Enlaces accesibilidad
Cataluña | Artículo 155

Puigdemont convoca al Parlament para decidir sobre la "voluntad de liquidar" el autogobierno catalán

Por

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pedirá al Parlament que fije "una sesión plenaria" en la que debatir el "intento de liquidar" la soberanía catalana con la aplicación del artículo 155 de la Constitución y decidir "cómo actuar en consecuencia" frente a lo que considera una "humillación" y "el peor ataque a las instituciones" de autogobierno desde los tiempos de Franco, aunque sin ninguna mención a la posible aprobación de una declaración unilateral de independencia.

En un mensaje institucional desde el palacio de la Generalitat ha replicado el mensaje de insumisión que apenas una hora antes hacía la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que ante el "golpe autoritario" del Gobierno, afirmaba que no darían "ni un paso atrás" y que la cámara autonómica defendería sus "plenas atribuciones".

Así pues, el Govern catalán opta por llevar al Parlament -cuya actividad está paralizada por la mayoría independentista- la respuesta de las instituciones catalanas ante el paso dado por el Gobierno de aplicar el artículo 155 de la Constitución para cesar al presidente de la Generalitat y a sus consejeros, convocar elecciones y limitar las competencias de la cámara legislativa.

El lunes, Junta de Portavoces del Parlament

Para ello tendría que convocarlo la próxima semana, antes del viernes 27 de octubre, cuando el pleno del Senado votará la aprobación de las medidas adoptadas por el Gobierno y pactadas con PSOE y Ciudadanos -o en todo caso, coincidiendo con él-.

El lunes, a las 10:30 horas, está convocada una Junta de Portavoces para fijar el orden del día del próximo pleno, pero ni Puigdemont ni Junts pel Sí ni la CUP han dado pistas sobre qué tipo de sesión desean celebrar, si habrá declaración de independencia o no y si, en caso de haberla, se votaría.

Horas antes de su mensaje, Puigdemont se unió junto a los miembros del Govern y Carme Forcadell a una manifestación en Barcelona para pedir la libertad de los líderes de la ANC y Òmnium Cultural. Allí, sus socios de ERC reclamaban acelerar "sin más dilación" en la proclamación de una república catalana y los de la CUP aseguraban que la "única respuesta posible" es la "proclamación inmediata" de la independencia.

"El peor ataque a Cataluña" desde Franco

Desde el punto de vista que ha expresado Puigdemont, "se está violentando nuestro Parlamento y todas las garantías y derechos de nuestros diputados". El presidente catalán ha replicado las pautas de anteriores mensajes institucionales, hablando en catalán, castellano e inglés, y con la misma iconografía al fondo, con la bandera catalana y europea y la puerta abierta.

Carles Puigdemont, durante su mensaje institucional.

Carles Puigdemont, durante su mensaje institucional. EFE AFP

El presidente de la Generalitat ha señalado que la aplicación del artículo 155 contra el desafío independentista constituye "el peor ataque a Cataluña desde el dictador Francisco Franco". "No podemos aceptar este ataque", ha proclamado.

Es más, Puigdemont ha dado la vuelta a la acusación del presidente del Gobierno, afirmando que es el Ejecutivo el que "se sitúa fuera del Estado de derecho" al ejercer "violencia" sobre los ciudadanos que votaron en el referéndum del 1-O, suspendido por el Tribunal Constitucional, al encarcelar a dos personas "pacíficas" por sus ideas políticas, en referencia a Jordi Sànchez y Jordi Cruixart, o al actuar contra los medios de comunicación, antes de intentar "perpetrar este golpe liquidador" de la soberanía catalana. "Estos irresponsables son los que hoy nos quieren gobernar", ha remachado.

Puigdemont: "Las agresiones ocultan la incapacidad del Estado para hacer política"

Para Puigdemont, la "humillación que pretende el Gobierno español" y sus "agresiones ocultan la incapacidad del Estado para hacer política", como reproche al rechazo de su oferta de diálogo para encauzar la hoja de ruta independentista con la que suspendió la declaración unilateral de independencia en su intervención en el Parlament el pasado 10 de octubre.

"El Gobierno se ha autoproclamado de forma ilegítima el representante de la voluntad de todos los catalanes, sin pasar por las urnas, con un apoyo escaso y en contra de la voluntad de la mayoría", con un "directorio para que teledirija desde Madrid la vida de Cataluña", ha denunciado, subrayando que "lo que los catalanes decidieron en las urnas el Gobierno lo anula en los despachos".

Advierte de "abusos de la misma índole" en otras autonomías

Puigdemont habló también en castellano para advertir de que la aplicación del 155 en Cataluña representa "un ataque a la democracia que abre la puerta a otros abusos de la misma índole en cualquier parte" de España.

Y también lanzó otro mensaje, en inglés, a lo ciudadanos europeos: "Hacemos lo que hacemos porque creemos en una Europa democrática y pacífica, la Europa de los derechos fundamentales que debería protegernos a cada uno de nosotros". También defendió que el referéndum del 1-O solo pretendía  "decidir el futuro de una nación democráticamente" y que eso "no es un crimen".

Sin embargo, tan solo 24 horas antes, en la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias, los líderes europeos instaron a los políticos catalanes a "respetar el Estado de Derecho" y, en concreto, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, fue duro refiriéndose quienes "siembran la discordia ignorando voluntariamente las leyes".

Noticias

anterior siguiente