Enlaces accesibilidad

Siniestros similares que precedieron a la catástrofe del avión de Germanwings

  • El copiloto tenía la "voluntad de destruir el avión", según la investigación
  • En 2013 un piloto hizo caer un avión en Namibia, murieron 33 personas

Por
Casos en los que pilotos han estrellado deliberadamente el avión

El accidente del avión de Germanwings en los Alpes franceses, provocado presuntamente por la actuación del copiloto del aparato con 150 personas a bordo, se suma a otros incidentes de características similares ocurridos anteriormente, en los que la investigación ha señalado la voluntariedad de los pilotos para causar el accidente.

La grabación de la caja negra del Airbus 320 de la compañía alemana revela, según los investigadores franceses, que el copiloto tenía "voluntad de destruir el avión" y que accionó su descenso, después de que el comandante saliera de la cabina, mientras mantenía bloqueda la puerta de acceso.

La aeronave no emitió señales de alarma, según la investigación, pese a que hubo varias llamadas desde la Torre de Marsella, aunque por el momento, la investigación descarta que el copiloto tuviera motivaciones terroristas.

Dos aviones se precipitan sin fallos técnicos

El primero de los accidentes de similares características se produjo el 21 agosto 1994. Fallecieron los 44 ocupantes del aparato al precipitarse contra el suelo un avión de la compañía Royal Air Maroc cerca de Agadir, en Marruecos, mientras realizaba la ruta entre esta ciudad y Casablanca.

El piloto desconectó el modo de vuelo automático y dirigió la aeronave a tierra. La Asociación de Personal Navegante Técnico, que agrupa a la mayoría de los pilotos de ese compañía aérea nacional, pusieron en duda la versión del suicidio del piloto.

En otro accidente, ocurrido el 19 diciembre 1997, murieron los 104 ocupantes de un Boeing 737 de la compañía singapurense Silk Air que se estrelló contra el río Musi, en la isla de Sumatra (Indonesia), casi una hora después de despegar de Yakarta con destino a Singapur.

Según la investigación, pudo ser un acto premeditado de suicidio del piloto, pues nada falló en el aparato hasta que alguien o algo apagó los registros de grabación de la cabina de control, minutos antes del desastre, y realizó "vuelo controlado hacia el suelo".

Tres accidentes similares

El 11 octubre 1999 un piloto suicida sustrae un avión ATR de Air Botsuana y lo estrella contra dos de los otros tres aparatos con que contaba la compañía, que estaban estacionados en el aeropuerto de Gaborone, en Sudáfrica. La empresa había retirado recientemente al piloto del servicio por motivos de salud.

Ese mismo año, solo unas semanas más tarde, el 31 octubre de 1999, murieron 217 personas que viajaban en el avión Boeing 767 de EgyptAir que se estrelló en el mar cerca de las costas de Massachusetts (EEUU), poco después de despegar de Nueva York con destino a El Cairo.

Según la comisión investigadora estadounidense, tras ausentarse el piloto de la cabina, el copiloto inició un vertiginoso descenso y una confusa serie de maniobras que precipitaron la aeronave contra el mar.

El último de los accidentes de similares características al de Germanwings se produjo el 29 noviembre 2013. Murieron los 33 ocupantes del avión Embraer ERJ-190 que hacía la ruta entre la capital de Mozambique y Angola.

El piloto cambió previamente la configuración de vuelo de automática a manual y lo hizo descender bruscamente hasta que se estrelló en el Parque Nacional Bwabwata, en Namibia. Al parecer, había perdido a un hijo un año antes en un accidente y tenía graves problemas con su esposa.

Paralelismo con el accidente de Namibia

Precisamente, el presidente de la empresa pública que gestiona el tráfico aéreo en Portugal, Luís Coimbra, considera que hay un claro paralelismo entre la tragedia aérea ocurrida el martes en Francia y el accidente ocurrido en Namibia en 2013.

El responsable de la compañía lusa NAV ha señalado, en declaraciones recogidas por Efe, que según la declaración de la comisión de investigación de este accidente, "el caso es idéntico al ocurrido en Mozambique con un vuelo de Embraer".

En junio de 2014, el Gobierno mozambiqueño reveló que, tras analizar el contenido de las cajas negras, los investigadores averiguaron que el copiloto se había ausentado de la cabina y el comandante decidió entonces cerrarse por dentro, impedir su regreso e hizo caer el aparato.

"En la grabación se oye al comandante solo en la cabina, encerrado, mientras toda la tripulación golpeaba la puerta", ha detallado el presidente de NAV, quien también recordó que el considerado responsable de lo ocurrido había sufrido "graves problemas familiares" que reforzaron la tesis del suicidio.

Luís Coimbra apuntó que el siniestro del vuelo de la compañía alemana Germanwings -filial de Lufthansa- debe reabrir el debate sobre la obligatoriedad de que siempre haya al menos dos personas dentro de la cabina para dificultar ese tipo de sucesos.

Noticias

anterior siguiente