Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Encierro, frustración y aburrimiento, tres aliados del juego online: "Cuando esto pase habrá nuevos ludópatas"

Por
ludópatas internet
El Gobierno ya ha restringido a la madrugada la publicidad del juego 'online' durante el confinamiento.

La misma tecnología que en esta etapa de confinamiento conecta a unas personas con otras y las ayuda a sobrellevar el encierro es la que está acercando a muchos hogares el póker, el bingo o la ruleta. Con las casas de apuestas, los casinos y los bares cerrados, la frustración y el aburrimiento componen un perfecto cóctel molotov que estalla en internet y despierta nuevas adicciones vinculadas al juego. 

Acceder a ese mundo que cada día envenena a más personas es muy sencillo: basta con tener un ordenador o un móvil con conexión a internet y tiempo, mucho tiempo libre. Lo sabe bien Jacobo, un joven de 23 años que se obsesionó con los videojuegos cuando era un niño y que en plena adolescencia, con 16 años, se pasó a las máquinas tragaperras y a los locales de juego. Por su adicción, relata a RTVE.es, su familia terminó "acarreando deudas cada vez más grandes”.

“Al final empecé a jugar online porque era más discreto y se podía camuflar. En ese momento yo iba encadenando una mentira con otra mentira hasta que al final explota”, relata.

Un mayor esfuerzo para no recaer

Desde hace un tiempo, Jacobo puede hacer “vida normal”, dice, pero asegura que tiene que ser muy metódico para no recaer y que este periodo de encierro no es fácil.

“Yo normalmente vivo solo en un piso y hago visitas dos o tres tardes a la semana a mi centro de rehabilitación. Ahora con esta situación estoy en casa de mis padres para no estar tantos días solo”, explica el joven.

Lo más difícil en estos momentos, asegura, es “aprender a aburrirte” y tratar de seguir llevando la misma rutina, pero también hay que tener mucha fuerza de voluntad para continuar con las terapias de rehabilitación a través de videollamada.

"Te lo pueden vender muy bonito pero al final te destroza la vida”

“Si todo esto ocurre hace unos años cuando estaba peor no sé qué hubiera pasado”, dice Jacobo, que admite que algunos de sus compañeros están con el ánimo más bajo y han vuelto a caer en los “pensamientos de consumo”.

Él está convencido de que el confinamiento despertará la adicción por el juego online en muchos otros jóvenes y por eso lanza una advertencia: “Yo les digo que antes de empezar se lo piensen dos veces. Te lo pueden vender muy bonito pero al final te destroza la vida”.

14 horas - Los jóvenes ven las apuestas como una opción de ocio más, advierte la FAD - Escuchar ahora

"Está siendo duro y mucha gente se enganchará"

Más de 50 años separan a Jacobo de Julián, un ludópata en "eterna rehabilitación" que en estos días atiende el teléfono de urgencia de la Asociación vida sin juego.

“Está siendo duro y me consta que mucha gente se enganchará a los juegos. Cuando esto se acabe el problema es que va a haber nuevos ludópatas y a los que ya tenían problemas les va a costar más volver a rehabilitación porque se van a ver muy tocados. Les va a costar mucho trabajo”, explica.

Julián solía ir a casas de apuestas y jugaba a la lotería y a la primitiva de manera presencial, y tiene claro que ese tipo de jugadores, los clásicos, llevarán muy mal la abstinencia, aunque lo que más le preocupa es el caldo de cultivo en el que se ha convertido internet

"Hay gente que no puede seguir las sesiones por internet porque lo ven un peligro"

“Ahora habrá mucha gente joven enganchada a la soledad de su habitación y utilizan el móvil, el ordenador u otro medio para apostar. Yo hoy he hablado con una persona que lleva unos años en la asociación, un chaval joven, y él nos ha dicho que no quiere hacer las sesiones por videoconferencia. Para muchos es un peligro hacer uso del mismo medio que te ha llevado donde te ha llevado”, dice.

Restriccciones a la publicidad de los juegos de azar online

Tras la advertencia de asociaciones y expertos sobre el efecto que el confinamiento podría tener en las adicciones, el Consejo de Ministros finalmente ha aprobado un paquete de medidas para reducir la publicidad de los juegos de azar y apuestas online durante el estado de alarma.

Se prohíbe todo anuncio que haga referencia a la situación o al coronavirus y también se restringe a la franja horaria nocturna la emisión de publicidad genérica de apuestas y juego online. Esas plataformas tampoco podrán emitir comunicaciones individualizadas por correo electrónico o redes sociales, ni ofrecer descuentos o bonificaciones para captar jugadores.

La ludopatía en el confinamiento

“Desde el primer día establecimos recomendaciones y comunicación con el Ministerio de Consumo porque detectamos que la población que no tenía un problema de juego patológico empezó a utilizar el juego de azar como alternativa de ocio. De ahí nuestra preocupación”, señala Juan Lamas, director técnico de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados.

Las 20 asociaciones españolas que dependen de esa federación han habilitado un teléfono gratuito de atención durante las 24 horas para atender a personas con este y otros tipos de adicción sin sustancia, la mayoría vinculadas a un uso excesivo de internet.

Hay un aumento del 100% en las líneas. Reciben unas 60 llamadas diarias, mayoritariamente por parte de la familia. Estamos recluyendo en un espacio pequeño a personas que en muchos casos ya tienen relaciones familiares desestructuradas. Han aumentado también los problemas de comunicación y la ansiedad”, apunta Lamas.

Aburrimiento y frustración, "motores" que impulsan la adicción

El aburrimiento y la frustración, explica Gloria González, psicóloga clínica del centro ITA Adicciones, son los principales "motores" que impulsan estas conductas. Por eso, esta situación de excepcionalidad que se vive en España puede generar sensaciones muy negativas para personas que ya están enganchadas o que son susceptibles de caer en ese pozo del que es tan difícil salir.

“Estamos muy preocupados con esta situación porque lo que estamos viendo diariamente es que las personas que están en tratamiento y que estaban en ambulatorio y hospital de día, como se han cerrado los centros de ingreso que era donde venían a hacer las terapias de grupo e individuales, están más limitados en ese tipo de ayuda”, revela González.

Profesionales como ella, especializados en estos casos, continúan con el seguimiento a través de videollamadas y grupos online, pero la efectividad no siempre es la misma.

“Lo que nos encontramos es que se han acentuado en un porcentaje elevado las recaídas de pacientes con adicción al juego patológico. Y habrá nuevos adictos porque la adicción a las pantallas en este momento es enorme, sobre todo en los más jóvenes entre los 13 y los ‘veintitantos’, que están todo el día con el móvil y lo usan como única vía para estar en contacto con el exterior”, afirma.

Noticias

anterior siguiente