Enlaces accesibilidad

El ex número dos de Trapero reconoce que había un plan "no escrito" para detener a Puigdemont antes del 1-O

  • Denuncia la "situación de desamparo" de los Mossos por parte del Govern el 1-O
  • Defiende que el dispositivo de Mossos para el 1-O hizo un esfuerzo "máximo"

Por
El comisario Ferran López declara en el juicio contra la cúpula de los Mossos
Imagen de la declaración del comisario de los Mossos d'Esquadra Ferran López en el juicio contra la cúpula de los Mossos por su actuación en el 1-O. EFE Audiencia Nacional

El comisario de los Mossos Ferrán López, el que fuera número dos del mayor Josep Lluís Trapero y a quien sustituyó al tras la aplicación del artículo 155, ha confirmado este miércoles que había un plan por si recibían la orden de detener al entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, desde antes incluso del 1-O, pero que no estaba por escrito porque era un "plan de confidencialidad".

López, que ha respondido como testigo a las preguntas del fiscal Pedro Rubira durante unas cuatro horas en el juicio contra la cúpula de los Mossos d'Esquadra por su actuación cuando el referéndum ilegal en la Audiencia Nacional, ha corrobado así la versión que dio el mayor Trapero la semana pasada cuando declaró como acusado.

El comisario ha justificado que no estuviera por escrito, porque ese tipo de planes no se hacen de esa manera, y ha afirmado que solo "un número reducido de mandos" de los Mossos lo conocían.

El que fuera número dos de Trapero ha asegurado que en aquellos días previos al referéndum ilegal, los Mossos desconocían la hoja de ruta del Govern, de la que solo se enteraban "por la televisión". Entonces, ha recordado que ante el "escenario político" que se estaba planteando, Trapero decidió tener "un plan preparado" por si llegaba la orden judicial de detener a Puigdemont.

Un plan para detener a Puigdemont desde antes del 1-O

Asimismo López ha revelado que ese plan lo tenían en sus "pensamientos" desde el día 25 de septiembre de 2017, y que por ello, tenían a unas personas preparadas por si había que dar el paso.

Es más, el comisario ha explicado que Trapero se puso a disposición del fiscal y del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para llevarlo a cabo. Lo que ho ha podido concretar detalles del plan como dónde podría ser detenido Puigdemont o la manera, porque eso "no era lo nuclear".

"Si la detención se hacía en helicóptero y si era un grupo especial o si eran agentes de Ciutat Bella, eso no era lo nuclear", ha argumentado, sino que lo relevante fue que el mayor Trapero se puso a disposición de la jusiticia "para lo que peticionasen".

Denuncia el "desamparo" de los Mossos

El que fuera número dos de Trapero ha querido también marcar distancia con el Govern al denunciar la "situación de desamparo" que sufrió el cuerpo de los Mossos por parte del Ejecutivo de Puigdemont que "incumplía el mandato judicial" en los días previos y posteriores al 1-O.

"Estábamos en situación de desamparo gubernativo. Estábamos bajo la tutela de unas autoridades que estaban incumpliendo el mandato judicial", ha afirmado el comisario.

Para López, era "extraño" estar bajo las órdenes de un Ejecutivo que se situaba fuera de la ley aquellos días. "Es un poco triste estar pendiente de las pantallas de televisión para saber qué hacía el Govern", ha explicado para sostener que la relación con la Generalitat era "muy fría" en aquellos días.

Al igual que hiciera el mayor de los Mossos en su declaración la semana pasada, el comisario Ferrán López ha defendido que los Mossos cumplieron siempre con el mandato judicial y que además, siempre advirtieron de que la policía autonómica "no estaba por el reférendum, sino por el cumplimiento del auto judicial".

Ferran López -que también testificó en el juicio del 'procés' en el Tribunal Supremo- ha señalado que los Mossos hicieron siempre lo que creían que tenían que hacer "y con la conciencia de estar cumpliendo la ley".

También ha detallado una reunión que mantuvieron los mandos de la policía autonómica con el entonces president, Carles Puigdemont; el vicepresident Oriol Junqueras, y el conseller de Interior Joaquim Forn, un par de días antes del 1-O.

Según el entonces segundo de Trapero, el mayor y los comisarios, entre los que el propio López estaba, reprocharon al Govern "algunas declaraciones", porque eran "injustas" con el cuerpo porque "no reflejaban la postura real de los Mossos" con respecto al referéndum.

Asimismo ha recordado que el entoces conseller de Interior, Joaquim Forn, condenado a diez años y medio de prisión por sedición, siempre quiso mantener al margen de la política a los Mossos.

El dispositivo para el 1-O

Ferrán López también ha explicado que el primer plan de Mossos para cumplir el mandato de impedir el referéndum ileal preveía un contigente de 7.100 agentes de orden público y de seguridad ciudadana, pero que en las reuniones de coordinación, se consideró que era insuficiente, por lo que se amplió con 800 agentes más

También ha insistido en que el día del referéndum ilegal, el esfuerzo realizado por los Mossos fue "máximo" y que el dispositivo que emplearon no tenía "precedentes". De hecho, ha cuantificado en "91.000 horas" las que los agentes autonómicos dedicaron solo ese día, frente a las "84.000 horas que se dedicaron a las elecciones tras el 155.

En este sentido, ha explicado que "lo que se hizo el 1-O no se ha vuelto a repetir", pues en otros "procesos electorales legales", "el esfuerzo era de la mitad". Aún así, ha concedido que no estaba "satisfecho" con el trabajo realizado desde Mossos con respecto al 1-O, pero lo ha achacado a que el auto judicial era "de muy difícil cumplimiento". 

Sobre los supuestos seguimientos a agentes de la Policía Nacional y Guardia Civil, Ferrán lo ha negado tajantemente: "Es absolutamente impensable" porque "no tendrían sentido, ni finalidad". Además, ha asegurado que si algún mando hubiera dado tal orden, se hubiera denunciado.

Al respecto, ha explicado que los agentes informaban a sus superiores de la llegada de los agentes de Policía y Guardia Civil porque era su obligación informar por radio de todo lo que ocurría en los centros de votación, y ha justificado que no hacerlo habría sido "dejación de funciones".

El día del 'cerco' a Economía

Sobre la actuación de los Mossos el 20 de septiembre de 2017, cuando el 'cerco' a la Consellería de Economía, el ex número dos de Trapero ha asegurado que se atendieron todas las peticiones de ayuda que solicitó la Guardia Civil.

Al respecto, ha explicado que se utilizaron dos métodos para hacer peticiones de apoyo: uno por escrito, lo que vendría a ser una "petición formal", y otra vía telefónica, que atendía directamente él.

Sobre la primera, López ha reconocido que por escrito se respondía tarde, y que si se tienen en cuenta ese método, "podría entenderse que los Mossos desatendieron esas solicitudes", pero por el segundo método, todas las peticiones eran atendidas inmediatamente. "La primera petición vía telefónica, así como las siguientes 38 llamadas del coronel Martínez, se articulan de inmediato", ha subrayado.

Terminado el interrogatorio de la Fiscalía, Ferrán López seguirá respondiendo este jueves a las preguntas de las defensas de los cuatro acusados.

Noticias

anterior siguiente