Enlaces accesibilidad

Comienza en Fukushima la delicada operación para retirar las barras de combustible nuclear

       
  • Los técnicos de Tepco intentan extraer las barras del reactor número 4 
  •    
  • Una grúa las depositará en otra piscina 
  •    
  • Si se consigue, sinificará un importante paso en el desmantelamiento de la central

Por
Técnicos de Tepco llevan a cabo la operación para extraer las barras de combustible nuclear de la piscina del reactor 4 de Fukushima
Técnicos de Tepco llevan a cabo la operación para extraer las barras de combustible nuclear de la piscina del reactor 4 de Fukushima. REUTERS REUTERS/Tokyo Electric Power Co

Los técnicos de Tokio Electric Power (Tepco), la operadora de la central nuclear de Fukushima, han comenzado este lunes una peligrosa y delicada operación para retirar las barras de combustible gastado del edificio que aloja el reactor 4.

El proceso, el más importante realizado hasta ahora para tratar de desactivar el peligro que constituye la central, dañada por el terremoto y posterior tsunami de marzo de 2011, durará alrededor de un año. Si se completa, abrirá la puerta a una nueva fase en el desmantelamiento de la planta, que aún durará tres o cuatro décadas.

Traslado del combustible

A las 15.18 hora local (6.18 GMT) de este lunes, los técnicos han comenzado a trasladar manojos de dióxido de uranio a un recipiente, llamado barrica de almacenaje seco, mediante una grúa construida específicamente, según un comunicado emitido por la empresa.

La barrica había sido colocada previamente dentro de la piscina que guarda en total 1.533 piezas de combustible, ya que la operación para introducirlas en el contenedor debe realizarse siempre bajo el agua para que el uranio permanezca refrigerado y así no emita una altísima radiación al exterior.

De uno en uno y con extremo cuidado (la velocidad máxima a la que puede operar la grúa es de un centímetro por segundo) se irá introduciendo combustible en la barrica durante los dos próximos días, hasta que ésta, que tiene capacidad para almacenar 22 manojos, esté llena.

Con ayuda de otra grúa, la barrica será sacada entonces de la piscina y descendida hasta la planta baja del edificio del reactor 4 donde será montada en un camión y trasladada a otra piscina en el recinto de la planta que se considera más segura.

La operación, que será repetida una y otra vez hasta que se hayan retirado los 1.533 haces de combustible, presenta importantes desafíos, ya que el edificio del reactor 4 sufrió una explosión por concentración de hidrógeno.

Esto levanta dudas sobre la actual solidez de su estructura, y además hace temer que un cascote caído dentro de la piscina a causa de la explosión se enganche con el uranio durante la retirada, lo que podría provocar una grave emisión radiactiva.

"El combustible gastado tiene un riesgo potencial enorme", dijo hace meses el presidente de la Autoridad de Regulación Nuclear nipona (NRA), Shunichi Tanaka, quien afirmó estar más preocupado por esta operación que por el otro problema acuciante en la central: la acumulación de agua radiactiva y los consecuentes vertidos al mar.

Denuncias de grupos antinucleares

Grupos antinucleares nipones como el Centro de Información Nuclear Ciudadana han denunciado que Tepco no está preparada para llevar a cabo este delicado procedimiento por sus antecedentes de errores y negligencias en el tratamiento de la central accidentada. Consideran que bajar la barrica de almacenaje seco, que pesa unas 90 toneladas cuando está llena, con una grúa es una operación muy arriesgada.

El contenedor debe descender 32 metros en vertical desde la última planta del edificio hasta la planta baja, y este grupo teme lo que pueda pasar si éste se cae y se abre con todo el uranio dentro.

Por su parte, Tepco ha asegurado que el nivel de radiación en la planta, que ya de por si es muy alto y obliga a todos los técnicos a vestir traje y máscara protectora para trabajar, apenas se vería afectado incluso aunque la barrica se precipitara y el material radiactivo que aloja saliera al exterior.

Se espera que esta operación, que solo es el primer paso de un largo y complejo proceso para desmontar toda la central, concluya a finales del año próximo.
Tepco encarará entonces un desafío aún mayor, retirar el uranio de las piscinas de combustible gastado de los reactores 1 a 3.

Éstos a diferencia del 4 sí estaban operativos cuando sobrevino la catástrofe, por lo que sus núcleos se acabaron fundiendo parcialmente y liberaron una enorme cantidad de radiación.

La eléctrica quiere comenzar ese proceso a partir de 2015 y sólo a partir de 2020 se plantea realizar la tarea más difícil de todas: sacar el combustible fundido de dentro de los tres reactores más afectados por la tragedia de marzo de 2011.

Noticias

anterior siguiente