Enlaces accesibilidad

Los niños neandertales dedicaban menos energía para crecer que los actuales

  • Se debía a su menor masa corporal y al crecimiento más lento
  • También vivieron ciertas adaptaciones metabólicas
  • Se han hecho modelos de energía en niños por primera vez

Por
 Recreación de un campamento de verano neandertal
Recreación de un campamento de verano neandertal Imagen cedida por Mauricio Antón

Los neandertales de entre 3 y 6 años destinaban menor cantidad de energía para crecer que los niños actuales. Es el principal resultado de un estudio del Grupo de Paleofisiología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH). 

La investigación, publicada en la revista Journal of Human Evolution, indica que los niños de esta especie extinta tenían menores tasas metabólicas basales y de crecimiento que los niños actuales, en parte debido a su menor masa corporal y a su crecimiento más lento, según ha informado en CENIEH.

Como señala la primera firmante del estudio e investigadora del CENIEH, Ana Mateos, esta menor cantidad de energía se puede explicar "como resultado de otras adaptaciones metabólicas debidas a factores somáticos y al gran estrés térmico que sufrirían los niños, ya que su capacidad de termorregulación sería menor que la de los adultos”.

Primera estimación en niños neandertales

En este estudio el equipo ha hecho modelos de la energía destinada al crecimiento en peso y en altura de los niños neandertales desde el nacimiento hasta los 6 años.

Es la primera vez que se obtienen resultados de este tipo en neandertales subadultos, ya que hasta el momento, solo se habían estimado las necesidades energéticas que podrían tener los neandertales adultos, aparentemente superiores a las de Homo sapiens.

“A partir de la modelización del crecimiento en estatura y peso, se han calculado algunas tasas metabólicas para los niños neandertales, como la tasa metabólica basal, el gasto energético total diario y la energía depositada en los tejidos durante el crecimiento”, explica Mateos.

Este trabajo cuenta, además, con la colaboración del Grupo de Paleoecología del CENIEH, liderado por el Jesús Rodríguez y el Laboratory for Human Biology Research de la Northwestern University (EE.UU.), dirigido por William R. Leonard.

Noticias

anterior siguiente