Enlaces accesibilidad

El presidente de Polonia veta la controvertida reforma de la justicia de su propio Gobierno

  • Andrzej Duda veta la reforma del Supremo y del Consejo de la Judicatura
  • Ha anunciado que propondrá cambios para que se ajusten a la Constitución
  • Las reformas habían suscitado protestas en las calles y el rechazo de la UE
  • La primera ministra critica que "ralentiza" el proceso y avisa de que no cederá

Por
El presidente polaco, Andrzej Duda, habla ante los medios en una comparecencia en Varsovia
El presidente polaco, Andrzej Duda, habla ante los medios en una comparecencia en Varsovia REUTERS/Kacper Pempel

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, ha decidido vetar dos de las tres leyes que su propio partido, el nacionalista y conservador Ley y Justicia (PiS), había aprobado en el Parlamento para reformar el sistema judicial polaco, entre ellas la reforma del Tribunal Supremo y la del Consejo de la Judicatura, con el argumento de que deben ajustarse a la Constitución, por lo que él mismo propondrá cambios en ambas normas.

La reforma judicial, y en concreto la del Tribunal Supremo, han suscitado no solo el rechazo de la oposición, sino una ola de protestas en las calles de Polonia ante el temor de que las nuevas leyes debiliten la separación de poderes y subyuguen a la justicia bajo el Gobierno, un extremo que también había suscitado la advertencia de la Unión Europea, que había alertado del debilitamiento democrático que suponían las nuevas leyes.

Sin embargo, el PiS había impuesto su mayoría absoluta tanto en el Congreso como en el Senado y solo quedaba la ratificación de Duda para que entraran en vigor, pero el presidente ha preferido vetar el núcleo de las reformas para evitar la fractura en la sociedad polaca y el enfrentamiento con Bruselas.

Las reformas de la Justicia son necesarias, pero sin que supongan la división del país

"Las reformas de la Justicia son necesarias, pero sin que generen el enfrentamiento de la sociedad y sin que supongan la división del país", ha afirmado en una declaración televisada en la que ha reclamado al Gobierno que modifique las propuestas para que sean aceptadas por la mayoría de los polacos.

Modificaciones para ajustar las nuevas leyes a la Constitución

Así, Duda ha anunciado que vetará la reforma del Tribunal Supremo y que tampoco ratificará la reforma del máximo órgano de gobierno de los jueces, el Consejo de la Judicatura, aprobada por el Parlamento polaco el pasado 12 de julio y que también suscitó protestas. En cambio, el presidente permitirá que continúe adelante una tercera ley del paquete de reforma judicial impulsado por el Gobierno, la que permite al Ejecutivo nombrar a los magistrados de los tribunales regionales y de apelación.

Por la tarde, en una segunda comparecencia televisada, Duda ha indicado que él mismo propondrá una serie de puntos para modificar las leyes vetadas, al tiempo que mostraba su confianza en que esa nueva versión sea aprobada de nuevo por el Parlamento "tan pronto como sea posible" y pueda finalmente entrar en vigor.

El Senado polaco ratifica la reforma del Tribunal Supremo

Sin la reforma del poder judicial no es posible construir un Estado justo, los cambios son necesarios

"Sin la reforma del poder judicial no es posible construir un Estado justo, los cambios son necesarios y la legislación que hasta ahora se ha preparado cumple en parte con esas necesidades pero no completamente, por eso no la podía ratificar", ha argumentado.

"De la calidad del sistema de justicia depende la confianza en las instituciones, y en los últimos tiempos muchas personas se han visto lamentablemente perjudicadas por el funcionamiento del poder judicial", ha recalcado el presidente, quien en todo momento ha justificado la necesidad de una profunda reforma del sistema judicial.

La primera ministra asegura que no cederán a la "presión"

Por su parte, la primera ministra polaca, Beata Szydlo, ha dejado caer que el inesperado veto del presidente "ralentiza los cambios necesarios en el país" y ha advertido de que el Gobierno no puede "ceder a la presión de la calle y del extranjero", en alusión a las protestas contra las reformas y a las críticas de Bruselas.

Tenemos una mayoría estable, por eso no sucumbiremos a la presión y vamos a realizar nuestro programa

"Todos queremos vivir en una Polonia justa, por eso que se necesita la reforma de los tribunales, y el veto presidencial de hoy ha ralentizado el trabajo sobre esas reformas", ha remarcado Szydlo en un discurso a la nación transmitido por la televisión pública. "Tenemos una mayoría estable, por eso no sucumbiremos a la presión y vamos a realizar nuestro programa", ha añadido.

La reforma del Tribunal Supremo supondría el fin del mandato de los actuales jueces, excepto los elegidos por el presidente, para ser sustituidos por los nombrados por el Gobierno, algo que la oposición considera inconstitucional y una ruptura del principio de separación de poderes y la independencia de la magistratura.

La Unión Europea también ha condenado duramente la reforma y su tramitación precipitada, sin apenas debate y consultas con la oposición, y había amenazado a Varsovia con privarle de su derecho a voto si se ratificaban las reformas. La Comisión Europea ha confirmado este lunes que tomará su decisión sobre los procedimientos de infracción a Polonia el próximo miércoles, aunque no se ha pronunciado sobre el veto del presidente polaco.

Noticias

anterior siguiente