Enlaces accesibilidad

La ONU denuncia presiones para cambiar un informe crítico con Arabia Saudí

  • "Estados miembros" amenazaron con retirar fondos para suministros humanitarios
  • Pedían eliminar a Riad de una lista de grupos culpables de ataques contra niños
  • Ban Ki-moon: "Una de las decisiones más dolorosas y difíciles" que ha tomado
  • Riad aduce que solo indicó que el informe no era adecuado

Por
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, fotografiado en Nueva York
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, fotografiado en Nueva York EFE JUSTIN LANE

El secretario general de la ONUBan Ki-moon, ha denunciado este jueves haber recibido una "presión indebida" para modificar un informe crítico con Arabia Saudí y dijo que cedió ante la amenaza de que cortarían fondos que recibe la organización para programas humanitarios.

"Es inaceptable que los Estados miembros ejerzan una presión indebida", ha dicho Ban tras haber eliminado a la coalición árabe que interviene en Yemen de un listado de grupos culpables de ataques contra niños.

"Tuve que considerar la perspectiva muy real de que millones de otros niños sufrirían gravemente si, como me fue sugerido, los países recortaban fondos de muchos programas de la ONU", explicó a los periodistas.

 Un chaval acompaña en el hospital a otro chico herido en el atentado contra una mezquita en Saná.

Un chaval acompaña a otro herido en el atentado contra una mezquita en Saná AFP AFP PHOTO / MOHAMMED HUWAIS

Una decisión "dolorosa"

El responsable de Naciones Unidas ha asegurado que dar marcha atrás y modificar el informe fue "una de las decisiones más dolorosas y difíciles" que ha tenido que tomar.

El diplomático coreano ha agregado que entiende a quienes le critican por haber cedido, pero al mismo tiempo dejó entrever su descontento con los estados miembros por no respaldarle de forma contundente.

"Cuando los informes de la ONU son criticados por plantear cuestiones difíciles o documentar violaciones de la ley o de los Derechos Humanos, los estados miembros deben defender los mecanismos y mandatos que ellos mismos han establecido", señaló.

La coalición árabe de Arabia Saudí en Yemen

El polémico informe señalaba originalmente a la coalición árabe de Arabia Saudí que actúa en Yemen como responsable de ataques contra niños y la situaba en una lista junto a grupos terroristas y gobiernos acusados de esos mismos crímenes.

Tras su publicación, Arabia Saudí exigió públicamente a la ONU modificar el texto y afirmó que la cifra de muertes que se le atribuía a la coalición estaba "salvajemente exagerada".

"Estamos pidiendo que este informe se corrija inmediatamente para que no refleje las acusaciones que se han hecho contra la coalición y contra Arabia Saudí en particular", dijo el pasado lunes el embajador del país ante Naciones Unidas, Abdalá al Muallimi.

Un hombre transporta a una joven herida tras un bombardeo en Taiz, Yemen

Un hombre transporta a una joven herida tras un bombardeo en Taiz, Yemen REUTERS Reuters

Una oferta que no se ha podido rechazar

Horas después, Ban anunció que había aceptado una propuesta del país para retirar temporalmente a la coalición del listado mientras las dos partes revisan los supuestos ataques documentados.

Este jueves, el diplomático coreano ha dicho que sigue defendiendo totalmente el contenido del informe y ha recordado que describe "horrores que ningún niño debería tener que enfrentar".

Minutos después de las declaraciones de Ban, Al Muallimi ha comparecido de nuevo ante los periodistas para negar que su Gobierno o sus socios hayan amenazado a la ONU.

"Quiero asegurar que no va con nuestro estilo, con nuestros genes o con nuestra cultura usar amenazas e intimidación. Tenemos el mayor respeto por Naciones Unidas", ha dicho el embajador saudí.

Según ha asegurado, Riad simplemente señaló a Ban que los procedimientos en la elaboración del informe no fueron los adecuados y que la información recogida reflejaba sólo la versión de una parte del conflicto.

Seis niños muertos o heridos cada día

Según Unicef, al menos seis niños yemeníes han muerto o han resultado heridos diariamente en el último año en el conflicto que arrasa el país, según un informe de Unicef que recuerda que esta cifra es siete veces mayor que antes de que comenzase la contienda.

En total, Unicef ha registrado más de 900 niños asesinados y más de 1.300 heridos, aunque advierte que estos números "deben ser la punta del iceberg", dado que sólo son las cifras que la entidad ha podido verificar.

Según el representante de Unicef en Yemen, Julien Harneis, es en la ciudad de Taíz donde se registraron la mayoría de las muertes, ya que allí persisten violentos ataques y los niños son "víctimas colaterales de los francotiradores y de la artillería". Otra de las áreas más perjudicadas es la gobernación de Sada, en el norte del país, que sufre intensos ataques aéreos.

Noticias

anterior siguiente
-->