Enlaces accesibilidad

Merkel visita el campo de concentración de Dachau

       
  • Nunca antes un canciller había visitado esta prisión
  •    
  • Diversos sectores critican que lo haya hecho en plena campaña electoral

Por
Polémica por la visita de Merkel al campo de concentración de Dachau en plena campaña

La canciller alemana, Anela Merkel, inmersa en la campaña para su reelección, ha protagonizado una histórica y polémica visita al campo de concentración nazi de Dachau, lo que para diversos sectores ha sido un acto de “mal gusto”.

Merkel se ha convertido este martes en la primera persona al frente del gobierno alemán que ha visitado este campo, cerca de Múnich. Allí ha expresado su “profunda tisteza” y “gran vergüenza” por los crímenes cometidos por los nazis.

"Cada detenido en el campo de Dachau y de otros campos tenía una historia personal que fue interrumpida o aniquilada”, ha dicho Merkel en su visita, que ha durado una hora y en la que ha charlado con algunos supervivientes.  Se estima que solo en Dachau murieron más de 40.000 personas.

Los anteriores cancilleres no habían visitado Dachau por diversos motivos, entre ellos, según destaca la agencia France Presse, el rechazo de las autoridades municipales a convertirse en un símbolo del terror nazi.

Después de ese acto ha participado en un mitin en la ciudad de cara a las elecciones regionales de la región de Baviera, que se celebrarán solo una semana antes que las federales a las que ella se presenta como líder de los conservadores.

La presidenta de los Verdes en el Parlamento, Renate Künast, ha calificado el hecho de que Merkel haya encadenado el acto institucional y el electoral como “de mal gusto”. El gran periódico de Múnich, el Süddeutsche Zeitung, y el semanario Der Spiegel también ha criticado la visita, siempre según AFP.

Por contra, varios responsables de las asociaciones de memoria histórica han saludado la visita. Pieter Dietz de Loos, presidente del Comité Internacional de Dachau, ha dicho estar convencido de que Merkel “no tenía ningún objetivo electoralista”.

El campo de concentración de Dachau fue construido solo unas semanas después del ascenso al poder de Adolf Hitler en 1933 y sirvió de modelo a otros campos para el exterminio de opositores, judíos, gitanos u homosexuales. Convertido en memorial, ahora es visitado cada año por unas 800.000 personas de todo el mundo.

Noticias

anterior siguiente