Enlaces accesibilidad

Boston hace gala de su fuerza un año después del atentado de la maratón

  • Se ha guardado un minuto de silencio a la hora de las explosiones
  • Vecinos y supervivientes han recordado a las cuatro víctimas del atentado
  • La policía investiga dos mochilas colocadas este lunes en la línea de meta

Por
Boston homenajea a víctimas y muestra fortaleza un año después del atentado

Boston se detuvo hoy para recordar a las víctimas de las dos bombas colocadas el año pasado en la línea final de su maratón y para hacer gala de unidad y superación de una tragedia que dejó tres muertos y 16 amputados.

Con la línea de meta de nuevo preparada para que el 21 de abril se celebre el día del Patriota, tercer lunes de abril, y se dé el pistoletazo de una nueva edición de la carrera, los habitantes de Boston hicieron un llamamiento de superación y vuelta a la normalidad. "Muchos corredores no pudieron finalizar el año pasado, el lunes que viene demostraremos que la ciudad tiene la fuerza y el corazón para finalizar lo que se empezó", ha dicho a Efe Sharleen Colaeta, que vive cerca de la línea de meta y convirtió su casa en un improvisando centro de ayuda a víctimas el 15 de abril de 2013

"Boston Strong" (Boston Fuerte), escogido como lema tras el atentado, se ha convertido en la consigna que se repite en las camisetas de los transeúntes, en los escaparates de los comercios o en los mensajes de perseverancia a los supervivientes.

Los hermanos Tamerlán y Dzhokhar Tsarnaev, residentes en la vecina Cambridge y originarios del Daguestán ruso, colocaron dos ollas a presión cargadas de explosivos caseros que activaron a distancia con la intención de causar el mayor daño posible. Tres días después iniciaron una espectacular huida de casi 24 horas en las que mataron al policía del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) Sean Collier. 

El mayor de los Tsarnaev murió en un enfrentamiento con la policía, mientras que Dzhokhar fue capturado tras un impresionante despliegue en las afueras de Boston, que estuvo sumido un día en toque de queda. 

Llevaban cuatro horas de maratón cuando se produjo una explosión casi en la línea de meta. Confusión y desconcierto y a los 12 segundos una segunda explosión a unos metros, que da paso al pánico. Rápidamente actúan los servicios de seguridad y de emergencias. Se evacúa a numerosos heridos, muchos con miembros amputados. Al final, hay tres víctimas mortales, la de menor edad, un niño de 8 años y 260 heridos. La investigación determina que fueron dos bombas caseras dentro de mochilas negras y pide a los ciudadanos fotos o videos que ayuden a identificar a los responsables. En esta aparece el pequeño Martin, fallecido, y muy cerca un joven con gorra blanca y a sus pies, una mochila negra. La misma persona grabada por las cámaras de un establecimiento poco antes del atentado. Iba con otro joven. Son los hermanos Tamerlán y Zojar Tsarnaev, de 26 y 19 años. De origen checheno y nacidos en Daguestán, llevan 10 años en el país. El más joven es ciudadano estadounidense. Frecuentan foros sobr

La fuerza de los supervivientes

Una ceremonia en el centro de convenciones de Hynes ha servido para homenajear a los supervivientes y a las familias de las tres víctimas mortales de las bombas: Martin Richard (de 8 años), Krystle Campbell (de 29) y la estudiante china Lu Lingzi (de 23). 

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden; el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, y el alcalde de Boston, Marty Walsh, han destacado la respuesta ejemplar de los heridos (unos 260), 16 de los cuales sufrieron amputaciones y aún siguen en rehabilitación. 

Biden aseguró que los terroristas querían "inocular miedo para que rechazásemos nuestros valores de sociedad abierta, de justicia, de libertad... y nuestra capacidad de reunirnos donde queramos para expresar lo que creemos". 

El vicepresidente ha subrayado que el ejemplo de que los autores de los atentados no han conseguido su objetivo es la capacidad de Boston de seguir unido, de mantener su estilo de vida abierto y de que el maratón vaya a contar este año con su segundo más alto número de participantes: 36.000 personas. 

"Lo que vimos después de la tragedia fue un sentido de comunidad, de generosidad y de gracia que en estos tiempos es escaso, y nos dimos cuenta que es más lo que nos une que lo que nos separa", ha afirmado el gobernador Patrick. 

Dos mochilas hacen revivir el pánico 

Sin embargo, dos mochilas abandonadas este martes en la meta del maratón de Boston han vuelto a hacer saltar las alarmas. La policía ha acordonado la zona de la Calle Boylston pocas horas después de que las autoridades realizaran ofrendas. Además, zonas cercanas a la línea de meta y la estación de Copley y los negocios de la calle Boylston han sido cerrados para vaciar la vía y mantener a todo el mundo a cubierto. Según los bomberos de Boston, un sospechoso de haber colocado las mochilas está detenido

Debido a la fuerte presencia de medios de comunicación, varios técnicos de vídeo fueron testigos de cómo una persona gritaba "Boston Strong" (Boston Fuerte) antes de dejar la mochila, al tiempo que pedía a los informadores que se marcharan. 

Equipos de artificieros se han desplazado a la zona para asegurarse de que las mochilas no contienen explosivos. Según ha infromado la policía de Boston, un robot ha sido enviado a inspeccionar las mochilas y detonarlas por precaución, sin más consecuencias que el temor despertado.

El espíritu de la comunidad

La ceremonia, que ha culminado con la izada de una bandera estadounidense en la línea de meta de la Calle Boylston y un minuto de silencio a las 14:45, la hora de las detonaciones, también ha servido de homenaje para los cuerpos de policía y emergencia de Boston. 

Decenas de miembros de la policía de Boston, del estado de Massachusetts y bomberos vestidos de gala han montado guardia en los dos puntos en los que colocaron las bombas, donde muchas personas se han detenido a rezar, llorar o dar las gracias a los agentes. 

Una de las víctimas, la pequeña Jane Richard, hermana menor de Martin Richard y quien perdió una pierna, ha caminado con su padres hasta el lugar donde estalló la segunda bomba y donde falleció su hermano para hacer una ofrenda. 

En un segundo plano se encontraba un orgulloso Paul Michienze, que hace un año estaba sentado a pocos metros de Jane viendo la maratón pero no sufrió herida alguna y decidió crear una fundación por las víctimas en pago a la suerte que él tuvo aquel día sangriento. 

Michienze ha explicado que han conseguido que Jane pueda disfrutar de una prótesis a medida, que los seguros médicos no incluyen y que pueden llegar a costar hasta 70.000 dólares. Su objetivo es que todos los amputados puedan contar con ellas. 

En medio de estas muestras de solidaridad, comunidad y reafirmación del espíritu abierto de la cosmopolita Boston, personas como Colaeta siguen preguntándose la razón que llevó a dos jóvenes que habían crecido en la ciudad a matar a tres personas en una semana que mantuvo en vilo a toda la ciudad. 

Este miércoles se celebrará una vista previa al juicio capital contra Dzhokhar Tsarnaev, que creció y se educó en Estados Unidos y tenía la la ciudadanía. Se espera que este otoño se pueda dar comienzo al juicio contra el joven de 20 años y se puedan conocer la razones que llevaron a él y a su hermano a cometer el acto terrorista más grave de la historia de Boston.

Noticias

anterior siguiente
-->