Enlaces accesibilidad
Siria

Rusia bombardea la zona de distensión de Idlib tras el ataque químico en Alepo

  • La pasada noche se produjo un ataque químico en Alepo del que Damasco ha responsabilizado a los insurgentes
  • Rusia pedirá explicaciones a Turquía, país garante del alto el fuego en la zona desmilitarizada de Idlib

Por
Rusia confirma un ataque químico contra Alepo y pedirá explicaciones a Turquía

La aviación rusa ha bombardeado la zona de distensión de Idlib, en el norte de Siria, tras el ataque químico que sufrió la pasada noche la ciudad de Alepo del que Damasco ha responsabilizado a los insurgentes.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha informado de que se trata del primer bombardeo de aviones de combate en la zona desmilitarizada, una franja de hasta 20 kilómetros que abarca las provincias de Idlib, Alepo, Latakia y Hama, desde que Turquía y Rusia acodaron su establecimiento el 17 de septiembre.

"La aviación rusa bombardeó las posiciones de artillería de los terroristas desde las que el 24 de noviembre se atacó a la población de Alepo con armas químicas", ha dicho Ígor Konashenko, portavoz castrense.

El general ha explicado que "todos los objetivos" terroristas han sido completamente "destruidos" en el ataque. Además, ha precisado que la parte turca fue advertida con antelación de los planes de la aviación rusa.

Konashenkov ha señalado también que las fuerzas especiales rusas han hallado piezas de artillería en la zona de distensión de Idlib con las que fue atacada Alepo y denuncia que los terroristas se disponían a realizar un nuevo ataque con armas químicas.

107 civiles hospitalizados con síntomas de intoxicación

Los bombardeos se han producido horas después de que el Gobierno sirio atribuyese a "grupos terroristas", que no identificó, la autoría de un supuesto ataque químico perpetrado anoche contra tres barrios de Alepo.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia ha dicho que pedirá explicaciones a Turquía, país garante del alto el fuego en la zona de distensión de Idlib. "Según datos preliminares, confirmados en parte por los síntomas de intoxicación de los afectados, los proyectiles que fueron lanzados contra zonas residenciales en Alepo contenían cloro", ha dicho Ígor Konashenkov, portavoz castrense, en un comunicado.

Al menos 107 civiles tuvieron que ser hospitalizados con síntomas de intoxicación, según fuentes médicas citadas por la televisión pública y por la agencia oficial SANA, que mostraron imágenes de los pacientes.

El jefe del Departamento Sanitario de Alepo, Ziad Hach, ha comunicado a ese medio estatal que los pacientes fueron expuestos a gas cloro por morteros que impactaron en los barrios Al Jaldiya, Calle del Nilo y Yamaiya al Zahraa de Alepo. Por su parte, el Observatorio ha contabilizado 94 personas que necesitaron atención médica, de las que 31 permanecen hospitalizadas.

Según la información en poder del Ejército ruso, el ataque fue perpetrado a las 21.50 hora local de este sábado con morteros de 120 milímetros de calibre desde las afueras de la ciudad de Al-Buraikat, una zona controlada por el Frente al Nusra.El ataque tuvo lugar después de que, según informaron militares rusos, el Ejército sirio y la oposición armada canjearan rehenes en la zona de Alepo en presencia de soldados rusos, iraníes, turcos y representantes de la Media Luja Roja.

Los rebeldes sirios niegan la autoría del ataque

Rusia recuerda también que ya advirtió que la organización Cascos Blancos, a la que acusa de estar vinculada por los terroristas yihadistas, estaba preparando una provocación con agentes químicos en Idlib para acusar después al régimen de Bachar al Asad.

Por su parte, los rebeldes sirios han negado haber realizado el ataque y han asegurado que no cuentan con armas para llevar a cabo ese tipo de acciones. "La acusación del régimen de que los opositores usaron gas químico es una mentira", ha dicho a Efe el líder de la facción Ejército de la Victoria, Abdel Muin al Masri, cuyo grupo opera bajo el paraguas del opositor Ejército Libre Sirio (ELS).

La ciudad de Alepo está a pocos kilómetros de la zona desmilitarizada a cordada entre Rusia y Turquía, que separa las tropas gubernamentales y las rebeldes en la provincia de Idlib y sus alrededores. Este acuerdo lleva implementado desde el pasado 15 de octubre, lo que paralizó una ofensiva gubernamental contra Idlib, aunque ambas partes han cometido desde entonces ataques intermitentes, incluyendo el lanzamiento de proyectiles de mortero y bombardeos.

La zona desmilitarizada es una franja de unos 20 kilómetros de ancho que rodea el territorio controlado por los rebeldes en Idlib, que incluye algunas poblaciones en las provincias vecinas de Latakia, Hama y Alepo.

Noticias

anterior siguiente