Enlaces accesibilidad

La economía japonesa se contrajo un 1,7% en el segundo trimestre debido a la subida del IVA

  • Es el mayor retroceso del país asiático desde el terremoto de marzo de 2011
  • El consumo se hundió un 5% como consecuencia del alza del impuesto
  • La caída fue del 6,8% en términos anualizados

Por
Un hombre delante de un escaparate en Tokio
Un hombre este miércoles, delante de un escaparate en Tokio. REUTERS REUTERS/Yuya Shino

La economía de Japón se contrajo un 1,7% en el segundo trimestre del año respecto al primero, arrastrada por el hundimiento del consumo interno causado por la reciente subida del IVA, lo que supone su mayor retroceso desde que el país resultara golpeado por el terremoto y el consiguiente tsunami de marzo de 2011.

Ese retroceso implica que la economía del país nipón cayó un 6,8% en términos anualizados, los que manejan las autoridades de Japón y que se obtienen al multiplicar el resultado trimestral por cuatro, el número de trimestres que componen el año.

El consumo, principal motor de la economía japonesa, registró un retroceso del 5% respecto al período enero-marzo, después de que el IVA pasase del 5% al 8% el pasado 1 de abril y a pesar del paquete de estímulo de 45.000 millones de euros con el que el Gobierno de Tokio trató de mitigar ese efecto.

Las exportaciones, otro de los componentes clave de la tercera economía mundial, se redujeron un 0,4%, al tiempo que las importaciones lo hicieron un 5,6% como consecuencia de la ralentización del consumo en el país asiático.

La inversión empresarial registró una caída intertrimestral del 2,5%.

Hasta la inversión pública -una de las tres herramientas con las que el primer ministro Shinzo Abe ha alimentado el impulso vivido en la economía nipona desde hace un año y medio- mostró una contracción del 0,5%.

Hasta ahora, el Banco de Japón había insistido en que la subida del IVA se notaría, pero no impactaría de forma grave en la economía, que seguiría la senda de "recuperación moderada". Sin embargo, el dato del segundo trimestre contradice esa creencia y podría empujar al banco central a presentar un paquete de estímulo adicional.

La entidad activó en abril de 2013 un agresivo programa de compra de activos con el que pretende duplicar la base monetaria antes de 2015 y lograr una subida de precios estable que sitúe la inflación en un 2%, poniendo fin al ciclo deflacionario que comenzó hace casi dos décadas.

Los datos macroecónomicos del segundo trimestre también podrían hacer que el Gobierno de Abe se plantee aplazar la subida de otros dos puntos porcentuales del IVA prevista para abril de 2015.

Noticias

anterior siguiente