Enlaces accesibilidad

Egipto se sume en la violencia tras el sangriento desalojo de las acampadas islamistas

       
  • Al menos 278 personas han muerto en ataques y disturbios en el país
  •    
  • El Gobierno decreta el toque de queda y el estado de emergencia
  •    
  • El vicepresidente El Baradei dimite en protesta por la operación

Por
Egipto se sume en la violencia tras el sangriento desalojo de las acampadas islamistas

Egipto se ha sumido en la violencia tras el sangriento desalojo de las acampadas islamistas de El Cairo y al menos 278 personas han muerto y 2.000 han resultado heridas en distintas partes del país en numerosos disturbios, aunque se temen muchas más víctimas. El vicepresidente Mohamed El Baredei ha dimitido del Gobierno provisional y este ha decretado el toque de queda y el estado de emergencia.

La situación ha estallado cuando a primera hora de este miércoles las fuerzas de seguridad han cumplido su amenaza y han procedido al desalojo de las dos acampadas que mantenían los islamistas en protesta por el golpe de Estado que depuso a Mohamed Morsi el 3 de julio.

Fuentes sanitarias de Egipto informan de que 235 de los fallecidos son civiles, y los 43 restantes son oficiales de policía. Los Hermanos Musulmanes estiman que la cifra de muertos podría ascender por encima de 2,000.

Solo en la principal acampada de los Hermanos Musulmanes, la de Rabea al Adauiya, ha habido decenas de muertos. Un periodista de la agencia France Presse ha contado al menos 124 cadáveres. Los manifestantes han dicho que las fuerzas de seguridad han entrado en las plazas a sangre y fuego, con excavadoras, tanques, helicópteros e incluso francotiradores.

El Ejército había amenazado desde hace días con ese desalojo, aunque también han informado de que la operación ha sido en respuesta a disparos de los islamistas.

En respuesta la dispersión de las acampadas, grupos islamistas han atacado varias comisarías y edificios gubernamentales en distintas ciudades egipcias, desde la capital hasta ciudades como Alejandría, Asuán, Garbiya (norte) o Fayum (sur), según ha informado la agencia Mena. Las autoridades dicen que han muerto 43 agentes.

"Los Hermanos Musulmanes están en la ciudad cortando calles y avenidas", comenta en una entrevista telefónica con TVE el porfesor de Ciencias Políticas de la Universidad de El Cairo, Ibrahim Awad.

La jornada más violenta de la historia reciente

En un balance por la noche, el Ministerio de Sanidad ha informado de la muerte de al menos 278 personas en todo el país, que según Reuters incluyen a los 43 agentes muertos. El balance oficial de heridos supera los 2.000.

Para contener la violencia, la presidencia ha decretado el estado de emergencia durante un mes en todo el país y el toque de queda desde las 19.00 a las 06.00 horas (misma hora en la España peninsular) en 14 de las 27 provincias, aunque este día no ha entrado en vigor hasta las 21.00 para dar la oportunidad a la población de regresar a sus hogares.

Además, las autoridades han ordenado la  suspensión de la circulación de trenes en algunas provincias del sur y  del norte de Egipto. También han sido atacadas varias iglesias, la mayoría en el  sur del país, aunque las informaciones sobre la autoría son confusas.

Por su parte, la cadena de televisión británica Sky News ha informado la muerte de uno de sus camarógrafos, Mick Deane, en El Cairo, sin dar más detalles de las circunstancias en que ha ocurrido.

Se trata de la jornada más sangrienta desde el golpe y una de las más violentas de la historia reciente de Egipto (probablemente desde 1973), sometido a grandes convulsiones desde la revuelta que desalojó en 2011 a Hosni Mubarak tras tres décadas en el poder.

"Se temía se llegara a este enfrentamiento. La polarización del país está llegando a muchas capas de la población", ha explicado Ibrahim Awad. 

Los disturbios están dejando imagenes sobrecogedoras.   La agencia Reuters ha mostrado fotografías de cadaveres calcinados de  se  supuestos miembros de los islamistas en la región de Giza, en las  cercanías de la Universidad de El Cairo y la plaza Nahdet Misr, cerca de  la otra acampada de la capital.

Medios oficiales han informado de que los islamistas han entrado en  la comisaría del Uarrá en el distrito cairota de Imbaba, donde han  prendido fuego y retienen al oficial de policía al mando. En el resto  del país se ven también escenas de gran violencia y caos.

Incertidumbre sobre la dimisión de El Baradei

Además, hay un número indeterminado de detenidos. Fuentes de la seguridad informaron de que haban sido arrestados ocho dirigentes de los Hermanos Musulmanes cerca de Rabea al Adauiya, pero después el Ministerio del Interior ha rectificado.

En todo caso, el Gobierno ha  responsabilizado a los islamistas de la situación, el mismo argumento desde las manifestaciones masivas que precedieron al golpe hace mes y medio en las que se les acusaba de una deriva autoritaria. "El Ejecutivo atribuirá a los dirigentes de los Hermanos Musulmanes la  responsabilidad total del cualquier sangre que se derrame y de todo el  caos y la violencia actual", ha advertido un portavoz.

Ya por la noche, el primer ministro, Hazem el Beblaui, ha dicho que la policía ha actuado con "la máxima contención" y que solo ha usado gases lacrimógenos.

El vicepresidente egipcio de Relaciones Exteriores, Mohamed el Baradei,  ha presentado la renuncia a su al cargo. "Ha llegado a ser difícil  para mí continuar al frente de la responsabilidad de tomar decisiones  con las que no estoy de acuerdo y de las que temo sus consecuencias", ha explicado el premio Nobel de la paz en una carta dirigida al jefe de Estado interino, Adli Mansur.

Sin embargo, el medio egipcio Al-Ahram informa de que fuentes presidenciales han negado las posibles dimisiones del viceprimer ministro Ziad Bahaa El-Dini y del asesor político de la presidencia para asuntos estratégicos.

Dichas fuentes han añadido que "no se ha tomado una decisión definitiva" sobre la renuncia de Mohamed ElBaradei.

El Baradei llevaba en el cargo desde el pasado 14 de  julio. Ha dicho que con el derrocamiento de Morsi esperaba que se pusiera fin a la polarización y que por ese motivo aceptó el cargo. Sin embargo, con el cambio de autoridades, "hemos llegado a un estado  de polarización más dura y el tejido social está amenazado porque la  violencia no trae más que violencia", ha lamentado.

Egipto: Jesús Núñez teme que se cierre la puerta al Islam político.

Con esta escalada de la violencia, "se cierran cada vez más posibilidades de que se abra un proceso democrático en Egipto" y se impide el desarrollo del islam político, ha señalado a TVE Jesús Núñez Villaverde, experto en la zona y codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), que destaca el gran poder de los militares en el país.

En la comunidad internacional, mientras Turquía e Irán han hablado de "masacre", otras muchas potencias se han limitado a pedir contención a las partes.

Noticias

anterior siguiente