Enlaces accesibilidad

El perfil del eurodiputado, ¿político o técnico?

  • En Bruselas se valora el conocimiento de la política europea y los idiomas
  • En Madrid se apuesta por caras conocidas en los primeros puestos de la lista
  • En Alemania la mayoría son desconocidos y Francia los renueva cada 5 años

Por
 El próximo Parlamento Europeo tendrá 751 diputados.
El próximo Parlamento Europeo tendrá 751 diputados. EFE

“No queremos que Bruselas se convierta en un cementerio de elefantes”. Este es el comentario compartido por las delegaciones de los principales partidos políticos españoles en la capital comunitaria. Pero, a la hora de confeccionar la lista de candidatos a las elecciones europeas del próximo 25 de mayo ¿qué tienen en cuenta en Madrid?

El Partido Popular, que hizo pública su lista este jueves, ha combinado el perfil de personas con experiencia europea como Miguel Arias Cañete, cabeza de lista, Teresa Jiménez Becerril, Luis de Grandes, Pilar del Castillo, Rosa Estarás y Pablo Zalba en los primeros puestos, con un número dos que rompe este patrónEsteban González Pons, un desconocido en Bruselas.

Con Arias Cañete como la apuesta de Mariano Rajoy a ocupar alguna cartera de comisario, González Pons sería el líder de los populares españoles, pese a ser el único de entre los diez primeros puestos que no ha sido nunca eurodiputado, ni tiene experiencia en política europea, ni ha ocupado un cargo en el gobierno nacional. El otro 'peso pesado' de la lista, Ramón Luis Válcarcel, expresidente de la región de Murcia, es el actual presidente del Comité de las Regiones de la Unión Europea.

Méndez de Vigo se queda fuera

Thomas Weber, vicepresidente del Partido Popular Europeo, reconocía esta semana en una reunión con un grupo de periodistas españoles que el perfil preferido entre los populares europeos es el de del actual secretario de Estado para la UE, Iñigo Méndez de Vigo, que se ha quedado fuera pese a que las quinielas le situaban en el núcleo duro de la candidatura.

“Hay que dar apoyo a los colegas que tienen experiencia europea”, señalaba y cuestionado por Méndez de Vigo –el hombre de Rajoy en Berlín– reconoció que “está muy bien conectado” y que sus cualidades son “generalmente de ayuda” para negociar en Bruselas, mientras que el nombre de González Pons ni siquiera le era familiar.

"Tener experiencia es importante y dar continuidad al trabajo ya empezado. Ahora me siento más cómoda que cuando empecé", reconoce Jiménez Becerril a RTVE.es, que vuelve a ser la número 3. Saltó del periodismo a la política tras el asesinato de su hermano, el concejal sevillano Alberto Jiménez Becerril, por ETA y en estos cinco años ha formado parte de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior y de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género, desde donde ha impulsado directivas de protección de víctimas.

En concreto de los 54 candidatos del PP, y teniendo presente que la anterior candidatura era de 50 miembros, repiten 23 mientras y 31 son nuevos. Entre los 10 primeros el porcentaje de renovación es del 30 %: Cañete, Pons y Valcárcel.

La última encuesta de Metroscopia atribuye al PP 16 escaños frente a los 23 obtenidos en 2009 y 18 eurodiputados al PSOE, tres menos que hace cinco años. Esta pérdida de representantes de los dos grandes partidos favorecerá a las formaciones más pequeñas, según los  partidos políticos más pequeños.

La 'lista cremallera' del PSOE

Los socialistas españoles han presentado una lista cremallera, que alterna hombre y mujer y tiene en cuenta la cuota de las comunidades autónomas, y por ello entran entre los primeros puestos tres rostros andaluces nuevos: Clara Aguilera, Soledad Cabezón y Carmen Ortiz. Y una cara conocida y sin bagaje comunitario, Pepe Blanco, exministro de Fomento, como número 10.

En Bruselas, fuentes del partido habrían preferido que en el currículum de los candidatos no pesara tanto no el "peaje regional", pero celebran que Ramón Jaúregui repita como número dos así como otros jóvenes experimentados como Sergio Gutiérrez, de 31 años, actual secretario general del grupo socialista español en el Parlamento Europeo y experto en empleo juvenil; Iratxe García, de 39 años, europarlamentaria especializada en temas de agricultura e igualdad, y Eider Gardiazábal, entre otros. Juan Fernando López Aguilar, actual líder de los socialistas españoles en la UE, ocupa el cuarto puesto.

Preguntado por RTVE.es sobre si Elena Valenciano, eurodiputada de 1999 a 2007, cumple los requisitos para recuperar la desafección ciudadana -las encuestas pronostican una abstención histórica- López Aguilar no ha querido entrar en valoraciones y se ha limitado a señalar que "es la cabeza de lista del partido y por tanto todos estamos haciendo campaña coralmente y en equipo".

En Izquierda Unida repite Willy Meyer como cabeza de lista y Francisco Sosa Wagner en UPyD.

La estrategia es clara: caras conocidas con capacidad de arrastre de voto entre los ciudadanos y perfiles más técnicos en los siguientes puestos de la lista.

7.000 euros de sueldo y cuantiosas dietas

Y ¿cómo eligen otros países a sus representantes europeos? En Alemania, los candidatos no son tan conocidos por el gran público, pero sí están altamente cualificados. “Lideran las comisiones más importantes y están siempre en las negociaciones clave”, señala Jaume Duch, portavoz del Parlamento Europeo. Lo mismo ocurre con los países nórdicos.

En cambio, Francia suele renovar cada cinco años a todos sus eurodiputados lo que hace, según diplomáticos comunitarios, que su capacidad de influir se vea muy mermada. “Es muy difícil ser un parlamentario de referencia en Bruselas si no pasas al menos dos legislaturas trabajando a fondo. No tiene sentido que cuando te manejas en este entorno, donde las negociaciones son intensas y siempre es necesario llegar a consensos, te marches sin acabar tu trabajo legislativo”, señalan a RTVE.es.

"Un eurodiputado tiene que estar preparado en derecho comunitario y relaciones internacionales, ser un buen negociador, conocer la política europea y, aunque parezca una obviedad, saber idiomas”, asegura Duch. La recompensa es suculenta: más de 7.000 euros de sueldo base al mes, 4.243 euros anuales en gastos de viaje fuera de la Unión Europea, 24 desplazamientos a España pagados al año, 304 euros en dietas por día, 152 euros para reuniones fuera de la UE, 21. 209 euros al mes de presupuesto para pagar a sus asistentes.

Noticias

anterior siguiente