Enlaces accesibilidad

La oposición siria condiciona su participación en Ginebra a la salida de Al Asad

       
  • Un punto sobre el que los países árabes intentan acercar posturas
  •    
  • La Liga Árabe exige que se garantice un gobierno transitorio en Siria
  •    
  • John Kerry: "Al Asad no puede ser parte del futuro de Siria"

Por
Reunión de los ministros de Asuntos de Exteriores de los países árabes
Reunión de los ministros de Asuntos de Exteriores de los países árabes REUTERS REUTERS/Mohamed Abd El Ghany

La oposición siria condicionó su participación en la conferencia de paz de Ginebra a la salida del poder del presidente de Siria, Bachar al Asad, un punto sobre el que los países árabes intentaron acercar posturas en El Cairo.

Los ministros de Asuntos de Exteriores de los países árabes mantuvieron una reunión extraordinaria en la sede de la Liga Árabe, en la capital egipcia, en la que también participó Ahmed Yarba, líder de la Coalición Nacional Siria (CNFROS), la principal alianza opositora.

En su discurso ante los ministros árabes, Yarba insistió en la salida de Al Asad, una de las condiciones que puso para que su formación participe en la conferencia de Ginebra 2, una cita que crea reticencias entre los opositores mientras no se garantice el cambio de régimen.

"Un gobierno transitorio es la única fuente de legitimidad y el único capaz de organizar elecciones en el marco del traspaso del poder", apuntó Yarba, que enfatizó que Al Asad "no puede tener ningún papel en la etapa transitoria o después de ella".

Reclaman que se cumpla un calendario

El líder opositor reclamó que se cumpla un calendario definido por el Consejo de Seguridad de la ONU sobre los puntos que se acuerden en esa conferencia, de manera que el gobierno transitorio se forme antes de abril de 2014.

También pidió la exclusión de Irán de las negociaciones y que se retiren las "fuerzas de ocupación" de Siria, en alusión a las milicias chiíes iraníes, libanesas e iraquíes.

Otras requisitos planteados son el establecimiento de corredores seguros de la ayuda humanitaria en Siria y el suministro de armas a los sirios que luchan contra el régimen, garantizando que los grupos extremistas no se beneficien de esta última medida.

Por su parte, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, destacó que el papel de la Liga Árabe es "lograr un proceso de paz negociado y formar un órgano transitorio con prerrogativas plenas para administrar Siria".

Al Arabi reiteró su respaldo a los esfuerzos del mediador internacional Lajdar Brahimi para celebrar la conferencia de Ginebra, aún sin fecha, e instó al Consejo de Seguridad de la ONU a que "afronte su responsabilidad para cesar la violencia en Siria".

La reunión fue inaugurada por el presidente de turno del Consejo de ministros de Exteriores árabes y jefe de la diplomacia libia, Mohamed Abdelaziz, que destacó que la crisis siria se ha convertido en el foco del interés internacional por el sufrimiento del pueblo sirio.

El ministro catarí de Exteriores, Jaled al Atiya, solicitó que haya una postura árabe "unificada" respecto a las negociaciones y que la conferencia de Ginebra no se convierta en otra oportunidad para que el régimen dilate el proceso transitorio.

Una fuente gubernamental egipcia, que pidió el anonimato, informó de que Estados Unidos acordó con Egipto instar a los países árabes a que la resolución final de su encuentro recoja la necesidad de excluir a Al Asad de un nuevo mandato.

Kerry: "Al Asad no puede ser parte del futuro"

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, que se reunió con su homólogo egipcio, Nabil Fahmi, en el Cairo, pretendería así asegurarse una baza en la conferencia de paz frente a Rusia, que aboga por la continuidad del presidente sirio, según la fuente.

Fahmi se reunió con los representantes diplomáticos de Kuwait, Irak, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Argelia, Líbano y Jordania, para informarles sobre su reunión con Kerry y coordinar una respuesta conjunta, explicaron fuentes diplomáticas.

Kerry afirmó en una rueda de prensa en El Cairo que el mandatario sirio, "con la pérdida de su autoridad moral", no puede ser parte del futuro de Siria por la "dificultad de que represente a todo el pueblo sirio".

El secretario de estado apuntó que "nadie sabe cómo poner fin a la guerra con la presencia de Al Asad" y que Washington está inmerso en el proceso de paz para resolver el conflicto, pese a las diferencias que pueda tener en ese aspecto con otros países aliados de la región.

Esas afirmaciones fueron criticadas por el Ministerio sirio de Asuntos Exteriores, que en un comunicado las calificó de "injerencia flagrante". "Kerry sigue haciendo declaraciones que conducen al fracaso de la conferencia de Ginebra 2, incluso antes de que esta sea convocada", aseguraron las autoridades sirias, que han expresado su disposición a participar en esa cita siempre que no haya "precondiciones".

La Liga Árabe exige que se garantice un gobierno transitorio 

Los países de la Liga Árabe exigieron que se garantice la formación de un gobierno transitorio en Siria en un periodo determinado con el objetivo de que tenga éxito la conferencia de Ginebra para resolver el conflicto en ese país.

Los ministros árabes de Asuntos Exteriores aprobaron una resolución en la que se pide a la oposición siria "que responda a los esfuerzos que se llevan a cabo para la celebración de la conferencie y forme una delegación negociadora que participe en la cita", aún sin fecha.

Tras mantener una reunión extraordinaria en la sede de la Liga Árabe, en El Cairo, los ministros se sumaron a la solicitud de la Coalición Nacional Siria (CNFROS), la principal alianza opositora, de que se aporten "garantías internacionales" para ese encuentro.

En ese sentido, los países árabes pidieron la formación de un gobierno transitorio con prerrogativas en los ámbitos de las fuerzas armadas y de seguridad en un periodo de tiempo determinado y con el "consenso" de todas las partes.

Además, exigieron que los resultados de la reunión de Ginebra sean "adoptados por el Consejo de Seguridad de la ONU", que debería adoptar medidas para que se cumpla el acuerdo y otras disuasorias contra quienes intenten obstaculizar su puesta en marcha.

Noticias

anterior siguiente