Enlaces accesibilidad

Lukashenko, reelegido en Bielorrusia con una mayoría abrumadora

  • El líder, que lleva en el poder desde 1994, obtiene más del 80% de los votos
  • De esta forma, no será necesaria la celebración de una segunda vuelta
  • Los dirigentes de la oposición califican las elecciones de "espectáculo"

Por
 El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko
El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko AFP MAXIM MALINOVSKY

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, en el poder desde 1994, fue reelegido este domingo con una abrumadora mayoría para su quinto mandato consecutivo en unos comicios donde la participación alcanzó el 86,75% del censo, cifrado en casi siete millones de ciudadanos.

El líder bielorruso, en el poder desde 1994, obtuvo el 83,49% de los votos, según los datos oficiales aún no definitivos, ofrecidos este lunes por la presidenta de la Comisión Electoral Central (CEC) de Bielorrusia, Lidia Yermoshina. De esta forma, no será necesaria la celebración de una segunda vuelta.

En segundo lugar, con el 4,42% de los sufragios, se situó la activista opositora Tatiana Korotkevich, seguida del líder del Partido Liberal Democrático, Serguéi Gaidukévich, que consiguió el 3,32%. La última posición, con el 1,67% de los votos, fue para Nikolái Ulajóvich, jefe de una organización de cosacos. La opción "Contra todos los candidatos", contemplada en las papeletas, fue votada por poco más del 6% de los electores.

Los resultados preliminares se ajustan a los de los sondeos a pie de urna, que concedían sólo entre el 1 y el 5% a los tres rivales de Lukashenko, que en estos comicios ha obtenido más votos que en las anteriores cuatro presidenciales en las que ha participado.

En la capital, Minsk, Lukashenko consiguió el 65,58% de los votos, muy lejos de Korotkévich, que apenas logró un 6%.

Jornada electoral tranquila

Tanto las autoridades electorales como el Ministerio del Interior de Bielorrusia resaltaron que la jornada de votación transcurrió en un clima de calma, sin incidencias destacables. Sin embargo, tras el cierre de los colegios electorales más de cerca un centenar de opositores, algunos de ellos con banderas de la Unión Europea, iniciaron una marcha no autorizada hacia la sede de Gobierno, sin que interviniera la policía.

Opositores protagonizan una marcha no autorizada para protestar por las elecciones en Minsk.

Opositores protagonizan una marcha no autorizada para protestar por las elecciones en Minsk. EFE ROMAN PILIPEY

"¡Bielorrusia Vive!", "¡Creemos, podemos, venceremos!", "¡Gloria a Ucrania, gloria a los héroes!", eran algunas de las consignas que coreaban los manifestantes.

Algunos opositores califican las elecciones de "espectáculo"

Dos de los opositores, y ex candidatos presidenciales, Nikolai Statkevich y Vladimir Neklayev, han señalado a los periodistas que no reconocían las elecciones celebradas, que han calificado de "espectáculo". Entre otros motivos, protestaban por el voto anticipado, en el que participó el 36% de los electores, que sufragaron entre el 6 y el 10 de octubre.

Casi la totalidad de los observadores daban por descontada una victoria aplastante de Lukashenko, cuyo autoritarismo le ha granjeado la vitola de "último dictador de Europa", así como sanciones de la Unión Europea.

Sin embargo, en lo últimos meses, con su desmarque de Rusia en la crisis ucraniana y el indulto a presos políticos, entre otros pasos, Lukashenko ha propiciado cierto deshielo con Occidente.

Lukashenko: "Bielorrusia es un Estado serio" 

Este domingo, tras emitir su sufragio, el presidente bielorruso ha señalado a la prensa que en Occidente se han percatado de que las sanciones no ayudan y "han visto que Bielorrusia es un Estado serio". Con esas palabras ha comentado las informaciones sobre la disposición de la Unión Europea a suspender ya este mes las sanciones que pesan contra Minsk en caso de las elecciones presidenciales se desarrollen de manera "aceptable".

La presidenta de la Comisión Electoral Central, Lidia Yermóshina, ha asegurado que las autoridades electorales ofrecieron todo tipo de facilidades a la misión de observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación (OSCE).

Lukashenko ha afirmado que está dispuesto a "emprender todo tipo de reformas, incluso revolucionarias", si así lo desean los bielorrusos, aunque ha subrayado que él es partidario de la vía evolutiva. Ha apuntado que el principio por el que se ha regido su política todos esto estos años ha sido el de que "todo debe realizarse en calma, sin revoluciones".

"Estoy dispuesto a actuar como queráis. Nadie puede reprocharme que estos años haya actuado en contra de la opinión del pueblo", ha indicado el líder bielorruso.

Noticias

anterior siguiente