Enlaces accesibilidad

Coronavirus | País Vasco

Las sociedades gastronómicas vascas se reinventan

Por
 La cocina es el problema común en todas las sociedades en esta fase de desescalada
La cocina es el problema común en todas las sociedades en esta fase de desescalada

Son lugares de culto. De reunión. De encuentro entre familiares y amigos. Entre cuadrillas. Rincones para la celebración. Comidas, cenas y largas sobremesas unen a socios e invitados. Son un eje importante de la vida social vasca en general, y donostiarra en particular. No resulta sencillo transmitir lo que se vive en las sociedades gastronómicas. Es un estilo de vida que hay que sentir, y probarlo alguna vez.

El País Vasco entró en la fase 2 el lunes, y unido, la posibilidad de que las sociedades gastronómicas también pudieran volver a abrir sus puertas. Con las mismas exigencias y protocolos, por ejemplo, que bares y restaurantes: aforo limitado al 50%, separación entre mesas y comensales, y una limpieza y desinfección constante.

Cada sociedad gastronómica tiene sus normas, su junta directiva. No hay dueños; los dueños son los propios socios. Una de las sociedades más emblemáticas de San Sebastián, Gaztelubide, celebra que, por fin, levanta la persiana. Y lo hará este fin de semana, después de que, durante estos días atrás, haya acondicionado su sede de acuerdo a las exigencias establecidas. “Nos hemos tenido que adaptar pero, desde las sociedades, también queremos aportar nuestro granito de arena hacia la nueva normalidad”.

Las sociedades gastronómicas se reinventan

Lo dice José Ramón Mendizabal, presidente de Gaztelubide, sociedad fundada en 1934. Su ya famosa tamborrada es la encargada de dar el pistoletazo de salida al día grande de la ciudad, el Día de San Sebastián, cada 20 de enero.

Cerca de 120 sociedades gastronómicas vascas

Sólo en la capital guipuzcoana existen alrededor de 120 sociedades gastronómicas, con una media de 150 socios. Si hacemos la multiplicación, nos resulta que son muchas las personas que “pertenecen” a ellas. Por eso, todos los presidentes han hecho un llamamiento “a la responsabilidad individual”. Así lo explica Mendizabal, convencido de que “cada uno cumpliremos las reglas”.

Gaztelubide, como tantas otras, ha tomado sus propias medidas. Son 250 socios; en el comedor, tienen espacio para unas cien personas que, con las restricciones, se queda ahora en la mitad del aforo.

Las sociedades gastronómicas se reinventan

Los socios tendrán que esperar todavía para repetir estos encuentros

La cocina es el punto más conflictivo y el problema común en todas las sociedades en esta fase de desescalada. En sus fogones nunca faltan los platos típicos vascos; desde el marmitako, hasta las alubias o la chuleta. Las cuadrillas intercambian sus recetas y sólo los socios pueden entrar a cocinar.

Pero siempre hay alguien que ayuda. A partir de ahora, prohibido hacerlo. Sólo podrá entrar en la cocina una persona por grupo de comensales, hasta un máximo de 4. “Hemos organizado la cocina en 4 zonas”, nos cuenta José Ramón Mendizabal, “cada uno tendrá su propio espacio, para interferir lo menos posible con el otro, y la mascarilla será obligatoria mientras se cocina”.

Medidas y organización

Pero no todas las sociedades van a reabrir sus puertas en los próximos días. Alguna, por falta de tiempo para organizarlo todo. Otras, como la sociedad del Club Deportivo Vasconia, porque no tienen prisa para hacerlo. “Vamos a ser conservadores”, señala su presidente Iñaki Bengoetxea. Quieren estudiar bien las medidas y cómo proceder y, sobre todo”, cuenta, “vamos a hacer una valoración económica por si compensa o no abrir al 50%”. Lo que Bengoetxea tiene claro es que, “vamos a tener que incidir mucho en la limpieza y pedir a los socios, responsabilidad e implicación en este asunto”. En esta sociedad apuestan por reabrir ya, en la fase 3.

En la sociedad Galepertarrak, su directiva ya trabaja en un protocolo de higiene pero, de momento, tienen claro, que no abren. Hasta nuevo aviso, porque, según relata uno de sus socios, “es muy complejo adaptarse, la reapertura es inviable debido a las actuales normas de aforo, higiene y seguridad”. “Está el tema de los cubiertos”, añade, “los productos de uso común, como aceites y otro tipo de condimentos”, y ahora, no los pueden compartir.

Gaztelubide, Vasconia, Galepertarrak, Itsasburu, Aizepe, Unión Artesana…. Y así, hasta las casi mil seiscientas sociedades gastronómicas que existen en el País Vasco. Todas, con un sentimiento común. “La pandemia ha dejado muchos fallecidos y mucha gente contagiada. Esto va a generar un antes y un después también en las sociedades y tendremos que aprender a funcionar de forma diferente”.

Noticias

anterior siguiente