Enlaces accesibilidad

El partido antieuropeo británico UKIP apela al miedo al inmigrante para captar votos

  • Varios diputados han definido sus carteles como racista
  • Los sondeos le sitúan en segundo lugar, por delante de los Conservadores
  • En Francia, Marine Le Pen también lanzado su campaña

Por
A pedestrian passes above a United Kingdom Independence Party European elections campaign poster in Vauxhall, central London
Un hombre pasea por delante de un cartel de UKIP en Londres REUTERS REUTERS/Luke MacGregor

El xenófobo y antieuropeo Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP ), ha presentado este martes su campaña para las elecciones europeas defendiéndose de las acusaciones de los legisladores rivales de que su preelectorales carteles eran racistas. En Francia, también Marine Le Pen, líder del Frente Nacional (FN) francés y candidata de esa formación de extrema derecha a las próximas elecciones al Parlamento Europeo (PE), ha lanzado formalmente su campaña asegurando que la Unión Europea (UE) es "un monstruo tecnocrático que sirve a los intereses de la banca".

 "No estamos en contra de nadie, de ninguna parte del mundo, pero tener la puerta abierta a 485 millones de personas del resto de Europa, muchos de ellos de países pobres, muchos de países en los que el paro juvenil está por encima del 60 %, significa que hay un flujo de fuerza laboral exterior hacia el Reino Unido", ha asegurado el líder de la formación.

Una encuesta de opinión realizada por IMC para el diario The Sunday Telegraph reflejó el pasado domingo que el xenófobo y antieuropeo Partido de la Independencia de Reino Unido adelantaría al Partido Conservador en las elecciones europeas, que quedaría en tercer lugar.

Nigel Farage, líder del UKIP, ha dicho que esa victoria daría lugar a un "terremoto político", poniendo UKIP en posición de ganar sus primeros escaños en el parlamento británico en 2015.

UKIP quiere a Gran Bretaña a abandone la UE y ponga fin a lo que llama política de "puertas abiertas" en materia de inmigración, sobre todo desde el interior del bloque de 28 naciones . Encuestas mostrar la inmigración como uno de las tres principales preocupaciones de los votantes.

Polémicos carteles

El lanzamiento de la campaña ha tenido lugar en la norteña ciudad norteña Sheffield, con una serie de carteles instando a los votantes a “recuperar el control de nuestro país" con la elección de los candidatos del UKIP. El partido tiene actualmente nueve escaños en el Parlamento Europeo.

Los carteles propagandísticos del UKIP han generado mucha polémica. En uno de ellos se muestra una imagen de un hombre un trabajador de construcción vestido como un mendigo en la calle, y dice: "La política de la UE en el trabajo. Los trabajadores británicos se ven especialmente afectados por mano de obra barata sin límites".

En otro se lee: "En Europa hay 26 millones de personas buscando trabajo. ¿Detrás del trabajo de quién están?".

El diputado laborista Mike Gapes ha acusado a los polémicos carteles del UKIP de “racistas” mientras que Nicholas Soames, legislador conservador y nieto de Winston Churchill, los ha condenado como "profundamente divisorios, ofensivos e ignorantes". "No veo cómo nadie podría mirar estos carteles y llamarlos racistas en modo alguno", dijo Farage a la agencia local PA.

Campaña de Marine Le Pen en Francia

Quien también ha presentado su campaña este martes ha sido la líder del ultraderechista Frente Nacional (FN) de Francia, Marine Le Pen. En el lanzamiento de su campaña a esos comicios, que en Francia tendrán lugar el próximo 25 de mayo, Le Pen ha reinvindicado desde París la condición de favorita que le otorgan los sondeos y planteó las elecciones como "un referéndum: Decir sí o no a Francia".

"Tenemos una gran ventaja porque, a diferencia de nuestros adversarios, tenemos las ideas claras sobre la Unión Europea", ha dicho con tono triunfalista después de que varios sondeos recientes coloquen como partido más votado al FN, que podría lograr unos veinte escaños de los 74 de Francia.

Le Pen, cuyo partido cuenta ahora con tres escaños en el hemiciclo europeo, se situaría así por delante de los conservadores de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) y del Partido Socialista (PS), a quienes ha acusado de formar una "coproducción" que ha votado unida "todos los tratados europeos".

"Que sean derrotados en las urnas es nuestro objetivo en las elecciones", agregó la presidenta del FN, de 45 años, quien alertó a sus simpatizantes de que "la abstención será la gran trampa de estas elecciones" y consideró que abstenerse no es votar contra Europa, sino "el mejor regalo al sistema" porque contribuye a "mantenerlo".

Argumentario habitual

El programa que ha esbozado, y que irá desgranando en este mes de campaña, no ha mostrado grandes novedades respecto a su argumentario habitual, que presenta un "análisis sólido", ha asegurado Le Pen, que ha hecho un llamamiento al pueblo a "recuperar su libertad y con ella, la seguridad, la prosperidad de una nación".

Además, ha acusado a la UE de ser "culpable" de la situación económica y de provocar "más paro" y desigualdad, y, en ese sentido, abundó en su crítica al aumento de los precios con el euro, a la llegada de gitanos de los países del este o a la multiplicación de normas impuestas a agricultores y empresarios que compiten con productos importados no sometidos a esa legislación.

Además, abogó por endurecer las restricciones aduaneras a los productos importados, arremetió contra el "funesto tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea", y pidió el voto para su formación euroescépctica para impedir que la UE "siga avanzando".

Noticias

anterior siguiente