Enlaces accesibilidad

Los rebeldes tuaregs firman el acuerdo de paz con el Gobierno de Mali

  • Un líder del movimiento del Azawad se suma al acuerdo de mayo
  • Los nómadas independentistas controlan amplias zonas del norte

Por
Rebeldes tuaregs sobre un vehículo en el desértico norte de Mali
Rebeldes tuaregs toman posiciones en el norte de Mali el pasado febrero. REUTERS REUTERS/Souleymane Ag Anara

Un dirigente tuareg ha firmado en nombre de la Coordinadora de movimientos del Azawad (CMA) el acuerdo de paz y reconciliación nacional tras arduas negociaciones con el Gobierno de Mali.

En la ceremonia en la capital Bamako han participado el dirigente del Movimiento Árabe de Azawad (MAA), el tuareg Sidi Brahim Uuld Sidati; y el presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, además del enviado especial del representante especial del Secretario General de la ONU en Malí, Mongi Hamdi, informa AFP.

A comienzos de este año, las partes en conflicto llegaron a un preacuerdo y el pasado 15 de mayo se llegó a celebrar una ceremonia internacional de firma del acuerdo de paz con presencia de jefes de Estado africanos y representantes internacionales pero los rebeldes tuaregs no firmaron el mismo.

Se produjo desde entonces un intenso trabajo de persuasión realizado principalmente por la llamada "mediación internacional", encabezada por Argelia, país donde el pasado 5 de junio la CMA y el Gobierno de Bamako firmaron dos documentos considerados el paso previo a la suscripción de este sábado, recuerda Efe.

Durante esta nueva ceremonia han estallado los aplausos cuando Uld Sidati ha estampado su firma en el documento donde ya estaban las de quienes suscribieron el acuerdo de hace un mes, explica AFP.

El Azawad

El Azawad es una enorme porción del territorio maliense desértica donde la población tradicionalmente ha sido nómada tuareg o árabe, aunque en las ciudades (sobre todo Gao y Tombuctú) hay también mucha población negra.

Los tuaregs, que históricamente han tenido una relación de amo a esclavo con la población negra, mantienen una relación conflictiva con el gobierno central de Bamako (dominado por la mayoría negra) prácticamente desde la independencia del país de Francia en 1960.

Basculando entre el separatismo y las demandas nunca satisfechas de autonomía, los tuaregs dieron un paso considerado fatal en abril de 2012, cuando el MNLA declaró unilateralmente la independencia del Azawad tras un golpe de estado militar en Bamako.

Aquella declaración de independencia abrió la caja de los truenos, porque afluyeron al Azawad grupos yihadistas bien armados con los arsenales robados del extinto régimen de la vecina Libia y pronto se hicieron con el control del Azawad, barriendo a los tuaregs, hasta que una operación militar liderada por Francia con el nombre de Serval derrotó a los yihadistas en enero de 2013.

Amenaza yihadista

Como parece cada vez más evidente, los yihadistas no fueron exactamente derrotados, como se contó entonces, sino que se limitaron a replegarse a zonas montañosas, donde de vez en cuando atacan al ejército maliense o a la Minusma, la fuerza de paz creada en abril de 2013 para aportar estabilización en el Azawad.

Por su parte, el gobierno de Bamako se apoyó en tuaregs aliados para crear los Grupos de Autodefensa Tuareg conocidos como Gatia, que han sido los principales rivales de los separatistas.

E independientemente del éxito del acuerdo con tuaregs, el conflicto del yihadismo sigue siendo una gran amenaza en momentos donde en esta zona se están reconfigurando las alianzas en la particular lucha entre Al Qaeda y el grupo Estado Islámico.

Noticias

anterior siguiente