Enlaces accesibilidad

Muere Alfredo Pérez Rubalcaba a los 67 años tras sufrir un ictus

  • Figura clave en el PSOE durante 40 años, fue ministro con González y vicepresidente con Zapatero
  • Así te hemos contado minuto a minuto las reacciones a su fallecimiento | Especial: Muere Rubalcaba

Por
Rubalcaba, una figura política histórica del PSOE

Alfredo Pérez Rubalcabafigura histórica del socialismo español, ha muerto a los 67 años en Madrid tras sufrir un ictus, según ha comunicado pasadas las 15:30 el portavoz de la familia, Gregorio Martínez, a las puertas del Hospital Puerta de Hierro Madajahonda, donde estaba ingresado desde el pasado miércoles. A pesar de que inicialmente, tras el infarto cerebral, se informó de que estaba fuera de peligro, su estado empeoró y desde este jueves toda la familia socialista se preparaba para lo peor.

Rubalcaba (Solares, Cantabria) fue un hombre clave en los gobiernos de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y ocupó numerosos cargos de responsabilidad tanto orgánica, dentro del PSOE, como institucional. Diputado en seis legislaturas, fue ministro con los dos presidentes y mano derecha de Zapatero como vicepresidente y portavoz. En 2011 fue candidato a las elecciones generales y en 2012 se convirtió en el secretario general del PSOE, cargo que ostentó hasta 2016. 

El veterano político, que fraguó el fin de ETA siendo ministro de Interior, ha fallecido este viernes en el centro hospitalario donde se ha congregado en los últimos dos días la plana mayor del PSOE- el pasado y el presente de un partido consternado con la muerte de uno de sus más destacados dirigentes.  

Muere el ex vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba.

Rubalcaba recibe su último homenaje en el Congreso

El féretro de Rubalcaba, cubierto con una bandera de España y otra roja con el símbolo del PSOE, el puño y la rosa, ha entrado pasadas las 20:00 al Congreso de los Diputados por la Puerta de los Leones, que solo se abre para las grandes ocasiones. En el Salón de los Pasos Perdidos se ha instalado la capilla ardiente, a la que han acudido los reyes, que permanece abierta a los ciudadanos y que se reabrirá este sábado a las 9:00.  

El cuerpo del socialista ha sido recibido por su viuda, Pilar Goya, acompañada del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, la del Congreso, Ana Pastor, y el del Senado, Pío García-Escudero, además del presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, y el del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes.

El Gobierno ha declarado "luto oficial" en un real decreto emitido por el presidente y refrendado por el rey desde las 20 horas de este viernes hasta las 00:00 del día 11 de mayo.

El féretro de Alfredo Pérez Rubalcaba llega al Congreso de los Diputados. .

Cerca de 4.000 personas han querido despedirse del ministro, vicepresidente, portavoz parlamentario y líder del PSOE y han formado una larga fila que ha rodeado el Congreso para rendir homenaje a un político del que han destacado su talla política. A la capilla ardiente han acudido numerosos dirigentes del PSOE, tanto de la actual dirección, como de etapas anteriores, entre ellos, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y los exministros Joaquín Almunia y Elena Salgado. Especialmente afectados estaban Jaime Lissavetzky, uno de los mejores amigos de Rubalcaba, Javier Solana, Trinidad Jiménez o Susana Díaz. 

Los líderes del PP, Pablo Casado y el de Podemos, Pablo Iglesias, se han acercado para rendir homenaje a Rubalcaba. Este sábado lo hará el de Ciudadanos, Albert Rivera. Los tres han destacado su sentido de Estado y han suspendido este viernes la campaña electoral de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26M, que ha quedado totalmente eclipsada por la muerte de Rubalcaba. Tan solo Vox ha mantenido sus actos de campaña.

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, rival directo de Rubalcaba durante años, ha acudido también al Congreso y en este día ha asegurado que fue un "hombre de Estado" y un adversario político "digno de respeto y admiración".

La Casa del Rey ha agradecido a Rubalcaba "su alto sentido del Estado en su vida política de servicio a España". El vicepresidente ocupó un papel clave en la transición del rey Juan Carlos al rey Felipe VI.

Los reyes despiden a Rubalcaba en el Congreso de los Diputados.

La familia socialista "sin palabras y rota de dolor"

El PSOE ha suspendido la campaña este viernes y el sábado. Nada más conocer la triste noticia, el PSOE, "sin palabras y roto de dolor" ha lanzado un tuit, lamentando su fallecimiento. 


En un comunicado, ha dicho que la familia socialista "llora y despide con inmenso dolor" a su ex secretario general, que lo fue "todo" en el PSOE, cuya página web ha colocado un brazalete rojo con un lazo negro de luto y recuerdo y debajo una fotografía del fallecido.

"Inteligente, culto, vital y cercano, deja una huella imborrable en la política española reciente, en la Historia de nuestro país y de nuestro partido, al que amaba, al que se afilió en 1974 con poco más de 20 años y del que llegó a ser secretario general", recuerda.

La vida política de Alfredo Pérez Rubalcaba - escuchar ahora

Toda una vida dedicada a la política, con una obsesión: el fin de ETA

Admirado y referente en el socialismo y respetado por sus contrincantes, Rubalcaba, que no tenía hijos, se marchó de la vida pública hace cinco años para volver a su otra pasión: la química. Desde entonces, daba clases en la Universidad Autónoma de Química Orgánica y se prodigaba poco en los medios. Hacía colaboraciones en algunos másteres de alumnos de Periodismo y Política. Este viernes previsamente estaba previsto que diera la última clase de este curso en la universidad.

Rubalcaba, una vida en imágenes

Fotogalería que repasa la trayectoria política del histórico dirigente socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, fallecido el 10 de mayo de 2019.

anterior siguiente
20 Fotos 1 / 20 ver a toda pantalla
  • Uno de sus primeros cargos públicos

    Un joven Rubalcaba posa en su despacho en enero de 1983 como director del Gabinete Técnico de la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación, en uno de los primeros cargos de su larga carrera política.

  • Director general de Enseñanza Universitaria

    Toma de posesión de Rubalcaba como director general de Enseñanza Universitaria durante un acto celebrado en el Ministerio de Educación, bajo la presidencia de su titular, José María Maravall, el 28 de mayo de 1985.

Ingresó en el PSOE en 1974 y su primer cargo público fue en 1985 como director general de Enseñanza Universitaria. En el 1992 fue nombrado ministro de Educación y cuatro años después, ministro de Presidencia y portavoz del Gobierno, convirtiéndose en hombre visible del PSOE durante años

La Galería - Alfredo Pérez Rubalcaba - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Alfredo Pérez Rubalcaba ya no es el secretario general del PSOE

que peor resultado ha obtenido.

Tiene la pechera llena de leyes políticas,

pero esa negativa no.

Aunque cuando grabamos la entrevista así fuera.

Nuestro invitado de hoy no era uno de los líderes históricos

contemporáneos del partido,

pero ha hecho historia dentro y fuera de sus filas

a base de no eludir ningún riesgo.

Pocos como él representan a esa generación de políticos

demócratas españoles.

Los últimos que no han hecho profesión de lo público.

¿Por qué no esperó usted a que el trompazo electoral de 2011,

que le tocaba a Zapatero y no a usted,

se lo llevara otro y aparecer usted después?

Porque alguien tenía que poner la cara.

Claro.

Y decidió que se la rompieran a usted.

Yo era el ministro mejor valorado. Claro.

El ministro mejor valorado, el que tenía la gestión más valorada.

En aquel momento, el más querido dentro del partido.

Tenía la ventaja de haber sido de Zapatero, pero también de Felipe.

Yo tenía muchas ventajas para perder.

Es verdad que yo sabía que iba a perder.

Pero ¿sabe qué le digo?

En política, cuando formas parte de un partido,

hay que estar a las duras y a las maduras.

A mí el PSOE me ha dado mucho.

Yo no hice oposiciones a ministro. No las hice.

A mí me nombraron ministro.

Y no me engaño. Me nombraron ministro

por haber sido militante de un partido.

Por tanto, mi partido me ha dado mucho.

Yo le tenía que dar a mi partido. Yo sabía que perdía.

¿Cómo no lo voy a saber? Yo tengo mucha experiencia.

Aquello no había quien lo levantara. Yo sabía que perdíamos.

Pero también sabía que era el mejor candidato.

El que, dentro del desastre, podía garantizar el mejor resultado.

Y me tocó, me tocó. Y así lo asumí.

Decidí cambiar mi epitafio político.

Podía haber sido el ministro que se fue acabando con ETA

y ahora he sido el secretario general del PSOE

que ha tenido peor resultado electoral.

Pero así es la vida. Así es la vida política.

Hay que estar a las duras y a las maduras.

Señor Rubalcaba, ¿le duele de alguna forma

haber sido usted el que acabó definitivamente con ETA

y que prácticamente no se lo hayan reconocido?

Bueno, hay quien me echa la culpa. "Es que no lo explicasteis".

Sí lo explicamos, pero es verdad que en aquel momento

teníamos una crisis de caballo y la gente estaba...

Primero, lo de ETA va desapareciendo, no acaba de repente.

Cuando ETA declara el final de la violencia,

es decir, cuando se declara derrotada,

que es lo que hay que decir porque es la verdad,

ETA es derrotada, y lo admite en el año 2011.

Es cuando ETA dice: "No puedo más. Se acabó.

No he alcanzado ninguno de mis objetivos, pero da lo mismo.

No puedo más. Doy por finalizado esto porque me han derrotado".

Esto es lo que dice el final de ETA, pero ya llevaba dos años sin atentar.

Por tanto, poco a poco, te vas acostumbrando

a que eso ha desaparecido.

Es verdad que había extorsión, que había kale borroka,

que había miedo, que había escoltas...

Todo eso aún existía.

Todo lo que rodea la violencia etarra existía,

pero los atentados mortales, los coches bomba,

habían desaparecido hacía dos años.

Y luego hay otra cosa.

Yo creo que la gente lo odiaba tanto,

necesitaba tanto que desapareciera ETA,

que, en cuanto desapareció, decidió borrarlo.

Lo notas mucho cuando vas a Euskadi.

Euskadi es una sociedad que ha vivido atemorizada durante 43 años,

pero no podía más.

Era insufrible.

De forma que, cuando ha pasado, simplemente ha pasado.

Y por eso se ha olvidado tan deprisa.

Por eso digo: "No nos olvidemos de las víctimas".

Para la sociedad ha pasado,

para los 800 y pico familiares no ha pasado.

Para ellos sigue siendo una pesadilla.

Para muchos de ellos, todos los días.

No podemos olvidarnos de las víctimas.

Pero el conjunto de la sociedad es verdad que...

¿Podíamos haberlo...? Pues sí.

Seguramente podíamos haberlo explicado más.

No colgarnos la medalla, que no creo que en este caso...

Pero sí, podíamos haber hecho más para que se enterara la gente

de que fue un gobierno socialista aquí, en Madrid, y en Vitoria,

los que acabaron con ETA.

¿Es nuestra tarea? No. Es la tarea de todos.

No sería justo decir que es tarea de un gobierno o de otro,

de la Guardia Civil o de la Policía y no de los jueces.

No, es tarea de todos.

Sobre todo de quienes pusieron lo peor, que fueron las víctimas,

que ponen la vida de sus seres queridos.

Tomaron una decisión política, que era ser pertinaces

después de lo de la T4. Sí, es verdad que nosotros...

Nosotros lo intentamos por la vía del diálogo.

Por cierto, como lo intentó Aznar y como lo intentó Felipe.

Los tres presidentes lo intentaron. Y Aznar también.

Diga lo que diga, lo intentaron. Es más, Aznar intentó una reunión

que no se celebró porque ETA no quiso.

Lo intentó hasta el final. Con nuestro apoyo, ¿eh?

Personalmente, con el mío.

Por tanto, recuerdo que le dije a mi interlocutor en aquel momento:

"Hacéis bien en intentarlo y debéis intentarlo hasta el final".

No tengo ninguna...

No me duelen prendas en reconocerlo.

Lo intentamos, aquello no salió. Salió mal, ETA puso una bomba.

Terrible, la T4. Y aquello acabó con ETA.

El final de ETA empieza el día que quiere amedrentar al Gobierno

poniendo una bomba en Barajas.

Ese día está escribiendo su epitafio. Y este es el comienzo del fin.

Pero es cierto que luego se rompe la tregua,

hay atentados...

Y en ese momento,

como nos habíamos preparado bien durante la tregua,

porque nos habíamos preparado bien, lo que hicimos fue, sencillamente,

ir arrinconándolos,

deteniendo cúpula tras cúpula...

Hasta que les dejamos sin generales, si se me permite la expresión.

Sí, sí, sí. Esta es la verdad.

En ese momento, ETA,

como dice el ministro actual, cabía en un 600.

O cabía en un microbús. Pues es verdad.

En 2011, cabía en un microbús. Por tanto, ETA fue derrotada.

Es verdad que hasta que no desaparezca del todo

no habrá finalizado,

pero no es menos cierto que la violencia,

la extorsión, el chantaje, la persecución, el miedo,

todo eso ha desaparecido, y además para siempre.

Usted mantuvo, no sé si fue desde que negociaron

el pacto antiterrorista o antes, una línea caliente con Trillo

sobre los temas de terrorismo. Sí.

Me refiero a que tenían un móvil para eso.

Ambos. Sí, después.

Eso fue cuando estoy en el Ministerio del Interior.

Ah, ya en el Ministerio. Sí.

A mí me hace responsable de la política antiterrorista

del PSOE Joaquín Almunia.

Yo creo que por el año 97 o así.

Es verdad que yo he sido responsable desde el 97

hasta que acabó, hasta el 2015.

Y sí, he tenido distintos interlocutores en el PP.

Entre otros, Federico Trillo.

Con él tenía, efectivamente, un teléfono directo

que me permitía informarle

desde lo que pasaba cuando había un atentado

hasta cuando había una operación policial importante.

Siempre se lo contaba antes.

Es verdad que en mis épocas...

de Interior, mis relaciones con el PP fueron difíciles.

¿Cómo se lleva esa situación? Mal.

Tener un interlocutor directo y que a la par te estén insultando.

Pues mal, se lleva mal.

Se lleva mal, sí. Se lleva mal.

Llamar a alguien para informarles de que vamos a detener a Txeroki

y que al día siguiente en el Parlamento te den de bofetadas.

Mal, se lleva mal.

Y creo que en eso el PP no ha sido leal.

Por eso, cuando me fui a la oposición,

nunca hice oposición al ministro de Interior.

Nunca.

Desde luego, en los temas de ETA jamás.

Ni he hablado de ETA prácticamente. No he hablado nunca de ETA.

Si hay algo que tuviera que decir de ETA,

llamaba al presidente del Gobierno, al ministro del Interior,

y se lo decía a ellos directamente.

Así como cuando ahora hemos pactado la política antiterrorista

contra el islamismo radical, hablé con Pedro y le dije:

"Pedro, páctala. Ciérralo. Ya sé que estamos mal con el PP.

Sé que hay gente que dirá que no debemos hacerlo,

que no hay que dar ni agua al PP. Pero en materia de terrorismo

no puedes dejar de estar con el Gobierno".

Como yo siempre he dicho,

yo no quiero que le pase al ministro del Interior lo que me pasó a mí,

que tuve manifestaciones en la puerta de mi casa

muchas veces.

Varias. Algunas de decenas de miles de personas,

donde a Zapatero y a mí nos ponían a parir.

Yo no quiero que pase eso. Honestamente. No lo quiero.

Le adjudican a usted haber sido el que movilizó a la gente...

Ahora ya parece que no.

Ahora parece que se sabe que es Pablo Iglesias quien lo hizo.

Salió en una radio y dijo que lo había hecho él.

Yo creo que ni Pablo Iglesias ni yo. Aquello fue espontáneo.

En fin, siempre lo negué. Dije que no.

El PSOE no puede convocar en la puerta de otro partido

en la tarde de las elecciones.

Otra cosa distinta es hacer una rueda de prensa.

Pero lo que la gente nunca ha pensado es que yo salí después de Rajoy.

Realmente, cuando convoco la rueda de prensa,

porque yo era en aquel momento

el responsable de la estrategia electoral y estaba en Ferraz.

Era el único que estaba. Pepe Blanco estaba en Galicia,

que iba a votar. Zapatero era el candidato.

El único que podía salir era yo,

pero me encontré con la rueda de prensa de Rajoy convocada.

Por tanto, pongo mi rueda de prensa después

porque tengo que salir a contestar a Rajoy,

que iba a salir a decir que le habíamos llenado la casa...

De manifestantes. Que no era verdad.

Había sido una cosa espontánea, muy en las redes.

Hubo gente del PSOE, por supuesto, nunca lo he negado,

pero no hubo ningún dirigente del PSOE y el PSOE no convocó.

Han pasado muchos años y ha salido Pablo Iglesias diciendo:

"Fui yo. Fuimos nosotros, un grupo de profesores de Políticas".

Pues ya está, para ti la perra gorda. Pero yo no, eso seguro.

Ahora, es verdad que yo salí a decir una cosa que sentía profundamente,

y es que nos habían engañado. A mí el primero.

Porque yo era responsable de la política antiterrorista.

Recuerdo que, el día 11 del atentado por la noche,

le dije a mi interlocutor del PP: "Esto no es ETA".

11 por la noche.

Pasó el 12, pasó el 13,

y tuvimos que enterarnos a través de la nota de la Policía

de que se había detenido a gente del mundo radical islamista.

Por tanto, no era ETA. Y yo me sentía engañado.

Y conmigo millones de españoles.

Cuando salgo y digo aquello que me costó tantos disgustos

de: "No nos merecemos un gobierno...",

estaba hablando el dirigente socialista

y también estaba hablando la persona que había avalado determinadas cosas

porque eran del Gobierno y creía que había sido leal al Gobierno.

Y estaba hablando el que se sentía engañado,

a pesar de que el 11 por la noche le dije al Gobierno:

"Esto no puede ser ETA. No es posible".

No tenía las características de ETA. Lo decía todo el mundo.

Y aguantamos, ¿eh?

Fuimos a la manifestación, no dijimos nada.

Pero el sábado por la tarde me llaman para contarme las detenciones

cuando ya estaban en los telediarios. Había habido un pacto y un acuerdo.

Ellos sabían nuestra posición, sabían que habíamos aguantado

a pesar de todo por lealtad al Gobierno.

Y encima convocan una rueda de prensa y te echan la culpa.

Cualquier biografía sobre usted, y he leído muchas,

afirma que fue pieza clave en los Gobiernos de Felipe González

y de José Luis Rodríguez Zapatero. Bueno, pieza clave...

Estuve en los Gobiernos de González y de Zapatero.

Pero yo entré en el Gobierno de Felipe

el año 93.

En realidad fui parte del último Gobierno de Felipe González.

Estuve entre el 93 y el 96.

Mejor dicho, en el 92.

Yo fui ministro en los últimos meses de la legislatura penúltima de Felipe

y luego toda la legislatura última, que no duró cuatro años.

Fue durísima, por cierto. Durísima.

Con José Luis entré en el Gobierno en 2006.

Antes fui portavoz del grupo entre el 4 y el 6.

¿Por qué fue durísima la última legislatura?

Porque fue durísima. Salió mucha corrupción...

que era imposible de justificar. Era...

Tenía todas las características de final de ciclo.

Era una legislatura en la que el gobierno,

es verdad que ya estaba...

Los socialistas llevábamos muchos años gobernando

y los proyectos políticos también se agotan.

Teníamos un cierto grado de agotamiento.

Fue una legislatura muy dura. Estábamos en minoría,

ya teníamos que pactarlo todo y eso...

eso, en una situación de tensión política

como la que había, con una derecha durísima...

Eran los tiempos en los que estaba el Aznar más duro,

el de "Váyase, señor González"... En fin, era una legislatura...

Fue muy dura, durísima..., fue terrible, vamos.

Toda esa corrupción ¿les descolocaba a ustedes mucho?

A mí mucho. A mí, personalmente..., A todos, pero a mí me descolocaba

porque te descoloca moralmente. Ya no es un problema político,

es un problema moral. Que de repente te des cuenta

que el director de la Guardia Civil se ha llevado comisiones de obras...

Es que se te cae el cielo o el mundo encima.

¿Lo comentaban ustedes en el Gobierno?

Sí. Sí. Sí. Sí, claro. Sí, evidentemente lo comentábamos, claro.

Sí, sí. Eran... Sobre todo cuando se produce esa sorpresa.

Esto que estoy diciendo fue una sorpresa. Yo, personalmente,

no le conocía, pero los que le habían tratado

tenían una imagen de Roldán fantástica.

Y la Guardia Civil hablaba maravillas de él.

Y después de todo esto, descubres que era un golfo.

¿Qué sucede dentro del PSOE, dentro de un partido como PSOE,

para que dos perfectos desconocidos como José Luis Rodríguez Zapatero

y Pedro Sánchez alcancen el poder de pronto?

Que se vota.

Claro. Es que en el Partido Socialista Obrero Español se vota.

Pero, cuidado, pero se piden... Iba a hablar de eso después,

¿se piden muchos miles de firmas de avales que se consiguen primero?

Sí, pero los avales... Vamos a ver, en el PSOE todo el mundo avala.

Sí, vamos a ver, en el PSOE, si un compañero te pide tu aval

para presentarse a unas primarias, aunque tú no le vayas a votar,

le avalas. ¿Por qué? Porque es permitirle entrar a competir.

Los avales, en el PSOE, son puramente una fórmula

para asegurarte que no hay 100 candidatos

porque si no, claro, se presentarían los que sea,

y los avales, que sean candidatos que tengan un mínimo aval,

valga la redundancia. La gente vota.

Votó en el Congreso de Zapatero, porque aquello fue un Congreso

y votó en las elecciones de Pedro que fueron unas primarias auténticas

donde hubo tres candidatos e incluso con un debate electoral

que se retransmitió por streaming a todas las agrupaciones...,

hubo muchos actos... La gente votó.

Votaron ciento y pico mil militantes del PSOE.

Fíjate, votaron más militantes del PSOE, en relación con su censo,

que de Podemos a Pablo Iglesias y de Ciudadanos a Rivera.

O sea, como yo les digo a estos, sois nuevos, pero mal empezáis.

Si en las primeras primarias no participa nadie,

cuando tengáis 137 años, como nosotros,

es que no va ni el candidato a votarse.

Cerca del 70% participaron.

Usted salió prácticamente indemne de las peleas entre renovadores y...

No, indemne no. No, no, indemne no. No, no, no, no. No, no. No, no.

Yo no salí indemne. Salió un poco renovador, creo...

Bueno, yo se supone que estaba en aquella cosa de los renovadores

y tal y, en fin, aquello que en su momento discutimos y tal.

Pero no, indemne no.

Como todos los que estuvimos en aquella batalla, todos pagamos,

nuestros más y nuestros menos, pero en los partidos...

Vamos a ver, el Partido Socialista no es un partido de clones.

Es imposible...

imaginar un partido de 180 000 militantes

donde todos pensamos lo mismo.

Es más, no solo es imposible, es una monstruosidad.

Tiene que haber distintas posiciones. Y las hay.

Además la izquierda es muy plural. Y el Partido Socialista es muy plural.

Yo, a veces, tengo la tentación de decir...,

la tuve como secretario general,

de grabar una asamblea del Partido Socialista,

de sus militantes, para que vean cómo es realmente.

Por ejemplo, cuando van los altos responsables

del PSOE a rendir cuentas...

Yo tengo una anécdota, que cuento a veces, con Mariano Rajoy,

que un día me habló de Rosa Díez y tal, que no podía con ella

y yo le dije... "Bienvenido al club".

Tú no sabes lo que son los militantes socialistas...

Tú estás acostumbrado a ir a tu dirección y "sí, 'bwana'",

pero Rosa Díez es un producto del PSOE.

PSOE tiene muchas y muchos Rosas Díez y Rosos Díez,

que yo los conozco. Gente que está hecha en las asambleas,

que tiene una confección hipercrítica del poder.

Eso es el PSOE y, por tanto, pretender que en el PSOE

todos somos iguales, es, sencillamente, un dislate.

Y tratar de sojuzgar la opinión de los militantes es otro dislate.

Porque el PSOE, en parte, se enriquece,

pero es verdad que eso también...,

a veces, lleva etiquetas, problemas, en fin...

Y cuando uno se etiqueta y se mete en un sector,

siempre acaba pagándolo, siempre.

En política no hay vencedores y ganadores rotundos.

Quien más, quien menos, cuando se mete en una batalla,

se deja muchas plumas en ella.

Y nada peor de los compañeros, ¿verdad?

Bueno... Eso es una frase... Creo que...

No sé si es de Willy Brandt, no sé de quién es.

Me parece que es de Churchill.

Decía aquello de: "Los adversarios están fuera y los enemigos dentro".

La verdad es que ha dicho todas las frases que se recuerdan.

Hay que reconocer que es una mina para frases.

Pero, en fin, yo creo que sobre eso también se exagera mucho.

Aquí en el Parlamento hay que ver lo que a uno le dicen

los de allí cuando sale. Esta cosa de los compañeros y...

Es verdad que con los compañeros vives todo el día.

Este es el problema.

Y son los que quieren tu sitio.

Bueno, porque hay una sana competencia.

Imagínese un partido en donde la gente no quisiera ascender.

Lo lógico es que la gente en los partidos quiera ascender

y que tenga sus perspectivas personales. Es normal.

En política es normal que la gente quiera ser más.

Es normal. Es verdad que eso no puede ser la única razón para estar,

ni te puede llevar a incumplir las reglas.

Y la primera de las reglas en un partido político es ser leal.

Yo recuerdo, cuando me despedí de mi partido, en mi último Congreso,

cuando presenté la dimisión y dije que me iba,

hice un discurso donde está, por así decirlo, les quise decir

todo aquello que había aprendido en mi vida política.

Les dije que un partido tiene que ser leal.

Leal no significa no decirle al jefe lo que hay que decirle.

Leal significa que, cuando un partido decide..., pues, al final,

hay que trabajar todos en la misma dirección.

Hay un jugador de fútbol, cuyo nombre no voy a dar,

que tiene una frase fantástica

que justifica por qué se fue de su equipo.

Dice: "Me fui de mi equipo el día que, cuando me sentaron

en un partido, me di cuenta que ya no me importaba quién ganara".

Esta es una buenísima frase.

Cuando en un debate parlamentario ves a tu líder...

fajándose con el adversario, y no quieres que gane...,

tienes que plantearte seriamente qué haces en ese partido.

¿Qué ocurre en un partido como el PSOE para que personajes

de la talla de Elena Valenciano, que fue su vicesecretaria general,

no tengan cabida en el momento en que hay una renovación?

Comparto contigo que Elena es una de las personas más valiosas.

Yo la tuve de número dos.

Fue la primera vicesecretaria general del Partido Socialista.

Creo que es lista, trabajadora, honesta, capaz,

magnifica parlamentaria, excelente discutidora, muy firme,

muy firme en sus principios y sus ideas...

Está cumpliendo un papel,

es la vicepresidenta de la Comisión de Derechos Humanos.

En este momento que hablamos está en Haití, digamos,

como jefa de la representación europea para garantizar

la transparencia en el proceso electoral de ese país.

Ahora, es verdad que a veces uno piensa que,

a pesar de todo lo que hace, podía estar un poquitito mejor aprovechada.

Es más, voy a hacer una predicción. Yo creo que lo acabará estando.

Es muy buena.

¿Qué sucedió, señor Rubalcaba, cuando Rodríguez Zapatero,

presidente del Gobierno, decide cambiar la Constitución con el PP

y usted era, en ese momento, el candidato a la presidencia?

No me gustó mucho,

pero lo había decidido el presidente de mi Gobierno.

Aunque yo era el candidato del partido, pero es verdad

que era el partido del Gobierno. Y..., claro...,

yo estuve en una situación muy difícil.

Muy difícil por una razón que no he contado nunca...,

pero que ahora puedo contar: yo no era nada en el partido,

más que candidato, pero yo no era el secretario general del PSOE

y por tanto no tenía... Ni era el portavoz parlamentario.

Yo no tenía mando en tropas, si se me permite la expresión.

Entonces yo me comí ese marrón, porque me lo comí...,

pensando que Zapatero era el presidente del Gobierno

y tendría sus razones para hacerlo.

Es verdad que cambié muchas cosas de la reforma Constitucional

de Zapatero para decirle a los ciudadanos

que la estabilidad presupuestaria es importante,

pero también la estabilidad social. En resumen, sí, no me gustó.

Pero, al final...

hice lo que creía que era mejor para mi partido y para mi país.

Y es verdad que a mí, digamos que como candidato,

pues me vino fatal. No sé cómo explicarte. Fatal.

No se me ocurre qué más desgracias me podrían haber pasado

como candidato que la crisis que tuvimos en agosto

y luego que la decisión del gobierno de Zapatero.

Pero creo que mi obligación en ese momento era apechugar

con esa decisión, confiar en que Zapatero lo había pensado bien

y lo había trabajado y, al final, intentar cambiarlo y convertirlo

en una norma que diera amparo a la estabilidad social,

porque no solo de números debe vivir un país.

Debe vivir de la realidad de sus ciudadanos,

de lo que sufren sus ciudadanos. Y hay emergencias económicas

y emergencias sociales que también hay que tener en cuenta.

Pero antes de todo eso usted fue atleta

e incluso batió un récord español haciendo los 100 metros.

Yo hacía atletismo.

Es verdad que yo tengo dos etapas en mi vida deportiva,

hasta que me lesiono gravemente y después.

Yo tuve una lesión muy grave en una pierna.

Entonces, esa lesión me tuvo casi un año sin correr

y ya vuelves, pero no vuelves igual. Su récord de 10,07.

10,09. Eso lo hice después. Con la pierna mal.

Sí, sí. Después de recuperarme. Pero, en fin, yo con 17 años,

tenía 11 segundos y ¡en ceniza! Aquello era correr.

Por tanto tenía una cierta carrera...

Es verdad que hubiese llegado a hacer 10,05, 10,06,

probablemente por debajo de ahí no, pero, en fin, me gustaba mucho.

Le dedicaba mucho tiempo, me esforzaba, me sacrificaba...

Me gustaba muchísimo el atletismo.

Usted es profesor titular de química orgánica.

Supongo que en eso la política le perjudicó

porque le impidió llegar a ser catedrático.

Claro. Yo hubiera hecho mi carrera y me fui con, no sé cuántas,

con treinta publicaciones en química orgánica y ahora tendría 300.

Claro, es lo normal. Hubiera hecho mi carrera académica,

modestamente creo que la química que hacía no era mala,

y tenía mi formación. En fin, tenía mis publicaciones...

Es verdad que se interrumpe mi carrera profesional.

Yo creo, mi intención inicial, fue hacerlo por un tiempo.

Luego te vas quedando, un día te llaman para de universidad

pasar a educación... Esto es así. La vida es así.

La vida del político y, muchas veces, la vida de cualquier profesión.

Te vas quedando y cuando te quieres dar cuenta se ha pasado la vida.

Como hablábamos antes, ahora nos pasa que nos acordamos

de lo que decían nuestros padres y todo era verdad.

Empiezas a perder la memoria, empiezas a cansarte más,

ya no puedes trasnochar... Todo lo que nos decían era verdad.

Es verdad que pensábamos que a nosotros no nos iba a pasar

pues, bien, nos está pasando. Todo era verdad. Pues eso.

A la vida la miras hacia atrás y resulta extremadamente corta.

Tomas una decisión a los 32 años y no sabes que estás tomando

una decisión que es casi irreversible en tu vida. Es así. La vida es así.

Mi padre me lo dijo, mi madre me lo dijo, yo no les creí,

pero finalmente, tenían razón.

El PSOE no me debe nada. Yo se lo debo todo al PSOE.

Hasta siempre, compañeros.

Sin ti no soy nada,

una gota de lluvia mojando mi cara.

Mi mundo es pequeño y mi corazón pedacitos de hielo.

Solía pensar...

La Galería - Alfredo Pérez Rubalcaba - ver ahora

Su mayor relevancia política la adquirió como ministro de Interior, cargo que ocupó de 2006 a 2011, con una amplia experiencia antiterrorista y siendo titular de este departamento, ETA anunció el cese de su actividad. El PSOE ha destacado precisamente este viernes en el comunicado que la principal obsesión de Rubalcaba era el fin de la violencia terrorista. 

Tras perder las elecciones de 2011 frente a Rajoy, compitió al año siguiente con la fallecida Carme Chacón en el 38º Congreso del PSOE, que ganó por tan solo 22 votos. Su rival y compañera falleció también hace dos años a los 46 años

Informe Semanal: Candidato Rubalcaba.

Duro golpe para el socialismo con la muerte de Rubalcaba, al que toda la clase política ha reconocido su "inteligencia" y "sentido de Estado" y dejará una huella imborrable en la historia de la política de España. Sobre la gran fotografía de Rubalcaba que ha presidido el acto de homenaje en el Congreso, una frase: "La paz y la libertad es nuestra forma de vida".

Noticias

anterior siguiente