasterio de Santo Toribio, que volverá a hacer el Camino Lebaniego andando, “porque al hacerlo corriendo me he perdido muchas cosas muy bonitas. Se lo recomiendo a todo el mundo que le guste el senderismo y el running”

8.000 asociados

ACCU España es una confederación nacional con 8.000 personas asociadas, repartidas en 36 asociaciones, entre las que se encuentran ACCU Bizkaia y ACCU Cantabria. Las tres son organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan para que las personas con enfermedad inflamatoria intestinal y su entorno no sufran limitaciones en su día a día. Para ello se ofrecen servicios y actividades tanto individuales como en grupo, que ayudarán al paciente a conocer mejor su enfermedad y manejarla y, por lo tanto, vivir mejor con ella.

Noticias

anterior siguiente