Enlaces accesibilidad

Cataluña

Las cárceles catalanas proponen el tercer grado a Junqueras y el resto de líderes del 'procés'

  • Lo ha anunciado el secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima de la Generalitat, Amand Calderó
  • "El tercer grado es una forma de cumplir la pena, no hay un tercer grado que deje a nadie en libertad", ha afirmado

Por
Las cárceles catalanas proponen el tercer grado a los presos del 'procés'

El secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima de la Generalitat, Amand Calderó, ha anunciado que las juntas de tratamiento de las tres cárceles en las que cumplen prisión los presos del 'procés' han propuesto por unanimidad concederles el tercer grado por el que seguirían cumpliendo la pena en semilibertad y solo tendrían que acudir a los centros penitenciarios a dormir.

"El tercer grado es una forma de cumplir la pena, no hay un tercer grado que deje a nadie en libertad", ha señalado Calderó tras anunciar la decisión, que afectaría al exvicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, a los exconsellers Josep Rull, Jordi Turull, Joaquim Forn, Raül Romeva y Dolors Bassa, a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, al líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart y al expresidente de la ANC, Jordi Sànchez.

Las juntas de tratamiento de las cárceles de Mas Enric, Puig de les Basses y Lledoners se han reunido este jueves a las 9:00 horas de forma simultánea y han revisado la clasificación penitenciaria de los líderes independentistas presos, que desde el pasado mes de enero están en segundo grado, aunque flexibilizado con el artículo 100.2, que les permite salir a trabajar y hacer tareas de voluntariado.

Revisiones del grado de clasificación penitenciaria

Cuando se les hizo la primera clasificación, el pasado 11 de diciembre, las juntas de tratamiento habían adoptado la propuesta de segundo grado por mayoría, pero no unanimidad, ya que hubo un "intenso debate", con un equilibrio ajustado entre el segundo y tercer grado, ha explicado Calderó.

El secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima de la Generlitat ha recordado que el próximo 9 de julio se cumplirá medio año de la clasificación inicial y que la ley establece que este es el plazo límite para revisar todas las clasificaciones.

El tercer grado es una modalidad de cumplimiento de la pena en semilibertad, según ha explicado Calderó, que permite salir diariamente del centro penitenciario para actividades de formación, voluntariado o de tratamiento, acudiendo solo para dormir al centro peniteciario y que también permite a los presos pasar los fines de semana en sus domicilios.

Se abre un plazo máximo de dos meses

Tras la decisión de las juntas de tratamiento de las cárceles, se abre un plazo máximo de dos meses para que el servicio de clasificación de la Generalitat decida si ratifica esta propuesta que sería inmediatamente ejecutiva y entonces faltaría decidir el régimen individualizado para cada uno de los presos. 

Las propuestas de las juntas de tratamiento son avaladas por el Servicio de Clasificación en torno al 95% de casos, y normalmente no se agota el plazo para dar una respuesta, pero Calderó, a preguntas de los periodistas, ha precisado que con toda seguridad no podrán salir este fin de semana porque "no da el tiempo material" para estudiar toda la documentación.

Si finalmente se les otorga el tercer grado, una vez que la decisión se hiciera efectiva, se abriría un plazo en el que la Fiscalía podrá recurrir ante el juez de vigilancia penitenciaria, aunque sería el Tribunal Supremo, sentenciador del 'procés', quien tendría la última palabra. 

Noticias

anterior siguiente