Enlaces accesibilidad

Muere el actor Philip Seymour Hoffman en su apartamento en Nueva York

  • El actor, de 46 años, ganó el Oscar en 2006 por Truman Capote
  • Las primeras hipótesis apuntan a una muerte por sobredosis

Enlaces relacionados

Por
Philip Seymour Hoffman, otra estrella apagada prematuramente por las drogas

El actor estadounidense Philip Seymour Hoffman ha sido hallado muerto este domingo a los 46 años en su apartamento de Nueva York. La policía investiga el suceso, aunque según las primeras informaciones, el popular actor, que en el pasado reconoció problemas con las drogas, podría haber muerto a causa de una sobredosis.

El cuerpo sin vida de Seymour Hoffman ha sido hallado este mediodía (17:00 GMT) en su apartamento del barrio neoyorquino de Greenwich Village, en Manhattan, después de que un amigo suyo avisara al servicio de emergencias, según informa en su edición digital el diario New York Post.

Hoffman fue encontrado sin vida en el baño de su apartamento de Manhattan, con una jeringuilla en el brazo y restos de heroína, según han indicado fuentes policiales a varios medios locales.

Problemas con las drogas

Hoffman había admitido en el pasado numerosos problemas con las drogas durante varias fases de su vida, hábitos en los que recayó el pasado año, cuando ingresó durante diez días en una clínica de desintoxicación.

Según él mismo contó al portal TMZ, había comenzado un año antes a tomar pastillas y había terminado esnifando heroína.

El guionista David Katz ha sido quien ha encontrado el cuerpo sin vida de Hoffman en su domicilio en el barrio neoyorquino de Greenwich Village y quien ha alertado a los servicios de emergencia poco antes del mediodía hora local (17:00 GMT), según han señalado fuentes policiales al diario The Wall Street Journal.

Otros medios, sin embargo, señalan que el piso en el que apareció el cadáver no era la vivienda habitual de Hoffman, sino un apartamento cercano.

Mensajes de condolencias

Mientras tanto, cientos de admiradores se han congregado junto al edificio de la calle Bethune en el que ha fallecido el intérprete, uno de los actores más prestigiosos de su generación.

Hollywood ha reaccionado con estupor a la noticia, llenando las redes sociales de mensajes de condolencias. "Philip Seymour Hoffman ha muerto. Un hombre realmente bueno y maravilloso y uno de los mejores actores de nuestra historia", señala en Twitter la actriz Mia Farrow. "Impactado y con el corazón roto. Qué gran pérdida", dice el actor Elijah Wood en la misma red.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, también ha utilizado Twitter para expresar en nombre de la ciudad su dolor.

Oscar al mejor actor

Su papel en la película Capote, le valió ser galardonado con un Oscar al Mejor Actor Principal en 2006 por su interpretación como el escritor Truman Capote. Un papel que también le valió el Globo de Oro y varios premios de la crítica, entre ellos el Nacional de Estados Unidos y de los Festivales de Toronto y Los Ángeles.

Ha sido tres veces candidato al Oscar como secundario por La guerra de Charlie Wilson (2007); La duda (2008) ; y The master (2012).

Sin embargo, si por algo será recordado Hoffman es por sus inolvidables apariciones como secundario en muchas de las películas más influyentes del cine independiente de las últimas décadas.

Nacido el 23 de julio de 1967 en Rochester (Nueva York), Hoffman era hijo de un ejecutivo de la empresa de soluciones informáticas Xerox y de una juez, y hermano del guionista de cine Gordy Hoffman. Estudió en el prestigioso colegio universitario de las Artes de Nueva York, donde se graduó en 1989 con un premio especial en Teatro.

En su filmografía destacan sus interpretaciones en títulos como Magnolia, Happiness, Esencia de mujer o Boogie Nights. El talento de Hoffman fue apreciado rápidamente por Hollywood, lo que le llevó a películas taquilleras como Misión Imposible III y más recientemente en la primera entrega de Los juegos del hambre. Otras dos películas de la serie con su participación tienen previsto su estreno para este año y el próximo.

Hoffman debutó en la dirección fílmica con Jack goes boating (2010) y ha sido también un habitual de los escenarios alternativos al Broadway oficial. Ha intervenido, entre otras, en Los últimos días de Judas Iscariote, la exitosa El verdadero Oeste, La gaviota, El mercader de Venecia o, en 2012, La muerte de un viajante.

Además, era director artístico junto con John Ortiz de la Labyrinth Theatre Company neoyorquina, donde conoció a su pareja, la diseñadora de vestuario Mimi O'Donnell, con quien tuvo tres hijos.

Noticias

anterior siguiente