Enlaces accesibilidad

Protegerse del coronavirus desde el móvil, una realidad

Por
Dos empresas vascas desarrollan una aplicación para rastrear a los contactos de positivos

Los rastreadores son aquellos profesionales sanitarios, o grupos de personas, fundamentales para controlar la epidemia y, sobre todo, un posible rebrote. Su trabajo consiste en identificar los contactos de los nuevos positivos; algo que, hoy en día, se hace de forma manual, en muchas ocasiones, por teléfono.

Las nuevas tecnologías nos pueden facilitar ahora esa ardua labor. Dos empresas vascas, Tecnalia, centro de investigación y desarrollo tecnológico, e Ibermática, una compañía de servicios en tecnologías de la información y la comunicación, se han unido para poner en marcha un sistema pionero en España de detección temprana de exposición al virus.

El móvil puede ser nuestro mejor aliado para prevenir un rebrote de la COVID-19. Es lo que sostiene Óscar Lage, responsable de ciberseguridad de Tecnalia, quien asegura que "este tipo de herramientas son, indudablemente, más efectivas que la memoria y los procesos manuales, que es con lo que contamos actualmente". Por eso, lo que han desarrollado es una aplicación que, además, “garantiza la privacidad de las personas”. Una herramienta, añade, “automática y efectiva”.

Lage recuerda la rapidez con la que se transmite la nueva enfermedad, lo mucho que queda por conocer de ella y el silencio de su contagio. Nadie está a salvo de contagiarse y todos pueden ser transmisores. La aplicación que han desarrollado tratará de frenar posibles rebrotes. Su objetivo es localizar a quien ha estado en contacto con un caso positivo.

“Es muy difícil que podamos recordar con quién o con cuántas personas nos hemos cruzado, por ejemplo, en el metro”, nos dice Lage, pero estas aplicaciones “sí pueden hacerlo”, destaca.

Mediante tecnología bluetooth

El usuario, además de la app, tendría que tener el bluetooth activado. El móvil va descubriendo qué otros aparatos tiene alrededor, a qué distancia y durante cuánto tiempo, pero "los detecta a través de un identificador anónimo". Del móvil, asegura Óscar Lage, "nunca sale la información recogida". "Yo voy almacenando toda esa información en el móvil", dice, "pero en ningún momento voy a saber quién es el dueño del otro aparato". Lage explica que "el sistema consigue garantizar la privacidad de las personas gracias a un uso intensivo de criptografía y la descentralización de la información". Tampoco usa servidores centrales ni almacena los datos del GPS.

En caso de ser positivo por coranavirus, basta con avisar a la aplicación, que lo notificaría a través de un código. "La aplicación recoge todas las identidades que ha almacenado durante los últimos 21 días y las sube a un servidor", cuenta el responsable de ciberseguridad de Tecnalia. La propia aplicación, entonces, rastrea y alerta a los contactos para que estos se pongan en manos de las autoridades sanitarias.

"Primero, las empresas"

De momento, la nueva app ya está funcionando en más de cien móviles, con trabajadores de la empresa. En breve, llegarán a muchos más. “Esto funciona si la mayoría de la gente lo tiene instalado”, y por eso, señala Lage, “queremos llegar primero a las empresas”. Lo probarán, inicialmente, entre los trabajadores de las dos empresas vascas que han desarrollado la aplicación, y según asegura el responsable de ciberseguridad de Tecnalia, muchas empresas ya se han puesto en contacto con ellos.

El contagio no entiende de rango ni de edades. Somos sociales y nos relacionamos. “No se trata de evitar esas relaciones sino de poner medidas de prevención” sentencia Óscar Lage.

Noticias

anterior siguiente