Enlaces accesibilidad

Coronavirus

La compañía de alquiler de vehículos Hertz se declara en bancarrota en EE.UU. y Canadá

Por
Un cartel de la empresa Hertz, que se ha declarado en bancarrota, en un concesionario de California.
Un cartel de la empresa Hertz, que se ha declarado en bancarrota, en un concesionario de California. JUSTIN SULLIVAN / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

La empresa estadounidense de alquiler de vehículos Hertz, de más de un siglo de antigüedad, se declaró este viernes en bancarrota en Estados Unidos y Canadá, tras no alcanzar un acuerdo con sus principales acreedores, según ha informado la compañía en un comunicado. Esta declaración no afecta por el momento a las operaciones de Hertz y sus filiales en Europa y Oceanía ni tampoco a las franquicias que no son propiedad de la empresa.

"El impacto del COVID-19 en la demanda de viajes ha sido repentino y dramático, causando una caída abrupta en los ingresos de la compañía y en las futuras reservas", indica el comunicado de la empresa, que ha optado por acogerse a la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de EE.UU., aunque asegura que cuenta con 1.000 millones de liquidez (917 millones de euros al cambio actual) para continuar con sus operaciones actuales.

La compañía, con sede en Florida y fundada en 1918, no ha tenido más remedio que optar por esta medida después de que este viernes venciese la ampliación del plazo otorgada por las entidades acreedoras para alcanzar un acuerdo en relación con una reestructuración de su deuda y evitar, de esta forma, la bancarrota.

Vista aérea de un aparcamiento de vehículos de  la compañía Hertz en Los Ángeles, California (EE.UU.).

Vista aérea de un aparcamiento de vehículos de la compañía Hertz en Los Ángeles, California (EE.UU.). EFE/EPA/ETIENNE LAURENT

Incertidumbre sobre el mercado

Hertz asegura haber tomado "medidas inmediatas" para proteger la salud y la seguridad de sus empleados y clientes y haber eliminado "todos los gastos no esenciales", reforzando además su liquidez.

"Sin embargo, sigue habiendo incertidumbre sobre el retorno de los ingresos y la reapertura completa del mercado", lo que ha llevado a la empresa a declararse en suspensión de pagos.

El pasado 21 de abril, la compañía estadounidense anunció que recortaría 10.000 empleos en América del Norte, pero el viernes precisó que el número de despidos se elevaría hasta los 20.000, la mitad de su fuerza laboral global.

La empresa no ha precisado el monto de su deuda pero, según The Wall Street Journal, es de aproximadamente 19.000 millones de dólares, compuesta por 4.300 millones en bonos y préstamos corporativos y 14.400 en deuda respaldada por vehículos.

Hertz se convierte así en la última víctima y la de mayor perfil de la pandemia, que también ha forzado la bancarrota en las minoristas JCPenney, Neiman Marcus y J.Crew, así como en las petroleras Whiting Petroleum y Diamond Offshore Drilling.

Noticias

anterior siguiente