Enlaces accesibilidad

La derecha aventaja a la izquierda y la ultraderecha repunta en las municipales francesas

       
  • Las derecha ha obtenido el 46,5% de los votos en la primera vuelta
  •    
  • El FN de Le Pen se ha alzado con el 4,65% de los votos
  •    
  • La gaditana Anne Hidalgo, segunda a la alcaldía de París a pocos votos de la UMP
  •    
  • La cita electoral es la primera prueba del presidente François Hollande

Por
Las elecciones municipales confirman el avance de la ultraderecha en Francia

La extrema derecha del Frente Nacional ha logrado un espectacular aumento en la primera vuelta de las elecciones municipales en Francia de este domingo marcadas por el voto de sanción de la izquierda en el poder que ha permitido el ascenso de la derecha.

El Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen ha conseguido capear una abstención récord de un 38% y los efectos nocivos de los escándalos que han sacudido a la clase política francesa en las últimas semanas: sobrefacturación en el seno del partido derechista UMP, grabaciones secretas a un exasesor de Nicolás Sarkozy o las escuchas judiciales del antiguo presidente del Elisio.

Por su parte, la izquierda ha sufrido de lleno los malos resultados de su ejecutivo en las encuestas. A falta de dos años para terminar su mandato, François Hollande es el presidente más impopular de la V República.

Según los resultados provisionales "consolidados" que se han dado a conocer poco después de la medianoche por el ministro del Interior, Manuel Valls, la derecha ha recogido el 46,54% de los votos emitidos mientras que el 37,74% ha ido a parar a manos de la izquierda. Por su parte,  la extrema derecha ha conseguido un 4,65% de los votos mientras que la extrema izquierda se ha quedado con el 0,58%, después de la primera ronda.

Francia vivirá la segunda y definitiva ronda de las elecciones municipales el próximo domingo.

El FN se hace con el sur y el bastión izquierdista del norte

El FN ha ganado en varias ciudades del sur. Desde Perpiñán a Aviñón pasando por Beziers ou Fréjus, en el nordeste. Además, el partido ultraconservador ha obtenido mayoría en Henin-Beaumont, símbolo del norte y una ciudad históricamente de izquierdas donde  el secretario general del FN Steeve Briois, de 41 años, ha sido incluso elegido en la primera ronda.

Esta es la primera vez en su historia que el partido de extrema derecha gana en la primera ronda en una ciudad de más de 10.000 habitantes. 

"Fue inesperado", ha explicado Le Pen, que ha calificado el escrutinio de "cosecha excepcional" que marca "el fin de la polarización de la política" franceses.

Los escándalos pasan factura a la izquierda

"La bofetada más esperada ha llegado para la izquierda", ha explicado el director de la empresa de marketing y opinión responsable de los sondeos, BVA, Gaël Sliman.

Rara vez una elección intermedia se ha celebrado en un ambiente tan hostil. Hollande y su primer ministro, Jean-Marc Ayrault, se han presentado ante Francia con unos índices de confianza entre el 20 y el 25% según las encuestas de opinión y todo indica que el jefe de Estado podria abordar un inminente rediseño de su gobierno para tratar de recuperar el impulso de su mandato.

"Algunos votantes expresaron con su voto o su abstención, inquietudes o dudas", ha admitido Jean-Marc Ayrault.

Al igual que todos los líderes socialistas, el Primer Ministro ha llamado a las "fuerzas democráticas y republicanas" para represar al FN en la segunda ronda. "Esta vez en serio", ha dramatizado la portavoz del Gobierno Najat Belkacem-Vallaud.

Al menos 45 millones de votantes franceses y de la Unión Europea estaban llamados a votar en estas elecciones que más allá de lo municipal han sido la primera gran prueba para Francois Hollande desde su elección a la presidencia en mayo de 2012.

No habrá “retirada” de la izquierda ni pacto con el FN

La llamada de Hollande ha sido rechazada inmediatamente por el principal partido de la oposición de la derecha, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), que ha reiterado que en su línea no habrá ni "retirada" de la izquierda ni "alianza" con el FN, según ha asegurado el ex primer ministro François Fillon.

Por su parte, el presidente de UMP, Jean-Francois Cope, ha llamado a los votantes del FN a llevar sus votos hacia los candidatos de su partido en la segunda ronda, lo que garantizaría que se cumplieran "las condiciones de una gran victoria" de la derecha.

Sin embargo, el FN ya ha anunciado que mantendrá a sus candidatos en la segunda vuelta donde cree que tiene "una oportunidad".

Aún así, y pese a los escándalos que les rodean, que incluyen al ex presidente Nicolas Sarkozy, la UMP ha tenido motivos para celebrar la noche del domingo sus resultados con la reelección en la primera vuelta de muchas de sus principales apuestas, incluido a Jean-Francois Cope.

La derecha araña votos en París pero se aleja en Marsella

En París, contra todo pronóstico, la exministra de la UMP Nathalie Kosciusko-Morizet ha lograda arañar algunos votos a la socialista de origen español Anne Hidalgo, primera teniente alcalde del gobierno local de Bertrand Delanoë y candidata a la alcaldía de la capital.

El "pueblo de París", "libre y rebelde desmiente todas las expectativas," se ha regocijado  Kosciusko-Morizet.

Sin embargo, en el sur, en Marsella, la segunda ciudad más importante de Francia, ha dejado rozando con los dedos el sueño de la recuperación de la alcaldía por parte del saliente Jean-Claude Gaudin, de UMP. Además, el candidato socialista sería relegado al tercer lugar detrás del Frente Nacional.

Para la segunda vuelta del 30 de marzo, la izquierda ha hecho un llamamiento a la movilización de sus electores. "Todo está en juego", ha proclamado la primera secretaria del PS, Harlem Désir, que ha apelado a "la mayor movilización" y "reunión" de la izquierda.

La elección municipal se celebra para elegir a los consejeros municipales de los próximos seis años en las 36.700 comunas en que se divide el territorio. Aunque en algunas también se aprovecha para designar entre ellos a su futuro alcalde.

Noticias

anterior siguiente